Home / Fan trabajos / Inicia una nueva vida Capítulo 20

Inicia una nueva vida Capítulo 20

CAPITULO 20 

Cuidados para dos

 

MarlMarcial –Encargado del establo

 

Ez –Parece que Candy tiene un nuevo pretendiente, o es solo un amigo?

Al –De que estás hablando?

Ez –Solo digo lo que se lee en el diario

Al –Cual diario?

Ez –El de hoy, deje un ejemplar en la biblioteca, puedo mostrárselo.

Al –Esta bien vamos.

Do –Señor William, El señor Gads, desea verlo, ha venido para hablar con usted.

Al –“Que día”, hazlo pasar a la biblioteca por favor Dorothy.

Do –Si señor.

Al –Nuestra platica tendrá que esperar Eliza.

Ez –Si tío William.

————————————————————————-

Albert entro a la biblioteca con el señor Gads, y Eliza subió a su habitación, en ese momento Candy llego, y se cambio de ropa por algo más cómodo, deseaba subir a un árbol y reposar el resto de la tarde antes de cenar, cuando salió, Puppe llego corriendo hacia ella.

Ca –Puppe, pequeña, donde habías estado?, y clin? Pero que sucede porque estas tan intranquila? A donde quieres que vayamos?, si, te seguiré, deja que le avise a Albert.

Candy entro corriendo a la casa, sabía que Albert había llegado pero que estaba ocupado con alguien en la biblioteca, así que solo avisaría que saldría y regresaría para la cena.

Dentro de la biblioteca se escuchaba una conversación no muy grata, pues el tono de voz no era nada relajado.

Al –No señor Gads, puede ser su sobrino, pero defraudo a la planta en la que trabajo y a la gente que confiaba en él, no me puede pedir que lo recontrate o que le de alguna recomendación.

Toc toc.

Al –Adelante.

Ca –Albert te ….

Al –Ahora no Candy, por favor.

Ca –Pero yo…

Al –Ahora no!

Ca –Lo siento.

Candy cerró la puerta y salió a buscar a Puppe, -Vamos Puppe iré por Antonieta, iremos más rápido en ella, Candy ensillo a su yegua y salieron a galope, casi para llegar a la casa del bosque, Puppe, bajo y le indico el camino, Candy bajo de su yegua y camino siguiendo a Puppe, adentro del camino se encontraba Clin junto a una cierva que trataba de dar a luz a su pequeño cervatillo, pero había un problema.

Ca –Por Dios, yo no sé nada de animales, Albert debió venir, pero veré que puedo hacer, tranquila pequeña, yo te ayudare.

Después de algún tiempo y un poco de trabajo el cervatillo pudo nacer, la cierva lo limpio cuidadosamente y todo estaba bien, la cierva se acerco a Candy y la vio, como agradeciendo su ayuda. Candy se levanto y se dirigió al rio para lavarse un poco, pero entre uno de los matorrales se encontraba una serpiente que al sentir la presencia de algo, se asusto y ataco al sentir que se movía algo cerca. Candy fue alcanzada en la pierna por la serpiente que encajo sus colmillos y su veneno en ella, Clin se lanzo sobre la serpiente y logro matarla, pero el daño ya estaba hecho.

Ca –Tengo que subir a Antonieta, necesito llegar al hospital.

Cuando se disponía a montar, un rayo avisando la tormenta, asusto a Antonieta quien salió a galope pero sin Candy, quien cayó al suelo. 

Ca –Puppe, no debo moverme, así el veneno no circulara tan rápido, ve por Albert por favor. –Candy amarro uno de sus listones a Puppe, para que Albert supiera que ella lo había mandado buscar, mientras Clin se quedaba a hacerle compañía y darle un poco de calor.

La tormenta comenzó, Candy se refugió bajo un árbol aunque temía otro rayo, pero así pudo quedarse quieta.

Puppe trataba de correr con todas sus fuerzas, pero la tormenta le hacía más difícil el camino.

——————————————————————————

Sr G –Mis disculpas nuevamente señor William, no tenía idea de lo que había sucedido con mi sobrino.

Al –Ya todo está arreglado.

Sr G –Me retiro entonces.

Albert se quedo solo en la biblioteca y sobre su escritorio vio el diario, lo abrió buscando algo que le diera idea de lo que Eliza hablaba, y en páginas centrales lo encontró.

“La prometida y pupila del señor William se encuentra siempre en compañía masculina y parece estar muy a gusto, lo sabrá él?”.

Y Bajo el comentario dos fotografías, una era Candy del brazo de Michael, pero la otra era Candy entrando a la pequeña Italia con alguien que no se distinguía.

Al –En la pequeña Italia?, prometimos no llevar a nadie. –dijo algo alterado.

Las molestias del día nublaron la razón de Albert, que se encontraba molesto.

Al –Dorothy, dile a Candy que venga a la biblioteca por favor.

Do –La señorita Candy no se encuentra señor

Al –Pero si hace un rato vino a buscarme.

Do –No la he visto, tal vez se encuentre en su habitación, la buscare

Pa –Albert, Albert!

Al –Que sucede Patty?

Pa –Es Puppe

Al –Puppe? Que sucede con ella?

Pa –Esta con Stear, parece que algo pasa, ven.

Albert y Patty se acercaron a la entrada donde se encontraba Stear con Puppe en brazos, totalmente mojada y exhausta por el recorrido.

Al –Puppe, que te sucedió? –dijo mientras la tomaba en brazos.

Puppe trato de mostrarle la cinta de Candy.

Al –Esta cinta es de Candy!, Puppe tu sabes dónde está Candy?

Puppe asintió muy suavemente, y trato de levantarse para guiarlo, pero estaba muy cansada.

Al –Tengo que buscar a Candy, Patty pide a John que te lleve por el Dr. Martin, Stear ve a la cocina y pide que busquen a Candy alrededor de la casa, iré por mi caballo para buscarla cerca del rio.

Pa St –Si.

Albert salió de la casa con Puppe en brazos, se dirigía al establo cuando vio a Marcial, el encargado de los caballos que se dirigía hacia la casa.

Marl –Señor William, Antonieta regreso sola, algo le paso a la señorita Candy.

Al –Hace cuanto que salió Candy?

Marl –Poco más de media hora.

Al –Ensilla mi caballo, saldré a buscarla.

Marl –Pero la tormenta y los rayos lo asustaran, será peligroso.

Al –Pero tengo que buscar a Candy, no puedo esperar.

Marl –Si señor

Al –Cuida a Antonieta.

Albert salió a galope dirigiéndose hacia la casa del bosque, casi al llegar Puppe reconoció el camino y aviso a Albert para que se detuviera.

Al –Es por aquí Puppe? Candy! Candy!

Después de dar unas vueltas Clin los encontró y los guio hasta el lugar, Albert vio a Candy recargada en un árbol, bajo y se acerco a ella, estaba totalmente mojada al igual que él, y su respiración era agitada.

Al –Candy, que sucedió?, responde.

Puppe bajo de brazos de Albert y se coloco junto a Candy, Clin trajo a la serpiente que había matado después de morder a Candy.

Al –Entonces la mordió esta serpiente, gracias Clin, ya sé que debo hacer, solo espero que estemos a tiempo.

Albert guardo la serpiente en la alforja del caballo, subió a Candy y cargo a Puppe y  a Clin, y a galope regresaron a la mansión.

Al –Dorothy, Dorothy, Martha

Albert llamaba a alguien que le ayudara con Candy.

Do –Candy!, señor está bien?

Al –Está totalmente mojada, y muy fría, denle un baño de agua caliente y acuéstenla en su cama.

Do –Pero que le sucedió señor?

Al –La mordió una serpiente

Do –Que?

Al –Haz lo que te digo, donde está Whitman?

Do –En el establo.

Albert corrió nuevamente al establo.

Al –Whitman, Whitman.

Whi –Señor, encontró a la señorita?

Al –Si, necesito que me ayudes a buscar unas hierbas.

Albert dijo que hierbas se necesitaban, Whitman le dijo que en la cocina había un par de ellas, y dijo llevaría las otras en cuanto las tuviera.

Al –Martha, Martha

Martha –Si señor.

Al -Tienes algo de barro donde calentar agua?.

Martha –De barro?, si señor aquí lo tiene.

Al –Tráeme los que te vaya pidiendo, Joseph dame ese cuchillo.

Albert saco de la alforja del caballo que llevaba con él, a la serpiente, la corto y con las hierbas el agua y la serpiente realizo un remedio para Candy, en cuanto lo termino subió a la habitación de Candy, Stear ya estaba allí.

Al –Dorothy trae agua muy fría y compresas, rápido.

St –Que sucede Albert, que tiene Candy?

Al –La mordió una serpiente.

St –Como?, significa que ella va a …

Al –No Stear, espero que estemos a tiempo, su veneno no es tan rápido.

St –Pero el doctor aun no llega, que vamos a hacer.

Al –Ya tengo el remedio, ya se lo estoy aplicando, con esto tiene que mejorar.

Do –Aquí están el agua y las compresas.

Al –La fiebre ira subiendo y será muy alta, la lluvia evito que la fiebre subiera rápido, pero ahora comenzara a subir, en cuanto veas que está subiendo, ponle las compresas.

Do –Si.

St –Como sabes que aplicarle?.

Al –En África vi varios casos de mordeduras de serpientes, conozco la especie que mordió a Candy.

St –Pero cómo es posible que lo sepas?

Al –Clin mato a la serpiente y me la mostro.

St –Y Puppe y Clin, donde estan?

Al –Marcial los está cuidando.

Archie llego corriendo a la habitación.

Ar –Que sucedió? Me dijeron que Candy está mal, que paso?

Stear le conto a Archie lo sucedido y se sentaron a esperar, al poco tiempo Patty llego con el Dr. Martin.

Pa –La encontraron?, que tiene?

Albert le explico al Dr. Martin lo que había pasado y lo que estaba haciendo.

DM –Pues en esto tú tienes más experiencia que yo, así que seré yo el que te ayude, pero debes de cambiarte, estas totalmente mojado.

Al –Esta bien, sostenga esto, y si sube la fiebre póngale las compresas.

DM –Le doy medicamento para la fiebre?

Al –No, tal vez con el veneno o el remedio sea peor, solo póngale las compresas, regresare rápido, Archie, acompáñame.

Ar –Si.

Albert sabía que después de estar tan mojado por algún tiempo, tendría que darse una ducha caliente, Archie preparo algo de ropa y la dejo sobre su cama, Albert termino la ducha y se vistió, para regresar al lado de Candy, sus sobrinos y el Dr. Martin estaban adentro, el servicio esperaba noticias en las escaleras y el pasillo.

Do –Se pondrá bien, verdad señor William?

Al –Solo espero haber llegado a tiempo, si es así, se pondrá bien.

Martha –Que podemos hacer señor?

Al –Rezar, por favor.

Jn –Si señor, lo haremos.

Al entrar, Patty ponía las compresas frías y el Dr. Martin cambiaba el remedio.

DM –Esta cosa se va escurriendo no sé si tenga que ponerle más?

Al –Si está bien, es necesario tener cubierta la mordedura.

Pa –La fiebre está subiendo muy rápido.

Al –Yo me encargo Patty, aun subirá mas.

Un tiempo después, la fiebre subía mas, Candy  comenzaba a inquietarse.

Ar –Que sucede Albert? Qué hacemos?.

Al –Esperar, no podemos hacer nada más.

Patty comenzaba a llorar, Stear trataba de consolarla. Archie, pide a John que lleve al Dr. Martin a la clínica, sus pacientes pueden necesitarlo, y regresa conmigo por favor.

Ar –Si.

DM –Mantenme informado de lo que pase.

Al –Si doctor, gracias.

Pa –Te ayudo con algo más Albert?.

Al –Cambia el agua por favor, necesito que este más fría.

Pa –Si.

St –Lo siento, no puedo ayudarte con nada, me siento tan mal.

Al –No te desesperes Stear, tenerlos aquí es una gran ayuda, pero necesito que te lleves a Patty, tal vez Candy se ponga peor y no quiero que Patty la vea así.

St –Esta bien. Patty y Archie regresaron.

Al –Stear, Patty, Archie, vayan a descansar, solo podemos esperar.

Pa –Pero necesitaras ayuda.

Al –Solo tengo que cambiar las compresas.

St –Vamos Patty, no podemos hacer nada, será mejor irnos, mañana temprano ayudaremos a Albert.

Pa –Esta bien, vendré temprano.

Al –Archie necesito que te encargues en la oficina, lo que tenga que firmar tráelo y lo hare.

Ar –Esta bien, pero avísanos cualquier cosa por favor.

Albert y Candy se quedaron solos, la fiebre era alta y ella se encontraba muy intranquila.

Al –Discúlpame amor, no debí pedirte que te fueras, a que saliste?

A ratos la fiebre bajaba y Albert se quedaba dormido junto a ella, pero en ocasiones la fiebre subía y Candy se inquietaba mucho, Albert paso toda la noche cuidándola y aunque se dio una ducha caliente, aun así se resfrió, pero no se separaría de su lado, era el único que había visto un caso similar.

Ca –Albert, Albert. –Candy comenzaba a delirar, la fiebre era muy alta.

Al –Tranquila amor, ya pronto pasara.

Toc toc.

Al –Adelante.

Do –Buenos días señor, como sigue la señorita?

Al –Igual Dorothy, la fiebre no ha cedido.

Do –Yo me quedare con ella, vaya a dormir.

Al –No Dorothy no me pidas que me vaya de aquí, no lo hare.

Do –Esta bien señor, le traeré el desayuno.

Toc toc.

Al –Adelante.

Pa –Como sigue Candy?

Al –No ha bajado la fiebre.

Pa –Pero tendría que estar mejor o no?

Al –Es pronto para decirlo.

Pa –Pero ella se mejorara, verdad?

Al –Ella es fuerte, se que lo hará.

Pa –Ve a dormir, yo me quedare.

Al –Lo siento Patty, pero no pienso moverme de aquí, así que pueden ir al instituto y hacer sus cosas.

Pa –Pero Albert!

Stear entraba en ese momento

St –Vamos Patty, ella estará bien.

Pa –Esta bien, pero regresaremos temprano y entonces descansaras, de cualquier forma Annie quedo en venir, avísanos si necesitas algo.

Al –Lo hare.

Parecía que la fiebre cedía, pero a ratos era muy alta, sin descansar y resfriado Albert comenzó también a tener fiebre.

Archie había llegado a la oficina y le había pedido a John que fuera por Annie para ayudar a Albert, Annie llego y subió a la habitación de Candy.

Toc toc.

Toc toc

Annie entro al no obtener respuesta, Albert se encontraba sentado junto a la cama de Candy pero también tenía fiebre, así que no escucho la puerta, Candy, aun tenía fiebre y su paño estaba casi seco, Annie cambio el paño de Candy y salió a buscar a Dorothy.

An –Dorothy, Dorothy.

Do –Si señorita.

An –Pide a John que me ayude, trae más agua y otros paños por favor.

Do –Si.

John subió, como la puerta de la habitación estaba abierta, entro.

An –John, ayúdame a recostar al señor William aquí,

Jn –En la cama de la señorita?.

An –Si lo llevan a su habitación, no podre verlos a los dos.

Jn –Si señorita.

Albert sintió que lo movían y trato de resistirse.

An –Tranquilo Albert, soy yo, necesitas recostarte.

Al –Estoy bien, no me moveré de aquí.

An –Estas junto a Candy, no te llevaran a tu habitación. Tranquilo.

Al –Si.

Annie daba vueltas de un paciente a otro para cambiar los paños, por la tarde la fiebre de Albert había bajado y después de dormir, él se sintió mejor.

Al –Annie?

An –Si Albert?

Al –Como esta Candy?

An –Aun no baja la fiebre.

Al –Sigue delirando?

An –No, no lo ha hecho.

Al –Entonces está mejorando, le cambiare la compresa

An –Ya la cambie, recuéstate y descansa.

Al –Se supone que yo estaba cuidándola.

An –Y aun lo haces, por eso no te llevaron a tu habitación.

Al –Gracias Annie.

An –De nada, ahora trata de dormir, me dicen que anoche no dormiste nada.

Al –Ya me siento mejor, me levantare.

An –No señor, quédate allí o le diré a Candy que eres un mal paciente.

Al –Esta bien.

An –Dorothy.

Do –Si señorita.

An –Trae por favor algo de comer para el sr William, que este caliente.

Do –Si señorita.

An –Dejaste el desayuno y anoche no cenaste, así que vas a comer algo.

Al –Si Annie.

Albert se recostaba cuando Candy comenzó a moverse bruscamente, eso levanto como de rayo a Albert y  Annie se asusto.

An –Que sucede?

Al –Es reacción del veneno, pensé que había pasado. Sostenla.

Después de un rato de brusco movimiento, todo se tranquilizo.

An –Que espantoso, nunca había visto algo así, significa que está peor.

Al –Después de esto ya todo paso, solo es cuestión de que descanse, ya estará mejor.

An –Donde aprendiste todo esto?.

Al –En África hay serpientes muy venenosas y otras no tanto, aprendí algunos remedios y afortunadamente este sirvió.

An –Esta serpiente era muy venenosa?

Al –No, es una de las menos dañinas, su veneno solo paraliza un poco, y causa fiebres, si se atiende a tiempo, la reacción que viste es porque queda un poco de veneno en su sangre y el cuerpo reacciona bruscamente para eliminarlo, después de eso, las fiebres bajan hasta que se estabiliza y se recupera, por eso pedí que pusieran esa especie en la propiedad.

An –Que tú la pediste? Pero porque?

Al –En estas tierras siempre ha habido serpientes que controlen la población de roedores, pedí que quitaran cualquier especie mortal, pero como son necesarias, preferí que trajeran estas que no lo es tanto.

An –Por eso sabias que tenias que hacer?.

Al –Si, pero será necesario que alguien más aquí lo aprenda para cuando yo no este.

An –Si, yo también quisiera aprender ese remedio, si puedes enseñarme te agradecería.

Al –Si, con gusto te enseñare.

Toc toc.

Do –Aquí están los alimentos señorita.

Al –Comeré en la mesa.

An –Si Dorothy, trae la charola a la mesa.

Al –Gracias Dorothy.

An –Pero dime, porque te dio a ti fiebre, también te mordió?

Al –No, es que fui a buscarla durante la tormenta, y no me cambie de ropa inmediatamente, solo fue un resfriado.

An –Candy no necesita comer?

Al –Estará bien, solo hay que darle agua.

An –Cuanto tiempo dormirá?

Al –No lo sé, 2 o 3 días tal vez

An –Tanto?, pero tendrá que comer algo.

Al –Mientras este hidratada no le pasara nada.

An –Yo me quedare con ella para cuidarla.

Al –Te lo agradezco Annie, pero no estaré tranquilo hasta no verla en pie, así que no me moveré de aquí.

An –Te entiendo, pero también necesitas dormir y cuidarte.

Al –Lo hare, lo peor ya ha pasado, así que solo me quedare aquí, esperando a que reaccione.

An –Y si la tía Elroy se molesta por verte aquí.

Al –Son circunstancias especiales, ella entenderá.

An –Esta bien, pero vendré durante el día.

Al –Estoy de acuerdo.

Toc toc.

An –Adelante.

Ar –Annie, como sigue Candy?

Al –Ya paso el peligro, solo está descansando.

Ar –Tu no te vez muy bien, que te sucede?

Al –Me resfrié por la tormenta de anoche, pero estoy bien.

Ar –Entonces ya todo estará bien?.

Al –Si, me alegra que llegaras, sucedió algo en la oficina?

Ar –No, en realidad todo estuvo muy tranquilo a diferencia de ayer, solo un par de reporteros que querían hablar contigo por la nota del diario principal de ayer.

An –A que nota te refieres?

Al –Una muy desagradable con respecto a Candy, ese reportero nos hará la vida algo difícil.

An –Pero de que se trata?.

Al –Hay unas fotografías de Candy, acompañada de un hombre en cada una, y especulan su relación con ellos?

An –Como?, pero debe haber un error, tu no pensaras que ella…

Al –No pienso mal de ella, en una de las fotos sale con Michael, y en la otra no se distingue bien quien es, pero sé que hay alguna explicación.

Ar –Pensé que estarías mas alterado.

Al –Lo estaba, pero conozco a Candy y no tengo porque dudar de ella.

Ar –Ya almorzaron?, yo tengo que regresar a la oficina.

Al –Tu y Annie bajen a almorzar, yo acabo de hacerlo y dormiré un rato aquí en el sillón.

Ar –Esta bien, subiré antes de irme.

Archie y Annie se dirigieron a la puerta, Annie se asomo antes de cerrar.

An –Albert.

Al –Si?

An –Recuéstate en la cama, descansa, daré instrucciones para que nadie los moleste.

Al –Gracias Annie.

An –Regreso al rato.

La puerta se cerro y Albert se levanto de la silla en la que estaba, “me quedare en el sillón mejor”, -pero diciendo esto se sintió mareado “mejor si me recuesto”.

Albert se recostó en la cama, junto a Candy y sobre la colcha, jalo una frazada y

se cubrió, volteo hacia ella y le dijo.

Al –Ya todo estará bien amor, descansa, yo me quedare contigo, y haciéndole una caricia en su mejilla, se recostó y se quedo dormido.

Annie y Archie almorzaban en el comedor cuando oyeron que Patty y Stear llegaba, Patty se dirigía a las escaleras cuando Annie le llamo.

An –Patty, ven.

Pa –Annie, sabes cómo está Candy?

An –Ya está mejor, ya paso lo difícil, solo necesita descansar.

Pa –Entonces voy a verla.

An –Ella y Albert están dormidos, a él también le dio fiebre porque se resfrió y ahora están dormidos.

Pa –En la habitación de Candy?

An –Si, porque si lo pasaban a su habitación, me hubiera sido más difícil ver a los dos.

Pa –Bueno si, pero…

St –Vamos Patty, ambos están enfermos, no veo cual pueda ser el problema.

Ar –A demás la tía Elroy no está.

Pa –Si claro, pero…

An –Vengan a almorzar, dejémoslos dormir.

Los cuatro se quedaron en el comedor y almorzaron, Archie se despidió porque tenía que regresar a la oficina

Ar –Vendré por ti para llevarte a tu casa.

An –Esta bien, Patty, subiré a la habitación de Candy para ver si necesitan algo.

Pa –Te acompaño?

An –No tardare, mejor esperame.

Annie subió y entro sigilosamente a la habitación de Candy, pensaba cambiar el paño de Candy pero se dio cuenta de que estaba mojado

 Al –Se lo acabo de cambiar Annie.

An –Albert, pensé que estabas dormido.

Al –No, ya dormí suficiente.

An –Es que te vi tan quieto que supuse estarías dormido.

Al –Me siento cansado eso es todo.

An –Ya no tienes fiebre?

Al –No, solo fue al principio, ya me estoy tomando el medicamento que Candy me dio la vez pasada que me resfrié, y me siento mejor.

An –Ella ha estado más tranquila?.

Al –Si, a veces parece que tiene pesadillas, pero está bien.

An –Quieres algo de beber o de comer?

Al –Si algo de té para los dos.

An –Se lo pediré a Dorothy, ya regreso.

Al –Gracias.

Annie salió de la habitación, Albert se puso de costado para ver a Candy.

Al – Mi amor, a que saliste?, que querías avisarme?, te ves tan linda durmiendo así, tranquila.

Annie regreso con el té, y dos tazas, Albert bebió una y dejo que la otra se enfriara para darle pequeños sorbos a Candy. Annie se quedaba admirada del cariño con que él la cuidaba.

Toc toc

An –Adelante

Pa –Podemos pasar

Al –Si claro

St –Nos sentíamos algo solos allá abajo.

Al –Siéntense, aquí podemos platicar.

Pa –Pero ustedes necesitan descansar.

Al –Nos hace mejor la compañía.

An –La amas mucho verdad?

Al –Como dices? –dijo algo sorprendido

An –Lo siento, no debí preguntar eso.

Al –No me molesta tu pregunta, pero siento curiosidad por saber porque lo dicen, no eres la única que me ha dicho eso.

An –Bueno, es que ver como la cuidas y como se comportan uno con el otro, es ver cuánto se aman entre sí, ambos son tan dedicados y detallistas entre sí, que no es común ver eso.

Al –Te parece?

An –Se que Candy se preocupa por la gente que ama y he visto lo entregada que es, pero no había visto a alguien corresponderle como tú.

Al –No lo sé Annie, es que en realidad nunca me había sentido tan enamorado de alguien como de ella, está en mis pensamientos, algunos me dicen que suelo sonreír cuando pienso en ella, y por eso me mantengo la mayor parte del tiempo sonriendo, y no como antes, compartimos tantas cosas, que si me encuentro haciendo alguna pienso que estaría haciendo ella, es algo diferente para mi, ya no me siento solo, la tía, ustedes y ella son lo único que tengo.

St –Lo único que tienes?

Al –Si en realidad si, se que te refieres a las cosas materiales, pero no recuerdo haberme sentido tan bien como cuando viví en el departamento con Candy, y nosotros pasábamos algunos días juntos, sentir esa amistad que ustedes me brindaban sin saber quién era yo, fue muy agradable, por eso me gusta que vivan aquí.

Pa –En serio te agrada?, a veces pienso que te gustaría estar solo, que somos muchos aquí, siempre pensé que era así.

Al –No, antes tenía que estar solo, así que me acostumbre, por eso me gustaba estar tanto con los animales, ellos no te juzgaban ni tienes que ocultarles nada, pensé que así sería mi vida, George me dice que parecía que siempre estaba deprimido y así era, cuando vi que podía vivir con gente que me apreciaba por ser Albert, me acostumbre a ello, después de irme del departamento y regresar a vivir aquí, solo, no me sentía a gusto, por eso le pedí a Candy que viniera a vivir aquí, y sabia que Archie y Annie estarían cerca, al igual cuando Stear y Patty regresaron, y sería como cuando estábamos en el departamento.

An –Te sientes como en familia?

Al –Si, en realidad, son mi familia.

An -Por eso cuando mis padres viajan prefiero quedarme aquí, me gusta estar con ustedes.

Pa –Yo me siento igual.

An -Pero pensaste que te enamorarías de Candy?

Al –Ahora que veo mi vida hacia atrás, me doy cuenta de que siempre me imagine conviviendo con ella, de alguna forma, desde aquel día cuando la salve de la cascada, y supe quien era, su vitalidad me hizo sonreír, por eso procuraba estar cerca, no porque ella me necesitara, más bien creo que yo era el que siempre la necesite.

St –Por eso estabas en Londres cuando estuvimos en el colegio San Pablo.

Al –Si, me sentía contento de verla y que ella se alegrara de verme, en ese entonces era la única persona a la que no le era indiferente mi presencia.

An –Pero entonces porque te fuiste a África.

Al –Por Terry.

Pa –Como?

Al –Cuando supe que Terry quería a Candy, yo no quise interponerme, sabía que él la cuidaría por mí, y me fui a África tratando de encontrar mi propio espacio y rodeándome de los animales que habían sido mi compañía hasta entonces.

An –Y entonces porque regresaste?

Al –Porque ya era tiempo de que me presentara como un Andrew y ocupara el lugar vacio.

St –Pero no por Candy.

Al –Según yo no, pero George me hizo ver que también era una razón para regresar.

An –Porque?

Al –Cuando me fui, en las cartas que le escribía a George, siempre preguntaba por ella, cuando supe que se fue del San Pablo, le pedí que la buscara, me sentí mal por dejarla y también regrese para tratar de encontrarla, pero el destino lo hizo por mí.

St –Y cuando recuperaste la memoria, que sentiste cuando supiste quien era Candy?.

Al –Fueron muchas emociones, estar con ella pero no como su amigo, si no como su tutor, era algo difícil, por eso no se lo dije inmediatamente, pero cuando nos separamos, me hizo mucha falta, fue cuando ella buscando al tío William, supo quién era yo, y después de un tiempo decidió regresar al hogar de Pony, esos días eran muy largos, ver asuntos de negocios, comer con George o a veces solo, ya no era lo mío, pensaba todo el día en que estaría haciendo ella, recordaba todas esas veces que cenamos juntos y las platicas entre nosotros, por eso le pedí que viniera a vivir aquí y poco a poco todos me abrieron los ojos para darme cuenta de que la amaba, y el resto es historia.

Pa –Algo complicada.

Al –Si, pero creo que eso nos ha unido mas.

An –Por eso no deseas dejarla sola.

Al –Ella ha estado siempre conmigo cuando he estado enfermo o herido, y sé que se siente bien que se preocupen por uno, por eso quiero corresponder a lo que ella ha hecho por mí.

St –Entiendo lo que dices, es grato el sentirse querido, saber que Patty se preocupa por mí, me hace valorar más mi vida e igual me preocupo por ella, no me imagino no tenerla a mi lado.

Pa –Stear.

An –Oigan no se vale, Archie no está aquí.

Jajaja

Pa –Shhhs, guarden silencio.

St –Y ahora que se casen piensan vivir aquí en Lakewood o se irán a Europa.

Al –De hecho me gustaría que nos quedáramos aquí, como les dije, me gusta que ustedes estén cerca, me es grata su compañía, incluso no me molestaría que después de que ustedes se casen también vivieran aquí con nosotros, o cerca, y que pasaran vacaciones con nosotros o alguna festividad, me gusta el hecho de tener una familia.

An –Pero vivir aquí todos, seria mucha gente, a demás ustedes piensan tener 4 o 5 hijos no es cierto?

St -4 o 5?, son muchos.

Al –Si, me gustaría, pero será divertido tener a todos los hijos de nosotros jugueteando por aquí, no creen?.

St –A mí se me gustaría, pero no tantos hijos, de hecho me da algo de miedo pensar en eso.

Al –Porque?

St –Porque así como estoy, no me siento capaz de cuidar de alguien.

Al –Mayor razón para tenernos cerca, todos podemos cuidar de todos los niños.

An –Y las fiestas de cumpleaños serian tan divertidas como en el hogar, con muchos niños riendo y divirtiéndose, no es bonito tener una fiesta de 10 años, rodeada de adultos.

Pa –No son nada lindos los cumpleaños cuando eres pequeño si no tienes a alguien de tu edad con quien jugar, yo  lo sé porque no tuve hermanos ni primos.

St –Yo fui afortunado, tenía a Anthony y a Archie para divertirnos, y fue más divertido cuando llego Candy, aunque era menor que nosotros.

Pa –Si, cuando conocí a Candy me agrado, pero Eliza me convenció de alejarme de ella, pero cuando me ayudo con July, y luego con sus locuras, me divertí mucho.

LEER EL SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …

11 comments

  1. Que.lindo.cap
    Desde.lo.primero(ya.que.a.elisa
    le.salio.el.plan.chueco)hasta
    lo.ultimo,que.fue.lo.2d0.mas.tierno,
    ya.que.lo.primero.fue.lo.de.Candy.con.el
    animalito.y.Albert.cuidando.ella;
    La.parte.del.antidoto.fue.algo.peculiar,y
    eso.la.hace.linda.

    Saludos.bye!!!

  2. EESSS MUY BONITOO QUE LO Q PUBLICARON EN EL PERIODICOOO NO AHIGA SIDO VERDAD ME ALEGRO MUCHO POR TU TRABAJOOOO MUY LEENDOOO SEEGUEEE ASEEEE

  3. Me encantó este capitulo. Por favor no tardes en subir el próximo.

  4. Aaaaaahh el amor!!! Albert definitivamente es el príncipe de mis sueños!!! Y tener amigos como annie, paty, stear y Archie es una bendición. Ay Cali, apenas acabo de leer este capítulo y ya muero por leer el otro, que bonita te esta quedando tu historia!!! A mi me fascina taaaaanto, esta cada vez mas buena, ya quiero leer mas!! Amiga gracias x compartidos con nosotras, espero q te encuentres muuuy bien, como siempre fiel a Albert y a tu historia, saludos desde Nayarit de tu amiga Lupita!!!

  5. linda tu historia y porfis no tardes tanto en subir el sig capitulo

  6. el amor!!!!!!!!! es maraviloso el capitulo quedo super lindo 😀
    continua pronto

  7. Estuvo muy lindo el capitulo, la forma en que todos expresaron sus sentimientos hacia sus seres mas queridos y los recuerdos bonitos que albert tiene compartiendo parte de su vida con candy… te hace poner sentimental, jejeje, Gracias por campartir tu historia amiga estuvo fantastica.

    Bye…

  8. esta muy padre este capitulo, estoy ansiosa x leer el q sigue. tambien me gustaria que me dijeras como le hago para veer los capitulos q me faltan yq ya no aparecen, acabo de descubrir la pagina y estoy super clavada. ayudame porfaaaaaavor. gracias

  9. Que lindo me encanta el amor que albert le tiene a candy; es una historia maravillosa

  10. aaaaa july!!! tan linda la tortuguita!!!!! jajaja que buenos capitulos me han captado la atencion inmensamente, mil gracias por escribir la continuacion. si hubiera una telenovela con actores reales , quienes te gustarian que la hizieran?

  11. Pues esto estuvo desesperante. Con lodelos reporteros la Eliza y la serpientehuy pobre Albert. Pero se soluciono!!

Leave a Reply

Your email address will not be published.