Home / fanfics / Inicia una nueva vida Capítulo 45

Inicia una nueva vida Capítulo 45

 Una Segunda Oportunidad?

 

En la habitación, Albert ya se encontraba casi vestido, solo faltaba su pantalón, pues su pierna no dejaba de sangrar.

Dr. Tiene que permanecer quieto no debe moverse, la herida de su pierna fue profunda y tuve que darle algunas puntadas, si se mueve se abrirán

Al –No puedo quedarme doctor, debo salir urgentemente

Dr. –Debe de quedarse quieto, voy a ponerle una inyección para que se calme y me quedare hasta que su amigo llegue, no debe salir.

Al –Pero Doctor…

Dr. –Lo siento pero esta bajo mi responsabilidad.

__________________________________________________________________

Ca –Un boleto para el siguiente viaje por favor.

Encargado –El siguiente sale a Chicago, está bien?.

Ca –No! Cualquier otro sitio.

En –Dentro de 20 minutos saldrá uno hacia New York

Ca –Entonces ese por favor.

En –Se encuentra bien señorita?, parece que viene escapando de alguien?

Ca –Como? Si, de hecho si, necesito esconderme, podría ayudarme por favor?.

En –Pero no escapa de la ley?

Ca –No, es de un hombre que me quiere obligar a trabajar como una de esas mujeres que… y yo prefiero irme.

En –Como es posible?, venga, escóndase aquí.

El encargado le permitió entrar y le aseguro que no dejaría que alguien se la llevara, Candy entro y continúo llorando.

En –Tranquilícese, tiene a donde llegar?

Ca –No, pero cualquier sitio es mejor que este, créamelo.

A los pocos minutos George llego a la estación, cuando el tren terminaba de salir de la estación.

Ge –Disculpe, vengo buscando a una joven mujer que seguramente tomaría un ferrocarril aquí, -George describió a Candy y el encargado mintió para salvarla.

En –Si señor, la descripción que me da es de una señorita que acaba de partir en aquel ferrocarril, llego usted tarde.

Ge –Hacia donde se dirigía?

En –A Chicago señor.

Ge –Se lo agradezco, adiós.

Candy respiro de tranquilidad.

En –Ese era el hombre señorita?

Ca –Si, le agradezco mucho.

En –Tranquilícese, ya estará usted bien, su tren sale en 10 minutos.

__________________________________________________________________

George regreso al hotel y subió a la habitación viendo al doctor.

Ge –Doctor, como esta?

Dr. –La herida de su  pierna fue profunda, tuve que darle algunas puntadas y le di algo para que durmiera, estaba muy intranquilo y deseaba salir, por eso me quede con él, si se mueve su herida se abrirá.

Ge –Mañana podrá moverse?

Dr. –Solo si no apoya la pierna, le recomiendo que utilice unas muletas o una silla.

Ge –Le agradezco mucho doctor.

George se quedo dando vueltas en la habitación, pensando en aquel lio, donde estará Candy?, a que habrá venido?, cual era aquella noticia? Sería prudente hablar a Lakewood para que la buscaran o no?

George se quedo recostado sobre la cama, y pensando en todo, se durmió, en la madrugada escucho a Albert que estaba teniendo una pesadilla.

Al –Candy! Candy espera, George!

Ge –Despierta Albert, despierta

Al –Como?, George, tuve una espantosa pesadilla, soñé que Candy había venido y…

Al ver el rostro de George, recordó algo y vio su pierna.

Al –No fue una pesadilla. Donde está Candy?

Ge –No pude alcanzarla, tomo el tren hacia Chicago.

Al –Tenemos que ir a buscarla, vamos.

Ge –No debes moverte, espera a mañana.

Al –Pero George.

Ge –De cualquier forma ya compre los boletos, el único tren sale a medio día, no podemos hacer nada.

Al –Consigue un auto, lo que sea, pero tenemos que irnos.

Ge –No debes moverte, mañana la encontraremos, tú tienes que descansar.

Al –Pero George.

Ge –Vamos todo se arreglara, ahora dime que sucedió.

Albert conto la historia a George y comenzaron a hablar.

Al –No me explico que hacia aquí.

Ge –Dijo que tenía que darte una noticia.

Al –Habrá sucedido algo en casa?

Ge –No lo sé, pensaba hablar, pero si no es así, dejaríamos muy preocupados a los demás.

Al –No sé que esté ocurriendo, debí hacerle caso al señor Raymond, debí hablar con Débora, pero no creí que fuera necesario.

Ge –Había oído hablar de ella, pero no sabía que tan cierto era todo lo que se decía.

Al –Candy debió de creerme, como pudo pensar que yo podría hacerle eso?.

Ge –Ponte en su lugar, si tu hubieras entrado y visto eso.

Al –Lo sé, pero, no, no puede ser, porque me pasan estas cosas a mi? –decia con desesperación, angustia, dolor.

Ge –No sé qué decirte.

Ambos se quedaron recostados, pero no pudieron dormir, a la mañana siguiente las muletas que había solicitado George llegaron a la habitación.

Ge –Toma con esto podrás moverte, no recargues la pierna.

Al –Esta bien. Pero vámonos ya.

 

Ge –Aun faltan más de 3 horas, y tienes que ir a dar el discurso de cierre.

Al –Crees que tengo cabeza para eso!

Ge –Aquí esta, léelo y listo.

Al –Esta bien, pero saliendo de allí nos vamos, no pienso quedarme a la cena.

Ge –Ni te lo permitiría. Vamos.

__________________________________________________________________

Candy había llegado muy temprano a New York y se había instalado en un hotel ya conocido, dispuesta a dormir sin límites, pues sabía que era la única forma en que no lloraría.

Había decidió no regresar ni a Chicago ni a Lakewood, pensaba desaparecer definitivamente de la vida Andrew, comenzaría en cualquier otro lugar y criaría a su bebe ella sola, sabía que si regresaba a Lakewood, Albert estaría allí, o cualquiera trataría de convencerla de que aquello no sucedió o peor aún, que debía hacer como que nada paso, y eso no podía soportarlo.

_________________________________________________________________

Al –A qué hora saldrá el tren?, ya vamos retrasados.

Ge –Tranquilízate son 5 minutos de retraso, ya estamos por salir.

Al –Llamaste a casa?

Ge –No, que les diría?, será mejor que lleguemos.

Al –Esta bien.

__________________________________________________________________

Toc toc.

Ca –Un momento.

Servicio –Señora Andrew, aquí esta su desayuno, el gerente desea hablar con usted.

Ca –Te agradezco, sabes de qué desea hablar conmigo?

Se –No, señora, solo me pidió le diera el mensaje.

Ca -Esta bien.

Candy desayuno y pensó que tal vez la estarían buscando así que tendría que dejar ese hotel, cuando bajo para hablar con el gerente.

Gerente –Señora Andrew, es un gusto tenerla por aquí, viene usted sola?

Ca –Este, si.

Gt –Esta bien, solo deseaba preguntarle si quería que enviáramos su cuenta a la dirección de siempre.

Candy se quedo pensando “El dinero que traigo será mejor que lo guarde, por el momento cargare todo a mi cuenta y que pague por lo menos esto último”.

Ca –Si, me parece bien, la verdad perdí parte del efectivo que traía y pues como vengo sola.

El gerente noto que esto último lo dijo como incomoda, pensó que tal vez había un problema con su esposo, pues era una situación que ya había visto antes con otras parejas.

Gt –No se preocupe, lo que necesite puede usted disponer de ello, vi que trae usted una maleta pequeña, si necesita ropa u accesorios, pídalos y los incluiremos en su cuenta, pierda usted cuidado.

Ca –Se lo agradezco, de hecho quisiera pedirle un par de favores.

Gt –Dígame usted.

 

Ca –Como notó, traigo poco equipaje, parece que el resto regreso a Chicago, necesitaría yo algo más de ropa, pienso quedarme unos días más, si usted pudiera decirme dónde puedo ver algo de vestir, se lo agradecería.

Gt –Le pediré a una de mis empleadas que la acompañe y traigan su cuenta aquí.

Ca –Muchísimas gracias.

Gt –Y el otro favor?.

Ca –Este, bueno es un poco complicado, pero si tal vez alguien viniera a buscarme o preguntara si me encuentro, pues….

Gt –A usted no la he visto desde hace algún tiempo, a eso se refiere?

Ca –Bueno si, es que…

Gt –No necesita darme explicaciones, Los Andrew siempre han sido bienvenidos en este  hotel y usted no es la excepción, hasta que usted me lo indique, no la he visto señora.

Ca –Muchísimas gracias por todo, le agradezco mucho su discreción.

Gt –No tiene nada que agradecer. Permiso.

Candy regreso a su habitación, había pedido a la asistente del Gerente que salieran mañana de compras, hoy deseaba quedarse en cama, evaluando su nueva situación y acumulando fuerzas para el mañana.

 

Por la madrugada George y Albert habían llegado a Chicago, y pidieron a un coche que los llevara, al llegar, subieron a la habitación pero Candy no estaba allí.

Al –Donde puede estar?

Ge –Tal vez los chicos lo sepan.

Al –Stear, Stear, despierta por favor.

St –Que sucede? Albert?

Al –Si Stear despierta por favor.

St –Aun es muy temprano, dame 20 minutos e iré a nadar.

Al –Vamos Stear despierta, es urgente.

Stear escucho aquella palabra y despertó.

St –Que es urgente?

Al –Haz visto a Candy?

St –Como?, Candy?, se supone que estaba contigo, que paso?

Al –No ha venido aquí?, no ha llamado?

St –No, lo último que se, es que Dorothy le hizo una maleta, y se fue a buscarte porque debía decirte algo, llego contigo?

Al –Si, si llego pero…

St –Que sucedió?, en donde esta entonces?

Al –Mañana te explicare.

St –De ningún modo, me dices ahora.

Al –Esta bien.

Albert comenzó a contar la historia de lo sucedido y de cierta forma espero a que Stear lo golpeara de nuevo, sin embargo…

St –Pero te encuentras bien?

Al –Si –dijo mirándolo extrañado.

St –Porque me miras así?

Al –En realidad esperaba otro golpe.

 

St –Todo es un error, no es así?

Al –Si, claro que lo es.

 

St –Entonces no es tu culpa, no podría recriminarte eso, pero que haremos?.

Al –No lo sé, confiaba en que estaría aquí o ustedes sabrían algo, no sé donde pueda estar.

St –Tal vez en el hogar.

Al –Es cierto iré para allá en este momento.

St –Espera no puedes ir así nada mas, piensa que si no está allí, preocuparas a la hermana María y la Señorita Ponny.

Al –Pero tengo que averiguarlo.

St –Mañana temprano le diremos a Archie que vaya con Annie con cualquier pretexto, o llamáramos a Tomm.

Al –Esta bien, pero no puedo quedarme aquí sentado, algo tengo que hacer.

__________________________________________________________________

A la mañana siguiente Candy se levanto, pidió su desayuno y se dispuso a ir por algo de ropa, regreso al hotel y decidió salir, pues no deseaba estar encerrada.

__________________________________________________________________

Albert había hablado ya con Archie y Patty, y habían pedido a Annie que fuera a Lakewood, cuando llego ella y Archie se dirigieron a ver a Tomm para ver si sabía algo, antes de ir al hogar de Ponny.

Stear y Patty fueron al hospital para preguntar por ella.

George trataba de mantener lo mas quieto posible a Albert, para que su herida no se abriera.

Al –George, por favor, tengo que salir de aquí.

Ge –Pero a donde?, a donde quieres ir?

Al –A donde sea, tengo que encontrarla.

Ge –Espera aquí, tal vez hable por teléfono.

Al –Sabes que no lo hará, ella es muy independiente, no necesita de nadie si ella se lo propone.

Ge –Tengo una idea, hablemos por teléfono a todos los hoteles que hay en cada estado, preguntaremos en cada uno.

Al –Son demasiados, tardaríamos mucho tiempo.

Ge –Por algún lado hay que empezar, así que comienza a pedirle a la operadora que llame. “Es la única forma en que puedo mantenerlo quieto”.

Para el almuerzo Stear y Patty habían regresado.

Al –Y bien, saben algo?.

St –Nadie supo decirnos nada, solo saben que ya no asistió el jueves a curso y el viernes no se presento.

Al –Y Michael, que sabe él?

Pa –Está de vacaciones, regresa el próximo jueves.

Al –No puede ser, no es posible.

St –Tranquilízate ella está bien, solo está molesta, pero está bien.

Al –Y si no? Y si algo le pasó?

Ge –No pienses así, veras que pronto sabremos de ella.

 

En Lakewood, nadie estaba tranquilo, si el teléfono sonaba, cualquiera de ellos se apresuraba a contestar mientras los otros estaban a la expectativa de esa llamada, pero hasta el momento nada, no había noticias de Candy, ni de nadie que pudiera decirles donde se encontraba.

Para la cena, Archie y Annie habían vuelto, acompañados por Tomm y Jazmín, pero nadie tenía noticias de nada.

_________________________________________________________________

Candy había salido a cenar, por el camino paso por una tienda de artículos para bebe y decidió entrar, ella sería feliz con su bebe, aunque estuviera sola.

Ca –Este trajecito es hermoso, lo llevare.

Después de comprarlo salió y camino hacia algún lugar para comer, en una de las calles vio un cartel con una obra anunciada, la fotografía se le hizo conocida y si, en realidad era él, Terry.

Ca –Necesito hablar con alguien, se que él me escuchara, tal vez pueda ayudarme para irme a Europa o a cualquier lugar donde no me encuentren.

Durante la cena pensó dos veces el hablar con Terry, sabía que era posible que fuera él mismo quien le avisara a Albert donde encontrarla, o que tal vez se molestaría con su mejor amigo y ella no quería ser responsable por una pelea, así que deicidio no hablar con él.

Ca –“A partir de ahora estoy sola, y tendré que salir adelante así”.

A la mañana siguiente Candy se levanto, pero se sentía con nauseas, sabía que eso era normal, así que pidió algo ligero para desayunar y se quedo en su habitación.

__________________________________________________________________

Pe –Terry.

Te –Que sucede Peter?

Pe –Recuerda que quedaste de acompañarnos a almorzar, casi nunca vas con nosotros, no seas mal compañero.

Te –Si, lo recuerdo y pienso asistir.

_________________________________________________________________

Para la hora del almuerzo Candy no quería quedarse en la habitación, necesitaba aire fresco así que saldría a comer algo ligero, y buscaría una tarta de durazno de la cual tenía antojo.

Candy salió del hotel, camino unas cuadras y llego a un restaurante italiano, entro, pidió una mesa y bebía un té mientras le traían el almuerzo, como la vida está llena de causalidades, en esta ocasión no sería la excepción, unos minutos después un grupo de aproximadamente 10 personas entraron al mismo restaurante, cosa que paso desapercibida para Candy, dichos comensales tomaron una mesa y la plática era muy animada, después del almuerzo la lista de los postres llego.

Te –Tarta de durazno, hace mucho que no la como, yo quiero una por favor.

Mesero –De hecho solo quedaban dos rebanadas y la señorita de aquella mesa las ha consumido con singular gusto.

A Terry le pareció extraño aquel comentario y volteo a ver a dicha señorita.

 

Te –Se parece a Candy.  –dijo, y regreso a la plática con sus amigos, pero esa imagen lo dejo intranquilo, así que volvió a ver. –Es idéntica a Candy, pero ella no estaría sola aquí.

Como las mesas no estaban lejos una de la otra, escucho la despedida.

Mesero –Si señora Andrew, enviaremos la cuenta a la dirección de siempre, fue un gusto verla.

 

Te –“Andrew?, Entonces si es Candy”, -perdónenme, vi a una amiga y deseo saludarla, permiso.

Terry se levanto y se dirigió hacia la dama que salía.

Te –Candy?

Ca –Terry? Terry eres tú? Que gusto verte. “Sera mejor que me despida rápidamente”.

Te –No pensé que fueras tu, como te vi sola, supongo que Albert no pudo salir de alguna junta.

Ca –Este, no, bueno, si de hecho está muy ocupado.

Te –Que sucede Candy?, viniste sola a caso?

Ca –No, claro que no, pero tengo que irme,  te veré luego, adiós

Te –Candy, espera, porque la prisa?

Ca –Porque…

Como ella no supo que contestar entonces

Te –Te sucede algo!, dime que es.

Ca –Vayamos a algún lado, por favor.

Te –Si, ven vamos.

Candy y Terry subieron al auto y él se dirigió hacia casa de su madre, donde se quedaba cuando estaba en Broadway.

Ca – En donde estamos?.

Te –Es la casa de mi madre, me quedo aquí cuando estoy en Broadway, ella está de gira así que puedes estar tranquila, pero dime que sucede? Estas sola aquí? Donde esta Albert?

Ca –No quiero que lo menciones, no deseo saber nada de él –llorando

Te –Pero Candy? Que sucede?

Candy conto su versión de los hechos y eso puso furioso a Terry.

Te –QUE?, En la cama con otra? No puede ser, estás segura?

Ca –Yo lo vi, te estoy diciendo que yo lo vi!

Te –Esta bien, te creo, tranquilízate por favor, pero porque no fuiste con él desde un principio?

Candy conto lo del curso, de hecho la historia desde el principio.

Te –Pero entonces a que fuiste, si estabas en curso?

Ca –Yo… -Candy comenzó a llorar nuevamente

Te –Vamos Candy, cálmate ya, si eso fue el jueves, donde has estado todo este tiempo?

Ca –En el hotel.

Te –Porque no me buscaste en cuanto llegaste?

Ca –Pensé que tu les dirías donde estoy.

Te –No hubiera hecho eso, y menos con lo que te hizo, pero que pensabas hacer?

 

Candy comenzó a llorar nuevamente, situación que desespero a Terry.

Te –Cálmate ya y deja de llorar,  –Dijo mientras trataba de levantarla y hacerla dejar de llorar, pero ella se desvaneció.

Te –Candy, Candy, no por favor, reacciona, no me hagas esto, Candy.

La gente del servicio salió y llamaron a un doctor, quien fue a revisarla y hablo con ella, cuando , Terry estaba a la expectativa de lo que diría el doctor.

Te –Como esta? Que tiene?

Dr. –Ella ha estado muy alterada, necesita calmarse y comer bien, por lo que me ha dicho no se ha alimentado como debe,  y una mujer en su estado debe estar tranquila procure que duerma, ahora está dormida, déjela así.

Te –Si doctor, pero a que se refiere con su estado?

Dr. –No lo sabe?, Ella está embarazada.

Te –Como? Terry se quedo congelado ante aquella palabra y recordó el porqué ella estaba allí y lo que no le había terminado de decir sobre su visita sorpresa a Albert.

Te –Se lo agradezco doctor, le aseguro que ella estará tranquila.

Cuando el doctor se fue, Terry bajo furioso a la biblioteca y tomo el teléfono.

En Lakewood el teléfono sonó.

St –Bueno.

Te –Quien habla?

St –Stear Cornwell, quien habla?

Te –Comunícame con Albert, soy Terry.

St –Hola Terry, no creo que pueda…

Te –Que me comuniques con él!.

St –Esta bien.

Al –Bueno, Terry, como estas amigo?

Te –Eres un infeliz, MISERABLE

Al –Terry que sucede?

Te –Como pudiste hacerle eso a Candy

Al –Candy? Candy está contigo?, gracias al cielo

Te –Tu prometiste no hacerle daño, como te atreviste a meter a otra mujer en tu cama.

Al –Espera, todo es un error, yo no estaba en la cama con otra mujer, yo estaba en la ducha, no la vi entrar, déjame hablar con ella.

Te –De ninguna manera, no volverás a verla, te lo juro.

Al –Pero Terry espera, escúchame.

Te –No tienes nada que decirme, solo una cosa quiero que escuches muy bien.

Al –Terry, déjame explicarte, yo…

Te –ESCUCHA LO QUE TE VOY A DECIR!.

Albert guardo silencio para escucharlo.

Te –Te juro que no la volverás a ver, ella se irá conmigo mañana a Londres y después nos iremos donde no nos encuentres, pero pierde cuidado, ella y tu hijo estarán muy bien, yo me encargare de ello.

Al –QUE FUE LO QUE DIJISTE?, mi hijo? De que estás hablando? Terry

Te –Así que olvídate de ellos. Adiós.

Al –Terry, no! Terry, espera, Terry.

St –Un hijo?, de que estás hablando?, que sucede?

 

An –Candy está con Terry? –Dijo atónito.

Ar –Que fue lo que te dijo, habla!

Ge –Tranquilícense todos, déjenlo hablar. Que fue lo que te dijo?.

Al –Candy se irá con Terry a Londres –dijo mirando al vacio sin poder creer lo que escuchaba.

St –Pero que dijo de un hijo?

Al –Dijo que él se encargaría de ella y mi hijo, no puede ser. –y se dejo caer en la sillón de la biblioteca

An –Entonces Candy está embarazada?

Pa –Tal vez eso iba a decirte ese día.

Al –Embarazada!, por dios, tengo que encontrarla antes de que se vaya. George averigua en donde esta Terry. Stear, que preparen un auto, salgo de inmediato.

Ar –Iremos todos.

Al –No, esto es asunto mío, tengo que encontrarla a como dé lugar.

St –No te dejare ir solo! Iré contigo.

Ar –Yo también voy.

St –Basta Archie, tu y George aun no pueden viajar grandes distancias, será mejor que se queden a cargo de la oficina, regresaremos en cuanto sea posible.

Ge –Están en Broadway, están presentando una obra.

Pa –Pero no podrás manejar hasta allá, Frank o alguien debe de acompañarlos.

Al –Vámonos, de inmediato. George, averigua en que barco pueden salir y a qué hora, en cuanto lleguemos me comunicare para que me des informes.

Ge –Esta bien, pero quien ira con ustedes?

Annie se había adelantado a buscar a alguno de los choferes y…

Jh –Yo iré, yo los acompañare, conozco muy bien esa ruta.

St –Esta bien, Joshua, vámonos.

Los tres salieron sin nada en las manos, más que sus carteras, y lo más aprisa que podían. Albert estaba desconcertado, desesperado por aquella noticia tan repentina y la posibilidad de perder a Candy y a su hijo, de ninguna manera dejaría que eso sucediera.

__________________________________________________________________

Te –Cuiden de ella, no dejen que se levante, denle lo que desee de comer, pero por ningún motivo se puede ir, regresare en cuanto la obra termine.

Servicio –Si señor.

Terry regreso al teatro, sabía bien que Albert no dejaría las cosas así como así, por lo que dio instrucciones en el teatro.

Director –Pero Terry no puedes irte a Londres comprende que…

Te –No me iré, hasta que termine la temporada, solo quiero que digan que lo hice, si alguien llama o viene a preguntar por mí, quien sea, incluso los Andrew, quiero que les digan que acabo de salir hacia Londres, y que es lo único que saben, no faltare a la representación.

Director –Pero allí se darán cuenta de que estas aquí.

Te –Tienes razón, no creo que se queden a la obra, pero por lo menos mañana tendré tiempo para ver que hago, antes de la función.

Director –Esta bien, pero que sucede?

Te –Es un asunto personal.

__________________________________________________________________

Después de la función Terry regreso a su casa.

Servicio. –Señor, la señorita Candy trato de escapar, pero la pudimos detener, cuando la acompañamos a su habitación se le cayó esta carta para usted.

Te –Gracias, la leeré después, iré a verla.

Toc toc.

Ca –Adelante.

Te –Como te sientes? Ya estas mejor?

Ca –Si, gracias solo es el cansancio.

Te –Vamos Candy, el doctor me dijo lo de tu embarazo.

Ca –Así que ya lo sabes –dijo viendo hacia abajo.

Te –Si, y te prometo que nada te faltara, ni a ti, ni al niño, te lo juro.

Te –Los tres seremos una familia, veras que estaremos bien, recuerdas lo que hablamos aquella vez que nos vimos en Chicago?

Ca –Si pero, pero esto es diferente.

Te –Candy, ambos lo dijimos si uno necesitara del otro allí estaríamos, nos hicimos una promesa, lo recuerdas?

__________________________________________________________________

Chicago una noche lluviosa, después de aquella visita de Terry de la que Candy no supo nada…

Ca –Nos veremos mañana Dr. Martin.

DM –Si Candy, vete con cuidado, la lluvia no cesara en toda la noche.

Candy salió y comenzó a caminar rumbo al departamento, cuando alguien le llamo.

Te –Candy

Ca –Si? Terry?

Te –Hola Candy, podemos hablar, por favor?

Ca –Pero Terry que haces aquí?

Te –Necesito hablar contigo por favor.

Ca –Esta bien, vayamos a aquel café.

Te –Si

Despues de pedir un par de tazas de cafe, la charla comenzó…

Te –Veo que ya no estas en el gran hospital de la ultima vez, que sucedió? –No quiso comentarle que en realidad sabia lo sucedido y que días antes había estado allí con Albert.

Candy comento lo sucedido por las artimañas de los Leegan. –Pero y tu, que haces aquí?

Te –En ralidad yo… yo necesitaba verte, desde aquel dia que nos vimos por ultima vez, me he sentido muy mal, yo debi decirte las cosas, de explicarte lo sucedido, no debiste enterarte de esa forma, pero…

Ca –Pero eso ya no importa, las cosas han debido suceder asi, -dijo tristemente, pero con resignación –Y dime, como se encuentra Susana?

Te –Ya esta en casa con su madre, un poco mas tranquila.

Ca –Y se casaran pronto?

Te –Candy por favor, no me digas eso, sabes que te amo a ti y solo a ti, no puedo pensar en casarme con ella.

 

Ca –Pero en los diarios dijeron que tu se lo has pedido ya.

Te –Si, lo hice, pero fue una estupidez, no puedo siquiera mirarla, sin sentir que todo esto es un error, que no tiene sentido, ella sabe que no la amo y que no será feliz a mi lado.

Ca –Pero tu debes hacer un esfuerzo, ella te necesita, te ama

Te –Pero yo no! No lo entiendes, solo te amo a ti, te necesito, me haces mucha falta, por eso me fui de Broadway, buscare algo mas que hacer, no pienso regresar, me quedare contigo, solo eso me importa. –dijo mientras se levantaba y tomaba a Candy entre sus brazos para un segundo después besarla apasionadamente.

Candy se dejo besar, aunque no correspondió al beso como Terry hubiera deseado, como ella misma hubiera deseado, lo cual él noto claramente.

Ca –Eso es un error Terry, no puedes cometer mas errores, tienes que regresar a tu vida.

Te –Mi vida eres TU! No Susana!

Ca –No Terry, Basta! –decia con lagrimas en los ojos y el sentimiento atrapado en la garganta.  –Tu vida es el teatro, dejaste Londres por seguir tus sueños, has luchado solo, todo este tiempo, y ahora quieres renunciar a ello? No es posible!

Te –Entonces ven conmigo.

Ca –No Terry, yo ya he escogido mi camino, y estoy feliz con mi decisión, tu debes hacer lo mismo.

Te –Esta bien regresare al teatro si eso quieres, pero dime, que tu y yo, estaremos juntos.

Ca –No Terry, no puede ser, tu debes estar al lado de Susana, ella te necesita, tu sabes el sacrificio que ella estuvo a punto de hacer por nosotros, no puedo siquiera imaginarme estar a tu lado y que ella sufra, no lo soportaría nunca.

Te –Pero Candy, no, no puedes hacerme esto, yo no amo a Susana, y no deseo estar con ella.

Ca –Regresa al teatro, regresa con ella, se que con el tiempo ustedes dos estarán bien juntos, quizás al principio solo sean amigos, pero el tiempo curara sus heridas se que ella con su amor te convencerá de que es la mujer que necesitas a tu lado, por favor Terry.

Te –Estas decidida verdad? Veo en tus ojos que me quieres, o me equivoco? y es que acaso ya no me amas?

Ca –No me mal entiendas Terry, si, si te amo, pero no puedo pensar en nosotros, sabiendo que Susana pudiera volverá a intentar quitarse del camino, no lo soportaría, eso seria aun peor. –Ambos bajaron la vista y pensaron en aquello.

Despues de unos minutos de silencio.

Te –Nunca te volveré a ver?

Ca –Eso no me gustaría.

Te –Podemos ser amigos?

Ca –Quizas después, por ahora, por ahora esto es muy difícil para mi, se que estoy haciendo lo correcto, pero aun asi me duele, y no se si pueda mantenerme firme si después nos volvemos a ver.

Te –Pero Candy, yo necesito saber que tu estaras bien, que me perdonas, por favor.

 

Ca –Te he perdonado ya, ninguno ha tenido la culpa de esta separación, simplemente las cosas han sido asi, y asi debemos continuar nuestras vidas.

Te –Dejame verte otra vez, dejame saber que estas bien, por favor.

Ca –Quizas después, dame tiempo, mucho tiempo, por favor.

Te –Si, Candy, yo también lo necesito, quizás en 10 años nos veamos y nos estaremos riendo de todo lo que ha pasado en nuestras vidas en ese tiempo.

Ca -Si, veras que asi será. –dijo tratando de sonreir.

Terry tomo las manos de Candy, y mirándola a los ojos…

Te –Me ire Candy, te prometo que …

Ca –No me prometas nada, sabes que una promesa es sagrada para mi.

Te –Lo se, por eso lo hago. Te prometo que regresare al teatro, que trabajare muy duro, para que esta separación valga la pena.

Ca –Y regresaras con Susana verdad?

Te –Si, Candy, porque tu me lo pides lo hare, regresare con ella, pero si ella decide dejarme no sere yo quien se oponga, esta bien?

Ca –Si.

Te –Prometeme que seras feliz, por favor.

Ca –Si Terry, lo sere.

Te –Hagamos una promesa ambos, un juramento.

Ca –De que hablas?

Te –Nos veremos en este café en 10 años, esta misma fecha, esta misma hora, pero en 10 años, en ese momento sabremos que ambos estamos bien, o que en realidad necesitamos uno del otro, por favor júramelo, yo estare aquí esperándote, te lo juro.

Ca –Si Terry, te lo juro.

Te –Pero ten en cuenta de que si necesitas de mi antes de ese tiempo, buscame, no dudes en hacerlo, te ayudare siempre que me lo permitas.

Ca –Si Terry, lo hare, pero dime que tu haras lo mismo, que me buscaras si me necesitas.

Te –Quisiera decirte que si, pero temo que mañana mismo este buscándote

Ca –Terry por favor

Te –Lo siento Candy, es que…

Ca –Terry.

Terry tomo aire, sabia que la única forma en que podría volver a verla era si se calmaba y le daba el tiempo que ella le había pedido, y si la vida no tenia algo mas que los separara, en 10 años podrían estar juntos, asi que se tranquilizo y accedió.

Te –Si Tarzan pecosa, lo recordare, pero no te olvides, tenemos una promesa, pase lo que pase, nos veremos aquí en 10 años.

Ca –Si.

Terry se levanto, dejo unos billetes sobre la mesa y le pidió a Candy un ultimo beso antes de partir, ambos se besaron, y mientras aquel amor si palabras se expresaba por ultima vez, por las mejillas de ambos corrieron un par de lagrimas, que daban por cerrado aquel circulo, aquella historia que ahora llegaba a su fin. Terry se alejo sin volver la vista atrás, Candy regreso al departamento, donde Albert la esperaba ya con cierta preocupación.

 

Candy comento con Albert lo sucedido aquella noche, y él al verla ya mas tranquila, con la idea de que todo había terminado ya por fin y de forma tan calmada, fue la noche en que decidió irse.

__________________________________________________________________

Ca –Recuerdo la promesa, pero no Terry, no, no puedo pedirte eso, no vine a pedirte que tu…

Te –Tu no me lo pides, yo soy el que me ofrezco, déjame cuidar de ambos, por favor. –decía mientras tomaba su mano y se sentaba a la orilla de la cama.

Ca –No puedo, -dijo soltando su mano -tú eres el mejor amigo de Albert, no puedo permitir que ustedes dos se disgusten por mi culpa.

Te –Y no lo haces, él no merece mi amistad, porque te lastimo! A demás ya le dije que nos iríamos a Londres los tres

Ca –QUE?, que fue lo que hiciste?, hablaste con él? Cuando? Le dijiste de mi bebe?

Te –Tranquilízate Candy, por favor, tienes que estar calmada.

Ca –Pero cómo pudiste?, confié en ti y tú me traicionas!.

Te –Espera Candy, no es así, yo no le dije dónde estabas, le dije que mañana nos iríamos a Londres y que cuidaría de ustedes dos, eso es todo.

Ca –Pero él no sabía nada, no pude decirle nada, y no quería que lo supiera, no merecía saberlo.

Te –Tranquilízate Candy, descansa por favor.

Ca –No, me voy en este momento.

Te –DE NINGUNA MANERA, no te irás y eso es todo, -dijo levantándose -si no quieres que este contigo, está bien, pero no te dejare sola, así que cálmate ya, y recuéstate.

Candy lo vio tan molesto y preocupado, que hizo lo que Terry le dijo. Una vez,  calmados los dos:

Ca –Que fue lo que le dijiste?

Te –Le reclame que estuviera en la cama con otra mujer, por cierto, el muy sínico me dijo que no estaba en la cama, que él estaba en la ducha y que no se dio cuenta cuando ella entro, ese es un truco tan barato.

Ca –Como dices?

Te –Que es un truco muy barato, a mi me ha pasado ya dos veces en los hoteles en los que he estado, estoy en la ducha y el botones deja entrar a la habitación a la chica que más dinero le dé.

Terry vio la cara de Candy, y…

Te –Candy, dime, lo viste en la cama con esa mujer cierto?

Ca –No, de hecho estaba en la ducha.

Te –Candy por Dios, tú me dijiste que…

Ca –Yo dije que había visto a esa mujer en la cama de Albert.

Te –Pero él estaba en la ducha?

Ca –Si, pero la puerta del baño estaba abierta cuando llamo a George para pedirle su bata.

Te –Como que llamo a George?

Ca –Cuando entre escuche que le decía a George que le pasara su bata.

Te –Tú crees que si Albert estuviera con otra mujer, le habría pedido a George le pasara la bata en cuanto escucho la puerta?, No es posible, Candy!

Ca –Entonces tú crees que todo fue un error?

Te –Claro que lo creo, Albert no es así!, como pude pensarlo.  Por Dios, tengo que hablar con él.

Terry trato de comunicarse pero la llamada no entraba

Operadora –Lo siento señor, no responden es como si el teléfono estuviera descolgado.

Te –Siga intentando y comuníqueme en cuanto pueda.

Op –Si señor.

Ca –Que sucede?

Te –Parece que no colgaron bien la bocina. Pero ya hablare con ellos mañana, vuelve a la cama y trata de dormir.

Ca –Gracias Terry, siento todo esto, es que no pude pensar claramente en nada.

Te –Tranquilízate tarzan pecosa, todo se arreglara, vamos es hora de que descanses.

Ca –Extrañaba que me dijeras así, gracias, eres un buen amigo, y muchas gracias por ofrecerte a…

Te –No lo digas, sabes que siempre puedes contar conmigo, aunque sé que no te hare falta.

_________________________________________________________________

Terry bajo a tomar una copa y recordó la carta, así que se dispuso a leerla, después de un momento, se quedo pensando en aquello que leyó, él deseaba que la vida le diera una segunda oportunidad con Candy, pero ella no lo permitiría, así que solo podía tratar de remediar todo este gran embrollo.

_________________________________________________________________

En Algún lugar entre Chicago y New York

Al –Pudiste comunicarte?

St –No, parece que dejaste mal colgado el teléfono o algo.

Al –Diablos, sigamos entonces, vamos.

Stear manejo parte del camino en lo que Joshua descansaba y viceversa, En la tarde del día siguiente lograron llegar y volvieron a hablar.

St –El teléfono sigue igual, no es posible que no se hayan dado cuenta.

__________________________________________________________________

En Lakewood.

Ar –Ya debieron haberse comunicado, algo sucedió.

Pa –Cállate Archie, ellos están bien.

Ar –Claro que sí, lo siento.

Ge –Hablare a la oficina para ver que todo esté bien, cielos, con razón no se han comunicado, el teléfono estaba mal colgado.

En ese instante el teléfono sonó.

St –Bueno

Ge –Stear?

St –Donde estaban?, porque no contestaban el teléfono?

Ge –Estaba mal colgado.

Albert tomo desesperado la bocina –George, averiguaste en que barco saldrían?

Ge –El más cercano esta en  Newark-Elizabeth Marine Terminal y salen hoy a las 13:00, en donde están?

 

Al –Demonios, no creo que lo alcancemos, busca el siguiente viaje, lo antes posible, en cualquier puerto, te llamare en cuanto lleguemos a ese puerto.

Ge –Esta bien.

George terminaba de colgar cuando el teléfono volvió a sonar.

Ge –Bueno? Si operadora, es la casa Andrew, dígame, el señor Granchester?, si comuníquelo.

Servicio –Bueno

Ge –Es la casa del señor Terry Granchester?

Se –Si señor pero él no se encuentra, quien le busca?.

Ge –Hablo de parte del señor William Andrew, donde puedo localizarlo?.

Se –El se fue al teatro, regresara por la noche.

Ge –Entonces no salió hacia Londres?, tenía entendido que viajaría hoy mismo.

Se –No señor, no tiene programado ningún viaje hasta terminar la temporada.

Ge –Comprendo, sabe usted si la señora Candy Andrew se encuentra en contacto con él.

Se –La señora Candy, está aquí.

Ge –Esta en su casa?, gracias al cielo, por favor comuníqueme con ella.

Se –Lo siento señor, tengo instrucciones de no despertarla ni molestarla por nada, no puedo comunicarlo.

Ge –Entiendo, puede darme el teléfono donde pueda localizar a Terry, es sumamente urgente, correcto, gracias, le agradezco mucho su atención.

Ar –Que sucedió, en donde está Candy? Ya se fueron a Londres?

Ge –No, la persona que contesto dijo que no saldría hasta terminar la temporada, así que Terry mintió.

Pa –Trataba de proteger a Candy, pero porque decir que se iba a Londres?.

Ar –Para matarnos de la angustia.

An –Como puedes decir eso!.

Ge –Tenemos que hablar con Albert, se dirigen hacia el puerto Newark-Elizabeth y está lejos de Broadway.

Ar –Porque no hablas al teatro?, trata de hablar con Terry.

Ge –Si, tienes razón.

Encargado –El señor Terry, no, no se encuentra salió hacia Londres hoy por la mañana.

Terry escucho aquello y pregunto quién le llamaba.

Encargado –Hablan de parte del señor Andrew

Te –Déjame hablar. Bueno? George, que bueno que te comunicas, trate de hablar anoche pero…

LEER SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …

12 comments

  1. JAJAJAJA K ONDAS JAJJA ME GUSTO

  2. noooo lo puedo creer creia que me iba a dar el patatus pero esta candy todo lo que provoco por el arranque bueno espero que albert este pronto con ella hay estare apendiente con el siguiente cap
    hay cali si que eres buena escribiendo.

  3. Falsa alarma, que bien por favor que albert llegue a tiempo y se arregle todo, me tuvo en suspenso todo el capítulo estuvo genial como siempre

  4. ahhh!!!! por favor me estaba dando ya un paro al pensar que Candy se iba con Terry… Pobre Albert…. por fa no tardes en subir el otro capitulo… esta super interesante

  5. Que angustia para albert no puede ser y terry que puedo decir es un chico muy considerado al quererse hacer cargo del bebe de candy y como no verdad? jejejeje que bonita continuación cali espero que pronto ya este el siguiente capitulo…

  6. Cali, que susto me diste, buuuuf, pobrecito de Albert, que no sufran tanto por fa, que se aclaren las cosas pronto… y ahora un bebé, que emoción. Te pasaste, cada día mejor.
    Sube pronto el próximo capítulo pliiiiiiiiiiiiiiiiiis.

  7. hay ese terry que bien supo aprovechar la oportunidad y candy q onda tanto embrollo q hizo solo por no hablar.
    no te tardes tanto con el siguiente capitulo.gracias.

  8. Jjjjjjj,que.enredo!!!

  9. muy bonito pero espero que terry y candy esten juntos al final no soportaria otra despedida
    tomalo en cuenta ambos se aman no es justo

  10. HOLA :
    QUE BONITA HISTORIA, PERO ME HICISTE CREER QUE PORFIN LAS COSAS RETOMARIAN SU CURSO Y TERRY SE QUEDARIA CON CANDY, BUUU,BUUU QUE TRISTE QUE NO.

  11. Wow q capítulo es muy triste lo de terry soy fan de ambos de albert y terry y q triste q el y candy se separaron pero también q bueno q este con albert hay la verdad no se con quién debe estar ambos chico son lindos y la aman

  12. Me tenias comiendome las unas pero q bueno mi favorito Albert q romantico

Leave a Reply

Your email address will not be published.