Home / Fan trabajos / Primavera Otra Vez Capitulo 29

Primavera Otra Vez Capitulo 29

PRIMAVERA OTRA VEZ”

CAPITULO 29  ¿TE ALCANZARE, CANDY?

 

El corazón de Candy estaba hecho trizas después de haber leído esas devastadoras palabras en unas intrigantes cartas. Cartas que no eran de Terry, sino de Greg. Excepto por aquel pequeño mensaje que una chica del Moulin Rouge había metido en el bolsillo de su saco y que él, lamentablemente, no había visto sino hasta ahora. Aquel mensaje en el que se le llamaba “sexy castaño” y había causado el gran malentendido.

En el auto que conducía Phillipe  hacia el puerto de South Hampton, ella iba llorando y su mente pensaba en mil cosas, todas ellas, producto de una mentira, un mal entendido.

-ya no llores, Candy ¿Qué te habrá hecho Terry para que estés así? – le dijo Greg.

-¿Qué pasa? alguien por favor explíqueme que sucede. ¿Por qué estás así, Candy? ¿Y porque estas aquí? – Phillipe no entendía nada.

Candy empezó a llorar más intensamente. Ya no quería seguir recordando esas infames cartas.

-Candy descubrió que Terry la engañaba… no preguntes más Phillipe, ella se siente muy mal en estos momentos. Vendrá con nosotros al Mauretania y a América.

-¡¿Qué?! ¡No lo puedo creer!. Si de alguien estaba seguro de que sabía amar con toda el alma era de Terry. Debe haber algún error, ¡me es inconcebible!

-pues nos engañó a todos. ¡Gran actor resultó ser!…- Greg estaba muy enojado, pero en el fondo, se sentía feliz, pues por fin tendría la oportunidad de demostrarle a Candy cuanto la amaba. Estaba decidido a conquistarla.

-ya no hablen más de él se los ruego… – dijo Candy con las pocas fuerzas que tenía.

-está bien, lo siento. Pero tengo que decirte que no debiste haber salido huyendo de esta manera. Debiste hablar con él y enfrentarlo. Quizás hay algún mal entendido y tú estás actuando precipitadamente. Lo puedes lamentar después, Candy – dijo Phillipe.

Candy pensó por un momento en las palabras de Phillipe, pero en cuanto recordaba las cartas y la conversación que tuvo Terry con Greg, sobre Susana, concluía que no había lugar para el error.

-ya no la atormentes más, Phillipe.

-si tú realmente amaras a Candy tanto como dices, Greg, deberías hacerla volver para enfrentar a Terry. Eso es lo que corresponde hacer a un verdadero amigo. Es más…. – un fuerte rechinido de llantas se escuchó cuando Phillipe frenó abruptamente.

Phillipe dio vuelta al auto para regresar. No pretendía parar sino hasta llegar de nuevo con Terry.

-¿Qué haces? – preguntó Greg desconcertado.

-lo correcto…

-¡no, Phillipe, por favor!, no me hagas volver, te lo ruego…. – suplicó ella con lágrimas en los ojos.

-¡Candy!…. – Phillipe la miró por el espejo retrovisor pero no detuvo el auto, siguió su curso.

-Phillipe, si realmente me aprecias y eres mi amigo, entiende que no quiero volver a ver a Terry. Me ha herido profundamente y no quiero ser su burla. No lo soportaría. Tengo razones de peso para pensar que estoy en lo correcto. Terry me engañaba con otras mujeres, no una, ni dos, sino tres, ¡tres mujeres más! …Siempre fue un mujeriego y los mujeriegos nunca cambian… por favor, da la vuelta. Tenemos que llegar a South Hampton. Tengo que alejarme de él – fue firme.

Phillipe y Greg se sorprendieron en gran manera al escuchar que Terry tenia otras tres mujeres, no lo podían creer.

De pronto Phillipe frenó el auto otra vez y se quedó pensando un momento. Pensaba que si lo que decía Candy era cierto, entonces debía dar vuelta y alejar a Candy del hombre que la hirió. Pero por otro lado, se le hacia imposible pensar que Terry  pudiera engañar de una forma tan infame a Candy y sin que nadie sospechara nada. Había un fuerte conflicto en su conciencia. Algo le decía que el amor de Terry por Candy era sincero, y que él no podía haberla engañado. Pero Candy afirmaba lo contrario. ¿Qué debía hacer?

-¿Por qué te detienes, Phillipe? – preguntó Greg.

-es que… no lo entiendo. ¿Cómo pudo Terry engañar a Candy con otras tres mujeres y sin que nadie sospechara?  Él vivía contigo, Greg. ¿No notaste algo extraño en su conducta?

-¿a que te refieres?

-¿notaste si Terry salía por las noches, si llegaba tarde o si mandaba notas y cartas a escondidas? o si se le veía muy cansado… tener tantas mujeres no ha de ser sencillo…

-no,  la verdad es que no noté nada extraño.

-¿entonces como pudo pasar? aquí hay algo raro…

-pues para mi todo está muy claro. Encontré cartas de esas mujeres…

-¿cartas? – preguntó Greg. – ¿y que decían?

-¿porqué quieres torturarme así? ya no quiero recordar esas malditas cartas, ¡quiero irme! no quiero estar siquiera en el mismo continente que él ¿no lo entienden?

-Candy… ¿estas segura que quieres seguir adelante con esto?

-si, Phillipe. Completamente.

-está bien, Candy. Será como tú digas. Solo espero que no estés tomando la decisión equivocada…

Phillipe dio vuelta al auto nuevamente y continuaron su camino hacia South Hampton. En la negrura de la noche.

Mientras, en el castillo, Terry estaba como loco buscando a Candy. Había preguntado a todo el mundo si la habían visto y nadie supo decirle nada. Incluso Paty, Flammy, Ronie, Hanz y Jaques estaban ayudando a buscarla.

-nada… es como si se la hubiera tragado la tierra – dijo Ronie.

-¿Cómo pudo haber desaparecido tan de repente? – dijo Paty.

-Terry, ¿donde fue la última vez que la viste? – preguntó Hanz

-en el despacho, íbamos a subir a mi recamara a buscar un telegrama que recibí de Albert y la señorita Pony, pero Greg nos interceptó, quería hablar conmigo para despedirse. Fui al despacho con él y le pedí a Candy que subiera a mi cuarto y buscara el sobre en mi…

Terry de pronto se quedó cayado, recordó la nota que había en su saco de una mujer del Moulin Rouge. ¿Y si Candy la había encontrado? ¿Y si la leyó? Sus ojos se abrieron muy grandes ante el miedo que le provocó esa posibilidad.

-¿Qué tienes, Terry? te pusiste pálido de pronto – dijo Flammy.

-no…no puede ser eso… ¡No!

Terry salió corriendo sin dar explicaciones a nadie. Los demás fueron tras de él sin entender a que se refería.

Subieron hasta la recámara y vieron a Terry parado frente al escritorio, tenía unos papeles en sus manos. Leyó la nota que Candy dejó para él.

“Hubiera preferido no haber despertado del coma nunca si esto era lo que el destino me tenía preparado. Conocerte no fue mi suerte sino mi ruina. ¿Qué te hice yo para que jugaras así conmigo?

Ahora comprendo cuando te dije esas palabras después de nuestro primer beso en Escocia: “eres malo para mi, pero no para las mujeres”. Nunca cambiaste, sigues siendo un mujeriego. Quédate con ellas y no vuelvas a buscarme. ¿Por qué tuve que enterarme de tus amoríos de esta manera?….Adiós Terry. Me voy con el corazón destrozado por tu infamia. No quiero saber de ti ni escuchar tu nombre nunca más.”

Terry sintió que su mundo se desplomaba al leer esa nota. Luego leyó las demás cartas y entonces supo lo que Candy debió haber supuesto.

-¡No!….

Terry gritó de desesperación, se llevó las manos a la cabeza y luego, en un arrebato, tiró todo cuanto había encima del escritorio, golpeó fuertemente la pared y finalmente cayó de rodillas. Abatido.

Paty levantó los papeles que él había dejado caer y los leyó también, para saber porque se había puesto así.

-¡¿pero que es esto?! Terry…. ¿es cierto? – Paty también llegó a la misma conclusión que Candy.

-¡como puedes dudarlo! yo la amo y nunca le sería infiel…

Los demás pusieron cara de asombro, no entendían nada.

-¿pero entonces? aquí hay una nota que dice “sexy castaño” ¿acaso hay otro?

-esa nota la debió haber dejado una de las chicas cuando fuimos al Moulin Rouge, ¡pero yo no tuve nada que ver ni con ella ni con ninguna otra!… esto debe ser una pesadilla…- Terry no salía del shock aún, se negaba a aceptar la realidad.

-si, eso nos consta – dijo Jaques

-pues aquí hay un telegrama de Susana y dice “mi amor”…¿acaso no habías terminado ya con ella?

-esas cartas son de Greg. Él y Susana se hicieron novios antes de venir a Europa.

-¡No puede ser!… Entonces Candy leyó estas cartas y pensó…

-pensó lo peor… y se fue con el corazón destrozado. Ha de estar sufriendo mucho y pensando que soy un canalla. ¿Por qué el destino se empeña en impedir nuestra felicidad?…esto debe ser una pesadilla, ¡tiene que ser solo un mal sueño!

-Párate Terry – le ordenó Hanz – no te derrotes sin luchar. ¿Acaso quieres perderla de nuevo?

Terry escuchó a Hanz y le dio la razón. No se quedaría con los brazos cruzados. Iría a buscarla para aclararle todo.

-Tienes razón. No debo perder más tiempo, debo ir a buscarla… – Terry se puso de pie.

-¿pero a donde se habrá ido? – preguntó Paty.

-seguramente se fue con Greg… – intuyó Terry – ¡como pudo hacerme esto!… lo noté muy extraño. Me preguntó en tono agresivo si realmente me importaba lo que le pasara a Candy. Ella debió haberle contado.

-pero si se fue con Greg y Phillipe… ¡Dios mío! – Exclamó Flammy – tienes que ir a South Hampton cuanto antes, Terry. ¡Phillipe me dijo que el Mauretania zarpa por la madrugada y ya es media noche. ¡Tienes que darte prisa!

-¡¿Qué?! ¿Zarpa por la madrugada? ¡Me tomará al menos 5 horas llegar al puerto! debo irme de inmediato…- Terry salió como alma que lleva el diablo sin perder ni un segundo mas.

-¡espera Terry yo voy contigo! – dijo Hanz -perdón por dejarte Paty, pero debo…

-¡esta bien, corre!….

Hanz salió corriendo detrás de Terry. Afortunadamente lo alcanzó y ambos subieron a un auto. Terry manejaba como loco, lo más a prisa posible.

-¡vamos, vamos, aprisa! – hablaba para sí mismo – debo llegar a tiempo… Candy, no debes irte así…

Las horas transcurrieron en agonía para Candy y Terry aunque de distinta manera.

A las 4:30 de la madrugada Greg, Phillipe y Candy habían llegado ya a South Hampton, fue un largo viaje desde Escocia.

Greg habló con el capitán del barco para ofrecer sus servicios, así como los de Phillipe y Candy. El Capitán no lo pensó mucho, les hacía falta personal pues fueron muy pocos los que se habían ofrecido como voluntarios por temor a los ataques de los submarinos alemanes. La guerra se estaba poniendo cada vez peor en el mar.

Fue así que Candy abordó nuevamente el Mauretania.

A las 5 de la mañana ya todos estaban a bordo del barco y las amarras se soltaron. Estaban zarpando.

Candy dejó escapar un suspiro al ver hacia el muelle. Muy dentro de ella esperaba ver a su amado, diciéndole que todo había sido un error y abrazándola fuertemente. Pero ella solo confiaba en lo que había leído y el corazón se le volvía a estrujar dolorosamente. El dolor era lo único que le había quedado de aquel viaje que había empezado feliz.

 

Unos minutos después, Terry y Hanz llegaron al puerto, pero con horror vieron que el barco ya había zarpado, no tenía mucho tiempo pues aún lo veían a la distancia.

Terry subió hasta la plataforma de abordaje y vio como ese barco se llevaba al amor de su vida.

Sintió que la soledad y la desesperanza lo embargaban. Sintió que su corazón se quedaba doliente y sangrante de nuevo. Se sintió destrozado.

Al ver el barco alejarse cada vez más y más solo pudo hacer una cosa.

-¡Candyyyyyyyyyyy! – Gritó con todas sus fuerzas, con toda su alma. Luego cayó rendido, llorando.

En el barco, ella estaba en la popa mirando como se alejaba de Inglaterra y de Terry. Recordaba todos los hermosos momentos que pasó con él en Paris, en Londres y en Escocia. No pudo más que derramar lágrimas de dolor. Entonces escuchó su nombre como un eco.

-tanto pienso en él que hasta creo escuchar que me llama…, Terry, no sé si podré olvidarte. ¿Cómo haré para vivir con este dolor cada segundo de mi vida?…

Candy se dejó caer, lloraba amargamente. Sentía que todo su ser clamaba por un poco de compasión y consuelo.

Greg llegó a su lado y se sentó junto a ella. Le ofreció su hombro para que derramara allí todas sus lágrimas de dolor.

Candy se aferró a él como si éste fuera su tabla de salvación en medio de las profundas aguas del dolor.

A Greg se le partió el corazón de verla así. No quería verla sufrir, quería verla sonreír y ser feliz. ¿Acaso Phillipe tenía razón? Era su obligación como amigo ayudarla en esos momentos difíciles, más aún si la amaba con toda el alma. Pero su egoísmo no le permitió ver más allá y decidió alejarla de Terry en lugar de buscar un acercamiento entre ellos para aclarar las cosas.

-Candy, siempre estaré a tu lado para ser tu refugio. Yo voy a protegerte de todo daño, confía en mí…. – Greg acariciaba su pelo y la abrazaba fuertemente.

En el muelle, Hanz se acercó a Terry y sintió pena al verlo tan solo y triste. Él también se sentía triste de ver a su querida amiga irse con una mala impresión y con el corazón deshecho.

-Terry… lo lamento mucho…

-¿Por qué Hanz? ¿Por qué se fue así sin hablar conmigo antes? crei que había mucha confianza entre nosotros, hasta juramos que ante cualquier problema o mal entendido lo hablaríamos antes de actuar. ¿Por qué no lo hizo?

-no lo sé, Terry. Pero supongo que la evidencia fue muy contundente para ella, no sabia que las cartas eran de Greg. Incluso Paty pensó también lo mismo. El dolor nubló su juicio y no lo pudo soportar. Creo que es normal alejarte de lo que te hace daño….

-¡ahhhhhhgh! – Terry golpeó con toda su fuerza un poste de madera y su puño, ya lastimado, sangró.

Su ira, su coraje, su dolor, su desesperación estaban a punto de explotar dentro de él. Solo así pudo liberar un poco sus emociones, luego de lo cual la desesperanza se apoderó de su ser.

-yo tampoco puedo más… desde que nos conocimos todo el universo conspira en nuestra contra para separarnos. Tal vez nos estaba diciendo que no debíamos estar juntos… ya me cansé de luchar, Hanz. Ya no me quedan mas fuerzas…

-no digas eso, Terry. Nada ni nadie conspira contra ustedes. Son solo sucesos que se han dado, pero no es el destino. Tienes que ser fuerte y seguir luchando, ella te ama. Te ama tanto que el dolor que le causó enterarse de lo que decían esas cartas le destrozó el corazón y se fue huyendo. Trata de ponerte en su lugar ¿Cómo habrías reaccionado tú?

-no habría huido…

-¿ah si? ¿Y entonces que fue lo que hiciste cuando te enteraste que Greg y Candy se habían besado? también huiste porque te sentiste herido y traicionado. ¿Ya se te olvidó que estabas a punto de irte, maleta en mano, cuando nosotros llegamos a detenerte?

-pero ese beso fue real, no un mal entendido.

-Candy también pensó que lo de las cartas era real, que eras tú el que la había traicionado con otras mujeres. ¿Lo ves? es lo mismo, bueno, en este caso le doy la razón a Candy porque debió haber sido devastador encontrar esas cartas de tres mujeres diferentes.

-no lo sé Hanz. No sé que pensar…

-ya no tiene caso seguir aquí. Regresemos.

Hanz y Terry tomaron el auto y regresaron.

-No quiero volver a Escocia – dijo Terry.

-¿y a donde quieres ir?

-quiero regresar a Londres. Quiero estar solo.

-pero estar solo no te ayuda en este caso. Mejor regresemos con tus padres y tus amigos.

-¡te he dicho que no quiero volver allá! O me llevas a Londres o me bajo aquí mismo y me voy por mi cuenta.

-está bien, Terry. Te llevaré a Londres…

Hanz se sentía impotente. No sabía que más hacer para ayudar a Terry.

El trayecto a Londres se hizo eterno. No volvieron a pronunciar ni una palabra hasta que llegaron.

-Terry… ¿quieres que me quede contigo unos días?

-no, no es necesario. Voy a estar bien, además Paty te espera.

-pero tu me preocupas más en estos momentos.

-gracias, Hanz, eres un buen amigo. Pero quiero estar solo. No te preocupes por mí, no voy a hacer una locura.

-está bien. Cuídate por favor. Espero que te encontremos mejor cuando volvamos de Escocia.

-si

-hasta luego, Terry.

-hasta luego.

Hanz se despidió de Terry pero tuvo un extraño presentimiento. No estaba seguro de dejarlo solo, pero no podía hacer nada más por él.

Hanz volvió a conducir otras 5 horas más de vuelta a Escocia. Estaba cansado.

Los demás ya habían puesto al tanto a Eleanor y Richard sobre lo sucedido y ellos estaban muy preocupados y tristes.

Cuando Hanz llegó, todos salieron  a su encuentro.

-¿Qué ha pasado? ¿Y Terry? – preguntó Eleanor.

-lamentablemente no llegamos a tiempo. El barco acababa de zarpar y Terry lo vio alejarse, llevándose todas sus esperanzas y sus fuerzas. Después de eso quiso que lo llevara a Londres. Quería estar solo, así que no pude hacer nada más y lo dejé en el castillo.

-tenemos que regresar, Richard.

-si, pero esperemos un poco más. Terry necesita estar solo un momento. Mañana temprano regresaremos, mi amor. Ten paciencia.

-Candy…ella me preocupa – dijo Paty – ¡todo esto parece una pesadilla!

-¿Por qué no pueden ser felices juntos, Dios mío? – Eleanor lloraba al sentir en carne propia el dolor de su hijo.

-¿pero no habrá algo que podamos hacer? – preguntó Flammy.

-tal ves podamos mandar un telegrama al Mauretania para comunicarnos con Candy – sugirió Jaques.

-¡Eso es! – Exclamó el Duque esperanzado – enviaré un telegrama para Candy. Aunque… el Mauretania es un barco hospital ahora, eso está fuera de mi influencia. Espero que le hagan llegar el mensaje.

-hay que intentarlo, ya no hay nada que perder – dijo Ronie.

-en cuanto regresemos a Londres iré a mandar el mensaje – dijo el Duque.

-también hay que avisar a la familia de Candy que ella va para América y explicarles lo sucedido, tal vez ellos también nos ayuden a juntarlos de nuevo.

-si, es una buena idea – afirmó Paty – estoy segura que Albert, Archie y Annie nos ayudarán.

La esperanza no moría para todos los seres queridos de Candy y Terry. Ellos harían hasta lo imposible por volver a verlos juntos.

El día que tuvieron que esperar para volver a Londres y darle su espacio a Terry fue eterno, pero finalmente llegó el momento de despedirse de Escocia y regresar al castillo.

A la una de la tarde ya estaban en Londres. Entraron al castillo y Eleanor corrió a buscar a Terry. Tocó la puerta de su habitación pero no escuchó respuesta. Decidió entrar.

-¿Terry? – Eleanor vio la recamara vacía y la cama hecha.

Pero no fue lo único que vio. También notó una carta que estaba puesta sobre la cama. Eleanor se acercó a tomarla con mucho miedo. Leyó:

“Papá, mamá,

El dolor que siento es tan grande que no puedo quedarme con ustedes y arruinarles su felicidad.

No tengo fuerzas para seguir luchando, apenas las tengo para mantenerme vivo y seguir respirando. Sé que me dirían que no me de por vencido pero en estos momentos no puedo ver la luz al final del túnel.

He decidido irme de viaje, aún no sé a donde. Necesito estar solo y despejar mi mente de tantos pensamientos negativos. Estaré bien. No se preocupen por mí. Les estaré escribiendo desde donde me encuentre.

No sé cuando regresaré. Pero lo haré.

Los amo.

Terry”

-oh, hijo…. ¡Cuánto debes estar sufriendo!

Eleanor bajó con la carta de Terry para informarles a todos.

-se ha ido…

-¿Cómo que se ha ido? ¿A dónde? – preguntó Richard.

-no lo sé. Dejó esta carta.

Richard tomó la carta y la leyó en voz alta para que todos escucharan.

Cuando terminó, solo caras tristes se notaban entre todos.

-no debemos rendirnos. Aunque Terry haya decidido no luchar en estos momentos, nosotros no debemos dejar de hacer todo lo que podamos para ayudarlos.

-tiene razón, señor – dijo Jaques – yo volveré ahora mismo a Paris y estaré intentando todos los días comunicarme con Greg. Quizás si el capitán no quiera recibir mensajes para una humilde enfermera, los quiera recibir para uno de los médicos a bordo.

-es una gran idea, jaques. Agradezco mucho tu ayuda.

-no hay nada que agradecer. Es lo menos que puedo hacer por Candy. La aprecio mucho y quiero que vuelva a ser feliz.

-se me ocurre algo – añadió Ronie.

-¿Qué cosa?

-es posible que Candy le haya dicho a Greg sobre las cartas y él, a sabiendas de que eran suyas, se lo haya ocultado por egoísmo.

-¿egoísmo? – preguntó Paty

-si. Porque Greg está enamorado de Candy y es posible que haya visto su gran oportunidad de conquistarla ahora que ella se desilusionó de Terry.

-no, no puedo creer que sea capaz de tal infamia – dijo Eleanor.

-Yo conozco a Greg – intervino el Duque – y sé que ama a Candy sinceramente y que quiere verla feliz. Me parecería absurdo que ahora se comportara como un patán y fuera capaz de ocultarle tan importante información a propósito… sin embargo, un hombre enamorado es capaz de todo por conquistar el corazón de la mujer deseada. Me parece que en esta ocasión no podremos confiar mucho en él.

-por eso sugiero que le envíen los mensajes al doctor DeGaulle – dijo Ronie.

-¡si! – Asintió Flammy – Phillipe es un hombre integro y justo. Estoy segura de que él sabrá hacer lo correcto.

-me parece bien. Entonces habrá que mandarle esos telegramas a Phillipe. Te lo encargo mucho Jaques.

-claro, señor. Pues entonces me voy. Y si me lo permiten, también le mandare un telegrama al señor Andry para ponerlo al tanto de todo.

-te lo agradezco, Jaques. Pero prefiero mandárselo yo mismo – dijo el Duque – creo que es momento de que el señor Andry y yo nos pongamos en contacto para que entre los dos pensemos en algo más para ayudar a Candy y a mi hijo.

-está bien.

-pediré que un chofer te lleve al puerto para que tomes el Ferry de vuelta a Francia. Te agradezco mucho tu apoyo en este asunto, Jaques.

-señor, yo también quisiera regresar ya a Paris. Agradezco mucho todas sus atenciones pero ya no tiene caso seguir aquí – dijo Ronie.

-siendo así, yo también quisiera ya regresar – añadió Flammy.

-es una pena que se vayan tan pronto. Pero entiendo – dijo el Duque – fue un placer conocerlos. Me da mucho gusto que mi hijo tenga tan buenos amigos.

-ustedes se quedan, ¿no es así? – preguntó Eleanor a Paty y Hanz.

-yo debo regresar a buscar a mis padres en Alemania, los traeré a Londres por fin. – dijo Hanz

-entonces hay algo que quiero darte…

El Duque fue a su despacho y volvió con unas llaves.

-ten, Hanz. Son las llaves de una pequeña casa. Ahora que tu padre esté en Londres dile que venga a verme para ponernos de acuerdo sobre el trabajo. La casa es una prestación. Es parte de su sueldo al trabajar para mí.

-es usted muy amable, señor. Muchas gracias.

-de nada. Espero que no tengan problemas para salir de Alemania.

-eso espero…

-pues yo regresaré a casa, con mis padres. Ya me deben estar extrañando mucho – dijo Paty.

-parece que nos quedaremos solos otra vez, querido – dijo Eleanor a Richard.

-Espero que vengan a visitarnos de vez en cuando. Ésta siempre será su casa y serán muy bien recibidos.

-gracias – respondieron todos.

De esa forma todos se prepararon para volver a sus respectivos lugares. Comieron por última vez en el esplendido castillo y luego se marcharon.

 

En el Mauretania, Candy estaba ya de lleno en sus ocupaciones. Era apenas el primer día en alta mar y ya habían recibido heridos. Un buque de la Real Flota Naval Británica había sido alcanzado por un torpedo y los pocos que lograron sobrevivir fueron rescatados y llevados al Mauretania para ser atendidos.

Aunque era eficiente y dedicada en su trabajo Candy no dejaba de pensar en Terry y en lo mucho que aún lo amaba, a pesar de todo.

De vez en cuando se daba una escapada para refugiarse a llorar en algún rincón apartado y oculto. Greg se daba cuenta de esas escapadas pero prefería dejarla sola, era necesario para ella.

Phillipe también se daba cuenta de todo y se sentía muy triste por ella. Deseaba poder hacer algo para ayudarla.

Cuando cayó la noche todos se fueron a descansar. Esa noche no le tocaba guardia a Candy.

A pesar de estar cansada no podía conciliar el sueño entre el llanto y el dolor. Salió de su camarote y llegó hasta la popa del barco. Miró a las estrellas, el cielo era una bóveda celestial de infinita belleza, pero ni la más hermosa estrella podía hacerla olvidar el dolor.

Se quedó allí toda la noche, solo cubierta con una gruesa cobija pues hacía mas frio en alta mar, aunque aún era verano.

Por la madrugada, antes de que salieran los primeros rayos del sol, Greg llegó hasta ella, sabía que la encontraría en algún lugar de la cubierta.

-Candy… te has quedado aquí toda la noche.

-¿eh? – ella despertó

-¿Qué haces aquí, Candy?

-no podía dormir encerrada en ese pequeño camarote, sentía que me asfixiaba…

-pero no es lo pequeño del camarote lo que te asfixia… es el profundo dolor que aún no te abandona…

Candy empezó a llorar de nuevo.

-no puedo… no puedo dejar de amarlo a pesar de su traición. Ya no tengo fuerzas para seguir adelante, Greg… quiero morir…ya no soporto este dolor que me parte en mil pedazos el alma.

Greg no pudo evitar sentirse tocado por el dolor de ella. Una lágrima resbaló por su mejilla. Se acercó para abrazarla de nuevo.

-Candy, tu eres fuerte. Eres como la marea, con altas y bajas pero siempre constante y poderosa. Puedes sobreponerte al dolor, Ya lo has hecho antes y debes hacerlo ahora.

-esta vez no creo poder hacerlo, ya no tengo fuerzas. Ya no puedo ver la luz al final del túnel… todo es oscuridad.

-te equivocas, Candy. La luz siempre estará ahí. Por mas oscuridad que te parezca que haya a tu alrededor, no es eterna. ¡Levántate, mira!

La ayudó a ponerse de pie y contemplaron el horizonte.

-cuando más oscura está la noche y cuanto mas eterna parezca…. mira, siempre sale el sol…

Candy observó el maravilloso espectáculo de los primeros rayos del sol apareciendo por el oriente. La oscuridad se iba aclarando poco a poco y el mar reflejaba los rayos haciendo aparecer millones de brillos en la superficie del agua. Por primera vez, Candy sintió un poco de calidez y paz en su corazón.

-mira como sale el sol en medio de la oscuridad, Candy. También sale para ti y te abriga para darte calor y esperanza. Nunca pierdas la fé. Este dolor tan grande se irá disipando poco a poco, como la oscuridad, y llegará el día en que puedas observar el sol con fuerzas renovadas. No debes dejarte vencer, Candy. Tal vez Terry no era el hombre con el que debías estar. Pero yo te ofrezco todo mi amor, y  nunca te fallaré… te amo. Déjame ayudarte a olvidarlo. Déjame darte todo mi amor, déjame cuidarte y ofrecerte mis brazos cuando los necesites… quiero ser el hombre que te haga feliz de ahora en adelante.

-Greg yo…

-shhh, no digas nada. Sé que es muy pronto aún. Solo permíteme demostrarte que puedo amarte mucho más y mucho mejor que él. Dame una oportunidad y lo verás.

Candy se sintió como cobijada por las dulces palabras de Greg y se sintió mejor. Así que sin pensarlo demasiado le respondió:

-si, Greg. Quiero que me ayudes a olvidarlo. Ayúdame a ver de nuevo el amanecer en mi alma – fue un tonto impulso.

-¡Candy! – Greg no podía creer lo que estaba escuchando. Su corazón brincó de felicidad.

Greg acarició la mejilla de Candy y secó sus lágrimas con delicadeza. La miró a los ojos y se acercó lentamente para besarla. Candy no se movió. Se sentía bien con Greg y permitió que él la besara. Cuando sus labios se tocaron suavemente ella cerró los ojos. Imaginó que eran los labios de Terry los que la besaban y una lágrima escurrió de nuevo de sus ojos.

Greg no vio esa lágrima que salió. Solo sintió el maravilloso beso que estaba dándole a la mujer de su vida. Cuando se separaron sus bocas el la abrazó con todo su amor. Se sentía muy feliz.

El sol ya estaba iluminando mas y Candy se dio cuenta de que estaba solo vestida con su camisón y una cobija.

-debo irme. Pronto todos estarán despiertos.

-te acompaño a tu camarote.

-si, gracias.

Greg dejó a Candy en la puerta de su camarote y se fue. Ella, ya estando a solas, analizó lo que había sucedido.

-Greg no se merece que solo lo utilice para olvidar a… -no quiso pronunciar ese nombre – pero es tan cálido que realmente me hace sentir bien. Creo que me daré una oportunidad con él. Tal vez él si sea el verdadero hombre de mi vida…

Mientras esto sucedía, en otro barco Terry se encontraba surcando las aguas del océano índico. Había resuelto hacer un largo viaje por las exóticas tierras de la India. Quería intentarlo todo para tratar de olvidarla o encontrar las fuerzas para volver a luchar.

Tres días transcurrieron. El Mauretania había recibido numerosos mensajes por telégrafo, unos para una enfermera llamada Candy, y otros para un medico llamado Phillipe DeGaulle. El capitán ya se había cansado de decirles que su barco no era un crucero. No estaba dispuesto a volverse recadero de nadie. El telégrafo era solo para asuntos oficiales y urgentes les había respondido una y otra vez, pero los mensajes no cesaban.

Al cuarto día, apenas empezaban las labores, nuevamente llegaron varios mensajes. El Capitán estaba cansado y harto de responder que no.

-esto no puede seguir así. Solamente están interfiriendo en nuestra red de comunicación. Si algún mensaje urgente quisiera ser enviado no podríamos recibirlo por tanta interferencia…. Está bien, toma el mensaje para ese doctor Phillipe De Gaulle – le ordenó al telegrafista a bordo.

-si, capitán.

Cuando el telegrafista estaba avisando a la oficina de Paris de que recibirían el mensaje para el doctor De Gaulle, Greg llegó. Buscaba al capitán para informarle de algo sumamente importante y grave.

-capitán, necesito informarle algo muy urgente…

-“Las cartas que leyó candy eran de Greg. Todo ha sido un mal entendido. Debes aclarárselo. Atte.: Jaques”. –era el mensaje que estaba transcribiendo en una hoja de papel el telegrafista y lo dijo en voz alta.

Cuando Greg escuchó el mensaje de pronto todo tuvo sentido. ¡Las cartas! Candy había mencionado unas cartas como prueba de la infidelidad de Terry. Ahora entendía todo. ¿Pero que haría?

En los últimos días, él había logrado avances con Candy y no quería arruinar esa oportunidad que la vida le brindaba. Pensó que por algo pasaban las cosas y ahora le tocaba a él la oportunidad de ser feliz y conquistar a Candy.

-dígame doctor, ¿que es eso tan urgente que tiene que decirme? – dijo el capitán.

-oh si… – estaba pensando aún en el mensaje para Phillipe – Capitán, me temo que acabamos de descubrir un brote de tuberculosis y tendremos que poner en cuarentena a varios de los heridos y hacer unos análisis a todos a bordo para saber si se han infectado. Pero lo más urgente es empezar a usar cubre bocas cuanto antes. ¡Todos, sin excepción! También debe convocar a una reunión para informarles de las medidas sanitarias que debemos tomar. Es muy importante crear un cerco sanitario lo antes posible para evitar una epidemia a bordo.

-¡Santo Dios! esto no me lo esperaba…Gracias por avisarme, doctor. Convocaré la junta en este momento. ¿Hay suficientes cubre bocas?

-si, ya revisamos el inventario y hay suficientes. Eso no será problema.

-bien. Pues empiece a repartir los cubre bocas y en 20 minutos nos veremos en el salón principal para hacer el anuncio.

-si, capitán. Por cierto, yo soy amigo del doctor DeGaulle, si quiere yo le hago llegar ese mensaje… escuché cuando lo recibían.

-está bien. Aquí tiene. Y dígale por favor que el telégrafo no es para asuntos personales. Es la única vez que aceptaré tomar un mensaje de esta índole.

-si, capitán, se lo haré saber. Bueno, me retiro. Y por favor si alguien empieza a toser, que de inmediato suba a cubierta, se lave las manos y que permanezca fuera de contacto con las demás personas hasta que un médico llegue a revisarlo.

-como usted diga, doctor…

Greg salió del cuarto de transmisiones con el mensaje en las manos y estuvo pensando y pensando qué hacer, finalmente decidió romper la nota y no decirle nada a Phillipe. Pensó que la oportunidad de Terry ya había pasado y ahora era la suya.

Greg corrió a buscar a Candy y ofrecerle el cubre bocas, ella fue la primera en recibirlo. Él no dejaría que nada le pasara.

Candy y Greg estaban empezando una relación de amigovios. No eran formalmente novios aún, pero se trataban de forma cariñosa, incluso ya se besaban de vez en cuando. Pero eran besos muy simples, sin pasión ni sentimiento, al menos de parte de Candy. Siempre era Greg el que buscaba sus labios y ella solo se lo permitía. Aún no olvidaba los besos ardientes de Terry.

Una semana después, el cerco sanitario que implementaron en el barco había resultado. Ya no hubo más brotes de tuberculosis y los que estaban contagiados ya estaban recibiendo tratamiento. Pero aún usaban los cubre bocas.

Durante esos días, aún había noches en que Candy lloraba y no dormía nada. El desgaste físico se hacía cada vez más evidente. Lucía pálida y demacrada. Greg sabía que ella seguía llorando por la tristeza pero ni así le dijo la verdad. Ya la sentía suya y no iba a permitir que nada ni nadie la alejaran de él.

Cierto día, Candy paseaba por la cubierta a media noche. Sentir la fresca brisa marina le ayudaba a despejar su mente.

El capitán estaba haciendo una ronda y la vio parada en la cubierta. Se acercó a ella para hablarle.

-buenas noches, señorita. ¿Es muy noche para dar un paseo, no lo cree?

-oh, es usted, capitán. Es que no podía dormir y vine a sentir la brisa del mar, es muy reconfortante.

-si, lo es. Pero debe descansar, la veo muy pálida y durante el día trabaja mucho. La acompañaré a su camarote.

-está bien, gracias… – a Candy no le quedó más remedio que regresar.

Cuando estaban por llegar a su camarote, Candy empezó a sentir que le faltaban las fuerzas y su vista se nubló. De pronto se desvaneció.

-¡señorita! – El capitán logró sostenerla antes de que cayera al piso y la cargó – ¡un medico, rápido! – gritó.

En seguida salieron de su camarote varios doctores. Pero Greg, al verla, corrió para ayudarla.

-capitán, este es el camarote de la señorita Candy, hay que acostarla en su cama, ¡pronto!

-si

El capitán acostó a Candy en la cama. En eso, Phillipe también entró al cuarto.

-¿Qué le pasó a Candy, Greg? – preguntó temeroso. No quería ni imaginar que pudiera estar enferma de tuberculosis.

-Phillipe, por favor consigue un poco de alcohol y algodón. Candy se desmayó.

Al capitán se le hicieron familiares esos nombres: Phillipe, Candy, Greg. Eran los que se mencionaba en aquel mensaje que recibieron por el telégrafo.

Phillipe salió corriendo a buscar lo que le pidió Greg y al cabo  de unos instantes regresó.

-por favor, hagan el favor de salir mientras la reviso – pidió Greg.

Incluso Phillipe salió del cuarto. Estando afuera el capitán habló con él.

-¿es usted el doctor Phillipe De Gaulle?

-si, a sus ordenes capitán.

-¿y conoce a esa señorita?

-si, es amiga mía y del doctor Gregory McDowell.

-ya veo. ¿Recibió la nota que le envié con el doctor McDowell?

-¿Qué nota?

-hace una semana recibimos un mensaje por telégrafo para usted y el doctor McDowell se ofreció a entregárselo. Debo decirle que nunca había tomado recados para ninguna persona. Y espero que sea la última vez.

-pero… no entiendo.

-¿acaso ya no se acuerda del mensaje sobre unas cartas? algo así como que hubo un malentendido, que las cartas eran de Greg y que aclarara todo con la señorita Candy… el doctor McDowell dijo que se lo entregaría personalmente ¿no fue así?

Phillipe se quedó atónito ante lo que escuchó del capitán. Greg nunca le dio ese mensaje y sabía la razón. Miró al capitán y le respondió un poco aturdido.

-si… si lo recibí. Ahora lo recuerdo, que distraído soy. Perdón por la molestia, no volverá a pasar.

-muy bien. Bueno, dejo a la señorita en sus manos. Avíseme de su condición en cuanto haya novedades.

-claro, capitán…

Phillipe se quedó pensando en muchas cosas. “Entonces sí fue un mal entendido. Ya sabia yo que Terry no hubiera sido capaz de engañar a Candy. ¡Las cartas que mencionó Candy eran de Greg! …de esas mujeres… ¡pero claro! Greg era el que se notaba desmejorado antes de ir a Londres. Llegaba con la misma ropa al hospital y a veces oliendo a alcohol. Está claro que era él el que tenía amoríos con mujeres en el Moulin Rouge, ¡como no lo recordé antes!

No puedo creer que Greg no le haya dicho nada a Candy, aún sabiendo lo mucho que ella sufre por Terry. Tengo que hablar con él”  pensó Phillipe.

Mientras tanto, en el cuarto de Candy, Greg trataba de hacerla reaccionar dándole a oler un poco de alcohol. En segundos ella despertó.

-¡Candy! ¿Cómo te sientes?

-un poco mareada, ¿Qué me pasó?

-te desmayaste.

-oh, no recuerdo nada.

-Candy, has estado muy desmejorada últimamente. Estás débil y pálida…. acaso…dime Candy, ¿tuviste relaciones con… él?

-¿Qué? ¿Por qué me preguntas eso?

-¿no estarás embarazada, Candy?

-¿queee? – Se estremeció al oír eso – no… no creo.

-¿me dejas revisarte? permíteme tocar tu vientre…

Candy se levantó la blusa, dejando al descubierto su abdomen. Greg empezó a palpar para ver si sentía algún abultamiento, pero se sentía normal.

-Candy, tu sabes bien cuales son los síntomas del embarazo y los cambios que se perciben en el cuerpo de una mujer. ¿Has sentido o visto alguno de esos síntomas?

-bueno, aquí no hay espejos y no he puesto atención a si mi cuerpo se ve diferente. Pero no creo estar embarazada Phillipe. Hace poco tuve mi periodo.

-a veces hay un sangrado por el fijamiento del feto en el útero, suele confundirse con un sangrado a causa de la menstruación.

-pero no lo creo, no me siento diferente. No he tenido nauseas ni vomito.

-de todos modos te haré un análisis de sangre para estar seguros.

-está bien.

-Por ahora descansa. No vengas a trabajar por la mañana. Tomate el día y trata de dormir.

-si.

-Candy… ¿y si estás embarazada? ¿Se lo dirías?

-Greg no me tortures con esas preguntas. Por favor, no quiero ni pensarlo.

-discúlpame. Solo quería saber. Mejor te dejo descansar. Mañana temprano vendré a verte y tomaré tu muestra de sangre.

-si, gracias Greg.

-hasta mañana, linda… – le dio un beso en la frente antes de irse.

Cuando salió de la habitación Phillipe ya no estaba. Había decidido hablar con él por la mañana.

A la mañana siguiente, Greg llevaba sus utensilios para tomarle la muestra de sangre a Candy.

Phillipe ya lo esperaba.

-buenos días, Greg. ¿Cómo está Candy?

-parece que bien, pero… sospecho que pueda estar embarazada y por eso voy a tomarle una muestra de sangre.

-¡embarazada!

-es solo una sospecha. Aunque yo espero que no sea así.

-y si resulta que si está embarazada ¿aún así le seguirás ocultando lo de las cartas?

Greg sintió adrenalina correr por su cuerpo al saberse descubierto, pero trató de disimular.

-¿a que te refieres?

-anoche el capitán me dijo sobre un telegrama para mi. Pero yo nunca lo recibí porque tú no quisiste que se supiera que esas cartas que leyó Candy no eran de Terry, sino tuyas. – Phillipe clavó una mirada severa a su amigo.

-Phillipe, yo…

-no creí que fueras esa clase de hombre, Greg. ¿Por qué quieres tener a Candy a como dé lugar sabiendo que ella ama a otro? ¿No es igual a como Susana trató de retener a Terry? …y no funcionó.

-Phillipe, tu nunca has estado enamorado. No sabes lo que es sentirse feliz a lado de una mujer. Candy es mi vida, yo la amo sinceramente y quiero hacerla feliz.

-pero ella ya era feliz con Terry. Solo que a causa de un gran mal entendido ella cree que fue traicionada por el hombre que ama. Y tú sabes la verdad pero no quieres decírselo. ¿Prefieres verla sufrir todos los días con tal de satisfacer tu egoísmo? ¡Que clase de amor es ese!

-tu no sabes nada Phillipe…

-pero sé lo que es correcto y lo que no. Si Candy realmente está embarazada, ¿serás capaz de dejar a esa criatura crecer sin su verdadero padre?

-no. En ese caso se lo diría.

-entonces sabes lo que tienes que hacer. Hazlo de una vez, Greg. La verdad tarde o temprano sale a la luz. Si ella se entera por otra persona que le mentiste, se sentirá traicionada de nuevo por otro ser querido. ¿Te imaginas el dolor y la desilusión que sentirá? o quizás llegue a odiarte por haberle ocultado la verdad. ¿Lo has pensado?

-no, no lo había pensado… Tienes razón, Phillipe. Hablaré con ella. Solo dame un poco de tiempo.

-pero no demasiado, Greg. Cada día que tú dejes pasar será un día más de sufrimiento para ella.

-gracias por tu consejo, Phillipe. Pero ya debo irme.

-sé un hombre y has lo correcto, Greg. Eres mi amigo y te tengo en alta estima. No me obligues a ser yo quien se lo diga a Candy…

Greg no dijo nada. Le dio la espalda a Phillipe y siguió su camino. Sabía que él tenía razón. Pero ya estaba tan ilusionado con Candy que le costaba trabajo tener que arrojarla a los brazos de Terry nuevamente y quedarse solo.

Llegó a la habitación de Candy y ella le permitió pasar.

-buenos días, Candy ¿pudiste dormir?

-no mucho. La sola idea de poder estar esperando un hijo suyo no me dejó dormir.

-entiendo. Pero lo sabremos muy pronto. Te tomaré la muestra.

Greg hizo su trabajo y sacó cuidadosamente la sangre que necesitaba para el análisis.

A medio día vendré para darte el resultado. Mandaré que te traigan el desayuno. Descansa Candy.

-gracias Greg. Eres muy bueno conmigo.

-no me agradezcas….no me lo merezco – dijo en voz baja esto último y se fue.

Candy se quedó en cama dándole vueltas al asunto del embarazo. ¿Seria posible que fuera a tener un hijo suyo? ¿Qué haría? No podía dejar de pensar.

Las horas se le hicieron eternas esperando a que llegara Greg con el resultado.

Al medio día finalmente él llegó.

-¿Qué pasó? ¿Tienes el resultado, Greg?

-si, Candy.

-¿y?

– no estás embarazada…

El alma de Candy volvió a recuperar la tranquilidad. Se sintió aliviada, aunque muy dentro de ella ya empezaba a tomarle afecto a la idea de un hermoso bebé de pelo castaño y ojos azules…. Pero era mejor así.

 

Leer Siguiente Capitulo

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

33 comments

  1. hola
    ya que decidiste ponerle un poco de drama a esta bella historia de amor me gustaria que terry si volviera de su viaje acompañado con otra mujer para ver como haria candy para recuperar el amor de terry.
    hasta pronto saludos

  2. _________________________________________ RGENTE- URGENTE: Se le informa a Lauryn que Zucastillo ha quedado en coma _________________________________________________. Final del mensaje

  3. No los separes sufrooooooooooo pobrecitos.

  4. NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Ahora todo empieza de Nuevo. En lugar de Susana queriendo retener a Terry a la fuerza con manipulaciones y chantajes, ahora es Greg quien se comporta como una rata aprovechandose del dolor de Candy. Por favor que en el proximo capitulo Phillipe le cuente la verdad a Candy y que no espere a Greg mas tiempo para que supuestamente le cuente la verdad a Candy. Y pobre de mi Terry! Espero que en ese largo viaje no haga algo estupido.
    Aunque los dos ultimos capitulos me los disfrute al igual que los demas por tu forma de escribir ademas de que han tenido su toque de drama y realismo, debo de admitir que me han hecho sufrir bastante porque hasta cuando? ya quiero ver a Terry y Candy juntos y felices de una vez por todas. Ojala pudieras actualizar un poco antes porque nos dejas a todas super picadisimas y ansiosas.

  5. esta actitud de candy deja mucho que desear,dice estar sufriendo por terry hasta el punto de querer morir,pero mientras tanto se deja besar y consolar por greg no se que pensar,pero creo que a candy le gusta realmente a greg ella siente algo por el desde ese primer beso que se dieron no hay otra explicacion al comportamiento de candy y greg es un opurtunista que no pierde oportunidad ojala y no le pese a candy lo que esta haciendo aunque viendolo bien esto es tipico de candy salir hullendo cuando se trata de terry y dejarle su suerte al destino.
    nos leemos pronto

  6. Marygrandchester

    Por dios laurin como se te ocurre describir a candy tan facilona esta bien que perdio la memoria,pero no le quites esa ingenuidad de la se enamoro terry,y las buenas costunbres de sus madres no los separesmira que en unos segundos deja a terry y luego luego se besa con susano gusano,no la pintes tan facilona parece elisa ligan por favor no hagas una telenovela de televicion.

  7. estoy deacuerdo con Marygranchester Lauryn.pero se que la agonia de ellos no durara mucho verdad cidate y espero pronto el proximo capitulo P.D. me encantaria que Candy si estuviera embarazada de terry

  8. Estoy de acuerdo con Loren y Marygrandchester en cuanto a como estas presentando a Candy. Precisamente porque se me olvido comentar a este respecto fue que regrese, pero se me adelantaron. Y es que aunque es bien tipico de Candy desconfiar, huir impulsivamente tratandose de Terry a la primera de cambios y sin averiguar primero, no es congruente con la verdadera personalidad de Candy este comportamiento tan a la ligera de estarse besando con Greg por despecho. La verdadera Candy seria incapaz de semejante comportamiento. Ella es decente, ingénua, recatada y de altos valores morales. Y no tiene que ver el hecho de perder la memoria, pues aun con amnesia se conservan estos valores y su verdadera pesonalidad. Lo unico que se pierde con la amnesia son los recuerdos, no lo que es un ser humano en esencia.

  9. Nooooooooooooooooooooooooooooooo, nooooooooooooo y noooooooooo,
    nooooo puede ser!!! Odio a Greg!!!!! Ay por fa publica rapido el proximo
    capi, porque estas a punto de perder a una fiel seguidora a causa de una crisis nerviosa y un profundo dolor…

  10. nooooo….. Xfavor….. Llorare mas q candy …. Q esto se solucione…. Xfavorrrrr…… Estoy algo de aciuerdo con lo q dice Marygrandchester sobre candy …. Pero lo demas como siempre medejas sorprendida y emocionada por leer lo q pasara despues…..fueron muy bonitas las palabras de greg hacia candy jeje pero de todas formas ella no debe confundirse ni darle alas….y terry espero q no haga una locura y se busque otra susana…. Nooooo…… :'( …… Saludos laury….. :/ …. 🙂

  11. hola lauryn
    ya estaba ilusionada con el bb
    Greg uyy ya lo estoy odiando egoista lo unico que hace es mas sufrimiento a candy , ah ahora q me acuerdo cuando le vallan a decir la verdad a candy de su familia que este terry please!

    bueno chaito lauryn

  12. Noooooi puede ser… Por favor Lauryn que Greg desaparezca pero ya… Es un patan y no quiere a Candy si así fuera la dejaría ser feliz al lado de Terry . Que bien aprendió de Susana… Lo odio… Por favor ya se merecen ser felices… Ya han sufrido demasiado y nosotros junto con ellos… Espero que Phillipe le cuente a Candy que era Greg el dueño de esas cartas y se de cuenta que es un mentiroso egoísta…

  13. woooo!!! que capitulo me emocione woo!!! lauryn que tecnica para escribir ME IMPRESIONAS
    pd:con ganas de leer el siguiente capi

  14. Greg ya siento que te odio, oportunista y manipulador y la verdad hasta enojada con candy estoy, porque no le da oportunidad a TERRY de aclarar el malentendido, Lauryn porfaa haz algo , este capitulo me ha dejado muy triste

  15. Hola!! Estoy de acuerdo con la Sunhara.

  16. La verdad estoy molesta como que candy ya corrio a los brazos de greg para que este la consuele estoy de acuerdo con las chicas de que que haci no es la candy que conocemos yo se que por muy dolida que estes no vas y te refugias en los brazos de otro por que despues de todo sales mas lastimada tu por que despues biene la culpa pero bueno.

    Yo sigo diciendo que greg no ama a candy tan solo se ve como se esta comportando parece peor que un patan y mal amigo como dice phili que clase de amor es ese que le oculta la verda a una persona eso demuestra que lo que siente por candy es un capricho o una obsecion.

    Espero en estos capitulos candy recuerde como conocio ami terry para ver si asi reacciona por lo que queda de mi terry yo lo consuelo y lo apapacho espero pronto el proximo capitulo.

  17. Pienso que ahora la que se merece que tenga que hasta bailar de cabeza por reconquistar a Terry es Candy porque le demostró que no le tiene nada de confianza ni es capaz de enfrentar cualquier situación como habían quedado y de ahí que Terry esté devastado con su actitud, ahora le toca a ella hacer hasta lo imposible porque le devuelva la ilusión y crea en ella una vez más.
    Ahora esperar otra semana, ojalá y pudieran adelantarlo
    Saludos a todas y a nuestra escritora estrella Lauryn

  18. grandes usted historias. No me gustó la actitud de Candy que cayó en los brazos de Greg. Odio Greg porque mientras que él sabía la verdad se aprovechó para el egoísmo.pero no me gusta su personaje Candy. Terry merece una mujer que él y lo ama y confiar. mirar iba a pasar. tomará años para reunir..esperar a la secuela!!!

  19. HOLA CHICAS!!! OUCH! ME SIGUEN DOLIENDO LOS JALONES DE OREJAS QUE ME HAN DADDO EH!!! JEJEJEJEJE.

    LA VERDAD ES QUE ACEPTO TAMBIEN SUS CRITICAS CONSTRUCTIVAS. ESTOY CONCIENTE DE QUE HE ROTO LOS ESQUEMAS DE LA CANDY QUE CONOCIMOS EN LA SERIE Y NO FUE FÁCIL. SABIA QUE ESTE TIPO DE REACCIONES IBAN A SUCEDER. PERO ME PARECIÓ QUE ESE PERSONAJE DULCE TAMBIEN DEBIA TENER OTRO LADO DE SU PERSONALIDAD, Y NO ES LO MISMO SER UNA NIÑA, QUE AHORA UNA MUJER, CON TODO LO QUE ESO IMPLICA.

    ES VERDAD QUE LA ESCENCIA DE UNA PERSONA NUNCA CAMBIA PERO SI CAMBIAN LOS COMPORTAMIENTOS, REACCIONES, FORMAS DE ACTUAR, TODO ES PRODUCTO DE IR CRECIENDO E IR ENFRENTANDO PROBLEMAS ACORDES A LA EDAD. ESTA CANDY ES DIFERENTE PORQUE YA NO ES UNA NIÑA. COMETE ERRORES, SIENTE, SUFRE Y VIVE COMO UNA MUJER, LAS COLETAS HAN DESAPARECIDO.

    YO ESPERO QUE LE DEN UNA OPORTUNIDAD A ESTA CANDY, O AL MENOS EL BENEFICIO DE LA DUDA, PUESTO QUE AUN FALTA MUCHO Y YA VERAN LO QUE PASARÁ CON ELLA Y TERRY.

    Y BUENO, NO FUE MI INTENCION PRESENTAR A UNA CANDY TIPO FACILOTA, SIMPLEMENTE HERIDA Y VULNERABLE.

    LE ENVIARÉ PRONTO EL PROXIMO CAPITULO A LA ADMINISTRACIÓN PARA QUE NO SE QUEDEN MUCHO TIEMPO EN ASCUAS. LES MANDO SALUDOS Y ABRAZOS CARIÑOSOS A TODAS Y ESPERO QUE NO ME ABANDONEN EH!!

    GRCIAS POR SEGUIR. HASTA PRONTO!

  20. Noooooooooooooooooooooooooooooooooooo puede ser comparto la misma opinión que las amigas, Candy no es así y aunque haya perdido la memoria no es escusa que se comporte así y pobre de Mi Terry ver como sufre hay no estos capítulos han sido tan estresantes y ver como Greg se aprovecha de Candy que lio esperemos que Phillipe le diga la verdad porque no creo que Greg tenga el valor de hacerlo aun sabiendo que Candy sufre y espero que no se arrepienta como le iso a Terry que no dejo que le explicara donde esta la confianza que debe de tener ella Perdón Laury es muy interesante tu Fic pero todas sufrimos por lo que esta pasando pero aun así Gracias

  21. Y no te preocupes Laury no te abandonaremos solo que estamos sufriendo espero pronto se resuelvan los malos entendidos

  22. ay, ay ay ay….que sufrimiento noooooooooooooooooo. pobre de mi Terry ¿ahora que pasara? yo puedo entender tu punto de vista lauryn pero aun asi me duele ver qu se separen. y si, con pesar, debo reconocer que es verdad q la pecas ha dejado atras las coletas infantiles y ya es una adulta. pero es que creo que siempre nos imaginaremos a candy siendo la niña candy, aunque sea una ancianita, osea, nosotras somos las enfermas???? jejejejejejeje no quiseramos q cambiara pero si de realismo se trata pues si, es un poco logico como la describes, aunque no nos guste. pero porfas, ya haz q entre en razon y q no siga haciendo tonterias. yo te sigo fielmente hasta el final, me parece maravillosa tu historia y que bueno que aun falte mucho. no sabes como disfruto leer cada capitulo que sale, me muerdo las uñas con la espera pero vale la pena, porque aunque sufrimos, es señal de que nos tocas las fibras mas sensibles con lo que escribes, como toda buena escritora, me llegas lauryn, me llegas, y te felicito por eso.
    mil gracias por mandarnos otro capi pronto, será para hoy mismo???????? jajajajajajajajaja. que impaciente verdad.

  23. la espera se me hizo eterna y ahora otra vez a esperar. este capitulo me dejo boquiabierta. de solo pensar q candy pudirra estar embarazada wow. pero q bueno que resulto que no. y ese greg porque es tan malo, nunca tendra el amor de candy ya que se de cuenta porfas. aun y con que me haces sufrir me gusta tu fic. yo tampoco te abandonare. otro capi pronto!!!

  24. Hola Lauryn! Si he entendido bien la candy hará que el error versa el Greg estúpido. Entiendo y Terry será testigo de una niña a vivir con ella. No me gusta mucho la historia hasta que escribí. lo siento mucho pero deja de leer.

  25. yo solo digo que confío en la escritora…no ha de ser fácil escribir una historia de esta magnitud asi que yo esperaré para ver como pasa la tormenta y vuelve la calma. ojala subas otro capi rapido porque eso si, que angunstia!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  26. jajajajajaa me ha dado risa el comentario de mercedes, que si nosotras somos las enfermas por querer que candy siga siendo la misma aunque pasen muchos años! pues siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii. nos quedamos traumadas, pero para bien. yo ya tengo a mis hijos y si se que el tiempo nos hace diferentes pero a lavez conservamos nuestra escencia. yo te doy un voto lauryn y le doy una oportunidad a esta candy……….. a pesar de que no me gusta ver separados a candy y terry creo que las cosas mejoraran………… gran escritora que eres por seguir tus instintos y no dejar que las opiniones de los demas influyan en tu idea original, how stand up is that!! siempre habra a quien le guste algo y a quien no, no se puede dar gusto a todas. asi que ya veremos q pasa con esta historia que a mi en lo particular me ha atrapado y encantado. espero que la historia tome mas fuerza y nos des el final feliz que todas queremos. un saludo y felicitaciones lauryn.

  27. andale! se me hace que el futuro de candy estara en manos de Phillipe y no de greg. porque a como es ese mañoso seguramente no le dira nunca la verdad a candy. Pronto Phillipe! dile a candy la verdad…. que ansias de saber lo que sigue dios mio!

  28. Hola Lauryn!!! eres un gran escritor. colocado con precisión los hechos. como todo el mundo dice que su opinión le decía a mi mismo. Insisto en decir que no me gusta de candy en esta historia. Aquí vemos una candy débil no conocer al hombre voluntad de la vida. es pistevi inseguros que dicen los demás y no tiene opinión propia. a diferencia de Terry me encantó el personaje de es dinámico y no poner fácilmente abajo.Espero querida Lauryn No cometa el error se mezclan la Greg y candy porque muchos thamastes te decepcionan.

  29. granchestercita

    lauryn me tienes en estado de shock continuo. ya nos tenias acostumbradas a pura miel.los ultimos capitulos habian sido bien lindos y romanticos y miel sobre hojuelas y de pronto todoe so se acabó porqueeee que vuelva todo a la normalidad por favor, te lo ruego.

    saludos.

  30. HOLA CHICAS, COMO ESTAN?

    YA HABLE CON NUESTRA AMIGA PAUCHIS Y SUBIRA OTRO CAPI HOY!… UN REGALITO PARA USTEDES. Y EL MIERCOLES COMO SIEMPRE HABRÁ OTRO CAPI NUEVO. NO DESESPEREN.

    PD. ZUCASTILLO: ME MATAS! JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA TE MANDARE A TERRY PARA QUE TE DESPIERTE DEL COMA, QUE DICES???

    HASTA PRONTO, LINDAS.

  31. gracias lauryn! lo esperare ansiosa.

  32. que desesperacion me voy corriendo al siguiente buen capitulo cuando cuando saldran las cosas a la luz???’

  33. me encanta estos capitulos y aunk son muy tristes le ponene mas emocion a la historia pronto se daran cuenta de sus errores.!

Leave a Reply

Your email address will not be published.