Home / Fan trabajos / Primavera Otra Vez Capitulo 30

Primavera Otra Vez Capitulo 30

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“PRIMAVERA OTRA VEZ”

CAPITULO 30  EN ALTA MAR

 

El Mauretania surcaba las aguas del océano atlántico en su noble labor de ayudar a los heridos de guerra.

Candy había recibido los resultados de su análisis para saber si estaba embarazada y fue negativo. Se sintió aliviada pues no estaba en condiciones de criar un hijo sin padre y no se sentía suficientemente fuerte.

-oh, Greg, no sabes el peso que me has quitado de encima. Me dolería mucho tener un hijo suyo en estas condiciones. Él…juró que nunca me lastimaría y que me era fiel… ¡no debí creer en las palabras de un actor! – Candy se sintió ofendida.

-Candy…hay algo…-Greg estaba dudando aún si decirle la verdad o no. Estaba muy nervioso.

-¿Qué pasa Greg?

-no…nada. Quería decir algo, pero creo que lo haré después. Ya me voy, te dejo descansar. Ahora ya podrás dormir tranquila. Descansa bien, linda – la besó en los labios para despedirse. A Candy le tomó por sorpresa ese beso.

Él, por su parte, sintió todo su ser llenarse de un cálido sentimiento al contacto de sus labios con los de ella. La amaba profundamente y deseaba poder ser feliz a su lado sin que Terry existiera en su corazón.

Después de ese tierno beso Greg salió de la habitación y la dejó a solas para que descansara.

No pudo decirle la verdad y se sintió culpable. Estaba enfrentando una guerra interior entre hacer lo correcto o hacer lo que lo hacía feliz. Decidió esperar unos días más para ver como reaccionaba ella ante su cercanía.

Al día siguiente Candy volvió a sus labores, ya repuesta y con mucho mejor semblante.

Phillipe se encontró con ella.

-buenos días Candy. Me da gusto verte mucho mejor. ¿Cómo te sientes?

-muy bien, gracias Phillipe.

-¿puedo preguntarte como salió tu prueba de embarazo? Greg me lo comentó espero que no te moleste.

-no me molesta, tu eres mi amigo y te lo iba a decir de todas formas. Salió negativa.

-ah… ¿y eso como te hizo sentir?

-pues muy tranquila, obviamente. Aunque un bebé es algo maravilloso y si llegué a ilusionarme con la idea, pero después pensé que ese angelito sufriría mucho al no tener a su padre, no sería justo.

-ya veo. Entonces Greg no te ha dicho nada…

-¿decirme que?

-es… es algo muy importante pero él es el que tiene que decírtelo.

-ahora recuerdo que si quería decirme algo pero no pudo. Dijo que después me lo diría. Supongo que ha de ser algo muy difícil para él y aún no consigue el valor…. ¿me preguntó que será?

-solo queda esperar a que esté listo para hablar.

-si.

-bueno Candy, hay mucho que hacer por aquí.

-si, ya veo que hay más enfermos hoy.

-así es, lamentablemente la tuberculosis es muy contagiosa y nuestro cerco sanitario no fue suficiente para contenerla del todo. Ten Candy, usa un cubre bocas todo el tiempo y lávate las manos constantemente. Tenemos que pensar en un nuevo plan de acción para evitar una epidemia mayor. Necesitaremos la ayuda de todas las enfermeras.

-yo estoy dispuesta a ayudar en cualquier cosa que sea necesaria, Phillipe. Cuenta conmigo.

-gracias Candy. Para empezar, consigue varias sabanas. Haremos una carpa para mantener cerrado lo más que se pueda el área donde están los enfermos. Hay que tapar todas las ventanas y pasillos de este nivel. Nadie podrá bajar hasta aquí a menos que sea personal médico autorizado.

-¿autorizado?

-así es, a partir de hoy designaremos que médicos y enfermeras estarán a cargo de atender exclusivamente a los enfermos de tuberculosis. Los demás se dedicarán a atender a los heridos de guerra. Esto evitará que a través de nosotros se propague la enfermedad a otras personas.

-entiendo, pero entonces también será necesario que los médicos y enfermeras que atiendan a los enfermos de tuberculosis se aíslen de los demás.

-si. De hecho, ellos no podrán salir de este nivel del barco por cuarenta días. Dormirán y comerán aquí. Será un gran sacrificio por eso convocare a una junta con todos para ver si hay voluntarios, y si no los hay, haremos un sorteo para que sean escogidos al azar.

-pues yo me ofrezco como voluntaria.

-te lo agradezco Candy, pero esto no es un acto de heroísmo. Es una situación realmente seria y peligrosa. Te sugiero que esperes al sorteo. Piensa en tu familia que verás pronto en América, si algo te llegara a pasar todos estarían muy tristes. No les causes ese gran dolor.

-pero es mi trabajo, Phillipe, es mi deber…

-todo tiene un límite, Candy. Recuerda que ya una vez arriesgaste tu vida por ayudar en el campo de batalla y terminaste en coma y con perdida de tu memoria de largo plazo. Esta vez podrías no correr con tanta suerte. Por favor, se prudente, espera al sorteo. Te lo ruego….como amigo.

Candy vio el miedo en los ojos y en la voz de Phillipe y supo que debía hacerle caso.

-está bien, Phillipe. Esperaré al sorteo.

-No sabes como me tranquiliza escuchar que digas eso….

Una hora más tarde ya estaba todo el personal médico reunido para decidir quienes estarían a cargo de los enfermos de tuberculosis. Phillipe se encontró con Greg.

-Greg… ya me enteré de que aún no hablas con Candy sobre las cartas.

-no pude hacerlo Phillipe… pero sé que lo tengo que hacer. Solo quiero un poco de tiempo.

-pero no demasiado. Candy sufre, no hagas esto una tortura para ella… Mira, ya va a comenzar la reunión…

El Capitán del barco estaba presidiendo la reunión y sería él el que sacara los papelitos de la urna para el sorteo.

-buenos días, damas y caballeros. Como ya estarán enterados, la epidemia de tuberculosis no fue controlada exitosamente mediante el cerco sanitario y ahora hay más enfermos. Ha sido necesario extremar las precauciones y el cerco sanitario será ahora más riguroso. Es un problema muy grave y es de todos. Pongo a su consideración la difícil decisión de ser voluntarios para formar parte del “equipo alfa”. Así será denominado este grupo de valientes médicos y enfermeras a cargo de la sección de enfermos de tuberculosis. Su labor será bien recompensada al llegar a América. El gobierno ha ofrecido una gratificación de $300 dólares a cada uno de los voluntarios del equipo alfa. Piénsenlo bien, por favor. Les daré unos minutos para pensarlo.

Al escuchar sobre la recompensa, varios lo consideraron muy seriamente pues la mayoría tenía deudas o una familia a la cual ayudar económicamente pues la situación no era fácil con la guerra.

Después de unos minutos el capitán volvió a hablar.

-el tiempo para pensar en su decisión se ha terminado. Ahora les pregunto ¿hay alguien que quiera ofrecerse de forma voluntaria?

Dos médicos y 5 enfermeras se ofrecieron. Pero se requerían 4 médicos y 10 enfermeras.

-me da gusto y mucho orgullo ver la gran valentía y humanidad que han demostrado. Pero como saben, necesitamos a más personal. Así que procederemos al sorteo para seleccionar al resto del equipo.

La urna con los nombres de los doctores fue la primera en llegar.

-bien, sacaré dos papelitos con los nombres de los médicos que completarán este equipo…

El capitán sacó los papelitos.

-Doctor Samuel Prisk… doctor Gregory McDowell.

-¡oh! – Exclamó Candy preocupada por Greg.

-no te preocupes, Candy – trató de tranquilizarla – estaré bien. Tomaré todas las medidas de precaución necesarias.

-por favor, Greg. No te sobreexpongas y ten mucho cuidado…

-lo haré, linda. Me da gusto que te preocupes por mí. Significa que me quieres – tomó la barbilla de Candy y la miró a los ojos.

-claro que te quiero…. y no quiero que llegues a enfermarte… prométeme que tomarás todas las medidas de cuidado.

-te lo prometo, linda – Greg se acercó a ella y le plantó un beso sorpresivo a Candy. Luego de lo cual se abrazaron.

Phillipe no podía creer lo que veía. Candy no lo había rechazado. ¿Sería posible que ella estuviera olvidando a Terry y enamorándose de Greg? Para Candy ese beso no significó nada. Estaba preocupada por el bienestar de Greg, como amigo.

Luego de ese beso y abrazo, Greg miró a Phillipe con una sonrisa de triunfo y se fue a reunir con los demás médicos del grupo alfa.

A continuación vino el sorteo para elegir a las 5 enfermeras faltantes. El capitán extrajo los papelitos de la urna y luego dijo en voz alta los nombres.

-Mery Johnson, Katherine McPerson, Alice Smith, Mía Ferguson y…Amelia White.

Greg, Phillipe y Candy suspiraron aliviados.

-bien, es todo. Las enfermeras nombradas por favor reúnanse con el resto del equipo para recibir instrucciones. Los demás médicos y enfermeras seguirán a cargo de la atención de los heridos. No será fácil tampoco pues ahora, habiendo menos personal, la carga de trabajo será mucho mayor. Gracias por hacer su mejor esfuerzo. Pueden retirarse – así concluyó la reunión el capitán.

Candy y Phillipe vieron a Greg irse con el grupo alfa. No lo volverían a ver en al menos 40 días.

-Candy… ¿Qué fue eso? – preguntó Phillipe.

-¿Qué cosa?

-ese beso con Greg… pensé que tú todavía estabas enamorada de Terry a pesar de todo.

-si, lo estoy. Pero Greg ofreció ayudarme a olvidarlo y me ha brindado su amor incondicional, así que yo… he decidido darme la oportunidad de estar a su lado y quizás pueda enamorarme de él muy pronto.

-¡pero eso no está bien!

-es mi decisión, Phillipe. Y Greg sabe bien a lo que se atiene.

-pero…

-ya no hablemos más de este asunto, por favor. Mejor vamos a trabajar, hay mucho que hacer…

Candy se dio la vuelta y se alejó de Phillipe. Él estaba muy desconcertado. Ahora si no sabía que hacer. Era obvio que había mucha química entre Candy y Greg, lo supo desde que los vio besándose en el consultorio, no olvidaba aún esa escena tan apasionada entre ellos. ¿Acaso debía ser solidario con su amigo y dejarlo buscar su felicidad? Phillipe estaba ahora muy confundido.

 

En Nueva York. La familia Andry estaba disfrutando de una buena racha de armonía y felicidad después que los secretos del pasado se habían revelado. Annie empezaba a familiarizarse más con todos, incluso con la tía Elroy. Ya se sentía parte de la familia.

Lilly y Elisa estaban muy contentas con la espera del bebé y ya habían empezado a comprar ropita y juguetes. Eran madre e hija muy felices.

Peter, el otro hijo de Lilly y verdadero hermano de Elisa, se había vuelto muy buen amigo de Archie y Albert. Ahora seguido salían juntos y se divertían en cosas de hombres: iban a jugar golf, asistían a fiestas de beneficencia, de vez en cuando iban a un bar. La prensa ya los llamaba “Los tres mosqueteros” los solteros mas codiciados de América.

Cierta mañana, Albert se encontraba en su oficina cuando recibió un telegrama. Desde que vio el sobre supo que contenía información sobre Candy y se alegró mucho. Se apresuró a leer:

“Londres, Inglaterra. Julio 1916.

Estimado Señor Andry, es la primera vez que tengo el honor de escribirle y me temo que debo darle malas noticias.

Candy y mi hijo Terry se han separado de una forma cruel a causa de un gran malentendido con ciertas cartas comprometedoras que no estaban destinadas a ser vistas por nadie más que por el doctor Gregory McDowell, un amigo y verdadero destinatario de esas cartas.

Candy las leyó pensando que eran de Terry y se enteró de ciertos amoríos. Pensó que Terry le había sido infiel. Su dolor fue tan grande que huyó. Ahora es parte de la tripulación del Mauretania que por el momento funge como barco-hospital. Va en camino a América. Parece que la misión en alta mar durará tres meses, por lo que para mediados de octubre estará llegando a Nueva York.

Le escribo para pedir su ayuda. Entre todos debemos hacer que Candy sepa la verdad y que vuelva a lado de mi hijo. Ellos eran muy felices antes del incidente. Ahora Terry también está destrozado y ha decidido ir a un viaje largo con destino desconocido. Mi esposa Eleanor y yo estamos muy tristes por todo esto. Esperamos contar con su ayuda. Seguiremos en contacto.

Atte: Richard D. Grandchester.”

Al terminar de leer la carta Albert estaba muy apesadumbrado.

-¡No puede ser! ¿Por qué?… ¿por qué siempre pasa algo que los separa?

toc, toc, se escuchó que tocaban a su puerta.

-¡adelante!

-Albert, soy yo. Susy me dijo que te llegó un telegrama ¿es de Candy?

-no, Archie. Es del Duque de Grandchester.

-¡el padre de Terry! ¿Y que decía?

-me cuenta que a raíz de un malentendido Candy y Terry se han separado. Ella huyó de su lado y se enlistó como voluntaria en el barco-hospital Mauretania que en tres meses llegará a Nueva York.

-¡¿queeee?! ¡No es posible! ¿Por qué el destino se empeña en separarlos?

-es lo mismo que yo pensé. El Duque me pide ayuda para que entre todos le aclaremos las cosas a Candy y la ayudemos a salir de su dolor.

-¿pero que hay que aclarar?

-parece que Candy leyó unas cartas comprometedoras y pensó que Terry le era infiel. Pero esas cartas no eran de Terry sino de un amigo llamado Gregory McDowell.

-¿pero porqué pensó eso Candy? no entiendo.

-yo tampoco sé los detalles, Archie. Pero entre todo esto debemos estar contentos de que Candy por fin regresará a casa. Y debemos ayudarla cuando llegue.

-pero ella no nos recuerda, ¿como podremos ganarnos su confianza?

-no lo sé. Le escribiré al Duque para preguntarle si sabe si Candy ha recuperado la memoria.

-espero que recuerde algo sobre nosotros… ¿le diremos sobre su verdadera identidad?

-depende de cómo se encuentre. Pero eso no es lo más importante por ahora Archie. Ella está en una misión muy peligrosa en las aguas del Atlántico ¿recuerdas?

-¡oh, es verdad! Espero que Dios la ayude a volver a casa sana y salva. Mi hermana… ¡por fin podré ver de nuevo a mi querida hermana! ¡Candy!

Archie se sintió muy emocionado ante esa expectativa. Ya no podía esperar más para volver a verla y abrazarla.

Albert no perdió más tiempo y fue a la oficina de telégrafos a escribirle de vuelta al Duque de Grandchester.

Envió un mensaje que decía:

“Estimado Duque de Grandchester. Recibí su mensaje con profunda tristeza. Aún no puedo creer que de nuevo Candy y Terry estén separados. Cuente con que todos nosotros, la verdadera familia de Candy, la ayudaremos a despejar las dudas y su dolor.

También quiero preguntarle si sabe si Candy ha recordado algo, ¿sabe de nosotros? ¿Nos recuerda?, me es indispensable saberlo para ayudarla mejor.

Gracias por notificarme de la situación. Habría querido que nuestro primer acercamiento hubiese sido bajo otras circunstancias, pero igual me siento honrado de conocerlo. Seguiremos en contacto ante cualquier novedad.

Atte. Sr. William Albert Andry.”

 

Albert regresó a la villa Andry de inmediato pues quería decirle la noticia a toda la familia.

Afortunadamente Lilly y Elisa estaban en casa. Ese día prefirieron descansar de las compras.

Annie se encontraba estudiando más el álbum familiar. Devoraba páginas y paginas en cuestión de minutos. Estaba muy interesada en saber más sobre sus orígenes.

Archie ya estaba en la casa pero no dijo nada. Sabía que le correspondía a Albert comunicar la noticia.

Reunió a toda la familia en el despacho. Estaban intrigados ante la reunión que Albert había solicitado.

-familia, los reuní aquí a todos para informarles las más recientes noticias sobre Candy.

-espero que sean buenas noticias – dijo la tía Elroy.

-bueno, si y no…

-¿Cómo es eso? explícanos, querido – dijo Lilly.

-hace unos momentos recibí un telegrama del Duque de Grandchester, el padre de Terry. Me informa que a causa de un grave mal entendido Candy y Terry se han separado.

-¡no! ¡No puede ser! – exclamó muy triste Annie.

-calma, querida – Lilly abrazó a Annie para confortarla – ¿y cual fue ese mal entendido?

-parece que Candy leyó unas cartas muy comprometedoras. Se enteró de ciertos amoríos. El problema fue que Candy pensó que esas cartas eran de Terry y supuso que él le era infiel.

-¡oh! ¡Pero eso no puede ser posible! Terry nunca le haría eso a Candy.

-tienes razón, Annie. Esas cartas no eran de Terry sino de un amigo de ellos llamado Gregory McDowell. El caso es que Candy se sintió muy dolida y decidió alejarse de él.

-pobre Candy, debe estar sufriendo mucho. Con razón últimamente no he podido dormir bien. Siento una opresión en mi pecho pero pensé que era por todo lo que he pasado recientemente que me ha impactado mucho. ¡Como quisiera estar con ella en estos momentos!

-así será, Annie…

-¿Qué?

-Candy esta en camino a América. Se enlistó como voluntaria en el barco-hospital Mauretania. Estará en alta mar tres meses para después llegar a América a mediados de octubre. Así que todos debemos estar preparados para su llegada. Aún no sé si ella nos recuerde. Le mandé un telegrama al Duque para que me informe lo que sabe sobre la condición de Candy. Es muy importante que entre todos ayudemos a Candy a aclarar las cosas para que ella vuelva a confiar en Terry y sigan juntos.

-¡pero claro que la ayudaremos! – Dijo Lilly – cuenta con nosotros, querido. ¡Ya estoy ansiosa por conocerla!

-algo mas. Creo que es mejor no decirle a Candy sobre su verdadera identidad, no por el momento, sino hasta que recobre por completo su memoria. De otro modo podríamos causarle un shock muy profundo que la confunda aún más. Solo seremos para ella su familia adoptiva hasta que esté lista para saber la verdad.

-yo estoy de acuerdo – dijo la tía abuela – Candy aún no está lista para saber la verdad. El haber perdido la memoria la hace muy vulnerable y podríamos causarle daño en lugar de ayudarla. Primero debemos ganarnos su confianza y que ella vea y sienta que la queremos. Así será más fácil que ella tome la noticia con más calma.

-pero ella se quedará aquí, con nosotros ¿verdad?

-si, Annie. Yo estaré pendiente sobre la llegada del barco e iré a recibirla al puerto cuando llegue. Ella se quedará aquí con nosotros, si está de acuerdo.

-lo estará. Yo iré contigo y ayudaré a convencerla de venir a casa.

-muy bien. Pues ya están enterados. Solo nos resta esperar…

Los Andry estaban muy emocionados de recibir a Candy, y a partir de ese día todos la incluían en sus oraciones para que nada malo le pasara durante la travesía.

Mientras tanto, en algún lugar de la India, Terry estaba tratando de encontrar la paz y sanar su adolorido corazón.

Visitaba templos y se refugiaba en ellos para meditar. Luego iba al pueblo y se entretenía observando a las personas, sus tradiciones, su comida. El aire siempre olía a especias. Todo le parecía fascinante.

Mientras caminaba por una calle, vio una pequeña tienda en la que vendían postales. Compró unas cuantas que le parecieron hermosas por los grabados que traían y decidió enviar una a sus padres para hacerles saber que estaba bien.

Cuando terminó de escribir la postal para sus padres, Terry tomó otra postal que mostraba una imagen de las montañas y un hermoso lago a sus pies. Sin pensarlo, empezó a escribir:

Querida Candy, solo tu belleza supera con creces esta hermosa vista. Me duele en el alma que no estés conmigo. Ojalá algún día tenga la oportunidad de limpiar mi nombre ante tus ojos y puedas aceptarme de nuevo en tu vida.

Te amo con toda el alma y si es verdad lo que los monjes de aquí creen, que después de morir, reencarnamos para volver a vivir, entonces yo espero que Dios me permita volver a encontrarte en todas las vidas que reencarnemos. Esa es mi idea del paraíso: estar a tu lado por toda la eternidad….

 

Terry derramaba lágrimas de dolor y tristeza mientras escribía, una de ellas cayó sobre su escrito y corrió un poco la tinta. Terry la secó y luego la guardó. Esa misma tarde dejó en la oficina de correos del pueblo la postal para sus padres. La otra, la de Candy, se la quedó él.

Luego de caminar por las calles, regresó a su hotel. Partiría hacia otra ciudad a la mañana siguiente. Así había sido su rutina los últimos días.

En alta mar, en el océano Atlántico, Candy se encontraba trabajando muy duro. Los heridos llegaban cada tres días aproximadamente, pero era una labor extenuante atenderlos a todos con tan poco personal. Casi la mitad del equipo médico estaba trabajando con los enfermos de tuberculosis en el grupo alfa.

Había pasado una semana más. Candy no había vuelto a ver a Greg, solo sabía que estaba bien por medio de Phillipe, que era el encargado de pasar lista a todos los médicos y enfermeras a través de una radio. De ese modo se mantenían comunicados y al tanto de lo que ocurría en el nivel más bajo del barco, que se encontraba totalmente aislado.

Las noticias mas recientes eran que la tuberculosis seguía su curso. Dos pacientes habían muerto y los demás estaban recibiendo el tratamiento.

Era terrible que a los dos muertos solo se los envolvió en sabanas y sus cuerpos fueron arrojados al mar. Sin santa sepultura ni funeral. Solo se leía un pasaje de la biblia que decía:

“Y el mar entregó los muertos que había en él, y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos, y fueron juzgados individualmente según sus hechos. Apocalipsis 20:13”

Luego de lo cual se hacía una oración por los muertos y se les arrojaba al mar a través de una ventana. No había tiempo de llorar o sentir pesar. Debían seguir adelante y trabajaban sin parar. El grupo alfa en verdad hacía una labor encomiable y muy valerosa.

Phillipe había decidido no decir nada de lo de las cartas a Candy. La veía muy preocupada por Greg .Todos los días le preguntaba por él y pensó que tal vez ella estaba empezando a sentir algo mas que cariño por su amigo.

Efectivamente Candy estaba muy preocupada y también estaba tomándole mucho mas aprecio a Greg.

Cierto día, Phillipe como de costumbre fue a pasar lista y saber las novedades en el pabellón de tuberculosis. Se enteró de que dos enfermeras se habían contagiado y otro soldado más había muerto. Era muy alarmante.

Una semana más transcurrió y día tras día Candy preguntó por Greg. Hasta que un día Phillipe volvió con un semblante diferente.

-Hola Phillipe. ¿Hay alguna novedad hoy? ¿Greg esta bien?

-me temo que Greg acaba de enfermar, Candy. Anoche empezó a manifestar los síntomas y empezó el tratamiento de inmediato.

-¡oh! ¡No puede ser!

-te preocupas mucho por él…

-lo estaría también si se tratara de ti, Phillipe.

-pero con Greg es diferente. ¿Te has enamorado de él, Candy?

-eh…yo…

-no necesitas decir, mas. Veo que no. Pero lo quieres mucho.

-si, lo quiero y no me gustaría que algo malo le pasara. ¿Hay algo que podamos hacer?

-lamentablemente no. Pero hay una buena noticia.

-¿Cuál?

-cinco pacientes están recuperándose satisfactoriamente y serán trasladados a otro nivel de mediana seguridad. Nosotros nos haremos cargo de ellos.

-¡eso significa que hay esperanzas!

-si, Candy. La tuberculosis solo es mortal cuando las defensas de los pacientes están bajas y si no se lleva a cabalidad el tratamiento. Así que confiemos en que Greg saldrá de esto, es un hombre fuerte y ya esta bajo tratamiento.

-me alegra saberlo.

-no te preocupes Candy.

-gracias por ser un buen amigo, Phillipe. Nunca te lo he dicho pero realmente te quiero mucho y te considero un amigo muy, muy especial. Gracias por todo Phillipe… – Candy le dio un beso en la mejilla y le sonrió.

Phillipe no se sintió nada bien, al contrario, se sintió culpable por estar ocultándole a esa noble chica cosas muy importantes, pero también pensaba en su amigo Greg. Estaba atrapado entre la espada y la pared. Candy no sospechaba el dilema en que se encontraba Phillipe.

Los días transcurrían lentamente. Greg estaba luchando por su vida contra la tuberculosis. El proceso de la enfermedad era largo.

Una semana después de que empezó a tener síntomas la enfermedad estaba en su punto crítico. Era el periodo de más peligro y mas doloroso para los enfermos.

Por otro lado, mas y mas soldados estaban recuperándose y todo parecía indicar que se estaba erradicando la epidemia. Ya solo eran unos cuantos los enfermos, incluido Greg.

En el equipo alfa empezaban a descansar un poco después de tres semanas, ya no tenían tantos enfermos. Ahora el trabajo mas fuerte era para Candy, Phillipe y demás cuerpo médico, pues ahora, además de los heridos de guerra, también debían seguir atendiendo y supervisando la recuperación de los que estaban saliendo de la tuberculosis.

Aunque la enfermedad ya no era tan contagiosa en esta etapa, las medidas de precaución siguieron tomándose. Todos usaban cubre bocas.

Así transcurrió una semana más. Muchos heridos ya estaban curados y otros muchos recién llegaban.

Greg estaba respondiendo bien al tratamiento y las expectativas de una recuperación favorable eran grandes.

Otra buena noticia era que ya ningún medico ni enfermera enfermaron y ya no hubo mas muertes. Se estaba ganando la batalla contra la tuberculosis.

Finalmente Greg y los últimos enfermos fueron trasladados a la sección de seguridad media y el equipo alfa dio por concluida su misión de forma exitosa.

Cuando salieron de su aislamiento fueron recibidos entre aplausos y efusivas demostraciones de cariño y respeto. Muchas fueron las enfermeras que lloraron de emoción, incluida Candy. El trabajo en equipo dio resultado para bien de todos. Lograron detener una epidemia que amenazaba la vida de todos en el barco. Lo habían hecho bien.

Esa noche hubo un banquete especial en honor al equipo alfa pero también se reconoció la labor de todos los demás médicos y enfermeras que, como Candy y Phillipe, trabajaron jornadas muy largas y extenuantes y nunca se quejaron de no dormir o no tener tiempo ni para comer.

Todos disfrutaron del gran banquete. Era la primera vez que podían disfrutar de un momento agradable y de descanso en dos meses.

Al día siguiente Candy fue a ver a Greg, ya estaba mucho mejor y le faltaban cuatro días para terminar su tratamiento. Mientras tanto seguía usando cubre bocas, al igual que todos en el barco. Ninguna precaución era exagerada.

Candy tomó la mano de Greg mientras éste dormía.

-Greg, no sabes que feliz me siento de que pronto estarás completamente curado. No hubiera soportado perderte a ti también…

En ese momento Greg abrió los ojos, había escuchado lo que Candy dijo y hablo:

-¿de verdad significo tanto para ti, linda?

-¡oh! ya despertaste, perdón, no quise interrumpir tu sueño.

-prefiero verte y escuchar tus dulces palabras que dormir…te extrañé mucho, linda.

-yo también te extrañé…

-Phillipe me decía que todos los días preguntabas por mí. No sabes la felicidad que eso me provocaba.

-estaba muy preocupada por ti. Pero ahora estoy más tranquila sabiendo que te estas recuperando muy bien.

-si, parece que vencimos a la tuberculosis. Eso me da mucho gusto.

-pero ahora debes descansar. Vine a suministrarte tu antibiótico y ver como estabas.

-gracias, Candy. Soy afortunado de tener a una hermosa enfermera a mi cuidado.

-oh, no digas eso…

-sabes, ahora me doy cuenta de que la humildad no rivaliza con la perfección. Tu eres perfecta y humilde a la vez… eres única, Candy.

-bueno… gracias. Ahora debo irme, vendré mañana a traerte tu antibiótico de nuevo. Yo estaré a tu cargo.

-estoy seguro de que con tus cuidados y tu sola presencia me recuperaré mucho más rápido.

-eso espero. Buenas noches Greg.

-buenas noches, linda. Que descanses….

Esa noche Candy pudo dormir más temprano. Ya necesitaba ese merecido descanso.

Greg también durmió como nunca pues estaba seguro de que se estaba ganando un lugar muy especial en el corazón de Candy.

 

En Londres, Eleanor se encontraba muy triste esa mañana en particular pues hacía casi dos meses que no sabía nada de su hijo.

-cariño, no te dejes vencer por la angustia. Estoy seguro de que Terry está bien.

-¿pero como puedes estar seguro? él se fue en un muy mal estado, estaba deprimido y abatido, en esas condiciones una persona puede cometer una locura…

-no pienses en eso, mi amor. Nuestro hijo ha madurado mucho. Es más fuerte debido a los sufrimientos que le han tocado vivir. Sé que su amor por Candy es más fuerte que él y tarde o temprano regresará para buscarla, así ha sido antes y así será de nuevo, ya lo verás.

-oh, Richard espero que sea verdad lo que dices, quiero creer que así será.

Una mucama llegó a la sala.

-¡Señora, señor, llegó esta postal del joven Terry!… – ella también estaba emocionada pues quería a Terry, lo había visto crecer en sus años de infancia y le había tomado cariño.

-¡Terry! – exclamó Eleanor.

-también llegó este otro telegrama para usted señor.

Eleanor se apresuró a tomar la postal y la leyó de inmediato.

“Queridos papá y mamá:

Estoy en la India. Es un país hermoso y me está ayudando a encontrar la paz que tanto necesito. Me gusta mucho meditar con los monjes budistas y su filosofía es realmente asombrosa.

Con esto quiero decirles que estoy bien. Todavía me duele mucho la ausencia de Candy pero creo que necesito un tiempo para mi mismo, para fortalecer mi fe y calmar mi espíritu atormentado.

Aún no sé cuando volveré pero quiero que estén tranquilos y no se preocupen por mí. Los amo.

Terry.”

-¡gracias Dios mio! – dijo Eleanor con lágrimas en los ojos.

-ya ves, cielo, te dije que estaría bien. Nunca pensé que fuera a refugiarse a la India pero me parece que le ha venido muy bien un poco de meditación y espiritualidad.

-dice que aún le duele lo de Candy…. ojalá que se aclare pronto este horrible mal entendido y ellos vuelvan a estar juntos.

-si, yo también eso espero…

El Duque abrió el otro telegrama y leyó el mensaje de Albert. Luego de lo cual salió inmediatamente para mandar el telegrama con una respuesta.

En Nueva York, una mañana Albert recibió el telegrama del Duque de Grandchester. Lo leyó al instante:

“Londres, Inglaterra. 1916.

Honorable señor Andry,

Me es muy grato poder escribirle para informarle buenas noticias. Candy ha podido tener avances significativos y ha recordado paulatinamente varios eventos de su pasado. Ha recordado a la Señorita Pony y la Hermana María. También recordó su infancia al lado de Annie. Incluso pudo ver por unos instantes a sus primos Anthony, Stear y Archie y, aunque no fue muy placentero, recordó la muerte del joven Anthony, algo que la perturbó mucho. Volvió su miedo a los caballos pero Terry la ayudó a superarlo nuevamente.

Creo que pronto podrá recuperar el resto de su memoria. Terry descubrió que al exponerla a ciertas cosas o situaciones que tuvieron que ver con su pasado, ella reaccionaba favorablemente y en su mente se desencadenaban los recuerdos que se encuentran latentes. Harían bien en continuar con esa terapia de confrontación.

Por otro lado, le informo que Terry se encuentra en un viaje por la India. Nos ha mandado una postal diciéndonos que se encuentra bien aunque aún le duele mucho la ausencia de Candy. Por ahora quiere estar solo y dedicarse a meditar para encontrar la paz en su alma. No sabe cuando regresará de su viaje. Es todo por el momento.

Atte, Richard D. Grandchester.”

 

Albert esbozó una sonrisa al enterarse del contenido del telegrama. “Terry, me da mucho gusto que esta vez no hayas recaído en la bebida como forma de escapar a tu dolor. Has madurado mucho y ya eres todo un hombre.”  Fue lo primero que pensó el rubio.

De nuevo se apresuró para llegar a casa y contarle las nuevas a su familia.

-les tengo muy buenas noticias…

-¿sobre Candy?

-si, Annie. El Duque de Grandchester me ha escrito para decirme que Candy ha recobrado parte de su memoria.

-¡oh, es maravilloso!

-así es. Ha recordado su infancia en el Hogar de Pony. Te ha recordado a ti Annie, lo mismo que a la señorita Pony y la Hermana María.

-¡Candy! ya no puedo esperar para verla…

-¿y que hay de nosotros, Albert? ¿Te dijo el Duque si a nosotros nos recuerda?

-si, Archie. Te recordó a ti, a Stear y Anthony.

-¡nos recordó! ¡Que alegría!

-¡Dios es muy grande pues hizo que Candy recordara a sus hermanos! – exclamó Lilly.

-también mencionó que recordó la muerte de Anthony y eso la perturbó mucho. Su miedo a los caballos volvió a aparecer pero Terry la ayudó a superarlo, otra vez.

-si, recuerdo que no quería ni ver a un caballo blanco porque se paralizaba de miedo – dijo Archie.

-¿y hay alguna novedad sobre Terry? – preguntó Annie.

-si. El Duque menciona que se fue a un viaje largo por la India.

-¡la India! – exclamaron todos al unísono.

-se ha refugiado en la meditación para superar el dolor, lo cual me da mucho gusto pues no recayó en la bebida como hace algunos años. Terry ha madurado y ahora estoy más convencido de que Candy merece un hombre como él.

-¡como me gustaría conocer a ese joven tan especial! – dijo Lilly – es hijo de un Duque… me pregunto si habré conocido a su padre en mis años de colegio. ¿Cómo se llama el padre de Terry?

-Richard Grandchester.

-Richard Grandchester…Richard… Richard… ¡oh, si! ¡Santo cielo, entonces él es el padre de Terry!

-¿entonces si lo recuerdas, tía? – preguntó Archie.

-¡que si lo recuerdo! ¡Por Dios! era el segundo chico más codiciado del Colegio San Pablo después de Edward. Y debo decir que si su hijo es tan apuesto como lo era él de joven… ¡santo cielo, entonces Terry debe ser un adonis! …digo…un joven muy apuesto – Lilly se sonrojó por el exacerbado entusiasmo que mostró.

-pues si, lo es – dijo Elisa

Annie le echo una mirada de pocos amigos.

-no me mires así, Annie. Mi comentario no va más allá de reconocer la galanura de Terry. Es más que evidente ¿no lo crees?

-discúlpame, Elisa. Tienes razón. Terry si es muy buen mozo…y muy sexy – ¿lo había dicho en voz alta? Annie se sorprendió de lo dicho.

-¡vaya Annie! nunca te había escuchado expresarte así de ningún hombre – le respondió Elisa.

-bueno es que si estamos hablando con la verdad, esa es la verdad.

-me parece que ya nos quedó claro que Terry es muy, muy, muy atractivo para las mujeres, pero volvamos al punto – dijo Albert – Lilly ¿y como era el Duque en esa época?

-justo como ya lo dijo Annie: muy sexy. Tenía una fama de mujeriego que se extendía por todo Londres. Sin duda su elegancia, su porte varonil y su galantería derretían a cualquier chica. Pero además de eso, era bien conocido por ser un caballero atraído por la justicia. Sus pasiones eran los caballos y los aviones, algo que tenían en común Edward y él.

-¿y ellos se conocían? ¿Se llevaban bien?

-bueno…se puede decir que si. Aunque nunca se les veía platicando, no parecían ser amigos y siempre estuvieron cada quien en sus propios asuntos…pero de vez en cuando coincidían en algún evento y se saludaban amigablemente, a veces charlaban,  después de todo, eran primos lejanos…

-¿primos? ¿Y eso no pondría a Candy y a Terry en una situación inmoral?

-no, querida. El parentesco entre ellos era distante. No creo que eso suponga ningún obstáculo para su amor.

-menos mal…. – dijo Annie aliviada.

-bueno, pues cada día está mas cerca la hora en que Candy regrese a casa.

-Es verdad, Albert, solo falta un mes. Habrá que notificar a la Señorita Pony, ¿no crees?

-si, eso mismo estaba pensando. De hecho creo que los invitaré a todos a vivir una temporada aquí en la villa, si no les molesta.

-¿a todos? ¿Te refieres a los niños también?

-si, Annie ¿Qué te parece?

-¡fantástico! pero… ¿a que se debe tu invitación?

-bueno, es que mandé que un arquitecto revisara la casa Pony para ver las reparaciones que habrá que hacer y ayer recibí su informe. Decía que la casa ya está muy vieja y que es peligroso habitarla en esas condiciones. Habrá que reconstruirla desde los cimientos.

-¡¿oh, tan mal está?!

-si. El arquitecto me sugiere construir una casa nueva, más grande, de acuerdo a las necesidades presentes y futuras del Hogar. La próxima semana tengo una cita con él para que me explique su proyecto. Pero antes tengo que ir a hablar con la señorita Pony para exponerle la situación y tomar en cuenta su opinión.

-yo quiero ir contigo, Albert – dijo Archie

-yo también – se sumó Annie.

-esta bien. Pueden venir conmigo. Nos iremos mañana.

-esta vez nosotras no podremos ir, Albert – dijo Lilly – Elisa debe cuidar su embarazo. Ya no es apropiado que haga un largo viaje.

-lo entiendo, no se preocupen.

-envíen mis saludos a la Señorita Pony y a la Hermana María, yo tampoco podré ir esta vez – dijo Elroy

-está bien, Tía. Yo les daré sus saludos….

Albert estaba muy comprometido con ayudar a reconstruir la casa hogar y quería saber las impresiones de las damas, después de todo, sería el lugar que habitarían en el futuro con los niños.

 

En el Mauretania había calma después de la tormenta, los días de pesadilla con la tuberculosis por fin habían llegado a su fin.

Greg se estaba ganando la confianza y el cariño de Candy poco a poco. Ya estaba completamente curado y había vuelto a sus labores de médico. Todas las noches, cuando terminaban su turno de trabajo, Greg invitaba a Candy a un paseo por la cubierta del barco.

Se paraban en la popa y observaban por largo rato la inmensidad del mar y la maravilla de las estrellas y la luna que eran la única luz que se apreciaba en medio de la imponente oscuridad de la noche en alta mar.

-¡Es tan hermoso! no me canso de admirar el cielo todas las noches.

-si, Candy. ¿Pero sabes que es aún mas hermoso?… tú. – Greg la miró a los ojos y ella le sonrió. No podía haber nada más hermoso que eso.

-gracias, Greg. Estos días a tu lado han sido muy reconfortantes para mí. Me has ayudado a aliviar el dolor. Nunca podré agradecerte lo suficiente.

-no agradezcas, linda. Es un gran placer para mí ayudarte a superar la tristeza. Sin embargo, creo que aún no lo olvidas ¿verdad?… a él…

-no, Greg. Yo sentía… siento, un amor profundo por él, muy a mi pesar. Sé que debo olvidarlo pero es muy difícil decirle a mi corazón que deje de amarlo.

-mi oferta sigue en pie, Candy. Déjame ser yo quien te cure.

-pero, Greg… no sabes lo que me estas pidiendo, no es justo para ti. No mereces ser solo mi tabla de salvación. Tú mereces una mujer que te ame plenamente…yo…no puedo ofrecerte eso.

-lo sé, Candy. ¿Pero porque no lo intentamos? yo estoy consciente del riesgo y estoy dispuesto a correrlo.

-habrías perdido el tiempo si no llego a amarte como tu quisieras.

-nunca lo vería como una perdida de tiempo. No hay peor lucha que la que no se hace. Y si pierdo…al menos habré perdido luchando. Y tu amor es la mejor recompensa del mundo.

-oh, Greg… eres tan lindo conmigo. Sabes que me atraes, desde el principio hubo química entre nosotros…- él la interrumpió en este punto, poniendo sus dedos sobre los labios de ella para no dejar salir ni una palabra más.

-no digas “pero”…solo déjalo así….nos atraemos, hay química entre nosotros. Puedo sentirlo en este momento. Si me acerco a ti… así…- la tomó por la cintura y se acercó a ella con una mirada seductora, rozó sus labios con sus dedos – …estoy seguro de que no podrás resistirte a que te bese, y no por pudor o lástima por mi, como lo has venido haciendo, sino porque realmente lo estás deseando… ¿no es así?

Candy se sorprendía por todo lo que Greg le hacía sentir, despertaba en ella un deseo inmenso.

Greg empezó a acariciarla por la nuca mientras se acercaba a su boca lentamente. Candy empezó a sentir escalofríos y adrenalina recorriendo todo su cuerpo. Inclinó su cabeza y Greg hizo el resto.

Él la besó sutilmente al principio, fue un beso intenso pero controlado. Pero la intención de Greg era hacerla disfrutar, hacerla vibrar, hacerla perder la cabeza, y él sabía como hacerlo.

Poco a poco la intensidad del beso fue subiendo y las manos de Greg empezaron a recorrer el cuerpo de ella.

Greg sabía que Candy estaba disfrutando sus besos y sus caricias pero decidió detenerse, dejándola ansiosa de más.

-¿lo ves, Candy? tú y yo somos fuego. Estoy seguro de que de haber continuado no hubieras podido rechazarme por completo, si estuviéramos en una habitación todo hubiera podido pasar…- dijo con aires de gran conquistador.

-te equivocas, Greg… – dijo Candy dando un paso atrás, un poco indignada, molesta, seria – …Nada hubiera pasado, porque aunque no niego que me gustó ese beso, no iba a permitir que nada mas pasara. Soy capaz de auto controlarme y mantener la cabeza fría, lo hice con Terry y lo haría de nuevo contigo. No soy esa clase de chica que se entrega solo por una pasión febril.

Su respuesta dejó atónito a Greg. Candy dijo esto con una mirada que no le había visto nunca, era otra.

-no eres como las demás chicas… perdóname por suponer que lo eras. Fui muy tonto al ponerte al nivel de…- se contuvo de decirlo, iba a decir “las chicas del Moulin Rouge” – …tu eres especial, nunca lo voy a olvidar.

-eso espero, Greg.

-Candy… lo que si es evidente es que entre nosotros hay mucha química, eso podría ayudar a que con el tiempo me llegues a amar. Yo tendré toda la paciencia del mundo, te lo prometo.

-¿estas completamente seguro, Greg?

-si.

Se miraron intensamente por unos segundos y Candy pensó “¿que podría perder?”

Greg supo interpretar su mirada y, como si estuviera leyendo sus pensamientos, se atrevió a preguntarle.

-¿aceptarías ser mi novia, Candy? seré el mas amoroso de los hombres para ti. Nunca te fallaré, solo dame una oportunidad… por favor.

Candy lo pensó un poco más pero finalmente se decidió. Sabía que Terry debía ser borrado de su vida y quizás Greg lograra tan difícil objetivo.

-está bien, Greg. Estoy dispuesta a intentarlo, pero no te prometo nada y no quiero que te ilusiones demasiado…. estás jugando con fuego ¿lo sabías?

-lo sé, y no me importa salir lastimado. Lo arriesgo todo, hasta mi vida…por ti. ¿Entonces me aceptas?

-esta bien, Greg. Acepto ser tu novia…- lo dijo más como una resignación.

Greg se volvió loco de felicidad y abrazó a Candy. Le dio un dulce beso en los labios. Se había jurado nunca más tratarla como si fuera cualquiera. Nunca más la besaría y la tocaría como lo había hecho. Desde ese momento la trataría como lo más sagrado y con la mayor delicadeza y todo el amor que había en él. Se había jurado a sí mismo ser un mejor hombre por y para ella.

 

Leer Siguiente Capitulo

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

33 comments

  1. Hola Lauryn!!! Odio el Greg el estado de funcionamiento de candy. pero estoy empezando a odiar y Candy ya que conoce la quiere. ¿Quién quiere final de terry del Greg? Es una mujer que no sabe lo que significa el amor. no es digno de amor terry. Quedémonos con el Ggeg, Terry y encontrar a una mujer que realmente ama a la. le gustaría que la reacción cuando se enteró de la verdad.

  2. ay diosssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss porque no se murio greg de tuberculosis en vez de estar pegado a candy como sanguijuela….muy mal por haber aceptado a greg bajo esas circunstancias, dicen q lo q mal empieza mal acaba y estoy segura q la relacion entre candy y greg no va a durar porque ella misma no estaba segura, le dio el si mas resignada que otra cosa… cuanto durara???????????????????????????? pot favor que no siga esta locura!

    pero bueno el capitulo. me encanto la discusion sobre la guapura de terry y annie quien la viera tan seriecita jajajajajajajajaja pues es que si, es sexy, super sexy mi terry adorado.
    ay como no nos pusieran un capi diario. pero q bueno que el miercoles habra otro. gracias lauryn.

  3. ¿cómo puedes estar locamente enamorado y al mismo tiempo de besar a otra?muy enojado cuando veo algo como este capítulo. pobres terry en última instancia, la víctima es el. Deseo encontrar su memoria y recordar todo lo que el terry. Me gustó Annie dijo que la sexy terry jajajajaja. Me gustaría que la verdad salga a la luz rápidamente y ver mcg es realmente greg.Espero no llegar tarde a Candy y perdió, esta vez para siempre terry. que será la reacción cuando Terry aprendió el candy relaciones greg? Tengo curiosidad por ver la continuación!!!

  4. …pensé por un momento que la tuberculosis me iba a ser salir del coma…continuo en coma.

    Me gusto el restriegue de la hermosura y bellesura de mi ingles, gracioso y realmente certero, es un adonis¡¡¡¡¡¡ lo amo

  5. Noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Laury no puede ser porque nos torturas asi porque si su amor por Terry es mas infino que paso con Candy como no confio en el 🙁 y y para acabarla Greg aprovechando la ocasion nooooooooooo como dicen se hubiera muerto de tuberculosis hay no de plano no puede ser 🙁 nos traes con el alma en un Hilo sabes

  6. Saludos:

    Hay no puede ser que Greg desaparezca de su vida, Candy es de Terry y viceversa……………….

  7. Hola lauryn ya porfa no hagas sufrir ami inglés pero candy que no pierde el tiempo ya basta no puedo soportar esta cepara ion ,gracias por subir otro capito

  8. hola lauryn.
    porfis ya no hagas sufrir a nuestra querida parejita.:(
    ya estoy ansiosa para que candy se encuentra con su fami!

  9. Enserio no lo puedo creer como es posible que candy hayga aceptado a greg como novio hora so que me va a dar me va a dar un no se que aver candy dime como es posible que despues de lo que te dijo lo haygas aceptado yo que tu le fuera dado una buena bofetada ya casi te trato como una de sus amiguitas del moulin pero bueno que le bamos hacer cada dia me deprimo mas por mi terry no me gusta verlo sufrir.

    Hay candy como me haces enojar como me gustaria entrar en la historia y darte unas buenas cachetadas guajoloteras para ver si reaccionas y te cay el veinte bueno mientras tanto yo sigo consolando a mi terry.

    Lauryn porfa ya no mas sufrimiento ok y no te prepcupes de aki hasta el final de tu fic saludos.

  10. Ahhhh de veras que estoy enojada con candy, y Greg en que momento dejaste de ser un caballero, y TERRY ahh como quisiera tenerlo para consolarlo yo jajajaj
    Lauryn porfaa no nos hagas sufrir estamos al punto del colapso.

  11. Marygrandchester

    Que barbaridad laurin ahora si que eres como la tal japonesa que como les gusta torturarno,separan y separan a esta hermosa pareja ,ya hasta la misuky los volvio a juntar y tu mi hermosa,los separas ,si Candy es una persona mayor que se porte como tal responsable de su comportamiento y por favor tira al altamar al odioso del Grey lo odio de verdad lo odio, seguro que te ries de nuestros berrinches verdad,pero aun asi te amamos por brindarnos tan hermosa historia,P.D No seas como los japoneses torturarnos psicologicament

  12. Hay Lauryn… Que tristeza!!!! Que coraje con ese tal Greg, es un patan… Si en verdad quisiera a Candy le hubiera dicho la verdad, que poco hombre es… Ya lo hubieras desaparecido mejor… Y el Phillips porque no le dijo la verdad… En verdad me decepciona el comportamiento de Candy… Espero que en el siguiente capitulo nos tengas mejores noticias y que Candy descubra la verdad y busque a Terry.

  13. Hola Lauryn:

    Espero que pronto Candy descubra la verdad y Greg desaparezca de la faz de esta historia jejeje.

    ¿Cuándo publicarán el próximo capítulo?

    Saludos

  14. Hola Lauryn: cómo estás? como te he dicho varias veces Me gusta su historia Continuó escribiendo y otras historias nuestra pareja favorita. Pero en esta historia que describe otro candy de lo que creíamos. por supuesto, lo anterior no disfrutar. por supuesto lo mismo para mí. porque este mi amigo, por favor Correcciones carácter Candy. no nos gusta este personaje que está describiendo. En cuanto a Terry me encanta su personaje. Sólo después espero no llegar tarde entre Terry y candy. aunque vale la pena candy. Espere pronto después. besos Chipre!!!!

  15. LAURYN POR QUEEEEEEEEE por favor no lo permitas no permitas que greg separe a esa hermosa pareja haz que se reunan CANDY Y TERRY por favor estoy derramando lagrimas a moco tendido por como sufre mi pareja de amor favorita.
    un inmenso besote desde cusco perú eres una excelente escritora haces que viva cada sentimiento que plasmas en tu fanfic

  16. Lauryn en mi humilde opinion, creo que ya esta bueno de ese teatrito con Greg, 1 se esta perdiendo la esencia de Candy y 2 no es justo que el este con ella como resultado de un engaño; ya es hora de que Candy sepa la verdad, ahhh y que sea ella quien busque a Terry y que el no se la ponga tan facil, porque huyo y se refugio en brazos de otro, sin escucharlo.

  17. Totalmente de acuerdo con Marizza y Maride

  18. WOW, REALMENTE ESE GREG ES UN MAL AMIGO,BUENO ESTÁ ENAMORADO, PERO ESO NO SIGNIFICA QUE DEBA HACER SUFRIR A CANDY. ES UN APROVECHADO, EN FIN ESPERO QUE PRONTO SE LE TERMINE SU NUMERITO Y QUE PHIL LE DIGA A CANDY LA VERDAD Y NO IMPORTA QUE SEA ÉL QUIEN DESCUBRA A GREG, QUE YA ME CAYO GORDISIMO, OSEA MAL. Y QUE TERRY YA SE ARME DE VALOR REGRESE A INGLATERRRA O FRANCIA Y MANDE UN MENSAJE AL MAURITANIA Y DE UNA VEZ ACLAREN TODO. <3 =) SALUDOS LAURYN.

  19. De acuerdísimo con Maride, ahora no tiene que ser fácil para Candy por sus actos, que Terry se la ponga difícil, claro después que haya una super reconciliación
    Saludos a todas y a Lauryn

  20. HOLA LAURYN COMO ESTAS ESPERO QUE BIEN.

    HE SEGUIDO MUY DE CERCA ESTA HISTORIA Y ME GUSTA PERO HAY ALGO QUE NO ME CABE DE CONVENCER, LA ACTITUD DE CANDY LA CONSIDERO DE UNA CHICA QUE NO TIENE SENTIMIENTOS PORQUE COMO ES POSIBLE QUE AME A TERRY Y SE LA PASE TODO EL TIEMPO DANDOSE BESOS CON GREG, CREO EN LO PERSONAL QUE TE EXTRALIMITASTES ACERCA DE LA ACTITUD DE CANDY YA QUE LA MAYORIA CONOCEMOS POR EL ANIME QUE ELLA NO ACTUARIA DE ESA FORMA QUIZAS QUISISTES DARLE UN TOQUE DE DIFERENCIA PERO SIENTO QUE LO UNICO QUE HICISTES ES QUE LLEGARAMOS A SENTIR UN RECHAZO HACIA ELLA,NO SE PORQUE LO HICISTES PERO A LA VEZ RESPETO TU FORMA DE IR DESARROLLANDO ESTA HISTORIA A LO MEJOR QUISISTES DARLE UN GIRO DE 80° PERO LA VERDAD FUE DE 360°, ACERCA DE TERRY ME GUSTA QUE YA NO SEA UN REBELDE QUE ACTUABA SIN MEDITAR EN CAMBIO AHORA TOMA LAS COSAS CON LA CABEZA FRIA Y MEDITA LO QUE VA A HACER Y ESTO ME PARECE MUY BIEN ESPERO Y NO LO TOMES A MAL SOLO ES MI PUNTO DE VISTA COMO TAMBIEN ESPERO CON ANSIA EL SIGUIENTE CAPITULO
    UN ABRAZO

  21. HOLA CHICAS, BUEN DIA A TODAS!…. ME SIGUEN DOLIENDO LOS JALONES DE OREJAS JIJIJIJIJJIJIJIJI. PERO LES PROMETO, SUPER PROMETO QUE TODO VA IR MEJORANDO, PACIENCIA. EL PROXIMO CAPI DARA INICIO LA SEGUNDA PARTE DE LA HISTORIA. HABRAN MUCHAS SORPRESAS Y ESPERO QUE LES GUSTE.

    EL MIERCOLES HABRA CAPI NUEVO COMO SIEMPRE CHICAS LINDAS. AGRADEZCO SUS COMENTARIOS Y EN VERDAD ME AYUDAN A IR MADURANDO ALGUNAS IDEAS.

    LES MANDAMOS UN ABRAZO MI PEQUEÑIN Y YO CON CARIÑO. AQUI SEGUIRÉ VIENDO SUS COMENTARIOS Y TOMANDO NOTA DE SUS SUGERENCIAS, SE LOS PROMETO.

    HASTA LA PROXIMA!

  22. Hola LAURYN
    nos habías dicho que Greg no iba a interferir en la relación de Terry y Candy y la verdad que ya odió a Greg por engañar a Candy y también ya empiezo a odiar a Candy por que mientras mi pobre Terry sufre ella consolando se con Greg ya hasta son novio ya por favor termina con ese teatrito de Greg Candy tiene que enterase de la verdad espero pronto el próximo capitulo

  23. hola lauryn!!!! a mi si me ha caido el 20 de que ya no es la misma candy, es lógico porque ya no es una jovencita. las hormonas se desatan y eso nos pasa a TODOS… las que no lo entienden se me hace que se imaginan a una candy siempre pura y virginal, pero ella no es la virgen maria ni la madre teresa de calcuta, es una joven que vive y sienete de acuerdo a su edad. o a ver a quien a los 18 años no se alborto la hormona e hizo cositas???? que tire la primera piedra.

    yo te apoyo lauryn con la forma en que nos expones a esta candy y auqneu si, es cierto que no nos guasta como se va a refugiar a los brazos de greg y dejo a terry sin aclarar las cosas pues es una fase, y me imagino que ya vendra la otra fase en la que candy recapacita y aprende de sus errores. son experiencias de la vida.

    espero ya con ansias el siguiente capi. saludos lauryn y besitos a tu pequeñin.

  24. nononono…. Espero q se solucione esto yaa…. No me gusta la actitud de candy espero q terry no sufra mas dioss…… Bueno saludos lauryn y besos a tu baby.

  25. jajajaja ya las orejas te deben de llegar por las rodillas!!!! Sigo en coma…

  26. SI, ZUCASTILLO!! JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA ME LLEGAN HASTA LAS RODILLAS DE TANTOS JALONES PERO ESPERO QUE EL PROXIMO CAPITULO CALME LAS PASIONES Y LAS AGRESIONES Y LE DEN UN MERECIDO DESCANSO A MIS OREJITAS JAJAJAJAJAJAJAJJA.

    PERO NO SABES, IGUAL LO DISFRUTO PORQUE SÉ QUE LES PROVOCO SENTIMIENTO ENCONTRADOS Y TOCO FIBRAS SENSIBLES, ME DOY POR BIEN SERVIDA COMO ESCRITORA PUES LO QUE ESCRIBO LES LLEGA Y YA SE NOTAN LAS REACCIONES, SEAN POSITIVAS O NEGATIVAS. LES AGRADEZCO MIL QUE ME ACOMPAÑEN EN ESTA AVENTURA.

    Y ESPERO QUE PRONTO SALGAS DEL COMA QUERIDA ZU!!!! SALUDITOS Y BESITOS PARA TI.

    YA MAÑANA HAY CAPI NUEVO.

  27. DIANA IRIS: QUE LINDA, GRACIAS POR TUS PALABRAS DE APOYO!!!!! ME MOTIVAN MUCHO. Y EFECTIVAMENTE ESTO ES SOLO UNA FASE DE “COMETER TONTERIAS” QUE YO CREO TODOS HEMOS TENIDO ALGUNA VEZ. PERO YA VENDRA LA FASE DE ENTRAR EN RAZON Y LAS COSAS VUELVAN A SU SITIO.

    HAY MUCHAS SORPRESITAS AUN. YA LO VERAN…

  28. ya listo el capi 31??? no aguanto la esperaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

  29. Estoy en la espera del capítulo 31

  30. mmmmm todavia no hay capi nuevo…..mmmmm a seguir esperando. urge plis!!!!!!!!!!

  31. No no no todavía no salgo d mi asombro llevo 3 días leyendo los 2 últimos capítulos y no puedo creer q candy actuará d esa manera una cosa s q haya perdido la memoria y otra q no piense bien las cosas irse así nada más y con l odioso de gregal noooo pero espero compongas todo Lauryn no quiero ver sufrir a mi Terry

  32. estoy contigo Zuzet !
    Pero esq candy que le pasa me dan ganas de estar en esa historia sacudirla hasta que reacciones, ella no es asi , se que perdio la memoria pero uno no olvida la forma de ser pueden ser los sentimientos pero la forma , bueno ya que chaito espero elsig capi

  33. voy por el siguiente la verdad estoy en shock

Leave a Reply

Your email address will not be published.