Home / fanfics / Mala decision

Mala decision

CAPITULO 143
MALA DECISION

Isaac no dejaba de mirar la foto que tenía entre sus manos, la melancolía se hacía presente llevaban varios días navegando, nunca pensó en abandonar su país y mucho menos en dejar a Nicole, su corazón aun sufría al recordar los ojos pardos de ella ese día en la estación del tren, “no te vayas Isaac” le suplicaba mientras lo abrazaba, “te necesito”, decía entre el llanto, “Te amo Isaac”, el corazón de Isaac parecía haberse detenido cuando escucho esas palabras, pero la respuesta de él le dolió en el alma a Nicole, “lo siento Nicole pero creo que yo confundí las cosas, eso ya paso ahora no queda nada de lo que pudo haber sido”, le dijo Isaac mientras la soltaba, luego de eso subió al tren dejando destrozada a la chica, tuvo que aferrarse a los brazos de su madre para no bajarse de ahí, lo que por tantos años había deseado por fin lo escuchaba, pero, pero en América estaba Ane Britter.

Richard – Entonces estás de acuerdo – Isaac reacciono –
Isaac – Perdona no te escuche – dejo la foto sobre la mesa –
Richard – Te arrepientes de haberla dejado – pregunto sabia en quien pensaba Isaac –
Isaac – No lo sé – se encogió de hombros –
Richard – Tienes miedo de empezar una nueva vida – casi lo afirmo –
Isaac – Sabes que le pasa a Candy – desvió el tema – la he notado algo distante –
Richard – Lo que sucede es que… – titubeo Isaac lo miro esperando una respuesta – Ayer le pedí que fuese mi novia – apenas y miraba a Isaac –
Isaac – En serio – se notaba gustoso – y que te dijo – pero el semblante de Richard no le gusto mucho –
Richard – Que lo pensaría – suspiro algo decepcionado –
Isaac – No te desilusiones – le dio una palmada en la espalda – no le insistas tanto ella sabrá cuando responder – le dijo para tranquilizarlo –
Richard – Lo que me inquieta no es saber cuándo me lo dirá, más bien lo que me responderá – Isaac entendió la angustia de Richard –
Isaac – Tomara una buena decisión –le sonrío – voy con mi madre salió del camarote de Richard dejándolo algo preocupado, Isaac estaba intrigado ya que noto la reacción de Candy cuando leyó la nota sobre Terry, deseaba preguntarle si es que ella lo conocía, pero no se había atrevido a hacerlo, toco en el camarote de su madre – Puedo pasar –
Laureen – Pasa hijo – Isaac entro sonriente pero se sorprendió cuando miro que Candy estaba ahí –
Isaac – No imagina que te encontraría aquí – intento sonreír –
Candy – No veo porque te sorprende – no se notaba muy feliz –
Isaac – Te sucede algo Candy – fue directo con su pregunta –
Candy – Porque lo preguntas – intento sostener la mirada, no deseaba que nadie supiera sobre su dolor por Terry –
Isaac – Por nada – contesto secamente – voy a mi camarote quiero descansar un rato – se notaba irritado –
Laureen – Isaac que sucede – sabía que algo le incomodaba a su hijo –
Isaac – Si sabes para que lo preguntas – dijo mientras abría la puerta, luego de ello salió dejando desconcertada a Candy –
Candy – No debería de comportase de ese modo – le molesto la forma en que le hablo a su madre –
Laureen – Candy no te molestes yo entiendo su dolor – Candy la miro desconcertada – el está sufriendo por Nicole, durante mucho tiempo estuvo enamorado de ella, pero ese amor no podía ser correspondido ya que Nicole puso los ojos en alguien más –
Candy – Richard – creyó haberlo dicho en voz baja pero Laureen la escucho –
Laureen – Así es, el ver sufrir a Isaac por un amor imposible me rompía el corazón nunca me imagine que ella terminaría por confesarle su amor, pero las cosas cambiaron cuando conoció a tu amiga – se refería a Ane – dime una cosa Candy tu nunca te has enamorado – desde hacía mucho tiempo ella deseaba preguntarle eso a su hija, Candy la miro al aturdida con la pregunta –
Candy – Yo… – se detuvo mientras le daba la espalda, su madre se acerco y la sujeto por los brazos –
Laureen – Candy hija quiero que me tengas confianza – la chica apretaba la falda de su vestido –
Candy – Es que yo – no quería dejar salir su dolor, pero sentir los brazos de su madre la hicieron explotar –
Laureen – Entenderé si no quieres decírmelo – dijo tristemente soltó a Candy pero ella la detuvo de la mano –
Candy – Es algo de lo que no quiero hablar – soltó la mano de Laureen –
Laureen – Candy – dijo melancólicamente al mirar los ojos tristes de la chica – y que piensas de Richard – pregunto distraer a la chica –
Candy – Es un hombre muy bueno – se notaba que Candy sentía aprecio por el –
Laureen – Es un buen partido – le hizo saber, era sabido por ella que Richard estaba enamorado de Candy y eso era algo que Laureen aprobaba –
Candy – Es un buen amigo – lo remarco – gracias a él no me sentí tan sola este tiempo – sonrió –
Laureen – Está enamorado de ti – Candy volteo a mirar a Laureen algo desconcertada – Candy se que no me tienes la confianza suficiente, tal vez pensaras que es algo que no me importa pero creo que Richard es el hombre indicado para ti – Candy desvió la mirada, sentía que las cosas se le escapaban de las manos, por una parte no dejaba de sentir dolor por la noticia de que Terry estuviera feliz con Susana, por otro lado también pensaba en Richard en lo bien que sentía con él, sus heridas dolían un poco menos al pensar en él –
Candy – Voy a caminar un rato por cubierta – suspiro melancólicamente –
Laureen – Te veré en la cena – la abrazo – hija – Candy se estremeció al oír esas palabras –
Candy – Gracias por todo – Laureen dejo de abrazarla – nos vemos en la noche – salió del camarote de su madre, Candy camino pensativa por cubierta por un largo rato pensando, su cabeza no dejaba de dar vueltas a algo que le había dicho Richard la tarde anterior, algo que ella sabia le pediría –
Richard – Candy estos meses fueron los mejores de mi vida – le dijo mientras estaban sentados en la banca –
Candy – Que cosas dices Richard – se rio un poco –
Richard – Es verdad quieres que te diga porque – la miro fijamente mientras la sujetaba de la barbilla, Candy se ruborizo ante el acto – porque tu llegaste a mi – dijo dulcemente –
Candy – Richard yo… – la callo poniendo su dedo índice en sobre sus labios –
Richard – Déjame hablar por favor – tenía que decirlo ahora ya que su corazón no podía guardar más ese sentimiento – Candy desde la primera vez que te vi tu me gustaste – ella lo miro confundida – se que pensaras que fue el día que te conocí en el barco – le explicaba – pero la verdad es que yo te vi por vez primera en Nueva York – Candy se sobresalto al oír esas palabras – tú estabas a bordo de un auto cuando te vi, nunca pensé en que el destino nos haría encontrarnos nuevamente, es mas nunca pensé siquiera el llegar a tenerte tan cerca, pero cuando supe quien eras me sentí el hombre más afortunado del mundo, poco a poco fui enamorándome de ti – Candy estaba boquiabierta – para que andarme con tantos rodeos Candy – la tomo de las manos – ¿Quieres ser mi novia? – por fin lo dejo salir Candy enmudeció aun mas ante esas palabras, palabras que seguían resonando una y otra vez por su mente, una pelota golpeo sus pies suavemente, eso la saco de su trance, un niño corría por ella, Candy la tomo y se la dio regalándole una gran sonrisa – toma pequeño – el niño también sonrío “gracias” dijo y se echo a correr, ella sintió la presencia de alguien así que volteo a ver de quien se trataba – Richard no te oí llegar – dijo sorprendida –
Richard – Espero no ser inoportuno – se recargo en la baranda –
Candy – Claro que no – se le unió, sus verdes ojos miraban el horizonte queriéndose perder en el –
Richard – Solo una noche más y llegaremos a nuestro destino – sin querer le recordó que pronto estarían en Nueva York – sucede algo – pregunto al verla tan pensativa – tenía una inmensas ganas de saber su respuesta, pero no deseaba presionarla –
Candy – Richard… – trago saliva – SI – dijo en un hilo de voz –
Richard – ¿Qué? – no entendía a Candy –
Candy – Richard acepto se tu novia – dejo salir mientras apretaba los puños de sus manos –
Richard – Candy – Casi lo grito cuando escucho la respuesta de la chica, ya que lo había tomando por sorpresa – estás hablando en serio – no supo en qué momento la abrazo –
Candy – Si Richard – intento sonreír –
Richard – Me has hecho el hombre más dichoso – se aferro a la cintura de la chica, mientras hundía su rostro en los rizos de ella, una pareja pasaba por ahí, los miraban algo extrañados por la efusividad del abrazo, la dama murmuro algo a su marido “juventud” – parecía asustada por el modo en que Richard demostraba su felicidad – él se dio cuenta de ello y soltó a Candy ante todo era un caballero, pero su corazón no dejaba de saltar de gusto por la noticia, quería besar a la chica pero supo que no era el memento apropiado – tenemos que hablar con tu madre e Isaac – dijo muy emocionado –
Candy – Te parece que sea en la cena – intento calmarlo, las manos de Richard temblaban –
Richard – Se hará como tú quieras – sus ojos azul cielo se clavaron el los verdes de ella – Candy Te Amo – le susurro, Candy solo se limito a sonreír, luego de eso se encaminaron al camarote de ella, la dejaría para arreglarse para la cena, Richard se despidió de Candy dándole un beso en la mano, luego de eso se dirigió a su camarote solamente para gritar de gusto ya que por fin su sueño se volvía realidad, se dejo caer en la cama, luego se llevo las manos al rostro una lagrima salió de sus ojos, una lagrima de felicidad, mientras que Candy se encerró solo para llorar por su amarga decisión, dos corazones lloraban esa tarde lamentablemente por sentimientos muy diferentes –
Paty y Stear esperaban en el comedor junto con Laureen e Isaac a que llegaran Candy y Richard, estaban extrañados por lo que Candy tenía que decirles, un mal presentimiento invadía a Stear y Paty, el silencio reinaba en la mesa, en momentos Isaac miraba a Stear interrogante, el rostro de preocupación del chico no desaparecía, cuando conoció a Richard se sorprendió tanto del parecido que tenia con Anthony, Richard era bueno, gentil y se preocupaba mucho por el bienestar de Candy pero aun así el sabia que los sentimientos de ella pertenecían a otra persona.
Paty – Me preocupa Candy – le susurro a Stear –
Stear – Que sea eso que tiene que decirnos – dijo con preocupación –
Laureen – Por favor Isaac deja de mirarlo de esa manera – también le susurraba al oído –
Isaac – No puedo evitarlo – apretaba los labios –
Laureen – Es su amigo así que te pido que sea la última vez que lo miras de esa manera –le exigió, Isaac molesto bajo la guardia –
Isaac – Esta bien madre si ese es tu deseo – se mordió el labio –
Laureen – Ahí están – señalo la entrada con la mirada, Candy y Richard entraban ella lo tomaba del brazo, lucia radiante con ese vestido color gris, Isaac no dejaba se sentir admiración por la bella chica, tenía el porte y la gracia de su madre, Stear también quedo maravillado de ver lo hermosa que lucía la chica, aunque en sus ojos se notaba un dejo de tristeza, en cambio Richard se mostraba orgulloso y varonil, se encaminaron lentamente hacia donde los esperaban, los ojos de algunos “caballeros” se postraron en las bien definidas curvas de la chica, mientras las mujeres se veían atrapadas por el porte del chico, hacían una linda pareja –
Richard – Buenas noches – dijo cuando llegaron a la mesa, todos contestaron al unisonido, Candy también saludo aun que menos animosa –
Candy – Hola – bajo la mirada, Stear pudo percibir la tristeza de su amiga en su mirada y supo algo andaba mal –
Richard – Siéntate Candy – le acomodo la silla –
Laureen – Hija te ves hermosa – la chica apenas sonrío –
Isaac – Que es eso que tan importante que tienen que decirnos – pregunto ansioso ya que se imaginaba la noticia –

Continuación de este capítulo

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …