Home / fanfics / Yo seré tu realidad – Capítulo 2

Yo seré tu realidad – Capítulo 2

Por Astrid Ortiz (Eiffel)
PARTE II: El brillo de tus ojos

Acostada sobre la rama del Padre Árbol, Candy no dejaba de dar vueltas a sus pensamientos. Dos semanas habían transcurrido desde que Albert la sorprendiera con su propuesta de matrimonio, y la chica aún no sabía qué hacer. Estaba y estaría eternamente agradecida del hombre que había cambiado el rumbo de su vida y que estuvo siempre a su lado cuando más lo necesitaba, pero de ahí a ser su esposa…ni siquiera Anthony con su cariño y bondad había despertado en ella esa posibilidad en su corazón de niña. El único hombre con quien alguna vez había pensado en formar una familia respondía a un solo nombre: Terrence G. Grandchester. Divisó en la distancia una silueta conocida…el chico de andar inconfundible y traje hecho a la medida avanzaba a pasos agigantados.

“¡Candy!”, gritó, “¿Candy, dónde estás? La Señorita Pony me dijo que te encontrabas aq…”

Archie no pudo terminar la frase pues una rubia de cabellos rizados había aterrizado sobre él, cayendo ambos al suelo, terminando Candy encima del chico. Lo abrazó instintivamente, y recordó cómo años atrás se había aferrado a él luego que el carruaje que los transportaba a Londres era rebasado por el auto en que viajaba un irreverente Terry. En aquel momento ella no había reparado en su reacción, mas ahora estaba plenamente consciente del cuerpo masculino que permanecía inmóvil debajo de sí, y de unos ojos con destellos ambarinos que parecían buscar las profundidades de sus propios ojos esmeralda…y sintió una atmósfera de tensión invadiendo el plácido lugar. Archie la apartó a un lado y se puso de pie.

“¡Ten mucho cuidado, Candy! Recuerda que ya no tienes la agilidad de una niña, ¡y vaya forma de recibirme!”

La joven se sonrojó no sin antes guiñar el ojo como siempre solía hacerlo.

“Lo siento mucho, Archie…¡es que deseaba tanto sorprenderte! Ahora pórtate como un caballero y ayúdame a levantarme”, dijo, y fingiendo arrogancia extendió su mano en busca de ayuda. El siempre educado Archiwald la ayudó a incorporarse. Aguardó a que Candy se arreglara su ya estropeado vestido y dijo, “He venido a hablarte de Annie. Estoy preocupado por ella, y quiero que tú me ayudes.”

“Hace días que no sé de ella. Traté de visitarla a casa de sus padres, y el señor Britter me dijo que no se sentía bien.” Archie respiró profundo.

“Candy, lo que voy a decirte va a sorprenderte mucho, y es sobre la causa de la pena de Annie… verás, el día que estuvimos todos nosotros reunidos con Albert aquí en el hogar de Pony, Annie regresó a su casa temprano, y con toda razón… rompí con ella.”

“¡Pobre Annie! ¿Por qué hiciste eso, Archie?” ‘Porque aún te amo’, quiso responder, ‘pero nunca lo sabrás.’ En lugar de eso contestó, “Tal vez no lo comprendas, pero el día que Annie me reveló por primera vez lo que sentía por mi, no tuve la fuerza de voluntad suficiente para no aceptar el cariño que me ofrecía a manos llenas…¡cómo iba a ser tan cruel y no corresponder a sus sentimientos! En sus ojos siempre se percibía un hilo de tristeza, y no soportaba la idea de pensar que yo podía ser el motivo de su desdicha.

Ahora comprendo que fui un cobarde al no haber sido sincero con ella antes, y en lugar de una verdadera relación, lo que tuvimos fue más bien un amor de hermanos, y me sentía unido a ella por pura costumbre.”

“No hables así, por favor…”

“Es la verdad. Ya no puedo causarle más daño, Candy, no a una maravillosa mujer que me ha querido sin reservas… ¿Cómo mirarla a los ojos sabiendo que no la amo, que Dios sabe lo mucho que me he esforzado para llegar a amarla? Pero ya no puedo continuar con esta farsa… me estoy deshonrando a mí mismo y con ello estoy engañando a una chica que sólo ha sabido ser gentil conmigo.”

Candy permaneció en silencio. Annie, su amiga y casi su hermana, destruida por su separación de Archie…pero él tenía razón. No era justo para Archie ni para Annie el mantener un noviazgo basado en el respeto pero carente de amor… al menos de parte de él. Archie la tomó por los hombros.

“Candy, sé que eres fuerte, y Annie te necesita más que nunca… tal vez ella no quiera hablar con nadie ahora mismo, pero en algún momento lo hará y cuando ese día llegue quiero que estés allí para darle ánimo.”

“Lo que me pides es difícil, es mi amiga quien está sufriendo, y yo sé muy bien lo que se siente desde que rompí con…”

“Sí, ese aristócrata malcriado.”

“Ahora entiendo por qué Annie no ha querido recibir a nadie en su casa. ¿Has hablado con sus padres?”

“Me reuní con ellos al otro día de haber terminado con ella. El señor Britter se entristeció mucho, pero a la larga comprendió que yo estaba haciendo lo correcto. Y la señora Britter, bueno… no desea volver a verme.”

“Fue muy valiente de tu parte haber hablado con ellos.” “Debí haberlo sido hace mucho tiempo, no debí haber aceptado el amor de Annie.”

“Hiciste lo que creías era mejor para Annie, y te doy las gracias, ¡fue menos llorona mientras estuvo contigo!” Archie no pudo evitar esbozar una sonrisa. “Siempre tan graciosa, Candy, tan dispuesta a darme ánimo. Pero aún no me has dicho si vas a ayudar a Annie.” Candy lo observó, y al hacerlo vio cómo la luz del sol descendía hasta descansar sobre sus ojos, haciendo que los mismos lucieran más brillantes… ‘¡Sus ojos cambian de color!’, pensó. ¿Cómo nunca antes se había dado cuenta? De repente parecía como si la sola presencia de Archie iluminara todo el lugar…era como si lo estuviera viendo por primera vez.

“Te lo prometo, Archie. Voy a apoyarlos, a Annie… y a ti.”

El sonrió nuevamente y se limitó a decir, “Gracias, Candy”, mientras ella no dejaba de preguntarse, ‘¿Realmente conozco bien a Archie Cornwell?’

Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5
Capítulo 6
Capítulo 7
Capítulo 8
Capítulo 9
Capítulo 10
Capítulo 11
Capítulo 12 – Gran final

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …

2 comments

  1. hola toda la historia me gusto mucho lo unico que me hubiera gustado que se hubiera quedado con albert 🙂

  2. Wow parece q esta historia es de archi y candy … será la primera vez q leo una de ellos y hasta ahorita me agrada

Leave a Reply

Your email address will not be published.