Home / fanfics / Inicia una nueva vida Capítulo 57

Inicia una nueva vida Capítulo 57

Por un amigo

Al –El experto es Stear
An –Literalmente podía llegar a la cocina con tan solo seguir el aroma.
St –Bueno no es para tanto, ya había yo memorizado el camino.
Es –Memorizado el camino?
St –En ese tiempo aun mis ojos estaban dañados.
Pa –Pero su olfato no
Ca –Y su paladar tampoco.
St –Bueno es una comida muy sabrosa, era difícil resistirse
Jajajaja
Es –Pero entonces viajaríamos a México?
Al –Podemos programar un viaje para después, pero a lo que Stear se refería es a una fiesta mexicana aquí en Chicago
Hy –Aquí en Chicago?
La plática continuo durante toda la tarde y disfrutaron de cosas nuevas como las hamacas, para media tarde y después de un chapuzón en la alberca, Eloise entraba a la casa por la puerta principal, cuando fue sorprendida por un visitante.
Nl –Candy, te vez muy diferente con ese corte de cabello.
El –Disculpe?
Nl –Lo siento señorita, discúlpeme usted, la confundí con otra persona.
El –Si, dicen que me parezco a mi prima Candy, pero usted es?
Nl –Soy Neal, Neal Legan.
El –Primo de Stear y Archie?
Nl –Así es señorita…?
El –Eloise, Eloise Wellington.
Nl –Es un placer conocerla.
El –El placer es mío
En ese momento llegaron Tomm y su familia.
To –Neal, no me digas que vas llegando?
Nl –Tomm, Jazmín, en realidad si, salí algo tarde del colegio.
To –Y la señorita es?
Nl –Ella es Eloise Wellington, prima de Candy.
To –Si, claro, el parecido es mucho.
Después de las presentaciones.
Nl –Veo que traes muchas cosas, deseas que te ayude a bajarlas?
To –Pero ensuciaras tu uniforme.
Nl –Tienes razón, mejor le llamare a Joseph, Jazmín, señorita Wellington, porque no se adelantan con los demás?, en un momento estaremos por allá.
El –Eloise, llámenme Eloise por favor.
Para la mitad de la tarde solo faltaban la tía Elroy que se encontraba en Florida con George, y Terry, que estaba de gira, y por supuesto los Garcia.
A la mañana siguiente como siempre las niñas mayores fueron las primeras en despertar, al menos eso suponían, pues se disponían a despertar a Stear antes que a nadie.
St –Ya vienen para acá Patty.
Pa –No sé quien es mas latoso, si ellas o tu.
St –Shh –decía mientras se ponía detrás de la puerta
Las niñas entraron sigilosamente a la habitación y se aproximaron a la cama.
Ang –Lista Keyna? -susurrando
Ke –Si -susurrando
St –A quien creen ustedes que van a despertar? –decía mientras levantaba a ambas pequeñas para tirarlas en la cama y hacerles cosquillas a ambas, y entre gritos y risas los cuatro se despertaron alegremente.

Al –Buenos días amor
Ca –Buenos días.
Al –Escucha
Ca –Si, parece que Ángela, Keyna, Stear y Patty se han levantado ya.
Al –Si, quien será la siguiente víctima?
Ca –Como?
Al –Tu sabes que siempre despiertan primero a Stear y luego van y buscan a alguien más para despertar.
Ca –Es cierto, tal vez le toque a Neal
Al –Lo dudo, conociéndolo debe de estar regresando de correr.
En ese momento se escucharon más gritos y risas.
Al –Alguien más fue despertado
Ca –Pero quién es?, Jazmín?
Al –No lo se
En eso en el pasillo se escuchaba
El –Alcánzala Ángela
Ang –Si tía –mientras corria detrás de Clarisa
Jajaja
Albert y Candy y los otros salieron para ver tremendo alboroto.
Ángela llego corriendo y se escondió detrás de Albert.
Ang –Papi, no dejes que me haga cosquillas.
Cs –Eso no se vale, tú me despertaste con cosquillas –decía mientras la atrapaba y la levantaba en brazos.
Jajaja
Sra. We –Buenos días.
Ca –Buenos días abuela.
Sr We –Por aquí despertar es de lo más alegre, cierto?
Ar –Solo los fines de semana.
Al poco tiempo todos fueron bajando al comedor, pero al llegar algo extraño había pasado.
An –Y la mesa?
Lu –Buenos días.
Ar –Buenos días Luci, donde están la mesa y todas las sillas?.
Lu –En el salón principal.
St –En el salón? Porque?
Do –Así lo dispuso el señor William
Nl –Pues vayamos entonces al salón.
Al llegar al salón dos mesas estaban arregladas para el desayuno y Albert y Candy ya se encontraban allí, junto con sus pequeños.
An –Buenos días.
Al Ca Ang –Buenos días.
Ar –Esto ha sido algo sorpresivo pero ahora entiendo porque fue.
Al –En el comedor no cabíamos todos, será más cómodo aquí.
El ligero desayuno transcurrió igual de alegre que el despertar, Conrad y Edson comentaban algo entre sí, cuestión que desagrado a su padre.
Sr We –Conrad, que modales son esos!, si tienes algo que decir, dilo en voz alta.
Cr –Lo siento padre, le comentaba a Edson que fue algo ligero el desayuno.
Sra. We –Conrad!
Conrad y Edson solo bajaron la vista.
Ar –En realidad no es la costumbre, pero créeme que necesitaras estomago suficiente para el almuerzo.
To –Claro, he traído unos cortes deliciosos, no querrás perdértelos.
Nl –Es por eso que Stear no ha comido más que una toronja?
St –Si, prefiero reservarme para el almuerzo.
Ja –Ya decía yo, que tenía que preparar más tortillas de harina.
St –Trajiste tortillas de harina?
Ja –Si, se que te gustan.
St –Genial, si me disculpan iré a la cocina para que Martha ponga más queso, permiso. –dijo mientras salía apresuradamente de la cocina.
Jajaja
Cs –Que son las tortillas de harina?
Pa –Es, como te diré, como si fuera pan, pero plano, para hacer un taco.
El –También he oído del taco, pero no sé que es
To –Créeme que algo delicioso. –dijo con cara de saboreárselo
Jajaja
Whi –Señor Tomm, llegaron ya.
To –Gracias, iré en un momento, que los bajen y los ensillen por favor.
Whi –Si señor.
Pa –Que fue lo que llego Tomm?
To –Los caballos.
Al –Ayer le pedí a Tomm que nos prestara algunos de sus caballos para podernos ir todos al lago.
El –Que lindo.
Cs –Yo no quiero montar.
Le –Vamos hija, tienes que volver a montar, lo hacías muy bien, tienes que olvidar ese accidente.
Cs –No mama, no quiero volver a montar, se lo prometí a capitán, permiso –dijo mientras se levantaba y salía del salón.
Todos guardaron silencio hasta que ….
Sr We –Lo siento, Clarisa no ha querido volver a montar desde que en un concurso ella y su caballo cayeron y tuvimos que sacrificar a capitán.
Pa –Que triste.
An –Es una pena, aun lo resiente mucho.
Cr –Con ese caballo gano algunos concursos y era muy especial, pero ahora no soporta siquiera escucharlos o verlos.
Ca –La entiendo muy bien, si me disculpan hablare con ella, permiso.
Candy se levanto y se fue a buscar a Clarisa, cuando la encontró, le pidió le contara la historia de capitán.
Cs –Ese fue el caballo que mi abuelo me regalo cuando cumplí los 12 años, había estado yo entrenando salto, y con el aprendí mucho, ganamos concursos importantes y era mi mejor amigo, en uno de los concursos, una ardilla se cruzo por el campo de prácticas y espanto a capitán, trato de saltar, pero ya no alcanzo altura, cuando caímos, algunos de los obstáculos se rompieron y uno lastimo severamente su pata, tuvieron que sacrificarlo y… -llorando.
Ca –Te entiendo, fue muy doloroso perder a tu mejor amigo, a mi me paso algo peor y tampoco quería volver a ver un caballo en mi vida.
Cs -Algo peor?
Ca –Recuerdas el nombre de la escuela de Stear?
Cs –Si
Ca –Anthony Brown era primo de Archie y Stear, sobrino de Albert
Cs –Era?
Ca –Si, Anthony y yo éramos muy cercanos, yo lo quería mucho, cuando fui adoptada, la tía Elroy hizo venir a la familia para que yo fuera presentada, ese mismo día se organizo una cacería de zorras en esta propiedad, Anthony y yo cabalgábamos juntos y en el camino una zorra espanto a su caballo que salto un arbusto y Anthony cayó, y….
Cs –El murió?
Ca –Así es, desde entonces Albert prohibió las cacerías aquí, y yo deje de montar un caballo por mucho tiempo.
Cs –Pero ahora lo haces no?
Ca –Si, Terry, ya has oído de él, me ayudo a sobreponerme.
Candy conto la historia de lo sucedido aquel día cuando ella lo confundió con Anthony y la hizo cabalgar de nuevo.
Ca –El me dijo que por algo suceden las cosas, pero que eso no significa que nosotros dejemos de vivir, que habrá ocasiones tristes en nuestras vidas, y otras serán muy alegres, pero si no vivimos plenamente tal vez nunca las conozcamos, tienes que superar lo que te sucedió, a capitán no le gustaría ver que ya no te gustan los caballos, es como si quisieras olvidar los buenos momentos que pasaste a su lado.
Cs –Tú crees?
Ca –Si, alejarte de los caballos y de lo que te gusta hacer es una forma de olvidarlo, yo pienso que sería más lindo que lo recordaras saltando tan bien como antes, y disfrutando de la vida en una cabalgata, Albert me dijo que para recordar a alguien que se ha ido, es mejor que se haga con una sonrisa, tal y como les gustaba vernos a nosotros.
Cs –Tienes razón, capitán sabia cuando yo estaba triste o enojada y el siempre me hacia ponerme de buenas, será mejor recordarlo con una sonrisa.
Ca –Eso significa que cabalgaras nuevamente?
Cs –Si, extraño esos días en que el viento alborotaba mi cabello cuando corría con capitán.
Ca –En ese caso, ven serás la primera en escoger uno.
Candy tomo a Clarisa de la mano y corrieron juntas hasta el establo en donde estaban ya ensillados todos los caballos, una hermosa yegua se aproximo por la espalda a Clarisa y le jalo el cabello.
Cs –Ouch, oye, que tratas de hacerme?
Jajaja
Ca –Parece que le simpatizas
Cs –Es muy linda, será que puedo montarla?
Ca –Claro que si, adelante.
Cs –Pero ven conmigo, demos una vuelta antes de que los demás vengan.
Ca –Esta bien, iré por Antonieta.
Clarisa y Candy dieron una vuelta con los caballos cerca de la casa
Ang –Papi, mi mama y tía Clarisa ya están en los caballos, vámonos.
Le –Clarisa esta cabalgando?
Gi –Eso quiero verlo
Todos salieron de la casa y vieron a Clarisa montando nuevamente.
Cs –Vamos, monten ya, el día es hermoso.
To –Todo está listo, llevaremos la pequeña carreta del señor Whitman.
Sr, Sra. We –Nosotros iremos en ella, ya no estamos tan jóvenes.
Keyna se encontraba en el marco de la puerta de entrada, temerosa de acercarse, Stear pregunto a Graham donde estaba Keyna y le señalo la puerta, Stear se acerco a ella.
St –Sucede algo Keyna?
Ke –Yo, tengo miedo papa Stear.
St –No debes temer, tu iras conmigo en el caballo.
Ke –Y si el caballo no me quiere?
St –Como dices?
Ke –En mi otra casa un caballo no quería al señor que vivía junto a nosotros y entonces el caballo lo tiro y él se lastimo mucho las piernas y mi mama decía que ya no podía caminar.
St –Entiendo, pero te aseguro que Bell, mi caballo si te querrá.
Ke –Si no me quiere, tú caminaras conmigo hasta el rio?
St –Claro que si amor, vamos.
Stear tomo en brazos a Keyna y se acercaron cuidadosamente al caballo.
St –Bell, ella es mi hija Keyna, y va a montar con nosotros el día de hoy –en secreto le dio a Keyna un cubo de azúcar para que se lo acercara al caballo.
Ke –Me hace cosquillas jajaja.
St –Lo vez, entonces podremos montarlo.
Ke –Si.
Stear y Keyna montaron a Bell, todos los otros tomaron sus caballos y a alguno de los niños, Evan el más pequeño se fue en la carreta con el señor y la señora Welligton, y lokie caminaba al lado del caballo que Angela y Albert montaban
Todos dieron una cabalgata tranquila, rieron y conversaron agradablemente hasta llegar al rio, al llegar se instalaron y Tomm y los chicos adaptaron el asador y lo necesario para los cortes y la comida.
Las chicas colocaban el resto de la comida sobre la mesa
Pa –Ya tengo apetito todo se ve delicioso.
An –Te estás contagiando de Stear?
Jajaja
Ca –Jazmín donde consiguieron todo esto?
Ja -Tomm le llamo a Fernando para pedirle esta comida, y de camino aquí la recogimos ayer.
An –Lastima que las tortillas no saben tan bien como cuando están recién hechas.
Ja –Pero te aseguro que con este queso te sabrán aun mejor.
Ca –Yo quiero una quesadilla, veré si ya hay algunas hechas.
Candy se dirigió al asador y trajo consigo una charola con varias quesadillas que ofreció a los Wellington.
Conrad, vio como Jazmín tomo una y le puso salsa, así que siguiendo el ejemplo hizo lo mismo.
Cr –Ouch, no, esto está muy fuerte, agua, agua, pica mucho.
Jajaja
Al –Candy prevenlos de las salsas que hace Jazmín, recuerda que es algo nuevo para ellos.
Ca –Lo siento, lo olvide –dijo con una mueca y la legua de fuera.
To –Si no pica tanto, Jazmín la hizo sin tantos chiles ahora.
Ar –Tu porque ya te acostumbraste, pero no todos.
Después de unos minutos y varios vasos con agua, Conrad se calmo.
Cr –Que es eso?, es muy picante?.
Hy –Pero la carne es deliciosa
Jazmín y las chicas explicaron toda la comida que había sobre la mesa, y los Wellington fueron probando con cuidado cada una de las cosas nuevas.
El –Como dices que se llama este queso?
Ja –Oaxaca, o de hebra
El –Es muy rico –decía mientras tomaba otro trozo.
St –Pero pruébalo con esta tortilla de harina, las que prepara Jazmín son las mejores.
Ja –Gracias Stear.
Ke –Mama, yo puedo comer salsa?
Ang –No, pica!
Pa –Te pondré unas gotas aquí y tu las probaras, si te pica, aquí junto a tu plato esta tu vaso con agua, de acuerdo?
Ke –Si mama.
La comida transcurrió tranquila. Al final todos tomaron asiento bajo de algún árbol, los niños jugaban cerca de la orilla del rio y aunque les fue prohibido subirse al bote, Keyna, Ángela, Graham y Alexander lo hicieron.
Ke –Nos dijeron que no subiéramos.
Ang –No pasa nada, si no quitamos la cuerda, el bote no se separara de la orilla.
Alexander al escuchar lo de la cuerda la quito y el bote comenzó a moverse rápidamente, los niños empezaron a gritar, lo que alerto a los adultos.
An –Los niños!
Al –Iré por ellos
Albert se arrojo al rio y nado hasta donde estaba el bote, subiendo con cuidado.
Al –Están bien?
Ang –Si papa.
Al –Que fue lo que te dije con respecto al bote Ángela?
Ang –Yo no quite la cuerda, fue Alexander.
Al –Pero te dije que no subieran, o no?
Ang –Si papa.
Al –Después hablaremos de cuál será el castigo para los cuatro, por desobedecer.
Ca –Albert –grito desde la orilla.
Al –Están bien –Contesto desde el bote
To –Te lanzare la soga.
Al –Si.
Cuando regresaron a la orilla, las madres de los pequeños los abrazaron y los regaños comenzaron.
Al –Los castigos los veremos después, este fin de semana todos la pasaremos bien, por cierto el agua esta deliciosa.
Stefanía se aproximo a Albert y le dio los brazos para que la cargara mientras decía Agua, agua, yo quiero ir al agua.
Al –Esta bien mi pequeña, vamos al agua.
Los niños se quedaron cada uno con un adulto, y entraron al agua a jugar, los Wellington aun tenían sus reservas sobre entrar con ropas al rio, así que Candy y las chicas fueron a alcanzar a Eloise y Clarisa para meterlas al agua.
El –Esta fría.
Cs –Eres una llorona, está muy rica.
Jajaja
Poco a poco todos fueron entrando al rio inclusive la señora Wellington se subió la falda un poco y metió los pies al agua.
Todos descansaron el resto de la tarde y regresaron a casa antes del anochecer, como era de esperarse la mayoría de los niños habían llegado dormidos, pues ninguno quiso tomar su siesta durante el día de campo, así que el movimiento de los caballos los arrullo y fueron durmiéndose uno a uno, al llegar a casa entre todos ayudaron con los niños y los subieron a su habitación, los cambiaron de ropa y los dejaron a cargo de Dorothy y sus hermanas
Después se reunieron en las escaleras principales.
Sr We –Es una lástima que el fin de semana se haya terminado.
Al –Si no mal recuerdo Eloise menciono que ustedes pensaban pasar un año en Chicago o no?
Sra. We –Ya no
Ca –Como?
An –Significa que regresaran a Londres?
Ar –Cuando?
Cr –Lo que mi madre quiere decir es que de hecho nos mudaremos a Chicago.
St –En serio?
Sra. We –Deseamos pasar el mayor tiempo posible con ustedes, Theodor y yo ya estamos muy grandes y no queremos separarnos más tiempo de todos.
Es –Conrad y yo nos encargaremos de los negocios en Londres, pero radicaremos aquí en Chicago
An –Pero Leonora y Gina tienen sus vidas en Londres.
St –Al igual que Eloise y Clarisa
El –Yo prefiero quedarme aquí, el clima es más cálido.
Cs –A mí también me gusta
Le –Ayer lo platicamos y acordamos en quedarnos aquí, siempre nos han gustado las reuniones familiares, y ahora con tantos sobrinos y parientes son aun más divertidas.
Gi –A demás si viajamos a Londres no tendremos oportunidad de conocer esas fiestas mexicanas de las que hablan
Ca –Que Alegría.
An –Esto es magnífico.
Al –Seremos una gran familia.
Sra. We –Si les parece bien me gustaría que el próximo fin de semana vayamos al cementerio para llevarlas a las tumbas de sus padres.
Ca –Si
An –Si, me agradaría.
Sr We –Y nos gustaría poder visitar el hogar de Ponny
Sra. We –Queremos agradecerles a las hermanas que cuidaron de ustedes.
St –En ese caso será necesario que lleven tres autos en lugar de dos
Hy –Porque?
Al –El visitar el hogar significa siempre una fiesta para los niños.
Ar –Eso incluye piñatas
Nl –Dulces
An –Juguetes
Al –Lokie
St –Comida
Ca –Entre otras cosas que solemos llevar al hogar.
Sr We –En ese caso me comunicaré con ustedes en la semana para ver que llevamos nosotros.
Es –Sera mejor que nos vayamos, ya es algo tarde.
To –Pero si van al hogar, no dejen de visitar el rancho, los esperare con otros buenos cortes.
En ese momento Stear y Henry contestaron por igual
St Hy –Buena idea
Jajaja
Gi –Parece que tienen mucho en común.
Jajaja
Cs –Neal, nos acompañaras?
Nl –Aun no sé si pueda salir, pero si es así, estaré aquí temprano para ir con todos.
Ar –La tía Elroy y George llegaran el miércoles, así que también irán con nosotros.
An –Solo harían falta mis papas los Britter y los Donahiu para tener a la familia completa.
Al –Pero eso lo podemos planear para fin de año, así le diremos a Terry que nos acompañe.
Pa –Seria Grandioso, una reunión muy muy grande.
El –Una fiesta muy familiar y concurrida.
Ca –Lo planearemos con tiempo, será grandioso.
Cr –En ese caso, nos veremos el próximo sábado, será mejor marcharnos ya.
Los Wellington recogieron sus pertenencias y fueron acompañados por los Andrew a la entrada de la mansión, donde fueron despedidos gratamente.
Al –Neal, te quedaras esta noche?
Nl –Preferiría irme también, mañana hay practica muy temprano.
Al –Pide a John que te lleve.
Nl –Si, gracias, y si puedo estaré aquí el viernes por la noche para el fin de semana.
Pa –Tomm se quedaran, cierto?
To –Si, Steve ya está dormido, claro si no es molestia.
Ca –No digas eso, sabes bien que esta es su casa.
Todos se retiraron a dormir y…
Ar –Annie estas despierta?
An –Si no puedo dormir
Ar –Porque?
An –Estaba pensando en la muñeca y en todo lo que ha sucedido.
Ar –Pero ya estas más tranquila o no?
An –Si, la verdad si, el saber la verdad me ha hecho quitarme esa incertidumbre que tanto me dolía.
Ar –Haz pensado como seria tu vida si ese accidente no se hubiera suscitado?
An –Alguna vez comencé a pensar en eso, pero no quise seguir, me di cuenta de que tal vez tú, y mis hijas no estarían en mi vida, y preferí quedarme con mi realidad.
Ar –Me alegro, porque no sé si me sentiría tan feliz como ahora si no estuvieran tú y las niñas conmigo.
An –Archie, te amo!
Ar –Y yo a ti, siento no habértelo dicho antes, ni agradecerte todos los detalles que tienes conmigo, fui muy egoísta con mi actitud, hasta que Stear me hizo darme cuenta de lo afortunado que soy con la vida que llevo.
Annie y Archie siguieron conversando y después se quedaron tiernamente abrazados y dormidos

La semana transcurría tranquila hasta que el jueves por la tarde Albert recibió una sorpresiva llamada.
Ana –Señor William, tiene una llamada.
Al –Gracias Anabel, quien es?
Ana –Es una dama, no quiso dar su nombre.
Al –Esta bien, la tomare
Eb –Albert Andrew?
Al –Si, -contesto sorprendido, porque solo la familia lo llamaba Albert -Con quien tengo el gusto?.
Eb –Disculpa que te llame, habla Eleonor Beiker
Al –Señora Beiker, no se disculpe, dígame que puedo hacer por usted?
Eb –Es que Terry –y guardo silencio.
Al –Dígame que sucede. Terry está bien?
Eb –No precisamente, por eso te llamo, se que tu eres su mejor amigo, y que Candy y todos ustedes lo aprecian, por eso me atrevo a llamarte y pedirte un gran favor.
Al –La escucho.
Eb –Apenas el mes pasado, Terry regreso de su gira con la compañía Stamford, y nuevamente ha vuelto a beber, ahora tiene un amigo, que lo invita a fiestas y siempre que sale con él, regresa en muy mal estado, no me agrada que salga con él, pero lo que más me preocupa es que sospecho que ese hombre nos ha estado robando.
Al –Como dice?
Eb –Terry ha gastado una gran suma de dinero en muy poco tiempo, no recuerda ni cómo ni donde, y algunas veces que me han dicho que su amigo se queda a
dormir aquí en casa, han desaparecido algunas cosas, joyas o pequeñas estatuillas de considerable valor, pero Terry lo defiende y no sé qué hacer.
Al –Comprendo.
Eb –Albert, quisiera pedirte que vengas, que vengan todos, que hablen con él, se que a ti te escuchara, se que ustedes lo convencerán de dejar de beber y concentrarse en su carrera, el próximo viernes saldré de gira, y no quiero que se quede solo con su amigo, por favor, vengan, ayúdame con Terry.
Al –Si señora Beiker, hablare con la familia y estaremos por allá el viernes, tan solo no le diga nada, lo sorprenderemos, para no alertar también a su amigo.
Eb –Te lo agradezco.
Al –No tiene nada que agradecer, Terry es como mi hermano, y también ustedes son parte de la familia, iremos con gusto.
Eb –En cuanto pueda me comunicare contigo para saber lo que suceda.
Al –Si señora Beiker.
Eb –Por favor instálense en la casa, y dispongan de ella como gusten
Al –No quisiera causar molestias señora.
Eb –No Albert, todo lo contrario, a demás prefiero que se mantengan aquí y evitar que el amigo de Terry sea el que se instale, daré instrucciones al servicio para que los reciban y los atiendan el tiempo que estén aquí.
Al –Esta bien señora Beiker, le agradezco su hospitalidad.

Esa noche durante la cena Albert comento con todos lo de la llamada recibida.
An –La abuela Wellington quería que fuéramos al cementerio, será mejor que le avisemos que será en otra ocasión.
St –Habrá que avisarle a Neal que no venga, ya nos había hablado para decirnos que si podría salir este fin de semana y acompañarnos.
Al –Sera mejor que nos acompañe con Terry, creo que Neal será de gran ayuda para él
Ca –Tienes razón, si alguien sabe sobre el tema es Neal.
Al –Avise a George sobre el viaje, para que estén tranquilos.
Ar –Entonces la reunión con los Wellington se pospondrá y la tía Elroy y George si podrán estar presentes.
St –De cierta forma fue bueno que la tía y George no llegaran esta semana.
Ca –Te parece bien si hablo ya misma con la abuela Margaret por lo de la visita al cementerio, y luego tu le explicas?
Al –Si, sería lo adecuado.
En la biblioteca, durante la llamada.
Al –Claro, que nos acompañen, Eloise, Clarisa y Henry, no conocen Broadway, será agradable su compañía.
Sra. We –Albert quisiera pedirte un favor muy especial
Al –Dígame.
Sra. We –Como mencionas que no es un viaje de placer si no por asuntos delicados, tal vez los niños no les dejen mucho tiempo para resolverlos, por favor, consideren dejarlos con nosotros este fin de semana, Theodor, Leonora, Gina, Edson, Conrad y yo estaríamos felices de poder consentirlos por todo un fin de semana.
Al –Este, no sé qué decir, tendría que hablar con todos aquí, a demás, ustedes no están acostumbrados a cuidar de tantos niños a la vez, ya usted misma ha visto que son muy inquietos.
Sra. We –Te aseguro que estarán bien, nos divertiremos mucho, tan solo sería cuestión de que Dorothy y sus hermanas vinieran también, para que los niños no se sintiesen tan extraños fuera de su casa.
Al –De acuerdo, lo hablare aquí, y mañana le llamare por la mañana para darle la respuesta.
Sra. We –Esta bien Albert, nosotros estaríamos encantados de pasar el fin de semana con los niños.

Albert regreso al comedor.
Ca –Se molestaron?
Al –No, comprendieron la situación, pero me piden un favor.
Ar –Un favor?.
Al –No exactamente, me preguntaron si Eloise, Clarisa y Henry podían acompañarnos.
St –Crees apropiado que nos acompañen sobre todo por el asunto al que vamos?
Al –Ya son mayores, y podrán divertirse solos dado el momento, también es una buena oportunidad para que salgan un poco, y tal vez nos resulten de ayuda en algo.
Pa –Entonces tendremos muchas habitaciones que reservar en algún hotel.
Al –Cuando hable con la señora Beiker, ella me pidió que nos hospedáramos en su casa, para estar más pendientes de Terry.
Ca –Pero somos demasiados, simplemente nosotros somos 15 y 18 con los Wellington.
Al –Con ese respecto la Abuela Margaret desea que le dejemos a los niños el tiempo que estemos allá.
Ca –Como?
Pa –Que quieres decir con el tiempo que estemos allá?
Al –Realmente veo algo complicado que en tan solo un fin de semana arreglemos algo con Terry.
Ar –Pero no podemos estar mucho tiempo ausentes.
St –Yo sugiero traerlo con nosotros un tiempo, estará mejor aquí.
Al –Esa es una buena idea.
Ca –Pero acláreme eso de que la abuela Margaret se quede con los niños.
Albert comento con todos la petición de la abuela, y dieron los puntos a favor y en contra y ellas aunque no muy convencidas aceptaron, pues sería más fácil poder dedicarse a Terry sin la distracción de los niños más pequeños pues sabían que sería difícil dejar a Keyna y Ángela.
Al –Tienes razón, Ángela aun está muy sensible con las separaciones.
Pa –Cuando se la llevaron sus abuelos, recuerdo que Neal decía que estaba muy deprimida.
Ar –Y cuando tuvieron varicela y Albert no estuvo aquí lo resintió también.
St –Keyna y ella están muy apegadas, no será sencillo dejar a Ángela y llevar a Keyna.
Pa –O viceversa, Keyna no se quedaría sola en otra casa, aun se mantiene preocupada por romper algo.
Al –Pues entonces solo las llevaremos a ellas, los más pequeños tendrán que quedarse.
Pa –Y Evan?.
St –Vamos Patty, estará bien, solo serán pocos días.
Ar –Dorothy y sus hermanas estarán con ellos.
Todos aunque intranquilos, quedaron de acuerdo y Albert llamo por la mañana del viernes a los Wellington, quedando de acuerdo en que ese día mas tarde llevarían a los niños.
Al llegar a la mansión Wellington, almorzaron y acomodaron a los niños y a las niñeras en las habitaciones respectivas, para la hora de la siesta, Neal los había alcanzado ya y se despedían para partir.
An –No, será mejor que me quede.
Ar –Annie por favor, estarán bien.
Sra. We –Confía en nosotros hija
An –No es por eso, pero nunca me he separado de mis hijas, las extrañaría mucho, yo no soy tan necesaria en este viaje.
Pa –Yo tampoco, me quedare con Annie.
Al –Ya lo habíamos hablado, todos somos necesarios, Terry necesita ver que cuenta con todos y que nos preocupamos por él, a demás nunca se sabe que pueda aportar cada uno en especial.
An Pa –Esta bien.
Todos se despedían para emprender el camino.

LEER SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

17 comments

  1. Que emocionante capitulo. Espero que puedan ayudar a Terry.

  2. HOLA!!!!!!
    YO OTRA VES!!!!
    NO HE DEJADO DE LEER NI UN SOLO CAPITULO
    Y CADA VES ESPERO EN SIGUIENTE CON MAS ANCIEDAD
    ME ENCANTA FELICIDADES ESCRIBES MUY LINDO!!

  3. POBRE DE MI TERRI…. LAS MALAS INFLUENCIAS SIEMPRE DEJAN LA ESCOBA Y DEJA UN SABOR AMARGO…..

  4. hay terry esta que genial tu historia sigue asi va notardes en subir otrocapitulo detu genial historia

  5. hola!!

    Ya no le pongas tanta atencion a Angela, ya pon mas escenas con Albert, Candy y su verdadero hijo, por favor, y la verdad yo no dejaria a ninguno de mis hijos, o todos o niguno, aun asi me gusta la historia.

    Saluditos.

  6. no puedo dejar de leer cada bes que leo me emosiono y siento como si yo pudiera verlos y espero que puedan a ayudar a mi querido terri

  7. yo también quiero ir al viaje para ayudar a Terry…jejejeje 🙂
    que lindo capítulo, como siempre lleno de amor y risas, me encantó, pero quiero ir a ver a Terry… esperaré el próximo capítulo con impaciencia.
    saludos 🙂

  8. woooouuuu esta genial este capi y se kedo muy emocionante para ver k es lo k pasara con tery , espero k se pongan bien y no se junte con esas clases de amistades….

  9. me encanta tu historia cada ves es mas interesante 🙂 pero apoyo a ale con q no pongas tanto de angela si no tambn de los otros 2 hijos de albert y tambn los demas niños

  10. Lindo capítulo. Espero subas pronto el próximo capítulo. e imagino a todos haciedo de detectives para descubrir los robos del amigo de Terry. Espero que mi hermoso rebelde se deje ayyudar de sus amigos.

  11. como siempre genial…… que lindo escribes, me gusta la idea de una familia grande. jeje en casa somos poquitos. espero el proximo capitulo!!!!

  12. no puedo esperar el otro capitulo publicalo pronto no puedo esperar un día mas

  13. Saludos a todas chicas.

    Hoy que puedo les escribo para agradecerles el interes en mi historia, y por todos sus comentarios, la historia esta proxima a terminar, asi que no se pierdan estos ultimos capitulos.

    Siento no haber podido escribir antes, pero cambie de oficina, aun no tengo computadora y tengo que estar viendo donde puedo mandar los capitulos, asi que no me es facil, pero cada semana leo sus comentarios y todos, todos por igual los agradezco mucho.

    Veran que en esta parte de la historia Angela es necesaria para la trama, no solo aparece porque si, asi que paciencia y comprenderan, les envio un gran saludo a todas y los mejores deseos. Cali.

  14. Me encanta cada capitulo,pero la historia ya no es la misma, creo que poco a poco deja de ser de candy, y ahora es de la familia Andrey.

    La vida con tranquilidad no existe, parece que candy tiene una vida tranquila en su familia nuclear, necesita un poco de drama.

    Con cariño

  15. hola Cali que bueno no nos saludas ya era tiempo nos tenias muy olbidadas pero mil gracias por entretenernos con tu historia y que lastima que ya llega a su fin no quisiera que teminara pero todo tarde o temprano llega a su fin gracias y felisidades por ser tan buena escritora, aaa y se me olvida a cerca de este capitulo pobre de mi Terry hojala lo ayuden y si estaba algo celosa con Angela el porque salia ella mas que los verdadero hijo de Candy y Alberth hojala cepamos quien de los dos es exitos y adelante.

  16. Hola querida cali y no puedo creer que sean los ultimos capitulos, tu historia es muy buena pero ni modos todo lo que tiene un principio tambien tiene un fin, pero cabe destacar que hasta el dia de hoy has cumplido con tus deberes de escritora y han sido excelentes notas felicidades Cali y saludos a ti a todas tus seguidoras me incluyo yo tambien jejeje….

    Chao!!

  17. Esta historia es una de mis favoritas ojala escribieras otra eres genial!

Leave a Reply

Your email address will not be published.