Home / Fan trabajos / Inicia una nueva vida Capítulo 32

Inicia una nueva vida Capítulo 32

CAPITULO 32

 Clases de modales.

 

Ca –Si amor, me agrada mucho estar así contigo, no quiero ya dormir sola.

Al –Ya pensaremos en algo.

Ambos siguieron platicando hasta dormirse, a la mañana siguiente bajaron a desayunar todos, salvo Stear que se quedo dormido.

SE –Archie, ve por Stear por favor.

Archie salía del comedor cuando Stear tropezó con él.

St –Lo siento.

SE –Que sucedió contigo Stear?

St –Lo siento tía, me quede dormido.

Ca –Se te durmió el gallo?

Jajaja

SE –Que significa eso?

Al –Stear siempre era el primero en levantarse en cuanto el gallo del rancho cantaba para anunciar el amanecer.

SE –Pero eso ya paso hace varias horas.

St –Lo sé tía, pero…. Me quede dormido

Jajajaja

Ca –Tendremos que pedirle a Dorothy que suene el triangulo que traje, para que Stear se levante.

St –En serio trajiste uno?

Jajajaja

Después del desayuno cada uno se retiro a sus actividades, los días pasaron y llego el fin de semana.

Ca –Albert, debemos ver al doctor para que ya te quite ese cabestrillo, debiste habértelo quitado hace 2 días.

Al –No Candy, déjalo un poco más.

Ca –Aun te molesta la herida? Tal vez debamos revisarla.

Al –Estoy bien, es solo que es la única forma de que podemos seguir durmiendo juntos.

Ca –Albert!

Al –O tienes una mejor idea?

Ca –No la verdad no, he leído varios libros sobre el tema pero no hay algo que sea seguro.

Después de la cena de ese día el tema volvió a surgir en la conversación, pero ahora con los demás, que tomaban el té ahora en el jardín.

Pa –Albert, no deberías ya haberte quitado ese cabestrillo?

Al –Si, pero….

Pa –Ya entiendo.

An –Entonces volverán a dormir cada uno en su habitación?

Y los dos al mismo tiempo

Ca –Si 

Al –No.

Ar –Entonces que van a hacer?

Al –No lo sabemos en realidad.

St –Un cinturón de castidad

Al –Estas loco?

St –Bueno, no exactamente uno real, algo parecido tal vez.

Después de algunas sugerencias, bromas y demás fueron a dormir. Dentro de la habitación de Albert.

Ca –Te quitaste el cabestrillo?

Al –Si.

Ca –Albert.

Al –No me riñas, ya quiero estirar el brazo.

Ca –Entonces me iré a mi habitación.

Al –No, Candy, no, quédate aquí, si?

Ca –Con una condición.

Al –Me portare bien, lo prometo.

Ca –Pero un beso si me puedes dar?

Al –Solo uno?

Y ese beso que empezó con mucha ternura se fue intensificando, los dedos en el cuello de Albert hicieron surgir los cosquilleos, y los brazos alrededor de Candy, la estrecharon mas, y aunque las cortinas de la habitación estaban cerradas, la luz de la luna llena entraba por ellas, permitiendo una visión adecuada para la pareja, que no podía detener, aquel primer encuentro.

Los besos de Albert comenzaron a recorrer el cuello de Candy, quien con sus uñas acariciaba la espalda desnuda de Albert, el camisón de ella comenzaba a ceder ante las amantes manos de Albert, quien no resistía la energía que las caricias de Candy le brindaban.

Los besos y caricias eran irresistibles, cada uno se entregaba al placer del momento, pero cuando Candy sintió los besos de Albert sobre su pecho, reacciono y detuvo aquel idilio.

Ca –Albert! Basta, basta por favor. –y se levanto de la cama arreglándose el camisón.

Albert se quedo recostado boca abajo, como tratando de recuperar el aliento.

Ca –Iré a mi habitación, buenas noches

Al –Candy espera por favor!

Pero las palabras se emitieron demasiado tarde, pues ella había salido de allí a toda velocidad, entrando a su habitación y tirándose en la cama.

Ca –Albert! –suspiro.

En la habitación de Albert, él se recostaba boca arriba viendo al techo, pensando en lo que había pasado.

Al –Candy! –suspiro.

Y después de unos minutos se recostó de costado para tratar de dormir, pero su cara quedo sobre la almohada que ella había estado utilizando, y exhalo el perfume a rosas de ella.

Al –Creo que no podre dormir, será mejor que me dé una ducha.

Después de varias horas cada uno se fue quedando dormido, a la mañana siguiente Candy se levanto y se alisto, cuando salió de su habitación la tía Elroy la vio y se quedo en la puerta para no preguntar nada.

SE –“Ya está durmiendo en su habitación?”.

Poco a poco todos fueron bajando, pero ahora el último en llegar fue Albert.

Al –Buenos días, siento mi tardanza.

Todos –Buenos días.

Albert se sentó en su lugar y tomo la mano de Candy para darle un beso.

Ambos se vieron y sonrieron tranquilos, mientras la mirada de la tía Elroy los observaba discretamente.

SE –“Parece que todo está bien”

SE –William, veo que tu brazo ya está mejor.

Al –Si tía, ayer me quite por fin el cabestrillo.

SE –Me alegra saberlo, supongo que entonces ya Candy dormirá en su habitación, cierto?

Al –Si tía.  –contesto con cara de seriedad.

El día transcurrió normal, pero Albert aun tenía sueño, pues la noche no fue nada placentera.

————————————————————————

Ge –Entonces si se comprara el quipo mientras tanto? Albert? Albert!

Al –Como?, perdón, yo…

Ge –No pasaste buena noche cierto?

Al –Lo siento, no dormí casi nada.

Ge –Problemas con Candy?

Al –Solo el hecho de que no podemos dormir juntos, su perfume se quedo en las almohadas de mi cama y no dormí por pensar en ella.

Ge –Porque no tratas de dormir un momento en el privado, te despertare al rato.

Al –No, preferiría terminar temprano e irme, que me decías de un equipo?

Ge –Sobre el equipo de la planta armadora…..

El trabajo transcurrió y así pasaron un par de días, cada uno durmiendo en su habitación y extrañándose mutuamente, hasta que la tercera noche, Albert se recostaba en su cama y busco la almohada de Candy, al no percibir su perfume prendió la luz de la lámpara de noche.

Al –Cambiaron las sabanas! Diablos!

Un tiempo después

Al –“No podre dormir, esto ya no lo aguanto”. Y levantándose de su cama se dirigió a la habitación de Candy.

Al –Candy, amor?

Ca –Que sucede Albert?

Al –Estabas despierta?

Ca –Si!, pero que haces aquí?

Al –Déjame dormir aquí, por favor.

Ca –Pero Albert.

Al –Hoy cambiaron la ropa de cama de mi habitación, y tu perfume ya no está, he intentado dormir, pero no puedo, te extraño, déjame dormir aquí contigo, por favor.

Y abriendo las frazadas Candy lo invito a entrar a su cama.

Ca –Yo también te extraño, pero no podemos estar haciendo esto.

Al –Lo único que quiero ahora es dormir, en serio.

Ca –Buenas noches príncipe.

Al –Buenas noches amor.

La noche transcurrió y ambos encontraron la manera perfecta de acomodarse aun dormidos. A la mañana siguiente Albert despertó primero

Al –“Hoy si dormí”, “será mejor que me vaya antes de que la tía despierte”.

Dando un beso en la frente de Candy, Albert se disponía a salir de la habitación pero regreso por algo que vio sobre el tocador de Candy, llevándoselo con él.

Cuando Candy se despertó, “ya se fue”, será mejor que me levante. Después de arreglarse busco su perfume sobre el tocador.

Ca –Que extraño ayer lo deje aquí, mmm, preguntare a Dorothy después.

Los días siguieron transcurriendo y una mañana en que Candy saldría hacia el hospital a medio día, Dorothy le llamo

Do –Candy?

Ca –Si Dorothy

Do –Ya encontré tu perfume.

Ca –Que bien, donde estaba?

Do –Acompáñame, te mostrare.

Ambas subieron a la habitación de Albert y entraron.

Ca –Que hacemos aquí Dorothy?

Do –Hace un rato vine a quitar la ropa de cama de aquí y mira.

Dorothy levanto una de las almohadas de la cama y el frasco estaba allí, después le dio la almohada para que la oliera.

Ca –Ahora entiendo.

Do –No quise quitar nada hasta que tú me dijeras que hago.

Candy le dijo a Dorothy que hacer y todo transcurrió normal, hasta la noche en que cada uno se encontraba en su habitación.

Albert se recostó y jalo la almohada junto a él

Al “Hay no, volvieron a cambiar las sabanas”, pero donde está el perfume?, yo lo deje aquí, cielos.

Levantándose de su cama lo busco en alguno de los cajones y al no encontrarlo se dirigió a la habitación de Candy, entrando sigilosamente para no despertarla, caminando directamente hacia el tocador para tomar nuevamente su perfume.

Ca –Piensas volver a llevártelo?

Al –Candy!, me sorprendiste.

Ca –Jajaja, ven aquí.

Albert se acerco y se sentó junto a ella en la cama.

Ca –Hay algo que quieras decirme?

Al –Este… que te comprare una botella nueva?

Ca –Príncipe, jajaja

Al –Lo siento, pero si no huelo tu perfume no puedo dormir, así imagino que estas allí conmigo.

Ca –Pero antes dormías muy bien solo.

Al –Pero me acostumbre a tenerte conmigo, te extraño.

Ca –Yo también, te quedas hoy conmigo?

Al –Si!

Como al día siguiente era sábado, nadie prendió las alarmas de los relojes, por lo que solo los que tenían la costumbre natural de despertar se levantaron.

SE “La habitación de William está abierta, que extraño”

Toc toc.

SE –William, puedo entrar? William? “normalmente no se despierta temprano los

fines de semana, será que esta con Candy?”

Toc toc

Ca –Albert, alguien toca.

Al –Me quede dormido, responde, iré al baño.

Ca –Un momento por favor.

Candy se levanto y abrió la puerta personalmente.

SE –Buenos días Candy, puedo pasar?

Ca –Buenos días Tía, si pase.

Mientras en el baño:

Al –Deje mi bata afuera, espero que no la vea.

SE –Siento haberte despertado, pero me he sentido algo mareada y quisiera ver si puedes tomar mi presión por favor.

Ca –Si tía, iré por mi maletín, siéntese aquí.

SE -“Tenía razón, esa es la bata de William”.

Ca –Su presión está bien tía, tal vez le haga falta un poco de té o algo de comer.

SE –Gracias hija, bajare a tomar algo de té. 

La tía Elroy se encamino a la puerta y girando dijo a Candy.

SE –Cuando William y tu terminen de arreglarse, pueden bajar a la biblioteca por favor, deseo hablar con ustedes.

Ca –Este, si tía, yo le avisare en cuanto lo vea.

SE –Dile que comienza a hacer frio por las mañanas, que se ponga su bata al levantarse, -dijo dirigiendo la mirada a la bata que se encontraba sobre la cama de Candy.

Candy solo bajo la mirada y asintió. Tras cerrar la puerta Albert salió del baño.

Ca –La tía nos descubrió, quiere que bajemos a la biblioteca.

Al –Si la escuche.

Al poco tiempo ambos jóvenes bajaron a la biblioteca y entraron.

SE –Tomen asiento. Levanten esas caras por favor. No me gustaría reñirlos, pero pensé que teníamos un acuerdo.

Al –Tiene razón tía, pero no ha sucedido nada, solo hemos dormido una que otra noche, y he sido yo quien ha entrado en su habitación, es mi culpa.

SE –Nadie es culpable aquí, es lógico que deseen dormir juntos, como una pareja de esposos, después de todo, eso son, y aunque deseo conocer a mis nietos, saben bien la razón por la que deben esperar aun.

Al –Si tía.

SE –Creo entonces que será conveniente tomar otras medidas.

Al –Otras medidas?

SE –Candy, iras a pasar un tiempo al hogar de Pony.

Al –Pero tía, no puede ser posible.

Ca –Tengo que ir al hospital, aunque soy voluntaria, mi trabajo es necesario allí.

SE –Es cierto, lo olvidaba.

Al –Por favor tía, no podemos seguir con esta situación, no somos unos niños.

SE –Que propones que hagamos entonces?

Al –Hasta ahora hemos podido controlar la situación, y sé que seguiremos haciéndolo, usted sabe que no estamos haciendo nada incorrecto.

SE –Pues sí, pero… está bien, les propongo que duerman en la misma habitación pero en camas separadas, les parece?

Al –Si tía, está bien.

SE –Quieren cambiarse de recamara ambos, o prefieren quedarse en alguna en especial?

Al –Te parece bien mi habitación Candy?

Ca –Tu habitación?

Al –Antes era la de mis padres, tiene lugar suficiente para acomodar tu ropa también.

Ca –Esta bien.

SE –Entonces pediré que cambien las camas para esta noche.

Al –Si tía.

SE –Entonces vayamos a desayunar.

Al Ca –Si.

————————————————————————

En el comedor ya después del desayuno.

St –Fue un rico desayuno, pero se me antojaron unos sopecitos o unos chilaquiles.

Ar –Mejor unas enfrijoladas, con su queso fresco.

SE –Por lo visto se adaptaron muy bien a la comida mexicana.

Ca –Es que son unos sabores tan diferentes, seria grandioso poder encontrar aquí algunos de los ingredientes, Patty podría prepararnos algo de esas comidas.

St –Si, deberíamos averiguar dónde.

Al –Tal vez Fernando Linares nos pueda decir dónde encontrar algunos ingredientes.

Ar –Es cierto, aun no le hemos llevado la imagen que nos pidió.

Al –Tienen planes para hoy?

Ca –Yo solo llevar dulces a los niños de la clínica.

St –Patty y yo pensábamos ver cerca de la clínica, algún lugar para la escuela.

Al –Que les parece si pasamos por Patty y Annie, vamos a la clínica, buscamos algún lugar para la escuela, y visitamos a Fernando?

SE –Veo que ya tienen planes.

Al –Lo siento tía, pero usted puede venir con nosotros si lo desea, o podemos cambiar también los planes para otro día.

SE –No, no será necesario, pienso visitar a la señora Leonora Daniels, iremos a su finca este fin de semana.

Ca –Pero no olvide llevar sus medicinas por favor.

SE –No las olvidare Candy.

Al –Que se divierta tía, si nos disculpa, entonces nos iremos.

SE –Que tengan un buen fin de semana y no regresen tarde.

Ar –Yo conduciré, vamos Stear.

Al –Nosotros iremos en el otro auto, vamos Candy.

St –Esperen, George podrías por favor traer la caja donde se guardaron las imágenes.

Ca –Las imágenes?, solo era una.

St –No, de hecho son dos, una fue un regalo de la tía Esperanza para mí.

Ar –Y no la has sacado?

St –Si, pedí que la llevaran a la capilla, pero ambas venían en la misma caja.

Ge –Aquí esta joven Stear.

Ca –George, quieres acompañarnos?

Ge –Gracias señorita, pero también ya tengo planes para el día de hoy.

————————————————————————

Todos se reunieron y se dirigieron a la clínica, repartieron dulces allí y hablaron con algunas personas para preguntar sobre algún lugar adecuado.

X –Pues no hay muchos lugares amplios por aquí, y disponible solo hay un par de edificios en esa y esa calle.

Pa –Podríamos verlos tal vez alguno pueda funcionar.

Vieron algunos lugares, pero ninguno era apropiado por las condiciones del lugar, así que decidieron dejar la búsqueda para otro día.

Ar –Y tenemos la dirección de Fernando?

Al –Si, dejo sus datos a George para poder localizarlo, aquí los tengo.

Ca –Entonces vamos.

————————————————————————

Al llegar al lugar, era una colonia de gente Mexicana que había llegado más o menos durante o después de la revolución en México y logrado algo de bienestar económico en esa ciudad, pero todos se conocían allí, así que no fue difícil localizar a Fernando, al llegar a su casa:

FL –Señor Andrew. Es un gusto verle por aquí, pase por favor.

Al –Gracias, no quiero importunar.

FL –De ninguna manera, nos disponíamos a prepara la comida, pase.

Al –En ese caso vendré en otra ocasión.

FL –De ninguna manera, siempre hay lugar para uno más.

Al –Si pero no vengo solo, será mejor que regrese después.

FL –Viene con usted su familia?

Al –Así es, somos 6, y no quiero importunar.

Nelly –Quien es Fernando?

FL –Es el señor Andrew y su familia.

Nelly –Un gusto señor.

Al –El gusto es mío, pero no los interrumpo mas, regresare en otra ocasión.

Nelly –Pueden quedarse a comer todos si lo desean, solo será cuestión de preparar algo más y eso es todo.

Al –En ese caso permítanos traer algo para todos y ayudar en la cocina, porque de hecho hemos venido a preguntar dónde podemos conseguir algunos ingredientes de la comida mexicana.

FL –Les gusto la comida de mi tierra?

Al –Si, y hoy deseábamos probar algo de allá.

FL –No se diga mas, yo los llevare, aquí en la comunidad hay una tienda donde siempre encontramos cosas de México, los llevare.

Mientras en los autos:

Ar –Ya tardo mucho Albert no creen?

An –Si, será bueno ir a ver?

Ca –Allí viene, con Fernando.

Todos se saludaron y fueron a la tienda:

Ca –Waow, es un lugar grande, no sabía que había una tienda así, aquí en Chicago.

Ar –Se ve que tienen muchas cosas.

St –Huelo café de olla.

FL –Si, aquí don Jacinto siempre tiene café de olla listo para tomar, es como característico de aquí.

Ca –Chicharrón, yo quiero.

Al –Queso fresco, yo quiero de ese.

Pa –Pan de dulce.

St –Hay conchas?

Ar –Chiles de todos

An –Tortillas.

FL –Veo que después de todo si se trajeron un buen sabor de boca de mi tierra.

Al –Realmente sí, es un lugar que apreciamos mucho y a la gente que conocimos mas.

St –Lastima que no hay mole.

DJ –Pero mi esposa se lo puede preparar.

Pa –Tiene los ingredientes de esta lista?

DJ –Si señorita, acaso usted sabe preparar el mole?

Pa –Si, hace poco aprendí a prepararlo.

St –En serio?, lleva todo lo que necesites, por favor.

Jajajaja.

Los jóvenes cargaron con todo lo que pudieron y regresaron a casa de Fernando, bajaron algunas cosas y cuando entraron había dos mesas dispuestas para todos.

Entre todos prepararon la comida, mientras Candy y Stear comenzaban a preparar el agua de limón.

Nelly –Y a usted señorita Candy no le gusta cocinar?

Ca –Si, si me gusta.

Nelly –Pues entonces venga, si cabemos en la cocina

Todos –No!, 

Al –A Candy le queda muy rica el agua de limón, mejor que la prepare ella.

Ca –Son unos groseros!

Jajaja

Después de tan gran festín, Fernando saco la botella de Tequila, y convido a todos.

FL –Veo que también aprendieron a beber tequila, y por lo que nos cuentan, seguro una borrachera si se pusieron.

St –Y de qué manera.

FL –Pues me alegra mucho que mi tierra les gustara tanto, y les agradezco mucho la hermosa imagen que nos trajeron, ahora díganme cuanto es de esa imagen para traer el dinero.

Al –De ninguna manera, es un obsequio, acéptelo por favor, por todos sus consejos, que bien nos sirvieron por allá.

 FL –Pues muchas gracias, espero que no sea la última vez que nos visiten, esta es su casa.

St –Nos encontrara más seguido de lo que piensa, ahora que sabemos dónde encontrar todas estas cosas.

Ar –Es una comunidad muy bonita la que tienen aquí y se ve que son muy buenos vecinos entre todos.

FL –Si, aunque venimos de diferentes estados, somos buenos vecinos, por cierto, fueron a alguna feria por allá?

An –Si, en dos ocasiones, son muy divertidas.

FL –Pero por las fechas, ya no les toco ninguna fiesta Grande, ahora en noviembre deben de venir a una que se hace aquí muy en especial.

Al –Cual es?

FL –Día de muertos, es una fiesta muy alegre

Ar –Alegre?

FL –A veces olvido que los americanos no están acostumbrados a esas fiestas, pero si vienen les gustara, comenzaremos el 31 de Octubre.

Pa –Entonces se refiere a Hawollen

Nelly –Es también una fiesta, pero en esta recordamos a nuestros difuntos con cariño y alegría, y no usamos disfraces, tienen que venir.

St –En ese caso, vendremos, cierto?

Al –Si, después de divertirnos en sus fiestas, las nuestras son algo aburridas.

Ca –Y también aquí hay mariachis?

Nelly –Verdad que es linda nuestra música?

Al –Hay letras que si saben llegar a los sentimientos de uno.

FL –Claro que hay mariachis, y son buenos.

————————————————————————–

Todos siguieron conversando, hasta que fue hora de partir, al llegar a Lakewood, bajaron la comida y la bebida y prepararon algo ligero para la cena y se retiraron a sus habitaciones.

Ca –Buenas noches príncipe, nos veremos mañana.

Al –A dónde vas?

Ca –Esta es mi habitación y allá está la tuya

Al –Recuerdas que iban a poner las camas hoy?

Ca –Es cierto.

Al –Vayamos a ver si la habitación esta lista.

Cuando entraron, vieron el tocador de Candy, y las dos camas arregladas, en donde antes estaba la principal.

Al –Ya no dormiremos en habitaciones separadas, así que ven –dijo mientras la levantaba en brazos y le daba una vuelta en el aire para caer sobre una de las camas.

Ca –Estas loco

Jajajaja

Al –Así podremos platicar antes de dormir.

Ambos jóvenes, platicaron hasta quedarse dormidos, a la mitad de la noche se escucho un ruido en la habitación

Ca –Ouchhh

Albert encendió la luz de la lámpara del buro central y no vio a Candy en su cama, por lo que se levanto.

Al –Candy, que paso?

Ca –Me caí

Al –Estas sangrando, ven aquí.

Albert la levanto y la sentó en su cama y trajo el maletín de Candy hasta la cama.

Al –Pero que sucedió?

Ca –Estaba acostumbrada a dormir en la cama grande y siempre doy muchas vueltas al dormir.

Al –Pero cuando hemos dormido juntos, e incluso en el departamento, dormías muy tranquila.

Ca –Cuando estamos juntos, duermo abrazada a ti, y en el departamento la cama era pequeña, la de mi habitación era muy grande, y podía yo dar vueltas todo el tiempo.

Al –Jajaja, hasta dormida eres traviesa, déjame curarte.

Ca –Te diré que hacer.

Al –Se que hacer, recuerda que cure varios animales en África.

Ca –Oye!!!

Al –Bueno, tú me entiendes.

Jajajaja.

Ambos volvieron a dormirse y a la mañana siguiente Candy se levanto primero y decidió darse una ducha, al entrar al cuarto de baño, abrió una puerta que llevaba a otro pequeño cuarto, donde vio una tina redonda muy amplia.

Ca –Ahora entiendo porque no quería cambiarse de habitación, creo que esta es la única que tiene tina de baño, me daré un baño en ella.

Candy preparo el agua y un poco de burbujas, y entro en ella.

Al –Buenos días amor, Candy?, ya se levanto?

Al escuchar el ruido del agua decidió entrar.

Al –Así que ya descubriste la tina?

Ca –Albert!, pero, qué haces aquí! –dijo mientras se sumergía en la tina, solo dejando la cabeza de fuera.

Al –En esa tina cabemos los dos, puedo entrar?

Ca –No, como se te ocurre, salte!

Al –Vamos Candy, que sucede?

Ca –Es que… es que nunca he estado así…

Al –Sin ropa?

Ca –Albert, por favor.

Al –Estamos casados, recuerdas?. Y acercándose a la tina, comenzó a quitarse la bata.

Candy se cubrió la cara con las manos –Albert no!

El entro en la tina y se coloco junto de ella, bajando sus manos de su rostro, y girándola un poco para ver su caraAl –Candy, abre los ojos por favor.

Ca –No, no, no

Al –Porque no?

Ca –Porque yo nunca he visto a un hombre desnudo y nunca me han visto así.

Al –Lo sé, pero eso ya va a cambiar, no estamos haciendo nada incorrecto, vamos Candy.

Candy abrió poco a poco los ojos, y vio la mirada azul profunda que tanta paz le traía.

Al –Así está mejor, Candy por favor, que no hayamos podido hacer lo normal de un matrimonio, no significa que ahora estemos haciendo algo incorrecto.

Ca –Pero es que….

Al –Si tanto te incomoda, entonces esperare afuera.

Ca –No, no te vayas, solo déjame acostumbrarme, todo esto es nuevo para mí.

Al –Esta bien, pero si puedo darte un beso, cierto?

Ca –Si.

Al –Oye cómo es que aguantas el agua tan caliente?

Ca –Te parece?

Al –Algo, pero ya bajara la temperatura, mejor te tallare la espalda, veras que se siente muy bien.

Ca –Por lo visto esta experiencia no es nueva para ti, verdad?

Al –Este… Tu sabes que he vivido muchas cosas, y que no, eres, la…..

Ca –La primera mujer en tu vida, lo sé, perdón por preguntar.

Al –Esta bien, pero algo si te puedo decir.

Ca –Como?

Al –No eres la primera, pero si deseo que seas la única y la ultima.

Ca –Príncipe.

Y un beso se presento, las caricias comenzaron y las manos de ambos iniciaron un recorrido libre de obstáculos, los nombres de ambos se escuchaban pausada y cariñosamente, interrumpidos solo por los besos que avivaban más la situación, ambos sabían que podían y que no podían hacer, aunque Albert con más experiencia, dirigía las manos de Candy hacia los puntos más excitantes, y no fue necesario detener aquel idilio, pues las caricias, el amor y el momento, concluyeron en un éxtasis mutuo y delirante, pero sin riesgo alguno.

Ambos terminaron recostando sus cabezas en la orilla de aquella tina y trataban de recuperar la respiración.

Al –Te amo! Te amo! No sabes cuánto te amo! –decía aun excitado.

Ca –Y yo a ti también, amor!

Después de unos minutos:

Ca –Sera mejor que terminemos de bañarnos, los demás se preguntaran porque no hemos bajado aun.

Al –Yo preferiría quedarme aquí contigo.

Ca –Albert

Al –Esta bien, terminemos pues de bañarnos en la ducha.

Un buen rato después, en el comedor:

Ca Al –Buenos días.

Ar –Días?

St –Candy, Albert?,

Ar –Casi es medio día, pensamos que habían salido, donde estaban?

Al –En nuestra habitación.

St –Nuestra?

Ca –Si, pusieron camas gemelas en la habitación de Albert y ahora dormimos en una misma habitación.

Ar –Y supongo que se quedaron dormidos. –dijo con un tono algo irónico.

St –Archie!

Ca –Que hay de desayuno?

St –Pedimos chocolate y pan dulce, como quedamos de preparar algo de lo que trajimos ayer, no quisimos desayunar mucho.

Al –Es cierto.

Ar –John ya fue por las chicas.

Al –John?

St –Si.

Al –Porque?

Ar –La verdad nos quedamos charlando, y decidimos pedirle a John que fuera por ellas

Al -Archie, Stear eso no es cortes de su parte, como mandan al chofer por sus novias?

Ar –No pensé que tuviera algo de malo

Al –No lo tiene, pero aun así no es un detalle agradable que el chofer llegue por ti y no tu novio, a quien crees que están esperando Patty y Annie?, a John?

St –Tienes razón no volverá a suceder.

Ca –Sera mejor que busquen algún pretexto para justificar su actitud

An –No será necesario, buenas tardes!

Al –Buenas tardes, Candy vamos a la sala.

Y tomándola de la mano salieron de esa habitación rápidamente.

Al poco tiempo Annie y Patty salieron del comedor e incluso de la casa.

Al –Ya no escucho nada, será que se arreglaron?

Ca –Si, yo creo que sí, vayamos a ver.

Al entrar al comedor…

LEER EL SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 2

CAPITULO 2 ¡Impura!, eso le había dicho Leonora a Candice cuando le contó lo sucedido …

15 comments

  1. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhh!!!!! son casi las 3 am!! aaaaah no!!!
    esta hermosooo!! =)
    no te tardes en publicar mas

  2. meeee encanto no creo soportar lo que esta por venir cali por que esta muy buena tu historia y con tanto amor que es muy bonito, espero que sigas escribiendo esta historia y mas por que tu naciste para hacerlo creeme esres muy buena y la historia se parece a su dueña.

  3. muy muy muy pero muy lindo ya quiero leer el proximo me encanta el giro q

  4. muy muy muy pero muy bonito me encanta el giro que tomo este fic, eso es lo mejor que candy quede con albert y que sean felices me encanta!!

  5. K paso por favor no me dejes con la duda k suspenso k sucedió en el comedor??? Felicidades es una muy buena historia

  6. OHHHH QUE LENDOOOOOOOOOO AH ESTA TAN PERO TAN EMOSIONANTEEEEE

  7. QUE ROMANTICO , QUE ROMANTICO, ESTO CADA VEZ ME GUSTA MAS, HAY QUE LINDO !!!!!!

  8. …esta super padre la historia….C:No tardes en publicar los siguientes….queremos saber que paso…

  9. esta muy lindo todo pero que pasa con la accion toda buena escritora deve poner accion en lo que escribe por que si no se hace aburrida y tu historia ya es aburrida yo creo que tu historia no da para mas capitulos por que ya no hay accion ya estan en FELICES PARA SIEMPRE BYE.

  10. Al.entrar.al.comedor…

    Ahhhhhhh,que
    hermoso.cap.

  11. Muy bonita tu historia, asi como todos los demas capitulos este tambien fue de mi total agrado, sigue asi escribes muy lindo tienes mucho talento…Cuidate mucho amiga Bye..

  12. Hola esta es la mejor pero la mejor de todas las historias que has escrito y he podido leer por favor continua con esta historia, prefiero una y mil veces esta historia enfocate mas en “INICIA UNA NUEVA VIDA” con Candy y Albert y continua el trama como va es muy lindo. saludos y no tardes en continuar escribiendo

  13. Hola!!! Esta padrisima esta historia y me fascina como le das tu toque personal, creo que esta es la mejor historia que he leido… porfa no tardes mucho ya que estoy obsecionada con esta tu historia….. no tardes please!!!

    Saluditossssss y besitosss

  14. me enccanto no puedo creer que se puedan aguantar tanto ese par de enamorados, y que mal educados Stear y Archi como mandar el chofer por Any y Paty seguro se molestaran por eso y encuentren algo para poder pedir perdon, y otra ves me dejas con la duda que pasara.

  15. Pues estuvo muy bueno este capitulo te felicito!!

Leave a Reply

Your email address will not be published.