Home / Fan trabajos / Un lugar a donde ir – Capítulo 7

Un lugar a donde ir – Capítulo 7

Capitulo VII: “Anuncio de un compromiso”.

Eric fue rápidamente a ofrecerle su brazo a Candy, la llevó hacía el centro del salón, la orquesta paró la música para que hicieran el anuncio, los padres de Eric se les unieron, justo en frente estaban los amigos y familiares de Candy, la hermana Maria y la srta Pony tenían ya lágrimas en sus ojos de la felicidad, y justo en el fondo del salón inmóvil, como si de una hermosa estatua griega se tratase, estaba el inconfundible Terry, su mirada fija en Candy, iba a través de todas las personas que tenía delante. Para el no había nadie mas, estaba absorto en sus pensamientos…

Justo detrás de el estaba Susana, que no le quitaba el ojo de encima, y al lado de ella su dama de compañía.

Terry comenzó a acercarse a los novios, dejando atrás a su falsa esposa, y dándole totalmente igual.

Mientras tanto los padres de Eric hacían el comunicado de que, la parejita estaban comprometidos y que aunque no estaba fijada la fecha del matrimonio, les comunicarían en cuanto supieran.

Antes del comunicado, los sirvientes habían traído para todos los invitados copas de champagne, para brindar por los novios.

Justo pidieron a todos que alzaran sus copas para el brindis, cuando Terry se encontraba ya frente por frente de Candy, mirándola fijamente a los ojos, quizás esperando que ella se echara a atrás en su compromiso…

Candy a su vez, sintió una mirada muy penetrante, y cuando buscó entre la gente, vio allí parado justo delante de ella a Terry, que no dejaba de mirarla, ella se puso muy nerviosa, no sabía que estaba pasando, ¿por qué le hacía esto Terry?, ¿acaso esperaba alterarla?, ¿cuáles eran sus intenciones?, ¿no estaba felizmente casado, por qué la molestaba así?, ella vio que era una mirada desafiante, pero pudo adivinar en sus ojos una brizna de tristeza. –Será imaginaciones mías…, quizás solo vino a felicitarnos, al fin y al cabo Eric y el son amigos de la infancia- pensó Candy.

Finalmente brindaron y acto seguido comenzó un precioso vals, Eric tomó a Candy por su mano y le dijo: ¿recuerdas este vals?, es el primero que bailamos en la mansión Andrew, lo pedí para ti…-¡Es verdad!, realmente es precioso…- dijo Candy.

Mientras los jóvenes bailaban, todas la miradas estaban fijas en ellos, Terry no paraba de mirarlos, acto seguido comenzaron a bailar todos, cuando ya llevaban varias piezas, se acercó a la pareja Eduard, tocó en el hombro a su hermano, y con una bella sonrisa le dijo: ¿dejas que baile con mi futura cuñada?. Eric contestó: “Por supuesto hermano, se que la dejo en buenas manos, ¡cuidala!, ¿si?.

Eduard y Candy comenzaron a bailar, el no dejaba de mirarla, ella notándolo se sonrojó, y entonces el le dijo: “Cuñadita, estas muy hermosa, mi hermano debió hacer algo realmente bueno, para que lo recompensen en esta vida tan bien…, por favor, no te molestes, perdona si fui brusco, pero mi peor defecto es la sinceridad…”
Candy levantó la mirada, y se topó justamente con esos dos hermosos ojos azules, como aguamarinas, tan intensos que, la verdad, costaba mucho apartar la mirada de ellos, entonces escuchó: “Cambio de pareja…”, era Archie que bailaba con Patty, y así continuaron bailando, hasta que luego vino Albert y también bailó con ella.

Pero de pronto alguien mas tocó el hombro de Albert y este dijo: “¡vaya Candy, hoy no pararás de bailar, estas muy solicitada…!”, Albert le cedió a la chica, sin apenas mirar quien era el que solicitaba bailar con ella, y cuando Candy le tomó la mano, justo antes de mirar su rostro, un escalofrío le recorrió todo el cuerpo, pensando para ella: -¡el calor de su mano…!, ¡esta sensación tan familiar…!, levantó su mirada y ¡era Terry!.

Albert se alejó un poco preocupado, y por eso decidió quedarse muy atento a Candy, no pensó jamás que encontraría en esa fiesta a Terry, lo cual lo dejó muy sorprendido.

Mientras tanto, Terry y Candy bailaban. Ella no lo miraba a la cara, y entonces el le dijo: ¿qué te pasa, tan feo estoy que no quieres ni mirarme…?, Candy le dijo: ¿por qué has venido?, espero que haya sido por Eric, ¡ah! por cierto… ¿viniste con Susana, verdad?.

Candy no creyó que se iba a sentir tan despechada, se sentía traicionada, y hasta este momento no había sentido algo igual, desde que leyó las cartas. Pero hasta que justo tuvo a Terry en frente de ella, tan cerca que hasta podía oler su aroma…., sintió toda la rabia que tenía por dentro y que no pudo soltar, ya que era la primera vez que lo veía después de lo ocurrido. Quizás le hacia falta soltarlo todo, para quedar realmente libre de una vez por todas. No esperó que iba a reaccionar de ese modo, pero desde luego le hacía falta desahogar todo lo que guardaba en su corazón. Ni siquiera ella sabía que aún habían sentimientos ocultos, tanto que no creía que existieran.

-¿Candy, realmente amas a Eric, no estarás tratando de olvidarme con el?- dijo Terry.

Candy le contestó: “Cómo te atreves a preguntarme nada, no te voy a contestar….”, soltó a Terry y se marchó en dirección opuesta. El la siguió.

Cuando se acercaba a la puerta que daba al jardín, justo al lado estaba Susana, observándolo todo, vio como Terry la seguía, debía impedirlo, no podían hablar.

Así que cuando Candy pasó por al lado de Susana, a la cual ni vio por lo alterada que iba, esta tomó parte del vestido de Candy, metiéndolo en la rueda de su silla, para que todos pensaran que se había enganchado, pero Candy al notar que se había quedado sujeta a algo, tiró con fuerzas, entonces Susana soltó el vestido y Candy cayó por los escalones de la puerta que daba al jardín, quedando inconsciente.

Terry miró a Susana con furia, y corrió hacia Candy, tomándola en sus brazos y llevándola a través del salón, -¡por favor que alguien me ayude!, Eric vio que la chica que llevaba su amigo era su novia, fue velozmente hacía el y se la arrebató de los brazos, llevándola a la habitación para examinarla, Terry se quedó con los brazos extendidos inmóvil en medio del salón, por unos instantes… Luego bajó los brazos, y simplemente se quedó allí.

Susana sabía que lo que le esperaba era algo muy malo, pero ante su logro estaba feliz.

En el dormitorio, Eric examinaba a su prometida, viendo que no se había golpeado gravemente, mientras esperaba que ella se despertase, le dijo a sus padres que no se preocuparan que continuaran con la fiesta que Candy se repondría, pero aún así la llevaría al día siguiente al hospital para que la revisaran.

Mientras Candy estaba inconsciente, susurró algo. Eric se acercó a ella para poder oírla mejor, y entonces dijo: “¡Terry…, mi Terry! ¿por qué…?, de pronto la cara de Eric palideció de la impresión.

Eric no podía creer, lo que acababa de escuchar. Su prometida, llamaba y lloraba por otro hombre, y…. ¿por qué Terry?, serían imaginaciones suyas, o quizás algo había pasado entre ellos. Pero… “mi Terry…”, ¿por qué diría algo así su novia?.

“No, no…. seguramente lo habré entendido mal”, pensó Eric.

En ese momento, la hermana Maria y la srta Pony llegaron a la habitación, Eric les explicó que se pondría bien, pero que por favor se quedaran con ella, que el iba ha hablar con los invitados y a decirles que todo iba bien.

Eric, habló con los invitados, Terry al escucharlo, se quedó mas tranquilo, aunque una sensación de tristeza invadía todo su cuerpo, -¡no pude hacer nada por ella…!, el me la arrebató de mis brazos, ni siquiera pude ir a verla…- pensó, dando media vuelta y marchándose de la fiesta, la sensación de impotencia que sintió, solo era comparado a su furia contra Susana.

Eric se acercó a Susana y le preguntó: ¿sabes donde está Terry?, ella le dijo: -el se marchó, cuando supo que Candy estaba bien, pero antes de eso me dijo que lo disculparas, ya que mañana tenía algo que hacer bien temprano, yo también me marcho ya-, entonces Eric preguntó de nuevo: -¿sabes que le ocurrió a Candy?, Susana contestó: -estoy muy triste por ese incidente, creo que quizás se enganchó en la rueda de mi silla, pero la verdad no alcancé a verlo bien, lo siento mucho, de verdad-.

Eric le dijo que no se preocupara, que había sido un accidente y que no fue culpa de nadie.

Pero en su mente aún resonaban las palabras de Candy. Al poco la fiesta finalizó, marchándose todos los invitados, y los que se quedaban en la mansión se fueron a sus habitaciones.

Al rato Candy despertó, Eric había vuelto junto a ella. Al ver que la chica estaba bien, le dijo que descansara que mañana sería otro día, aún así Eric se quedaría en una silla junto a ella toda la noche. La hermana María y la srta Pony se querían quedar también, pero el chico les dijo que fueran a dormir, que ellas tenían que ocuparse de muchos niños, que requerían mucha energía por su parte y necesitaban el descanso.

Finalmente, el se recostó sobre un sofá que había en la habitación, para descansar algo también, ya que la llevaría al día siguiente al hospital.

Mientras tanto Terry le pedía explicaciones a Susana, a la vez que iba tirando cosas al suelo y rompiendo toda clase de objetos que caían en su mano, ella bastante asustada por la actitud bien merecida del joven, le dijo que fue un accidente, que su vestido se enganchó con la silla de ruedas, que no había sido culpa suya, Terry le dijo a Susana que le estaba aguantando todo hasta ahora, pero algo que nunca toleraría de nadie es que le hicieran ningún daño a Candy. Si se enteraba que lo había hecho a posta, olvidaría su promesa de cuidarla y la abandonaría sin mas, contando a todos lo que había hecho.

Susana vio que estaba en graves problemas, ya que si Candy se había dado cuenta de lo que ella hizo, su situación no sería nada agradable, además de que perdería a Terry.

Al día siguiente Candy se despertó, miró a su alrededor un poco confusa, y en el sofá pudo ver que estaba Eric dormido: -pobre mío, ha pasado toda la noche aquí, debió estar muy preocupado por mi…-

Eric se despertó y dijo a Candy que cuando desayunara, la llevaría al hospital para que la revisaran, ella le dijo que se encontraba bien, pero el joven insistió.

Cuando volvieron del hospital, dijeron a todos que ella estaba bien, todos quedaron muy aliviados, ella en el hospital veía como Eric era muy conocido, todos le hablaban a Candy muy bien de el, ellos le decían que trataba a sus pacientes con mucho cariño, que era muy responsable y trabajador, nunca tenía quejas por nada, aunque llevara razón. Las enfermeras no le quitaban el ojo de encima, la verdad es que con su uniforme parecía aun mas guapo de lo que realmente era. Y muchos pacientes lo paraban para saludarlo.

Una vez en la mansión Annie y Patty, decidieron llevar a Candy a pasear, “solo chicas…”, le dijeron también a Cristine, pero ella y su madre tenían ya un compromiso anterior, y la hermana Maria y la srta Pony, estaban un poco cansadas.

Eric dijo que volvería al hospital hasta por la tarde, y les dejó a las chicas uno de los coches con uno de los chofer, ya que tenían varios. Aunque el, conducía y se marchó solo.

Las chicas fueron a pasear por la ciudad, tomaron algo, hicieron algunas compras y lo pasaron muy bien, estando en una cafetería con vistas a un lindo parque, vieron que un chico que paseaba por allí se acercó a ellas, dándole una nota a Candy:

“Ven al parque, debo hablar contigo…

Terry”

Candy les dijo a las chicas que debía hacer algo, ya que no quería que supieran de lo que estaba pasando, y sabía que si no acudía, Terry era capaz de ir a buscarla el mismo, y ¿quién sabe lo que haría?… Así que decidió arreglarlo ella misma, y les dijo que volvieran a la casa que ella iría mas tarde.

Se despidió de ellas, y se adentró en el parque, allí esperándola estaba Terry….

-¿Qué quieres de mi?, dijo Candy tajantemente.

Terry la tomó por los brazos y la acercó hacía el…- “Tu lo has dicho bien…Te quiero a ti…”

Tomó fuertemente a Candy entre sus brazos y la besó. Candy apenas podía estar de pie, si no fuera porque Terry la tenía sujeta, se hubiera caído al suelo, intentó resistirse, pero la sensación que tenía era mas fuerte que sus principios. Ella pensaba: – no debo hacer esto, no esta bien…, pero….¿por qué no me resisto?. Candy fue poco a poco perdiendo la resistencia que había estado ofreciéndole, y se abandonó a un beso tan apasionado, como lleno de amor.

Leer siguiente capítulo
Leer todos los capítulos

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

6 comments

  1. Super, k lindo.

  2. Gracias Maride, besos.

  3. ilian cristina armenta chavez

    esto es increible un dramatico triangulo amoroso

  4. Pues aun queda mas…

  5. CandyAndTerry4Ever

    Que felicidad siento al leer todo esto.. sobre todo la ultima parte de este capitulo, la verdad es que lo unico que esperaba era por lo menos un beso mas entre terry y candy… que amor mas lindo el de ellos… ♥

  6. Gracias por leer mi fic CandyAndTerry4Ever, me alegra que te guste, saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.