Home / Fan trabajos / Inicia una nueva vida Capítulo 22

Inicia una nueva vida Capítulo 22

CAPITULO 22

 

Un viaje seguro para 7

 

Al –Dorothy?

Do –Si señor?

Al –Sabes si mi tía se encuentra despierta?, quisiera hablar con ella.

Do –Si señor, la vi salir hacia la biblioteca.

Al –En ese caso dile a George que nos alcance por favor.

Do –De hecho, él también está allí.

Al –Perfecto, avísanos cuando estén todos para la cena.

Do –Si señor.

Toc toc.

SE –Adelante.

Al –Buenas noches tía, George.

SE –Buenas noches William, me da gusto verte.

Al –Que tal su viaje?

SE –Fue bastante productivo y agradable, que tal las cosas por aquí?

Albert y los chicos habían acordado no mencionarle a la tía lo sucedido a Candy, y que todo había estado de lo más normal durante su ausencia.

Al –Todo bien, sin ningún pormenor.

SE –Me alegra escuchar eso.

Al –Tía, me gustaría hablar con usted sobre un tema en particular.

SE –Si te refieres a la fotografía de su compromiso en el diario, ya la vi, y me pareció muy adecuada, lo que no entiendo es lo de las otras fotografías de Candy, hay algún problema entre ustedes?.

Al –No, de hecho todo es un enredo provocado por el periodista, nada más.

SE –Que bien.

Al –Bueno de hecho deseo hablar con usted con respecto a la propiedad en México.

SE –Como dices?

Al –Si, quisiera yo saber cómo es que esa propiedad pertenece a los Andrew, pero no está a nuestro cargo?.

Ge –Eso podemos hablarlo nosotros señor William.

SE –Esta bien George, hablaremos de una vez de esa propiedad.

La señora Elroy comento a Albert todo con respecto a esa propiedad y porque era administrada por los Leegan y no por los Andrew, dejando a su consideración el tomar las riendas o no del rancho.

Al –Bueno, en realidad pienso que como el rancho y sus negocios llevan la firma Andrew, deberíamos de ser nosotros quienes estemos a cargo de ella, me gustaría que me permitiera ir a México a ver como esta todo este asunto.

SE –Ir a México? Está bien, pero no iras solo, he oído que son lugares peligrosos, quiero que te lleves a Archie y George contigo.

Al –Uno de ellos dos tendrá que quedarse, no podemos dejar las empresas sin que nadie esté a cargo.

SE –Es cierto.

Al –Archie aun no maneja todos los asuntos, así que si no te molesta George, me gustaría que te quedaras al frente de todo, junto con la tía, por favor.

Ge –Si señor.

SE –Supongo que iras con el joven Tomm, para ver lo de esas reses.

Al –Si, pero será después del viernes, recuerda que es la apertura en San Julián.

SE –Es cierto, pero entonces cuando partirías?

Al -Si es posible el sábado por la mañana.

Toc toc.

SE –Adelante.

Do –La cena esta por servirse señora, ya todos están en el comedor.

SE –Ya vamos.

SE –Pediré a Alan Leegan que envié todo lo referente al rancho lo antes posible.

Al –Gracias tía.

SE –Veo que tienes una copia del diario que te mencione, sobre tu escritorio, la necesitas aun?

Al –No, -y tomándola la arrojo al cesto de basura.

———————————————————————–

La cena estuvo tranquila, la plática era agradable hasta que Annie cometió una indiscreción.

Pa –Bueno, espero que esta nueva idea en el baile resulte bien, y que los caballeros se animen a bailar con todas las damas y enfermeras que estarán presentes en la fiesta.

SE –Annie coméntame como es esa idea tuya de pagar por cada baile.

An –Lo vi en una fiesta de caridad a la que fui con mi mama, se supone que como no es un baile de parejas, cada caballero que desee bailar con una dama, llevara un boleto para pedirle que baile con él, y como es un evento de caridad, la dama no debe negarse a bailar con el caballero.

SE –Es una idea interesante. 

St –Entonces tendré que comprar boletos para toda la noche

Ar –Porque dices eso?

St –Porque prefiero que Patty pase toda la noche conmigo y no bailando con alguien más.

Ca –Huy que celoso eres.

An –Bueno pues hoy Michael nos pidió a Candy y a mí que le apartáramos una pieza de baile, y sé que también bailara con Patty.

Candy, vio con ojos de “cállate” a Annie, quien se dio cuenta algo tarde.

Al –Candy, pensé que habías dicho que no saldrías en todo el día?

Ca –No salí.

An –Michael me acompaño a mí a la casa. –dijo tratando de cambiar el tema.

Ar –Acompañarte para qué?

Ca –Porque Michael le pidió venir, pensó que yo estaba enferma por no haber ido al hospital el día de hoy, y quiso saber que ocurría.

Al –Michael vino?, supongo que con Elizabeth

Ca –No, ella estaba en Santa Juana, recuerda que aun es estudiante.

Al –Que bien –dijo con un cierto tono de seriedad en la voz.

La señora Elroy vio que había algo de tensión en ese tema y prefirió cambiarlo.

SE –Archie, te pido que por favor dejes arreglados todos los pendientes que tengas antes del viernes.

Ar –Si tía, hay alguna razón en especial?

SE –William te comentara después.

Ar –Esta bien tía.

SE –Patty has sabido algo de tu abuela?

Pa –Si, esta mañana recibí telegrama de ella.

St –No me comentaste nada.

Pa –Quería que ella misma se los dijera, pero ya que estamos hablando de eso pues le diré que la propiedad de SunVille, ya se vendió, llegara antes del viernes para la apertura.

Ca –Que Alegría.

An –Conociendo a la abuela Martha, ella será la que mas boletos acumule en el baile.

Jajajaja.

El Lunes por la noche habían llegado ya los papeles del rancho en México, Albert les dio un vistazo y hablo con Candy, el martes por la mañana, en la biblioteca.

Al –Candy, tienes forma de mandarle un telegrama a Tomm y Steve para que puedan venir mañana?, deseo hablar con ellos sobre la compra de reses en México.

Ca –Si, les pediré que vengan, pero quieres que te vean aquí o en la oficina?

Al –Diles que se queden a cenar y a dormir aquí, así tendremos tiempo de hablar.

Ca –Si.

Al –Oye, quieres ver unas fotos que me acaban de enviar?

Ca –Fotos, de qué?

Al –Mira.  –dijo mientras sacaba las fotos y se sentaba junto a Candy en el sillón.

Ca –Son las fotos que tomaron para el diario, están muy lindas.

Al –Yo me quedare con esta.

Ca –Como?

Al –Pediré que le pongan un marco, y la pondré en mi oficina.

Ca –Podrías comprar otro para mí?, deseo quedarme con esta en mi habitación.

Al –Si, le diré a Anabel que los compre.

—————————————————————————-

En la oficina cerca de las 17:00

Al –Anabel.

Ana –Si señor?

Al –Ya no tengo más pendientes por ahora cierto?

Ana –No señor, ya no hay ningún pendiente.

Al –Entonces me iré, aprovechare para comprar unos marcos para fotos.

Ana –La tienda que está a la vuelta tiene unos lindos marcos.

Al –Gracias, nos veremos mañana.

Ar –Terminaste?

Al –Si, y tú?

Ar –También, nos vamos entonces?

Al –Si, no te molesta acompañarme a comprar unos marcos para unas fotos?

Ar –No.

Albert y Archie subieron al auto, John se dirigía a Lakewood.

Ar –Oye y los marcos?

Al –Es cierto, John, vamos por favor hacia el centro necesito comprar unos marcos para fotografías.

Ar –Si señor, a donde quiere que lo lleve? Anabel me conto de una tienda a la vuelta de la oficina.

Al –Si pero ya estamos algo lejos, será mejor por aquí, alguna encontraremos.

Dando vueltas por algunas calles, llegaron a la galería de Don Gaspar.

Al –John detente, aquí hay una.

Albert y Archie bajaron y llevaban las fotografías para seleccionar los marcos y las colocaran de una vez.

Elena –Buenas tardes, puedo servirles en algo?.

Al –Si gracias, deseo unos marcos para estas fotografías y ver si las pueden colocar de una vez.

Elena –A ver, permítame, si tengo algunos marcos muy lindos, ha, que bien sale aquí la señorita Candy.

Al –Usted la conoce?

Elena –Si, viene algunas veces con un joven muy agradable.

Albert levanto la ceja –Con un joven?

En ese momento salió Don Gaspar con bastante prisa, pues escucho la conversación.

DG –Señor William, es un gusto verle por aquí.

Al –Gracias, señor…

DG -Gaspar, lo reconocí por la foto en los diarios.

Al –Ya veo.

DG –Buscaba algo en especial?

Al –Si, deseo marcos para estas fotos, por favor.

DG –Elena, ve por algunos marcos a la parte de atrás de la tienda por favor.

Al –La señorita me dice que Candy, viene por aquí en algunas ocasiones.

DG –Eso le dijo?, -y tomando aire continuo –Si, viene con el Dr. Michael, pues él tiene aquí un cuadro que yo estoy restaurando.

Al –Con el Dr., Michael, ya veo, supongo que es un cuadro grande o importante, porque según dice la señorita, han venido varias veces.

DG –Este… si, es un cuadro familiar algo grande.

Al –Me gustaría ver su trabajo, tal vez me decida a pedirle que pinte uno para mi biblioteca. –dijo con cierta seriedad o molestia.

Archie extrañado de la cara, el tono y la actitud tan seria de Albert.

Ar –Albert, que sucede?

Al –Nada, es solo que se me ha ocurrido que pinten algo para la mansión.

Elena –Aquí tengo algunos marcos, espero que le agraden.

Al –Si, estos dos están bien, podrían por favor colocar las fotos.

DG –Si señor lo haremos en este momento, si gusta ver mientras la galería.

Al –Si gracias.

Don Gaspar y Elena fueron a la parte de atrás de la tienda a colocar las fotos.

Ar –Que te sucede, porque estas tan molesto?

Al –Nada, molesto?, porque habría de estar molesto? Creo que no tengo ninguna razón o sí?

Ar –Si lo dices por Candy, no veo porque te molestes, sabes bien que Michael es novio de Elizabeth.

Al –Pues entonces que sea ella quien lo acompañe, no Candy.

Ar –Cálmate, sabes que Elizabeth esta en Santa Juana y no tiene tanto tiempo libre, y que Michael y Candy trabajan juntos, pudieron venir a la hora del almuerzo.

Al –Pero varias veces? Como para qué?

Ar –No me dirás que desconfías de Candy?

Al –No, de ella no, pero…

Ar –Pero simplemente estas celoso.

Al –Celoso, no, claro que no!

Ar –Pues espero que de regreso a Lakewood te calmes porque si no vas a pelear con Candy por una tontería.

DG –Aquí están sus fotografías señor, le parecen adecuados los marcos?.

Al –Si, están bien.

Albert pago los marcos, y salieron de la tienda, caminando hacia donde John pudo estacionarse, en ese trayecto y por malhumorado, Albert piso una de las lozas sueltas de esa calle y también se torció el tobillo.

Al –Lo que me faltaba, ouchh.

Ar –Recárgate, yo te ayudare.

Al –Gracias.

Ar –Eso te pasa por venir de mal humor y sin razón, tú sabes cuánto te ama Candy, así que no tienes derecho a pensar mal de ella.

Al –Pero es que….

Ar –Mejor piénsalo y no digas nada, antes de llegar a casa, veremos si el mal humor ya se te pasó.

Al entrar al auto, Archie tomo una de las fotos, y sacándola de la caja en la que estaba se la entrego a Albert.

Ar –Piensa si ella estaría allí contigo, si no te amara.

Albert solo se quedo mirando la foto sin decir nada.

Al llegar a Lakewood, Albert por fin dijo algo.

Al –Archie, Saca las fotos de las cajas, John, desaste de estas cajas, no las quiero adentro de la casa.

Jn –Si señor.

Ar –Porque no quieres las cajas?

Al –Porque se dará cuenta de que fui al mismo lugar donde ella va y pensara que la estoy espiando, debo confiar en ella, no es lo que tú me dices?.

Ar –Si, está bien.

Los últimos en llegar para la cena fueron precisamente Albert y Archie, quien ayudaba a caminar a su amigo lastimado.

Ar Al –Buenas noches.

Ca –Albert que te paso? –Dijo mientras se levantaba como de rayo de la silla.

Al –Estoy bien, me torcí el tobillo bajando del auto, eso es todo.

Ca –Archie llévalo a la sala, iré por mi maletín.

Ar –Si Candy.

Candy subió y bajo con la misma velocidad, y entro a la sala donde ya estaba Albert semirecostado en el sillón.

Ca –Dorothy?

Do –Si señorita?

Ca –Trae una bolsa con hielo por favor.

Al –No es nada Candy.

Ca –Déjame ver.

Al –A veces exageras.

Ca –Entonces si te cuido es por exagerada?

Al –Un poco.

Ca –Y yo que creí que sabias que si te cuido, y exagero, es porque te amo!.

Al –Es cierto eso?

Ca –Como?

Al –Digo que, es cierto! Lo haces porque me amas.

Ca –Pensé que era una pregunta.

Al –Lo dije mal, eso es todo.

Ca –No dudaras de que te amo verdad?

Al –Pues, ouchh

Ca –Lo dudas?

Al –No, no lo dudo! Que ruda!

Ca –Ya esta, con un poco de hielo y esta venda estarás mejor.

Al –Gracias, sabes con que me sentiría mejor?

Ca –Creo que sí. Y dándole un beso le cerró la boca, después de unos minutos se separaron.

Al –Si, definitivamente me siento mejor, -dijo aun con los ojos cerrados y saboreándose ese beso.

Ca –Albert!, vayamos al comedor, recárgate en mi.

Al –Si puedo ouch, si puedo recargarme en ti gracias.

Ca –Ya regresamos.

SE –Te encuentras bien William?

Al –Si tía, solo fue una torcedura.

SE –En ese caso cenemos.

Todos disfrutaron de la cena, hablaron de las actividades realizadas durante el día y del cómo iban los planes para la apertura del pabellón y lo de la escuela para niños ciegos.

Al final de la cena todos se despidieron y subieron a sus habitaciones.

Ar –Vamos Albert, yo te ayudare a subir.

Archie llevo a su habitación a Albert, Candy entro para darle las buenas noches.

Ca –Dulces sueños, príncipe, me voy ya.

Al –Porque tan rápido?

Ca –No quiero que me vea aquí la tía Elroy.

Al –Es cierto, tan solo pásame lo que está debajo de mi saco, sobre la mesita, pero ten cuidado.

Ca –Si, son las fotos, que bien se ven.

Al –Toma tu foto.

Ca –Gracias, por cierto envié el telegrama que me pediste.

Al –Gracias, que duermas bien.

Ca –Nos vemos, buenas noches.

Y Candy salió aprisa de la habitación de Albert.

Albert tomo la foto en sus manos y se quedo mirándola, pensando “En realidad si sentí celos, pero sé que ella me ama, no debo pensar en otra cosa, debo tener la confianza que ella me tiene a mí”, y con ese pensamiento se quedo dormido.

Al día siguiente se levanto y su tobillo estaba mejor, se baño y se alisto para ir a la oficina, y cuando iba a bajar para desayunar tocaron a su puerta.

Al –Adelante.

Ca –Buenos días príncipe, como sigue tu tobillo?.

Al –Ya estoy bien.

Ca –Me alegra, entonces bajamos a desayunar?

Al –Si, vamos.

Albert se acerco a la puerta, y jalo a Candy hacia adentro para darle un beso, y después de eso…

Ca –Albert!

Al –Vamos ya.

Ca –Eres incorregible.

Al –Te molesta?

Ca –No.

Jajaja.

Los últimos en bajar fueron Stear y Archie.

SE –Nuevamente tarde jóvenes?

Al St –Lo sentimos tía.

Do –Señorita Candy, un telegrama para usted.

Ca –Gracias Dorothy.

Candy, nos veremos por la tarde en Lakewood, gracias, Tomm y Steve.

Ca –Es de Tomm, que llegara por la tarde con Steve.

Al –Que bien, entonces hablaremos con ellos esta tarde, para decidir lo del viaje.

Ca –Cual viaje?

Al –Lo comentaremos por la noche después de hablar con Steve.

Todos terminaron de desayunar, quedando listos para comenzar con su día.

Ca –Albert puedes llevarme al hospital?

Al –Si claro.

En el camino.

Ca –Ahora si me puedes comentar sobre cual viaje?

Al –Ya decía que era raro que me pidieras que te llevara al hospital.

Ca –Bueno pero cuéntame.

Al –Eres muy curiosa, sabes.

Ca –Si, pero no me cambies el tema.

Al –Esta bien, es con referente a un viaje a México, tal vez tenga que ir a ver qué sucede con el rancho.

Ca –Como?, pero no se supone que los Leegan eran dueños de ese rancho?

Al –No lo son, solo lo administraban, pero han surgido algunas cosas y tendré que ir a ver qué sucede.

Ca –Y cuando salimos?

Al –Salimos?

Ca –Tu mismo le dijiste a George que no viajarías sin mí.

Al –Bueno pero estas son circunstancias diferentes.

Ca –Porque son diferentes?

Al –México no es como Francia se que es algo más rudo, a demás yo no conozco por allá, ni sé como sea el viaje.

Ca –Pues yo conozco parte del viaje, recuerdas?

Al –Si, pero no el lugar a donde voy.

Ca –Albert, no pensaras viajar sin mi verdad?

Al –Entiéndeme, es por tu seguridad.

Ca –No señor, no lo entiendo, sabes bien que puedo cuidarme.

Al –Pero Candy!

Ca –No!, no te dejare ir solo!

Al –No voy solo, Archie ira conmigo.

Ca –Archie?, supongo que también George

Al –No, George se quedara en la empresa mientras regresamos.

Ca –Pues entonces iré con ustedes.

Al –Candy! Por favor –dijo haciendo señas de que no era el lugar apropiado para platicar porque venía John.

Ca –Lo arreglaremos en la noche.

Al –Si, pero no quiero que te vayas enojada.

Ca –Esta bien.

Cambiaron el tema, se tranquilizaron y llegaron al hospital, casualmente en ese momento iba también llegando Michael.

Mi –Candy, Albert, buenos días.

Al –Buenos días Michael.

Ca –Nos veremos por la noche Albert.

Al –Si amor, decía mientras la jalaba para darle un beso bastante cálido.

Michael, se hizo el disimulado y volteo para otro lado.

Ca –Albert! Decía totalmente ruborizada.

Al –Que tengas buen día Michael, salúdame a Elizabeth.

Mi –Si, de tu parte.

Albert subió al auto y se fue –“tenía que llegar precisamente él”

Mi –Me parece que estaba algo molesto o algo raro no?

Ca –Quien? Albert?, si, también me lo pareció.

——————————————————————————-

Para la hora del almuerzo Candy había salido ya, a la salida del hospital, John estaba esperándola.

Jn –Señorita Candy.

Ca –John?, que haces aquí?

Jn –El señor William me pidió que viniera por usted.

Ca –Que raro, pero está bien, vamos.

Al abrir la puerta del auto, un ramo de coloridas flores estaba sobre el asiento, cuando Candy se inclino para tomarlo Albert la saludo.

Al –Espero que te guste!

Ca –Albert! Ouchh. -Dijo levantándose rápidamente y pegándose con el marco de la puerta del auto. 

Al –Jajaja, lo siento amor, no pensé sorprenderte.

Ca –Que haces aquí?

Al –Decidí venir por ti para almorzar juntos, las cosas en la oficina están tranquilas hoy.

Ca –Genial, entonces vamos.

Al –A la pequeña Italia?

Ca –Si.

Al llegar, pidieron la mesa de siempre y comenzaron a almorzar.

Ca –Creo que nunca me cansare de este lugar, me fascina la cocina de Pietro.

Al –Ya lo veo.

A la hora del postre, el mesero llego con las bebidas y un plato pequeño en el que se encontraba un cuernito y una nota.

Señorina Candy.

Gracias a usted estos cuernitos han sido un éxito.

Pietro.

Al –A que se refiere?

Ca –Es que hace unos días, Michael y yo salimos a… a almorzar y me encontré a Pietro, quien nos invito a comer aquí para que le diera mi opinión sobre estos cuernitos de los que le había hablado. “Casi digo lo de la pintura” –pensó para si.

Al –Con Michael, mm, no se supone que no traeríamos a nadie aquí?

Ca –Pensábamos ir a la cafetería que está cerca del hospital, pero Pietro insistió, así que yo no traje a nadie, él fue quien nos trajo a ambos.

Al –mmm, que bien.

Ca –Voy al sanitario, permiso.

Al –Si.  “Michael, Michael, en todos lados Michael”.

Ca –Terminaste?

Al –Como?, si, termine.

Ca –Bueno, me llevas al hospital?, estaré un rato mas y luego iré a casa para esperar a Tomm y Steve.

Al –Es cierto, sabes a qué hora llegaran?

Ca –Dijeron que en la tarde, pero no sé bien a qué hora.

Ambos se dirigieron al hospital, y al llegar

Al –Te parece si vengo por ti a las 16:00, para irnos a casa?

Ca –Si, me encantara, -beso -me voy entonces.

Al –Nos veremos al rato.

La hora acordada llego, Albert y Candy se reunieron y llegaron a Lakewood, poco después de las 16:00, Tomm y Steve tenían poco tiempo de haber llegado.

To –Mira padre, con un auto así, no sería el viaje tan cansado y tan largo como en la carreta.

Ste –Si, pero en esa cosa no te cabe lo que te cabe en una carreta.

To –No traemos nada!.

Ste –Pues eso en el rancho no nos sirve.

To –Hola Candy, Albert.

Ste –Buenas tardes jóvenes.

Al –Steve, Tomm, pasen por favor.

To –Albert, dile a mi padre que convendría comprar un auto.

Ste –Siempre quiere andar rápido, no sé porque tiene tanta prisa.

Al –Bueno las cosas van cambiando.

Ste –Pero en el rancho no se necesita un auto.

Al –Podría servir para los viajes rápidos como en este caso, así como dice Tomm, el viaje no sería tan pesado.

To –Lo vez padre.

Ste –No sé, no sé.

Al –Quieren descansar un poco, beber algo?

Ste –Me gustaría que empezáramos a hablar de los negocios, antes de la cena

Al –Esta bien Steve, Dorothy.

Do –Si señor.

Al –Se encuentra la tía Elroy?

Do –Si señor, está en la sala.

Al –Pídele que venga a la biblioteca y a George también por favor.

Do –Si señor.

Al –Steve, Tomm, pasemos entonces a la biblioteca, Candy nos acompañas?

Ca –Si.

Ste –Y Candy para qué?

Al –Ella está enterada de los negocios de la familia, e incluso me ha ayudado con algunos, por eso la hago participe de lo relacionado a las empresas de los Andrew.

Ste –Esta bien.

Ya en la biblioteca se encontraban todos, Albert dijo a Candy discretamente.

Al –Hay cosas de este asunto que no conoces, no preguntes y después te lo contare.

Ca –Esta bien.

Al –Aquí tengo los papeles referentes a las compras que ustedes han hecho de reses en el rancho San Andrés, veo que ya son varios años en los que se han realizado estas transacciones, Tomm me comento que recientemente han tenido problemas con la entrega de estas reses.

Ste –Si, hace casi 2 años, Don Juan García, quien pensamos era el dueño, murió, y desde entonces no han estado bien las entregas, pensamos que el nuevo administrador tiene algo que ver, pero no sabemos de quien se trate, cuando buscamos hacer contacto con el nuevo dueño nos enteramos de que les pertenece a ustedes, y por eso estamos aquí.

SE –Si, la propiedad perteneció a mi hermano Henry Andrew, quien se caso y murió en México, yo no quise hacerme cargo de ese rancho y como mi hermano no tuvo hijos, se lo dejo a Juan García a su cargo, pero nosotros nunca perdimos la propiedad, ni los derechos sobre el rancho.

Ste –Ya veo. Pero entonces con quien vamos a tratar estos asuntos?.

Al –Precisamente pienso realizar un viaje a México al rancho San Andrés, para ponerme al tanto de todo lo que se maneja allí, y hacer estos negocios con ustedes.

Ste –En ese caso, Tomm puede acompañarte en ese viaje, para que el vea contigo lo de la compra venta de las reses y no vayas solo.

SE –De hecho mi sobrino Archie, lo acompañara.

Ste –Piensa que vayan los dos, bueno los tres solos?

Al –Si, porque?

Ste –No, no por nada, solo era una pregunta. –dijo algo dudoso.

A la tía Elroy se le hizo rara la pregunta, tal vez, Steve estaba pensando lo mismo que ella, pero sería mejor hablar con él en privado.

Siguieron platicando de negocios y otras cosas, el tiempo transcurrió y.

Toc toc.

SE –Adelante

Do –La cena esta por servirse señora.

SE –Llegaron los demás?

Do –Si señora, incluso la señorita Annie y la señora O´brian, ya están en el comedor.

Ca –Annie? –dijo en voz baja

SE –Esta bien, gracias.

———————————————————————————–

Ya en el comedor, después de la cena.

Ste –Y cuando tienen pensado viajar Albert?.

Al –Pues sería el sábado por la mañana, aunque en realidad no sé ni cómo irnos.

Ge –Se irían en ferrocarril señor, harán una escala en la frontera y de allí tomaran el otro que los lleve directamente a Coahuila.

St –Coahuila, que eso no está en México?

Al –Así es.

Ar –Y a que vas a México?.

Al –Vamos, tu vienes conmigo.

Ar –Que?, pero…

Ca –Yo iré con ustedes.

Al –Candy por favor.

Ste –No es una mala idea.

Al –Como?

SE –Silencio, señor Steve, puedo hablar con usted en privado por favor.

Ste –Si señora Elroy.

Todos se quedaron con cara de sorprendidos y empezaron a hablar entre sí.

Ca –Pensé que estarías en tu casa Annie.

An –La señora Elroy, fue hoy a mi casa a hablar con mis padres y me pidió estuviera presente hoy para la cena.

Ca –La tía Elroy te pidió que vinieras?

AM –México, es un lindo país, me han platicado mucho de él

Pa –Abuela, pero dicen que es peligroso.

St –Yo tuve un compañero en Francia que era mexicano, y platicaba con mucho orgullo de su país.

Al –Candy, por favor no insistas en ese viaje.

Ca –dijimos que lo platicaríamos y Steve dice que es una buena idea, así que no pienso quedarme aquí.

Al –Pero entiende que….

——————————————————————————-

En la biblioteca.

SE –Tome asiento por favor.

Ste –De que desea que hablemos?

SE –Parece que usted y yo tenemos la misma idea sobre que Archie y Albert viajen solos y más ahora que Tomm ira con ellos.

Ste –Es sobre eso, Pues dígame usted.

SE –Mi hermano Henry viajo a México en busca de propiedades nuevas para la familia, en su segundo viaje, conoció a una mujer con la cual se caso y ya nunca regreso, he escuchado historias de que los jóvenes no deben viajar solos y con la experiencia de mi hermano, temo que Archie y Albert…

Ste –La entiendo, se que las mujeres Mexicanas son muy hermosas y que tienen el don para conquistar el corazón de cualquier hombre, Tomm no me preocupa, de hecho si regresa casado mejor, me urge conocer a mis nietos, pero en cuanto a Archie y Albert, si me preocuparía.

SE –Cree que sea mejor que no viajen?

Ste –De hecho Candy me dio la respuesta, ustedes tienen que ver los asuntos de ese rancho y Albert tiene que viajar, Archie lo acompaña, pero yo diría que no fueran solos, Candy y Annie tienen que ir con ellos para que se aseguren de que ellos regresen.

SE –Que ellas viajen a México? Pero eso es seguro?

LEER EL SIGUIENTE CAPITULO

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

13 comments

  1. eeehhh muy leeendo x fa no tardes tanto en publicar el otro jkajka adeeeiozzzzzzzzzzzz

  2. OOOOOO……!!!!! linda historia….jajajaja….creo k le va a tocar sentir celos va a ser a candy..jajaja ya quiero leeer el siguiente…

  3. me encanta tu historia le da sentido a la vida de candy, y me encanta la idea de que albert y candy se casen y que stear siga vivo.
    eres la mejor y por fa no tardes mucho con el siguiente capitulo que estan espectaculares y jajaajjajaja son presiosos.
    eres una exelente escritora.

  4. SIIIIIIIIII,bello
    me.encanta.tu.forma.de
    escribir.

    Felicidades.doble:
    A.ti.y.a.todas.las
    madres.

  5. Lindo capitulo cali, me gusta la confianza que albert tiene hacia candy aunque un poco dudoso o mejor dicho celoso pero al final el amor todo lo puede…….

    Esperare anciosa el siguiente capitulo

  6. muy bueno y no tardes en publicar el otro capitulo por fis .

  7. QUE MARAVILLOSA HISTORIA ESTARE ANSIOSA ESPERANDO EL SIGUIENTE CAPITULO…..ME ENCANTA QUE ALBERT SIENTA CELOS,SE NOTA QUE LA AMA DEMASIADO…GENIAL SIMPLEMENTE GENIAL..!!!!

  8. grasiasssssss por el capitulo y por las flores alas muejres mexicanas jajajaja

  9. me encanta Albert por la confianza que le tiene a Candy yo quiero un novio así jeje que suerte de Candy. Felicidades, me encanta la historia 🙂

  10. super lindo 😀

  11. hoooooola esta muy emosionante y la confiansa que se tienen uno al otro pero tambien me gusta los celos de albert y la pequeñas discusiones que tiene con Candy sigue la historia plis.

  12. No sabes lo mucho que disfruto leer tu fic… eres genial!!!!!!!!!! muchas gracias, amo mucho tu imaginacion, con naturalidad narras algo tan bello y tan realista… una familia llena de amor y confianza y unida como las cosas deberian de ser.. que bello!!!!!!!!!!! odio las historias donde solo hay violencia e infidelidades y envidias o celos. Pero tu escribes cosas tan bellas, sin necesidad de utilizar estos factores antes mencionados que veo por todos lados. Eres genial!!!!!!!!!!!!

  13. Hay q Candy deberia aclarar las cosas. Y q emocionante un viaje a Mexico

Leave a Reply

Your email address will not be published.