Home / Fan trabajos / Rivalidad por un amor II

Rivalidad por un amor II

RIVALIDAD POR UN AMOR II

POR: IVANA ALBA

 

Capítulo 1

 

 

DESEOS FRUSTRADOS

 

 

Transcurrieron tres años desde que Candice White Andley y Terrence G. Grandchester se casaron felizmente, y James Ford se enlistara como soldado para ir a la ya terminada primera guerra mundial.

 

 

1 de septiembre de 1919. Lunes.

 

Chicago.

 

En un lujoso hotel de Chicago, Terry acariciaba los rizos dorados de su amada esposa, quien dormía placidamente en el lecho. Se encontraba abrigada solamente por las sábanas blancas, pues su cuerpo estaba totalmente desnudo bajo ellas. Los resplandecientes rayos del sol entraban por un pequeño espacio que las cortinas no cubrían.

 

El actor se sentó y luego colocó los pies en el suelo, para posteriormente levantarse e ir al tocador de mármol para asearse.

 

Al terminar, salió y empezó a vestirse. Los ojos de la rubia se abrieron, para luego contemplarlo en ropa interior:

–       ¿Adónde vas, cariño?- preguntó ella, esbozando una radiante sonrisa.

 

–       Pensaba ir a desayunar en el restaurante.

 

–       ¿Vas a ir conmigo a la fiesta?-  Cuestionó, refiriéndose al festejo que daría la tía abuela Elroy para celebrar el cumpleaños de Archie

 

–       Bueno, no sé si al “elegante” le gustaría que estuviera allí, pero  iré si insistes.

 

–       ¿Sabes? podemos  pedir que nos lleven la comida aquí.- informó mientras apreciaba  la varonil figura de su esposo

 

Él  sonrió seductoramente:

 

–       ¡Ah!- Entonces caminó hacia la cama con movimientos felinos- ¿Qué quieres que hagamos mientras esperamos?

 

Se amaron apasionadamente, y luego pidieron el desayuno a su suite.

 

 

Seis de la tarde.

 

Al entrar en la colosal mansión de los Andley, fueron recibidos por William, quien vestía un elegante traje negro:

 

–       ¿Cómo has estado, Candy?- inquirió Albert cariñosamente, mientras su pupila lo abrazaba

 

–       Bien- Y se separó

 

–       ¿Y tú?- preguntó a Terry

 

–       Bien, gracias.- contestó Grandchester

 

Se escuchó en el salón una nueva tonadilla por parte de los músicos:

 

–       ¿Dejarías que mi hija me concediera esta pieza?

 

–       Claro.- accedió

 

 

En la zona del baile, Andley y Candice danzaban despreocupadamente; si bien, la mirada del caballero de melena leonada se enserió al transcurrir unos minutos:

 

–       Candy, hay algo que tengo que decirte.

 

–       ¿Si?- interrogó con un gran dibujo en sus labios

 

–       Recuerdas a James. ¿Cierto?

 

–       Ajá.- Y desdibujó su gesto

 

–       Él está bien.

 

–       ¿En serio?,-sonrió nuevamente- ¿volvió con su familia?

 

–       Sí.

 

–       Me alegro mucho.- profirió y luego borró su sonrisa, quedándose en silencio, pensativa

 

–       ¿Qué pasa?

 

–       Nada, mejor cuéntame lo que has hecho en estos días- pidió alegremente

 

Un gallardo rubio, atractivo y alto miraba con un semblante entristecido al padre adoptivo y a su hija. No podía evitar observarla, pues se veía muy agraciada con el vestido áureo con el que se hallaba ataviada.

 

Cuando terminó la música, las gentes aplaudieron.

 

La pecosa y el buen mozo patriarca se unieron a Terrence, Archibald, Annie y Patricia O´Brien, quienes los estaban esperando. Comenzaron a hablar sobre la futura boda de Britter con Cornwall.

 

Candy volteó mientras reía por algunas ocurrencias, y en ese segundo notó que un doncel que se dirigía a las puertas de cristal que daban al edén de la casona. Abrió los ojos como platos al darse cuenta de quien era:

 

–  ¿Qué te ocurre?- preguntó intranquilo el actor

 

La dama lo miró y les sonrió a todos:

 

–       Iré al jardín un momento. Voy…voy a tomar un poco de aire. – Y se encaminó hacia el lugar

 

Grandchester quiso seguirla pero Albert lo impidió.

 

 

James Ford se aposentó en una banca, la cual estaba iluminada por un candelabro. Sentía ganas de llorar amargamente, sentía ganas de hablarle…, sentía ganas de decirle que sus sentimientos por ella no habían cambiado. Desde que se volvió a integrar en la alta sociedad eso era lo único que aspiraba…, lo que deseaba con locura. Ansiaba hacerla suya, ansiaba ser su amante, ansiaba ser cualquier cosa para estar a su lado:

 

Candy…- pensó

 

–       James.

 

El chico volteó y se levantó. Su corazón empezó a latir desenfrenadamente. Anhelaba poder estrecharla entre sus brazos; sin embargo, sabía que no podía, porque eso crearía en su esposo inminentes celos y habladurías entre la gente que los reconocieran. No quería que eso pasara:

 

–       Candy…, no deberías…- Y se oyó el sonido de una gran bofetada

 

–       ¿Por qué?-gruñó y apretó los puños-,  ¿Por qué te fuiste a la guerra?

 

El rubio la veía con una faz apática. Su mejilla derecha estaba rojiza por el golpe:

 

–       Por favor, Candy, vuelve a la fiesta. No debes estar aquí conmigo.

 

–       ¡Respóndeme!- ordenó airada

 

– Lo hice porque te amo, y sin ti mi vida no tiene sentido.-replicó molesto, viendo que la mujer bajó la guardia-.  Me fui a la guerra porque no toleraba ver que fueras feliz con otro hombre que no fuera yo. ¿¡Es que no lo entiendes!?- casi gritó.

 

–       James…,- sus ojos se humedecieron- yo…yo lo lamento.

 

El caballero no pudo evitar apreciar su faz pulcra: sus pecas…, sus ojos…, sus labios rosa, sus rizos dorados recogidos  en un lindo moño alto… Se apoderó de su ser las ganas de besarla, por lo cual se limitó a desviar la vista:

 

–       No tienes porqué disculparte. Ahora quisiera que me dejaras solo, por favor

–       Mañana iré a tu casa- informó determinantemente, sin recordar que ella no tenía ninguna dirección de éste en Chicago-. Quiero que me esperes allí. Si no te encuentras te las verás conmigo, Ford.- Y se dirigió a la fiesta

 

–       Candy, espera…- Y dio un paso, limitándose a ver que su amada volteó su cabeza y le guiñó un ojo mientras se marchaba

 

 

Una lágrima de dolor se deslizó por la mejilla del antiguo amante:

 

Te extraño…, te extraño tanto, mi amor. Pero…pero no puedo

 

 

 

 Leer Siguiente Capitulo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

9 comments

  1. IVANA, VOLVISTE!!!! DE SEGURO AÚN LAS OTRAS CHAVAS NO HAN NOTADO QUE PUBLICAS LA SEGUNDA PARTE DE RIVALIDAD POR UN AMOR. LA PRIMERA ESCENA ESTUVO MUY APASIONADA. ESTA PARTE DE LA HISTORIA PROMETE

  2. Epa Ivanna, leí la historia. Caramba, eso de Candy desnuda bajo las sábanas estuvo genial… Espero seguir leyendo

  3. ivana gracias adios y volviste ya deseava que pusiera las segunda parte de RIVA POR UN AMOR ya estoy muy emocionada por el proximo cap. ojala y lo publique rapido

    se te quiere: LOVE ANAIS

  4. hola,Isabel,Ivonne y Love, me alegra y me emociona que les haya gustado la segunda parte del fic.

    Espero que les guste los proximos capitulos.

    Chao 😉

  5. esta muy bueno la segunda parte pero que sean mas largos los cap. se me iso muy cortito 😉

  6. q linda ivanna despues de mucho regresaste,pense q nos havias dejado en el olvido. gracios x este nuevo capitulo esta prometedor.

  7. Hola stella y greta:

    Gracias por sus comentarios.;-)

  8. Ivana que alegría que has vuelto a escribir… Pero que sean mas largos plissss… Este capítulo estuvo genial…esperaremos con ansias el siguiente 😉

  9. Hola, Carmen:

    Gracias por tu comentario. Espero que te gusten los proximos capitulos.

    Chao. 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published.