Home / fanfics / Inicia una nueva vida Capítulo 56

Inicia una nueva vida Capítulo 56

Solo un Accidente

Gi – Gina Welligton, esposa de Conrad

Le – Leonora Welligton, esposa de Edson

Hy – Henry Welligton, hijo de Edson

 

*NOTA: En este capítulo hago una pequeña modificación al capítulo uno de la serie original, en donde la señorita Ponny lee la carta de la canasta de Annie, es para adaptarlo al hecho de que Candy y Annie fueron encontradas el mismo día y ambas en sestas similares.

 

Albert lo vio fijamente como para que entendiera que era un pretexto para hablar con él.

St –Si, vamos por ellas.

Ambos salieron de la casa y…

Al –Que fue lo que le dijiste a Patty?

St –Si te refieres a si mencione el retrato y el parecido de Eloise, no lo hice, hasta no hablar contigo, supuse que no sería buena idea.

Al –Tienes razón, debemos ser prudentes, tal vez Candy si sea la nieta de los Wellington, pero hasta no estar seguros no debemos decirle nada a nadie.

St –Si, sabía que dirías eso.

 

El lunes en la oficina de Albert.

Toca toc.

Al –Adelante.

Ana –Señor Andrew, ya está aquí el señor Wellington.

Al –Hazlo pasar por favor Anabel, y dile a Stear que venga.

Ana –Si señor.

Sr We –Albert, buen día

Al –Señor Wellington, bienvenido, pase por favor.

Sr We –Como se siente, ya se encuentra mejor su cuello?

Al –Si, me encuentro mejor, mi esposa es enfermera, y me ha cuidado demasiado bien.

Sr We –Me alegro, es poco común saber que la esposa de un Andrew, tenga alguna actividad fuera de los eventos de caridad.

Al –Si, tiene razón.

Sr We –Espero poder conocer a su familia algún día.

Al –Sera un gusto.

Toc toc.

Al –Adelante.

St –Buenas tardes.

Sr We –Señor Alister, que tal.

Los señores comenzaron a hablar de negocios, y en el momento que el señor Wellington saco unos papeles de su portafolio una fotografía cayó sobre el escritorio.

Sr We –Lo siento, son las fotografías que deseabas ver Albert.

Al –En serio?, podemos verlas.

Sr We –Si, claro, -dijo algo sorprendido por la petición.

Al –Ella es su hija Charlisse?

Sr We –Si, ella es Charlisse, el es Jerom su esposo, ella es Evelyn, era casi de la familia, mi hija y ella pasaban todo el tiempo juntas desde niñas, y el es Escot su esposo

St –Evelyn tiene un parecido a…

Albert dio un ligero codazo a Stear para que no hablara de mas, al ver otra fotografía, dos bebes se encontraban en los brazos de las mujeres.

Al –Son las hijas de Charlisse y Evelyn?

Sr We –Si.

Al –Y nacieron en que mes?

Sr We –Mi nieta Candy a finales de Septiembre y Joselyn a finales de Octubre.

St –Conrad nos decía que su esposa está segura de que las bebes sobrevivieron al accidente.

El señor Wellington se limitaba a contestar a sus preguntas, aunque bastante extrañado por ellas.

Sr We –Si, lo que sucede es que, el auto fue encontrado junto al rio, el cuerpo de Jerom fue arrastrado por la corriente, los de Escot y Charlisse a un lado del auto y Evelyn dentro de el, desgraciadamente fue dos días después del accidente, pues en esos días hubo varias tormentas, cuando los encontraron, dijeron que algunos animales había estado en el lugar, y nunca encontraron a las niñas. No sabemos si fueron arrastradas por la corriente, o llevadas por algún animal, nunca supimos nada.

 

Hace veintitantos años…

En el camino entre el condado de Brix y San Mary una carreta de ambulantes circulaba bajo una tormenta de nieve, era tripulada por dos jóvenes orientales que platicaban entres sí.

Ling –Debeliamos complal un auto, estaliamos mas calientes.

Yuang –Si tuvielamos el dinelo pala un auto, no vendeliamos cosas en cada pueblo.

Junto a ellos en ese momento paso un auto que los rebasó cuidadosamente.

Ling –Ese es un lindo auto

Yuang –Deja de pensal en eso.

Al poco tiempo después las huellas del auto en el camino se veían en zigzag y poco más adelante las huellas terminaban al lado del camino y una columna de humo se veía al final de la bajada de la colina.

Ling –Mila, palece que algo sucedió.

Yuang –Ya ves que no son tan segulos los autos, vayamos a vel que sucedió.

Los jóvenes bajaron por la pendiente de la colina, el auto estaba muy dañado, casi partido en dos, y en parte dentro del rio, algunos de sus ocupantes se encontraban fuera de ellos alrededor del vehículo, cuando los jóvenes se acercaron vieron que los ocupantes estaban muertos y escucharon el llanto de un bebe.

Ling –Todos están mueltos, es una lastima

Yuang –Shh, escucha

Ling –Es un bebe, donde esta?

Yuang –Dentlo del auto.

Cuando se acercaron vieron que un pequeño bebe se encontraba sostenido por los malheridos brazos de una joven mujer quien cubrió con su cuerpo a la criatura.

Yuang –Esta bien, pelo no es el bebe que llola, se escucha fuelte pelo no sé donde está.

Ling –Busquémoslo afuela.

Después de unos minutos dieron con una pequeña bebe de cabello rubio que lloraba muy fuertemente, se encontraba dentro de una sesta, con una muñeca junto a ella y junto al cuerpo de otra mujer.

Ling –Pobles pequeñas.

Yuang –Busquemos cosas de los bebes para cublilos hace flio.

De entre las cosas que encontraron, sacaron otra pequeña canastas donde acomodaron a la niña de cabello oscuro.

Ling –Debemos ilnos, la tolmenta está aumentando.

Yuang –Espelo que descansen en paz, y no se pleocupen cuidalemos de sus niñas hasta que encontlemos una iglesia o lugal donde las cuiden bien.

Cada joven tomo a una de las bebes en sus sestas, las cubrió con las frazadas que encontraron y regresaron a su carreta.

Ling –Cuando lleguemos al siguiente pueblo avisalemos del accidente pala que vengan pol ellos.

Después de un tiempo llegaron a San Mary y buscaron una iglesia, cuando entraban vieron a una pareja que hablaba con el párroco.

Sr Cura –Pero no es motivo para enojarse con Dios hija.

Ella –Pero padre, nosotros deseamos tener hijos y no podemos, no es justo, hemos trabajado duro, hemos hecho nuestra casa y tenemos mucho amor para darle a un hijo, por que Dios nos castiga y no nos lo envía?

Sr Cura –Los designios de nuestro padre son misteriosos, pero si en realidad desean tener un hijo, pueden adoptarlo, hay muchos pequeños que esperan poder también tener unos padres.

El –Es una buena idea, aquí en su parroquia hay algún niño que podamos adoptar?, realmente lo que queremos es un hijo, y si no podemos tener uno propio le daremos ese amor a un pequeño que lo necesite, como usted lo dice padre.

Sr Cura –Aquí en la iglesia no hay el lugar ni los recursos para cuidar de esos niños, pero si toman el camino a las afueras de San Mary y se dirigen hacia Chicago, hay una colina, donde se encuentra el hogar de Ponny, es una casa para los niños sin hogar, pero será mejor que vayan otro día, la noche no tarda en caer.

Ella –Esta bien padre, lo platicaremos, y vendremos pronto a verlo.

Sr Cura –Si hija vayan con Dios.

Los jóvenes escucharon esa platica y…

Yuang –Sela mejol que llevemos a estas pequeñas a ese lugal, allí las cuidalan bien y tal vez ellos las adopten.

Ambos jóvenes volvieron a subir a la carreta y se dirigieron hacia aquella colina, al llegar allí, la tormenta había arreciado, y algunos truenos y rayos inquietaban a los caballos, uno de los jóvenes se quedo en la carreta para controlar a los animales, el otro bajó y llevo a la bebe de cabello negro hasta la puerta del hogar puso una nota dentro de su canasta que decía “hubo un accidente auto, encontramos a estas pequeñas, cuídelas pol favol” y regreso por la otra antes de tocar la puerta, cuando regresaba, un fuerte rayo asusto a los caballos quienes empezaban a moverse bruscamente, el joven que llevaba al bebe hasta donde se encontraba la primera, lo deposito junto a un gran árbol y corrió a la carreta para ayudar a su hermano, como no pudieron controlar a los caballos, el subió y salieron de aquel lugar con la esperanza de que escucharan a aquellas bebes que habían comenzado a llorar por el ruido del trueno.

 

Al –Recuerda usted donde es exactamente el lugar del accidente?

Sr We –Fue a las afueras del condado de Brix, de regreso a Chicago.

St –Es un condado antes de llegar a San Mary.

Sr We –Puedo preguntar por qué tanto interés?, me parece más que simple curiosidad.

Al –Tiene usted razón señor Wellington, no sé cómo decirlo, pero es posible que nosotros sepamos el paradero de su nieta Candy

Sr We –Como?, de que estás hablando?.

Albert tomo el marco con la fotografía que se encontraba sobre su escritorio y lo extendió hacia él.

El señor Wellington lo tomo en sus manos y se dejo caer sobre la silla al ver aquella fotografía de Candy y Albert.

Sr We –Charlisse, esta joven es igual a mi Charlisse, pero como? Quien es ella?

Al –Ella es mi esposa, Candy White Andrew.

Sr We –Candy?

Al –Si, cuando vimos a su nieta Eloise, nos sorprendimos al ver el parecido que tiene con Candy, y al ver el retrato de su hija Charlisse comenzamos a suponer que podría haber alguna relación, solo que deseábamos investigar un poco mas antes de comentarlo con alguien.

Sr We –Pero cómo es posible?, como es que ustedes la conocen?, donde esta ella ahora? –decía sobresaltado.

St –Tranquilícese señor Wellington, no se exalte por favor.

Albert tomo el teléfono y..

Al –Anabel, trae una jarra con agua y vasos por favor.

Sr We –Mejor un Whisky, lo necesito.

Al –Y una botella de whisky también Anabel.

Los tres se pasaron a los sillones que estaban dentro de la oficina y tomaron un trago de whisky para relajarse, y reanudar la conversación.

Al –Ya se encuentra más tranquilo?

Sr We –Si gracias, pero díganme, como es que conocen a Candy?

Albert y Stear comentaron la historia sobre Candy como fue encontrada con una muñeca que tenía ese nombre y fue así como la llamaron y el como la conocieron años después…

St –De hecho según la fotografía de Evelyn, también su pequeña hija está con vida.

Sr We –Como dice?, Joselyn con vida también? Y saben donde se encuentra?

Al –Stear ve por Archie, dile que traiga la fotografía que tiene en la pared detrás del escritorio.

St –Si.

 

Toc toc.

Ar –Adelante.

St –Estas muy ocupado?

Ar –No, solo reviso estos balances, sucede algo?

St –Sera mejor que vengas a la oficina de Albert, y trae contigo esa foto de allí.

Ar –La foto?, para qué?

St –Haz lo que te digo, ya lo sabrás.

 

Toc toc.

Al –Adelante.

Ar –Que tal buenas tardes

St –El es mi hermano Archivald Cornwell, el es el señor Wellington

Ar –Es un gusto.

Sr We –El gusto es mío.

St –Archie, muéstrale la foto.

Archie extendió la foto al señor Wellington sin comprender el porqué.

Sr We –Joselyn, tiene los ojos de Evelyn, y el cabello de Escot, no creo que haya duda, es Joselyn

Archie volteo a ver a Stear y Albert como pidiéndoles le explicaran lo que sucedía allí.

Albert y Stear contaron la historia a Archie y…

Ar –Entonces Annie no fue abandonada por sus padres?

Sr We –De ninguna manera, ni Candy ni Joselyn fueron abandonadas, afortunadamente las llevaron a ese lugar, nosotros las buscamos en Brix por años, y en los alrededores, pero nunca supimos del hogar en la Colina, con el tiempo lo único que nos ayudo eran nuestras oraciones y la fe de mi esposa en que ellas estaban vivas y bien en algún lugar, pero siempre las hemos recordado con amor.

Ar –Annie se pondrá muy contenta de oír eso, siempre se ha preguntado por qué sus padres no la quisieron.

Sr We –Por favor, permítanme ir por mi esposa y mi familia para ir a ver a Candy y Joselyn.

Ar –Si señor Wellington, nos reuniremos, tan solo le pido que nos permita hablar con Candy y Ann…, Joselyn antes de verlos a ustedes, será una plática algo complicada.

Sr We –En ese caso, regresare a casa y hablare con mi familia, les parece bien si nos reunimos esta misma tarde en nuestra casa?. Por favor.

St –Albert no crees que sería mejor que ellos fueran a Lakewood, también hay muchos niños que deben conocer.

Sr We –Niños?

Al –Si Stear tienes razón, Candy y yo tenemos 3 pequeños hijos y Archie y Annie dos lindas niñas, y Stear 2, perdón 3 pequeños también.

Sr We –Así que ahora soy bisabuelo?, esto es grandioso, aun no lo puedo creer, y que usted el tan renombrado señor William Andrew, sea parte de mi familia, mi nieto para ser exactos.

Al –Si, es cierto, es algo extraño, principalmente para mí.

Sr We –Al igual que usted Archivald, también puedo considerarlo como mi nieto.

Ar –Archie, por favor, llámeme Archie, señor Wellington.

Sr We –Abuelo, preferiría que me llamaran ustedes así, incluyéndolo Alister.

Ar –Suena muy extraño, creo que ninguno de los tres estamos acostumbrados a esto

St –Pero suena bien, solo si me llama usted Stear, abuelo.

Jajaja

Sr We –Con gusto hijos, con mucho gusto.

El señor Wellington estrecho a cada uno de ellos en señal de agradecimiento y cariño, pidió prestadas las fotografías que le habían sido mostradas, para hablar con su familia, y acordaron la hora en que ellos llegarían a Lakewood.

Después de acompañarlo a la salida del edificio.

Ar –Ya que es hora de almorzar, y no tengo pendientes iré a casa para contarle a Annie.

St –Yo iré contigo, no quiero perderme la cara de Patty.

Al –No esperaran que me quede aquí, será mejor que nos vayamos, iré por George, también tiene que estar presente, Stear, enciende el auto, espéranos en la entrada.

St –Si

 

En Lakewood..

Ang –Papi, que hacen aquí papi?

St –Hola niñas, venimos a almorzar a casa

Ke –Papa Stear?

St –Si mi pequeña, aquí estoy –dijo mientras la levantaba en brazos.

Al – Ángela donde esta mama?

Ang –Subió con tía Annie a cambiar a Megan que se ensucio en la comida

St –Donde esta mama? Keyna

Ke –Fue a la cocina por agua para Evan papa.

Al –Dorothy, por favor lleven a los niños a jugar al jardín, prepárenles algo de comer para un picnic, necesitamos un poco de calma, y antes de la cena, báñenlos y póngales ropa más formal, recibiremos visitas importantes.

Do –Si señor William.

Ang –Yupi, un picnic para nosotros, vamos Keyna, vayamos por mi manta roja para ponerla junto al árbol.

Ke –Si, bájame papa.

St –Si, pequeña, tengan cuidado.

 

Cuando las jóvenes se reunieron en el comedor.

Ca –Dorothy nos dijo lo que le pediste amor, que sucede?, hay algún problema?

Al –No cielo, pero necesitamos hablar con ustedes, es algo importante.

An –Entonces vayamos a la biblioteca.

Ar –No, será mejor que platiquemos mientras almorzamos, tendremos visitas más tarde

Pa –Visitas?

St –Si, viene la familia Wellington

Pa –Las señoritas que venían con ustedes aquel día? –dijo con cierto tono de molestia.

Ar –Sus padres, y sus abuelos también, toda la familia Wellington.

Ca –Sera una cena de negocios?

Al –Más bien una reunión familiar.

An –Reunión familiar?

Albert, Stear y Archie voltearon a verse unos a los otros como esperando que uno empezara con el tema.

Ca –Albert William Andrew, que es lo que está pasando?

Al –Te explicare…

Albert comenzó con la historia ayudado por Stear y con algunas observaciones de Archie.

An –Cuando te enteraste Archie?

Ar –Hace un momento en la oficina de Albert.

Ca –Entonces por eso es que a Annie y a mí nos encontraron juntas?

Ar –Joselyn

An –Mi nombre era Joselyn?

Al –Joselyn Deker

Ca –Pero están seguros de lo que dicen?

Al –Créeme que cuando veas el retrato, tu también estarás segura, eres idéntica a Charlisse.

Ca –Mi madre se llamaba Charlisse?, es un lindo nombre

An –Entonces mis padres no me abandonaron, fue un accidente lo que nos separo.

Ar –Si amor, lo vez, una buena razón hubo para no estar con tus padres.

El almuerzo y la sobremesa transcurrieron entre dudas y comentarios, especulaciones y…

Ca –Sera mejor que nos vayamos a arreglar, casi es la hora de que lleguen.

Do –Señor William, los Wellington se encuentran en la entrada.

Ca –Albert, dijeron que llegarían hasta dentro de dos horas, no estamos listas.

Ar –Eso acordamos con el señor Wellington.

Al –Vamos Candy, están presentables, y son lindas, créeme que a los ojos de ellos están más hermosas que nunca. Dorothy hágalos pasar a la sala por favor.

Do –Si señor.

An –Estoy muy nerviosa, y los niños?

St –Supongo que aun los están bañando, nosotros subiremos a alistarlos, así ustedes tendrán tiempo para platicar.

Ca –No, por favor, no se vayan, Albert quédate conmigo, me siento muy nerviosa

Al –Tu nerviosa?

Ca –Vamos Albert, Stear quédense si?

An –Si por favor, quédense todos.

Ar –Esta bien.

Los jóvenes varones ofrecieron sus brazos a sus respectivas esposas y se encaminaron hacia la sala donde las puertas estaban cerradas, al abrirlas.

Al –Buenas tardes.

Todos -Buenas tardes

Las tres parejas entraron a la sala y todos los presentes se levantaron asombrados por ver a dos de las tres señoras allí presentes.

Sra. We –Candy, Joselyn, mis niñas –decía con lágrimas en los ojos y se aproximaba hacia ellas, estrechándolas fuertemente entre sus brazos.

Cr –Es increíble, es idéntica a Charlisse, no cabe duda de que es la hija de mi hermana, -decía con la voz entrecortada.

Es –Si, tiene sus mismos ojos, es Charlisse en persona.

Annie y Candy lloraban, pero no podían emitir palabra alguna, después de algunos efusivos abrazos y de que las cosas se tranquilizaron, todos tomaron asiento.

Las historias de una y otra familia se contaron, el cómo fue que Candy y Annie estuvieron juntas por tanto tiempo, y su reencuentro en el colegio San Pablo, y por el otro lado la búsqueda de los Wellington y los Deker.

Después de algún tiempo

Gn –Es tan asombroso un reencuentro así después de tantos años.

Pa –Si, es un verdadero milagro señora…

Sr We –Lo siento, no he presentado a mi familia, es que todo ha sido tan sorpresivo.

Sr We –Mi Esposa Margaret, mi hijo mayor Edson su esposa Gina, y mi nieto Henry. Mi hijo menor Conrad su esposa Leonora y sus hijas Eliose y Clarisa, y en este retrato –dijo mientras lo acercaba a Candy –tu madre, mi hija Charlisse.

Candy vio aquel retrato y lo observo con los ojos llenos de lagrimas durante unos minutos, hasta que Albert retomo la palabra.

Al –Bueno, pediré que traigan a los niños para presentar a toda la familia.

El –Mientras los traen alguien podría aclararme como es que Candy conservo su nombre y Joselyn no?

Ca –La señorita Ponny me cuenta que cuando nos encontraron, en mi canasta había una muñeca que tenia bordado el nombre de Candy, y fue así como me llamaron.

Sra. We –Una muñeca? –dijo con lagrimas en los ojos

Ca –Si, de hecho la tengo guardada en la habitación.

La señora Wellington se aproximo a una caja en la que llevaba fotos y algunos recuerdos y saco una muñeca con el nombre de Joselyn

Sra. We –Era como esta?

Ca –Si, muy parecida, la mía tiene el cabello rojo

Sra. We –Estas muñecas las hicimos Alaisa Donahiu y yo para nuestras nietas, esta muñeca es tuya Joselyn –dijo mientras la acercaba a ella.

Sr We –Cuando nos devolvieron los objetos del auto, la muñeca estaba guardada con las cosas de Joselyn, pero nunca encontramos la de Candy, supusimos que algún animal se la habría llevado.

Después de unos minutos.

Toc toc.

Al –Adelante.

Ang, Ke –Buenas noches.

Al –Pasen niñas

Las dos niñas más grandes entraron seguidas por los otros niños que se acomodaron respectivamente junto a sus padres.

Al –Comenzare por presentarles a mis hijos, Ángela

Ang –Buenas noches –con una inclinación propia de una niña bien educada.

Al –Alexander y Stefanía.

Los dos pequeños movieron las cabecitas tratando de imitar a Ángela.

Al –Ella es Keyna

Ke –Buenas noches –y el intento de una reverencia, tal como le había dicho Ángela.

Ang –No te agaches tanto Keyna.

Ke –Es que no practique mucho.

Jajaja

St –Pero lo hiciste bien amor.

Al –Graham y Evan el más pequeño de todos.

Al –De este lado están Megan y Merybeth.

Sra. We –Son gemelas verdad?

An –Si, aunque no idénticas.

Sr We –Eso es por parte de la familia de tu padre, Joselyn.

Ang –Se llama Annie, verdad tía?

Al –Ángela

Ang –Lo siento.

Sr We –Lo siento, es que aun no me acostumbro.

Ar –Dice que por parte de la familia Deker?

Sr We –Si, cada una o dos generaciones hay un nacimiento de gemelos, sus padres fueron gemelos, tampoco idénticos.

An –Se refiere al señor Jerom y Escot?

Sra. We –Así es.

An –Mi madre se llamaba Evelyn Donahiu?

Sr We –Si, es ella –dijo extendiendo una fotografía de Evelyn, que nublo los ojos de Annie, mientras abrazaba su muñeca.

An –Toda mi vida pensé que mis padres me habían abandonado –dijo y comenzó a llorar.

La señora Wellington se levanto de su asiento y se aproximo a Annie.

Sra. We –No mi niña, tu siempre fuiste una niña muy querida por las tres familias, la de tu padre, la de tu madre y la nuestra, siempre las hemos recordado a ambas con cariño y hemos rezado porque se encontraran bien, en cualquier lado que estuvieran, gracias a Dios nuestros ruegos fueron escuchados y una buena familia te adopto a ti, y ahora también tú, tienes una linda familia propia.

El –Es una suerte que Joselyn, perdón, Annie y Archie estuvieran de visita aquí, así pudimos conocerlos hoy mismo también.

St –De hecho todos vivimos en esta casa.

Cr –Las tres familias viven aquí?

Al –Si, fue por una petición mía.

Ar –Y un deseo de todos.

Cl –Pero son muchos niños en esta casa, esto debe de ser una locura

Pa –A veces lo es

Al –Pero la casa ahora ya está llena de vida después de muchos años de silencio.

Es –Porque dice eso?

Albert conto la historia de los Andrew y su vida misma.

St –Es por eso que todos decidimos vivir aquí.

Gi –Veo que Keyna es especial, el estar aquí con todos hace un poco más fácil las cosas no es así?

Pa –De hecho si, entre todos nos turnamos para cuidar a los niños, en lo que los otros trabajan.

Le –Bueno pero ustedes tres aquí en casa todo el día, ha de ser algo complicado con tantos niños.

Al –De hecho por las mañanas los niños se quedan a cargo de nuestras tres niñeras, Keyna asiste a la escuela con Patty, y Ángela va al colegio, ya que Candy trabaja como enfermera en el hospital San Julián.

St –Patty es directora del colegio Anthony Brown

Ar –Y Annie trabaja como voluntaria en el colegio con Patty y en la asociación Andrew como organizadora de eventos.

Cs –En el colegio Brown?, he escuchado mucho sobre ese colegio, de hecho he querido ir para ver si puedo aprender el lenguaje Braille.

Al –Pues Patty y Stear lo manejan muy bien.

Es –Supongo que desde que se dieron cuenta de que su hija era ciega fue que aprendieron el lenguaje, en esa escuela

St –No, de hecho la fundamos porque yo la necesitaba.

Cr –Ustedes la fundaron?, Porque?.

Stear conto la historia de parte de su vida y el cómo habían fundado la escuela y lo que hacían ahora en ella.

Ke –Por eso ahora ellos son mis papas, verdad papa Stear?

St –Si Keyna.

Ca –Como verán el tema de la adopción está presente en toda nuestra familia.

Ang –Si, yo también soy adoptada.

Albert explico la situación.

Le –Así que aun hay mas familia?.

Al –Si, de hecho varios de ellos.

Ca –La señorita Ponny y la hermana María, que son como nuestras madres

An –Mis padres, los Britter

Pa –Nuestro hermano Tomm

Ar –El primo Neal y la tía Elroy

Al –Mi hermano Terry y George mi padre

St –Los primos García y la tía Esperanza.

Sr We –Entonces son muchos, pero creí que habías dicho que solo quedabas tu como Andrew.

Al -De cierta forma así es

Albert y los otros comentaron las historias de todos los antes mencionados y la charla continuo hasta después de la cena.

Los niños pequeños se fueron quedando dormidos en los brazos de los Wellington quienes no deseaban dejarlos, y poco a poco Keyna y Ángela también se durmieron.

Pa –Sera mejor subir a los niños para que descansen.

Sra. We –De hecho ya es muy tarde, será mejor que nos retiremos.

El –Pero Abuela, la plática está muy interesante, aun quiero escuchar la historia de su viaje a México.

Sra. We –Sera en otra ocasión, ya es muy tarde y nuestros anfitriones deben estar cansados.

Al –Lamentablemente el trabajo nos espera mañana, pero porque no nos reunimos el próximo sábado para seguir conversando.

St –Tal vez para ese día ya llegue la tía Elroy.

Ar –Y podremos pedirle a Neal que nos acompañe.

Pa –Y a Tomm, Jazmín y Steve jr.

Sr We –Si, es una buena idea.

Todos se despidieron entre besos y abrazos muy sentidos y cariñosos.

La semana paso alegre, en cada familia se comentaba la alegría del encuentro, Eloise y Clarisa pasaron una tarde con Annie y la señora Wellington almorzó un día con Candy, para el jueves una llamada sorpresiva se recibió en la casa Andrew, durante la cena.

Lu –Señora Annie tiene usted una llamada desde Londres.

An –Gracias Luci. Deben ser mis padres, les pedí que me llamaran, la tomare en la biblioteca.

Ca –Porque no lo haces aquí?

An –Esta bien.

An –Bueno?

An –Si, soy Annie Cornwell, quien habla?

An –Vincent Donahiu?

Todos en el comedor voltearon a verse unos a los otros, extrañados de aquel nombre.

An –Si, la señora Wellington me comento sobre ustedes, no esperaba una llamada, pero me alegra mucho escucharlo.

La conversación duro varios minutos, y al finalizar todos esperaban saber sobre aquella llamada.

An –Quien llamo fue mi abuelo Vincent Donahiu, me dijo que el señor Wellington les había hablado para avisarles que me encontraron y por eso se comunico.

Ar –Pero hablaste con alguien más, cierto?

An –Si, con Alaisa Donahiu, mi abuela, y Oswald mi tío.

Ca –Que lindo, se ve que estas emocionada.

An –Estoy muy sorprendida.

St –Fue un buen detalle que te llamaran.

An –Pero no es por la llamada.

Pa –Entonces porque es?

An –El señor Vincent, mi abuelo me dijo que están esperando a que Nolan su otro hijo, llegue a Londres y todos viajaran a Chicago para conocerme a mí y a la familia, vendrán pronto.

Al –Eso es increíble.

Ca –Sera grandioso, conocerás a tus abuelos, a los padres de Evelyn.

St –Ya solo falta que ustedes dos conozcan a los padres de sus padres Jerom y Escot

Ca –La abuela dijo que estaban tratando de encontrarlos, pero que hace algún tiempo no tenían noticias de ellos, sobre todo después de la guerra.

Albert sonreía alegre, extrañado, sorprendido.

Ca –Porque sonríes amor?

Al –Alguna vez soñé con tener una gran familia, pero esto ya es mucho.

Jajaja

El fin de semana llego, Albert había hablado ya con los Wellington invitándolos a pasar el fin de semana con ellos, para tener todo el tiempo del mundo para platicar, a lo que los Wellington accedieron gustosos.

Cerca de la hora del almuerzo los Wellington llegaron a Lakewood, almorzaron y se dispusieron a pasar una tarde en el jardín entre charlas y juegos con los pequeños.

Al –Señor y señora Wellington, no debieron traerles tantos juguetes

Sr We –Habíamos acordado que nos llamarías Abuelos, y a demás son mis bisnietos, ya que no pude malcriar a mi nieta, déjame hacerlo con mis bisnietos.

Sra. We –Y también con mis nietas, Candy y Jos… Annie, merecen recibir todo nuestro cariño también.

Al –En ese caso, lo agradezco mucho.

Ang –Papi, mira, es un juguete para Lokie, puedo tráelo, si?, por favor papi.

Al –Si pequeña, tráelo.

Cr –Son unos niños hermosos, y bien educados sobre todo, se ve que ustedes son muy estrictos con ellos.

Pa –No ha sido tan complicado, los más pequeños tratan de imitar a Ángela y Annie ha sido la que más se encarga de eso, los buenos modales son su especialidad.

El –Su especialidad?

Al –Bueno, Candy y yo somos un poco mas… accesibles o relajados, Stear y Patty son mas de juegos, pero Archie y Annie son de modales y etiqueta.

Es –Veo que Candy es muy juguetona con los niños, es poco común ver a una señora de sociedad sentada en el pasto o jugando a las escondidillas con los pequeños.

Ar –Si, de hecho, mañana nos veras a todos totalmente diferentes, utilizaremos atuendos informales, pensamos en un día de campo cerca del rio y con este calor, es seguro que terminaremos todos en el agua.

Cl –Pero si para nadar aquí tienen la alberca, porque quieren ir al rio?

Ar –No me refería precisamente a nadar, pero si a refrescarnos un rato, veras que es de lo más placentero.

Cr –Fue por eso que nos pediste que trajéramos ropa ligera e informal, Albert?

Al –Así es, Tomm nos propuso hacer una comida campirana y prepararemos una carne asada y cosas por el estilo.

El –Había escuchado de esas comidas, pero nunca lo he probado.

Sra. We –Sera algo nuevo, espero que no sea muy difícil de acostumbrarnos.

St –A todos nos ha pasado lo mismo, espero que en otra ocasión que estén en Chicago, puedan acompañarnos a una fiesta mexicana.

Es –Pero sería algo largo viajar a México, no es así?.

Le –Y dicen que algunos sitios son muy peligrosos, no es cierto?

An –Hemos podido confirmar que eso es un mito, hace algún tiempo viajamos ha México acompañando a Albert por asuntos de negocios, y en realidad es un lugar muy pintoresco.

Ar –Jazmín la esposa de Tomm es de México, y créeme que es un lugar muy agradable

Ca –Y su comida es deliciosa.

Sr We –Pero dicen que son sabores muy fuertes o no?

LEER SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …

12 comments

  1. muy lindo!!!!!
    me encanta que annie y candy estuvieran
    todo el tiempo juntas!!!
    muy buen capitulo felicidades!!!

  2. fabuloso es el capitulo y esa palabra le queda corta cali eres estupenda escribiendo y con cada capitulo k leo me enamoro mas de esta historia.

  3. WOW…EXTOY SORPRENDIDISIMA…NO ESPERE QUE ESTA HISTORIA TUVIERA ESTE VUELCO TAN INESPERADO “LA FAMILIA DE CANDY Y ANNIE ” CREANME ME DEJO EN SHOCK…PERO DE TODAS RORMAS ESTA GENIAL….. FELICITACIONES!!!!

  4. Me encantó. Me fascina t forma de escribir. Espero con ansis el próximo capítulo, veremos a ver si estos nuevos miembros de la familia se acostumbran a los nuevos estilos de vida de los Andrews. Ja Ja Ja

  5. super mega increible tu capitulo dela historia me alergo que candy y ani ya encontraron asu familia me alegro sigue asi no tardes de subir otro capitulo quetu flamante historia xfis

  6. Lindo capitulo sobre todo porque Candy y Annie encontraron a su familia eso me agrada… Felicidades Cali!!! tu historia es conmovedora pareciera como si lo estuviera yo viendolo pero tan solo es mi imaginación pero parece muy real jejeje

    Saludos amiga…

  7. este capitulo estubo bueno pero deberias ponerle un poco de enojo tanto enamoramiento pero tu ertes mejor escribiento y te felicito gran amiga

  8. Esto si es una sorpresa!!!! ahora entiendo por que Annie y Candy estaban juntas todo el tiempo. Me alegro que hayan encontrado a sus familias. Esperare el siguiente capitulo con ilusion!!!

  9. CADA BES QUE LEO ME ENAMORO MAS DE TUS CAPÍTULOS SUPER BUENOS
    CUANDO PUBLICAS EL QUE SIGE?

  10. linda que mas te puedo decir me dejas como siempre en espera de mas y es sierto ahora entiemdo yo tambien porque las habian encontrado a las dos al mismo tiempo y el porque se llevan tambien y sus papas eran como hermanos, que bueno que en tu historia puedieron encontrar a sus padres. felisidades.

  11. Aburrido la verdad no fue muy emocionante

  12. Q padre q Candy e Anne encontarrar a su familia..

Leave a Reply

Your email address will not be published.