Home / Fan trabajos / Inicia una nueva vida Capítulo 8

Inicia una nueva vida Capítulo 8

CAPITULO 8

 

La invitación.

 

http://www.youtube.com/watch?v=zpBI2AHekx4   Vean este video esta genial para este capitulo

JnJohn segundo chofer de los Andrew

 

Al –Las piezas que tú quieras, todas las que quieras.

Candy se dirigió al camarote, y entro, a los pocos minutos George salió para hablar con Albert.

Ge –Albert? Aun quieres hablar con Michael sobre lo de anoche?

Al –Tu sabias de que quería hablar con él, verdad? Y sabias que Candy lo ayudaba para acercarse a Elizabeth?

Ge –Si, lo sabía.

Al –Y porque no me dijiste nada?.

Ge –Porque espero que ahora te des cuenta de que ese enojo y ese dolor de cabeza, es por Candy, o más bien por lo que no te atreves a decirle a Candy.

Al –Porque no puedo y lo sabes.

Ge –No será la primera vez que desobedezca las reglas que tu familia te impone, que es diferente en este caso?

Al –Si es cierto, pero.. Pero también esta Terry.

Ca –Albert, George, quieren tomar un poco de té helado? Hace calor! -Se escucho desde dentro del camarote.

Al –Si Candy, sírveme un poco por favor. Y volteo a ver a George señalándole que bajara el volumen para no ser escuchados.

Al –George, no me atrevo a decirle nada.

Ge –Como tú quieras.

Y entraron al camarote.

La tarde transcurrió rápidamente. Y Elizabeth y Michael llegaron al camarote de los Andrew.

Toc toc.

Al –Adelante.

Mi -Buenas noches, podemos pasar?.

Ca –Michael, Elizabeth, pasen, tomen asiento.

St –Así que, ya son novios?.

Ca –Stear! No seas indiscreto!

Mi –Veo que las noticias vuelan rápido.

Jajaja

Eli –Michael me lo pidió anoche, y  -ella solo bajo la vista mostrándose ruborizada.

Al –Bueno pues eso hay que festejarlo.

Mi –Se te ve de mejor humor Albert, ya te sientes mejor

Al –Este si, por fin se me quito el dolor de cabeza, es algo común.

Mi –Deberías hacerte revisar, no vaya  a ser consecuencia de tu accidente.

Ca –Puede haber consecuencias??

Mi –Es poco probable, pero mejor es revisarse a tiempo.

Ca –Yo misma lo llevare al hospital en cuanto lleguemos.

Al –Candy no exageres estoy bien.

Ca –No señor, iremos a que te revises y eso es todo.

Al –Si señorita enfermera!  Y en forma de broma volteo a ver a los otros y dijo –mejor le digo que si antes de que me riña mas.

Ca –Albert!

Al – Lo ven.  Jajaja.

Jajaja.

Eli –Bueno, venimos por ustedes porque esta es la última noche en el barco y queremos festejar con ustedes, nuestros amigos.

Al –Claro, vamos entonces.

Ca –Pero yo tengo que cambiarme, este vestido no es apropiado para ir al comedor

St –Desde cuando te preocupa eso Candy?, tu siempre has sido tan segura de ti que la ropa no te incomoda nunca.

Ca –Bueno yo, está bien, en ese caso vamos.

Salían de la habitación, Michael y Elizabeth al frente, Stear en medio y Albert hizo una pausa para esperar a Candy.

Al –Con ese vestido también se te ve linda.

Ca –Gracias dijo con una sonrisa.

Al –Y esa sonrisa es el complemento perfecto, vamos?, -dijo mientras le ofrecía su brazo.

Candy se ruborizo, tomo el brazo de Albert, y permanecieron cerca de Stear, que se manejaba ya con seguridad por los pasillos.

Albert se veía tan jovial y alegre, sonrió, bromeo, y pidió 2 botellas de Champaña para celebrar el noviazgo.

Ca –Aun no puedo acostumbrarme a este vino, sus burbujas me hacen cosquillas.

Jajaja.

La música comenzó a sonar, Michael pidió a Elizabeth que bailaran y Albert dijo a Stear discretamente.

Al –Stear, te molesta si voy a bailar con Candy?

St –No claro que no, vayan.

Al –Candy, bailamos?

Ca –Pensé que nunca lo dirías, Stear…

St –Vamos Candy, diviértanse.

Ca –Gracias.

Las horas pasaron, y el capitán hizo un anuncio

Capitán –Damas, Caballeros, nos acaba de llegar un comunicado especial que nos envía el actor de teatro Terry Granchester, lo leeré textualmente.

Ca –Terry?

-Añadiéndome a la loable labor que han hecho mis amigos Candy y Albert Andrew, de ayudar a regresar a casa a los soldados, enfermeras y doctores que se encontraban en Francia, he hablado con la compañía de teatro y hemos acordado realizar 3 presentaciones de la actual puesta en escena “Otelo”, y todo lo que se recaude en estas presentaciones será donado para el área de heridos de guerra del hospital San Julián, cabe mencionar que la primera función será entrada especial para los pasajeros de este barco y será dedicada en honor de Stear Cornwell, un buen amigo mío, piloto en esta guerra.

Todos los presentes en el comedor aplaudieron y algunas de las enfermeras que estaban allí sentadas voltearon a la mesa donde se encontraban los Andrew.

Elizabeth pregunto a Michael quien era Terry Granchester?

Mi –Terry es un nuevo actor de teatro, pero no sabía que los conocía a ustedes.

St –Si Terry es un amigo del colegio San Pablo donde estudiamos Candy y yo.

Ca –De hecho es amigo de todos nosotros, de Albert también.

Al –Si, es un buen amigo.

Eli –Stear, y porque te dedica la primera función?.

St –En realidad no lo sé.

Al –Recuerda que en Chicago se dio a conocer tu muerte, supongo que Terry debió leerlo.

St –Upsss, supongo que eso debe ser, espero poder darle un buen susto cuando me vea. Jajaja

Jajaja.

Eli –Y se ve que es una muy buena persona para hacer todo esto.

Ca –Si en realidad es muy noble, tiene un temperamento terrible, pero en el fondo es una buena persona.

Albert pensaba para sí, -“Terry otra vez”.

Mi –Supongo que Irán a la primera función cierto?

Al –Si claro, será un hecho, porque no vienen ustedes con nosotros?

Eli –Si, yo nunca he visto una obra de teatro.

Ca –Y después seguro podremos saludarlo en los camerinos.

A la mesa se acercaron un grupo de enfermeras preguntando por Stear.

Buenas noches –dijo una de ellas –Usted es Stear Cornwell verdad?

St –Si.

Enfermera –Mis amigas y yo quisiéramos saber si le gustaría acompañarnos un momento a nuestra mesa y platicarnos sobre su amigo Terry Granchester, el actor.

St –Será un placer, dijo dispuesto a irse con la enfermera.

Ca –Ten cuidado Stear, o le diré a Patty.

St –No Candy, me portare bien, lo prometo.

Jajaja, se escucho en la mesa mientras Stear y las enfermeras regresaban a su mesa.

Mi –Bueno nosotros nos retiramos, creo que el vino no le sentó muy bien a Elizabeth

Eli –Es que el movimiento y el vino, pues…, perdón.

Jajaja

Al –No te preocupes, nos veremos mañana antes de arribar, Buenas noches.

Albert, George y Candy quedaron solos en la mesa.

Ge –Bueno yo me retiro, tengo que levantarme mañana muy temprano para ver los pormenores para desembarcar, que pasen buenas noches, permiso, -dijo mientras veía a Albert como queriendo insinuarle algo.

Albert para disimular, le ofreció otra copa de Champaña a Candy.

Ca –No Albert, ya no más! Quieres que me maree, verdad?

Al –Con el baile se te quitara, ven vamos a bailar. Y al decir esto tomo la mano de Candy y fueron a la pista.

Bailaron por un par de horas más, rieron y se acabaron más de la mitad de la botella que quedaba de Champaña.

Ca –mmmm, creo que nunca podré acostumbrarme a las burbujas. Jajaja

Al –Candy, quieres dar un paseo?

Ca –Un paseo? Si. Vamos.

Caminaron por algunos de los pasillos del barco hasta llegar a la cubierta principal, el movimiento del barco hizo tambalearse a Candy, Albert la sujeto y ambos rieron.

Ca –Te dije que el vino me haría efecto, tú tienes la culpa.

Al –Fue esa ola nada más.

Ca –Albert puedo preguntarte algo?

Al –Si, lo que gustes.

Ca –Pero vamos a sentarnos.

Al –Esta bien.

Ca –Porque en este viaje estuviste tan distante de mi?, hice algo que te molestara?

Al –Como dices?

Ca –Hubo muchas noches en las que no platicamos como siempre y estas dos anteriores, tú estabas muy serio, como molesto, hice algo malo?

Al –No Candy, pero es que tu y Michael se la pasaron conversando todos los días, y pues yo pensé que él y tu… pues…

Ca –Que él y yo qué?

Al –Que se estaban conociendo mejor, y pues no quise interponerme.

Ca –Pero como se te ocurre pensar eso, Michael y yo?, no! En realidad trataba de ayudarle a acercarse a Elizabeth, ya ves que funciono.

Ca –Bueno y porque estabas molesto estos dos últimos días?

Al –Ayer que te fuiste del comedor, Michael y Elizabeth salieron también, pensé que Michael te pretendía y al verlo salir con Elizabeth, me moleste porque no quería que te hiciera daño, poco después salí para buscarlo y pedirle una explicación.

Ca –Albert, que hiciste?

Al –Nada, George me encontró antes de que pudiera localizar a Michael y de regreso al camarote, vimos que ellos se estaban besando en cubierta, cuando quise acercarme, George me detuvo y me dijo que hoy podría platicar con él, más tranquilo, la verdad, yo estaba muy molesto.

Ca –Era entonces de lo que querías hablarme sobre Michael hoy en la mañana?

Al –Si, quería prevenirte de él, yo no sabía que tu le ayudabas a acercarse a Elizabeth, y pues me no me gusto su actitud, así que pensé decirte lo que había visto la noche anterior. Pero ahora veo, que estabas de celestina, jajaja

Ca –Albert! Dijo mientras se paraba rápidamente como ofendida del comentario, cuando hizo esto se sintió mareada y estaba a punto de caer pero Albert se levanto y ella cayó en sus brazos

Al –No te enojes, -decía mientras la tenia sostenida -es solo una broma, pero discúlpame si no estuve contigo este tiempo, no quise interponerme en lo que pensé seria tu felicidad, sabes que eres muy especial para mí y si tu eres feliz pues yo no seré quien se interponga en tu elección. –decía viéndola tiernamente a los ojos.

Ca –Candy escucho la voz de Albert, vio su mirada y sintió la brisa del mar en su rostro, era algo que jamás había sentido, y no se refería a la brisa del mar.

Al -Candy, puedo peguntarte algo?

Albert rompió la magia de ese instante para regresar a Candy a la realidad, ella solo se limito a contestar un simple si, acompañada de un suspiro de …..

Al –Aun amas a Terry?

Ca –A Terry? Como dices?, bueno yo..

Al –No, no me contestes, olvídalo, perdóname, no debí preguntarte eso, será mejor que vayamos al camarote, -dijo apartándose de ella y encaminándose.

Candy no entendió el porqué, el cambio del tema, así que no dijo nada, como el camarote se encontraba a escasos pasos de la cubierta donde ellos estaban,  Albert se adelanto, cuando Candy salió de su sorpresa y sin comprender que pasaba camino hacia el camarote de forma atónita, apenas un par de pasos detrás de Albert, en un instante ella se detuvo y solo dijo.

Ca –No! Ya no lo amo!

Albert al escuchar eso, volteo como impulsado por una ráfaga de viento, fue hacia ella y le pregunto tomándola por los hombros.

Al –Estas segura?, ya no lo amas??, dime?

Ca –Si segura!, ya no lo amo!

Candy contestaba como queriendo convencerse a sí misma, pensando en su respuesta y en que la impulsaba a contestar así, pero sus pensamientos fueron interrumpidos por Albert, que al escuchar esa respuesta, actuó sin pensarlo besando sus labios sin dejar escapar un segundo más.

En el instante Candy no pudo reaccionar, pero tan solo 1 segundo después sus brazos reaccionaron por ella, colocándose alrededor del cuello de él, con esta acción el beso se intensifico mas, y Albert la abrazo, ambos se perdieron en el tiempo, no sabían si había pasado un instante o el tiempo se había congelado, de hecho no importaba, solo estaban allí entregados al momento, al sentimiento, a ellos, y nada más.

Cuando se separaron, Candy lo vio, y sin pensar si quiera, corrió hacia el camarote, entro a la sala común donde estaba George, dijo buenas noches mientras corría y entraba a su habitación, tirándose a la cama, porque sentía que sus piernas no le respondían mas.

George al ver esto, solo salió del camarote y vio a Albert recargado sobre la barandilla de cubierta viendo al infinito

Ge –Albert! Albert!

Albert volteo hacia la persona que lo llamaba y al ver que era George solo dijo.

Al –Si! Si la amo, George, la amo!, dando un suspiro de descanso.

Ge –Y Terry?

Al –Dijo que ya no lo ama, que estaba segura de no amarlo más! Cuando escuche esto no sé que me paso, pero la bese y ella correspondió mi beso, Comprendes?, ya no lo ama! 

Dijo él mientras se sentía flotar por los aires. Pero nuevamente George lo trajo a la realidad.

Ge –Y Alison McCalister?

Al –Alison!?, pues tu lo has dicho, no será la primera vez que desobedezco las ordenes de la familia, así que ….

Ge –Pero entonces le dijiste a Candy lo que sientes por ella?

Al –No, no me dio tiempo, cuando nos separamos ella corrió hacia el camarote y no pude decirle nada.

Ge –Pero piensas decirle todo, incluyendo lo de Alison?

Al –Si le diré todo, le diré que la amo, y que no importan los compromisos, que es con ella con quien quiero estar,  George?

Ge –Si?

Al –Candy tiene razón, el amor es muy hermoso.

La noche transcurrió pero para un par de jóvenes resulto eterna, en una habitación pensando en Candy y en qué le diría, como resolverían las cosas, y en la otra en Terry, y Albert, y él como había sucedido aquello.

A la mañana siguiente el navío llegaba a puerto, Candy no había salido de su habitación, Albert no había dormido pensando en lo sucedido y había ido a la terraza donde George y Stear platicaban animosamente.

Al –Buenos días, hermosa mañana no creen?

St –Buenos días, y a que se debe tan buen humor?

Al –Es que la vida es maravillosa, y el amor es hermoso.

El ruido en la terraza despertó a Candy, quien la noche anterior había abierto la puerta corrediza que daba a la terraza para tomar un poco de aire, pero no se fijo que la había dejado entreabierta y empezaba a escuchar lo que se hablaba allí, sigilosamente se acerco y se escondió entre las cortinas, y pensó -Albert está feliz será que…

St –Supongo que esa felicidad es por llegar a casa y ya ver a tu prometida Alison McCalister?

Candy abrió los ojos y sintió desmayarse, no podía creer lo que escuchaba, apenas la noche anterior Albert la había besado y hoy se enteraba que él iba a casarse??, sin pensarlo no quiso escuchar mas y cerro lo poco que quedaba abierta la puerta, se tiro a su cama y comenzó a llorar y pensar en todo eso.

Ca -No es posible, Albert está comprometido?!?, y entonces que sucedió anoche?, porque me beso? Porque? Yo pensé que él y yo… y siguió llorando escondiendo su dolor en la almohada para que no la escucharan en la terraza.

……………………………………………………………………………………………………

Al –No Stear, no es por Alison, ni siquiera la conozco, eso no me importa, pero ya te contare todo con calma, por el momento me alistare e iré al comedor, muero de hambre, no han visto a Candy?

Ge –Parece que regreso tarde anoche, así que supongo estará dormida.

Al –En ese caso me adelantare, caballeros, que tengan un agradable día, permiso, nos veremos más tarde.

Albert entro por la salita y al ver que Candy no se había levantado, decidió ir al comedor a tomar algo de café y aclarar su mente. -“le dejare una nota a Candy”.

Como George y Stear ya estaban vestidos, George le propuso tomar el desayuno en el comedor de la cubierta para disfrutar de la mañana, Stear acepto y salieron del camarote.

Candy, se recuperaba de tan grande sorpresa, y se decía a si misma esto tiene que ser un error, Albert no es así, él no puede jugar con los sentimientos de la gente, tiene que haber una explicación. Decidida a hablar con él se levanto y se dispuso a darse un baño.

Ca –“Y que me dirá?, y si no quiere hablar del tema?, y si solo fue el vino? mejor esperare a que sea él quien hable primero, yo no diré nada, ni de anoche, ni de lo que escuche”.

………………………………………………………………………………………………….

George ayudaba a Stear a escribir una carta para Patty, pero en realidad ya eran varias hojas las que trataba de escribir, porque Stear no se decidía que decirle.

Ge –Porque no piensa en lo que le dirá y después lo escribimos, por ahora tengo que ir a ver la hora exacta de arribo, quiere que le acompañe al camarote?

St –No George, puedo llegar solo, donde están las cartas?

Ge –Se las dejo aquí encima.

St –Gracias.

Stear regreso al camarote, deseaba tomar un descanso de sus pensamientos, lejos del calor, así que dejo las cartas sobre la mesita, sin darse cuenta que también allí, había una nota y sobre ella una flor, Stear sintió la flor y la tomo para reconocerla, escucho ruidos en el dormitorio de Candy y toco.

Ca –Adelante, “seguro es Albert que quiere hablar conmigo”

St –Buenos días Candy, así que ya te levantaste?.

Ca –Buenos días Stear, y esa flor?

St –Es para ti, toma.

Ca –Gracias, y Albert y George?.

St –George fue a ver la hora de arribo y Albert dijo que tenía mucha hambre y se fue al comedor.

Ca –Al comedor?  Y tú?

St -George y yo desayunamos en la cubierta.

Ca –Ya desayunaron, mm.

St –Quieres que te pida algo de desayunar?

Ca –No gracias, saldré en un momento.

St –Esta bien, estaré en la habitación.

Ca –De acuerdo.

Así que Stear cerró la puerta, dio la vuelta y al dirigirse al dormitorio escucho.

Toc toc.

St –Adelante.

-Buenos días señor, soy la mucama, puedo limpiar un poco?

St –Si adelante, pase.

Stear se quedo unos minutos, cuando ya se dirigía al dormitorio, la mucama pregunto

-Señor, hay unos papeles sobre la mesita de centro, desea que los ponga en algún lugar?.

Stear no convencido de las cartas dijo –No, recoja todo y tírelo por favor, son papeles sin importancia.

La mucama recogió los papeles, incluyendo la nota de Albert.

Querida Candy.

Buenos días, no quise despertarte, cuando lo decidas, estaré en el comedor esperándote, quiero que hablemos sobre anoche, si no deseas venir, entenderé que no quieres hablar del tema.

Tuyo. Albert W.A.

Cuando Candy escucho que la puerta de la sala común se cerraba se asomo y vio que ni Albert ni George ni Stear estaban presentes, por lo que regreso a su habitación dispuesta a no salir hasta que fuera para bajar del barco.

Candy pensaba en lo sucedido una y otra vez, porque me preguntaría Albert sobre Terry?, en realidad ya no lo amo?!, estoy segura de ello, fue mucho lo que lo ame, pero cada quien debe seguir su camino, así lo decidimos, a demás, él en más de un año no me ha buscado, no veo porque tengo que seguir esperándolo, solo deseo que sea feliz”. “Y Albert?, porque correspondí su beso?, que siento por él?, ese beso de anoche, fue algo que nunca había sentido, ni con Terry, fue tan diferente, y en un momento yo misma lo abrace, porque?, en realidad ahora amo a Albert?” Y si solo fue la noche, el vino, no!  Y Alison?, si está comprometido entonces porque me beso? No entiendo nada.

Candy sentía dolor de cabeza y tomo una pastilla, después de un rato pudo quedarse dormida, cuando escucho el sonido del silbato que anunciaba tierra, en cuestión de tiempo llegarían a puerto y tendría que ver nuevamente a Albert.

Se dijo a si misma, “No diré nada, si él no me comenta algo, haré como que nada paso” todo habrá sido un error, será lo mejor.

Albert escucho de igual forma el silbato del navío, y al ver su reloj vio que habían pasado un par de horas desde que llego allí, George le había alcanzado ya.

Al –No vino George. No vino. Será mejor que nos vayamos y alistemos todo para bajar.

Ge –Ya todo está listo, pero no te desanimes, quizás aun no ha salido de su habitación y no ha visto la nota. Anímate.

Al –Si quizás tengas razón, es muy dormilona, en ese caso, vamos a ver.

Ge –Si, veras que eso fue lo que paso.

Albert entro a la sala común, buscando la flor y se dio cuenta de que ni la flor ni la nota estaban donde las dejo.

Al –Lo vez, no hay nada más que decir. Vayamos por las maletas, y avisa a Candy que estamos por bajar, iré por Stear.

Ge –Si. “que habrá pasado?”.

Llegaron a tierra, y una multitud estaba esperando la bajada de los pasajeros, parecía una fiesta nacional, todo el muelle estaba adornado. Conforme iban bajando los heridos, médicos y enfermeras, sus familias iban a buscarlos, aquello era un mundo de emociones.

…………………………………………………………………………………………………..

An –Porque tardan tanto en bajar?, no los veo

Ar –Lo que no entiendo, es porque vienen tantos soldados en este barco?, Joshua, seguro que este es el barco en donde llegarían?

Jh –Si señor, el telegrama de George decia que este era.

An –Y porque no habrán querido que lo supiera la tía Elroy?

Ar –No lo sé, a mi también se me hizo muy extraño.

Jh –Allí están, son los últimos en bajar.

An –Si, allí esta Candy, y Albert, atrás esta George, pero quien viene con ellos?.

Ar –Es, es Stear! –dijo abriendo los ojos como para creer lo que estaba viendo.

Archie corrió hacia la rampa, gritando el nombre de su hermano.

Ar –Stear, Stear

St –Archie?, Candy, donde esta Archie?

Ca –Vamos te llevare con él.

Ar –Stear, eres tú?, hermano!, -llego y le dio un gran abrazo, -pero como es esto posible?, nos dijeron que tu, tú estabas muerto, que paso?  Archie hablaba tan feliz que no se dio cuenta del bastón de Stear.

St –Bueno, es una larga historia.

Annie llego un segundo después y sus lagrimas de alegría no se hacían esperar –Candy!

Y ellas se abrazaron, -pero porque no nos dijeron que Stear venía con ustedes?.

Ca –Bueno, era una sorpresa

Ar –Y que sorpresa, vamos, allá está el auto, Archie tomo la mano de Stear para jalarlo.

St –Espera Archie, no puedo ir tan rápido, señalando su bastón.

Ar –Lo siento, pero que sucede??

Candy iba a contestar pero Stear se adelanto.

St –Sufrí un accidente y ahora estoy ciego, eso es todo

Archie y Annie se quedaron petrificados, Annie llevo sus manos a la boca para no llorar.

Ar –Lo siento, yo.. Yo no sabía, pero…

St –Tranquilízate Archie, estoy bien, solo es eso, de cualquier forma sin mis lentes no veía nada, recuerdas? Jajaja

Jajaja, todos comenzaron a reír, y Archie y Annie se tranquilizaron al ver la reacción de Stear.

St –Bueno pero vamos, ya quiero estar en casa.

Albert bajo, y espero a Roger, Elizabeth y Michael, -Pediré que les acompañen a donde deseen.

Mi –No será necesario, aquí viene mi familia, yo llevare a Roger y Elizabeth a mi casa y nos veremos después, para ver lo del departamento que ustedes decían, está bien?

Al –Si claro, entonces nos veremos mañana, que pasen buen día, permiso

Mi –Gracias, nos vemos.

Michael y sus acompañantes se retiraron, no sin antes comentar.

Mi –Albert parecía nuevamente molesto, tendrá algún problema?

Eli –Espero que no sean sus dolores de cabeza nuevamente, puede ser algo peligroso no crees?

Mi –Esperemos que no sea así.

Albert llego al lado de George, Saludo a Archie y Annie, sin aproximarse a Candy.

Ar –Vamos por allí están los autos esperándonos, nos dividiremos en dos.

Y antes de que alguien pudiera decidir cómo se repartirían, Albert dijo.

Al –Ustedes vayan en aquel, George y yo nos iremos en este, nos vemos en casa.

Albert discretamente jalo a George y se encaminaron al auto señalado.

Ar –Que tiene Albert?, lo veo disgustado, sucedió algo?

St –No, se me hace muy raro, en la mañana estaba de muy buen humor, Candy? Tu sabes algo?

Ca –No, no se nada –dijo algo pensativa.

Ya en los autos, se encaminaban hacia Lakewood, cuando dentro de la conversación se menciono a la Sra. Elroy.

An –Archie, no creo que sea conveniente que tu tía Elroy vea a Stear aun, recuerda.

Ar –Si Annie tienes razón, Joshua, vamos al café Imperial.

Jh –Si señor

Ca –Que sucede? Porque no vamos a casa, pasa algo?

Ar –Lo comentaremos en un momento, Albert tiene que escuchar todo.

Stear y Candy, aunque pensativos por lo sucedido no comentaron más y se limitaron a esperar, mientras comentaban las experiencias del viaje y lo sucedido a Stear en Francia.

Al –John, este no es el camino a Lakewood, que sucede?

Jn –No lo sé señor, simplemente veo que el otro auto se dirige hacia el centro.

Al –Esta bien.

Ge –Vas a hablar con Candy?

Al –No, no tiene caso, tu viste que traía la flor que le deje con la nota, significa que la leyó y no quiso hablar de tema, así que será mejor olvidar todo.

Ge –Pero debería hablar …

Al –No George, por eso le dije que si no asistía entendería que no quería hablar del tema, supongo que fui muy imprudente, solo espero que pueda perdonarme o que… no sé. Que no me retire su amistad, eso me dolería mucho.

Ge –Yo insisto en que debería hablar con ella.

Al –No, no quiero presionar más las cosas. Será mejor dejarlo así.

Albert volteo hacia la ventanilla para dar la plática por terminada.

Cuando llegaron al café.

Al –Supongo que quieren tomar un café, diles que tenemos algo que hacer no quiero conversar ahora.

Ge –Si señor

Al poco tiempo

Ge –Señor, que es necesario que baje, también necesitan hablar con usted, con respecto a la Sra. Elroy.

Al –La tía Elroy? Está bien, bajare.

Dentro de la cafetería.

Ar –Siento que esto haya sido de improviso, pero ciertamente necesitaba hablar con ustedes antes de llegar con Stear a casa. No creo que la tía Elroy esté en condiciones de dicha sorpresa, después de todo lo que ha pasado.

Al –Que ha pasado?

Ar -Después de que se marcharon, al poco tiempo tal vez 3 semanas, llego una invitación a casa, dirigida a la tía Elroy y a la familia, al recibirla y leerla la tía Elroy sufrió un desmayo y llamamos al doctor, resulta que la noticia de esa invitación altero la presión de la tía.

Al –De que invitación se trata?

Ar –De la boda de Eliza Leegan

Al –Como que la boda de Eliza?

Ar –La tía Elroy mando traer a los Leegan para obtener una explicación y

…………………………………………………………………………………………………

Ez –Si tía, me casare dentro de 1 semana, ya está decidido

SE –Pero Eliza esto es una locura, tú no puedes casarte, es muy poco tiempo, la gente empezara a hablar sobre las razones de una boda tan apresurada, así que suspenderás esto!

Ez –No tía, no lo haré, me casare, no me importa lo que digan, prefiero que hablen sobre las razones que quieran a que digan que ahora seré una enfermera cualquiera como Candy, eso es demasiado humillante.

SE –Pero Eliza, puedes si lo deseas entrar al negocio familiar o hacer alguna otra cosa.

Ez –Yo si soy y seré una dama y si para seguir siéndolo necesito casarme pues así lo haré.

SE -Porque casarte tan apresuradamente?.

Ez –Porque no quiero que el tío William, se oponga a mi boda y me obligue a entrar a un convento.

SE –Pues no estoy de acuerdo con esta boda.

Ez –No entiendo porque ha cambiado tanto tía, antes nos apoyaba a nosotros ahora veo que prefiere a Candy.

SE –Pues este tipo de cosas no son aceptables, por lo menos las cosas que Candy hace no perjudican a nadie, pero si ayudan.

Ez –Pues entonces quédese con Candy.

Sra. L –Eliza! Cuida tus modales

SE –Esto es imperdonable, retírate Eliza, y no esperes que la familia apoye tu decisión. Retírense!!.

…………………………………………………………………………………………………..

Ar –Después de la discusión que tuvieron Eliza y su madre con la tía Elroy, su presión se desestabilizo e incluso tuvimos que llevarla unos días al hospital, luego se quedo en reposo en casa, pero el doctor nos ha dicho que debemos tener cuidado con impresiones fuertes, pues aun se encuentra delicada. Por eso no quisimos llegar a casa con Stear, sería algo muy impactante, creo que deben hablar con ella antes.

Al –Esta bien, Candy crees que puedas cuidar unos días a la tía?

Ca –Si.

Al –Annie, podría hablar con tus padres para pedirles que Stear se quede unos días con ustedes, en lo que esto se arregla?

An –Si Albert.

Al –Stear estás de acuerdo?

St –Si.

Al –En ese caso, Annie, podemos ir a tu casa en este momento?

An –Si, papa debe de estar allí.

Albert se veía demasiado serio, todos asumían que era por la noticia recibida, pero en realidad ya había algo previamente a eso.

Después de hablar con los Britter e instalar a Stear en su casa, Annie decidió quedarse para hacerle compañía, el resto incluyendo a Archie, regresaron a Lakewood para ver la situación en casa.

Cuando llegaron Albert y Candy subieron a la habitación de la tía Elroy, pero cada uno en un instante diferente ya que no querían tener una oportunidad para poder hablar.  Albert entro primero.

Al –Tía Elroy, se encuentra despierta?

SE –William?, eres tú?

Al –Si tía, hemos regresado.

Se –Y porque nadie me aviso de su llegada?

Al –Porque queríamos darle una sorpresa, pero usted nos la dio a nosotros, como se siente?

SE –Hay William, es que Eliza ….

Al –Si lo sé tía, Archie me ha puesto al tanto, pero por favor tranquilícese, no le hace bien esforzarse.

SE –Que vamos a hacer con este escándalo?

Al –Ya veré que se puede hacer, mientras tanto quiero que descanse, Candy espera afuera, desea verla, puedo hacerla pasar?

SE –Si, está bien.

Candy entro, y se coloco del otro lado de la cama, y no junto a Albert.

Ca –Tía, se siente mejor?.

SE –Si me siento mejor.

Ca –Bueno yo me quedare con usted cuidándola hasta que se recupere.

SE –No será necesario.

Al –Si lo es tía, y yo insisto en que Candy cuide de usted unos días.

SE –Si lo crees pertinente, así será.

Al –Bueno tía, la dejo descansar cualquier cosa que necesite dígale a Candy que me mande a avisar.

SE –Espera William, tenemos que hablar sobre Alison McCalister, ellos llegaron hace dos semanas y es necesario que hablemos con ellos lo antes posible.

Candy cuando escucho el nombre simplemente cerró los ojos como tratando de pensar que todo era una pesadilla.

Ca –En ese caso, yo iré a buscar mi maletín y un té para usted tía, me retiro.

Al –Puedes quedarte si lo desea Candy.

Ca –No gracias, Permiso.

Candy salió de la habitación no quería escuchar aquella conversación, no quería darse cuenta de que Albert estaba próximo a casarse.

SE –William, recordaras que tu padre y Walter McCalister, convinieron en que tu y su hija Alison, contrajeran matrimonio antes de que tu cumplieras los 30 años, y como ya los tienes, es momento de anunciar tu noviazgo con Alison.

Al –Tía pero eso fue un compromiso que nuestros padres hicieron, no nosotros.

SE –Si William lo sé, pero es un compromiso de honor, no querrás dejar en mal a la familia Andrew o sí?

Al –Esta bien tía, pero si Alison no desea casarse,  yo mismo seré quien rompa el compromiso.

SE –Esta bien William. Pediré a George que envié un mensaje al hotel Royal para que avise a Alison y su familia y vengan aquí.

Al –Si tía, ahora si me disculpas, debes descansar y yo tengo que ver algunos asuntos.

SE –Si William puedes retirarte.

Albert dio un beso en la frente a su tía, y se retiro, en el camino se cruzo con Candy y aunque ella volteo para verlo de frente, él se limito a bajar la mirada y apresurar el paso, sin cruzar palabra alguna.

Candy comprendió aquel gesto, así que solo tomo aire, siguió subiendo las escaleras y pensó –“así que solo fue un error”.

La Señora Elroy hablo con George, él extrañado por la aceptación de Albert bajo para hablar con él.

Toc toc.

Al –Adelante.

Ge –La señora Elroy me pide que traiga a los McCalister para aceptar tu compromiso. Es que en realidad piensas casarte?

Al –Si.

Ge –Pero Albert, y Candy?

Al –Espero que sea muy feliz, quizás lo pensó bien y aun ama a Terry, por cierto ve al teatro y reserva 2 palcos para la obra de Terry, Michael, Elizabeth, Roger y quizás Alison con su familia nos acompañen.

Ge –Pero piensas llevar a Alison aun sin hablar con Candy?, Albert por favor… 

Al –Basta George, dejemos las cosas así, por favor.

 LEER EL SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

13 comments

  1. hola tefelicito me gusta mucho tu fic espero no tarde mucho en sacar el otro capitulo me tienes en ascuas

  2. Noooooooooooooo!!! Me dejaste peor de lo que estaba. ahora me voy a acabar todas mis uñitas, porfa que Abert no se a mensito y hable con Candy! porfavor no tardes mucho en el siguiente capitulo, yo entro casi diario por no decir diario para leer tu historia, porfa dame un feliz fin de semana y pon la continuacion en este fin sip?
    te admiro y cada que leo me doy cuenta de tu gran talento para escribir
    te mando saludos desde nayarit!!
    Lupita

  3. hola
    me estoy comiendo las uñas de la hemocion

  4. es una historia genial, en verdad me tiene muy emocionada, espero con ansias el siguiente episodio

  5. Hola

    Esta muy linda la continuación de esta historia
    la verdad es que todos los dias tengo que checar la pagina
    para ver si ya publicaron nuevos capitulos
    son muy buenos, felicito a todas las creadoras que hacen
    posible esto

    Hasta pronto y espero pronto haya nuevas actualizaciones

    Bye

  6. seeeeeeeeeee kse kede candy con terry no con albelr jajajaj

  7. QUE EMOCION! QUE VA A PASAR AHORA? SE VA A QUEDAR CON ALBERT O CON TERRY? AAH! PON PRONTO LA CONTI ESCRIBES EXELENTEEE!
    SALUDOS
    C@taa!

  8. Este.es.un.Albert.o.Terryfic??????
    Quisiera.saber.porque.amo.a.Terry
    pero.si.es.uno.sore.Albert.me
    toca.resignarme.

  9. Hola Chicas

    Saludos a todas, y gracias por sus lindos comentarios, no quisiera contestar a sus preguntas sobre por quien se decide Candy, recuerden que la vida es muy extraña, y tal vez esta versión pudo haber ocurrido, de haber continuado la serie. Como comente antes, en algún capitulo leerán una frase que dice “Candy se fue con Terry a Londres”, pero eso tendrán que averiguarlo ustedes, lo que si les puedo decir es que ya estoy escribiendo el ultimo capitulo y he tratado de que todos los personajes que se lo merecen tengan un final feliz, aun quedan muchas sorpresas, bodas, nacimientos, muertes, y mas, espero les siga gustando la historia, y sobre todo el como las dejo con la duda cada capitulo, gracias por leerlos y nos vemos luego.

    Cali.

  10. woman-21@hotmail,com

    Cali, Cali!!! Si otra vez yo. porfis ya pon la continuacion porque me estoy comiendo mis uñitas, pooooooorfis!!!
    ah por cierto dejame comentarte que el video que nos dejas alla arriba esta lindo que digo lindo lindisimo! es la historia de candy y Albert.
    muchas gracias por compartirlo.
    saludos
    Lupita!

  11. nooooooooooooooooooo, que hace Terry otra vez aqui?????????????? por favor que se quede con Albert!!!!!!!!!!!!!!!! que ya Terry diga el adios final!!!!!!!!

  12. …………..que nerviossssssssssssss…… no puedo parar de leer !!!!! =)

  13. Que felicidad q stier este con vida y q triste q Albert no quiera aclarar las cosas con Candyb

Leave a Reply

Your email address will not be published.