Home / Fan trabajos / Inicia una nueva vida Capítulo 26

Inicia una nueva vida Capítulo 26

Cerrando Negocios.

PoJefe de policía Don Cipriano Jiménez
Au LpAgustín Garza y Sra. Guadalupe de Garza
Ru Ra Cri SoRubén, Ramiro, Cristina, Sonia Garza
DaDarío García
MarMario García
AgÁngel García
JiJaime García

 

Cesar saco su pistola y apunto a Tomm, las chicas se asustaron y Jazmín se puso al frente de Tomm.

Ja –Así serás valiente, apuntando a quien no trae pistola.

Ce –Pues pensé que todos los hombres las usaban, pero ya veo que no.

Tomm trato de salir de atrás de Jazmín, pero Albert lo detuvo.

Al –Los verdaderos hombres tienen puños para defenderse, no necesitamos armas.

Ce –Pues entonces así lo hacemos güerito.

Al –Cuando quieras.

Ce –De una vez pa luego es tarde.

Albert Tomm y Archie salieron del grupo y cada uno tomo a uno de los jóvenes que buscaban problemas.

El barullo se escucho y el jefe de policía se acerco, soltando un par de tiros al aire.

Po –Basta, que sucede aquí?, Jazmín, tu vienes con ellos? –Señalando a Cesar y sus hermanos.

Ja –No jefe, vengo con ellos, son huéspedes en mi casa.

Ce –Estos tipos no me dejaban acercar a mi novia jefe.

Ja –No lo soy.

Po –Cesar ya te he dicho que dejes de molestar a Jazmín, y por lo visto no entiendes, y ahora también a sus amigos, a la otra que te vea en líos, te meto a la cárcel, así que lárgate ya.

Ce –Esta bien jefe, pero esto no se quedara así güerito, más vale que te alejes de mi novia, o te las veras conmigo.

To –Cuando quieras lo arreglamos.

Po –Basta! Lárgate Cesar y llévate a tus hermanos.

Los tres jóvenes se fueron y el Jefe de policía hablo con los amigos de Jazmín.

Po –Ustedes no son de por aquí verdad?

Al –No jefe, no lo somos, venimos de Chicago.

Po –Y que los trae por acá?

Ja –El es Alberto Andrew, el sobrino nieto de Don Andrés.

Po –El sobrino?, mira, viéndote bien si te le pareces, Don Andrés fue un gran hombre muchos le debemos lo que somos, me permiten invitarles una copa.

Ar –Pero venimos con las señoritas, supongo que ellas no podrán entrar  o si?

Po –No hay problema, a la cantina de Don Eustaquio si pueden.

Todos entraron a la cantina y el jefe pidió una botella de Tequila para todos.

Po –Es la primera vez que vienen verdad?

St –Así es jefe, pero esperemos que no sea la última.

Po –Bueno, mi nombre es Cipriano Jiménez.

Todos los jóvenes se presentaron.

Po –Candy?, como las flores de Don  Emilio?

Ja –Si jefe, ella fue quien le vendió esas flores a Don Emilio hace algunos años.

Po –Entonces usted ya había venido.

Ca –En realidad no…. Candy le conto la historia y al final.

Po –A que buena historia. Eustaquio!, que paso con el tequila?.

Est –Se me acabo del suave jefe, ya sabe que de ese casi no tengo.

Po –Trae alguno, pero tráelo.

Est –Esta bien jefe

Po –Y cuatro aguas de horchata para las señoritas.

En unos minutos 5 vasos y una botella llegaron en una charola, y posteriormente 4 aguas de horchata.

Po –Bueno pos a la salud de 3 valientes que se le enfrentan a Cesar Garza. Salud!

El policía tomo su vaso y de un solo trago se acabo su bebida, los otros 4 jóvenes hicieron lo mismo pero, la bebida salió más rápido de lo que entro, acompañada de tos y caras rojas.

St –Que se supone que es esto, quema!

Todos en la cantina comenzaron a reír, mientras los jóvenes trataban de calmar sus gargantas.

Archie le quito el agua a Annie y los otros tres hicieron lo mismo, Patty ayudo a Stear con el agua.

Po –Lo siento, no sabía que no habían tomado nunca tequila, debí advertirles.

Después de recuperar el aliento.

Al –Creo que nos tomo por sorpresa a todos, pero supongo que debe haber una forma de aprender a tomar esto. 

Po –Después del primer trago ya pasa suavecito. Mire otra forma de tomarlo es con limón.

El jefe les enseño a hacer la cuna para la sal y el limón, Albert fue el primero en animarse porque sabía que debían de quitar la impresión que causaron a todos en la cantina.

Al –Debemos beber esto y demostrar que solo nos tomaron por sorpresa.

To –Te entiendo, yo te sigo.

Y aunque las caras rojas aparecieron de nuevo, ahora si el trago paso por sus gargantas.

Ar –Así ya sabe diferente, aunque sigue siendo fuerte.

Po –Estos si son hombres, a ver a todos, vamos a brindar por los sobrinos de Don Andrés.

Todos en la cantina levantaron sus copas y brindaron con los jóvenes, que recuperaron la buena imagen en el pueblo.

Po –Sera mejor que por esta noche, solo se tomen dos, si no mañana no se levantaran.

Y aunque los jóvenes no entendieron el porqué, accedieron a la indicación.

Ja –Ya es hora de irnos, mis hermanas están por salir de la escuela.

Po –Y tu porque no fuiste Jazmín?

Ja –Se imagina si los dejo solos? Mejor los acompañaba.

Po –Supongo que tu mama no lo sabe?

Ja –No!

Po –Pos aquí nadie vio a Jazmín García, porque está en la escuela, entendieron?

Todos en la cantina –Si Jefe.

Po –Supongo que la fiesta del sábado es para ellos cierto?

Ja –Si jefe.

Po –Pues entonces nos veremos el sábado, fue un gusto conocerlos.

Al –Gracias jefe, nos veremos el sábado.

Los jóvenes salieron de la Cantina y se dirigieron a la escuela, pero antes Jazmín corrió a la dulcería por unos dulces de hierbabuena y menta.

Ja –Coman esto, si mi madre sabe que entraron a una Cantina sin mis primos, se va a molestar.

Todos regresaron a la hacienda y entraron muy tranquilos.

DE –Vaya tardaron mucho, vayan a lavarse, la cena ya esta lista.

Todos regresaron al comedor y se acomodaron.

DE –Tomm, le agradezco que defendiera a mi hija Jazmín de ese Cesar Garza.

To –Como?

Jazmín bajo la mirada pues su madre ya se había enterado de todo.

DE –No te preocupes Jazmín, no me molestare porque faltaste a la escuela, tomaste la decisión adecuada de acompañar a los muchachos por el pueblo.

Ca –Perdón Doña Esperanza, como lo sabe?

DE –Es un pueblo chico, y todos aquí nos conocemos, después de su incidente y de que entraron a la cantina invitados por el Jefe Cipriano, vinieron a avisarme. Pero será mejor que se anden con cuidado, ese Cesar Garza no juega limpio.

Al –Lo tendremos en cuenta Doña Esperanza.

DE –Ahora ya es hora de dormir, les sugiero que primero vayan a su habitación a leer los papelitos de la fortuna y luego salgan a despedirse, y quiten esa cara de asombrados “Mas sabe el diablo por viejo, que por diablo”.

Todos con cara de asombrados contestaron que si, y se retiraron.

Cada uno en su habitación leyó su papelito, Stear espero a que Albert o alguno de ellos terminaran para que leyeran el suyo.

Ca –Que dicen los de ustedes?.

An –No entiendo muy bien pero dice “La timidez y el amor no siempre van de la mano, defender lo que es de uno requiere valentía”.

Pa –“Los celos también se sienten y se respetan”.

An –Y el tuyo Candy?.

Ca –“No hagas cosas buenas que parezcan malas, pero no todo es lo que parece ser”

————————————————————————–

To –Es cierto que aquí usan muchos dichos, no entiendo muy bien que quiere decir esto. “El amor no siempre está a la vuela de la esquina, a veces hay que caminar más lejos”.

Ar –Pues el mío si no lo entiendo “El que quiera dar picones, terminara siempre

picoteado”, que significa?

St –No lo sé, Albert, que dice el mío?

Al –“Pide con fe, y se te concederá”.

To –Y el tuyo que dice

Al “La confianza no es muda, si tienes dudas pregunta”.

Ar –Como que ese si lo entiendo –dijo, mirando a Albert que sabia a que se refería.

A la mañana siguiente Stear se levanto apenas el gallo canto y como el día anterior, fue el primero en llegar al comedor, después del desayuno uno de los peones informo Doña Esperanza lo que ella deseaba oír.

A –Patrona, el manco ya está en el jardín.

DE –Esta bien, dile que me espere, y sin que se dé cuenta, dile al Jefe Cipriano que venga, pero rápido.

A –Si patrona.

DE –El Jefe Cipriano no tardara en llegar, haremos tiempo mientras aquí.

Al –Cree usted que sea necesaria la presencia del Jefe?

DE –Desde que ustedes llegaron y me comentaron las cosas que les habían cambiado con las reses, mande a mis muchachos a preguntar a otros de los ranchos con los que tenemos tratos y el manco se encarga, y ustedes no son los únicos con los que hay problemas, así que alguien aquí no va a salir bien librado.

Ma –Patrona, Don Emilio y Don Pedro, están en la entrada.

DE –Esta bien María, el manco ya está en el jardín?

Ma –Si Patrona.

DE –Entonces pasa a Don Emilio y Don Pedro a la biblioteca y diles que esperen, llévales café.

Ma –Si Patrona.

Ar –También están en esto de las reses?

DE –Son otros dos hacendados con los que hacemos negocios uno de ellos es con la cosecha, pero también el manco, ha estado haciendo de las suyas diciendo que es orden de los Andrew, por eso los hice venir, para que se dieran cuenta de que usted no tiene nada que ver.

Al –Comprendo.

DE –Sera mejor que vayamos con ellos, Tomm, venga también usted.

Al –Si no le molesta Doña Esperanza, quisiera que Archie y Candy nos acompañaran también, ellos están involucrados en los negocios de la familia y en mi ausencia ellos pueden tomar las decisiones pertinentes.

DE –Como prefiera.

Los demás se quedaron en el comedor mientras los cuatro jóvenes y Doña Esperanza se dirigían a la biblioteca, al entrar Doña Esperanza presento a todos los presentes y comenzaron la conversación, Albert les enseño los papeles que lo acreditaban como dueño de las tierras y participe de los negocios del rancho San Andrés.

Em –Pues usted disculpara todo este enredo Alberto, pero él nos aseguro que eran ordenes suyas.

Al –Por eso estamos aquí, para que todo se lleve según lo acordado con Don Juan García y ahora con Doña Esperanza.

Pe –Pues yo diría que mejor firmáramos algo nuevo, ya con su presencia Alberto.

Al –No tengo ningún inconveniente, podemos hacerlo.

Doña Esperanza busco una pluma en su escritorio.

DE –Demonios, estas niñas siempre sacan todas las plumas de aquí.

Al –Aquí traigo una.

Em –Hombre prevenido vale por dos, verdad?

To –Para todo siempre usan dichos?

Pe –“La sabiduría no siempre rima, pero como ayuda”.

Jajajaja

Al –Ahora que lo menciona Don Emilio, tiene razón, George, siempre me ha dicho que traiga conmigo una pluma, que nunca se sabe en qué momento se puede perder un buen negocio por falta de una pluma.

Pe –Que forma tan singular de hablar de su padre.

Al –George no es mi padre, pero como si lo fuera.

Em –Es una linda pluma, y con sus iníciales.

Al –Es un regalo muy especial de mi prometida.

Pe –“Afortunado el hombre que tiene una mujer inteligente a su lado”, y más aun cuando es tan linda como la señorita Candy, con todo respeto.

Ca –Gracias.

Al –En realidad sí, soy muy afortunado.

Em –Señorita Candy, pues si algún día se arrepiente, mis hijos están disponibles, los conocerá este sábado en la fiesta.

Al –No creo que sea necesario Don Emilio.

Jajajaja

Ca –Aun así será un gusto conocer a sus hijos Don Emilio.

DE –María!

Ma –Si patrona.

DE –Llego ya el jefe Cipriano?.

Ma –Si patrona, está en el comedor con los jóvenes.

DE –Dile que venga, y después me traen al manco.

Ma –Si patrona.

El jefe Cipriano entro, Doña Esperanza le comento porque lo había hecho venir, y le pidió tomara asiento para escuchar la versión del  manco.

Man –Doña Esperanza, que gusto saludarla.

DE –Siéntate manco.

Man –Dirá usted para que me mando llamar.

DE –Supongo que conoces a los señores.

Man –Don Emilio, Don Pedro y Jefe Cipriano, buen día.

Todos saludaron.

El manco saludo también a los jóvenes allí presentes aun sin conocerlos.

DE –Ya te diré quienes son los jóvenes, pero siéntate ya. A ver, los señores me dicen que no están muy conformes con los nuevos precios y el producto que se les está entregando, quiero que les digas lo que tú me has dicho.

Man –Bueno a la muerte de Don Juan, los señores Andrew, me pidieron que fuera a verlos y hablamos sobre los nuevos precios y condiciones que ellos pondrían para tratar ahora los negocios del rancho, yo solo hice lo que me pidieron.

Al –Y cuando dice que los vio?

Man –Y usted es?

DE –Contéstale manco, no te importe quien es.

Man –Esta bien, los vi apenas dos meses después de la muerte de Don Juan.

Al –Y en donde?

Man –Aquí en las oficinas que tienen en Texas.

Al –Recuerda el nombre de la persona con la que hablo.

Man –Claro…. Es uno de esos nombres raros, Roger Andrew.

Al –Roger Andrew?, y el que es de Don Juan o de los Andrew.

Man –Es creo que el único heredero sobrino de Don Andrés.

Al –Correcto. Jefe Cipriano, puede acercarse por favor.

Po –Diga usted.

Al –Aquí tengo una lista con las oficinas de la familia Andrew, como vera no cuentan con ninguna en Texas.

Estos otros papales comprueban que los negocios de este rancho fueron administrados desde la muerte de Henry Andrew, al que conocen por Don Andrés, hasta hace unas semanas por el señor Alan Leegan.

Y estos otros papeles, demuestran que el único heredero de la familia Andrew es Albert William Andrew, que soy yo.

El manco se levanto de su silla y grito –Eso es mentira, este es un farsante, y trato de huir, pero Don Emilio y Don Pedro lo detuvieron antes de salir.

Po –Estos papeles son verdaderos, así que tu manco, estas cometiendo fraude con todo lo que estás haciendo, iras a la cárcel por un buen tiempo, jálale.

DE –Bueno señores, espero que con esto quede comprobado que nosotros no tenemos nada que ver con las porquerías que hizo el manco.

Em –Nunca lo dudamos Doña Esperanza, pero aun así sirvió para poder conocer al nuevo dueño.

Pe –Es cierto, así ya firmamos un nuevo trato y todos contentos.

Don Emilio y Don Pedro se despidieron. Y los jóvenes con Doña Esperanza quedaron en la biblioteca.

Al –Considero Doña Esperanza que Don Pedro tiene razón, me gustaría poder conocer a los otros hacendados o personas con las que el rancho tiene negocios, para firmar nuevos acuerdos, que le parece?

DE –Me parece bien, les pediré que vengan en esta semana para firmar esos acuerdos. Mientras pueden pasar aquí todo el tiempo que quieran, a final de cuentas estas son sus tierras Alberto.

Al –Se lo agradezco Doña Esperanza, y aceptaremos su hospitalidad.

DE –Bueno y supongo que ya habrán comprado algo de ropa de aquí para la fiesta del sábado.

Ca –Ropa de aquí?

DE –Es que normalmente para las fiestas, las señoritas suelen usar vestidos, y como que su ropa parece algo…. Algo rara, a demás será un buen recuerdo que se lleven algo de la hermosa ropa de México.

Ar –Podríamos ver algo, pero no sabemos en donde.

DE –María!

Ma –Si patrona?.

DE –Ya llegaron mis sobrinos?

Ma –Si patrona, están en el establo dando agua a los caballos.

DE – Diles que vengan.

Ma –Si patrona.

DE –Mis sobrinos los llevaran a ustedes a comprar unos buenos trajes, y mis hijas las llevaran a ustedes por unos lindos vestidos típicos.

Al –Genial, entonces nos veremos más tarde.

————————————————————————-

En el rancho de la Familia Garza.

Au –Lupe!, Lupe!

Lp –Si Agustín dime.

Au –Trae a tus hijos inmediatamente.

Lp –Si Agustín.

Al poco tiempo Cesar y sus hermanos y hermanas se presentaron en el despacho de su padre.

Ce –Nos mando llamar padre.

Au –Si, a todos. Siéntense.

Ustedes saben que las cosas en el rancho no están bien desde aquel incendio, que tenemos muchas deudas y que no podemos estar gastando el dinero a lo tonto, así que se acabaron esas cuentas en la cantina de Don Eustaquio, Cesar.

Y esos juegos de barajas Rubén, y nada de apuestas Ramiro.

Ce Ru Ra –Si padre

Ra –Pero el domingo es la fiesta del pueblo padre, se que allí podre recuperar buenas ganancias.

Au –Nada de ganancias, lo que deberían de hacer es ponerse a trabajar ustedes tres bola de ….

La hija mayor de Don Agustín hablo.

Cri –Yo puedo trabajar para ayudar en lo que haga falta padre, en el pueblo veré que puedo conseguir.

Au –Gracias Cristina, hija de mi vida, pero lo que deberías de conseguir es un buen marido con harto dinero para que nos ayude, pero no te preocupes, saldremos adelante mija.

La hija más pequeña dijo –Yo ya no comprare más dulces papi, para no gastar más dinero.

Au –Gracias mi pequeña Sonia, eso nos servirá.

So –Si papi.

Ce –Padre, podemos ir a la fiesta en el rancho San Andrés?

Au –Sigues queriendo conquistar a Jazmín?

Ce –Si padre, y a demás sé que hay jóvenes invitados que vienen con sus hermanas, y que son los herederos de los Andrew, así que el mayor tiene mucho dinero, sé que mi hermana Cristina, podrá conquistarlo.

Au –Seria bueno, pero no a la fuerza Cesar, si tu hermana no quiere no la obligare, pero pueden ir, solo no causen líos.

Rubén y Ramiro se quedaron sorprendidos por el comentario de Cesar sobre los visitantes, a la salida del despacho ya en las caballerizas dijeron.

Ra –Pero bien sabes que no son sus hermanas, son sus novias, para que le dijiste eso a papa.

Ce –Ese güerito me las va a pagar y sirve de que voy a ver a mi Jazmín.

Ru –Pero Cristina que tiene que ver con esto.

Ce –Cristina ven.

Cri –Si.

Ce –Tu siempre has querido ayudar a mis padres, verdad hermanita?

Cri –Si.

Ce –Bueno pues el dueño del rancho San Andrés, vive en Chicago, así que si te lo conquistas podrás salir de aquí, y de paso ayudar a papa con el dinero.

Cri –Pero yo se que trae novia, igual que los otros.

Ce –Y que, no eres tan mujer como ella para quitárselo?

Cri –Pues si pero…

Ce –Pero no hay peros, tú haces lo que yo te diga y se acabo.

Cri –Si Cesar.

————————————————————————

En el pueblo.

Az –Deberían de venir más seguido.

An –Porque?

Az –Así faltamos a clases y hacemos fiestas.

Jajaja

Darío, Jaime, Ángel, y Mario eran sobrinos de Doña Esperanza, hijos de los dos hermanos mayores.

Da –Bueno pero con tanta carrera no nos han presentado a estas hermosas señoritas.

Ro –Cálmate Don Juan, estas señoritas son novias de los jóvenes aquí presentes

Da –Bueno, hermosas señoritas, con el permiso de los caballeros.

Ro –Ella Es Ana, novia de Arturo, ella es Patty, novia de Alejandro, y ella es Candy, novia de Alberto, y él es Tomas. Ellos son mis primos Darío, Mario, Jaime y Ángel.

Mar –Así que ahora son los que se encargaran de los negocios en San Andrés?.

Al –No, todo sigue igual, solo hemos venido a corregir un mal entendido que había entre el manco y unos hacendados como Tomas, pero es solo eso.

Ag –Pues igual sean bienvenidos a este hermoso rincón de Dios donde….

Az –Ya vas a empezar con tus palabras raras.

Ja –No están pa saberlo pero aquí en el pueblo mis primos son conocidos por sus dones.

Pa –Por sus qué?

Ja –Bueno por sus habilidades. Darío es el Don Juan del pueblo.

Ca –Que significa eso?

Da –Que de cierta forma todas las chicas del pueblo saben que son lindas porque yo se los digo.

Ro –Jaime es el mejor para las apuestas.

Ja -Ángel es el poeta y escribano, cualquiera que quiera una carta para conquistar o para romper, es a él a quien ven.

Ro –Y Mario es un gran torero.

Az –Pero eso sí, los cuatro son rebuenos pa los tiros, los caballos, la pelea y el tequila.

Mar –Solo cuando la ocasión lo amerita, por lo general estamos trabajando en el rancho.

Ji –A quien de todos ustedes reto Rosa para montar al renegado?

Al –A mí.

Ma –Tiene alguna experiencia con caballos?

Al –Poca realmente, pero me entiendo bien con los animales.

Ag –Pues a ver si este le entiende, porque está muy loco.

Az –Llegamos, vamos ya de compras.

To –En que tienda comenzaremos?

Ja –Las mujeres por acá y los hombres por allá.

————————————————————————

 Ca –Que vestidos tan lindos, será difícil decidirse por alguno.

An –Cuanto tiempo tardan en hacer un vestido así? –dijo mientras veía uno de muchos colores

Ja –Son vestidos que se usan las cantantes son lentejuelas y chaquiras colocados a mano una por una.

Pa –Es un trabajo bellísimo.

Ca –En Chicago vi una pintura sobre una mujer que usaba un vestido así, en el estudio de Don Gas… Annie, no he hablado con Michael, tengo que saber que paso con el incendio.

An –Es cierto.

Ca –Jazmín, donde puedo mandar un telegrama o hacer una llamada?, es urgente.

Ja –Yo te llevare, es aquí a una cuadra.

Ca –Espérenme aquí, regresare rápido.

Jazmín y Candy salieron de la tienda y fueron hacia el telégrafo.

Al mismo tiempo en la otra tienda.

Da –Es mejor que usen un buen traje de charro, es lo más apropiado para una fiesta.

Mar –Si Tomas, con ese que escogiste te veras muy viejo, tal vez allá sean adecuados pero aquí solo lo usan los hombres ya mayores.

Al –En ese caso, creo que este negro me agrada, ahora que recuerdo yo traigo el dinero de Candy, tengo que ir a dárselo, en que tienda la encuentro?

Ji –Conociendo a Azucena, están en…. Yo te llevo.

Los dos jóvenes se dirigieron a la tienda donde se encontraban las chicas, mientras, en el correo:

Michael, necesito saber del incendio y la galería, estoy preocupada, te llamare el domingo a tu casa.

Candy.

Ca –Cielos mi dinero lo trae Albert, tendré que ir a buscarlo.

Ja –Toma, después me lo das.

Ca –Gracias, regresemos rápido.

———————————————————————-

Al –Annie, y Candy?

An -Fue al telégrafo a escribirle a … a la tía Elroy, la hemos tenido sin noticias nuestra todo este tiempo y Candy pensó que sería buena idea avisarle que ya todo estaba arreglado.

Al –Es cierto, que bueno que lo pensó.

Candy regresaba rápidamente cuando en la puerta vio a Albert.

Ca –Que… que haces aquí amor?

Al –Vine a traerte dinero, con que pagaste el telegrama?

Ca –El telegrama?…

Jazmín había ido a ver a las otras chicas mientras Albert, Annie y Candy hablaban

An –Le comente que habías ido a avisarle a la tía Elroy que todo había salido bien.

Ca –Este sí, lo pague con … Jazmín me prestó dinero.

Al –Estas bien?

Ca –Si, solo que no esperaba verte aquí.

Al –Bueno, toma, y págale a Jazmín por favor.

Ca –Si.

Al –Cómprate algo lindo, quieres?

Ca –Si.

Albert y Jaime regresaron a la tienda y las chicas a las compras.

An –Pudiste poner el telegrama?

Ca –Si, le dije que el domingo le llamaría, pero porque dijiste que le escribí a la tía Elroy?

An –Fue lo primero que se me ocurrió al verlo aquí.

Ca –No me gusta mentirle, pero gracias.

Pa –Este me gusta, como se me ve?

Ca –Esas flores se ven muy lindas.

Las chicas terminaron de escoger sus vestidos y sus rebosos, mientras ellos.

Ar –No sé, como que el color negro no es lo mío.

Ag –Pruébate este café obscuro.

St –Albert?

Al –Si?

St –No dejes que Archie me escoja algo por favor, el último sombrerito no me hizo gracia.

Al –Esta bien.

Mar –Ese traje gris obscuro se te ve muy bien Tomas, ponte este corbatín.

Ji –Tu te decidiste por el negro verdad Alberto?, pero pruébatelo.

Al –Si.

Ar –Como que sí, pero aun no me convence.

Da –Eres algo especial para la ropa verdad?

To –Ellos también tienen sus dones.

Mar –A si? Cuáles son?.

To –Arturo es el mejor vestido, Alberto es bueno con los animales y en los negocios, y Alejandro es el inventor.

St –Era, era el inventor.

Ag –Significa que no eres ciego de nacimiento?

St –No, la vista la perdí en la guerra.

Mar –Tu combatiste en esta guerra?

St –Si, en Francia.

Da –Es extraño oír que un riquillo vaya a la guerra.

St –Pues no siempre.

Mar –Eso es de admirarse Alejandro.

St –Gracias.

Ji –Y cuál es tu don Tomas?

To –Soy bueno para el lazo y el rodeo.

Ji –Entonces te parece si apostamos algo para la fiesta de mañana?

To –Algo como de qué?

Ji –No lo sé ya se me ocurrirá.

To –Tal vez acepte entonces.

Da –Sabes que Arturo pruébate este negro mejor.

Ar –Pero no quiero ir igual que Albert.

Da – Los bordados de este son dorados y los de él son en plateados.

Ar –A ver, me lo probare.

Al –Stear, creo que el azul se te vera bien a ti, pruébatelo.

St –Si.

Todos terminaron de probarse y seleccionar sus trajes y las botas, e incluso los sombreros que se pondrían para la fiesta del día siguiente, Albert y los chicos se quedaron pagando los trajes en lo que Darío, Ángel y sus primos los llevaban al carruaje, al salir de la tienda Albert y los otros se toparon con Cesar y sus hermanos.

Ce –Parece que alguien va a vestirse de hombre el sábado, será que les quede bien?

To –Con esta o cualquier ropa soy más hombre que tú!

Ce –Eso está por verse.

To –Pues ahorita es buen momento.

Ce –mmm, pero no traes arma, seria ventajoso así.

To –Con los puños, o acaso la ultima vez te dio miedo?

Cesar saco su arma y les apunto, pero no vio que Darío y los otros los rodearon y sacaron sus armas también.

Mar –No te conviene Cesar, vas a salir perdiendo!

Ce –mmm, ahora resulta que estos güeritos traen quien los cuide.

Ji –No lo necesitan, pero tú no juegas limpio, tira el arma y enfréntate a Tomas si eres tan hombre.

Ce –Con tantos mirones ya ni ganas dan, mejor nos veremos en otra ocasión que no traigas quien te cuide.

To –Cuando quieras.

Cesar y sus hermanos se fueron y los 8 jóvenes se dirigieron a la tienda donde estaban las chicas, quienes ya también habían terminado sus compras.

Da –Quieren que vayamos al mercado por una pancita para comer

St –No, Juanita va a preparar sopa de papa y poro y unas enmoladas, prometí regresar.

Mar Ji –Enmoladas?

Ji –Yo si regreso, nadie por aquí hace mole y menos tan bueno como el de Juanita.

Todos subieron a los carruajes y se dirigieron al rancho.

Ca –Como que nadie por aquí hace mole, porque?

Ja –En México hay varios estados y en cada uno hay comida muy particular, Juanita durante la revolución viajo por varios estados y aprendió a hacer las comidas de allí, a demás de que cocina rapidísimo y lo mismo para dos que para un ejército, fue soldadera y cocinera así que sabe preparar muchos platillos y aquí en Coahuila es la única que hace un mole poblano delicioso.

Pa –Stear y tu como sabes lo de las enmoladas?

St –Hoy que fui a la cocina para tomar chocolate como todas las mañanas, le pregunte que prepararía y me dijo que sería algo especial y menciono las enmoladas.

Pa –Todas las mañanas estas en la cocina?

St –Si, ella me aparta la nata del día anterior y a veces me la como antes de que ustedes lleguen.

Jajaja.

Pa –mmm, Juanita. –dijo en voz baja mientras los demás reían.

Al llegar Mario y los sobrinos de Doña Esperanza bajaron corriendo a la cocina.

Ji –Juanita, Juanita.

Juanita salió de la cocina al escuchar a los jóvenes. –Mis niños..

Ag –Con que vas a preparar mole poblano y no nos avisaste.

Ju –Como sabía que iban a venir por eso lo prepare, a demás al joven Alejandro le gusta tanto mi comida como a ustedes, y él no lo ha probado nunca.

Da –Nos vamos a poner celosos Juanita, nosotros somos tus consentidos.

Ju –Y lo serán siempre, pero hay lugar para uno más joven Alejandro, no les haga caso.

St –Gracias Juanita, ya estaba pensando que mañana no desayunaría nata y chocolate.

Mar –Pues tendrás que compartirla conmigo.

Jajajaja

Ag –Juanita y que vas a preparar para mañana la fiesta? 

Ju –Pozole de Guerrero y Barbacoa de Hidalgo.

Da –Que rico, y con su salsa borracha?

Ag –Y sus tortillas recién hechas?

Mar –Y su guacamole picosito?

Ji –Y pancita también?

Ju –Si mis niños todo eso.

Mar –Ni para mi cumpleaños hiciste todo eso Juanita.

 LEER EL SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

Un día de luna de miel 2

Un día de luna de miel (2) Por Manzana9 Otro día más de la luna …

8 comments

  1. este fic es mi favorito y con estos capítulos aún más, el mole poblano es delicioso ya hasta se me antojo jeje.
    felicidades es una historia maravillosa 🙂

  2. Mmmm que rica comida la que prepara Juanita ya se me antojo, jejeje, bonito capitulo me gusto mucho, ya quiero que Tom y Albert pongan en su lugar a ese tal cesar…

  3. MMM QUE RICOOO SEEE MEEE HIZOOOO AGUA LA BOCA JKAJKA SEEGUE ASEEE ME GUSTAAMUXOOO ESTE CAPITULOOOO

  4. mmmmm el mejor si la mejor historia no sabes esta picadisima la historia espero que no te tardes para el siguiente capitulo

  5. Me gusta, me gusta como llevas esta historia maravillosa tienes una muy buena imaginacion saludos!!! 🙂

  6. queeeee buenisimo has sabido como mantenernos en espera del proximo y proximo capitulo muchas felisitaciones sigue aldelante que estaremos esperando.

  7. insisto todo esta bonito.. auque tengo ecepciones de la historia que no concuerdan conmigo. como Albert no ser virgen 🙁 me parece machista, otra la virgen de guadalupe, no todos son devotos a ese idolo de mexico, y lo de la comida mexicana si lo tolero hahaha.. por que en este capitulo me dio hambre de leer las descripciones de la comida en el rancho hahaha… y por otro lado no me gustan las pistolas.. pero aun no se ha visto violencia con pistolas, solo alardes de gallito de pelea con ese tal Cesar… pero eso es tipico de machistas tambien.. y ese cesar es malo, ojala que le des su leccion por malo…. 😛

  8. Con tantos platillos ya me dio hambre!!! Y q suspenso!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published.