Home / Fan trabajos / Parte 20 continúa

Parte 20 continúa

Laureen – Por que los hermanos siempre se pelean – le explico mientras acariciaba el rizo negro que caía en la frente del chico –

Isaac – Y según tu cual sería una causa de pleito – puso los ojos en blanco –

Laureen – A ti te gustaría su amiga y ella te diría, “te advierto que si le haces daño te la veras conmigo” – ambos se rieron, luego laureen dejo que su hijo se terminara de arreglar, lo despidió en la estancia de su casa, esperaba que esta noche todas las cosas que habían planeado él y Richard salieran bien, Isaac comento a su madre que Richard se le declararía a la que era su asistente en el hospital, Isaac había insistido mucho en que Laureen conociera a esa chica pero por alguna razón el encuentro no se logro –

Richard se perdía entre los jóvenes que estaban en aquel salón, muchos platicaban de sus planes a futuro, otros tantos bailaban, Nicole no dejaba de perseguirlo, es por ello decidió sentarse en el lugar más alejado de todo ese bullicio, se notaba triste Candy no había llegado, antes de ir al salón, paso al hospital pero nada, al parecer su viaje de regreso se aplazo más de lo esperado, él estaba por irse, cuando Nicole lo interrumpió.
Nicole – No bailaras conmigo – le cuestiono, tenia puesto un vestido color beige con destellos de dorado, algo elegante pero provocativo, esta noche estaba dispuesta a probar el sabor de los labios de él así tuviera que robar ese beso, lucia radiante, todos los presentes se quedaron admirados cuando le vieron llegar con Isaac, era envidia de muchas de las chicas –

Richard – Estoy por retirarme – la orquesta termino de tocar pieza- creo que deberías de pedirse a Isaac – evito mirarla –

Nicole – Ella no vale la pena Richard – le reclamo ante su desprecio – le dejo plantado en cambio yo estoy… – ella acerco su rostro a el de él, Richard no pudo evitar mirar los bellos ojos pardos de Nicole, tanto que por un momento titubeo, mientras Isaac a lo lejos veía lo que estaba haciendo Nicole, la gente enmudeció de momento, las chicas comenzaron a susurrar con los chicos, Isaac volteo a la entrada del salón y también se quedo boquiabierto, luego miro a Richard y le hizo señas con la mirada, este se levanto de su lugar dejando a Nicole con su intento de seducirlo, camino hacia la pista y vio que en la entrada se encontraba el motivo de aquellos susurros y de que los otros chicos tuvieran la boca abierta, ahí estaba ella, enfundada en un vestido de corte imperio color purpura, que dibujaba su bien formada silueta, el cabello lo llevaba suelto solo algunos cuantos pequeños prendedores de color purpura lo adornaban, mientras que sus labios parecían que le habían robado el color a las uvas, Richard quedo maravillado de ver a tan perfecta mujer, ella lo llamo con la mirada y él sin dudarlo se dirigió hacia ella –

Richard – Candy pensé que no vendrías – le decía ansioso –

Candy – Lo siento llegue por la tarde – le explico –

Richard – Pero yo fui a buscarte al hospital – dijo mientras la tomaba de las manos –

Candy – Es que cuanto tú fuiste yo todavía no estaba lista – él la volvía a mirar con admiración, la orquesta comenzó a tocar nuevamente –

Richard – Quieres bailar – le sugirió, ella le regalo una sonrisa, pero en ese instante fueron interrumpidos por Nicole –

Nicole – Creí que bailarías conmigo – miraba a Candy de arriba debajo de modo despectivo –

Richard – Nicoles no seas imprudente – dijo secamente –

Candy – Por mí no hay problema – en ese momento se acerco Isaac – yo bailare con el doctor Veruck –

Isaac – ¿Qué? – solo alcanzo a decir ya que Candy de inmediato lo llevo al centro del salón, Richard no tuvo más remedio que bailar con Nicole, “en cuanto termine el baile se lo pediré” se decía a si mismo mientras que Candy miraba con recelo a Isaac – Algo te molesta Candy – pregunto al ver la mirada intimidante de ella –

Candy – Si, Tu – Isaac la miro desconcertado –

Isaac – Si los ingleses te hicieron enojar no te desquites conmigo – se burlo –

Candy – No te hagas el gracioso que no te queda – se veía molesta e Isaac supo que ella no bromeaba – se lo de las flores – le dijo al oído –

Isaac – ¿No entiendo Candy? – también le dijo al oído –

Candy – Se que fuiste tú quien me mando flores cuando recién llegue – Isaac se quedo estático – cometiste un error – comenzaron a bailar nuevamente –

Isaac – Así cual – cambio su tono de voz, también se oía molesto –

Candy – Le mandaste las mismas flores a Ane – dijo apretando los dientes –

Isaac – Celosa – se burlo –

Candy – Mira Isaac solo te dijo una cosa, te advierto que si le haces daño te la veras conmigo – Isaac sintió como si un frio hielo recorriera por todo su ser, cuando ella dijo esas palabras –

Isaac – Lo siento Candy – se disculpo –te explicare después, pero créeme que no pensaba jugar con Ane – estaba por terminar el baile –

Candy – Eso espero – ambos seguían bailando, mientras todos los presentes los miraban con asombro – por fin término el baile – solo vine por no quedar mal con Richard, pero tú me debes una explicación –

Richard – Candy necesito hablar contigo – le dijo cuando se acerco a ella –

Candy – Si dime – se alejo de Isaac –

Richard – Me gustaría que fuera en otro lugar – él volteo a ver a Isaac, algo le dijo con la mirada, luego este se llevo a Nicole
al jardín de aquel salón – ella no quería pero Isaac insistió mucho – ven vayamos tengo que mostrarte algo – la tomo de la mano y salieron de aquella sala llena de jóvenes –

Candy – A donde vamos – pregunto curiosa, Richard estaba muy raro, caminaron por un pasillo, luego doblaron a la izquierda, solo para encontrarse con una pequeña puerta de madera, Candy lo miraba extrañada, de un leve empujón la puerta se abrió –

Richard – Entra Candy – le cedió el paso, Candy dudo en entrar o no, pero pudo más la curiosidad, el no encendió la luz, solo los rayos azulosos de la luna se filtraban por los vidrios, un olor a rosas se percibía en el ambiente, en el fondo del pequeño lugar, junto a la ventana se encontraba un piano negro, junto a el una mesa de madera con un arreglo de rosas rojas, Candy palideció –

Candy – De que se trata todo esto Richard – pregunto muy nerviosa –

Richard – Sabes que a mí me gusta tocar el piano, bueno la primera vez que te vi, comencé a escribir una melodía, no la había terminado pero por fin esta completa, la compuse especialmente para ti y quiero regalártela esta noche, tuvo que tragar saliva ya que sentía la garganta seca por los nervios –

Candy – Una melodía – sentía como si un enjambre de mariposas hubiera golpeado su estomago –

Richard – Ven siéntate – se dirigieron hasta donde el piano – había una silla junto a la mesa, Candy se sentó, mientras Richard hacia lo mismo en el banco que estaba frente al piano, había unas partituras ya puestas, apretó los dedos de su manos y comenzó a tocar mientras Candy, se ponía cada vez más nerviosa, un delicado sonido surgió del piano, una melancólica melodía, surgía de las finas manos de aquel chico, conforme la música sonaba parecía que cada nota tomaba más fuerza para golpear el corazón de la chica, no eran solo notas musicales, eran palabras de amor que surgían del corazón del Richard, envolviéndolos a ambos en la magia de ese momento, Candy tenía los ojos cerrados y las manos en el pecho, en su mente surgieron imágenes de el tocando el piano, no necesitaba mirarlo para entender lo que el necesitaba decirle, frases de amor surgían con mayor frenesí, dulces frases que parecían haber llegado al lo más profundo del corazón de Candy, las notas fueron bajando casi al final, era la culminación de una obra de arte, todo artista tiene su musa y al parece Candy era la musa de Richard, cuando por fin la música termino, Candy tenía los ojos llenos de lagrimas, no se dio cuenta de que Richard la observaba ya que seguía teniendo los ojos cerrados, luego el jalo en banco hasta donde ella, quedando a corta distancia de su rostro – Candy ya puedes abrir los ojos – le sugirió tiernamente –

Candy – Lo siento – se limpio las lagrimas – es hermosa Richard – él le extendió un pañuelo – gracias – siguió limpiándose el rostro –

Richard – Te ves preciosa – acaricio su cabello, ella sonrió –

Candy – Espero no haber arruinado el maqui… – él la cayo poniéndole su dedo índice en los labios–

Richard – No digas nada, solo deja admirar tu belleza – los rayos de la luna iluminaban el rostro de Candy, luego su miradas se encontraron, Richard puso su mano en la mejilla de ella para acariciarla sutilmente, acerco mas su rostro, aun se miraban, lentamente comenzó a ladear su cabeza y aproximo sus labios a los de Candy, que embargada por el momento se dejo llevar por el dulce rostro de Richard, tan parecido al de Anthony, sus alientos chocaban, los labios estaban a punto de rozarse cuando una palabra salió del los de Richard – TE AMO CANDY – dijo para que ella lo escuchara y luego los aprisiono con los suaves labios de ella, suave y cálido fue el beso entre ellos dos, un beso como el que Candy hubiera deseado que le diera Anthony –

Nicole – Ya déjame ir al salón – le gritaba a Isaac –

Isaac – Sera mejor que nos quedemos aquí – se estaba impacientado –

Nicole – Que traman – mas que pregunta parecía reclamo –

Isaac – Nada – solo atino a decir –

Nicole – Entonces déjame ir con Richard – intento dirigirse al salón –

Isaac – No – la detuvo de un brazo, ella lo miro fríamente – quieres saber que pasa, te lo diré, Richard le confesara a Candy que está enamorado de ella – dijo entrecortadamente, mientras Nicole ponía cara de espanto ante lo que decía Isaac – hemos estado planeando todo para esta noche, para estos momentos Candy ya debe saber lo que él siente –

Nicoles – No es verdad – le aventó el brazo, su voz se quebró – ¿Por qué? Isaac, ¿por qué? –

Isaac – Te dije que Richard no era para ti, Nicole entiende que hay más hombres en la vida – quería calmarla –

Nicole – No entiendes que yo lo amo – esas palabras enardecieron a Isaac –

Isaac – Ya basta Nicole – le grito mientras la jalaba contra si – acaso no te has dado cuenta – acerco su rostro a él de ella – yo te amo – por fin lo dejo salir, ella abrió los ojos como plato ante la confesión de Isaac, mas cuando este la beso, luego de unos instantes ella reacciono y planto la palma de su mano en la mejilla de Isaac –

Nicole – Eres un imbécil – le grito mientras este se llevaba la mano a su mejilla, luego ella salía corriendo de aquel lugar en un mar de lagrimas, esa noche le habían confesado su amor a la mujeres que amaban pero parecía que a Richard le había ido mejor que a Isaac, mientras todo esto pasaba el breve beso entre Candy y Richard se rompía suavemente –

Richard – Wow – dijo suavemente –

Candy – Richard yo no se… – él volvía a callarla –

Richard – No digas nada por favor – cerro lo ojos no quería que se arruinara ese momento con algo que pudiera lastimarlo, ambos salieron de aquel lugar, se dirigieron al salón, la fiesta seguía al parecer nadie había notado su ausencia, tal vez solo dos personas, una de ellas se había retirado del lugar, Isaac ya no se encontraba, mientras Nicole miraba a Candy con un gran odio, que si las miradas fueran cuchillos, la habría apuñalado miles de veces, Richard y Candy se retiraron de la fiesta, él se ofreció a llevarla hasta el hospital, todo el trayecto fue silencia, Richard no sabía que preguntar y Candy no sabía que responder si algo le preguntara él, se despidieron en la entrada apenas se miraron, ella entro a su habitación y se dejo caer en la cama, algo bello había pasado esa noche, jamás pensó que sentiría una emoción como esa, como no podía dormir se puso el uniforme y se dirigió a la sala de enfermeras, necesitaba platicar con alguien Eugénie era la única a la que podía confiar algo así, entro a la sala pero estaba vacía, se sentó, luego tomo un periódico y comenzó a leer, sus ojos verdes se abrieron cuando vieron publicada una noticia –

La compañía Strafor se encuentra en negociaciones ya que quieren traer a la revelación del momento “TERRY GRANDCHESTER” quien protagoniza a Romeo.

El corazón de Candy salto, por qué siempre que sentía que lo había olvidado, algo se lo recordaba, Terry tal vez visitaría París, ¿Qué pasa contigo Candy?, se cuestiono Terry, Richard, estaba tan confundida que no sabía qué hacer, dejo caer el periódico, puso sus manos en la mesa y se llevo el rostro a ellas, Candy había pensado que Richard sería su puerta de escape para olvidar a Terry, pero lo que nunca se imagino que Richard se ganaría su propio lugar en su corazón, se levanto, se dirigió a un mueble de madera, saco de uno de los cajones una hoja de papel, tinta y comenzó a escribir, mientras avanzaba cada línea sus ojos se llenaban de angustia y desesperación por sentir tan confundido su corazón –

Todos los capítulos de este fanfic

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …