Home / fanfics / Inicia una nueva vida Capítulo 46

Inicia una nueva vida Capítulo 46

Adiós Eliza

 

Te –No, ya hable con Candy, ahora veo que todo fue un error, estamos en mi casa, pero en donde se encuentran?, pensé que vendrían a buscarla.

Te –Ya veo, que puerto es? Está bien, trata de avisarles, Si George, ella está bien, ya está tranquila.

__________________________________________________________________

En el puerto Newark-Elizabeth

St –Lo  siento no llegamos, hace media hora que partieron. –dijo bajando la vista

Albert bajo del auto y se quedo viendo hacia el horizonte, sin decir nada.

St –George ya sabrá cuando y en donde sale el siguiente viaje, los encontraremos, tranquilízate.

Al –Mi esposa y mi mejor amigo, no puedo creerlo!, -dijo sosteniéndose fuertemente de la barandilla del muelle.

St –No puedes pensar eso, por favor.

Al –Porque no Stear?, dime entonces porque Candy busco a Terry?, donde ha estado Candy, todo este tiempo?, dime desde cuando están juntos?, porque él nunca me aviso nada?

St –No, no puedes pensar eso –Stear recordó aquella lagrima de Terry el día de la boda de Candy y Albert. “Cielos, será que él?”.  –No, Albert, deja de pensar en eso.

Al –DIME QUÉ QUIERES QUE PIENSE?.

St –Ella no es así.

Al –Y él?, el era mi amigo, mi hermano, NO PUEDE TRAICIONARME ASÍ!. – dijo golpeando la barandilla

St –No!, veras que nada es así, hablemos a George para ver lo del siguiente viaje.

Stear volvió a llamar a Lakewood.

St –George, pudiste averiguar cuando y donde sale el siguiente viaje?, que? Estas seguro?, iremos de inmediato.

Al –Que sucede?

St –Ellos no se fueron, están en Broadway en casa de la mama de Terry.

Al –Lo vez, ella está con él, EN SU CASA!!. –dijo sumamente furioso.

St –Espera, Terry le dijo que ya sabe que todo esto es un error, él mismo les llamo para decirles donde estaba Candy.

Al –Estas seguro de eso?

St –Solo hay una forma de saberlo, vamos.

__________________________________________________________________

Terry salió del teatro y se dirigió a casa en espera de que sus amigos llegaran, pero no le diría nada a Candy, tal vez ella aun deseaba escapar.

Te –Aun no llegan?

Servicio –No señor.

Te –Ella está en su habitación?

 

Servicio –Si señor, puse en su té el tranquilizante que el médico ordeno, ella se encuentra dormida.

Te –Esta bien, estaré en la biblioteca, en cuanto lleguen hazlos pasar.

Servicio –Si señor.

Casi dos horas después llamaron a la puerta de la mansión Beiker.

Servicio –El señor los espera en la biblioteca.

Al –No deseo verlo, donde esta mi esposa?.

Te –Tendrás que hablar primero conmigo.

Al –Solo he venido por Candy, nada tengo que hablar contigo.

Te –Pues lo harás, quieras o no.

St –Vamos habla con él, escúchalo.

Al –Esta bien.

Dentro de la biblioteca.

Al –De que quieres hablar?

Te –Que fue lo que te paso? Porque las muletas?

Al –De eso quieres hablar?, esto no te incumbe

Te –Tienes que escucharme, por favor.

Al –Que tengo que escuchar?, que me lo habías advertido, que si ella te buscaba tu.. TÚ ME TRAICIONARÍAS!.

Terry bajo la vista y dijo –Tienes razón, me lo merezco, y para serte sincero pensé que la vida me había dado una segunda oportunidad con ella, pero..

Al –Y TODAVÍA ME LO DICES, tu? Mi hermano y mi esposa?, no puedo creerlo. –decía desesperado y furioso.

Te –Espera, ella no!,

Al –CÁLLATE! ERES UN INFELIZ!, si no fuera por estas muletas te juro que…

Te –Adelante, lo merezco, no pienso defenderme, solo te digo que yo lo pensé, pero ella no!, déjame explicarte.

Terry conto la forma de cómo se entero de todo, de porque pensó que Albert había sido el de la falta y eso le quitaba cualquier remordimiento de volver a buscar a Candy, pero que cuando se entero de la verdad, él mismo había llamado a George para aclarar todo.

Al –Y, que quieres que te diga?, de cualquier forma ella te busco y tu no perdiste el tiempo.

Te –Te repito que ella no lo hizo, mira, lee esto. –y extendió la carta que Candy le había escrito.

 

Querido Terry.

 

Discúlpame por irme de esta manera, pero no he querido involucrarte en este problema, cuando fui a buscar a Albert, era para decirle que estoy embarazada, pero después de lo que vi, he decidido quedarme sola con mi bebe, se que tu deseas ayudarme pero no puedo aceptarlo, por eso no te busque cuando llegue a New York, tengo dos razones muy fuertes para dejarte de lado en todo esto:

 

En primera porque eres su mejor amigo, y si sabe que estoy contigo, ambos se disgustarían y no quiero que ustedes dos se distancien, se lo mucho que se aprecian y que son como hermanos, así que no seré yo, quien provoque una riña entre ustedes.

Por otro lado, no quiero causarte una falsa ilusión, te ame mucho, te espere, pero hoy, ya no te amo, amo con tomo mi corazón a Albert y así seguirá siendo aunque no estemos juntos, pero mi bebe me hará recordarlo diariamente, tú tienes que seguir tu vida, y encontrar un nuevo amor, por eso no deseo que me acompañes, no quiero crearte falsas esperanzas sobre nosotros, por favor entiéndeme, no puedo traicionar a mi corazón y menos con el mejor amigo de Albert.

Un último favor te pido, a donde sea que llegue y esté, pediré que si algo me sucede, te avisen a ti, aquí, en casa de tu madre, si es que llegase a pasar algo que hiciera que mi bebe se encuentre solo, te ruego, que lo lleves con Albert, él es su padre y si yo no estoy para cuidarlo, se que él lo hará.

Gracias por todo, y discúlpame tu también.

Con Amor Candy.

 

Al –Candy, -dijo cerrando los ojos por unos segundos, pero recordó con quien estaba y… -pero y tú?, tú que tienes que decirme!, TU PENSABAS TRAICIONARME!!

 Te –No tengo cara para disculparme contigo, pero créeme que solo lo hice porque pensé que tú la habías lastimado, cuando supe que fue un error, me sentí muy mal, y aun me siento así, no debí pensar que tú podrías hacer eso, por favor discúlpame.

Al –Eso es todo?, ahora puedo hablar e irme con mi esposa?

Te –Pero Albert?

Al –Podemos irnos ya?

Te –Te entiendo, y créeme que lo siento, no quise lastimarte, eres mi hermano y yo…

Al –ESO SE ACABO!, no puedo confiar en alguien como tú!, gracias por ayudarla y adiós!.

Te –Esta bien, solo te pido por favor que la entiendas y que recuerdes su estado, no seas rudo con ella, fue un error…

Al –Eso es todo? Puedo irme?

Te –Si

Albert había subido a la habitación donde ella se encontraba…

Al –Candy?, amor, despierta.

Ca –Albert?  Albert! Que haces aquí?

Al –Buscándote, todo este tiempo hemos estado buscándote, porque te fuiste así?

Ca –Es que cuando entre a tu habitación y vi a esa mujer, yo?

Al –Se lo que pensaste, pero debiste escucharme, no puedes creer que yo te haría algo así, mi amor, tú me conoces.

Ca –Lo sé, ahora comprendo que todo fue un error y lo siento.

Al –Todos hemos estado muy angustiados, no debiste desaparecer así.

Ca –Lo sé y lo siento, Albert –llorando

 

Al –Vamos tranquilízate ya, todo a pasado, pero quiero saber si es cierto que tu estas…

Ca –Si, estoy embarazada, estamos esperando un hijo.

Al –Estas segura?

Ca –Si, los resultados del laboratorio están en mi maleta.

Al –Mi amor!, -beso.

Al –Sera mejor que nos vayamos, Stear y Joshua están abajo, y deben descansar, no hemos dormido desde ayer.

Ca –Si, pero tengo que agradecerle a Terry que me haya hecho ver mi error, si él no me hubiera dicho su experiencia, yo me hubiera ido, al saber que te llamo.

Al –Si él no te hubiera dicho que?

Candy conto como es que se dio cuenta del error cometido, y de todo lo que Terry hizo para encontrarlo y ayudarla a ella.

Al –No tenemos más nada que hablar con él, será mejor que nos vayamos.

Ca –Ustedes dos ya hablaron verdad?

Al –No deseo hablar más sobre él.

Ca –No me iré de aquí hasta que los dos hablen y se arreglen.

Al –Pero Candy yo…

Candy y Albert hablaron por un tiempo y al final Albert se dio cuenta de que a pesar de que Terry había pensado hacer una cosa, al final hizo lo correcto.

Al –Ya comprendo. Está bien, bajemos y hablemos con él.

Cuando Albert se levanto con la muleta, Candy se espanto, y nuevamente volvieron a hablar.

Ca –Mi amor, me siento tan mal, no pensé que fuera a lastimarte así.

Al –Eso no es tu culpa, lo bueno es que pude esquivar aquel florero, pero en realidad ambos tenemos que calmarnos, no podemos seguir reaccionando así ante cualquier dificultad, podríamos salir más lastimados la próxima vez.

Ca –Te lo prometo. –Beso

Al –Pero bajemos ya, nos hemos tardado mucho aquí.

Cuando bajaron no vieron a nadie en la casa, salvo la luz de la biblioteca prendida y se asomaron, allí vieron a Terry, quien bebía otro coñac mas.

Al –Podemos hablar contigo?

Te –Que?, lo siento, me sorprendieron, pensé que estarían dormidos.

Al –He venido a disculparme contigo, Candy me ha comentado lo que has hecho por ella, por nosotros, y te lo agradezco.

Te –Pero yo? –dijo bajando la mirada.

Ca –Los esperare afuera –dijo mientras cerraba la puerta.

Al –Todo está olvidado, ambos somos humanos y hombres, y amamos a la misma mujer, pero tú hiciste lo correcto, hermano.

Te –Albert! Yo….

Al –Vamos, si hubieras querido traicionarme realmente, no la hubieras sacado de su error, no me hubieras dado la carta, pudiste llenarle la cabeza de ideas, pero no fue así, tampoco hubieses llamado a Lakewood, para avisarnos donde estaba, pudiste haber aprovechado para convencerla de dejarme e irte con ella, pero al final hiciste lo correcto.

Te –Discúlpame por favor, no pude, ni puedo traicionarte a ti! Hermano!

Al –Ya olvídalo, fue solo un error dentro de muchos, ya todo quedo atrás.

 

Ambos se dieron un abrazo fraternal y sentido.

Te –Gracias

Al –Gracias a ti, vayamos con Candy

Saliendo de la biblioteca, ella se encontraba sentada en la sala.

Ca –Y bien?, se arreglaron verdad?

Te –Si tarzan pecosa, ya está todo bien, es hora de descansar, suban a la habitación donde estaba Candy y duerman, que buena falta nos hace a todos.

Al –Te agradezco, pero Stear y Joshua nos esperan afuera.

Te –Jajaja, ellos tienen más de una hora que subieron, deben estar profundamente dormidos, así que suban ustedes también, vamos.

Al –En ese caso aceptamos tu hospitalidad, nos veremos mañana temprano, pero permíteme hacer una llamada por favor.

Te –Si deseas hablar a Lakewood, ya lo hice, desde que subiste a ver a Candy, llame para avisarles que ustedes ya estaban aquí, y que pasarían la noche aquí.

Al –Pues muchas gracias, ahora si podremos descansar tranquilos, vamos entonces.

A la mañana siguiente los amigos desayunaron juntos y se despidieron en buenos términos como siempre, cuando regresaron a Lakewood, la bienvenida era alegre, pero nadie de allí esperaba el regaño que recibirían ese día.

Durante los abrazos y felicitaciones e inclusive algunos reclamos, George permanecía serio desde el sillón individual de la sala, hasta que…

Al –George, acaso tú no te alegras de la noticia?

Ge –Si claro que me alegro.

Al –No me lo parece, sucede algo?

Ge –En realidad si, quisiera hablar con ustedes un momento.

George se levanto decidido a hablar.

Ge –Tomen asiento.

Candy y Albert se miraron entre sí, y se sentaron en un sillón de dos plazas, los demás por respeto tomaron asiento un poco más lejos.

Ge –Me alegra mucho la noticia del bebe, pero deseo hablar con ustedes por otra razón, la última conversación que tuvimos fue para aclarar el cómo sería la relación que tendría con ustedes a partir de ahora, por esa razón me permitiré decirles la molestia que tengo.

Albert y Candy se quedaron serios ante aquella afirmación, y guardando silencio se mantuvieron atentos a dicha conversación.

Ge –Estoy cansado de que la forma que tienen de arreglar los problemas sea huyendo de ellos, no es posible que siempre que se les presenta algo, sea más fácil para ustedes salir corriendo en otra dirección que tratar de resolver la situación, a partir de ahora ustedes deben ser mas consientes de su realidad, de que no son solo una persona más, cada uno de ustedes son un Andrew, y ello conlleva la responsabilidad de una imagen y de muchas empresas, también son un matrimonio, que por lo visto está dispuesto a disolverse por el más mínimo problema que se les presenta, y próximamente serán padres…

Archie había tomado la mano de Annie y le había indicado que salieran de allí, Stear había hecho lo mismo con Patty, pero…

 

Ge –Y ustedes cuatro a donde creen que van?, esto también es para ustedes, así que vengan aquí y siéntense.

Ar –Pero George…

Ge –NINGÚN PERO, vengan acá y siéntense ya.

Los cuatro jóvenes obedecieron de inmediato y sin chistar una vez más.

Ge –Como estaba diciendo, ustedes dos están por ser padres, y ustedes cuatro supongo lo serán en un futuro, así que más vale que se pongan a pensar en la forma en que deben de reaccionar ante cualquier eventualidad.

St –Pero George, esto que tiene que ver con nosotros cuatro?, los que salen corriendo son ellos dos.

Al Ca –Oye.

Ge –SILENCIO!, quieres que te diga que tiene que ver con ustedes, correcto. Ante cualquier eventualidad me refiero no solo al problema de Albert en México, o al de Candy recientemente, me refiero también a que deben de pensar mejor que el no recibir el color del traje deseado, no es motivo para ponerse furioso y cancelar una junta de trabajo (Archie solo bajo la mirada), que el hecho de que la pastelería no cumpliera con el sabor de pastel seleccionado para una recepción, no es motivo para llorar por dos días y permanecer encerradas en su habitación (Annie bajo la mirada) y que si la letra de las invitaciones de la boda no le es agradable a uno u otro, sea un motivo para tan si quiera pensar en romper el compromiso (Stear y Patty, bajaron las miradas) esas son las grandes eventualidades por las que todos ustedes hacen siempre un drama y reaccionan de la peor forma.

Estoy totalmente de acuerdo de que sean molestias para cada uno, pero les pido que consideren en cambiar su forma de reaccionar, que piensen en el daño que les causan a las personas a su alrededor ya sea familia o trabajadores de las empresas en las que cuentan con ustedes.

Candy, bien sabes que Albert te hubiera buscado por todo el mundo de ser necesario y que en ello se hubiera gastado la cantidad de dinero que hiciera falta, dinero que pudo haber salido de vender alguna empresa o descuidar otra, y esas empresas representan los ingresos no solo de esta familia, si no de muchas otras, tu acción pudo provocar que negocios se perdieran y que familias se quedaran sin empleo, y todo por escapar y no enfrentar aquel hecho que gracias a Dios fue un error.

A demás me ofende que pensaras que Albert pudiera haber hecho algo como eso, pues fui yo quien lo educo y creo que les he inculcado a todos ustedes valores y respeto hacia sí mismos y los demás, no es así? Contesten!

Todos –Si

Ge –Por favor, dejen de ser tan impulsivos, y piensen un poco más en las consecuencias de sus actos y arrebatos, problemas siempre va a haber en el trabajo o con sus cónyuges, así que les sugiero que se den 5 o 10 minutos para calmarse y ya después traten de arreglar dicho conflicto de trabajo o pareja, piensen en la señora Elroy, piensen en la familia a su alrededor, y piensen en las personas que dependen directa e indirectamente de ustedes, sobre todo en sus hijos, y si de algo vale, piensen un poco en mi, que a cada uno los amo y mucho.

Eso es todo, permiso.

George se disponía a salir de la sala cuando…

 

Ca –George, espera.

Candy se levanto y le dio un fuerte abrazo a George con lágrimas en los ojos

Ca –Discúlpame George, tienes razón, no pensé en ninguno de ustedes, solo en mi, y me siento muy mal por ello, por eso a ti, y a ustedes también (dijo volteando a ver a los demás), les pido me disculpen y les aseguro que tratare de pensar bien las cosas antes de reaccionar. –Y se abrazo a George.

Ge –Vamos mi niña, tranquilízate, eso no le hace bien al bebe, me alegra escuchar que pensaras mejor las cosas, pero también debes dejar de llorar por todo, y más en tu estado, promete que te cuidaras, de acuerdo?

Ca –Si George, lo hare –y dio un beso en la mejilla de George.

Al –George, agradezco tus palabras, y créeme que las tomare muy en cuenta, gracias por preocuparte por nosotros y por tu cariño, papa.

Ge –Bueno, dejemos este sentimentalismo de lado y vayan a descansar, los veré para la cena.

George se retiro y los jóvenes se quedaron en la sala conversando.

Ar –Nunca lo había visto así.

Pa –Estaba preocupado, y por lo visto siempre ha estado al pendiente de todo lo que nos sucede.

An –No me esperaba una riña como esa.

St –Pues a mí sí me movió las ideas, tiene mucha razón en sus palabras.

Al –Si, la verdad si, debemos de cambiar nuestra forma de reaccionar.

Después de un silencio breve.

St –Bueno pero después de esta riña, aun tenemos que festejar que pronto seremos tíos, no es así?

Pa –Si, yo propongo que vayamos de compras.

An –Si, vamos.

Ca –Pero Albert no puede estar caminando así, tiene que descansar.

St –Ustedes dos quédense a descansar, nosotros regresaremos en un rato, de acuerdo?.

Sin más que decir los cuatro jóvenes se dispusieron a salir, y como siempre entre hermanos…

Ar –Yo conduzco

St –No, yo lo hare, iremos en mi carro.

Ar –Pero porque en el tuyo?, mejor en el mío.

St –Tú aun no debes manejar.

Ar –Y tú debes de descansar de tanto manejar.

Pa An –Basta!

An –Le diré a John que nos lleve a los cuatro!

Candy y Albert comenzaron a reír por ver a ese par de hermanos llevarse tan bien como siempre, después de que ellos se fueron, subieron a su habitación a descansar.

Ca –Déjame revisar tu herida.

Al –Estoy bien.

Ca –No has estado en reposo como debieras, así que déjame verte.

Al –Esta bien.

 

Después de un rato, ambos se acurrucaron y se quedaron dormidos, soñando con el futuro.

Los días transcurrieron con calma y alegría, los mimos hacia Candy eran cada vez más por parte de todos y aunque ella se sentía tan bien como siempre, no faltaba quien la pusiera a descansar a cada momento.

Ca –Estoy bien, me siento perfectamente

Al –Si, pero debes de descansar, acabas de llegar del hospital, y aun no has reducido tu horario como quedamos.

Ca –Pero que voy a hacer aquí?, me aburro sin hacer nada.

An –Podrías aprender a tejer.

Ca –Y para qué?, con todo lo que tú le has hecho, creo que tiene ropa hasta que cumpla los tres años.

Jajajaja

Ya por la madrugada cerca de la 01:00.

Ca –Albert?, amor?

Al –mm

Ca –Amor?, príncipe?

Al –Que sucede?

Ca –Despierta por favor

Al –Te sucede algo?, es el bebe?, que pasa?

Ca –No te asustes, no es nada, pero tengo hambre

Al –Como?, hace 3 horas bajaste a la cocina por algo de comer y otra vez tienes hambre?

Ca –Bueno no es hambre precisamente, pero se me antojo algo.

Al –Fresas heladas otra vez?

Ca –Si!.

Al –Esta bien, iré por ellas.

Albert bajo a la cocina, puso las fresas en un plato y subió, cuando llego junto a Candy, ella estaba profundamente dormida.

Al –Creo que un solo bebe será más que suficiente, y eso que aun no nace –dijo mientras sonreía y veía cariñosamente a Candy.

_________________________________________________________________

Por fin, la boda de Patty y Stear, era mañana 25 de octubre y todo estaba ya listo. A la mañana siguiente nuevamente el movimiento de todo el personal con los últimos arreglos se presentaba.

La Tía Elroy había regresado 3 días después del regreso de Candy, y todos habían decidido no contarle lo sucedido en Broadway, lo único que le dirían seria cualquier pretexto por la pierna de Albert y la noticia del bebe, cuestión que la emociono bastante y motivo suficiente para comprar cuanta cosa veia para él, o la, primera hija de William y Candy.

Archie nuevamente se encontraba nervioso, revisando su traje una y otra vez, Annie supervisaba que todos los arreglos que ella había dispuesto, estuvieran bien, y Stear platicaba con Albert.

Al –Sera lo mejor.

St –Pero crees que ausentarme tanto tiempo de la empresa no les perjudique?

Al –Vete tranquilo ahora que puedes, si no, quien sabe cuando puedan irse.

St –Lo dices por ustedes verdad.

 

Al –Pues sí, pero las circunstancias así lo quisieron, pero no creas, no pienso quedarme sin viaje de bodas, así tenga que hacerlo con mi primer hijo en brazos.

St –Tú sabes que podrías dejarlo con nosotros y lo cuidaríamos bien.

Al –No, dejarlo no es una alternativa, si tengo que viajar por placer o trabajo, pienso llevarlos conmigo, hasta que el colegio me lo impida, pero aun así no quiero alejarme mucho tiempo de mis hijos y de Candy.

St –Es curioso, yo pienso lo mismo, solo espero que lo podamos llevar a cabo.

Toc toc.

St –Adelante.

Ar –Te he estado buscando por todos lados, y tu aquí, bueno, ustedes aquí tan tranquilos, que no ven que los invitados ya están llegando.

Stear y Albert voltearon a verse uno al otro y rieron espontáneamente.

St –No quiero imaginarme como estará el día de su propia boda.

Jajaja.

Ar –Simpático! Bajen ya, y reciban a los que van llegando.

En el Altar, los padrinos (entre ellos Michael) y el Novio se encontraban esperando la salida de Patty.

Mi –Quien acompañara a Patty al altar?

Al –George.

Ar –Y ya no hay nada de lo que debamos preocuparnos?

St –Cállate quieres, ya me estoy poniendo nervioso de por sí.

Al –Tranquilízate cuando la tengas a tu lado, tus nervios desaparecerán.

St –Estas seguro?

Te –Si, es la segunda vez que se casa, lo olvidas?

Los chicos comenzaron a reír en voz baja, pero la tía Elroy los silenció con apenas carraspear su garganta.

Sacerdote –Señor Stear Cornwell, acepta usted por esposa ….. a la señorita Patricia O´Brian?

St –Acepto

Sacerdote –Señorita  Patricia O´Brian, acepta usted por esposo ….. al señor  Stear Cornwell?

Pa –Acepto.

Sacerdote – …. Que lo que Dios a unido, no lo separe el hombre, los declaro marido y mujer, puede besar a la novia.

Y un dulce beso dio fin a aquella ceremonia.

La recepcion se llevo a cabo con toda tranquilidad, no hubo pormenores que estropearan aquel día, los amigos estaban presentes, Tomm, Jazmín y los primos García también, Neal, aunque con una pequeña herida en la frente, motivo que causo curiosidad a los demás durante la comida, había llegado a la mesa principal y…

Nl –Puedo felicitar a los novios?

St –Neal, que gusto verte, aunque llegas tarde.

Nl –No, de hecho no me perdí la ceremonia, solo que estaba atrás, mientras Dorothy me buscaba algo para curar este rasguño.

Al –Que fue lo que te sucedió?

 

Nl –Eliza termino de afinar su puntería.

Jajajaja.

SE –Como es posible!, esa niña no tiene remedio.

Nl –Lo sé tía, pero no pierdo la esperanza de que algún día deje de arrojarme cosas y acceda a venir conmigo aquí.

St –Confórmate con que se le terminen las cosas que arrojarte.

Jajajaja

El baile comenzó, y duro toda la tarde y noche, Fernando y su familia también habían asistido y como en la boda pasada, llevaron a los mariachis, que cantaron  hasta entrada la madrugada. Ya cuando los invitados se fueron, y solo quedaba la familia, que se ponían de acuerdo para instalarse en las habitaciones, Albert se acerco al nuevo matrimonio y les entrego una llave.

St –Y esto qué es?

Al –La llave de su habitación en el segundo piso.

Pa –La principal?

Al –Exactamente.

St –Muchas gracias, y en ese caso no nos esperen a desayunar mañana.

Pa –Stear! –dijo sonrojada.

Jajajajaja

A los dos días Stear y Patty habían salido a su viaje de bodas, habían decidido conocer algo más de México y viajaron hacia el sur, de regreso pasarían una o dos semanas en el tan nombrado Distrito Federal, y de allí una semana en piedras negras con los García, para regresar a Lakewood a principios de Diciembre.

Todo transcurría normalmente, en uno de los días en que Candy había ido al hospital, recibió una sorpresiva invitación para almorzar.

Enf –Candy, te buscan en la entrada.

Ca –A mi?, quien?

Enf –Me pidió que dijera solamente que un admirador

Ca –Como dices?

Enf –Porque no lo averiguas?

Ca –No, claro que no, soy casada.

Enf –Tu ve a ver, yo sé lo que te digo.

Ca –Esta bien.

Cuando Candy salió vio a Albert que le llevaba un lindo ramo de flores.

Ca –Amor!, que haces aquí? –beso

Al –Vine porque quiero almorzar contigo, a mitad de mañana se me antojo una tarta de durazno y quiero comerla con ustedes dos, dijo mientras ponía su mano en el vientre de Candy

Ca –jajaja, así que ya también tienes antojos? Jajaja

Al –Parece que sí, vamos?

Ca –Si

Ambos se dirigieron caminando hacia la pequeña Italia, pero en el camino vieron algo que no fue de su agrado.

_________________________________________________________________

Ez –Braulio, fue un lindo detalle que me compraras este collar, tu siempre tan amable, -beso

 

Br –Para una linda dama como tú, lo que quieras.

Ez –Eres tan tierno.

Decía Eliza mientras daba un beso en los labios a ese hombre y lo tomaba del brazo para seguir caminando.

__________________________________________________________________

Ca –Aquella no es Eliza?

Al –Si. –decía notablemente molesto.

Ca –Pero ese no es Richard y, ella..

Al –Si, ya la vi, parece que no piensa cambiar su actitud, tendré que hablar nuevamente con ella, pero no hoy.

Candy y Albert entraron al restaurante y pidieron su almuerzo, y al final su tarta, aunque el comienzo había sido algo áspero, al final cuando el postre llego, todo ya se había tranquilizado y decidieron no tocar el tema para no estropear el momento.

Al –No sé en qué consiste, pero realmente esta tarta esta deliciosa.

Ca –Si ya lo veo, ya te acabaste la tuya y casi la mía.

Jajaja

Al final cuando pidieron la cuenta, Albert había añadido una tarta completa para llevar.

Ca –Y esto?

Al –Tengo que prevenirme, no sea que a media noche se te antoje también la tarta y no pienso venir hasta acá por ella.

Ca –A mí o a ti?

Al –Bueno, a cualquiera.

Jajajaja.

Ambos regresaron a sus actividades y Albert comento lo visto por él y Candy a George.

Ge –Averiguare quien ese tipo y veré que es lo que sucede.

Al –Hay que ser muy discretos, no quiero un escándalo y menos que la tía Elroy se entere.

Ge –Esta bien.

__________________________________________________________________

Tres semanas habían pasado, y postales y un par de paquetes habían llegado a Lakewood, los que fueron entregados a la hora de la cena.

Do –Señor William, esto llego por la tarde.

Al –Gracias Dorothy.

Ar –De donde son esas postales?.

Al –Velo tu mismo, -decía mientras extendía una hacia Archie, -Son de México.

Ca –En serio?, que dicen?

Ar –Este lugar es increíble, la estamos pasando muy bien, enviamos saludos. Stear y Patty.

Al –Realmente esa playa si se ve muy bien.

Ar –Que dice la otra?.

Ca –Es un lugar mágico, las construcciones que tienen aquí y su historia es hermosa. Nos veremos pronto. P y S.

 

Al –Había yo oído de sus pirámides pero no había tenido oportunidad de ver alguna foto, se ven impresionantes, seria agradable conocerlas no crees Amor?

Ca –Si, sería un viaje más corto que ir a África.

Ar –Y esas cajas que tendrán?

Al –Averigüémoslo.

Cuando abrieron las cajas, vieron en total 10 hamacas grandes y un nota.

 

Familia.

En cuanto las vimos, no dudamos en enviarlas. Saludos para todos. P y S.

 

Ca –Son como las que tenían los primos en el rancho.

Al –Sera delicioso descansar en ellas para la primavera, por ahora las guardaremos, el viento puede estropearlas.

La velada transcurrió tranquila y la mañana siguiente seguía su curso normal.

__________________________________________________________________

Ri –Eliza, necesitamos hablar por favor.

Ez –Ya basta Richard, te he dicho que me voy con Braulio.

Ri –Pero Eliza, tú y yo estamos casados, y también esta Ángela.

Ez –Quédate con ella, no sabe más que llorar y comer, YA ME HARTE!.

Richard volteo una bofetada a Eliza después de que se expreso así de su hija.

Ez –COMO TE ATREVES, ME VOY!

Ri –Espera Eliza, discúlpame, no quise hacerlo, pero no puedes hablar así de tu hija, no puedes irte con él.

Ez –Si puedo y me iré, Braulio me da todo lo que yo deseo, no me limita como tú, él si me quiere y me da todo lo que yo merezco.

Ri –Pero Eliza, piénsalo por favor.

Eliza salía de su habitación con maleta en mano y Richard fue tras ella, deteniéndola al pie de la escalera.

Ri –Pero Eliza, por favor, piénsalo bien, yo te amo, tenemos una linda hija, no puedes irte.

Ez –Ya déjame, me voy, suelta mi maleta.

Ri –No Eliza, no, piensa en Ángela.

Ez –Quédatela tu, a mi no me interesa

Richard y Eliza jaloneaban la maleta, pero cuando escucho que a ella no le interesaba su propia hija, se dio por vencido y soltó la maleta, que era jalada por Eliza en ese momento y fue cuando perdió el equilibrio y rodo por las escaleras.

Ri –ELIZA!!!!

Cuando Richard llego al pie de la escalera tomo en brazos a Eliza y se dio cuenta de que ella había muerto por la caída.

Ri –Eliza, por favor reacciona, Eliza, despierta, Eliza… NOOOOO!!!

Richard la tomo en brazos y subió a su habitación con los ojos llenos de lágrimas, la recostó en su cama y la acomodo dulcemente.

Ri –Eliza, por favor, no puedes dejarnos, -llorando, -todo esto es mi culpa, si yo te hubiera dado todo lo que me pedias, no te hubieras querido ir con Braulio, discúlpame por favor.

__________________________________________________________________

Ge –Tengo aquí la información de la persona con la que viste a Eliza, su nombre es Braulio Wilson, y es de familia adinerada, su pasatiempo son las mujeres y se supone que es amigo de Richard.

Al –No puedo creer esto, será mejor que hablemos con Eliza para persuadirla de comportarse así.

Ge –En realidad crees que se logre algo?

Al –Tengo que intentarlo.

Toc toc.

Al –Adelante

Ana –Señor esta aquí Mirna, niñera de los Leegan.

Al –Como?, donde esta ella?

Ana –La hice pasar a la sala de juntas, trae consigo a la niña y esta algo alterada.

Al –Vamos para allá.

Archie había escuchado el llanto de un bebe así que se asomo a ver lo sucedido y vio que Albert y George se dirigían hacia la sala de juntas, donde los alcanzo.

Ar –Que sucede?

Ge –Ella es Mirna, niñera de los Leegan.

Mr –El señor Richard, estaba muy extraño, se ve que había estado bebiendo y él señor no es así, me pidió que tomara esta maleta y que viniera con la niña a verlo a usted señor William, y que usted sabría qué hacer, -dijo mientras le entregaba un sobre cerrado.

Al -Archie ve por Candy, alcáncenos en casa de Eliza.

Ar –Si.

Al -Anabel, atiende a Mirna, y ve que Ángela y ella estén bien.

Ana –Si señor.

Al –George, vamos, tenemos que ver qué sucede.

Ya en el auto, Albert comenzó a leer la carta que Mirna le había entregado.

 

William.

Esto es lo más difícil que he hecho en mi vida, pero no se que mas puedo hacer, Eliza trato de irse hoy y dejarnos a Ángela y a mí, discutimos, y ella callo por la escalera, te juro que fue un accidente, pero no tengo fuerzas para explicarle algún día a mi hija que por mi culpa su madre murió, que yo no pude darle la vida que ella quería y que por eso se iba, no podre seguir viviendo con este remordimiento pues aunque haya sido accidente, me culpo por no tener lo suficiente para darle lo que ella deseaba.

Ángela no tuvo los padres adecuados, Eliza y yo nunca supimos serlo, por eso te ruego a ti y a Candy que la acepten con ustedes, y sean para ella los padres que realmente merece, nunca le digas que su padre fue un cobarde y que la única forma de acabar con sus remordimientos fue irme con su madre. Dile que siempre la ame y que estoy seguro de haber hecho lo mejor para ella al pedirles a ustedes que cuiden de mi pequeño ángel.

Ángela: Tu madre y tu fueron lo único bueno que tuve en mi vida, te amo profundamente y perdóname mi cielo.

 

Richard Zukerman.

Ge –No puede ser, Eliza?

Al –Porque habrá enviado esto? Espero que lleguemos a tiempo.

Cuando llegaron a la casa Zukerman, los bomberos ya estaban allí.

Al –Que sucedió?

Bombero –Es de usted esta casa?

Al –Mi sobrina vive aquí.

Bo –Nos avisaron de un incendio, pero ya no pudimos hacer nada.

Al –Hay alguien herido?

Bo –Dos personas perdieron la vida. Tal vez usted pueda decirnos quienes son.

Al –Cielos, no puede ser. –Dijo contrariado.

LEER SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

Un día de luna de miel 2

Un día de luna de miel (2) Por Manzana9 Otro día más de la luna …

14 comments

  1. Milagro!! Quiero decir ay que pena, lo siento por la bebé pero que gran historia y que genial capítulo en verdad cada vez me gusta más está historia

  2. ooooo mmmmm gggggggg no lo puedo creer jamas pense que eliza terminaria así pero creo que aunque seas muy mala nadien merece una muerte asi lo unico bueno es k angela se quedara con albert y candy eso si que es bueno por k la criaran personas fantasticas
    .

  3. hhhhhhhhaaaaaayyyyyyyyyyyy pobre Ángela pero estará mejor con candy

  4. OMG!!! hahaha es una gran forma de acabar con Eliza! xDD
    genial!

  5. OMG!!!!!

    Magnifico,fantastico,genial…
    Cap,en.todos.los.sentidos.

  6. mmmmmm k mala onda!!!!!

  7. Wooooo woooo y mas woooo de verdad k estoy impresionada me has hecho desvelarme y me dejas realmente interesada con la historia…te felicito eres una estupenda escritora aunque como dicen nadie merece una muerte asi pero ella eliza ya tenia muchos problemas y realmente nunca cambiaria lo siento por richard porque el si la amaba!!! Por otro lado angela sera realmente feliz con candy y albert solo espero k los padres de eliza no la kieran reclamar porque la senora ligan haria otra eliza !!!! Felicitaciones por tu historia es muy buena! 🙂

  8. pues que pena por eliza que ni siquiera tratara de cambiar poquito y asi termino su vida peor aun con una hija. albert y candy seran exclentes padres para ella.

  9. Me impresiona eres muy buena escritora amiga, sigue así. felicidades me encantó

  10. Ay noo por un lado creo que Eliza obtuvo lo que se merecía pero por otro creo que Richard actuó mal aunque la amara tanto no debió haber hecho eso que triste por él pero estoy segura que candy y albert seran unos buenos padres para Angela… no me queda mas que decir que bonita continuación cali esperare el siguiente capitulo, bye

  11. Que alegre que Stear y Patty ya se casaron me imajino que vendran mas bebes en camino, que mal lo que paso con Eliza no me imajine que le pasara eso y pero todo se paga en la vida que lastima por su bebe espero que se quede con Albert y candy. Y como siempre nos dejas con los nervios a flor de piel sigue subiendo la continuacion no nos dejes con la angustia plis.

  12. MMMM, deja acomodo mis ideas por que me dejaste fria, no pense que pasara algo asi………nimodo se murio Elisa un accidente, y si se murio Richard, los remordimientos pero…por que quemar la casa?????? osea no se pudo dar un balzo, tirar de un balcon, clavarse un cuchillo? por que quemar el patrimonio de la niña???? bueno Candy y Albert tendran dos hijos rapidamente y seran seguramente muy buenos, pobres señores Ligan ya se quedaron sin su primor!!! bueno pues si se murio Anthony que era tan bueno y guapo que no se muera Eliza, nimodo asi son las cosas!!! que buen capitulo pero me hubiera gustado mas descripcion de la boda de Paty y Stear y que buena pero que buena regañada la de George, hasta que alguien les dijo sus verdades jajaja
    Felicidades sigue escribiendo!!! el dia que hagas un libro avisanos sere la primera en comprarlo

  13. buenisima historia me encanta! pero ya sube el siguiente capitulo muero x sabes q pasa 😀

  14. Q bueno q Stear y Paty se casaron y q chistoso el comportamiento de Archi.Q triste la muerte de Eliza y la situacion de su bebita.

Leave a Reply

Your email address will not be published.