Home / Fan trabajos / Inicia una nueva vida Capítulo 21

Inicia una nueva vida Capítulo 21

CAPITULO 21 

Un Secreto entre tres.

 

An –Aunque siempre nos reñían en el hogar, era muy divertido estar con ella, la extrañe mucho cuando fui adoptada, pero en el colegio también me divertí.Los chicos pasaron conversando el resto de la tarde, hasta que llego la hora de la cena.

Toc toc.

Al –Adelante.

Ar –Me han dicho que tienen toda la tarde aquí conversando, no se supone que Candy y Albert deben descansar?

Al –Si, estamos descansando, pero es mejor con la compañía.

Ar –En ese caso no me equivoque al pedir que subieran la cena.

An –Tan temprano?

Ar –Temprano?, son cerca de las 20:30

An –Yo debo irme, mis padres me esperan.

Ar –De camino de la oficina, pase a tu casa y al no verte les dije a tus padres lo sucedido, tu papa me dijo que podías quedarte hasta que Candy se recuperara.

An –Que bien, la familia está reunida.

Jajaja

Ar –De que hablan?

An –Después te contare.

Ar –Dorothy, Luci, dejen todo en la mesita, nosotros nos arreglaremos.

Todos cenaron y conversaron otro rato.

Candy se movió y se quejo aun estando dormida, Albert se levanto a verla y cambiar otro paño.

An –Aun tiene fiebre?.

Al –Si, estará subiendo y bajando todavía un poco, pero ya está más estable.

Pa –Sera mejor que nos retiremos, todos debemos descansar.

Ar –Pediré que suban por esto.

Al –Chicos, gracias por estar aquí.

St –No tienes porque agradecernos, después de todo somos una familia o no?

Al –Si, y me alegro.

Todos se despidieron y se marcharon a sus habitaciones, pero Annie y Archie se quedaron conversando en las escaleras.

Ar –Y de que tanto estuvieron hablando?

An –Pues de todo un poco. Y que a todos nos agrada vivir aquí y estar juntos.

Ar –Así que fue una plática entretenida.

An –Si. Archie?

Ar –Dime.

An –A ti te gustaría que cuando nos casemos vivamos aquí en Lakewood?

Ar –Ven, vayamos a mi habitación.

An –No debemos hacerlo y lo sabes.

Ar –Prometo que solo hablaremos, son temas que no deben platicarse en las escaleras.

An –Esta bien.

Entraron a la habitación de Archie y se sentaron en los sillones individuales que había allí.

Ar –Vivir aquí en Lakewood, pues no lo sé, supongo que Candy y Albert vivirán aquí, así que tendríamos que buscar otro lado.

An –Entonces en mi casa?

Ar –No te gustaría vivir en Londres?

An –No, estaríamos solos allá.

Ar –Bueno pero después tendríamos hijos, ya no estaríamos solos.

An –No, me gustaría que mis hijos convivieran con los de Candy y Patty, que sean fiestas de cumpleaños con muchos niños, y que podamos pasar fiestas juntos, acaso a ti no te gusta que estemos todos juntos?

Ar –Ahora que lo mencionas si, cuando perdí a Stear, no sabes cómo extrañaba sus locuras, el convivir con él todo el tiempo, el ver qué nuevo invento me haría reír, todo eso, sin Anthony ni Stear, me sentí muy mal solo, ahora que está aquí, me agrada platicar con él, extraño sus inventos, e incluso me gustaría ayudarle con alguna locura como antes, pero el solo tenerlo, créeme que lo valoro mas.

An –A eso me refiero, crees que estando tú y yo en Londres no nos perderíamos esas cosas.

Ar –Si tienes razón, y hablando de locuras, cuántos hijos te gustaría que tuviéramos?

An –No lo sé tal vez 3.

Ar –Bueno mínimo dos, no me gustaría uno solo, necesitaría a alguien para divertirse.

An –Estoy de acuerdo contigo.

Ar –Y te gustaría que nos casemos pronto?

An –Bueno no tan pronto, pero si lo suficiente para poder disfrutar a nuestros hijos siendo jóvenes, ahora que estoy como voluntaria en el pabellón infantil, se que los niños requieren de mucha energía, y no quiero ser demasiado grande, para no poder disfrutarlos.

Ar –Estoy de acuerdo contigo.

An –Bueno es hora de irme a dormir.

Ar –Pero Eliza está en la habitación azul no?

An –No, ella se fue desde la mañana, Dorothy me dijo que se molesto de que nadie bajara al comedor para desayunar, pensó que nadie quería estar con ella y prefirió irse.

Ar –Bueno en parte tiene razón, pero no se despidió?.

An –Ya no había nadie en la casa, y Dorothy no le dijo que Candy y Albert estaban en una habitación, pensó que si le decía, armaría un alboroto como siempre, cuando yo llegue ella se había ido.

Ar –Y nadie le dijo nada de lo que ocurrió anoche?, no puedo creer que no se diera cuenta.

An –Dorothy me dice que ha estado durmiendo mucho, supongo que por su embarazo.

Ar –Me alegro, pediré a John que suba tu maleta y a Dorothy que mañana te arregle tu ropa.

An –Esta bien, me voy entonces.

Ar –Puedo subir a desearte buenas noches después de hablar con Dorothy?.

An –Si, me agradaría.

Ar –Entonces te veo en un momento.

Annie se fue a su habitación, pero no quiso cambiarse de ropa hasta despedirse de Archie, al poco tiempo Archie y John llegaron para dejar su maleta.

Ar –Eso es todo John, gracias.

Jn –Si joven Archie, buenas noches.

Buenas noches.

Ar –Bueno señorita me despido, que pases buenas noches.

Archie y Annie siempre se despedían tímidamente, pero en esta ocasión fue diferente.

An –Archie, nunca me habías besado así.

Ar –Lo sé, pero créeme que a partir de hoy lo hare.

An –Archie

Ar –Ya no seas tan tímida y menos conmigo por favor.

An –Lo intentare.

Ar –Buenas noches, te quiero.

An –Buenas noches, que duermas bien.

El día siguiente transcurrió tranquilo, Candy seguía dormida, Albert se sentía mejor pero aun así no quiso dejar a Candy, solo fue a su habitación a darse una ducha, cambiarse de ropa y regreso a la habitación con ella, Annie los visito por la mañana y se fue al hospital, todos regresaron para la noche y cenaron juntos otra vez en la habitación de Candy, Archie llevo algunos papeles para que Albert los revisara y los puso sobre la mesita.

Al –Buenas noches mi amor, dulces sueños, espero que mañana ya te encuentres mejor.

La fiebre de Candy ya había bajado, ya solo permanecía dormida pero estable, a la mañana siguiente Dorothy llevo el desayuno a Albert y un té para Candy, Albert se dedico a revisar los papales pendientes pero desde la habitación de Candy, Annie, Archie, Stear y Patty, habían pasado en la mañana para ver como seguía ella, y avisar si vendrían o no a almorzar.

Al medio día:

Ca –Albert? Albert?

Al –Tranquila mi amor, aquí estoy.

Ca –Que sucedió?

Al –Es una larga historia ya te contare, pero ya estas mejor, como te sientes?

Ca –Como si hubiera dormido mucho.

Al –De hecho así es, llevas casi 3 días dormida.

Ca –Como?

Al –No te alteres, ya entenderás después, quédate tranquila.

Ca –Me siento mareada, porque?

Al –Es normal, bebe un poco de agua, te sentirás mejor.

Ca –De hecho tengo hambre.

Al –Eso es muy bueno, te pediré algo, no te levantes aun, de acuerdo?.

Ca –Si.

Albert salió y bajo a la cocina para pedir algo para Candy, cuando subió, dos visitantes venia con él.

Al –Candy?

Ca –Si?

Al –Alguien desea verte

Ca –Quien?

Puppe salto del hombro de Albert hacia el regazo de Candy, y Clin subió a la cama de un salto

Al –Tranquilos Puppe y Clin, Candy aun está cansada.

Ca –Puppe, que lindo es verte, Clin, me alegra mucho que estés aquí.

Al –Ellos también estaban preocupados por ti.

Ca –Recuerdo a la cierva pero ya no se que mas paso.

Al –Cierva?, a ver cuéntame, recuerdas a que saliste ese día?

Ca –Puppe vino para mostrarnos algo, como no pudiste ir, salí yo, montamos a Antonieta y llegamos cerca de la casa del bosque, Clin estaba junto a una cierva que no podía dar a luz a su cervatillo y la ayude, después no se qué paso.

Al –Por eso me buscaste en la biblioteca? Porque Puppe llego?

Ca –Si, pero estabas ocupado, Puppe seguía muy inquieta así que fui con ella.

Al –Lo siento amor, debí haberte escuchado.

Ca –Estabas ocupado, lo entendí, pero porque estoy aquí?, que sucedió?.

Al –Puppe regreso por mí, fui a buscarte y te encontré debajo de un árbol con Clin, te acababa de morder una serpiente.

Ca –Una serpiente?, si ya recuerdo, trate de montar a Antonieta pero un rayo la asusto y se fue, amarre mi listón a Puppe, para que vinieras.

Al –Si así fue, cuando llegue Clin me mostro que serpiente te había mordido ya que la mato, y con eso supe que debíamos hacer.

Ca –Recordé lo que me contaste que se hace cuando te muerde una serpiente, y me quede sentada bajo el árbol.

Al –Eso ayudo mucho, de hecho no pensé que despertaras tan pronto, pensé que tardarías 2 días más en despertar.

Toc toc.

Al –Adelante

Do –Aquí están los alimentos señor, puedo ver a la señorita?

Al –Claro que si Dorothy pasa.

Do –Señorita Candy, que gusto verla despierta, se siente mejor?

Ca –Si Dorothy, por lo menos con hambre.

Do –Entonces ya está usted bien, todos en la cocina y el servicio le mandan sus saludos, y Joseph me pidió que le dijera que para mañana el desayuno le tendrá sus cuernitos de chocolate.

Ca –Que rico, dales las gracias por favor.

Do –Si señorita, permiso.

Al –Oye, te consienten demasiado.

Ca –Yo no tengo la culpa.

Al –Si la tienes, y por eso te amo, -Agregando un tierno beso.

Ca –También extrañe esos besos, qué hora es?

Al –Son cerca de las 12:00 porque?

Ca –No se supone que deberías de estar en la oficina?

Al –Debo entender que no te agrada mi compañía?

Ca –No!, pero deberías de estar trabajando.

Al –Lo estoy haciendo, -dijo mientras le mostraba la mesa con los papeles.

Ca –Y porque estás aquí?

Al –Porque no quería dejarte hasta ver que estuvieras bien, si quieres me voy.

Ca –No, no te vayas, este desayuno esta delicioso.

Al –Supongo que el hambre fue la que te despertó.

Ca –Oye!

Al –Jajaja, estoy bromeando, te molesta si sigo revisando esos papeles?

Ca –No.

Mientras él veía los papeles, ella desayunaba y platicaban los dos, hasta que Albert no obtuvo respuesta a su comentario.

Al –Candy?, -“se quedo dormida de nuevo”. –Puppe, Clin no la despierten de acuerdo.

Para la hora del almuerzo, Patty, Stear y Annie habían llegado.

Toc toc.

Al –Adelante.

An –Buenas tardes Albert.

Al –Hola chicos.

Pa –Aun no despierta?

Al –Si ya lo hizo, comió algo y se quedo dormida de nuevo.

St –Es una buena noticia.

Al –Si en realidad sí.

An –Bajaremos a almorzar o que suban la comida?

St Pa Al –Que la suban.

Jajaja.

Pa –Parece que ahora estamos más a gusto aquí.

Ca –Ya es hora de almorzar?

An –Solo piensas en comida?

Ca –No, pero de eso hablaban.

Jajajaja

Pa –Como te sientes?.

Ca –Mareada.

Al –Le digo que eso es normal, en dos días ya estará trepando arboles otra vez.

An –Significa que aun puedo quedarme dos días más?

Al –Todos los que quieras Annie.

St –También significa que seguirás durmiendo aquí dos días más?

Ca –Como?

An –Albert no te ha dejado sola ni un solo instante, se ha quedado a trabajar, dormir y comer aquí contigo.

Ca –En serio?

Al –Si.

Ca –Entonces tú eras el que roncaba anoche?

Al –Como?

Ca –Jajaja, estoy bromeando.

Pa –Ya está bien, si ya come y hace bromas, ya está bien.

Jajajaja

Al –En realidad no sé si ronco, nunca se han quejado.

Ca –Oye!

Al –Bueno, George y Stear nunca me han dicho nada.

Ca –Ha!

St –A mi no me pregunten yo duermo profundamente.

—————————————————————————–

La tarde paso en compañía de los amigos, Archie llego para la cena llevando más papeles para Albert.

Al –Ya empiezo a extrañar a George.

Ar –Aun así tú tendrías que firmarlos.

Al –Annie, mañana por la mañana estarás ocupada?

An –No, en realidad no, necesitas algo?

Al –Que te quedes con Candy, ya me ausente mucho de la oficina.

Ca –Ya estoy bien, puedo quedarme aquí.

An –Si, me quedare con ella.

Al –Te lo agradezco, sé que es tan inquieta que si no hay alguien que la tenga en cama, seguramente iría a trepar un árbol o algo similar.

Ca –No es cierto.

Al Pa An –Es cierto.

Jajaja

Todos se despidieron para irse a sus habitaciones, Albert terminaba de recoger sus papeles y se disponía a retirarse.

Al –Dulces sueños amor.

Ca –Te irás?.

Al –Ya estas mejor, así que te dejare dormir tranquila, para que no escuches mis ronquidos, -dijo con ironía

Candy con cara de consiénteme, dijo -Príncipe, tú mismo dijiste que aun no estaba bien, verdad?

Al –Aja.

Ca –Y tu le pediste a Annie que viniera a cuidarme, verdad?

Al –Aja.

Ca –Y tu dijiste que no te irías hasta que estuviera bien, verdad?

Al –Aja.

Ca –Entonces tienes que quedarte a cuidarme y dormir aquí como en los otros días, porque según tu, todavía no estoy bien.

Al –Esta bien, me quedare aquí en el sillón.

Ca –No, apapáchame un ratito, como la vez en la casa del bosque.

Al –Tu no querías esa vez.

Ca –Pero ahora sí. Verdad que si?

Al –Está bien –dijo cerrando los ojos mientras pensaba “no sé decirle que no”

Albert coloco las frazadas arropando a Candy, y él se acostó sobre ellas, tal y como estaba vestido, cubriéndose con una frazada, Candy se acerco a él y se metió entre su brazo y su pecho.

Ca –Príncipe?

Al –Dime.

Ca –Te amo, gracias por cuidarme.

Al –Y yo a ti te amo, por eso lo hago.

Ca –Y que asuntos de la oficina estabas viendo.

Albert comenzó a platicarle que papeles estaba firmando, después de unos 5 minutos le hizo una pregunta que ella no contesto.

Al –Candy?, amor?, dulces sueños amor.

Y cerró los ojos para conciliar el sueño también, la noche fue tranquila, a la mitad de la noche, Albert sintió que Candy cambio de posición y al no recordar donde estaba despertó, vio que Candy se había girado hacia el otro lado y pensó “será mejor que me vaya a mi habitación” “aunque en realidad estoy muy a gusto aquí, es tan rico dormir abrazado a ella”. No lo pensó mas, se giro hacia ella, la jalo hacia sí, y la abrazo, estando las frazadas de por medio, y ella sintió un abrazo tan dulce que se dejo consentir, aun estando dormida.

La mañana hizo su aparición, eran cerca de las 07:00 cuando él despertó.

Al –“Aun duerme, no la despertare, tengo que alistarme para irme” –ya regreso amor.

Albert salió, se fue a su habitación se dio una ducha y se puso ropa adecuada para ir a la oficina, bajo a desayunar algo ligero y volvió a subir para despedirse.

Al –Le dejare una nota.

Candy.

                      Pórtate bien, descansa y recupérate, nos veremos más tarde

                      Te amo, Albert.

Al –La pondré en esta almohada, olvidaba la flor, listo.

Albert dio un beso en los labios a Candy y se fue.

Annie llego después de que Albert se fue, casi cerca de las 9:00, entro y vio dormida a Candy, así que bajo para pedir subieran desayuno para ambas.

Joseph se asomo por el comedor donde se encontraba Annie.

Js –Señorita Annie?

An –Si Joseph

Js –La señorita Candy va a desayunar verdad?

An –Si, porque?

Js –Es que los cuernitos de chocolate aun están calientes, y sé que a ella le gustan así.

An –Entonces ponlos en la charola y la subiré antes de que se enfríen.

Js –Si señorita,

An –Joseph?

Js –Si señorita?

An –Me puedes dar unos a mí también?

Js –Claro que si señorita.

Dorothy salió con las charolas, Annie tomo una y subieron a la habitación.

An –Gracias Dorothy.

Do –Pero la señorita Candy aun duerme.

Annie tomo uno de los cuernitos calientes y le dijo a Dorothy –Quieres ver lo rápido que despierta? Y acerco a la nariz de Candy aquel recién horneado cuernito.

Ca –mmmm, que rico –y abriendo los ojos busco el origen de aquel aroma.

Annie volteo hacia Dorothy sonriendo, -te lo dije. Jajaja

Do –Jajaja.

Ca –De que se ríen?

An –Buenos días.

Ca –Jajaja, buenos días, veo que traen el desayuno, y huele muy bien.

An –Nunca cambiaras verdad?

Ca –No –contesto acompañada de su clásica sonrisa y mueca.

Ambas chicas desayunaron, platicaron y rieron

Ca –Sabes cómo va San Julián?

An –Te refieres al nuevo pabellón?

Ca –Si.

An –Ayer vi que estaban metiendo algunas camas y otros muebles, parece que ya lo terminaron.

Ca –Es Fabuloso, y será genial que Michael se encargue de toda esa área, será un gran logro en su carrera.

An –Oye, con respecto a Michael

Ca –Que pasa con él? Está bien?

An –Si, bueno no lo sé, no lo he visto, pero…

Ca –Que sucede Annie?

An –Iré por algo para que me entiendas.

Annie trajo consigo una copia del diario donde se encontraban las fotos de Candy con Michael y alguien más.

An –Lee la página 5

Candy abrió el diario y leyó lo que decía, se molesto por aquellas insinuaciones.

Ca –Como es posible que escriban algo así? Esto es mentira.

An –Pero entonces que haces caminando del brazo de Michael.

Ca –Vamos Annie, no creerás que él y yo?

An –Yo no creo nada, por eso te pregunto.

Ca –Mira aquí, sabes dónde está esta tienda verdad? –dijo mientras le mostraba el diario.

An –Si

Ca –Recuerdas que al final de la calle, las lozas están sueltas?

An –Si, la vez pasada me torcí el tobillo con una de ellas.

Ca –Pues lo mismo me paso, solo que para no caer, me sostuve del brazo de

Michael, adelante esta la entrada de la galería de Don Gaspar Bosco a donde entramos.

An –A una galería? Y para qué?

Ca –Cuando fuimos a Francia nos hospedamos en el Château de los Andrew, en la biblioteca había un cuadro de los padres y la hermana de Albert, que pintaron cuando el tenia como 5 años, todas las noches, él entraba a la biblioteca a ver ese cuadro, pero como no le gusta cargar con cosas, lo dejo allí, yo le pedí a Michael que lo sacaran y lo trajera con sus cosas, después me dijo donde podían restaurarlo y lo llevamos, hace unos días Don Gaspar nos llamo para ver los avances de la restauración y a eso fui allí con Michael.

An –Ya entiendo, piensas que lo restauren y regalárselo a Albert.

Ca –Así es.

An –Y en esta foto?

Ca –El día que fuimos al estudio, Don Gaspar había salido, y tuvimos que regresar al día siguiente, también es Michael con quien estoy en esa foto.

An –Pero están entrando a la pequeña Italia, creo que hay algo de ese restaurante en especial entre Albert y tu, no?

Ca –Si, ambos prometimos que no invitaríamos a nadie a ese lugar, si el otro no iba.

An –Y entonces?.

Ca –Cuando salimos del estudio de Don Gaspar, nos encontramos a Pietro, el dueño de la pequeña Italia, me comento que estaba probando una receta nueva de cuernitos de chocolate, y nos invito a comer con él.

An –Pero él no aparece en la foto.

Ca –Tu sabes que él siempre entra por la parte de atrás.

An –Pues todo es muy entendible, pero esto que escribieron aquí, genera muchas dudas, deberías de explicarle a Albert lo de estas fotos.

Ca –No puedo decirle lo del cuadro, arruinaría la sorpresa.

An –Es cierto, pero puede generar un mal entendido.

Ca –Albert sabe que lo amo solo a él, yo se que confía en mí, y si tiene alguna pregunta, la hará, pero tengo que hablar primero con Michael para que nos pongamos de acuerdo en que decir, mañana iré a San Julián y hablare con Michael.

An –Mañana aun no puedes salir, recuerda que Albert te dijo que tienes que quedarte en cama otro día más.

Ca –Es cierto, tu iras mañana a San Julián?

An –En la mañana un rato, quede de llevar algunos cuentos para los niños del pabellón.

Ca –Podrías decirle a Michael que es urgente que hable con él.

An –Puedo venir con él, y pedirle a John que lo regrese al hospital.

Ca –Si, está bien.

Toc toc.

Ca –Adelante.

Do –Señorita Candy, tiene una visita.

Ca –Una visita? Quien es Dorothy?

Do –Es el joven Tomm.

Ca –Tomm? Deja me pongo mi bata y dile que pase por favor.

Do –Si señorita.

Toc toc.

Ca –Adelante.

To –Buenas tardes, Annie, también estas aquí?

An –Si, que haces por acá?

To –Vine a traer a mi papa a sus estudios médicos.

Ca –Y como está Steve?

To –Todavía estas en la cama?, sabía que eras dormilona, pero esto es demasiado.

An –Candy está en cama porque se recupera de la mordida de una serpiente.

To –Como? Y cuando fue eso?

An –Hace unos 4 días?

To –Y como es que estas viva?

Ca –El veneno de la serpiente no era tan rápido, pero de cierta forma me afecto.

To –Me alegra que ya estés bien.

Ca –Gracias, pero dime, como esta Steve?

To –Pues aun asustado con los doctores, pero bien, lo malo es que el estudio será hasta mañana.

Ca –Y donde te quedaras?

To –En el hospital, no venia preparado para quedarme en algún lado.

Ca –De ninguna manera, te quedaras aquí esta noche.

To –No quiero dar molestias.

Ca –Vamos Tomm, no será ninguna molestia.

An –Y a que se debe tu visita?

To –Es cierto, lo había olvidado. Vengo buscando al señor William, necesito hablar con él

Ca –Con Albert? De qué?

To –Mi padre le compra reses a su rancho en México, pero últimamente no han llegado completas y de la calidad de siempre, pensamos que el nuevo administrador tiene algo que ver.

An –No sabía que Albert tenía un rancho en México.

Ca –Sabia que los Andrew tenían uno, pero no que hacían negocios con ustedes.

To –Yo tampoco, siempre habíamos tratado con Don Juan García, pero él murio hace poco, y al tratar con el capataz, dijo que el nuevo administrador, subió los precios por orden de los Andrew, por eso supimos que ese rancho le pertenecía a Albert.

Ca –Que extraño, nunca habla de el.

To –Pero entonces puedo hablar con Albert?

Ca –El regresa hasta la hora de la cena, allí puedes hablar con él.

To –Bueno entonces regresare a esa hora

Ca –Y te quedaras a dormir aquí esta noche.

To –Esta bien, me quedare, nos veremos más tarde, tengo que comprar algunas cosas todavía.

Tomm se fue, y las chicas se quedaron platicando sobre el tema.

Todos regresaron para la hora de la cena, y como aun Candy se encontraba en su habitación, la reunión fue allí nuevamente.

Do –Señor William, lo buscan?

Al –A esta hora? Quien puede ser?

Do –Es el joven Tomm

Ca –Dile que suba.

Al –Como dices?

Ca –Tomm vino hoy, trajo a su padre a hospital y le dije que podía quedarse a dormir aquí esta noche.

Al –Ha, comprendo.

Toc toc.

Al –Adelante.

To –Buenas noches.

Ca –Pasa Tomm, acompáñanos a cenar.

To –Pensé que para eso tenían un comedor.

An –Y así es, pero como Candy aun no debe salir de cama, preferimos venir a cenar con ella.

Al –Dorothy me dijo que querías hablar conmigo?.

Tomm le conto a Albert la razón por la que estaba allí, lo mismo que había platicado con las chicas.

Al –En realidad desconozco algo de esa propiedad, pensé que era de los Leegan, y supe de ella hasta que iban a llevar a Candy allá.

To –Entonces que haremos con la compra de las reses, con quien podemos ver eso?

Al –Mañana llegan la tía Elroy y George, seguramente ellos saben más de esa propiedad y de lo que se trabaja en ella.

To –Pues yo mañana regreso al rancho.

Al –En cuanto sepa algo te avisare.

To –Esta bien, te lo agradecería.

A la mañana siguiente Candy ya se levanto, se vistió y bajo a desayunar al comedor con todos los demás.

Al –Buenos días Candy, veo que ya te sientes mejor.

Ca –Si, pero a veces me da un mareo.

Al –Eso es normal, hoy todavía tienes que descansar, mañana ya podrás empezar con tus actividades pero poco a poco.

Ca –Esta bien.

Al –Te quedaras aun en casa, así que ve que todo esté listo para la llegada de la tía Elroy por favor.

Ca –Si.

Ar –Hablaras hoy con la tía con respecto al rancho en México?

Al –Si, espero que podamos hablar de eso.

Todos se habían despedido para realizar sus actividades, para la hora del almuerzo, Annie había regresado con Michael, para que hablara con Candy.

Ca –Me alegra que pudieras venir.

Mi –No sabía que estabas enferma, si no, hubiera venido con Elizabeth a verte.

Ca –No es nada, ya estoy mejor.

Mi –Y dime de que querías hablarme?

Ca –Vayamos a la biblioteca.

En la biblioteca estando los tres.

Ca –Quería hablarte de las fotografías que salieron en el periódico. Tuviste algún problema con Elizabeth por ellas?.

Mi –No, claro que no, ella sabe bien lo del…  -Michael guardo silencio porque no sabía si podía hablar del cuadro frente a Annie.

Ca –No te preocupes ella sabe todo.

Mi –Correcto, Elizabeth sabe lo del cuadro y le había yo comentado que habíamos ido, y luego lo del restaurante, sabe la verdad, y Albert te comento algo?.

Ca –No, él confía en mí, así que no me ha dicho nada.

Mi –Pero si te pregunta, debemos ponernos de acuerdo en que decir, nos veremos el próximo viernes y quiero saber que contestarle por si me pregunta algo.

Ca –Si, por eso te pedí que vinieras.

Los tres se pusieron de acuerdo en lo que dirían por si alguien preguntaba.

Mi –Esta bien, pasare con Don Gaspar para que sepa que decir por si acaso.

Ca –No creo que sea necesario, si Albert quisiera saber algo me lo preguntaría directamente.

Mi –Pero tal vez ese molesto reportero no te deje en paz y vaya al estudio a averiguar algo.

Ca –Por esa parte tienes razón.

Mi –Entonces pasare de regreso al hospital, oye asistirás a la apertura del pabellón cierto?

Ca –Claro, no me lo perdería por nada.

Mi –Annie, has hecho una excelente organización de la fiesta, me comentan que será la primera vez en San Julián que habrá un Baile para recaudación de fondos.

An –Bueno me gusta organizar ese tipo de eventos.

Mi –en ese caso quisiera pedirles a ambas que bailen una pieza conmigo cada una, si me lo permiten.

An –Pero Elizabeth no se molestara?.

Mi –No, ella sabe que lo que se trata en este baile es recaudar la mayor cantidad de aportaciones, y con tu idea de pagar por cada pieza de baile, eso será muy divertido.

Ca –En ese caso, me encantara bailar contigo.

An –Igual a mi.

Mi –Bueno entonces ya tenemos un trato.

Michael, Candy y Annie almorzaron juntos, John llevo a Michael de vuelta al hospital y regreso a la mansión Andrew.

Ya por la tarde, la tía Elroy y George habían llegado, platicaron con Candy y Annie sobre cosas sin importancia, la tía había subido a descansar a su habitación para bajar para la cena. Albert llego un poco más temprano, esperando poder hablar con George y la tía.

LEER EL SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

12 comments

  1. Muy bonito este capitulo. Por favor no tardes mucho en subir el próximo. Cuando leo lo que escribes mi imaginación me lleva a la serie animada y me imagino como seria todo en versión animada. Te felicito.

  2. Bonito capitulo, que bueno que lo de candy no pasó a mayores y que ya esta mucho mejor ahora falta que Albert tenga la suficiente confianza para con Candy para no dudar de ella ni tantito…

    Cuidate amiga y felicidades por tu buen trabajo…

  3. Excelente,cap.

    Esperamos.con.ancias.la.conti.

  4. mmmm esta muuyy leeendooo te felicito
    seegue aseeee

  5. yaa viene lo de terry?????????

  6. si Cali, ya viene lo de nuestro queridisimo Terry?
    esperamos con ansias esas lineas en las que aparece Terry.

  7. que buena continuacion sugue que estare esperando por los demas capitulos seria bueno que te apollaran para poderlos poner en la tv como la continuacion de la seri. saludos.

  8. que honda con tigo cali no que subias dos capitulos por semana tu historia a gustado mucho que no queremos que te atrases como otras lo han hecho y son olvidadas las historias por fis no tardes bye y grasias por leer nuestros comentarios.

  9. Hola Cali!!! entre para ver si ya habia continuacion que malo que aun no pero seguire esperando sin decesperacion xq se que como siempre me sorprenderas con tu ingenio, aprovecho para decirte que estos ultimos capitulos me han parecido de lo mas lindos y sabes porque? en la serie apesar de la importancia que siempre se le dio al principe de la colina y a Albert siempre conservo un gran misterio y solo pudimos conocerlo mejor cuando estuvo amnesico y ahi fue cuando mas me enamore de el pero me hubiera gustado saber mas de el. y con tu historia que bien pudiera ser la continuacion de candy candy puedo seguir conociendo a ese personaje lindo, lleno de ternura y amor para dar sin dejar de ser nunca varonil y caballero, a ese Albert que si realmente existiera seria el hombre ideal.(por lo menos para mi seria mi principe azul jeje)
    muchas gracias Cali, realmente disfruto mucho leer tu historia y seguire aqui hasta leermela todita jeje.
    que estes muy muy bien, saludos desde Nayarit!!!

  10. hola cali todos los dias entro para ver si ya hay otro capitulo y me disilusiono al no no ver nada pero estare impaciente sigue no nos dejes esperando ya que las otras continuaciones no terminan y nos quedamos a medias o igual que el final de candy porfabor continuala asta el final gracias de todo corazón.

  11. Saludos Chicas.

    Antes que nada una disculpa por el retraso, pero resulta que me enferme de varicela y no pudieron traerme la lap hasta hoy, asi que sorry, pero ya envie varios capitulos por adelantado, que iran bajando uno a uno por algunos dias, asi que no se desesperen, en cuanto a la frase de Terry, creanme que aun faltan muchos capitulos para ella, y en cuanto a un comentario que me hicieron de que el reencuentro entre Candy y Terry fue muy ligero, pues es porque hay una explicacion de un reencuentro privado del que nadie supo hasta varios años despues en que… mejor leanlo.

    Lupita, de como saque la diferencia de edades, fui como atando cabos entre algunos capitulos, y simplemente decidi que fuera una edad no muy corta pero tampoco muy larga, despues de todo soy participe de Albert y lo queria ver con Candy,(sorry Territianas)

    Espero que les guste la parte de la historia ahora en Mexico, y les comento, aunque se desarrolla en la frontera, tiene muchos elementos de Guadalajara (musica, ropa, etc), que me parecieron mas pintorescos y representativos de nuestro lindo pais, aunque no sean tan propios del norte.

    Por otro lado, sorry para las chicas que la historia les parece algo lenta, simplemente un dia escribo y es lo que me nace, despues de todo para mi Candy tambien tiene cosas graciosas y lindas, y me late que de vez en cuando algo transcurra sin tanto lio, es simplemente mi percepcion, pero ya viene mas drama.

    sonrian y que tengan una linda semana, las leo pronto. Cali.

  12. Pues q Candy no aprende a aclarar las cosas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.