Home / fanfics / Inicia una nueva vida Capítulo 44

Inicia una nueva vida Capítulo 44

CAPÍTULO 44

 Una trampa de Hotel

 La marcha nupcial comenzó a sonar, los 4 jóvenes aspiraron súbitamente y la tía Elroy se divertía viendo tan nerviosos a aquellos despreocupados muchachos.

Al –Hay Dios, ahora si estoy nervioso.

Ge –Cuando la veas salir tus nervios desaparecerán.

Al –Como lo sabes?

Ge –Porque a tu padre le ocurrió lo mismo.

________________________________________________________________

Candy y el señor Britter salieron y comenzaron a caminar por el pasillo mientras la marcha nupcial se escuchaba.

Al –Candy! –dijo en un susurro.

Albert la vio, la seguía fijamente con la mirada, embelesado por aquel ángel que se aproximaba hacia él, los otros también la miraban admirados por su arreglo, se veía tan reluciente, tan refinada y elegante, era otra completamente, nunca la habían visto maquillada de aquella forma. 

Terry la vio y cerró los ojos por un segundos pronunciando en su mente el nombre de aquel amor, al que hoy, perdía para siempre!, cuando abrió los ojos, una lagrima rodo por su mejilla, la cual fue vista por Stear quien ligeramente dio un codazo a su amigo, y este la seco discretamente mientras movía su cabello. 

El señor Britter puso la mano de Candy en la de Albert, dio la bendición a ambos jóvenes y regreso a su lugar. La ceremonia comenzó y todo transcurrió apaciblemente, ambos dijeron acepto, Stear y Patty les dieron los anillos, Annie y Archie colocaron el lazo, Terry dio las arras y George prendió la vela para este nuevo matrimonio.

Sacerdote –Puede besar a la novia! 

Aquel beso fue el más tierno, lleno de amor y de sueños, de alegría y esperanzas, al fin, ante todo mundo estaban juntos, al fin podían presentarse como el Sr y la Sra. Andrew.

Después de la larga lista de felicitaciones y abrazos, los novios llegaron a la recepción y después de los discursos y los buenos deseos por fin pudieron comer. 

 

En la gran mesa los jóvenes Andrew se encontraban sentados junto con la tía Elroy y George y también Terry que iba solo y que no dejaba de ser asediado por cuanta señorita de sociedad se encontraba allí, por lo cual busco refugio en la mesa de sus amigos.

Te –Gracias por permitirme sentarme aquí, hubiera tenido que salir escapando del lugar. 

Al –Siento no haber pensado en eso amigo.

Te –Solo porque es tu boda, si no…

Jajajaja.

Un grupo que se había reservado para el final se acerco, La mayor de las señoras saludo.

DE –Señor y Señora Andrew, buenas tardes.

 

Al –Tía Esperanza, que gusto de verlos aquí.

Ca –Que lindo que pudieran venir todos.

Ji –No pensaron que faltaríamos verdad?

Las presentaciones se hicieron y todos bromearon un rato, el baile comenzó y la fiesta se animo, en esta ocasión la música era muy variada, apropiada para todas las edades que allí se presentaban.

Nl –Por fin puedo venir a…

Te – Tu qué haces aquí?

Nl –Buenas tardes Terry.

Te –No comenzaras a moles….

Al –Tranquilízate Terry, Neal ha sido invitado por nosotros, él ha cambiado mucho desde la última vez que lo viste, después te explicare.

Te –Esta bien, pero te mantendré vigilado.

Nl –De hecho me gustaría hablar contigo si me lo permites, tan solo déjame felicitar a los novios.

Ca –Neal, no sabía si habías venido, que bien te vez con ese uniforme, te queda estupendo.

Nl –Muchas gracias Candy, o debo decir tía Candy?

Ca –Neal, no!

Jajaja

SE –Vienes solo Neal?

Nl –Si tía, y apenas salí con vida de la casa.

SE –Porque dices eso?

Nl –Porque parece que Eliza está afinando su puntería, en esta ocasión el jarrón que me lanzo por poco y si me da.

Jajaja

SE –Es una lástima que ella y sus padres no hayan querido venir

St –No tía, en realidad es una bendición. 

Al –Stear

Ar –En realidad si hará falta Eliza 

An –Como?

Ar –No habrá algún inconveniente que recordar después.

Al –Y el del altar? Te parece poca cosa?

Ge –Yo si voy a recordarlo, fue muy divertido, los 4 estaban muy nerviosos.

Al –Y no fue para menos, pero por cierto, que fue lo que sucedió?.

Las chicas contaron lo sucedido y…

Al –Amor, casi les da un infarto.

St –A nosotros nada más?

Al –Es que a mi si me dio

Jajajaja

La boda continuo, los amigos de los jóvenes se presentaron, Michael, Elizabeth, Roger, algunas enfermeras del hospital, el Dr. Martin, la Señorita Ponny y la hermana María, Tomm, Jazmín, Steve, Jimmy y el señor Cartwrith, Fernando y su familia, Anabel y otros de la oficina, todos en general toda la gente que apreciaba a aquella pareja estaba presente, los que no pudieron asistir mandaron sus obsequios y sus cartas de disculpa. 

 

Ar –Extraño bailar. 

SE –Pero no te vi con el bastón durante la ceremonia.

Ar –No tía, mi traje no hubiera lucido bien con ese accesorio.

Te Al St –Archie!

St –Eres insufrible, lo único bueno es que la vanidad te sirvió de aliciente para que diariamente hicieras tus ejercicios en la alberca.

SE –También tu George te veías muy bien.

Ge –Pero en realidad ya me hacía falta sentarme, si me canse.

Al –Pero te sientes bien?

Ge –Claro que si, mientras no me pidan que baile, estaré bien.

El tiempo transcurrió la boda fue un verdadero éxito, la prensa se deleitaba tomando fotografías de los presentes y principalmente de la familia. 

Al final del día solo quedaba la familia más cercana.

DE –Albert, estás seguro de que nos quedemos aquí, somos muchos, y tú tienes más invitados, será mejor que vayamos a un hotel.

Al –De ninguna manera tía Esperanza, la familia se queda en casa, de cualquier forma los primos solo usan dos habitaciones, no les gusto dormir solos la vez pasada, así que dichas habitaciones ya están listas.

DE –Te agradezco mucho mijo.

Al –A ustedes por venir tía.

Fe –Albert, recuerdas que te dije que les teníamos una sorpresa?

Al –Si.

Fe –Pues si salen al jardín se las mostraremos.

Al –Esta bien, Candy, vamos.

Cuando el matrimonio Andrew salía por la puerta principal, los mariachis comenzaron a tocar aquella melodía favorita de Albert.

Al –Fernando que detalle, te lo agradezco.

Da –No sabía que iba a ver mariachis, esto esta genial

Ag –La verdad ha sido una sorpresa. 

To –Les dije que si vendrían, yo pensaba tráelos pero Fernando se me adelanto.

En cierto momento de la música Stear se acerco a los otros y les señalo la conversación entre Terry y Neal.

Al –Estén al pendiente, ya conocen a Terry.

Todos se mantuvieron a la expectativa y al final se dio un abrazo entre aquellos muchachos.

Después de un rato, Neal se había colocado en otro sitio, junto a Alguien a quien no le resultaba nada incomoda su presencia. 

To –Albert, ya viste a Neal?

Al –No, donde esta?

To –Mira hacia aquel árbol.

Al –Con quien está?, no me digas que es Azucena?

Ja –Si, mi hermanita no lo ha soltado en toda la tarde.

Ca –Pero él parece disfrutar de su compañía.

La música siguió, las parejas se acomodaron, los amigos se divirtieron y las personas mayores se retiraron.

La fiesta concluyo hasta la madrugada del día siguiente, cuando el mariachi después de más de 3 horas de tocar y cantar, pidieron retirarse. Y todos se fueron a sus habitaciones. 

Cuando el nuevo matrimonio llego a su habitación, Albert levanto en brazos a Candy.

Ca –Albert, que haces?

Al –Lo que hubiera querido hacer la primera vez, cruzar por el umbral de la habitación con mi esposa en brazos.

Ca –Príncipe. 

Cuando entraron, ambos se sorprendieron, en lugar de sus camas gemelas, se encontraba una gran cama principal.

Al –A qué hora cambiaron las camas, no me di cuenta. 

Ca –Que hay sobre ella?.

Al –Es un regalo para ti.

Ca –Para mí?, Déjame ver.

Al –Eso dice la tarjeta.

Candy leyó la tarjeta y dijo –Es de mis compañeras del hospital

Al –Y que es?

Candy comenzó a romper la envoltura y abrió la caja, cuando vio el interior, la volvió a cerrar rápidamente mientras su rostro se ruborizaba.

Ca –Este… será mejor que lo guarde.

Al –Que lo guardes?, porque?

Ca –Es ropa de dormir.

Albert sospecho que tipo de regalo seria y jugueteando le quito la caja.

Ca –Devuélveme eso.

Al –Solo si prometes ponértelo.

Ca –Albert!

Al –Póntelo quieres?.

Ca –No, que pena.

Al –Porque?

Después de un rato, Albert desistió de pedirle que se pusiera aquel regalo.

Al –Esta bien, no te lo pongas hoy, pero prométeme que lo usaras.

Ca –Si, está bien.

Al –Entonces, es hora de descansar no crees?

Ca –Si estoy exhausta. 

Albert se acerco a Candy, y comenzó a desabrochar uno por uno los botones de su vestido, y entre cada uno daba un beso en el cuello de Candy, los ánimos comenzaron a subir, y la pasión se encontraba totalmente presente en esa habitación, poco a poco la pareja se entrego sin preocupaciones, sin limitaciones, total y plenamente dispuestos a disfrutar uno del otro de ahora en adelante, aquella noche de bodas fue la culminación de meses de espera y duchas de agua fría. 

Cuando amaneció, los habitantes de Lakewood, fueron despertando poco a poco, ninguno tenía intenciones de desayunar a la hora acostumbrada, algunos incluso solicitaron el desayuno en su habitación, y otros prefirieron rendirse al encanto de Morfeo y el sueño placentero hasta el atardecer. 

 

Ya para la hora del almuerzo todos estaban abajo reunidos en el comedor, aquello era un bullicio de risas y alegría, los primos García, Tomm, Neal, Terry, los Andrew, las tías Elroy y Esperanza, George, toda una gran familia reunida. 

Albert se acerco al ver a su tía Elroy tan alegre, cuestión que nunca había notado en ella.

Al –La veo sonreír y me sorprende, pensé que tanta gente le molestaría.

SE –Molestarme?, en realidad me siento muy a gusto, casi todos los aquí presentes son familia, nunca había visto este comedor lleno de familia.

Al –No tía, se equivoca, no casi todos lo son, Todos lo son!

SE –Como dices?. 

Al –Se lo demostrare. 

Albert toco una copa con su cuchillo para pedir un momento de silencio y dijo.

Al –Quiero agradecer la presencia de todos aquí, mi tía me dice que se alegra de ver que casi todos son familia aquí, pero yo le digo que todos los que estamos aquí, somos familia, y se lo mostrare. Así que mencionare a cada miembro y brindaremos al final.

Todos tomaron sus copas y esperaron a escuchar aquella mención.

Al –Comenzare por las tías Elroy y Esperanza, -Cada uno de ellos se levantaba conforme los mencionaba- mi esposa, (Candy) mis sobrinos, (Stear, Archie, Neal) mis sobrinas, próximamente, (Annie, Patty), mis primos y primas (los y las García), mi cuñado, (Tomm),  mi hermano (Terry) y George, mi padre. 

Todos estaban de pie y Albert dijo –Salud por esta gran familia. 

Todos –Salud!

SE –Es cierto, todos de alguna forma son parte de esta familia y me alegra mucho estar aquí para disfrutarla tranquilamente y sin protocolos tan rigurosos. 

Todos comieron plácidamente, dentro de los platillos había los favoritos de todos, comida mexicana, italiana, francesa, de todo un poco, aquello fue un festín. 

Algunos se fueron ese mismo día, otros se quedaron una semana, y a mediados del mes todo había vuelto a la paz y tranquilidad en Lakewood. 

St –Ha sido muy divertido tener nuevamente aquí a los primos, pero en realidad estoy agotado.

Ar –Yo mucho mas, no he podido seguirles el ritmo, y lo único que quiero es dormir, no me gusta cómo se me ven estas ojeras

St –Hay hermano!

Jajajaja

Al –Pues si no disponen nada mas, la señora Andrew y yo, nos retiramos y no saldremos mañana de la habitación, hasta haber dormido toda la mañana. 

Ar –Genial, secundo su idea. 

Poco a poco todos se fueron retirando, a la semana siguiente todo las actividades en oficina, hospital, escuela y casa reanudaron como siempre. 

Para principios de Septiembre ya se presentaban los compromisos de trabajo fuera de la ciudad, uno de ellos era una convención de autos en Cleveland. 

Albert y Candy habían planeado ir juntos, pero también George los acompañaría, pues él conocía a todos los que se presentarían a esa convención, pero los planes fueron cancelados para Candy, una semana antes de partir. 

Al –Como?, pero no es posible que tu tengas que tomar ese curso, eres voluntaria, no, di que no iras.

Ca –Sabes que no puedo hacer eso, que no esté de planta en el hospital no significa que no deba actualizar lo que se y aprender más. 

Al –Si, lo siento, pero será el primer viaje al que no vayas conmigo desde la ida a Francia.

Ca –Solo será una semana.

Al –Es mucho tiempo!

La semana transcurrió atareada, pues estar lejos de la oficina por una semana justo cuando algunas de las plantas pasaban por la mejor racha del año, era motivo de más carga de trabajo, Albert y George viajarían el lunes ya que la convención comenzaba el martes y acabaría el sábado para cerrar con una cena ese día por la noche. 

El domingo por la tarde en Lakewood, los Andrew se encontraban en la biblioteca terminando de resolver los últimos pendientes de las empresas.

St –Albert ya es suficiente, hemos estado aquí casi todo el día.

Al –George y yo nos vamos mañana, aun hay pendientes.

Ar –No es la primera vez que ustedes se van, yo ya no estoy solo en la oficina, Stear nos ha ayudado mucho con todo, no sé qué te preocupas. 

St –O no confías en nosotros?

Al –Claro que sí, pero no quiero dejarles tanta carga de trabajo.

St –Esta bien, seguiremos, solo déjame ir por algo de beber. 

Stear salió pero no se dirigió a la cocina, más bien fue a buscar a Candy, cuando entro a la habitación de Annie, las tres estaban allí.

Pa –Stear! Ya terminaron?

St –Aun no, pero yo ya estoy muy cansado.  Candy, no podrías convencerlo de terminar ya?, por favor.

Ca –Si, yo también pienso que ya deben terminar, mañana salen de viaje y no ha descansado nada, iré para allá en un momento.

St –Gracias, pero no demores, por favor.  

Cuando Stear salió, Candy se levanto y se dirigió a su habitación, seguida por sus amigas.

An –Algo estas planeando

Pa –Que vas a hacer?.

Ca –Utilizar un regalo que no he usado, si con esto no detiene su sesión de trabajo con nada lo hará. 

Candy saco aquel regalo y ellas se quedaron boquiabiertas.

An Pa –Candy!, 

An –Quien te dio ese regalo?

Ca –Las chicas del hospital, y es el momento para usarlo.

Candy se lo puso y encima su bata de dormir y bajo las escaleras. 

Toc toc. 

Al –Adelante. 

Candy entro y Stear sonrió aliviado.

Ca –No piensan ya descansar?

Al –Aun nos faltan algunos pendientes.

Ca –Esta bien, pero si los caballeros me permiten quisiera decirle algo a mi esposo, a solas.

Stear Archie y George aprovecharon la ocasión para huir de aquel lugar. 

 

Al –Oigan, pero esperen afuera, no tardare y continuaremos con todo esto.

St Ar Ge –Si.

Al –Que quieres decirme?

Ca –Pensé que antes de irte mañana, habías dicho que pasaríamos tiempo juntos.

Al –Subiré a dormir en un rato, espérame. 

Ca –Yo tenía pensada otra cosa.

Candy se acerco a Albert por la espalda y coloco sus manos en sus hombros.

Al –Candy.

Ella comenzó a masajear su cuello que se sentía verdaderamente tenso.

Al –Candy, aun no puedo dejar esto, por favor, estate quieta –decía ya con un tono nervioso en la voz. 

Candy hizo cara de niña regañada y se sentó en sus piernas. 

Ca –No es justo, yo quiero estar contigo.

Al –Si mi amor, pero dame un rato mas, por favor.

Ca –Y yo que pensé que podría estrenar el regalo de las chicas del hospital.

Al –El regalo? –dijo pausadamente.

Ca –Si, incluso me lo puse, mira –Dijo bajando la bata de uno de sus hombros. 

Albert recordó aquel regalo y dijo.

Al –Esta bien, tu ganas, la sesión de trabajo se termino, vámonos. 

Albert salió de la mano con Candy mientras los otros tres esperaban afuera. 

Al –Señores lo siento mucho, pero esta sesión de trabajo se ha terminado, nos veremos mañana en el desayuno, buenas noches. –dio la media vuelta y subió de la mano con Candy

Stear y Archie, voltearon a verse y chocaron sus manos como señal de victoria.  

La joven pareja ya subía la escalera hacia el primer piso y entonces George volteo hacia Stear 

Ge –Tu planeaste esto verdad? 

Stear sonrió y solo dijo –Si.

Ge –Bien hecho, ya quería descansar, vayámonos pues. 

Jajaja

En la habitación principal, un regalo recién colocado se dejaba lucir plenamente ante la mirada atónita y enamorada de Albert, quien no perdió ni un segundo para demostrarle a su esposa lo que el opinaba con respecto a ese regalo. El idilio comenzó y como en ya varias ocasiones el éxtasis se presento en más de una ocasión, en aquella pareja, para después dormir, profunda y tranquilamente. 

A la mañana siguiente se encontraban ya en el comedor, escuchando las instrucciones del Patriarca.

Al –Bueno, parece que ya no queda mucho por ver, Archie, si llaman del puerto con el pedido…

Ar –El pedido de la semana pasada, si, ya se, que lo envíen lo antes posible.

Al –Si, Stear, de la armadora hay que ver…

St –Que todas las piezas lleguen completas para que no pase lo de la ultima vez, ya se.

Ge –Albert, creo que estas exagerando, ellos saben bien que hacer y tú parece que los tratas como niños.

Al –Mira quien me lo dice, todavía hace dos años me tratabas igual.

 

Jajajaja

Ca –Sera mejor que nos vayamos o perderán el tren.

Al –Stear, Archie, si surge cualquier cosa en la oficina no duden en llamar, ya tienen el numero del hotel y…

Archie y Stear voltearon a verse y con la mirada que hacían para hacer rabiar a Albert.

Ar St –Si tío abuelo William.

Jajajaja.

Al –Ya entendí! Nos vemos entonces, adiós. 

Albert Candy y George, llegaron a tiempo a la estación, George dijo realizar algunas revisiones antes de abordar, como para dar tiempo a la joven pareja para despedirse. 

Al –Estas segura de que no puedes venir?

Ca –Amor ya lo platicamos.

Al –Si, lo sé, pero te voy a extrañar.

Ca –Y yo a ti mucho más, nuestra cama es muy grande sin ti.

Al –Pero nos llamaremos todas las noches de acuerdo?

Ca –Si, y tu regresaras al día siguiente de la cena, cierto?

Al –Si puedo faltar a la cena, lo hare y regresare antes.

Ca –Sabes que no puedes hacer eso, tienes que ir a la cena, pero te estaré esperando.

El silbato del tren que anunciaba su salida sonó.

Al –Tengo que irme, nos veremos pronto.

Ca –Cuídate mucho, te amo príncipe.

Al –Y yo a ti amor!

Candy espero hasta que el tren se perdió a lo lejos y ….

Ca –Vamos Joshua, será mejor que me distraiga en el curso del hospital.

Jh –Vamos Candy, será poco tiempo.

Ca –Pero se hará tan largo como cuando tú te vas y dejas a Dorothy.

Jh –Te entiendo. 

Candy comenzó su curso, aunque tenía más sueño del de costumbre. 

La semana pasaba tranquila, aunque el miércoles Candy no se sentía muy bien que digamos. 

Ca –“No sé qué sucede con mi estomago, pero no me siento bien” Disculpe enfermera, puedo salir un momento?, no me siento bien.

En –Si señorita, pero regrese pronto por favor.

Ca –Si.

Candy salió y respiro un poco de aire, a los pocos minutos, llego corriendo al baño, cuando salía vio a Michael.

Mi –Candy, que sucede? te sientes bien?

Ca –En realidad no mucho, supongo que algo no me cayó bien. 

Mí –Estos días has estado rara, con mucho sueño, y un mareo.

Ca –Estoy bien, lo que sucede es que me estoy quedando a trabajar después del curso, y tal vez estoy algo fatiga….

Candy no termino de decir eso cuando se desvaneció.

Mi –Candy!

 

Otra enfermera que pasaba por el pasillo auxilio a Michael y llevaron a Candy a una revisión, Cuando Candy despertó.

Mi –Candy, te sientes mejor?.

Ca –Que sucedió?

Mí –Te desvaneciste.

Ca –Supongo que ya no me quedare en la tarde, el curso, el trabajo y el estudio en casa deben estarme agotando más de la cuenta, descansare hoy y el jueves…, porque tengo esto en el brazo?.

Mi –Pedí que te hicieran análisis de todo, algo debe estarse sucediendo. 

Ca –Te lo agradezco pero solo es fatiga. 

Mi –Aun así, será mejor cerciorarnos.

Ca –Sera mejor que regrese al aula.

Mi –Pedí que avisaran que estabas aquí y solicite permiso para que te ausentaras, por hoy el curso termino, será mejor que descanses y te vayas a casa, Nathalie cubrirá tu turno hoy.

Ca –Esta bien Michael te agradezco, nos veremos mañana.

Candy se fue a casa y descanso tal como le dijo Michael, de hecho ella sintió que descanso de más, para la cena, los chicos platicaban tranquilos y comentaban sobre el viaje que hizo la tía Elroy a la finca de los Leegan.

St –No han notado que a veces la tía Elroy prefiere ya no ir con los Leegan?

Ar –Soportar a Eliza cada vez debe ser mas difícil.

Pa –Pero ella siempre la ha querido.

Ar –No tanto desde que Candy es la favorita.

Ca –Eso no es cierto, yo no soy la favorita.

St –Para todo te llama a ti.

Ca –Solo cuando se siente enferma.

Pa –En eso tiene razón, a demás ustedes dos casi no están, se la pasan en la oficina casi todo el tiempo, incluso Stear ya casi no vas al instituto.

St –Cariño, entre la escuela y la oficina dime a qué hora puedo ir al instituto?

Pa –Lo bueno que no has descuidado tus clases en la escuela.

St –Sabes que por nada lo haría, esos niños me levantan las energías después de un día encerrado en la oficina. 

Ca –Ya hay muchos alumnos cierto?

Pa –Si, de hecho nos han pedido que hagamos un grupo nuevo para jóvenes.

Ar –No pensé que hiciera tanta falta una escuela así. Es triste ver que no hay muchos lugares accesibles para los jóvenes invidentes que lo necesitan.

Ca –Solo los ricos podían acceder a ese tipo de educación, pero gracias a Stear y Patty eso ha cambiado.

St –Es gracias a todos los Andrew, solos no hubiéramos podido hacerlo. 

La conversación continúo y la noche paso rápido, a la mañana siguiente Candy se presento temprano para comenzar la parte especial del curso, que trataba sobre nuevos medicamentos y una parte practica. 

Mi –Candy, espera.

Ca –Hola Michael, buen día, te agradezco me mandaras a casa ayer he descansado como nunca, pero te veo al rato, tengo que entrar al curso.

 

Mi –No puedes hacerlo Candy.

Ca –Como? Porque no?

Mi –Recuerdas que cuando se inscribieron al curso les dieron una serie de preguntas entre las cuales les preguntaban si estaban embarazadas?

Ca –Si, se me hizo algo absurdo para un curso?

Mi –Bueno, veras algunos componentes químicos no son muy apropiados para las mujeres en estado, y la practica siempre les ha hecho desvanecerse.

Ca –Esta bien, que bueno que toman esa clase de medidas, pero me voy antes de que me riñan.

Mi –Parece que no me estas entendiendo, tu ya no puedes asistir a esta parte del curso.

Ca –Pero porque no?, espera, quieres decir qué?

Mi –Si, Candy, estas embarazada

Ca –Estas seguro de eso?

Mi –Si Candy, aquí tengo los resultados.

Candy brinco de alegría y dio un abrazo a Michael. 

Ca –Puedo conservar los resultados?

Mi –Si claro.

Ca –Que hora es?

Mi – 08:45,  porque?

Ca –Pienso viajar a Cleveland hoy mismo, nos veremos después.

Mi –Candy, cuídate, no debes….

Candy se alejo corriendo hacia la sala de enfermeras y tomo el teléfono.

Ca –Dorothy?, por favor prepárame una maleta con dos mudas de ropa formal y un vestido para cena, también pon mis ahorros en ella, y dile a John o Frank que vengan por mí al hospital, me urge.

Do –Sucede algo Candy?

Ca –Si, lo más maravilloso del mundo, les contare cuando regrese, tengo que ver a Albert lo antes posible, por favor date prisa.

Do –Si Candy.

A los 15 minutos Frank llego por Candy al hospital y se dirigieron hacia la estación del ferrocarril.

Ca –Justo a tiempo el ferrocarril saldrá en 20 minutos, gracias Frank puedes regresar a casa.

Fr –Si señora que tenga buen viaje.

Candy abordo el ferrocarril, llena de entusiasmo y alegría, aquella noticia era tan sorpresiva pero tan esperada, que deseaba ver la cara de Albert cuando le diera la hoja de resultados.

Ca –“Pero no entenderá nada de lo que dice aquí”, jajaja

La gente del ferrocarril la vio extrañada y ella con su típica sonrisa guardo silencio.

Ca –“Sera mejor que le escriba una nota” “ como se lo digo, es algo especial”

Candy se quedo pensando en la manera adecuada de decirle a Albert aquella noticia, hasta que se quedo dormida.

 

______________________________________________________________

En Cleveland, la convención era un mundo de personas nuevas para Albert ya que era la primera vez que asistía, y los que sabían que el gran señor Andrew estaba

allí, se disponían a saludarlo, conversaciones aquí y allá se daban con George y William, en una de esas charlas un mesero les ofreció una copa de vino, un segundo después una joven se acerco al grupo.

Db –Quien será el galante caballero que me ofrezca su copa?, porque ya no hubo una para mí.

Albert y otro joven extendieron sus copas como gesto de cortesía, mientras algunos de los presentes, se apresuraban a beber u otros se retiraban del grupo.

La joven tomo la copa de Albert y la agradeció con una sonrisa.

Db –Muy galante señor..

Al –Andrew, William Andrew para servirle.

Db –Andrew?, es un gusto conocer al misteriosos señor Andrew, mi nombre es Débora, Débora Willkins.

Al –Un placer señorita Willkins. 

El grupo que estaba formado se separo y George converso con un antiguo conocido, después de un rato la señorita se retiro y Albert se integro con George y el otro caballero, después de las presentaciones.

Ry –Veo que ya conoció a la señorita Débora. 

Al –Si, le ofrecí mi copa, y allí la conocí.

Ry –Entonces por lo visto ya consiguió dormir acompañado esta noche.

Al –Como dice?, -dijo totalmente sorprendido

Ry –Veo que no conoce entonces la reputación de la señorita, si usted le ofrece una copa, eso es para ella una invitación para pasar la velada o por lo menos la cena en su compañía. 

Al –Temo que no estaba informado de eso –dijo viendo a George.

Ge –Yo pensé que eso era solo un rumor.

Ry –No, de hecho es bastante cierto, para una noche sin compromiso.

Al –Soy felizmente casado, así que eso no sucederá. 

Ry –Pues le recomiendo que se lo diga muy claramente a ella, si no quiere meterse en problemas.  

Albert tomo aquel comentario como una exageración y decidió simplemente mantenerse alejado de Débora. Después de una tarde ajetreada, y una cena concurrida Albert deseaba ir a la ducha, recostarse y hablar con Candy. George había comentado que hablaría un momento más sobre una petición de Stear hacia el señor Ford

_________________________________________________________________

Candy había llegado ya, fue un viaje tranquilo y rápido, cuando bajo, pidió a un coche que la llevara al hotel en donde Albert se encontraba.

__________________________________________________________________

Albert se encontraba ya en la ducha relajándose y no escucho que la puerta de su habitación se abría. 

Db –Gracias, aquí tienes tu dinero y ya sabes, nunca me viste aquí.

Botones –Si señorita, gracias.

Db –“Entro a la ducha o lo espero en cama?”  -Débora trato de abrir la puerta de la ducha pero estaba cerrada, así que se quito la ropa y se coloco en una pose muy sugestiva para esperar a Albert.

Abajo en la recepción, George terminaba de hablar con otros conocidos, cuando escucho una voz familiar.

 

Ca –Buenas noches, podría indicarme por favor si el señor Andrew se encuentra ya en su habitación?.

Encargado –Buenas noches, esa información no puedo darla, pero si me da su nombre puedo llamar para preguntar.

Ge –No será necesario, gracias, Candy, que haces aquí?

Ca –George, he venido a ver a Albert, tengo que darle una noticia importante, en que habitación estan?

Ge –Aquí está la llave, es la suite….

Candy subió apresuradamente deseosa de ver a Albert, como tenia la llave de la habitación, simplemente decidió entrar.

Ca –Discúlpeme señorita, temo que me equivoque de habitación.

Al –George, eres tú?, pásame por favor mi bata.

Ca –Albert?

Candy reconoció aquella voz y vio la puerta entreabierta del baño, así que entro.

Ca –ALBERT WILLIAM ANDREW TE EXIJO UNA EXPLICACIÓN, AHORA!

Al –Candy?, que haces aquí yo…

Candy salió del baño y se coloco junto a la mesa de la habitación entre la cama y el baño, esperando a que Albert saliera.

Al –Candy, una explicación de qué?

Ca –De qué? –dijo mientras miraba hacia la cama

Db –William cuando me invitaste a venir no me dijiste que no estaríamos solos

Al –Débora?

Ca –Con que la conoces, y la invitaste a venir, cómo pudiste? –Dijo mientras tomaba el gran florero de la mesa y lo lanzaba hacia él, totalmente furiosa.

Al –Candy espera –trato de decir mientras esquivaba aquel florero.

Candy salió corriendo de la habitación, Albert trato de ir hacia la puerta, resbaló y algunos de los vidrios del florero se encajaron en uno de sus pies, haciéndolo caer sobre el resto de los vidrios que se encontraban en el suelo, provocándole algunos rasguños y una herida bastante profunda.

Al –Candy, ouch.

Db –Cálmate, ya se fue

Al –Que haces tú en mi habitación?.

Db –Tu me invitaste lo olvidas.

Al –Yo nunca te invite, solo fui cortes, sal de mi habitación.

Db –Déjame ayudarte

Al –Que te vayas, sal de aquí, George! George. –Decía mientras trataba de ponerse en pie.

George escucho aquellos gritos y se apresuro a llegar.

Ge –Albert que suce…? –dijo mientras veía a Débora tratando de vestirse.

Ge –Que sucede aquí? Que fue lo que hiciste? Y Candy?

Al –George, por favor, saca a esta mujer de aquí y ayúdame.

Db –No es necesario, puedo irme sola. 

George se aproximo hacia Albert. 

Ge –Que te sucedió? Porque estas sangrando?

Al –Deja eso, tienes que buscar a Candy, salió de aquí corriendo, búscala.

Ge –Pediré que te ayuden, pero antes de buscarla dime que tu y esa mujer no…

 

Al –George, como se te ocurre, sabes que no podría, búscala!.

George salió corriendo de la habitación, bajo a la recepción y pidió ayuda para Albert, salió del hotel y pregunto si habían visto a una mujer rubia y en qué dirección se dirigió, le indicaron que había pedido un coche para la estación del ferrocarril y también se dirigió hacia allá.

LEER SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

16 comments

  1. ilian cristina armenta chavez

    🙁 o no

  2. ooooohhhhh no puede ser espero que se arreglen pronto las cosas porque por algo tan estu…. no pueden perderse la mejor parte de la historia de que candy esta por fin embarazada del hombre mas maravilloso del mundo.

    plis que para el otro se reconcilien te lo suplico cali plis plis.

  3. AL FIN HAS ESCRITO ACCION TE FELICITO ESTUVO BUENO EL CAPITULO CALI PORFIS NO TARDES EN PUBLICAE EL SIG. CAPITULO BYE

  4. QUE MAL QUE DESPUES DE CASADOS LOS PONGAS A SUFRIT POR MALOS ENTENDIDOS

  5. nooooooooooooooooo, como me cortas ahi el capitulo???? que interesante,el proximo capitulo apunta que sera mejor, hay que emocion no puedo esperar tanto tiempo a que llegue el priximo capitulo!!!!! felicidades cada vez se pone mas interesante!!

  6. Que capitulo tan lindo por fin candi esta embarazada es lo que alber y ella desiaban espero con ancias el proximo capitulo no tardes en publicarlo escribes sensacional

  7. ahhhhhhhhhhhhh…. k bueno k es este capitulo, pero xk ahora, xk justo cuando candy le va a dar esa noticia, ojala se reconcilien.
    pero ya me dejaste la duda, espero tu proximo capitulo , xfa no te demores muxo…

  8. Oh.no.que.intriga,jj
    pero.lo.mejor.sera.la
    reconciliacion.

    Magnifiico.Cali,como.siempre.

  9. Superrrrr, pero por favor que en la próxima publicación que estos dos se arreglen y que ella le diga de una lo del embarazo.

  10. Todo lo de la boda me pareció Wauuuuu sensacional muy linda en todos los detalles pero ahora lo que sigue si que va a estar un tantito fuerte espero que se arreglen y mas por ese bebito que ya viene en camino, Cali bonita continuación felicidades espero que pronto ya este el siguiente capitulo…Chao

  11. Haaaaayyyyy Camdy por fin se caso y ahora embarazada k emocion, pobre Alberth lo k se le espera hojala se aregle todo felisidades.

  12. hay!!!! no sabes cuanto he esperado ese capitulo escribe varios por fis, para leer por gran rato.. jejeje solo espero que se reconcilien en el proximo capitulo y que albert se cure de esa herida tan profunda que se hizo, ho… candy mas tonta esta cometiendo el mismo error que cometio albert cuando sintio celos de michael, amigo de candy ¿ no se suponia que lo iban a hablar antes de enojarse creo que por una parte no tiene sentido, pues se supone que es el que ama, no podria desconfiar de el. SABEN QUE HUBIESE ECHO YO EN EN ESE CASO… jejeje me hibiese agarrdo con esa wila y la hubiese sacado de las greñas del pelo por atrevida y a el ( albert) lo hubiese regañado todito y lo hubiera castigado no diciendole que estoy embarazada almenos por un mes y sin nada para que aprendiera la leccion de ser mas pellizcado y no ser tan “juan bobo”. por no haber escuchado al señor que le dijo que pusiera todo claro.. y despues cuando hubiese pasado el enojo le hubiera dado la sorpresa, aunque en realidad no duraria un mes por que cuando uno ama de verdad lo perdona todo… cuando mi esposo y yo discutimos por algo, y quizas yo he dicho cosas quelo lastiman a el o a mi siempre nos damos una disculpa sincera y sin remordimiento alguno olvidamos todo y nos seguimos amando aun mas que la vez que nos conocimos, pues a el yo lo amo tanto,que por eso me gusta esta historia me recuerda el amor que yo siento por mi esposo aunque a mi no me pasa lño de historia e todas las partes jejeje.. bueno espero leer el proximo capitulo, excito en lo que escribas y te animo que sigas adelante con esa historia y no te detengas dale rienda suelta a tu imaginacion, pero no exageres para que la historia salga bonita y otra cosa mas, no mandes al sementerio a albert por que si no arruinas la historia, pues todos los lectore esperamos que ellos sean felices juntos, chau espero no aburrir con mis comentarios, jejejeje!!!!!!!!

  13. mmmm, llevo dias esperando el siguiente capitulo y nada….. que pasa???? por que nos dejas con la intriga???? pronto porfavor pon el capitulo siguiente!!!!!

  14. Al fin algo de emocion

  15. Oh !! No q mala onda pero bueno eso lo hace mas emocionante

Leave a Reply

Your email address will not be published.