Home / Fan trabajos / Inicia una nueva vida Capítulo 11

Inicia una nueva vida Capítulo 11

CAPITULO  11

Contando Secretos

 

TeTerry Granchester

 

Al –Que suerte que no utilice este traje así no perderemos más tiempo en irme a cambiar a casa, John por favor apresúrate.

Jn –Si señor.

Ge –Vamos Albert cálmate, llegaremos a tiempo.

———————————————————————————

Ar –Vamos Candy, quizás no llegue, subamos ya al palco, Michael, Elizabeth y Roger ya están con Stear y Patty en el otro palco.

Ca –Supongo que sí, pero espera, no podrán entrar, nosotros traemos los boletos.

An –Ya se los deje al personal de la entrada con indicaciones por si llegaran, créeme que si llegan a tiempo podrán entrar.

Ca –Esta bien, entonces subamos.

———————————————————————————

Ge –Lo vez ya llegamos

Al –Oye espera, y los boletos?

Ge –Los tenía el joven Archie, no sé si habrá traído el tuyo, pero veré en la entrada que se puede hacer.

Al –Vamos a ver.

Ge –Ya hable con el personal de la entrada, y dejaron tu boleto con instrucciones, así que adelante.

Al –Esta bien, entremos, quédate a ver la obra.

Ge –En otra ocasión, tengo que regresar por el equipaje, quieres que regrese al rato por ustedes?

Al –No lo creo necesario supongo que habrán traído dos autos.

Ge –Apresúrate entonces.

Al –Gracias, adiós.

Albert subió rápidamente hacia los palcos para ocupar su lugar, pero un acomodador lo detuvo

Acom –Lo siento señor tendrá que esperar al intermedio para poder ingresar

Al –Pero aun no comienza la obra, por favor.

Detrás de él había un supervisor, que al escuchar voces se acerco a ver lo que sucedía.

Sup –A que palco se dirige caballero?.

Al –Al principal, el de la familia Andrew.

Sup –Viene usted con la familia?

Al –Si, soy William Andrew.

Sup –Disculpe señor Andrew, por favor, adelante.

Al  -Se lo agradezco.

Albert llego corriendo, pero al estar frente a la puerta, respiro, arreglo su traje y entro sigilosamente. Candy estaba sentada en una de las sillas de la segunda fila, y su pobre pañuelo resentía sus nervios. Albert la vio y se sentó junto a ella tomando su mano para que el pañuelo pudiese dejar de ser retorcido, se acerco a ella y le murmuro.

Al –Siento llegar tarde.

Ca –Me tenias con pendiente, que sucedió?

Al –Al rato conversamos.

La obra comenzó a tiempo, las actuaciones de todos eran magistrales, Terry salió a escena Candy se sobresalto poniendo más atención a la obra, Albert se dio cuenta de esto, pero confió en las palabras de Candy sobre sus sentimientos hacia Terry, aunque…

La obra termino, todo el público aplaudió de pie y a las manos de Terry llego un ramo de rosas blancas, y al ver el nombre de los Andrew en la tarjeta volteo hacia el palco y agradeció el presente, el telón se cerro y al poco tiempo volvió a abrirse, el director de la compañía estaba al frente y pidió silencio para dirigir unas palabras.

Direc –Damas Caballeros, buenas noches y muchas gracias por estar aquí, como saben esta representación se realizo de forma especial para todos ustedes, soldados, médicos y enfermeras que regresan de aquella cruel batalla, nuestro actor Terry Granchester ha pedido que esta presentación sea para recordar a un amigo de él, Stear Cornwell, que también estuvo presente en esta guerra.

Está en una forma de agradecer a todos ustedes por estar al frente, defendiendo la paz de nuestra nación, aun, a costa de sus propias vidas, y por favor pido que demos, de pie, un fuerte aplauso por todos aquellos jóvenes y damas que cayeron en cumplimiento de su deber. Gracias.

El teatro se cimbró ante aquella apabullante muestra de respeto por parte de actores, personal y público presente en esa realización teatral.

Pa –Fue un lindo detalle de Terry el haberte dedicado su actuación, no crees?

St –La verdad no me lo esperaba, pero quiero saber que hará cuando me vea, espero poder espantarlo realmente.

En el otro palco.

Toc toc.

Albert se acerco a la puerta y abrió.

Acom –Señor una nota para usted.

Al –Gracias.

Dentro del palco.

Ca –Quien era?

Al –Es una nota, veamos de quien es.

Familia Andrew y amigos

Espero que puedan acompañarme un momento en los camerinos, deseo saludarlos personalmente.

Terry Granchester.

 

 Ar –Así que nos invita a saludarlo, creo que Stear podrá sorprenderlo después de todo.

Al –Pues entonces vamos por los otros y bajemos a los camerinos.

Los ocupantes de los dos palcos se reunieron y bajaron a los camerinos donde había mucha seguridad para que nadie se pudiera colar.

Vig –No pueden pasar, es un área privada.

Albert mostró la nota.

Vig –Comprendo, señor Andrew pasen por acá por favor.

Toc toc.

Te –Quien es?

Vig –Soy Frank, aquí están sus invitados.

Stear se coloco al frente de todos para que fuera al primero que viera Terry al abrir la puerta.

Terry abrió la puerta y al ver a Stear dijo –Como es posible, pero si tú?

St –Pues no Terry aquí estoy en persona.

Terry le dio un fuerte abrazo, sumamente sorprendido de verlo.

Archie se coloco al lado de Stear para ayudarle.

Te –Como me alegra verlos, pasen

Todos entraron, después Terry pidió algo a Frank y cerró la puerta.

Te –Tarzan pecosa, pareces una dama!

Jajaja

Ca –Terry Granchester!!! Soy una dama.

Te –Para mí siempre serás Tarzan pecosa, Albert, cuánto tiempo sin vernos, upss, perdone usted señor William Andrew, dijo -haciendo una exagerada reverencia.

Al –Señor Granchester

Y ambos se dieron un fuerte abrazo y rieron por igual

Pasaron a las presentaciones de los acompañantes y la puerta se escucho.

Toc toc.

Te –Quien es?

Vig –Frank, traigo tu encargo.

Te –Adelante.

Frank entro con dos botellas de Champaña y copas para todos.

El vino se sirvió y Terry se dirigió a Stear, bueno y cómo es posible que estés aquí, leí en los diarios sobre tu muerte en batalla.

St –Bueno fue algo exagerado, en realidad solo quede ciego porque mi avión se estrello.

Te –Lo siento, yo…

St –Vamos Terry por favor, ya todo está bien, solo es cuestión de acostumbrarme.

Te –Lo bueno es que tu animo sigue intacto.

St –Si, digamos que me removieron las ideas y he tratado de asimilarlo, eso es todo.

Te –Pero de cualquier forma me da gusto verlos a todos. Bueno brindemos por el gusto de volvernos a reunir.

Al –Y porque no sea la última vez.

Platicaron, rieron, hicieron enojar a Candy, y todo hasta que:

Al –Y porque no mejor vamos a cenar, la verdad vengo llegando de un viaje y no he podido comer algo.

Te –Veo que convivir con Candy te ha hecho tener su mismo apetito.

Ca –Terry!

Jajaja

Te –Siempre te haré enojar, recuerda que me gusta mucho como se te ven esas pecas cuando te enojas.

Albert sintió un cosquilleo que le recorrió todo el cuerpo, apretando el puño junto a su pantalón y levantando su ceja derecha, acaso serian celos?

Ca –Eres un grosero!

Te –Esta bien, será mejor que cenemos, vámonos entonces, pero que no sea un lugar muy concurrido, por favor.

En ese momento Candy y Albert voltearon a verse al mismo tiempo y en coro dijeron “La pequeña Italia” y sonrieron.

Terry al ver esto también sintió el mismo cosquilleo recorrer su cuerpo.

Durante la cena todos platicaron muy alegremente, contando historias de la escuela y sobre sus nuevas vidas

Ca –Terry, y Susana?

Te –Bueno ella y su madre decidieron visitar algunos familiares que tienen aquí en Chicago, mas tarde me reuniré con ellas. –dijo algo indiferente

Albert volteo disimuladamente a ver si Candy tenía alguna reacción a este comentario, pero no vio algo que pudiera hacerlo dudar sobre los sentimientos de Candy hacia Terry.

Al –Y cuanto tiempo se quedara la compañía en Chicago?

Te –Bueno en realidad solo haremos estas tres presentaciones, pero tomaremos un descanso y partiremos de vuelta a Broadway.

Al –En ese caso, podrás acompañarnos a cenar una de estas noches cierto?

Te –A cenar a la gran mansión Andrew?, será todo un honor Señor William.

Ar –Que no te engañe su invitación, seguramente quiere presentarte a su prometida y a sus hermanas, la vez que los vimos preguntaron por ti, insistentemente.

Annie dio un pisotón a Archie para que se callara, pero este no entendió el motivo y se limito a hacer un gesto y ver a Annie.

Te –Tu prometida? Porque no me habías contado?, es más, porque no está contigo ahora?

Candy volteo la vista como queriendo no escuchar aquella conversación, hecho que no paso desapercibido por Terry.

Al –No quisiera hablar del tema, pero si me permites, si quisiera presentarte a la familia McCalister, tu pon la fecha.

Te –No me gusta asistir a ese tipo de cenas, pero solo por tratarse de ti, iré, te parece bien mañana? solo te digo que si no me siento a gusto, me disculpare y me robare a Tarzan pecosa bajo cualquier pretexto.

Candy volteo rápidamente ante aquella aseveración.

Albert en tono de juego o “celos” –Puedo decir que no podrás acompañarnos por tu trabajo, no es obligatorio que asistas.

Terry hizo una mueca como comprobando aquellas cosas que se daban a entender sin palabras.

Te –Asistiré con gusto, pero insisto en robarme a Tarzan Pecosa

Ca –Terry, deja de llamarme así!

Te –Esta bien, me comportare, señorita Andrew.

Ca –Eres imposible!

Al –Te aseguro que será una velada agradable. –quiso cambiar el tema

Te –Entonces no se diga mas, mañana nos veremos en la mansión Andrew, yo llegare después de la función está bien?

Al –Muy bien, nos veremos entonces allí.

Terry quiso comprobar nuevamente su teoría y lanzo su anzuelo.

Te –Candy puedo pedirte un favor?

Ca –Si

Te –Podrías peinar tu cabello de forma diferente, para mi, por favor?

Ca –Peinarlo de forma diferente?

Te –Si, quisiera comprobar mi idea de que te vez también muy hermosa con otro peinado, podrías?, -dijo mientras se acercaba a ella seductoramente.

Ca –Este… si, supongo que sí. –se ruborizo.

Albert levanto la ceja, he hizo una discreta mueca de inconformidad ante aquel comentario, pero no dijo nada.

Terry después de su petición discretamente volteo a ver la reacción de Albert y comprobó que el comentario lo había puesto incomodo, su anzuelo había sido mordido.

Ya en el restaurante y siendo bastante noche…, Michael había ido a dejar a Roger y Elizabeth que ya se habían instalado en el departamento que a ambos les quedaba cerca de sus ocupaciones, Elizabeth había logrado ingresar al hospital escuela y Roger trabajaba ya en una de las empresas Andrew.

Patty y Annie comenzaban a bostezar pues eran unas jóvenes que no solían desvelarse, como sabían que saldrían tarde del teatro habían pedido permiso para alojarse en la mansión Andrew, y como la tía Elroy había decidido pasar unos días con los Leegan, en realidad no había ningún problema para que pudiesen llegar más tarde de lo normal, de cualquier forma había llegado el momento de despedirse, Terry quería comprobar que el anzuelo que había lanzado anteriormente había sido mordido por las razones correctas.

Terry se despidió de todos, y esperando a que Albert voltease a verlos se despidió descaradamente de Candy dándole un beso en la mejilla pero muy cerca de la boca, algo que no paso desapercibido por los ojos de Albert que nuevamente subió la ceja y apretó la boca.

Te –Bueno señorita Candy Andrew, nos veremos mañana en la cena –Y coquetamente se acerco a ella para decirle –No olvides un peinado diferente, y beso su mano.

Ca –Terry Granchester, nunca cambias! Jajaja, nos veremos mañana.  

Albert prefirió mirar en otra dirección, algo que solo pudo notar Terry pues desde que se vieron en los camerinos lo había venido observando detenidamente. Terry espero a que todos excepto Albert subieran a los autos para entonces hablar con su gran amigo.

Al -Bueno entonces nos veremos mañana en Lakewood para cenar.

Te –Oye podrías acompañarme a mi hotel?, quisiera platicar contigo algunas cosas.

Albert volteo a ver a Candy, que lo esperaba en el auto, pues él sabía que también ella quería platicar con él, pero no podía ser tan evidente ante Terry.

Al –Si claro, aunque no te aseguro que el sueño no me venza en un rato, en que hotel se hospedan?

Te –En el Ambassador, no queda lejos de aquí, vamos caminando, para recordar buenos tiempos, te parece?

Al –Perfecto, solo déjame arreglar algo

Albert se acerco al auto donde estaban Archie, Annie, Patty y Stear.

Al –Chicos acompañare a Terry a su hotel, podría alguno de ustedes acompañar a Candy en el otro auto?, para que no esté sola, por favor.

An –Yo iré con ella.

Al –Gracias Annie, nos veremos mañana.

En lo que bajaba Annie del auto, fue hacia Candy, ella comenzaba a ponerse nerviosa pues pensó que ese sería el momento en que comenzaría aquella platica entre dos pero…

Al –Candy, disculpa que no regrese contigo, Terry me pidió que lo acompañe a su hotel y no pude negarme.

Ca –Esta bien, crees tardar mucho?

Al –No lo creo, porque?

Ca –En que hotel esta Terry?

Al –En el Ambassador, porque tanta pregunta Candy?

Ca –Joshua, te pido, por favor, que después de dejarme en casa regreses por Albert al Ambassador.

Jh –Si, señorita.

Al –Pero Candy no es necesario yo…

Ca –Si, si lo es, a demás se te ve cansado, no has descansado de tu viaje, nos veremos mañana entonces.

Al –Esta bien Candy, buenas noches.

Los autos se fueron y Albert y Terry comenzaron a caminar rumbo a su hotel.

Te –A ver, ahora si cuéntame sobre tu prometida, desde cuando tienes prometida?.

Al –De eso querías hablarme?

Te –Si

Al –Esta bien, se cómo eres de Terco, y sé que no dejaras que cambie el tema así que te contare toda la historia…..

Después de unos minutos

Te –Pero entonces no estás enamorado de Alison?

Al –No, no lo estoy.

Te –Pero si estas enamorado de alguien, verdad?

Al –Como dices?

Te –Bueno, pregunto si hay alguna mujer en tu vida, eso es todo.

Albert subió la mirada al cielo y contesto –Si, si la hay.

Te –Pero ella no lo sabe?

Al –No, no lo sabe

Te –Y cuando piensas decirle a Candy que la amas?

Albert se detuvo en seco, cual si sus piernas se hubiesen congelado, mientras Terry siguió avanzando y movió su cabeza para que su cabello cubriese su sonrisa triunfadora de haber dado en el clavo con aquella aseveración.

Al –Que dijiste?

Te –Que porque aun no le dices a Candy que la amas?

Al –Yo, yo no dije que fuera Candy.

Te –Lo acabas de hacer, no necesito escucharlo para darme cuenta.

Al –Terry, estás loco! De que estás hablando?

Te –Hablo de que tu estas enamorado de Candy y no entiendo, si no piensas casarte con Alison, que te detiene entonces para decirle a Candy la verdad?.

Al –No sé de que hablas, te estás imaginando cosas.

Te –Vamos Albert nos conocemos bien, tu sabes que he sido un descarado coqueto con Candy esta noche, y aunque no dijiste nada, en más de una ocasión tus gestos comprobaron tus celos, o no?  A demás ya lo había yo pensado desde siempre, la forma en que hablas de ella, lo mucho que la cuidabas, su cómplice en sus travesuras, su apoyo en sus tristezas, su protector, por favor, incluso aquel día que nos encontramos en aquel bar donde me diste esa paliza bien merecida, incluso aquel día, pude darme cuenta de cómo hablabas de ella.

Albert solo escuchaba a su amigo sin poder negar todo aquello, pero lo intento.

Al –Es lógico que me preocupe por ella, soy su tutor.

Te –Entiendo, entonces si dices que no es ella la chica que te interesa me quitas un peso de encima.

Al –Como?

Te –Si, entonces no me sentiré mal contigo mañana porque pienso decirle a Candy que aun la amo, y que dejare a Susana para que ambos nos podamos ir a cualquier otro lugar, tal vez Inglaterra y simplemente ser el heredero de los Granchester, por eso quise ver si ella aun estaba interesada en mi al pedirle un peinado especial, como acepto, pues eso me da el valor de dejar hoy a Susana y mañana después de la función y de tu cena, llevarme a Candy, para no separarnos nunca.

Albert sintió que los celos le hervían la sangre y en un arranque de furia volteo un derechazo hacia Terry, el cual no se lo esperaba y hasta al suelo cayó.

Al –No te lo permitiré escuchaste! Estás loco si crees que voy a dejar que Candy se vaya contigo!

Terry aunque adolorido por aquel acertado derechazo, se levanto y le regreso uno igual a su amigo

Te –Pues entonces acepta que la amas y pelea por ella.

Aunque el golpe fue acertado, Albert si lo esperaba así que no cayó al suelo.

Al –Pues si es necesario, lo haré, pero no te la llevaras!. Y con esta frase, otro golpe se impacto en el estomago de Terry.

Te –Ouchh, -después de unos segundos la contestación no se hizo esperar. –Candy merece un hombre que la ame de verdad, no un tutor, yo la haré feliz!. -Y un golpe igual al recibido, fue dado.

Al –Ouchh, y unos segundos después el golpe se anticipo a la frase tan esperada. –Pues nadie la ama, como yo la amo! -Y al escucharse decir esto, se quedo estático al grado de que no vio venir la contestación de Terry que simplemente lo mando al suelo.

Te –Por fin lo dijiste, pensé que esto no acabaría, y se sentó en el suelo junto a su gran amigo.

Al –Creo entonces que si se nota que la amo, cierto?

Te –Te lo dije desde un principio? Si lo hubieras aceptado no estaríamos ahora tan adoloridos.

Al –Pero si me sirvió el escarmiento.

Te –Pero dime, porque no simplemente aceptaste que la amas?

Al –En realidad no lo sé, pensé que te molestarías, sabiendo lo de Alison, o no sé, me ha costado trabajo admitirlo, incluso antes de aquel beso.

Te –Beso!, cual beso?

Albert y Terry se levantaron y siguieron caminando, Albert le contó cómo es que se fue dando cuenta de que en realidad la amaba, aunque fue George quien se lo hizo notar también.

Te –Bueno, si ya dos nos dimos cuenta, no veo cual es el objetivo de negarlo?.

Al –Tu todavía eres una sombra o el pretexto para no decirle nada.

Te –Como?, el pretexto?, yo?

Al –Si, la verdad no he querido decirle nada por temor a que aun este enamorada ella de ti, o tu de ella

Te –Pero si ella misma te ha dicho que no, porque lo dudas?

Al –En realidad quería ver si ella misma está segura de lo que dice, pues ha sido mucho el tiempo que no te ha visto, y ahora que te ve, tal vez se dé cuenta de que es a ti, al que ama.

Te –Lo dices porque aquella vez en el barco no quiso hablar contigo al día siguiente del beso?

Al –Si, supongo que se dio cuenta de que aun te ama, y de que ese beso fue un error, por eso no quiso hablar.

Terry se detuvo y se quedo mirando al horizonte. –Yo aun la amo, pero si me di cuenta de que ya no me ama a mí, sino a ti

Albert volteo a verlo deseando escuchar la continuación de esa frase.

Al –Como dices? Aun la amas?

Te –Si, supongo que siempre lo hare, pero tomamos una decisión, y al ver que ella ya no está interesada en mí, no puedo ser egoísta y pedirle que regrese conmigo.

Al –Terry, yo…

Te –Me di cuenta de que es a ti, a quien ella ama.

Al –Porque lo dices?

Te –En la plática en el restaurante cuando ella saco su pañuelo y me burle de lo maltratado que lo tenía Annie dijo que era porque estaba muy preocupada porque no habías llegado, que incluso pensó no ver la obra para ir a buscarte a la estación, también cuando pedí que el restaurante fuera discreto, ambos coincidieron con el mismo nombre y sus miradas decían que habían pasado muy buenos momentos en el, en todos los coqueteos que hice, levantaste la ceja y pusiste cara de molestia, de celos, y cuando Archie menciono a tu prometida, ella cerró los ojos y volteo su rostro como para no escuchar lo que tu dirías, incluso cuando fuiste al sanitario y llegaron con la charola de los postres, Candy no dudo en pedir tu postre favorito y….

Al –Esta bien, ya entendí! Tu y George tienen esa manía de hacerme ver tantas cosas en las que no había caído en cuenta, no puedo creer que en realidad sea tan evidente que la amo!

Te –Y que ella te ama, pero te entiendo, es que en realidad es tan fácil enamorarse de Candy que también a mi me costó trabajo darme cuenta, simplemente llega un día en que no puedes sacarla de tus pensamientos, y todo lo que haces es pensando en ella.

Al –Si, tienes razón, así me siento.

Terry se acerco a Albert y tomándolo de las solapas del traje le dijo –Pues entonces ve y dile lo que sientes, y no cometas el mismo error que yo! No la pierdas! Y después de soltarlo y bajar la vista, agrego -Porque te aseguro que después de perderla querrás morir. Prométeme, que tu si la harás feliz, promételo!!

Al –Si Terry, lo prometo.

Apenas terminaron su plática ya estaban en la entrada del hotel, de hecho Joshua también ya le esperaba.

Te –Entonces nos veremos mañana amigo!

Al –Si Terry, nos veremos mañana.

Albert dio unos pasos en dirección hacia el coche y…

Te –Entonces estas seguro de que no puedo robármela mañana?

Al –Totalmente seguro, no puedes! Contesto con una sonrisa para Terry.

Te –Albert

Al –Si?

Te –Piensa en lo que hablamos, de acuerdo?

Al –Claro, y gracias, por todo.

Subió al auto y se fue pensando en lo que Terry le dijo. “El mismo se ha dado cuenta de que Candy ya no lo ama”, eso me quita cualquier duda, y remordimiento, veo que él no me guardara rencor, todo está claro ahora.

——————————————————————————

La mañana del sábado estaba radiante, el sol brillaba tanto que fue imposible ignorarlo.

Do –Srita Candy, Candy, despierta Candy!

Ca –Dorothy si aun es muy temprano, déjame dormir –dijo cubriéndose la cara con la colcha.

Do –Son más de las nueve, llegaras tarde al hospital!

Ca –Pero si es sábado Dorothy!

Do –Si el día en que se hará la fiesta de cumpleaños de los niños del pabellón infantil, que tú misma organizaste!

Y dando un salto de la cama grito -¡La fiesta!,

 Do –Ya está tu ropa lista, date una ducha rápidamente.

Ca –Pero no le dije a Joseph sobre los cuernitos

Do –Ya tiene listos los 50 cuernitos de chocolate que le pediste, incluso hizo más!

Mientras Candy corría para meterse en la ducha seguía hablando.

Ca –Hay que despertar a Archie y Annie

Do –Ellos ya están en el comedor terminando de desayunar

Ca –Tengo que pasar por los globos y los juguetes

Do –John ya fue por todas las cosas y se irá directo al hospital.

Ca –Entonces que me falta?

Do –Solo vestirte, Joshua los espera para llevarlos al hospital

Salió de la regadera envuelta en su bata, su ropa estaba lista sobre su cama, un té con leche y un cuernito de chocolate sobre su mesa de noche.

Ca –Dorothy eres un ángel, no sé qué haría sin ti.

Do –Seguramente salir corriendo sin fijarte que en el secreter hay una nota para ti.

Ca –Una nota?

Y mientras cepillaba su cabello se acerco al secreter, para gustosa ver una nota y una flor.

Ca –Es de Albert!

Candy la iba a leer, pero Dorothy le dijo.

Do –La leerás en el auto, ahora tomate el té y baja ya.

Ca –Si Dorothy.

Se apresuro a tomar el té y comerse casi de un solo bocado el cuernito, salió corriendo de la habitación para detenerse al escuchar

Do –Candy!

Ca –Si Dorothy?

Do –No olvides tu nota –dijo extendiéndole la nota.

Ca –Gracias Dorothy, nos vemos luego, dijo mientras corría escaleras abajo.

An –Eres una dormilona, cuando llegaras a tiempo?

Ca –Lo siento! Vámonos ya.

Al subir al coche Archie se sentó adelante, Annie y Candy en la parte de atrás.

An –Que es lo que traes en la mano?

Ca –Shsss –dijo poniéndose un dedo en la boca para que bajara el volumen. –Es una nota de Albert

An –Y que dice?

Candy abrió la nota 

Querida Candy

No he olvidado que tenemos una plática pendiente, espero que esta noche después de la cena podamos hablar, hace tiempo que no he visto las rosas del jardín.

Albert.

Candy sonrió y le mostró la nota a Annie quien se resistía a leer correspondencia ajena, pero Candy insistió y Annie la leyó.

An –Que bien, -dijo olvidando que el volumen de la plática era bajo.

Ar –Que bien que Annie?

Ca –Que bien que… el día es tan hermoso para la fiesta, verdad?

Ar –A sí, es un buen día.

Ca –Y La Abuela Martha ya le escribió a Patty?

An –Si ayer nos comentaba que aun no ha vendido la propiedad, pero que le parece una buena idea abrir una escuela para niños ciegos junto a la clínica del doctor Martin.

Ca –Genial, los niños ciegos sin recursos también podrán aprender a leer y escribir.

Ar –Stear está muy entusiasmado con eso, y ambos han avanzado mucho en sus estudios.

Ca –Recuerdo aquella vez en que trate de que Stear no fuera a la guerra y dijo “No puedo quedarme aquí inventando tonterías toda la vida” Quien diría que ahora está colaborando con un proyecto tan importante.

Ar –Si, me alegra que encontrara algo que puede hacer, pero me dejo toda la carga de trabajo a mí, en las oficinas.

Ca –Vamos no te quejes, en algo hay que mantenerte ocupado

Jajaja

La fiesta en el hospital fue para festejar los cumpleaños de todos los niños que se encontraban en ese pabellón, hubo de todo, comida, juegos, un mago, globos, y todo lo que una fiesta infantil necesita.  Al medio día habían llegado Stear y Patty y se integraron también con los niños.  Stear contaba en versión infantil lo sucedido en la guerra, siempre había sido bueno con los chicos, pero ahora le gustaba más estar rodeado por ellos.

Patty lo veía muy atenta contándoles la historia a los niños quienes estaban tan atentos que cuando él hacia ruidos fuertes de bombas o algo, inclusive alguno de ellos brincaba.

Candy se acerco a Patty, viendo la forma en que miraba a Stear y comento.

Ca –Se ve bien rodeado de niños, no es así?

Pa –Si, se ve bien.

Ca –Y les tiene mucha paciencia también

Pa –Si mucha paciencia

Candy al ver que Patty estaba tan embelesada viéndolo, y que solo repetía lo que ella decía se le ocurrió jugarle una broma.

Ca –Será un buen padre de tus hijos, verdad?

Pa –Si un buen padre de mis…. Candy!  Dijo toda sonrojada y tratando de alcanzar a Candy quien había salido corriendo al ver a Patty levantarse como un rayo de aquella banca, ambas corrieron y rieron aun más.

Un invitado sorpresa llego con un enorme pastel.

Ca –Albert que haces aquí? Como sabias de la fiesta?

Al -Hola Candy, George me comento en la oficina lo que habías planeado para hoy, así que decidí venir un rato, puedo estar en la fiesta?

Ca –Espera aquí!

Albert dejo el pastel sobre la mesa y espero como Candy le había dicho, al poco tiempo un grupo de niños llego al lado de Candy y se pusieron de frente a Albert.

Ca –Bueno la fiesta es de ellos, pregúntales a ellos si puedes estar aquí –dijo con cara de travesura. Albert decidió seguir el juego.

Al –Hola chicos, me entere que hoy están festejando su cumpleaños y traje un pastel, pero quiero saber si puedo estar un rato aquí con ustedes?

Una de las niñas le contesto. –Puedes quedarte solo si estás dispuesto a pasar una prueba, quieres?

Albert levanto la mirada para que Candy le dijera de que se trataba esto, a lo cual Candy solo se limito a levantar los hombros y sonreír.

Al –Esta bien, quiero pasar la prueba. 

Al escuchar eso Candy grito, ¡alcáncenlo! Y todos los niños comenzaron a correr para alcanzar a Albert quien también salió corriendo al escuchar a Candy, pero que no pudo avanzar mucho, pues los niños lo alcanzaron rápidamente tirándolo al suelo para hacerle cosquillas.

Al –No, basta, jajaja, no, me doy, jajaja, Candy, basta, Candy!!!!!

Todos los doctores y enfermeras, las madres de algunos pequeños y los niños que no podían correr, reían alegremente, un silbido hizo que los niños se detuvieran y la pequeña que le había contestado a Albert le dijo.

-Pasaste la prueba, si tienes una alegre risa. Y se fue a jugar con sus amigos.

Albert se quedo tendido en el suelo tratando de recuperar el aliento de aquel ataque de cosquillas. Candy se acerco a él y se sentó al lado.

Al –Eres una tramposa! Dime que les dijiste a esos niños.

Ca –Bueno es que el requisito para estar en esta fiesta es tener una alegre risa, así que tenían que averiguarlo.

Albert se giro para quedar de costado y platicar con Candy.

Al –Y tenía que ser con cosquillas?

Al voltear Candy a verlo para contestarle noto que el pómulo estaba algo morado como de un golpe.

Ca –De hecho sí, pero dime que te paso aquí?, -poniendo su mano en el rostro de él.

Albert tomo la mano de Candy como para que no fuera a oprimir fuertemente o, más bien para que no la quitara.

Al –No, nada

Ca –Vamos a empezar con secretos?

Al –No Candy, pero es que… bueno, aun confías en mi?

Ca –Si, porque?

Al –Bueno, si te contare, pero no ahora, por favor, te contare en otra ocasión, si?

Ca –Pero si me contaras?

Al –Lo prometo

Ca –Esta bien,  -Candy intento retirar su mano pero Albert se aferro a ella para que no la quitara, e incluso se incorporo mas para quedar frente a frente con Candy.

Todos en la fiesta, habían regresado a lo que estaban haciendo, pero una persona se quedo atenta de aquella escena entre Albert y Candy, a Patty, se le hizo muy extraño ver aquello, incluso dio un ligero codazo para llamar la atención de Annie, quien volteo para verla y Patty señalo aquella escena que tan interesada la tenia.

Al –Pero si puedo contarte otro secreto, quieres saberlo? –dijo mientras se acercaba un centímetro más al rostro de Candy.

Candy no se aparto, incluso parecía disfrutar aquella cercanía entre los dos, y él, bajo el tono de la conversación.

Ca –Pensé que no me tenías secretos.

Al –De hecho también era un secreto para mí? Me acabo de dar cuenta de ello, -decía acariciando la mano de Candy que no había dejado que apartara de su rostro.

Ca –A si? Y qué es?

Al –He descubierto que me gustaría tener varios hijos, 4 o 5 tal vez, dijo acercándose aun mas a Candy.

Pero la reacción no fue la que él esperaba, ya que Candy pareció incomodarse con aquel comentario, pues no entendió la intención de Albert y dijo.

Ca –Pues espero que Alison piense igual que tú! Y se levanto de inmediato dirigiéndose a otro lado, sin entender que Albert se lo decía a ella con la intención de que fueran los hijos de ambos.

Albert cerró los ojos “idiota, me olvide de Alison” y se quedo con el puño en el césped, como sosteniéndose mientras bajaba la cabeza. Un minuto después se

levanto, y trato de acercarse a Archie que platicaba con otros niños.

Patty volteo a ver a Annie y le dijo.

Pa –Que está sucediendo entre ellos?, pensé que se darían un beso, no te pareció?

An –Este. No me fije, -y tratando de esquivar la plática dio la vuelta, pero fue detenida por Patty.

Pa –No me engañas, tu sabes algo, dime!

An –No sé de qué hablas.

Pa –Si, si lo sabes, cuéntame!

An –Esta bien, pero no se gran cosa…

Annie le contó a Patty lo que Candy le había dicho sobre el príncipe de la colina, y todo lo que había pasado desde aquella vez, lo que Candy sentía por Albert y lo que ella misma había visto y oído.

Pa –Pero que no Albert está comprometido?.

An –Se supone, pero todo me hace pensar que él también está enamorado de Candy.

Pa –Pero, y Alison?

An –No lo sé, pero estoy tratando de convencer a Candy para que no lo deje ir, como hizo con Terry.

Pa –En realidad crees que él la corresponda?

An –Tu misma lo acabas de ver, a ti que te parece?

Pa –Si es cierto, pues en ese caso yo también te ayudare, no permitiremos que Candy vuelva a sufrir algo igual.

An –Esta bien, pero la verdad no se que podamos hacer, lo único que se me ocurre es que Candy le diga a Albert lo que siente por él, pero por una cosa u otra no han podido hablar.

Pa –Tenemos que encontrar la manera de que ellos puedan hablar entonces.

 

LEER EL SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …

18 comments

  1. QUE EMOCION ……ME ENCANTA TODO LO QUE PASA ……….FELICITACIONES!!!!!

  2. pues auk soy una fans de terry por k lo amoooooooo con todo mi corazon,pero esta bien me gustto como se comprto terry y pues creo k por primera vez aseptare un ficn donde candy se kede con albert muchas grasias por compartirlo y espero seguir leyendolos.que dios te bendiga con salud para seguir ok…desde acapulco…..

  3. esta de pelos tu historia y siempre me quedo con las ganas de seguir lellendo hojala no tardes tanto en publicar el sig capitulo gracis y bay

  4. Esta.muy.lindo.aunque.no.sea
    con.Terry.
    Aunque.me.hubiese.gustado.que
    fuera.con.el.

  5. Que emocionante, por favor que ya se declaren su amor 😉

  6. Hola!!!!!

    Esta muy interesante tu historia, me da mucho gusto el saber
    que Terry halla tomado las cosas con calma depues de la confesion
    que el mismo provoco que le hiciera Albert, se ve que por
    todas las cosas en las que ha pasado lo ha ayudado a madurar
    jajaja…

    Espero que pronto haya un capitulo nuevo, lo esperare con ansias

    Bye, excelente trabajo

  7. Hola,
    Estoy felizzz, me encantó el capítulo, cada vez están más entretenidos, pero por favor que Albert se declare pronto,y que todo sea pura felicidad y amor, ya que se merecen ser felices, aunque estoy consciente que la historia cuenta con muuuuuuuuchos capítulos, pero que sean entretenidos y no tristes, pues Candy ha sufrido mucho. ¿ya?
    Muchas felicidades y esperaré con ansias el próximo, besos.

  8. pleace pleace continualo

  9. Cali, Cali!!! pero si yo esperaba la continuacion hasta el lunes!!! estaba que me comia las uñas por esperar hasta el lunes y que entro y ya esta? dios santo ahora si que me quede sin mis uñitas jaja. oie pero si en eso de dejarnos intrigadas eres experta verdad, me encaaaaaaaanta tu historia lo unico malo es que despues de leer los capitulos quiero leer mas y mas, amiga se que estamos de vacaciones pero pooooorfa no te tardes tanto siiiii? no puedo estar separa tanto tiempo de mi amado Albert. estare esperando la conti y desde aca te mando muchos saludos y toda toditita mi admiracion!!!
    que pases unas lindas vacaciones Cali y que descanses mucho para nos pongas muchos muchos capitulos mas jeje.
    tu amiga de Nayarit:
    Lupita

  10. te felicito esta muy linda tu historia espero que pronto suvas tu siguiente capitulo

  11. gracias por dejarnos este regalo por semana santa

  12. si, si si, que se quede con Albert!!!!! el Terry muy guapo muy guapo pero ya paso su momento, que se quede con Albert!!!!!!

  13. Cali !!!!!! Excelente trabajo…. muchas felicidades…..y Gracias !!!!

  14. Está genial el capítulo aunque siempre quise un final con albert pobrecito terry

  15. pzsinseramente felizitaciones eres muy buena la hostoria es muy apegada a el como quedo la serie orijinalmente, tambien permiteme felicitarte por que el bocabulario que usas es mu extenso y sobre todo muy apropiado eso te lo digo profecional mente claro y como fan de candy me parese que el dejar a candy con albert es la decision correcta sige aci y podrias yegar a ser una escritora muy reconocida si no es que ya lo eres

  16. ups lo siento por las faltas de ortografia pero ya estoy bien desvelada y te vuelbo a desear lo mejor y sige aci

  17. La verdad me encanta tu fic pero lo unico q no me gusto de este capitulo fue la actitud de terry todos sabemos q el nunk se daria x vencido ya q cn el caracter q tiene la verdad yo no esperaba q reaccionara asi parecia q ya no amaba ni le importaba mucho candy pero x lo demas me gusta mucho la historia

  18. Albert se me hace el hombre perfecto para Candy. Para mi Albert es un principe .

Leave a Reply

Your email address will not be published.