Home / fanfics / Inicia una nueva vida Capítulo 47

Inicia una nueva vida Capítulo 47

CAPITULO 47

Cambio de vida y de pañales.

William.

Esto es lo más difícil que he hecho en mi vida, pero no se que mas puedo hacer, Eliza trato de irse hoy y dejarnos a Ángela y a mí, discutimos, y ella cayó por la escalera, te juro que fue un accidente, pero no tengo fuerzas para explicarle algún día a mi hija que por mi culpa su madre murió, que yo no pude darle la vida que ella quería y que por eso se iba, no podre seguir viviendo con este remordimiento pues aunque haya sido accidente, me culpo por no tener lo suficiente para darle lo que ella deseaba.

Ángela no tuvo los padres adecuados, Eliza y yo nunca supimos serlo, por eso te ruego a ti y a Candy que la acepten con ustedes, y sean para ella los padres que realmente merece, nunca le digas que su padre fue un cobarde y que la única forma de acabar con sus remordimientos fue irme con su madre. Dile que siempre la ame y que estoy seguro de haber hecho lo mejor para ella al pedirles a ustedes que cuiden de mi pequeño ángel.

Ángela: Tu madre y tu fueron lo único bueno que tuve en mi vida, te amo profundamente y perdóname mi cielo.

Richard Zukerman.

Ge –No puede ser, Eliza?

Al –Porque habrá enviado esto? Espero que lleguemos a tiempo.

Cuando llegaron a la casa Zukerman, los bomberos ya estaban allí.

Al –Que sucedió?

Bombero –Es de usted esta casa?

Al –Mi sobrina vive aquí.

Bo –Nos avisaron de un incendio, pero ya no pudimos hacer nada.

Al –Hay alguien herido?

Bo –Dos personas perdieron la vida. Tal vez usted pueda decirnos quienes son.

Al –Cielos, no puede ser. –Dijo contrariado

Ge –Yo me encargare de eso.

Pocos minutos después Archie y Candy llegaron.

Ar –Que paso?, están todos bien.

Al –Richard y Eliza murieron en el incendio.

Ca –No es posible, -llorando.

George pudo reconocer los cuerpos y arreglar todo.

Albert, Archie y Candy regresaron a la oficina para ver a Ángela, quien estaba llorando como si supiera lo ocurrido.

Candy la tomo en brazos y la pequeña se tranquilizo, los cuatro se dirigieron a Lakewood, mientras George comenzaba los arreglos para un rápido funeral, antes de que la prensa comenzara a hacer preguntas.

Ca –Tendremos que avisar a sus padres.

Al –Alan y Aurora, viajaron a Londres hace dos semanas, tardaran mucho en regresar.

Ar –También hay que decirle a Stear y Patty.

Al –No tiene caso, para cuando lleguen, el funeral ya habrá pasado, será mejor dejarlos terminar a gusto su viaje.

Ca –Hay que ir por Neal.

Al –Mañana iré yo mismo por él al colegio.

Ar –La tía Elroy debe estar en camino, la esperaremos para el funeral verdad?

Al –Llegara mañana al medio día, el funeral será pasado mañana.

Ar –Que decía la carta Albert?

Ca –Cual carta?

Mirna me entrego una nota cuando llego a la oficina, solo nos pedía a Candy y a mí que cuidáramos de Ángela, eso es todo.

Ar –No me explico que pudo haber sucedido.

Al –Eso ya no importa.

Los tres subieron a sus habitaciones y Ángela con Candy.

Ca –En realidad solo decía eso la carta?, que es lo que habrá pasado entre ellos?, será relacionado a lo que vimos?

Al –Aquí está la nota, no deseo que nadie más que nosotros y George sepan el contenido, será mejor destruirla.

Candy leyó la nota y comprendió lo que Albert decía.

El funeral se llevo a cabo y todos regresaron a casa.

Neal paso unos días en Lakewood, pues la muerte de su hermana le había afectado realmente, después regreso al colegio a tratar de sobreponerse.

Principios de Diciembre llegaba, y la vida en Lakewood, era más agitada que nunca, con el nuevo miembro de la familia.

Ca –Donde aprendiste a cambiar pañales Annie?

An –En el hospital, a veces les falta personal en los cuneros y me dejan ayudarlas.

Ca –Lo bueno es que sabes, porque los días que Mirna descansa, es una locura con esta pequeña latosita. –decía mientras le hacía mimos a Ángela y la chiquita sonreía.

An –Y como te sientes de mama?

Ca –Aun no lo creo, todo ha sido muy rápido.

An –Albert se ve feliz con ella.

Ca –Si, la quiere mucho, verdad Ángela?, papa te quiere mucho.

An –Es muy risueña, y ya comienza con sus primeras palabras y sus pasitos.

Ca –El que me sorprende es Archie, no pensé que le tuviera tanta paciencia.

An –Si, yo también me sorprendí, y cada día llega con algo para ella, que un moño, o una linda cinta, o cualquier cosa para que se vea muy bella.

Jajaja.

Ca –El, le ha cambiado algún pañal?

An –No, sabes que odia ensuciar su ropa.

Ca –Albert tampoco la ha cambiado, siempre sale huyendo.

An –Hoy no está Mirna y tampoco Dorothy.

Ca –Que estas pensando?

An –Que ya es tiempo de que aprendan a cambiar pañales.

Ca –Seria muy divertido ver eso.

Annie y Candy trazaron un plan y cuando ellos llegaron de la oficina, cenaron y los cuatro pasaron un tiempo agradable conversando y disfrutando de Ángela.

Candy y Annie sabían que antes de dormir Ángela había tomado la costumbre de ensuciar su pañal, y que ya casi era hora de cambiarlo, así que comenzaron con lo que habían planeado.

An –Candy, entonces si me acompañas?

Ca –Si, claro que sí.

Ar –A donde van?

An –A llevarle este estambre a la señora Amanda, no tardaremos.

Al –Pero hace algo de frio para sacar a Ángela.

Ca –Lo sé, no pensaba sacarla, se quedara con ustedes.

An –Aquí están los pañales, los seguros, y todo lo que necesitan.

Ar –Como?, pero dijeron que no tardaran.

An –Ángela no se puede quedar sucia, tienen que cambiarla lo antes posible.

Al –Esta bien, váyanse ya, nos encargaremos.

Ellas salieron de la casa y dieron una vuelta en el auto, calculando un tiempo para regresar.

Ar –Tu sabes que hay que hacer?

Al –No puede ser tan difícil, a demás Mirna o Dorothy pueden ayudarnos.

Ar –Olvidas que hoy es su descanso?

Al –Es cierto, pero no debe ser muy difícil.

A los pocos minutos, Ángela ensucio su pañal como siempre.

Ar –Algo huele mal

Al –Crees que sea Ángela?

Ar –Revísala tu,

Al –Vallamos arriba.

Cuando llegaron a la habitación y recostaron a Ángela sobre la cama para cambiarla, se llevaron la gran sorpresa.

Ar –No es posible, que come esta niña?

Al –Sera mejor que la bañemos.

Ar –Hay que limpiarla primero.

Al –Detenla iré por algo.

Ar –Espera no, Ángela no te muevas, espera.

Al –Creo que no es suficiente.

Ar –Apresúrate, ya me manche la manga.

Ángela comenzaba a inquietarse y a llorar.

Ar –Tranquila pequeña, ya casi.

Al –Listo, llevémosla al baño.

Ar –Cárgala tu,

Al –Tu ya te ensuciaste.

Ar –Tú eres el papa.

Ya en el baño, en el lavabo trataron de limpiarla bien.

Al –Candy me ha dicho que hay que limpiarla bien para que no se roce.

Ar –Pero el agua está muy caliente.

Al –Ya, ya está bien, esta templada.

Ar –Pero quítale la blusa, se mojara toda

Al –Detenla.

Ar –Ya me mojo todo.

Después de unrato, Candy y Annie llegaron y vieron el desastre cometido, todo el piso del baño estaba mojado, el talco por todas partes y más de tres pañales de tela en el piso, ambos completamente mojados y ellos no se decidían como ponerle el pañal.

Ca –Que está pasando aquí?

Al –Candy, ayúdanos por favor.

An –Pero si solo tienen que ponerle un pañal.

Ar –Pero no sabemos cómo se hace eso.

An –Estas todo sucio y mojado, que hicieron?.

Ca –A ver dámela! Ya mi princesa, vamos a cambiarte de ropa.

An –Antes de que se vayan, vengan para acá y vean como se hace esto.

Candy y Annie les enseñaron lo que había que hacer y cómo, y listo, la pequeña estaba seca, vestida para dormir y sonriente como siempre.

Ca –Y así quieres tener 5 hijos?

Al –Es la primera vez que trato de cambiar un pañal.

An –Archie, quítate esa camisa, estas todo sucio y hueles horrible.

An –Pues no se que le dan de comer.

Jajajaja.

Ya para dormir

Al –Ustedes dos lo hicieron a propósito verdad?

Ca –Como dices?

Al –Que Annie y tú planearon dejarnos solos a Archie y a mí para cambiarle el pañal a Ángela.

Ca –Te había yo dicho que tenias que aprender, pero siempre te escapabas.

Al –Pues qué manera de aprenderlo, será mejor que practique, porque este pequeño –decía besando el abdomen de Candy – también necesitara cambio de pañales.

Ca –Verdad que es hermosa?.

Al –Si, y mira esta tan tranquila y es tan risueña, verdad mi pequeñita?.

Ca –Tendremos que sacar algunas cosas de aquí, si queremos meter también la cuna del bebe.

Al –Ahora entiendo porque las habitaciones principales eran tan grandes.

Ángela se disponía a dormir, así que le dieron los besos de buenas noches y la acomodaron en su cuna.

La siguiente semana Stear y Patty llegaron, y fueron muy bien recibidos en Lakewood

Como Ángela estaba dormida y Mirna cuidaba de ella, los 6 jóvenes pudieron platicar a gusto.

Pa –Pero Candy, que linda te vez así.

St –Este pequeño ha crecido mucho.

Ca –Y es muy inquieto.

Patty, saco los recuerdos traídos a todos y Stear mostro las fotos que habían revelado ya.

Mir –Señora Candy, ya despertó.

Ca –Esta bien Mirna, tráela por favor.

St –Que hace Mirna aquí?

Pa –Y quien despertó? Ángela?

Al –Si, es una larga historia.

St –Te escuchamos

En ese momento la pequeña entraba de la mano de Mirna y se dirigía hacia Albert

Ang –Papa –dacia mientras se abrazaba a Albert.

St –Papa?, como que papa? Que está sucediendo aquí?

Albert tomo en brazos a Ángela y narro la historia sucedida.

Pa –Porque no nos avisaron?, para regresar.

Ca –Se encontraban a días de distancia, y de cualquier forma no hubieran llegado al funeral, así que decidimos que terminaran su viaje tranquilos.

St –Se que no nos llevábamos bien, pero…

Al –Así suceden las cosas.

Pa –Lo bueno que Ángela está bien.

St –Déjame cargarla.

Dos días habían pasado y todos estaban felices con Ángela en casa, incluso la tía Elroy que había regresado de un viaje de descanso obligado por el doctor, se veía ya muy contenta con la pequeña en casa.

Archie y Albert hablaban en privado.

Ar –Si, tienen que pasar por lo mismo que nosotros.

Al –Eres muy vengativo.

Ar –Así nos enseñaron a nosotros o no?

Al –Tienes razón, hablare con las chicas, sirve que de paso vamos por una tarta de durazno.

Ar –Sigues con antojos? Candy ya no

Al –Y que quieres que haga?.

Los cuatro se pusieron de acuerdo pues era justo después de la cena.

Al –Stear, Patty, podemos pedirles un favor?

St –Si, el que gustes.

Al –Archie me debe una tarta de Durazno y los cuatro iremos por ella, podrían tu y Patty cuidar a Ángela mientras regresamos?

St –Si, claro que si, verdad muñequita, que te quieres quedar con tu tío consentido?

Ar –Ese soy yo.

St –En tus sueños.

Pa –Nos quedaremos con ella, vayan tranquilos.

An –Aquí está todo lo necesario para cambiarla.

Esa ida por la tarta ha sido la más rápida que nadie puedo haber hecho, cuando regresaron a Lakewood, no esperaban ver lo que allí ocurría.

Al –Ya regresamos, todo bien?

St –Claro que si, verdad Ángela?

Ar –Acaso no ha sido necesario cambiarle el pañal?

Pa –Si, ya se lo cambiamos hace un rato, porque?

An –No sabía que tú cambiabas pañales Patty.

Pa –En realidad lo hizo Stear, pero también sé hacerlo.

Al Ar –Stear?

St –Porque se sorprenden? En el instituto aprendimos a hacerlo, ahora podemos decir que sabemos cambiar un pañal con los ojos cerrados.

Ar –Eso no es justo.

St –Ahora entiendo, ustedes pretendían que armáramos todo un lio como que él les pasó a ustedes al cambiar a Ángela.

Ar –Pues sí.

St –Ya ves hermanito, no te resulto, ahora si estoy seguro de ser el tío consentido, verdad hermosa? –decía jugueteando con la pequeña

Jajajaja.

Los días seguían pasando y cada vez más alegres, George ya era llamado Abuelo, la niña caminaba e incluso corría, y las festividades decembrinas habían llegado, este año, los Britter decidieron pasar las fiestas con los Andrew, y también disfrutaban de la simpática Ángela, al igual que Neal.

Sra. B –Es una niña muy linda y simpática.

Sr B –Si, yo quiero tener 3 o 4 nietas como esta

Archie comenzó a toser después de aquel comentario.

Jajajaja

La fiesta era muy animada, incluso había baile, buena y muy diversa comida y sobre todo una gran armonía, todos se divertían y disfrutaban de aquella fiesta, aunque a la hora de los brindis, uno fue el más sorpresivo.

Ca –Yo deseo brindar, por el descanso de Richard y Eliza, y porque dios los tenga a su lado.

Todos –Salud.

Neal había dejado su copa de agua sobre la mesa y pidió permiso para salir.

Al –Iré con él.

Cuando Albert salió, vio a Neal sentado con la cara entre las manos, para ocultar sus lágrimas, Albert en silencio, se sentó junto a él y se quedo esperando hasta que Neal dijera algo.

Nl –Siento haber salido así.

Al –No tienes porque sentirlo, supongo que necesitabas un poco de aire.

Nl –Es que aun no puedo creer que Eliza ya no este, la última vez que la vi, después de la boda de Stear, discutimos y ambos dijimos cosas que ahora me arrepiento.

Al –Tu bien sabes que tu hermana no era nada fácil de tratar, y que se le dio la oportunidad de cambiar en varias ocasiones, pero no quiso hacerlo.

Nl –Pero yo, yo no debí decirle todo lo que le dije, pero estaba tan molesto por sus insultos que…. –llorando

Al –Vamos tranquilízate, ahora ella ya está en paz, tú debes hacer las paces contigo mismo y pedirle perdón, aunque ella ya no este, veras que de alguna forma, ella te escuchara.

Nl –Tú crees?

Al –Estoy seguro de eso, te esperare por allá, y cuando estés listo, regresaremos los dos a la fiesta, está bien?

Nl –Si.

Albert se aparto un momento de aquel lugar, para darle espacio, Neal se levanto de su lugar y viendo fijamente a una estrella comenzó a hablar.

Nl –Eliza, siento haberte dicho todas esas cosas, antes no me hubiera importado, pero cambie, y me siento bien como estoy, yo quise ayudarte a cambiar, pero no me dejaste, aun así, esperaba que algún día estuvieras aquí disfrutando de todo esto y siendo feliz con nuestra familia, ahora ya es tarde, y me duele que te hayas ido tan molesta conmigo, por favor, dime de alguna forma que me perdonas y que ahora ya estás en paz, yo, yo te quiero hermanita, y te extraño, y créeme que cuando le doy un beso a Ángela, también desearía que me hubieses permitido darte uno a ti, en fin, de corazón deseo que ya estés en paz Eliza.

Neal, se quedo un minuto más en silencio, tomo aire y lo soltó junto con todo su remordimiento, y llego al lado de Albert.

Nl –Ya, espero que me perdone.

Al –Veras que si, ya estas más tranquilo?

Nl –Si.

Al –Entonces vamos.

Albert y Neal se dirigían hacia la puerta de entrada cuando de un árbol cayó, una bellota.

Nl –Ouch,

Al –jajaja, lo vez, Eliza ya te disculpo.

Nl –Como dices?

Al –Lo último que ustedes compartieron fueron esos floreros y jarrones que ella te lanzaba, no es así?

Nl –Si

Al –Allí lo tienes, la única forma que tuvo para decirte que ya está en paz, es lanzándote esta bellota.

Jajajaja

Nl –Si, característico de ella.

Jajajaja.

Los dos regresaron y venían tan alegres que nadie comento nada mas, la fiesta continuo y al poco tiempo Archie tomo la mano de Annie y salieron al jardín.

Stear conocía los planes de su hermano, así que tomo la mano de Patty y se escabulleron hacia la ventana, pero fueron tan obvios que Neal, Candy y Albert se dieron cuenta.

Nl –Deja de espiar a Archie.

Pa –Shssss, quiero ver la cara de Annie.

Ca –La cara de Annie?, porque?

St –Archie le pedirá matrimonio.

Al Ca Nl –QUE?, decían mientras también se acercaban a la ventana, pero con tanto barullo Stear y Patty voltearon hacia ellos para callarlos y los señores Britter notaron aquel peculiar juego.

Sr B –Que están haciendo?.

Todos como niños juguetones voltearon a verlos y

St –Nada, solo veíamos el jardín.

Nl –Si, el jardín.

Ar –El Jardín!, son unos curiosos, hasta allá afuera se escuchan sus voces.

Annie entro con lágrimas en los ojos y claro que la señora Britter pregunto qué sucedía.

Annie corrió hacia ella y la abrazo.

An –Mama, soy tan feliz.

Sr B –Que sucede?.

Archie tomo aire y valor y se aproximo hacia él, paso saliva y dijo.

Ar –Señor Britter, quiero pedirle formalmente la mano de su hija Annie para casarme con ella.

Sr B –Que?, pero yo? Bueno…. Annie, tu dime, quieres?

An –Si papa, si, si quiero.

Sr B –Pues entonces sí, claro que si, -decía totalmente asombrado y sin palabras pues todo aquello fue una sorpresa.

Annie le mostro su anillo a su madre y las dos se abrazaron.

SE –Pero Archie esa no es la forma correcta de pedir la mano de Annie.

Ar –Pero tía.

SE –Eso debe avisarse con tiempo, y pedirle a tus padres que vengan y son muchas cosas.

Sr B –Tiene usted razón señora Elroy, pero a final de cuentas, accederíamos igual, así que porque no hacerlo de este modo, aunque la verdad me tomaron por sorpresa.

Al –A todos, la verdad nosotros tampoco sabíamos nada, salvo Stear y Patty.

St –Tampoco nos dijo, nada, si no lo descubro leyendo lo que le diría a Annie no me hubiera dado cuenta.

Ar –Stear!

Jajajaja.

Ca –Pues entonces hay que brindar.

Todos –Salud!

SE –Bueno, en hora buena, supongo que ustedes si avisaran a la prensa, ya que Stear no quiso hacerlo.

Ar –Si Annie lo desea, por mi está bien.

An –Si.

SE –Y también esperaran más de un año para la boda, verdad?

Sr B y Sra. B –No!

An –No?, porque no?

Sra. B –Eso significaría que tendríamos que esperar, dos años o más para tener una nieta tan hermosa como esta pequeña, yo quiero ya disfrutar de mis nietos.

Archie acababa de tomar un sorbo de vino, y nuevamente el comentario le hizo toser

Jajaja.

Sr B –Yo pienso lo mismo, que se casen en este año que empieza y que mis nietos lleguen muy rápido.

An –Papa –decía toda ruborizada.

Jajajaja.

SE –Pero eso no puede ser, que dirán la gente si…

Al –Vamos Tía, ya las cosas han cambiado y usted lo sabe, de cualquier forma se casaran y los hijos vendrán después de eso, no antes, no veo que tenga que decir la gente.

SE –Bueno, sí, pero… está bien, cuando ustedes lo decidan.

An –En Mayo

Ar –En Mayo?, porque en mayo?

An –Es un mes perfecto para una recepción en jardín, si? Por favor?

Ar –Por mi está bien, pero no pienso ponerme un traje blanco, no quiero que a la mitad de la fiesta este sucio por algo.

Todos -Archie!

Jajajaja.

Para principios de Enero, los asuntos de negocios habían retomado su cauce, el embarazo de Candy ya tenía entre 5 y 6 meses y ella se sentía muy bien, y todo era alegría en Lakewood, la tía Elroy había decidido pasar unos días en Florida, que era más cálido que Chicago, y justo al día siguiente de su partida, por la noche llegaron visitas inesperadas a Lakewood.

Todos se encontraban en el comedor, cuando Dorothy anuncio las visitas.

Do –Señor William, el señor y la señora Leegan, acaban de llegar y desean ver a Ángela, preguntan que si pueden pasar?, están en la entrada.

Al –Gracias Dorothy, yo iré por ellos.

Ca –Ángela terminara su cena y te alcanzare en la sala.

Al –Esta bien.

Albert se levanto de su silla y fue hacia la entrada, recibió a Aurora y Alan y los acompaño a la sala, donde comento lo sucedido con Eliza y Richard.

Sr L –Te agradezco mucho los arreglos que hiciste por mi hija y Richard, pero sabes que fue lo que sucedió?, que provoco el incendio?

Aunque Albert sabía bien la verdad, prefirió no decir nada, como al resto.

Al –En realidad no, cuando llegamos a su casa, ya nada se podía hacer, afortunadamente Mirna había salido con Ángela y nada le ocurrió.

Aurora Leegan estaba como ausente de aquella platica, no podía o no quería creer lo que le había sucedido a su hija.

Sra. L –Quiero ver a Ángela.

Al –Está terminando de cenar, en cuanto termine la traerán.

Sr L. -También te agradezco que te hicieras cargo de Ángela, este tiempo, ahora ya podremos ocuparnos de ella.

Albert se asombro al escuchar aquello, había olvidado la posibilidad de que esto pasara, y sin la nota, no podría demostrar que el deseo de Richard era que él y Candy cuidaran de Ángela.

Al –Piensas llevarte a Ángela?

Sr L. –Sí, pues es mi nieta, y ahora que no está Eliza, creo que estará mejor con nosotros, así ustedes podrán continuar con su vida.

Al –Bueno en realidad, yo, nosotros la hemos recibido bien, y se ha acostumbrado a estar aquí, pero….

En ese momento Ángela y Candy entraron a la sala y la señora Leegan al ver que Ángela venia de manos de Candy, se levanto y la arrebato de su lado.

Sra. L. –Deja a mi nieta en paz.

Candy se quedo quieta, sabía que eso podía pasar, así que no dijo nada.

Sr L –Aurora, por favor, tranquilízate.

La niña al ver aquello comenzó a llorar y llamo a Albert.

Ang –Papa, papa –dijo, extendiéndole los brazos y llorando.

Albert sin pensarlo se acerco a ella y la cargo.

Al –Tranquila mi pequeña, todo está bien, ven, siéntate aquí conmigo, ven Candy. –dijo extendiéndole la mano para que tomara asiento junto a él

Sra. L –Porque te dice Papa?, que está pasando aquí?

Al –Ángela ha estado con nosotros desde aquel día, ella comenzó a decir sus primeras palabras, entre ellas papa y mama, y no quisimos quitarle sus primeras palabras.

Sra. L –Pero eso no es posible, no puede llamarlos así, su madre es Eliza y solo ella, Candy no se compara con mi hija –Decía mientras lloraba.

Sr L –Les agradezco que la cuidaran, pero será mejor que se vaya con nosotros.

Ca –Como?, pero …

Albert tomo la mano de Candy, para persuadirla de decir algo.

Sra. L –Cállate, tú no tienes ningún derecho de hablar y mucho menos de cuidar a mi nieta, tu solo eres una…

Sr L –Aurora Cállate, no puedes ofender así a Candy, recuerda que es la esposa de William.

Sra. L –No me interesa, por su culpa mi Eliza sufrió mucho sus últimos días, por su culpa le quitaron sus privilegios y no podía entrar a esta casa, y eso no es justo.

Ángela comenzaba a llorar por aquellos gritos y Candy la levanto en brazos nuevamente para sacarla de ese lugar.

Sra. L –Regrésame a mi nieta.

Albert se levanto y se interpuso entre ellas para evitar que Aurora tomara a Ángela.

Al –Siéntate y escúchame Aurora, Candy llévate a Ángela al comedor.

Ca –Si.

Albert hablo con Alan sobre la intención de adoptar a Ángela y sobre las ocupaciones que los Leegan tenían, por lo cual no eran muy adecuados para cuidar de una pequeña niña, diría lo que fuera y trataría de convencerlos de dejarles a Ángela, se había encariñado tanto con la pequeña que no permitiría que se la llevaran de su lado, pero sabía que eso sería muy difícil.

Sr L –Comprendo lo que dices, pero entiéndenos, es lo único que nos queda de Eliza y pues no queremos perderla.

Al –Y no lo harán, ustedes nunca dejaran de ser sus abuelos, y podrán visitarla cuando quieran, solo te pido que la dejes con nosotros, ella es feliz aquí, y todos estamos feliz con ella, incluso la tía Elroy.

Sra. L. –De ninguna manera, ella se irá conmigo, es mi nieta y tiene que estar con nosotros, con los Leegan, no permitiré que una hija de Ponny, mal crie a mi nieta, así que entréganosla ya. –Decía muy alterada.

Sr L –Sera mejor que nos vayamos, si me dices donde puedo ir por la niña, nos iremos ya.

Albert no podía creer aquello, pero como evitarlo?, ellos eran sus abuelos y aunque él podía ordenarles lo contrario por ser el patriarca Andrew, no abusaría de su autoridad.

Al –Esta bien, se irá con ustedes, con la condición de que Mirna permanezca con ella.

Sr L –Si, así se hará.

Al –Yo mismo la traeré, esperen aquí por favor.

Albert se levanto y se dirigió hacia el comedor, no sabía que mas podía hacer, pero trataría de pensar en algo para recuperarla, por lo pronto tendría que dejar que ellos se la llevaran. Cuando entro al comedor.

Ar –Ya se fueron?

Al –No, están en la sala.

St –Pero Ángela se quedara verdad?

Al –Temo que no

Ca –Que?, no, no pueden llevársela, no lo permitiré!

Al –Candy, entiéndeme por favor, solo será temporal, veremos la forma de recuperarla.

Ca –No, no pueden llevársela, no! Candy la abrazo con todas sus fuerzas.

Mirna había llegado ya junto con Dorothy.

Al –Dorothy, por favor prepara una maleta con ropa de Ángela, no toda, pero la mayoría.

Ca –No, no Albert, por favor, no puedes permitir que se la lleven.

An –Candy, cálmate por favor, tranquilízate.

Ca –No dejare que se lleven a mi niña, No! –llorando.

Al –Candy por favor, yo tampoco deseo que se la lleven, pero no puedo negarles que es su nieta, por parentesco ellos tienen la custodia.

Ca –Pero Richard te lo pidió a ti, nos dijo que nosotros.

Al –Por favor Candy –Dijo mirándola y tratando de recordarle que nadie más sabia de esa nota que ya no existía.

St –Hablemos con ellos, tiene que entender

Ar –La esconderemos no dejaremos que se la lleven.

Ángela comenzaba a llorar por tanto alboroto y Albert la tomo entre sus brazos.

Ca –No te la lleves, por favor, decía llorando.

Patty y Annie la detuvieron para evitar que ella fuera por la niña, mientras Albert con lágrimas en los ojos se encaminaba hacia la sala.

Al –Perdóname Candy, pero te prometo que será temporal, confía en mí.

Ca –No, No me la quites, Albert!!!

Albert llego a la sala con lágrimas en las mejillas, entrego a la pequeña en los brazos de Aurora y dio un beso en su frente, mientras la pequeña lo llamaba

Ang –Papa, papa –llorando

Albert la volvió a tomar, la bajo poniéndola junto a Aurora, se arrodillo para estar a su altura, y le dijo.

Al –Ángela, mi niña, no llores, solo iras de paseo con tus abuelos por unos días, y nos veremos muy pronto, veras que te vas a divertir y estarás muy contenta, así que ya no llores. –dijo mientras limpiaba las mejillas de la pequeña. –dame un lindo beso, si?

Ángela dio un beso a Albert y lo abrazo como siempre, mientras el pasaba saliva y discretamente limpiaba sus ojos.

Al –Así me gusta, quiero ver tu sonrisa, eso es, pórtate bien.

Albert se levanto, tomo aire y pidió a Alan que cuidara mucho de ella y que le permitiera visitarla.

Sr L –Si, pueden verla cuando deseen.

Sra. L –No!, no quiero que se acerquen a ella, no los quiero en mi casa!

Sr L –Hablare con ella.

Mirna llego con la maleta de Ángela y su oso Cuqui, cargo a la pequeña y los Leegan salieron de Lakewood.

Albert regreso al comedor con los otros.

Ca –Como pudiste?, porque?

Candy se levanto llorando y subió a su habitación.

Los demás en silencio se levantaron y cada uno se dirigió a su habitación sin decir palabra alguna. Albert se sintió solo y culpable, y sabia que todos lo culpaban, así que tampoco dijo nada y se fue a su habitación, cuando llego, la puerta estaba cerrada y aunque toco no obtuvo respuesta, por lo que bajo a la biblioteca, a donde una hora después George llego.

Ge –Acabo de llegar, Dorothy me dijo lo que sucedió, pero no debiste dejar que se llevaran a Ángela.

Al –Y que podía hacer?, tu sabes que por sangre, ellos tienen los derechos.

Ge –Pero la nota, Richard te dijo…

Al –Se lo que pidió, pero recuerda que esa nota se destruyo, no quedan pruebas.

Ge –Tú debiste imponerte, no debiste…

Al –BASTA!, crees que no me duele?, crees que deseaba que se la llevaran? –decía con los ojos llenos de lagrimas.

Ge –Lo siento, tienes razón.

Al –Hay que ver de qué forma podemos recuperarla.

Al día siguiente Candy no había salido de su habitación, solo permitía que Dorothy entrara para dejarle los alimentos y sacar ropa de Albert, pero no quería ni ver ni hablar con nadie, no bajo al comedor, ni fue al hospital, esa noche en el comedor durante la cena.

Al –Annie, haz hablado con Candy?

An –No quiere ver a nadie.

Pa –Solo Dorothy entra y eso porque tiene la llave, pero en cuanto ella sale, Candy vuelve a cerrar la puerta por dentro.

An –Estoy preocupada, tiene casi 6 meses de embarazo.

Al –Esta noche entrare y hablare con ella, tiene que entenderme.

St –Haz pensando la forma de recuperar a Ángela?

Al –Legalmente no hay nada que se pueda hacer.

Ar –Pero tú eres el patriarca de los Andrew, imponte!

Al –Nunca he abusado de ese derecho y no quiero hacerlo ahora.

St –Tienes razón, pero que más se puede hacer?

Al –No lo sé, créeme que no lo sé.

Pa –Algo bueno sucederá, veraz que es así, pero tú tienes que comer, no cenaste nada

Al –No tengo apetito.

Ar –Tampoco has comido bien.

Al –Estoy bien, será mejor que suba, no soporto mas esta situación, Candy tiene que escucharme.
LEER SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

Un día de luna de miel 2

Un día de luna de miel (2) Por Manzana9 Otro día más de la luna …

24 comments

  1. por k no estan los capituloscompletos y desde el principio no se como candy decidio kedarse con albert no entiendo nada alguien me podria explicar o decirme donde lo puedo leer x favor

  2. Noooooooooooooo!!!!!!!!!
    Angela,debe.estar.con.Candy.y.Albert.

    JJJJJJ,que.risa.con.Archie-Albert
    cambiando.pañales,jjjjj.

  3. Mmmmm pobre Albert, que nuestra querida Candy no se aproveche tanto de él, si es tan tierno, lindo, cariñoso,bueno, uuuf ya quisiera un hombre así.
    Cali mil felicitaciones, cada día me encanta más tu historia, la leo con ansias siempre, un abrazo y sigue así plis.

  4. hay diosmio no es gusto primeros los abuelos se van muy conchas y ahora y se quieren llevar a la niña pero se que algo se le ocurrira a albert para recuperarla y espero que candy lo entienda y se ponga bien cali esta muy buena tu historia.

  5. que triste ……no demores en publicar el siguiente capitulo por favor……xoxo

  6. bububu, este no me gusto, como la niña ya esta cacostumbrada a ellos, y por que destruir la nota???? que lastima pobre Candy y Albert bueno todos ya estaban acostumbrados a la niña y ella a ellos pobrecita. bububu ojala pronto la recuperen.

    sigue escribiendo por favor!!!!! eres muy buena

  7. Por todo lo que describes cali veo que angela es una niña linda, cariñosa y risueña como dijera albert, lamento mucho que los Leegan quieran hacerse cargo de ella espero que pronto encuentren una solución para que la niña vuelva al lado de Candy y Albert sé que ellos son unos buenos padres de lo contrario la Sra. Leegan la criará a su manera y eso no estaría bien, bonito capitulo amiga ojala y pronto ya este la continuación la esperare… Bye

  8. Hola Excelente, me encanto continua así y espero que encuentren la mejor solución a la situación. saludos

  9. lo siento por la pequeña angela la van a convertirir en otra elisa que tristeza espero que el metrimono androw la recuperen proto

  10. gracias por seguir subiendo la continuacion estubo muy entretemido este capitulo jajajajaya me imajino a ese par cambiando pañales tendran que aprender muy pronto porque si no se van a meter en lios con Candy y Any, y con lo de Angela que mal por ella y se fue con sus abuelos seguro que en especial la abuela la va a combertir en la viva imagen de Eliza hojala Albert y Candy la recuperen para bien de ella hojala Niel intervenga y ayude a resolver esta controversia.

  11. OMG!!! esta historia me facina, por favor no dejes de escribir
    esperare con ansias y felicidades!!!

  12. ESTO ESTA MUY BUENO PERO POR FAVOR NO DEMORERS TANTO EN PUBLIOCAR LA CONTINUACION

  13. hola, cada capitulo es un sueño, fue muy divertido el plan de candy, pero muy triste que angela ya no este con candy y albert, esperemos que pronto la recuperen, cali no tardes en subir el proximo capitulo, cali te agradeceria que abras tu correo tengo algo importante que decirte, con cariño bren

  14. hola esta padrisimo el capiyulo solo espero que angela se quede con candy y que no sea igual que elisa, jjeje que haya una diferencia,, y por fa no tardes en escribir mas nosotros queremos saber mas de lo que paso despues hasta luego y chau…

  15. esta increible el capitulo 🙂 pero no tardes mas en subir el siguente! porfavor! muero x saber q es lo q pasara 🙂

  16. TENGO UNAS GANAS LOCAS DE LEER ES SIGUIENTE CAPITULO ESPERO QUE NO TARDES TANTO

  17. el capitulo estuvo super soklo esperi que angela se que con candy y albert 😀 espero que no tardes mucho en subir el siguente capitulo

  18. por favor no tardes tanto en subir el proximo capitulo, adoro tu historia!!!

  19. nos tienes muy mal acostubrada por que tardas tanto

  20. hola!!!!!!!
    me encanto!!!!
    por fis no dialtes en publicar el proximoª!!!!!!!

  21. QUE COSAS, BELLO Y LINDO

  22. como siempre escribes muy bien lei el capitulo desde que lo subiste…pero porfavor no tardes tanto en escribir diario reviso haber si ya subiste el proxme tienes encantada con la historia plisssss no tardes mas!!! Saludos 🙂 🙂

  23. hola cali, no acostumbro a dejarte mis comentarios pero ya has tardado demasiado en subir el próximo capitulo, ten piedad de nosotros no tardes demasiado

  24. Q triste yo tambien quiero llorar. Pobre Angelita!! =(

Leave a Reply

Your email address will not be published.