Home / fanfics / Mala decision parte 2

Mala decision parte 2

Candy – Que les parece si primero cenamos – quería aplazar aun que sea por un momento la noticia y así fue ya que primero ordenaron la cena mientras Isaac y Richard hablaban de cosas de trabajo, Stear y Paty interrogaban a Candy con la mirada, pero ella lo único que hacía era evadirla, sus piernas no dejaban de temblar, ella intentaba contenerse necesitaba verse segura ante la decisión que había tomado, después de un rato Richard miro a Candy ella le sonrío y supo que era el momento para informales sobre el feliz acontecimiento –
Richard – Sra. Veruck – ella lo miro – Isaac – este sonrío – Sr. Y Sra. Cornwall – Stear y Paty lo miraron – quiero anunciarles que esta tarde Candy… – Paty tenía la mirada llena de pánico – acepto ser mi novia – la pareja se miro interrogante mientras que Laureen e Isaac sonreían gustosos –
Laureen – Los felicito – Candy se puso de pie para que su madre la abrazara – hija no pudiste haber elegido a mejor hombre –
Candy – Gracias – su voz apenas se escuchaba –
Isaac – Felicidades Richard – le dio la mano – tu sabes que eres como mi hermano – le sonrío – ustedes no dicen nada – se dirigió a Stear y Paty que seguían con la boca abierta –
Paty – Felicitaciones – intento sonreír –
Stear – Me… alegra mucho la notica – fingió aunque no le salió muy bien –
Paty – Candy que te puedo decir – no salía de la impresión, se acerco a Candy para abrazarla – Candy que estás haciendo – le susurro al oído como un reproche –
Candy – Por favor Paty ahora no – su voz parecía que se quebraría –
Paty – Candy perdona pero creo que es una mala decisión – sintió el dolor que tenían las palabras de su amiga –
Stear – Candy porque – pregunto curioso cuando abrazo a la chica –
Candy – Stear es lo mejor para mi – suspiro, luego se separo de él ya no quería más preguntas y ellos parecieron entenderlo – Me siento un poco cansada si me disculpan – Candy sentía que el corazón estallaría en cualquier momento y sus amigos lo sabían –
Isaac – Tan pronto te quieres ir – tomo su copa de vino – propongo un brindis – levanto su copa, su madre, Stear, Paty y la nueva pareja la levantaron también – por que sean muy felices y pronto contraigan matrimonio – se notaba orgulloso y muy feliz mientras que los ojos verdes de Candy habían dejado de brillar, salud dijeron todos al mismo tiempo luego de ello dieron un sorbo a las copas de vino –
Candy – Me retiro – se disculpo –
Richard – La acompañare a su camarote – dejo su copa –
Laureen – Hija te sientes mal – el rostro de la chica esta pálido –
Candy – No solo quiero descansar – Richard le daba el brazo nuevamente – hasta mañana, volteo a ver a sus amigos, el semblante de pánico se reflejaba en su rostro –
Isaac – Es un buen inicio – Laureen lo miro algo confusa – si un buen inicio para esta nueva vida que empezaremos el día de mañana – Stear y Paty se preocuparon aun mas ya que llegarían a puerto por la mañana –
Richard – Candy te noto preocupada – la había convencido de salir a cubierta un momento –
Candy – Nada de eso – sonrío dulcemente –
Richard – No te has arrepentido verdad – pregunto ansioso –
Candy – Que cosas dices – bajo la mirada –
Richard –Podemos bailar – se detuvo –
Candy – Sin música – lo miro extrañada –
Richard – Escucha el sonido del viento, la tomo de la cintura, ella rodeo el cuello de él con sus finos brazos – tantas ojos nos miraban – le susurro al oído – pero los únicos que me importaban eran los tuyos, tus ojos me han embrujado y quede de ti enamorado, muchas personas lo intentaron p}ero solo tú me has atrapado, no puedo ocultar lo que siento, llegaste para confundir mi corazón con tu dulce voz que me hipnotiza, solo una vez tuve miedo y eso fue cuando pensé que te había perdido, siempre creí que estaría solo, pero ahora sé que no podría vivir sin tu amor, estas en mi pensamiento día y noche a veces quiero evitarlo pero no puedo Candy, aunque lo intento sé que no podría vivir sin ti – le susurro al oído, Candy aferro sus manos a los brazos de él no podía creer que esas palabras salieran de los labios del chico, bellas frases de amor que la habían aturdido –
Candy – Richard yo no sé qué decir – sus ojos verdes se perdieron en el azul de los del chico –
Richard – Candy – tomo la mano de la chica – yo moriría por ti – puso su mano sobre su saco en el mismo lugar donde tenía la cicatriz de la herida de bala – hay algo que nos une hermosa, con la otra mano acaricio su rostro – tu eres mi vida y sin ti yo no tendría nada – Richard la miro tiernamente Candy quedo estaba como aturdida, Richard fue acercando poco a poco su rostro al de Candy, que no se movía, ella sabía que la intención de Richard era besarla –
Candy – Richard – dijo entre cortadamente pero fue demasiado tarde ya que el chico aprisiono sus labios con los suyos, Candy sintió la calidez de los labios del chico en un suave y tierno beso, después de unos segundos se separo de él –
Richard – Te Amo Candy – la miro dulcemente –
Candy – Tengo frio – dijo para escudriñarse de la situación –
Richard – Vayamos adentro – se quito el abrigo y lo puso sobre los hombros de ella – no quiero que te resfríes – ella lo tomo del brazo y se encaminaron al camarote, Richard era una gran persona y le gustaba a Candy, pero su corazón pertenecía a Terry muy a su pesar –
Candy – Gracias por todo – le dijo en cuanto se encontraban en la puerta –
Richard – Nada que agradecer hermosa – no dejaba de alagarla –
Candy – Que tengas buena noche – quería estar sola –
Richard – Igualmente – tomo su mano y beso, aunque se moría de ganas de volver a probar sus labios de Candy tuvo que aguantarse las ganas ya que había mucha gente y el debía de comportarse como un caballero, luego de ello Candy entro al camarote cerró la puerta, nuevamente sus ojos comenzaron a llenarse de lagrimas como podía hacerle esto a Richard, pero tal vez algún día llegaría a olvidar a Terry y a quererlo, se llevo las manos al rostro, la mañana siguiente llegarían a Nueva York, otra vez a donde Terry, como soportar más ahora que las cosas habían cambiado tanto, todo lo sucedido solo parecía reafirmar una sola cosa, Terry y ella nunca podrían estar juntos –
El tumulto de gente no los dejaba pasar tranquilamente, Isaac se tuvo que encargar del equipaje para que fuese llevado hasta él hotel, un auto los aguardaba, lo había mandado Albert, al parecer el estaba ahí, Candy se sentía algo preocupada por saber la reacción Isaac, no había visto a Stear con buenos ojos ahora que sería con Albert, lo único que la ponía feliz era el imaginar la sorpresa que se llevaría al ver a Stear.
Isaac – Listo vayamos al hotel – se acerco a donde ellos –
Laureen – Creo que mandaron a recogerlos hija – miro el lujoso auto –
Candy – Iremos juntos – no quería que su madre e Isaac se sintieran relegados –
Richard – Yo los veré después en el hotel – Candy e Isaac lo miraron con desconcierto –
Isaac – Algún pendiente – pregunto con curiosidad –
Richard – Tengo que ver a alguien – le dio una palmada en la espalda – Candy regresare pronto –
Candy – Pero a dónde vas – pregunto curiosa –
Richard – Te lo diré después – le sonrío y se alejo del lugar para un carruaje, lo abordo luego de ello se perdió entre la multitud –
Stear – Candy vayamos – abrió la puerta del auto luego de abordarlo pidieron que los llevaran al hotel Wellington, todo fue silencio durante el trayecto, por la mente de Candy pasaban una y otra vez las imágenes vividas con Terry meses a tras, el encuentro en él hotel, el picnic en la playa, y la dolorosa separación, Candy no supo en qué momento llego al hotel –
Paty – Candy ya llegamos – esta reacciono –
Candy – Tan pronto – dijo algo aturdida, Stear abrió la puerta, ella salió del auto un mozo ya los esperaba en la entrada –
Mozo – Srita Andley – dijo cuando se acerco – la esperan en su habitación –
Isaac – ¿Quién la espera? – cuestiono molesto Laureen lo miro, entonces esta suavizo la voz –
Mozo – El Sr. Andley – Laureen e Isaac se voltearon a ver, ahí estaba el supuesto padre adoptivo de Candy y eso los puso algo nervioso –
Stear – ¿Qué es lo que dirá? – parecía preguntárselo así mismo –
Candy – Seguramente se pondrá feliz – lo tomo de la mano, Isaac hizo una mueca – esto no puede esperar – y se encaminaron hacia la habitación donde se suponía estaba Albert, Isaac y su madre los siguieron mientras Emily cargaba a la pequeña Stephania, las piernas de Stear apenas y respondían, poco a poco se fueron acercando a la puerta de madera, Candy estaba también nerviosa, ¿Qué pensara Albert cuando conozca a Laureen e Isaac – llegamos – dijo mientras jalaba aire, toco la puerta, “Adelante” , dijo una voz ya conocida para Candy – Por favor esperen un momento – detuvo a Lauree e Isaac –
Isaac – ¿Por qué? – Exigió saber – acaso le tienes tanto miedo – Candy lo miro reprochándole –
Laureen – Calama hijo – lo tomo del brazo – ella sabe lo que hace – sus manos temblaban –
Candy – Gracias – trago saliva y luego entro – Hola Albert – lo saludo, este se encontraba sentado en un gran sillón color cedrón, Candy no pudo evitar que sus ojos se llenaran de lagrimas – Albert – este se puso de pie ella corrió a abrazarlo –
Albert – Candy – la envolvió en sus brazos – estuve muy preocupado por ti – alguien más lo interrumpió, Archie y Ane salían de una puerta que separaba otra habitación –
Archie – Estuvimos Albert – lo corrigió – Candy te extrañamos tanto – Ane bajo la mirada –
Candy – Y tu no me saludas Ane – se dirigió a su amiga –
Ane – Candy me alegra que volvieras –la abrazo –
Candy – Te tengo una sorpresa – le susurro al oído, Ane puso cara de confusión – han pasado muchas cosas – dijo con gran emoción –
Albert – Porque no haces pasar a tus acompañantes – Candy lo volteo a ver algo desconcertada – se que no vienes sola Candy alguien me escribió – los pensamientos de Candy de inmediato apuntaron a Richard – pase por favor Dr. Veruck – Candy se quedo boquiabierta, el corazón de Ane salto cuando escucho esas palabras, entonces hicieron su aparición Laureen e Isaac, el semblante del rostro de Ane de inmediato cambio, se llevo las manos al cuello para acariciar el dije en forma de clavel que le había obsequiado Isaac el día de su partida, Archie noto ese detalle –
Laureen – Buenos Días Sr. Andley – dijo con delicadeza – Archie miraba impresionado lo distinguida y hermosa que era esa dama –
Isaac – Es un placer para nosotros conocer a quien apoyo tanto a Candy – dijo caballerosamente, no pudo evitar mirar de reojo a Ane que seguía boquiabierta –
Albert – Me alegro tanto que Candy encontrara a su familia – la chica seguía sin entender que pasaba, parecía como si ellos ya se conocieran – no me mires así Candy, se lo que está pasando. El Dr. Me hizo el favor de escribirme sobre los sucedido – Candy volteo a mirar a Isaac interrogante –
Isaac – Espero no te moleste Candy – dijo al ver la expresión en el rostro de la chica – se que fue un atrevimiento de mi parte, pero necesitaba explicarle algunas cosas al Sr. Andley –
Candy – No dejas de sorprenderme – le sonrió – los presentare, Albert ella el Laureen Veruck – hizo una pausa – mi madre –Laureen se estremeció ante esas palabras ya que Candy no la había llamado así desde que supo la verdad – madre él es Albert –
Albert – Un placer – le dio un beso en la mano –
Candy – El es Isaac mi hermano – Isaac también se estremeció ante esas palabras –
Isaac – Un placer – le dio la mano –
Candy – Ane ya la conocen – Ane saludo a Laureen y luego a Isaac – sus mejillas se ruborizaron cuando el beso su mano – y él es Archie Cornwall – Isaac reacciono ante el nombre, ahora conocía al chico que alguna vez menciono Ane y Candy, no pudo evitar sentirse incomodo –
Archie – Mucho gusto – le dio la mano a Isaac mientras se lo comía con los ojos, Albert noto la tención de los chicos –
Albert – Candy donde esta Paty – pregunto mientras dirigía su mirada a la puerta – se supone que llegaría contigo –
Candy – Paty… – titubeo – ella está afuera –su voz temblaba –
Ane – Quiero ver a la niña – se quiso encaminar hacia la puerta pero Candy la detuvo –
Candy – Ane espera – la tomo del brazo, Archie y Albert la miraron algo confundidos por su actitud –
Albert – Sucede algo Candy – cuestiono ante el acto –
Candy – Lo que sucede es que Paty no viene sola – trago saliva –

Continuación de este capítulo

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …