Home / fanfics / Inicia una nueva vida Capítulo 52

Inicia una nueva vida Capítulo 52

CAPITULO 52

El cuarto de Castigo

Ca –Si Patty iré para allá, busca a Archie y pídele se quede aquí con Ángela en lo que habla con Albert.

Pa –Si Candy, salúdalo de mi parte.

Ca –Si.

Ca –Albert.

Al –Que sucede?

Ca –Te dejare hablando con Ángela, Evan tiene fiebre e iré a verlo, solo espero que Archie venga para dejarlo con Ángela.

Al –Esta bien, pero esperare a que me digas que sucede.

Ca –Si, Archie llego, te comunico con Ángela, Patty les envía saludos y los demás también.

Al –Gracias, nosotros enviamos también saludos, esperare a que me digas que sucede, de acuerdo?

Ca –Si amor, regreso. Ángela, ven, Papa hablara contigo

Ángela tomo la bocina y comenzó a hablar con Albert y George, en lo que Archie se quedaba con ella, y Candy veía a Evan.

St –Candy que tiene?

Ca –No estoy segura, pero puede ser varicela tendremos que verificarlo con el doctor Roberts, será mejor que le llamemos, mientras tanto díganme, ustedes la tuvieron de niños?

St –Archie y yo sí, Anthony nos contagio.

Pa –Yo no

Ca –Entonces será mejor que salgas y te mantengas a distancia, esta enfermedad en los adultos puede ser muy peligrosa.

Pa –También para Evan y los otros niños?

Ca –No, es mejor que se enfermen todos de una vez, de pequeños es más fácil sobrellevarla, pero de adultos resulta peligrosa.

St –Entonces, saldremos de aquí, llevare a Patty a la habitación de arriba.

Pa –No quiero dejar a Evan.

Ca –Yo estaré con él, ve arriba, Stear, regresa pronto, Albert esta al teléfono y esperara a que le diga que sucede, mientras le daré a Evan lo necesario para bajarle la fiebre y este tranquilo.

St –Si Candy, regresare rápido.

Stear regreso y Candy fue para avisar a Albert.

Ca –Bueno.

Ge –Hola Candy buenas noches.

Ca –Buenas noches George.

Ge –Está todo bien por allá?

Ca –Al parecer a Evan le dio varicela, pero llamare al Dr. Roberts para confirmar.

Ge –No me digas eso, sé que es peligrosa para los adultos que no la padecieron de niños.

Ca –Annie, Stear, Archie y yo, la padecimos, Patty no, ya está en la habitación de arriba y la mantendremos aislada mientras lo confirman, si resulta positivo mi diagnostico, tendrá que salir de la casa durante algunos días.

Ge –En ese caso, entonces ni Albert ni yo podremos regresar

Al –Que dices?

Ca –No me digas que ustedes tampoco la padecieron?

Ge –Yo sí, pero Albert no, entonces alguno de los dos tendría que hacer los viajes programados, en lo que el otro se queda en la oficina, porque ni Stear ni Archie podrán salir.

Ar –Que está sucediendo?

Ge –Te comunicare con Albert, avísanos que sucede.

Ca –Si.

Candy comento lo sucedido a Albert y cortaron rápidamente la conversación para que ella llamara al Dr. Roberts.

Al –Pero yo tengo que regresar, no puedo no estar en casa.

Ge –Comprende que es más peligroso que te enfermes ahora, tendrás que estar aislado.

Al –Pero tantos días?, no, no puede ser.

Ge –Pues tendrá que ser., tal vez unos se enfermen antes y otros después, así que serán varios días.

El doctor llego vio a Evan y confirmo las sospechas de Candy, por lo que tuvieron que sacar a todos los adultos que no se habían enfermado de pequeños, incluyendo a unos cuantos del servicio, Dorothy y sus hermanas entre ellos, y por su puesto Patty, y tendrían que avisar a la tía Elroy de no regresar también.

Pa –Pero a donde iré yo sola?, no quiero.

St –Patty comprende, tienes que hacerlo, esta noche te quedaras en el hotel, hasta que Albert regrese mañana, y veremos qué podemos hacer, es por tu bien.

Pa –No quiero dejar a mis hijos.

El Doctor Roberts le explico lo delicado de la situación para ella, y Patty accedió a retirarse, el mismo doctor la llevo al hotel.

Al día siguiente Albert se comunico a Lakewood para avisar que habían llegado y que ya estaban con Patty.

St –Bueno pero entonces que haremos, iras tu o George a la convención?

Al –Ira George, yo me quedare en la oficina y por las tardes aquí con Patty.

St –Cuídala bien, sabes que no le gusta estar sola, se que se mantendrá ocupada por la mañana y tarde en la escuela, pero en la noche, esta con ella por favor.

Al –No te preocupes, estará bien y no estará sola, George o yo estaremos con ella, tu por favor cuida a mis hijos y a Candy, si necesitan algo no dudes en llamarnos.

St –Pierde cuidado, es una enfermedad sencilla para los niños y es mejor que todos se enfermen de una vez

Candy converso con Albert al igual que Ángela.

Ang –Papi, te extraño, falta mucho para que regreses de tu viaje?

Al –Aun falta un poco mi pequeña, yo también te extraño y a todos ustedes.

Ang –Ya te dijo mama, que estamos enfermos?

Al –Si mi amor, ya me dijo, y tienes que tomarte tus medicinas y hacer caso a lo que mama te diga, está bien?

Ang –Si papi, pero ya regresa.

Albert sentía tristeza al escuchar que su pequeña lo extrañaba y que él no podía regresar.

Al –Si Ángela, veras que pronto estaré con ustedes, mientras tanto cuídate mucho y a tus hermanos y primos también.

Ang -Si papi, cuídate mucho y dale un beso al Abuelo George.

La conversación siguió un poco más, y después Stear y Patty hablaron, cuando terminaron.

Pa –Quisiera estar con ellos.

Al –También yo Patty, pero ya nos dijeron los riesgos.

Pa –Pues sí, pero será mucho tiempo.

Al –Se pasara rápido, ya lo veraz “eso espero”.

Dos días habían pasado, Neal se comunico a Lakewood para avisar que iría el fin de semana.

Ca –Temo que no podrás venir.

Nl –Saldrán de viaje?

Candy le comento lo que sucedía?

Nl –Pero eso es peligroso para los adultos o no?

Ca –Solo para quien no la tuvo de niño.

Nl –Bueno, Eliza y yo si la tuvimos, Anthony nos contagio también a nosotros, pero todos allá la tuvieron?

Ca –Patty y Albert no, de hecho están en un hotel, mientras pasa todo esto.

Nl –Como que en un hotel?, porque no me avisaron?, que se vayan a mi casa, estarán mejor que en un hotel, es más, dime en donde están, iré por ellos yo mismo.

El sábado por la mañana Neal había llegado al hotel.

Toc toc.

Albert abrió la puerta.

Al –Neal, que haces aquí?

Neal le comento lo de la llamada y los convenció de ir a su casa, para que se quedaran allá todo el tiempo necesario, así que los chicos empacaron y se fueron, instalándose en la casa Leegan.

Al –Gracias por hospedarnos aquí, la verdad no se nos ocurrió llamarte.

Nl –Yo estaré viniendo los fines de semana, cuando tienes que salir de viaje?

Al –El lunes, tengo que ir a Boston y no creo regresar antes del viernes.

Nl –Pediré un permiso en el colegio, el director entenderá las razones y vendré aquí para que Patty no esté sola.

Pa –Te lo agradezco, la verdad ya no me gusta estar sola, y George estará muy ocupado en la oficina.

El tiempo pasó y las conversaciones telefónicas cada vez eran más largas, la mayoría de los niños se habían contagiado ya, pero aun faltaba tiempo para dar de alta a todos por igual u como el tiempo no se ve igual para niños que para adultos, y en una de esas conversaciones diarias.

Ca –Ángela, ven, tu papa quiere hablarte.

Ang –No quiero

Ca –Ángela

Ang –No quiero hablar con él, ya no lo quiero.

Al –Candy, que sucede? porque está diciendo eso?

Ca –No ha entendido muy bien porque no estás aquí.

Al –Tengo que hablar con ella.

Candy convenció a Ángela de tomar la bocina.

Ang –Bueno.

Al –Mi amor, porque no quieres hablar conmigo?

Ang –Porque tu ya no nos quieres.

Al –Porque dices eso?.

Ang –Porque te fuiste y no quieres regresa, y dijiste que regresarías rápido, que solo eran 5 días, y ya pasaron muchos.

Al –Nena, mama ya te explico por qué no puedo regresar.

Ang –Pero te fuiste antes de que nos enfermáramos

Al –Lo sé, pero fue por trabajo.

Ang –No es cierto, tú ya no nos quieres y me dejaste como hizo mi papa Richard y mi mama Eliza

Ángela soltó la bocina y se fue corriendo y llorando del lugar.

Al –Ángela, espera, hija, Ángela

Ca –Yo hablare con ella.

Al –Explícale Candy, por favor, no me gusta oírla así.

Ca –Si, se lo explicare otra vez, pero recuerda que ella está muy apegada a ti, y no te habías ausentado tanto tiempo.

Al –No es porque yo quiera.

Ca –Lo sé amor, no te desesperes, ya falta poco tiempo.

Al –Pues ya es demasiado, los extraño mucho, y no me gusta escuchar a Ángela decirme esas cosas.

Ca –Tranquilízate, hablare con ella, y todo se arreglara.

La conversación término Albert se sentía muy intranquilo por lo sucedido, su familia era lo más importante para él y le dolía escuchar aquellas palabras dichas por Ángela.

Pa –Vamos Albert tranquilízate, veras que pronto se le pasa.

Al –No puedo Patty, nunca le había roto una promesa a Ángela, y ella recuerda bien que le prometí que solo serian 5 días, eso ha sido más fuerte para ella que las razones de todo esto.

Pa –Tengo una idea, porque no le envías una carta, un regalo, un dulce, o algo para que ella vea que no la estas dejando.

Al –Es una buena idea, quieres venir conmigo a comprar algo mañana?

Pa –Si, vamos.

Al siguiente dia, Albert y Patty se dirigieron al centro, compraron algunos dulces y Albert vio una tienda de mascotas…

Pa –Iré a buscar un trenecito para Graham, vienes conmigo?

Al –Te alcanzo en la juguetería, quisiera ver algo más.

Pa –Esta bien.

Albert entro a la tienda de mascotas, y vio toda clase de animales, pero su atención fue llamada por unos cachorros de pastor alemán que estaban en una isla en el centro de la tienda, Albert se acerco a ellos y los vio con mucho cuidado, levanto a uno de ellos en especial.

Encargado –Esos cachorros llegaron hoy mismo, son de pedigrí, hijos de una pareja de perros de una familia noble, solo que ellos se mudaran de casa y no pueden llevarse a los cachorros, aquí tengo el certificado del pedigrí de estos cachorros.

Albert converso con el encargado, vio lo referente a vacunas, y una posible escuela de obediencia para el pequeño cachorro, y se convenció de llevarlo con él

Enc –Desea incluir alguna nota o algún accesorio para el cachorro?

Al –Llevare estos recipientes y este alimento, después regresare con mi pequeña para que ella elija lo que desee, podría prestarme una hoja para una nota

Enc –Con gusto señor.

Albert salió con el pequeño cachorro y los accesorios, se dirigió a la juguetería y espero afuera a Patty, cuando ella salió.

Pa –Que lindo cachorro, de quien es?

Al –De Ángela.

Pa –Que?

Al –Pues tu me diste la idea

Pa –No!, no, eso no es cierto, Annie me matara, sabes que no le gustan los animales en casa.

Al –Con todos los que hay en la propiedad?

Pa –Sabes a lo que me refiero.

Al –Ve esta linda cara, no te parece hermoso?

Cuando Albert aproximo al cachorrito, este lengüeteo la cara de Patty y la vio tiernamente, como cualquier cachorro juguetón.

Pa –Esta bien, eres un lindo cachorro, y a mí también me gustan los animales, pero no digas que fue idea mía, porque yo me refería a un animalito pero de felpa, no a un cachorro vivo.

Al –Ángela y los niños estarán felices no crees?

Pa –Claro que sí, pero pobre cachorrito el solo contra todos esos niños.

Al –Creo que tienes razón, y si llevamos a sus otros 3 hermanos?

Pa –No!, yo no dije eso.

Al –Jajaja, es broma.

Jajajaja

Pa –Lo llevaremos ahora?

Al –Si, pedí en la tienda permiso para hacer una llamada a casa, estarán al pendiente de lo que llegue, y así no tendremos que entrar.

Albert le extendió un par de hojas a Patty para que escribiera una nota, ambos la metieron en un sobre y la colocaron en la caja de regalo donde iría el cachorro. Se dirigieron a Lakewood y colocaron los dulces, juguetes y la caja en el portal de las

rosas, esperaron hasta que alguien se acercara, Ángela los vio, y aunque quiso correr hacia ellos Candy le recordó el porqué no podía hacerlo, así que desde lejos los saludo, Albert y Patty subieron al coche y se marcharon.

Al –Viste su rostro, es tan linda, bueno, ambas lo son.

Pa –Si, tenía ganas de darle un abrazo, también la extraño mucho.

Candy y Ángela se aproximaron hacia los regalos.

Ang –Papa dijo que había uno para mí, cual es mama?

Candy vio las notas y el nombre en la caja.

Ca –Es este, y trae una nota para ti.

Ang –Puedo abrirlo primero?

Ca –Si

Cuando Ángela quito el moño, el cachorro salto de la caja y corrió alrededor de la pequeña que gritaba de emoción.

Ang –Es un perro, es un perro, que lindo, -decía mientras trataba de alcanzarlo, una vez que lo hizo, con dificultad lo cargo y se sentó para escuchar la nota.

Ángela.

Yo prometí comprarte un perro, al cual cuidaríamos nosotros dos, recuerdas?, pues aquí tienes un pequeño cachorro, espero que comprendas porque no puedo estar contigo ahora, pero regresare, en unos días más estaremos juntos y lo cuidaremos, como acordamos.

Te quiero mucho hija, dale besos a mama, a tus hermanos, a tus tíos y tus primos.

Con todo su amor. Papa

Ang –Papa si me quiere! Y va a regresar pronto!

Ca – Si Ángela, claro que te quiere! Y va a regresar muy pronto.

Ángela se levanto y dio un lindo beso a Candy –papa dijo que te diera uno, voy con mi perro a darle el beso a mis tíos y primos, si mama?

Ca –Pero tu perro, no puede estar en la casa, recuerda que a la abuela Elroy y a la tía Annie no les gusta que los animales estén dentro de la casa.

Ang –Solo se los enseño y después lo ponemos en el granero con Antonieta y Polo si?

Ca –Esta bien, pero ayúdame a llevar esto también.

Ang –Si.

Por la noche, durante la llamada diaria.

Ca –Hola príncipe, como están?

Ang –Pásamelo mama, por favor.

Al –Que sucede?

Ca –Es Ángela, quiere hablar contigo.

Ang –Papi?

Al –Hola mi pequeña?

Ang –Gracias papi, es muy lindo Lokie

Al –Lokie?

Ang –Si, así le puse a mi cachorro, te acuerdas que significa suertudo?

Al –Si, lo recuerdo, pero porque le pusiste así?

Ang –Porque tiene suerte de que este con una familia que lo va a querer mucho.

Al –Si mi amor, tiene suerte porque una pequeñita hermosa lo va a cuidar mucho verdad?

Ang –Lo vamos a cuidar papi, tu y yo!

Al –Si Ángela, los dos, pero dime, ya estas tranquila, ya te diste cuenta de que si voy a regresar con ustedes?

Ang –Si papi, y perdón si dije cosas feas.

Al –Esta bien amor, estabas triste, pero nunca pienses que no los quiero o que los dejare, los amo y mucho, de acuerdo?

Ang –Si papi también te amo.

La conversación continuo, Candy comento el alboroto que el pequeño lokie había ocasionado en casa, el enojo de Annie y al final su aceptación, las risas y los llantos de los niños, y la enorme sonrisa de Ángela durante todo el día. Patty converso con Stear quien dijo que los regalos enviados también habían sido muy bien recibidos, principalmente los dulces favoritos de cada uno, y que sus pequeños le enviaban muchos besos, al igual que él.

El tiempo transcurrió, mientras tanto en Lakewood, una mañana.

Ar –Demonios, otra vez!

Ca –Que sucede?

Ar –Ya me manche otra vez con la papilla de Megan, estoy harto de todo esto! –dijo mientras se levantaba y dejaba a Megan llorando en su sillita.

St –Ya me colmo la paciencia, Candy, donde están las llaves de la casa del rio?

Ca –En el primer cajón del secreter en la biblioteca.

An –Que vas a hacer?

St –Darle una lección a Archie, pueden quedarse solas un momento?, no tardare

Ca –Esta bien.

Stear salió detrás de Archie, quien ya se encontraba en su habitación.

St –Acompáñame ahora!.

Ar –Primero me cambiare de ropa

St –No! Te quedaras así, ahora ven conmigo.

Ar –Que es lo que quieres?

St –Tu yo vamos a hablar de una buena vez.

Ar –Después, ahora no tengo ganas.

St –No me interesa! –dijo mientras lo sacaba de su habitación y se dirigían al establo.

Ar –A que venimos aquí?

St –Ensilla los caballos, iremos a dar una vuelta para que te calmes, voy por algo y regreso.

Archie comenzó a ensillar su caballo y Stear llego, y ambos se fueron, corrieron un rato y después trotan hasta llegar al rio y bajaron de los caballos.

St –Dime que tanto te molesta

Ar –Estoy cansado, todo el tiempo aquí, no podemos salir, los niños siempre lloran, gritan y ensucian todo, no me gusta manchar mi ropa, no lo sé, son tantas cosas.

St –Eres un mimado, bien sabes que los niños son niños, que gritar, llorar y ensuciar es lo que hacen.

Ar –Pero ya me canse, llevamos dos semanas encerrados aquí.

St –Voltea a tu alrededor, te parece que estas encerrado?

Ar –Sabes bien a lo que me refiero.

St –No, Archie, lo que tú tienes ya viene de tiempo atrás, te has estado comportando de una forma muy desagradable con todos, gritas en la oficina si tu secretaria no te prepara el café como te gusta, le gritas a tu sastre si el color de tu traje no es el que pediste, te molestas con Annie porque las niñas no se callan, le gritas a Rita si tu saco no está bien planchado, estas insoportable.

Ar –Pues si las cosas no están bien hechas es lógico que te molestes.

St –Puedes molestarte, pero no tratar a la gente como lo haces y mucho menos a tu esposa y tus hijas, la vez pasada, Annie te preparo tu sopa favorita, la de cebolla y realmente estaba muy rica, pero tú en lugar de agradecérselo, le comentaste que como no uso el vino de siempre, pues no sabía bien, te estás volviendo odioso, nunca tienes un comentario agradable para Annie, siempre son reproches y reclamos.

Ar –Eso no es cierto.

St –Tu sabes que en ocasiones me levanto por las noches y voy a ver a los niños a su habitación, en más de una ocasión la he visto estar allí, llorando, y cuando he hablado con ella, se siente mal porque piensa que ella está haciendo las cosas mal, que no puede hacer algo bien para darte gusto, y eso a ti no te importa.

Ar –Llorando?, no sabía eso.

St –Ni siquiera te interesa, hace un momento dejaste llorando a Megan, cuando saliste tan molesto y no te percataste de ello.

Ar –Sabes que odio traer sucia la ropa.

St –Es algo absurdo, te molestas por tan poca cosa, que realmente no soporto ver lo que haces con tu familia y contigo mismo.

Ar –Pues lo siento, así soy! –dijo mientras daba la espalda a Stear para dirigirse hacia otro lado.

St –Pues créeme que yo lo siento más, pero espero que esto te sirva de lección. –dijo mientras volteaba a Archie de frente a él y le daba un golpe para noquearlo.

Stear cargo a Archie hasta la casa del rio, lo metió, le quito la ropa y lo dejo recostado en el suelo, mientras él cerraba la puerta con llave y regresaba a la mansión.

Ca –Que paso? Pudiste hablar con Archie?

St –Si, hable con él

An –Ya está más tranquilo?

St –No lo creo, de hecho estará más molesto que nunca, pero tendrá que aprender la lección.

An –Como dices?

Ca –Que fue lo que hiciste?.

Stear comento con ellas su plan y el objetivo del mismo.

An –No puedes hacerle eso, es tu hermano.

St –Por eso lo hago, porque lo quiero y no me gusta verlo así, tiene que entender que está actuando de forma equivocada, y tengo que hacérselo ver de una forma u otra.

An –Pero se molestara mas, dame las llaves, yo iré por él.

Ca –No Annie, Stear tiene razón, Archie tiene que cambiar su forma de actuar, últimamente su comportamiento ha sido muy desagradable.

An –Pero se enojara conmigo si no lo saco de allí.

St –Tendrá que entender que es por su propio bien, veras que le servirá, confía en mí por favor.

Candy y Stear hablaron un rato más con Annie para tranquilizarla, Stear sabía que Neal llegaría ese día a su casa antes de que Albert se fuera, así que le llamo.

Nl –Hola Stear, como están todos?

St –Pasándola, oye, necesito que hablemos.

Nl –Dime, te escucho.

St –Tu sabes de qué te hablo cuando digo cuarto de castigo?.

Nl -Cuarto de castigo?, si claro, yo mismo pase varias semanas en ellos, porque lo preguntas?

Stear comento con Neal lo que estaba haciendo.

Nl –Conociendo a Archie, no la pasara muy bien, pero si estás seguro de lo que haces te comentare todo lo que se del cuarto de castigo.

Neal y Stear hablaron durante un rato, Stear tomo nota de lo más relevante y la llamada termino.

Al –Escuche que hablabas con Stear?, paso algo?

Nl –Solo que Stear metió a Archie en un cuarto de castigo.

Al –Que?, a que te refieres?.

Nl –Un cuarto de castigo es un lugar sucio, sin servicios, ni comodidades, donde nos arrestan por cometer alguna falta, la comida es nefasta, si hace frio te congelas, si hace calor de asas, te mojas si llueve, es una semana de escarmiento muy difícil.

Al –Pero porque Stear está haciendo eso con Archie?

Neal le comento lo que Stear le había dicho y…

Al –Parece que Archie sigue comportándose equivocadamente, yo había hablado con él, pero por lo visto no ha entendido muy bien, tal vez Stear lo haga recapacitar.

Nl –Pues si una semana en el cuarto de castigo no lo hace, no sé que más necesite

Al –Una semana?, tal vez no lo deje todo ese tiempo.

Nl –Yo espero que sí, fue lo que más le enfatice, que tendría que ser mínimo una semana.

Al –Upss, pues espero que Archie lo entienda.

El ruido de un caballo se escuchaba y Archie se levanto para acercarse a la única ventana que tenía un espacio libre, pues el resto de ellas se encontraban cubiertas por las tablas de madera que habían puesto la ultima vez, para evitar que se rompieran, solo habían dejado el espacio necesario para que Puppe y Clin entraran cuando quisieran.

Ar –Stear?, Stear eres tu?

St –Si

Ar –Que demonios te sucede?, estás loco?, sácame de aquí y devuélveme mi ropa.

St –No lo hare.

Ar –QUE?

St –Toma –dijo mientras pasaba una manta algo sucia, por aquel hueco de la ventana.

Ar –Que es esto?

St –Es una de las mantas de los caballos.

Ar –Y para qué diablos quiero yo esto?, SÁCAME DE AQUÍ!

St –Toma esto también, -dijo acercando un plato hondo con una comida algo extraña.

Ar –Que es esto?

St –Tu comida, es avena, es muy nutritiva y …

Ar –No pienso comer eso, sácame de aquí, -dijo mientras la aventaba por el suelo.

St –Upss, creo que te quedaras con hambre hasta la cena, lo siento por ti.

Ar –Hasta la cena?, Stear sácame de aquí! Qué demonios estas pensando?.

St –Estoy pensando en darte una lección, pasaras algún tiempo aquí, sin nada ni nadie, para que aprendas a tratar a las personas con respeto, para que aprecies la privilegiada vida que tienes, para que des gracias a Dios por tu esposa y tus hijas y para que cambies de actitud.

Ar –Quien te estás creyendo?, sácame de aquí AHORA!

St –Solo me creo tu hermano, que te quiere y desea hacerte ver lo afortunado que eres con la vida que llevas.

Ar –Demonios Stear, estás loco, sácame de aquí o te juro que te arrepentirás.

St –Tal vez lo haga, pero me arrepentiré mas de no hacerlo, así que tranquilízate y piensa bien en todo lo que tienes, regresare a traerte tu cena, adiós.

Ar –Stear, Stear, no te vayas, te arrepentirás, me las pagaras, ya lo veras. –decía sumamente furioso y golpeando a las tablas de las ventas y la puerta, hasta que dejo de hacerlo porque sus nudillos comenzaban a sangrar.

Ar –Diablos, esto duele!

La tarde fue eternamente larga para Archie, se moría de hambre pues no había almorzado y ya era casi la hora de la cena, aunque el clima por el día era agradable la noche comenzaba a enfriar y mas estando cerca del rio, y él sin ropa, tenia adolorida las manos por los golpes a las tablas, y se encontraba tan molesto que hasta dolor de cabeza tenia, cuando escucho nuevamente al caballo.

Ar –Stear?

St –Si.

Ar –Sácame de aquí, ya estuvo bueno de bromas, tengo frio y hambre.

St –Toma, Adiós. –dijo extendiendo el plato de avena por la ventana y una jarra con agua, retirándose después.

Ar –No puedo comer solo esto, me muero de hambre, -dijo justo antes de lanzarlo, pero vio que el plato de medio día estaba en el piso, y recapacito.

Ar –Stear! Stear!

Durante esa noche:

Ar –Que frio hace, y yo sin ropa, como extraño mi abrigo, mi bufanda, será mejor que me cubra con esta manta, huele espantoso, -y la lanzo lejos de él, pero al poco tiempo la volvió a tomar y se cubrió con ella, para tratar de dormir.

A la mañana siguiente, para la hora del desayuno Stear llego a la casa del rio, pero no escucho a Archie, así que se asomo por el hueco en la ventana y lo vio cubierto con la manta sucia, arrinconado lo más lejos de la ventana.

St –Pobre, no paso nada bien la noche, espero que entienda por qué hago esto.

Stear dejo el plato de avena y el agua sobre la cornisa de la ventana y se marcho, cuando Archie despertó, todo le dolía, sobre todo las manos.

Al –Nunca había dormido tan mal, todo me duele.

Cuando volteo hacia la ventana, vio la luz y después el plato de avena.

Ar –Stear ya vino, nuevamente avena?, pero algo tendré que comer. –Dijo resignadamente

Y tomando el plato y el agua, se sentó en un escalón y comenzó a comer con las manos sucias, pues ni cubiertos tenia.

Ar –Lo que daría por tostadas francesas y té negro con leche.

Los días pasaron, Archie se enojaba y se desesperaba pues no tenia agua para bañarse, no se había rasurado, el baño de la casa no tenia agua en ningún lado, el frio por las noches era insoportable y el calor por las mañanas también, nunca había estado solo tanto tiempo y menos en esas circunstancias, a momentos gritaba y maldecía, en otros, extrañaba y añoraba su vida normal.

Para el tercer día ya se había resfriado, tenía fiebre, y se sentía muy mal, y su actitud cambio radicalmente. Ese día por la noche, permaneció atento para escuchar cuando Stear llegara.

Ar –Stear, espera por favor, me siento muy mal, tengo fiebre, dolor de estomago, y no aguanto más, por favor, te lo suplico, sácame de aquí.

Stear cerró los ojos como para armarse de valor y ser fuerte, pues le dolía ver a su hermano en aquella situación, pero Neal le recordaba lo necesario que era el total aislamiento, así que aunque deseaba ayudarlo, se mantuvo firme.

Al –Esta bien, es parte de mi castigo, lo acepto, pero dile a Annie y a mis hijas que las amo, por favor. Y tomando su plato de avena y su agua, se retiro de la ventana.

Stear regreso a la mansión y como los días anteriores Annie lo esperaba.

An –Esta bien?, si ha comido?

Stear bajo la mirada y pidió tomaran asiento.

St –Se resfrió, tiene fiebre y dolor de estomago

An –Stear, sácalo ya de allí, por favor.

Ca –No Annie, recuerda lo que dijo Neal, tiene que ser una semana completa, solo así lo entenderá.

An –Pero él no puede resistir todo eso.

St –Puede y lo hará, me pidió que les dijera a ti y a sus hijas que las ama.

Annie comenzó a llorar y pido a Stear la llevara a verlo, pero Stear se negó.

Después de que todos se recostaron, Annie se armo de valor tomo alguna ropa y salió hacia el establo, ensillo su yegua y se dirigió hacia la casa del rio, Stear sabía que una de esas noches lo haría, así que se dio cuenta en cuanto ella se fue, y la siguió, poco antes de que llegara Annie a la casa.

St –Detente Annie.

An –Stear!

St –Dame esa bolsa por favor.

An –Pero Stear.

St –Dámela, entiende que lo hago por su propio bien, a mí también me duele verlo así, pero es necesario.

An –Solo déjame llevarle esto.

St –No Annie.

Annie entrego la bolsa a Stear.

St –Toma, llévale esta bufanda, te daré menos de 5 minutos para que hables con él, no le digas que estoy contigo, y después llegare por ti.

An –Esta bien.

Annie llego a la casa y llamo a Archie.

Ar –Annie? Mi amor, que haces aquí?

An –Tenía que verte, como estas?

Ar –Estoy bien, no te preocupes, pero viniste tu sola?, como?, no te gusta cabalgar sola.

An –Tenía que venir, toma, solo pude sacar esto, Stear tiene todas tus cosas guardadas.

Ar –Mi bufanda, gracias amor, te amo! Te extraño mucho, como están las niñas?

An –Te extrañan, y yo también, alguien viene, debo irme.

Ar –Ten cuidado, gracias, te amo, no lo olvides.

Stear llego junto al caballo de Annie y ambos regresaron a casa.

An –Se ve tan mal, pobre.

St –Pero viste su actitud?, ya empieza a cambiar, veras que todo esto es para bien.

An –Esta bien.

Archie se recostó sobre la manta sucia, y se cubrió, tomo la bufanda y aspiro su fragancia en ella.

Ar –Mi loción, huele tan bien, y esto es tan suave, recuerdo cuando ella me la dio, paso varias noches tejiéndola a escondidas para sorprenderme, y cuando me la dio, solo le dije que el color no me combinaba con nada, y luego me compro ese suéter que era del mismo color para que tuviera con que usarla, fui tan desconsiderado, nunca se lo agradecí, Stear tiene razón, me he portado tan mal con todos, estoy tan acostumbrado a tener todo lo que quiero, que no había valorado nada, ahora como extraño todo, la comida, mi ropa, mi suave cama, y a ella como la extraño, y mis pequeñas, quisiera escucharlas aunque fuera llorando.

Por sus mejillas corrían lágrimas de tristeza y de arrepentimiento, y siguió pensando en todo lo sucedido, hasta que se quedo dormido.

Los días restantes en aquel lugar Archie se mostro más calmado, relajado, y satisfecho con la avena de todos los días y la poca agua, que a veces utilizaba para limpiarse las manos, por las noches se aferraba a su bufanda, y agradecía el tener aquella sucia manta para cobijarlo, al final de la semana, Stear llego temprano, antes del desayuno y abrió la puerta, sonido que despertó a Archie.

Ar –Stear?!, gracias, gracias, al fin me dejaras salir?

St –Si ya puedes salir, toma, es la ropa que traías puesta la última vez.

Ar –Si, gracias, se siente tan bien.

St –Vayamos a casa ahora.

Ar –Espera.

Stear volteo a verlo para escuchar lo que le diría, pero se sorprendió al ver su reacción, pues Archie le dio un fuerte abrazo.

Ar –Gracias por la lección, créeme que la aprendí, ya entendí que he sido un desagradecido, un mimado, como me lo dijiste, que no he valorado todo lo que tengo y te aseguro que doy gracias a Dios por Annie, mis hijas, mi familia y por tenerte de vuelta, gracias hermano.

Stear con cara de sorprendido regreso el abrazo a su hermano y…

St –Pensé que aun estarías molesto conmigo.

Ar –No, ya no, comprendo por qué hiciste todo esto, y ahora lo agradezco.

St –Pues entonces vámonos, porque necesitas darte un baño con urgencia.

Jajajaja.

En el camino de regreso conversaron, y Archie traía puesta al cuello la bufanda que Annie le dio, y Stear sonrió al ver eso.

Candy y Annie esperaban en la puerta para verlos llegar, cuando los vieron, Annie corrió hacia ellos y Archie bajo del caballo para encontrarse con ella.

Ar –Annie, mi amor, mi amor, como te he extrañado, te amo!, te amo tanto.

Candy se aproximo hacia ellos y de la mano llevaba a Megan y Merybeth

Ar –Mis pequeñas, mis niñas, -dijo Archie mientras las abrazaba a ambas.

Cuando se separaron, Ángela llego también.

Ang -Tío Archie! Y lo abrazo!

Ar –Ángela, como estas mi amor?

Ang –Te vez muy mal, estas muy sucio, mira tu ropa, estabas enfermo también?

Archie se sentó en el suelo junto a las niñas y le dijo.

Ar –Si Ángela, estaba enfermo, tenia soberbia.

Ang –Pero tomaste medicina también para curarte?

LEER SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …

11 comments

  1. MUY LINDO EL CAPITULO FELICIDADES!!

  2. eso si es ser un verdadero hermano, por que apesar de que archie se iba a enojar mucho a el le importaba su bienestar y tambien pobres de paty y albert que estuvieron mucho tiempo lejos de su famulia eso es muy dificil .

  3. esta muy bonito gracias por darme este gusto de recordar a candy

  4. hay pobresito de Archie pero se lo merecia, voy a platicar con stear para ver si tambien corrige a mi marido.
    esta muy bonito el capitulo,gracias no tardes tanto.

  5. Jjjjjj,la.inocencia.de.los
    niños.es.lo.que.mas.me.gusta.

    Muy.lindo.cap!!!

  6. que lindo capitulo, mm me hiz reflexionar tal vez yo tambien necesite ir al cuarto de castigo por algunas actitudes…..mmmm habra que reflexionar si tambien estoy enferma……gracias gracias por este lindo capitulo, por favor no tarden tanto en subir el siguiente.

  7. Braaaavvvvvvvoooooo!!

    Gracias por este bonito capitulo, ya nos tenias muy abandonados, te agradezco tu trabajo y aqui continuaremos en espera del siguiente.

    Saluditos.

  8. siiiiii lindo ese Archie acaso no se acuerda que estubo a punto de perder asu esposa y a una de sus hijas esperemos que aprenda la leccion y k todos los niños se recuperen pronto.

  9. Lindo capítulo. Eliza debe estarse revolcando en la tumba al ver que su hija le dice mamá a Candy, papá a Albert, abuelo a George y para variar que le gusten los animales y que ame a los hijos de Cady y los considere sus hermanos. jajajajaja

  10. yo creo cali que no quieres que tu hitoria acave pues por eso tardas en subir los capitulos aparte de otras cosas.

  11. Muy bonito!! ♥♥:D=)

Leave a Reply

Your email address will not be published.