Home / Fan trabajos / Inicia una nueva vida Capitulo 1

Inicia una nueva vida Capitulo 1

Inicia una Nueva Vida

por  Cali

Personajes

Ca      Candy 
Al       Albert
An      Annie
Ar      Archie
Py      Señorita Ponny
Hm    Hermana María
Do     Dorothy
Ge     George (mayordomo y amigo de Albert)
Jh      Joshua (chofer)

 

“Iniciando en Lakewood”

Había sido una buena mañana en el hogar de Pony, después de ese almuerzo tan suculento que incluso Clin y Miena habían disfrutado.

Albert había decidido cambiarse de ropa por algo más cómodo, pues el Kilt no era la prenda más adecuada para poder trepar a los árboles como lo había sugerido Candy.

Ca -Vamos Albert, ponte algo más cómodo pues así vestido será muy fácil ganarte a trepar al árbol y dirás que hice trampa –dijo Candy haciendo una mueca y sacando la lengua pícaramente.

Al -Esta bien, me cambiare, pero debes esperarme no te adelantes con los chicos quieres.

Ca -Si, apresúrate.

Candy, Annie, Archie y los chicos esperaban a Albert mientras se cambiaba, y Candy aparto a Annie del resto, para comentarle.

Ca – Annie, lo viste, es él, no podía creerlo, es él!!

An -De que hablas Candy, quien es qué??

Ca -Jajaja, lo siento no te había contado –dijo Candy sacando la lengua y dándose un ligero coscorrón en la cabeza.

Ca -El día que me escribiste la carta donde decías que no podíamos escribirnos mas porque así te lo habían dicho tus padres, yo me sentía muy triste, y corrí a la colina a despedirme y me quede llorando un rato allí, fue cuando escuche un ruido extraño, una especie de música o mas bien unos caracoles arrastrándose.

An -Caracoles arrastrándose?? De que hablas Candy?

Ca -Bueno, ese ruido que escuche era la música de una gaita

An -Y eso te pareció caracoles arrastrándose? Que ideas tienes jajaja

Ca -Como sea, entonces se acerco mi príncipe de la colina.

An -Príncipe de la colina? Nunca me contaste eso

Ca -Pero ya lo estoy haciendo, déjame continuar antes de que llegue Albert.

An -Albert? Pero…

Ca -Shhhhh -dijo Candy para poder seguir contando su nuevo hallazgo

Ca -Se acerco un chico de ojos azules y cabello rubio que me hizo sonreír –Candy recordaba ese momento viendo al cielo tan azul como los ojos de aquel chico- y me dijo “eres más linda cuando ríes que cuando lloras”, y me hizo sonreír, claro también por cómo estaba vestido pues traía un kilt, pero yo le dije que era una falda, y los dos nos reímos, el viento soplo y la carta que traía en las manos voló, corrí para alcanzarla y cuando regrese para seguir hablando con aquel chico, vi un reflejo en el suelo y allí estaba este broche, pensé que era de él, pero cuando lo busque, ya se había ido. –Candy extendió su mando con el broche en ella para mostrárselo a Annie.

An -Si lo había visto antes pero nunca me contaste la historia.

Ca -Shhhh

An -Esta bien, está bien.

Ca -Cuando conocí a Anthony pensé que él era el príncipe de la colina que había visto aquella vez, pero no eran el mismo. Pero ahora se quien es, lo he vuelto a ver, por fin, después de tantos años, pensé que nunca lo conocería, pero si, hoy ya sé quién es.

An -Pero dime quien es, a qué hora lo viste, donde????  -Preguntaba Annie impaciente por conocer la respuesta.

Ca -Mi príncipe de la Colina es… -suspiro Candy -Es Albert.

An -Que??? Como es posible?.

Ca -Yo misma no lo creía, pero al verlo allí vestido con su kilt y su gaita, me recordó al príncipe de aquella vez, y el mismo me lo dijo. 

Al -Fue aquí donde te vi la primera vez Candy

Ca -Albert! Me sorprendiste.

Al –Lo siento no era mi intención.

Ca -Que decías??

Al -Que fue aquí la primera vez que te vi, cuando llorabas por Annie, recuerdas?

Ca -Tu eras aquel chico con la gaita??? Tú eres el príncipe de la colina?

Al -Príncipe de la colina??.

Ca -Jajaja -sonrió mostrándose ruborizada y algo apenada. –Si bueno, yo lo tenía que llamar de alguna manera o no?

Al -Así que ahora soy un príncipe?, jajaja, gracias.

Ca -No seas presumido.  Jajaja –Candy extendió la mano para mostrarle el broche que tenia ella como feliz recuerdo de aquel 1er encuentro.

Al -Ese es mi broche, así que tu lo tenias??

Ca -Si bueno… yo… lo vi tirado en el pasto aquella vez, lo recogí y cuando te busque para devolvértelo te habías ido.

Al -Y lo guardaste todo este tiempo??

Ca -Si, bueno… a decir verdad es un tesoro muy querido para mí

Al -Como? Un tesoro?

Candy se volteo dándole la espalda y apretando su broche fuertemente en sus manos, suspiro y miro al cielo.

Ca -Si, es uno de mis tesoros, el primero a decir verdad, me ha hecho compañía todo este tiempo y me ha ayudado a no sentirme tan sola.

Albert se quedo escuchando atentamente la breve historia que Candy le contaba. Y solo susurro para si, -Candy yo…..

Candy volteo nuevamente y extendió su mano con el broche hacia él.

Ca -Pero bueno, el broche es tuyo, así que toma.

Albert salió de sus pensamientos y miro el gesto de Candy.

Al -No, de ninguna manera, ese broche es tuyo, no sería capaz de quitarte uno de tus tesoros, como dices –le dijo guiñándole un ojo y con una dulce sonrisa en su rostro, tomo las manos de Candy envolviendo con ellas el broche y las pego hacia ella. –Consérvalo por favor.

Gracias, -dijo Candy un poco ruborizada por el acto.

An -Y entonces llegamos nosotros verdad?

Dijo Annie, sacando a Candy de sus pensamientos.

Ca -Si, entiendes ahora porque estoy tan feliz?, mi príncipe de la colina es Albert, que feliz soy, jajaja

Candy dio una vuelta y rió alegremente, sin darse cuenta de que los chicos y Albert la veían atentamente a su alrededor.

Y porque tanta felicidad?? –pregunto Albert, al verla dar vueltas y riendo tan alegremente.

Candy trato de parar en ese instante la última vuelta que daba, pero por el impulso cayo sentada en el suelo, mientras su cara se ponía toda roja.

Es que es un hermoso día! -Dijo Candy apenada por ser descubierta soñando despierta, aunque solo Annie sabía la verdadera razón de su felicidad.

Jajaja, rieron todos

Al -Déjame ayudarte, te lastimaste??

Ca -No, estoy bien gracias, -decía mientras tomaba la mano de Albert.

Bueno, treparemos al árbol o no? –dijo Jimmy mientras él y los niños comenzaban a correr hacia el árbol.

Esperen, -Dijo Candy soltando la mano de Albert y animándolo a él, a Annie y Archie a alcanzar a los chicos. – Vamos que nos ganaran – dijo Candy mientras corría.

Todos llegaron al árbol y algunos de los chicos ya habían comenzado a trepar.

Archie y Annie se quedaron parados frente al árbol y… 

Ar -Yo nunca he trepado un árbol, a demás mi ropa no es adecuada para eso.

An -Bueno yo no soy muy buena trepando, porque no nos quedamos aquí y nos sentamos un momento. –dijo Annie tomando la mano de Archie

Ar -Si claro.

Candy casi llegaba a la rama más alta, donde le encantaba admirar el atardecer, y pronto se acomodo para poder hacerlo.

Ca -Vamos Albert, tienes que venir aquí.

Al -Esta bien, pero yo no tengo tanta practica como tu

Unos minutos después Albert alcanzo a Candy quien ya estaba sentada en la rama más alta disfrutando de la vista.

Al -Puedo sentarme aquí?

Ca -Claro, mira que linda vista.

Al -Tienes razón, es muy bello ver todo esto.

Ambos se quedaron unos minutos contemplando el paisaje y…

Ca -Recuerdas que alguna vez te hable de esto?

Al -Si de hecho fueron muchas veces.

Ca -Me alegra que tu si vinieras aquí, para verlo conmigo.

Albert la veía atentamente cuando descubrió una lágrima rodando por su mejilla.

Al -Y es tan mala mi compañía que por eso lloras?? Dijo mientras limpiaba esa lágrima de la mejilla de Candy.

Ca -No, no es eso, solo es que Anthony y Stear, prometieron que vendrían aquí conmigo a ver eso y……

Al -Vamos Candy ellos están viendo atardeceres tan bellos como este, recuerda que están con nosotros y que mientras no los olvidemos, ellos no se habrán ido, sonríe, quieres?.

Ca -Si, tienes razón, -dijo Candy mientras secaba sus ojos y volteaba a ver al horizonte.

Albert prefirió ver una vista más bella que el atardecer y se quedo pensativamente mirando a Candy mientras pensaba.

“Candy, que lindo es compartir esto contigo, el que ames la naturaleza tanto como yo, es tan bueno que….”

Candyyyyy, -gritaban los niños desde la base del árbol,- bajen, ya pronto será de noche…

Al -Vamos Candy, bajemos ya, -dijo mientras extendía su mano para ayudarle a bajar.

Candy volteo a verlo y le dijo,- te ganare!!- Y comenzó a bajar rápidamente por el árbol.

Al -Eres una tramposa, espérame!

Ambos bajaban presurosamente por el árbol mientras reían, pero casi llegando al suelo, Albert trato de ganarle a Candy, pero en su intento resbalo de una rama y…

Al -Ouchh, -dijo Albert mientras se sostenía de la siguiente rama y daba un brinco hasta el suelo.

Albert!! Que te paso?? –dijo Candy dando un brinco y bajando del árbol en dirección a Albert.

Al -Nada es solo un rasguño, en serio.  Tomándose la mano izquierda.

Ca -A ver déjame ver, -decía Candy mientras le tomaba el brazo. –Estas bien solo es un rasguño, aunque tendré que lavarte y ponerte algo en esta mano, -decía mientras sacaba su pañuelo de una bolsa de su vestido y lo colocaba en la mano lastimada de Albert para evitar que sangrara mas.

Ca -Ya ves, todo por tratar de ganarme.

Al -Tienes razón, a tarzan pecosa, nadie le puede ganar, jajaja

Tarzan pecosa –Decía Candy casi como un susurro mientras su sonrisa desaparecía por un instante.

Pero borro inmediatamente esa expresión de su rostro y vio a Albert para reñirlo.

Como te atreves,  jajaja

Rieron todos en coro… jajaja 

Al –“Que tonto soy!!, no debí decirle así, era la frase que Terry usaba para ella”, -pensaba Albert al darse cuenta del instante en que Candy había cambiado su expresión.

Ca -Hermana María, señorita Pony, gracias por un día tan hermoso, vendré pronto a visitarla a usted y los niños, despídame de ellos por favor.

Py -Si Candy, ellos quedaron rendidos después de un día tan alegre.

Hm -Señor William, muchas gracias por tantos y tan hermosos regalos para los chicos.

Al -Por favor hermana María, llámenme Albert, no soy tan viejo después de todo o sí???

Hm –No, claro que no.

Py -Señor W… perdón, Albert –corrigió la señorita Pony al ver la cara de seriedad que ponía Albert.

Py -Gracias por todas esas cosas maravillosas, pero los va a mal acostumbrar.

Al -No de ninguna manera, solo quiero que los chicos estén felices, y Candy también.

Py -Lo sabemos, por favor cuide mucho a nuestra niña, y gracias por todo lo que ha hecho por ella.

Al -Si señorita Pony, la cuidare bien, se los prometo.

Candy, Annie, vámonos que ya es tarde –Dijo Archie llamando a las chicas que estaban arropando a los niños en el dormitorio.

Cuando salió Candy de la casa, vio dos coches estacionados enfrente.

Dos coches?? –dijo volteando a ver a Annie

An -Si, es que Albert les trajo tantos regalos a los chicos que no cupieron en uno solo.

Reían mientras Albert solo volteaba los ojos al cielo haciéndose el desentendido.

Ar -Bueno, pues vamos.

En ese momento Clin corrió y salto a los brazos de Candy.

Ca –Clin

Hm –Sabes que siempre trata de irse contigo.

Ca –Si, pero yo..

Al –Que vaya con nosotros, sabes que en Lakewood hay suficiente espacio para que este bien, a demás Puppe se alegrara de verlo.

Ca –Pero no podrá entrar a la casa, a la Señora Elroy no le gustan los animales.

Al –Pero estará bien afuera, y de vez en cuando entrara con Puppe.

Ca –Esta bien, entonces vámonos ya. 

Al -Ustedes 3 vayan en aquel auto, yo iré en este para que Joshua no se vaya sola.

Ca -No, de ninguna manera me mandaras de chaperona de estos tortolos, -decía mientras tomaba la mano de Albert y lo jalaba corriendo hacia el otro auto.

Candy!!! –decían al unísono Archie y Annie mientras se sonrojaban por igual.

Jajaja, Reía Albert mientras subía al auto con Candy, -nos veremos en Lakewood.

Sí –dijeron Annie y Archie mientras subían al auto.

Al -Eres una revoltosa jajaja -Decía a Candy mientras cerraba la portezuela de auto.

Ca -También es necesario que pasen un momento a solas, no crees? – le decía a Albert mientras le guiñaba un ojo.

Al -Si tienes razón.

El camino fue tranquilo, Albert y Candy conversaban de lo bien que lo habían pasado ese día y clin dormía plácidamente sobre las piernas de Candy.

Al -Candy, dime, porque Jimmy te dice jefa??  Candy??

Albert volteo a verla cuando ella no respondió y se dio cuenta de que se había quedado profundamente dormida recargada sobre el asiento.

Al -Candy, pequeña, -dijo en casi un susurro, mientras la acercaba a él y la cubría con una frazada, pues la noche comenzaba a enfriar.

“Pero ya no es ninguna pequeña”, -pensaba para sí mientras veía la noche estrellada a través de la ventana y aspiraba el perfume del pañuelo de Candy, que traía envuelto en la mano.

Ca -Que bien dormí, mmmm –decía Candy mientras se estiraba en la mullida cama color durazno en la que había amanecido. 

Pero dónde estoy?? – dijo dando un salto y volteando a ver todo a su alrededor, quedando totalmente sonrojada mientras veía que traía puesto un camisón rosa pálido.

Buenos días señorita Candy –dijo Dorothy

 Hayyyy – dijo Candy cubriéndose con la colcha de la cama y dejando salir su cabeza lentamente.

 Ca -Dorothy, me asustaste.

Do -Lo siento. –dijo mientras esbozaba una sonrisa de travesura.

 Ca -Pero dónde estoy??

 Do -Esta en Lakewood, en su habitación.

 Ca -Lakewood, que bien, pero quien me puso en la cama??

 Do -El señor William la trajo.

 Ca -El señor William?? Albert!! –dijo sorprendida – y este camisón?? –preguntaba mientras veía su camisón y su cara se ponía totalmente roja.

 Do -Yo la cambie de ropa anoche –decía Dorothy mientras reía sigilosamente.

 Ufff suspiraba Candy mientras recuperaba su color natural y sonreía junto con Dorothy.

 Ca -Dorothy que gusto verte, hace tiempo que no nos veíamos, pero cuéntame que haces aquí.

 Do -El señor William me hizo venir, para atenderla a usted señorita Candy.

 Ca -Dorothy, no me llames señorita por favor.

 Do -Esta bien, pero solo cuando estemos a solas.

 Ca -De acuerdo. Guiño un ojo.

 Do -Debe darse prisa, el desayuno esta por servirse y no querrá llegar tarde al comedor, cierto?.

 Ca -Tienes razón, pero no sé donde esta mi maleta y allí esta toda mi ropa.

 Do -No se preocupe el señor William le ha traído algunos vestidos para que se sienta en casa –decía mientras abría de par en par las puertas de aquel hermoso closet.

Ca -Waooo, pero que lindos –decía Candy mientras daba un salto para salir de la cama.

 Ca -Y son todos para mí? Preguntaba mientras miraba asombrada uno a uno de esos lindos vestidos.

 Do -Por supuesto, pero ahora es momento de que se dé un baño muy rápido, para que no se le haga más tarde, vamos!

 Ca -Si, vamos.

 Después de un baño tibio y ponerse un lindo vestido rojo con una cinta blanca, Candy estaba lista para bajar al comedor.

 Do -Dese prisa, los demás ya deben estar allí.

 Ca -Si, gracias. -Dijo Candy mientras salía corriendo de su habitación.

 Corría por las escaleras cuando escucho.

 UNA DAMA NO CORRE POR LAS ESCALERAS, CANDYYY

Candy se detuvo de un solo tajo, casi a punto de caer, pero quedando congelada por aquella voz.

 Jajajajajaja reían varias voces al lado de la escalera por donde venia Candy

 Ca -Archie!!!! Que susto me has dado, pensé que era la Señora Elroy.

 Jajaja, reían todos.

 Al -Vamos Candy baja con cuidado no queremos que te accidentes en las escaleras.

 Ca -Si.

 Candy bajo tranquilamente las escaleras y tomo el brazo de Albert que la esperaba al pie de las mismas para dirigirse hacia el comedor.

 El desayuno transcurrió tranquilo y alegre.

 Ar -Y bien, cuando será tu presentación “tío William”?? Pregunto con una sonrisa irónica.

 Archie y Annie ya sabían el secreto de Albert con respecto a ser el tío William pero prometieron guardarlo hasta el día de la presentación.

 Al -En un mes,  exactamente el 07 de Mayo.

 Ca -El 07 de Mayo? –dijo Candy sorprendida y con un ligero toque de tristeza en la voz.

 Al -Si, sé que es tu cumpleaños y precisamente escogí ese día para festejarlo también. No te agrada la idea?

 Ca -Yo… yo en realidad quería que lo pasáramos de día de campo nosotros 4, pero…

 Al -Lo siento Candy, pensé que te alegraría la idea de una gran fiesta de cumpleaños a demás ese día también serás presentada tu, como miembro de los Andrew.

 Ca -Yo? Pero Albert yo…. –decía mientras bajaba la mirada y tomaba fuertemente su servilleta en las manos.

 Al -Que pasa Candy?

Ca -Yo te había comentado que quería dejar de ser una Andrew

 Al -Pero Candy

 Ca -Es que solo por eso los Leegan desean que me case con Neal y…

 Ar -Que??? Que te cases con Neal?, como es posible, porque no me habías dicho nada de eso – dijo mientras arrugaba el mantel con sus puños. Ese Cretino me va a escuchar…

 Al -Tranquilízate Archie, no sucederá nada de eso, y tú lo sabes Candy, no dejare que hagan algo que tú no quieres, de acuerdo??

 Ca -Si Albert, gracias, pero a demás, la Señora Elroy, y yo no sé….

 Al -La tía se irá dando cuenta de que eres un valioso miembro de los Andrew y las cosas cambiaran, ya lo veraz.

 Ar -Así que a partir de hoy vivirás aquí en Lakewood, para que aprendas todo lo que puedas para la fiesta de ese día.

 Ca -No, pero yo…. No …

 Al -Por favor Candy, recuerda que también será mi presentación y no quiero estar solo, te necesito. –decía Albert mientras tomaba la mano de Candy y la veía tiernamente a los ojos para tratar de convencerla. – Te quedaras, verdad??

 Ca -Si, -decía de forma muy queda Candy, mientras se perdía en el azul de los ojos de Albert.

 Mientras tanto en el comedor, una mirada suspicaz miraba atentamente aquella escena, mientras carraspeaba con su garganta tratando de volver a Albert a la conversación.

 Ge -Pero no se preocupe señorita Candy, yo estaré aquí para ayudarle en lo que usted necesite.

 Ca -Este si… gracias George, -decía Candy mientras soltaba la mano de Albert algo nerviosa.

 Archie no había notado nada porque estaba muy entretenido luchando por acabar su jugosa toronja, pero Annie que también se había dado cuenta de la escena agrego.

 An -Si Candy yo también te ayudare. Quieres?

 Ar -Genial no se hable más del asunto, entonces Candy se quedara en Lakewood para aprender a ser toda una dama

 Ca -Archie Cornwell!!, que insinúas? –decía Candy con una cara de enojo hacia él.

 Jajaja, se escucho en el comedor.

 Ca -Pero yo no puedo quedarme aquí, tengo mi departamento y a demás tengo que trabajar en la clínica con el doctor Martin, no puedo dejar a los pacientes así.

 Al -No te preocupes Candy Joshua te acompañara a recoger tus cosas al departamento y traerlas, y a demás te llevara y te traerá de la clínica todos los días. Solo te pido que no dobles turnos, si no, no tendrás tiempo para estudiar.

 Ar -Y necesitaras todo el tiempo del mundo heee!!! Guiño un ojo hacia Candy.

 Ca -Archie!!!!

 Jajaja, nuevamente se escuchaba en el comedor.

 Ge –Sr. William, tenemos que irnos, hay asuntos que tenemos que ver en la oficina.

 Al -Si George vamos.  Espérenme a comer, quieren? – dijo mientras se levantaba de la silla y se dirigía a la puerta.

 An -Candy hoy no iras a la clínica?

 Ca -No, aun me queda este día libre.

 Ar -Entonces lo aprovecharemos para ir por tus cosas al departamento y traerlas de regreso, que dicen?

 Candy y Annie contestaron afirmativamente mientras sonreían los tres.

 Sr. William, Sr. William –decía George tratando de llamar la atención de Albert

 Al -Que… este yo…

 Ge -Sr. William le preguntaba si había pensado la idea del trabajo de Candy en el hospital  Lincoln.

 Al -George, te he pedido que cuando estemos solos me llames Albert, por favor

 Ge -Esta bien, pero dime, lo has pensado?

 Al –Si, pero no sé si Candy esté de acuerdo con la idea, pues fue por un nombre por quien perdió todo acceso a hospitales importantes y no sé si quiera que por otro nombre tenga ahora mas privilegios, sabes que eso, a ella, no le agrada.

 Ge -Si lo sé, tienes razón, me alegra escuchar eso de ti, a decir verdad lo preguntaba porque es una oportunidad perfecta para que el doctor Martin, regrese a trabajar a un gran hospital como lo es San Julián, en el área de heridos de guerra.

 Al -Que buena idea George, no había pensado en esa posibilidad, pero habrá que hablar primero con el Dr. Martin y ayudarlo con su pequeño problema de..  –decía Albert mientras movía la mano simulando tomar algo a cuello de botella.

 Ge -No creo que se niegue a la idea, después de todo su único hijo también murió al principio de esta guerra.

 Al -Si, tienes razón, pondremos un ala con el nombre de su hijo como recuerdo a él, George, te conté la vez que Candy vació su botella de licor y le puso café negro bien cargado para que dejara de tomar por lo menos ese día?? –recordaba Albert con una alegre sonrisa mientras contaba la historia a George

 Ge -Si Albert, es como la novena vez que me la cuentas

 Al -A si?, no lo recordaba

 Ge -No me dirás que nuevamente te está dando amnesia y que requieres que cierta enfermera te cuide nuevamente, verdad? –decía con tono de ironía, y sonrió  al ver el rostro de Albert.

 Al -No sé de qué estás hablando, -dijo Albert para cambiar el tema, -mi memoria está muy bien ahora, gracias a….

 Ge -Gracias a Candy, -dijo George para terminar la frase que había dejado en pausa Albert.

 Al -Si gracias a ella y….

 Jh -Señor, llegamos

Al -Gracias Joshua, -suspiro aliviado mientras se apresuraba a bajar del auto.

 An -Candy hay muchas cosas que no podremos llevar a Lakewood, pues no las necesitaras, que haremos con ellas.

 Ca -Hablare con el Dr. Martin, tal vez el pueda ocupar algunas y sabrá a quien le podemos dar el resto, no crees??

 An -Si es buena idea.

 Ar -Pero vendrá alguien más para ayudar verdad?? Decía mientras se tiraba en el sillón a descansar, -porque todas tus maletas pesan mucho.

 Ca -Que exagerado eres.

 Los cuatro seguían recogiendo cosas y llego el momento de la partida.

 An –Vamos Candy ya debemos irnos.

 Ca –Si bajo en un minuto.

 Candy miro el departamento recordando los bellos momentos que había vivido allí junto a Albert.

 Ca –Fue divertido, “Albert, que buenos momentos pasamos aquí, con los amigos y con Puppe”, -suspiro nostálgica.

 Ar –Vamos Candy, tenemos que irnos ya.

 Ca -Si.

 Salió del departamento cerrando suave y nostálgicamente la puerta, se despidió del casero y se fue con sus amigos.             

 Ca -Vamos Archie si no esta tan pesado, no seas flojo.

 Ar -Como tú no has cargado cosas toda la tarde

 Al –Que sucede? porque tanto alboroto?.

 Ca -Albert! Hola, es que estamos bajando las cosas que tenía en el departamento

 Ar -Si pero ya me canse, subir y bajar escaleras con todo esto es muy cansado, a demás, no soy burro de carga

 Ca –Eres un delicado

 Al –A ver porque no llamamos a Jhosep y los demás y entre todos subiremos más rápido las cosas, pero dime Candy, en realidad necesitas todo esto, aquí tienes lo que te pueda hacer falta, no crees?.

 Ca – Si pero es ropa y …..

 Al –Veamos, si no mal recuerdo teníamos pocas cosas, pero lo que no recuerdo son todos esos libros, de que son??

 Ca –No, nada importante, -corrió Candy para cerrar la caja que contenía esos libros.

 An -Son libros de Cocina, como tú ya no estabas para cocinarle, pues algo tenía que hacer para no morirse de hambre, dijo mirando a Albert mientras sonreía pícaramente.

 Al –Ahora entiendo, vamos Candy aquí ya no los necesitaras mas, aquí si cocinan muy rico.

 Ca -Pero yo quiero hacer algunas cosas por mi propia cuenta.

 Al -Esta bien, pero llevaremos esta caja con todos estos libros a la biblioteca.

 Y así, poco a poco todas las cosas quedaron acomodadas dentro de la mansión

 Archie se ve exhausto, dijo Albert al verlo tirado en el sillón sobre las piernas de Annie.

 Ca –Exagera, más bien es pretexto para que Annie lo consienta. Decía Candy desde el otro extremo de la sala de estar.

 Al -Y ya decidiste porque tema vas a empezar a estudiar para la presentación?, recuerda que un mes pasa volando.

 Ca –Tema??

 Al –Si, Etiqueta en la mesa, Protocolo social, Historia Europea, etc. etc. etc.

 Ca –Que?? Tengo que estudiar todo eso?

 Al –Claro una dama de sociedad debe conocer muy bien la historia de su linaje y su país, y las reglas de etiqueta básicas en un comedor.

 Ca –Bueno las básicas las sé, pero no se que mas quieres que aprenda.

 Al –Tengo una idea, espérame aquí.

 Un poco después Albert les pedía a Candy, Annie, Archie y George que pasaran a la mesa. Cuando entraron al comedor vieron una mesa elegantemente preparada, con una cantidad de cubiertos para cada comensal, que Candy no había visto nunca.

Al –Primero practicaremos la entrada al comedor.

 “Entrada al comedor??” –se preguntaba Candy mientras veía con curiosidad todo aquello que había preparado Albert para enseñarle.

 Al –Como patriarca de los Andrew me corresponde ocupar la cabecera de la mesa, -dijo mientras se colocaba en su lugar

 Al –Candy cuando la tía Elroy esté presente, ella ocupara el lugar a mi derecha, pero si ella no está, lo ocuparas tú por ser también una Andrew directamente.

 Ge -O la esposa del patriarca de la familia

 Ca –Que??? Dijo Candy ruborizada

Ge –Si, que el lugar lo ocupara la esposa de Albert, algún día, mientras tanto tú lo ocuparas.

 Ca –Si, claro…

 “Así que ella también se ruboriza mmmm” –Pensaba George después de ver la reacción de Candy

 Una vez que se ordenaron y le explicaron el porqué de los lugares a Candy pidieron que trajeran la cena.

 Candy curiosa veía los diferentes cubiertos que estaban dispuestos para ella y no entendía como debía usarlos.

 Bueno Candy –Dijo Albert mientras tomaba una cuchara con su mano –El uso de los cubiertos es sencillo solo comienza por el que este afuera y sigues hacia adentro hasta terminar con los de postre que están en la parte de arriba.

 Ca –Si

 Albert había pedido en la cocina que se sirvieran pequeñas porciones de diferentes platillos para que Candy tuviera la oportunidad de practicar con todos los cubiertos que habían sido colocados.

 Ar -Esta porción es muy pequeña, y yo con el hambre que tengo, -dijo Archie mientras miraba el primer plato que tenían como entrada.

 Al –Jajaja, es que esta ocasión probaremos de todo un poco para que Candy pueda practicar con los cubiertos y como veras son muchos, así que si pedía las porciones normales de la cena, no practicaríamos con todos.

 Fiuuufff, -Dijo –Archie aliviado, pensé que tendría que escabullirme por la noche a la cocina.

 Jajaja, rieron todos alegremente.

 Ca –Y todas estas copas?

 An –Bueno la que se encuentra al centro es para el agua, esa nunca se mueve de su lugar.

 Al -La que se encuentra primero a tu mano derecha es para un vino blanco que acompañara la entrada y cada copa es para un vino diferente que acompañara a cada platillo.

 Ar –Después de que se utiliza cada copa, será retirada para que de paso a la siguiente, con el nuevo vino.

 Ge –También tendrá que aprender un poco de vinos señorita Candy

 Ca –No lo creo todos me marean igual, -dijo sacando la lengua de forma traviesa

 Jajaja

 Uno a uno se fueron terminando los cubiertos hasta que llegaron a un tenedor muy pequeño de dos puntas y del otro lado del plato unas pequeñas pinzas.

 Ca –Y esto para qué es? –pregunto Candy tomando las pinzas

 Al -Son para los escargot

 Ca -Los que?? –pregunto Candy intrigada

 Ar -Los ca…

 Al -No lo digas Archie si no, no querrá probarlos, dijo mientras hacia una mueca juguetona.

 Cuando trajeron el siguiente platillo y lo colocaron al lugar de Candy, ella solo abrió los ojos sorprendida de lo que veía

 Ca -Estos son Caracoles, es la comida favorita de Clin, pero…. –volteo a ver a Annie desconcertada

 An –Si, estos son los escargot, que en francés significa caracoles, son muy ricos, pruébalos, anda.

 Al –A ver Candy, con estas pinzas tomas el caracol así, y con el pequeño tenedor lo sacas así.

 Albert le mostraba la forma correcta de comer los escargot, mientras Candy hacia una mueca de …..

 Ar –Vamos Candy, tienes que probarlos

 Ca –Esta bien

 Candy tomo las pinzas luego el tenedor y cuando se dispuso a sacar el caracol que se encontraba dentro, hizo tanta fuerza con las pinzas que la concha del caracol se rompió y el animalito salió expulsado hacia el escote del vestido de Candy

 Ca –Hayyyy, grito Candy mientras se paraba rápidamente de la mesa

 Jajaja, reían efusivamente en el comedor

 Albert!!! Riño Candy mientras lo veía con una mueca de enojo y pena

 Jajaja

 Al -Definitivamente no serviremos caracoles el día de la presentación jajaja

 Ouchhh, decía Candy mientras se volvía a sentar a la mesa después de haberse quitado el caracol del escote y terminar más roja que nunca.

 El resto de la cena transcurrió tranquilo, aunque alegre, disfrutaron de deliciosos platillos y al final Candy comento lo mucho que le habían gustado los caracoles, aunque solo los comería cuando estuviese a solas.

 Annie pidió a Archie que la acompañara a su casa pues ya era algo tarde, y Albert y Candy los acompañaron a la puerta de la mansión, y se quedaron parados allí mientras el auto se perdía en el camino.

 Al –Que hermosa luna, ilumina todo el jardín, quieres dar una vuelta en el jardín?  –pregunto a Candy, mientras le ofrecía su brazo.

 Ca –Si, -dijo mientras lo tomaba del brazo.

 Caminaron por un momento y vieron una banca que ofrecía una bella vista del portal de las rosas, ambos se encaminaron allí y se sentaron.

 Ca –Si en realidad la luna brilla muy hermoso, no parece que fuera de noche

 Al -El jardín luce hermoso en esta época del año, el señor Whitman ha hecho un excelente trabajo con el.

 Ca –El señor Whitman?, pero él es el jardinero de los Leegan.

 Al –No, ya no, de hecho la gente que conociste con los Leegan ya no trabajan mas allí, les he pedido a todos que vengan aquí a Lakewood, porque sé que ellos te trataron muy bien, cuando estuviste allí.

 Ca -Como, ellos están aquí? Pregunto Candy asombrada, pero solo he visto a Dorothy

 Al –En realidad ellos llegaran mañana, les di unos días de descanso, solo Dorothy llego anteayer, esperando a que tu llegaras y el señor Whitman, trabaja de planta con nosotros desde que Anthony …

 Ca –En serio?, no lo hubiera sabido, pero yo vi al señor Whitman en otra casa, -decía Candy mientras recordaba aquel suceso cuando aquel hombre del que no recordaba su nombre trato de matar a miena, y el señor Whitman lo evito recordando que las dulce Candy que había sembrado en su jardín se secarían si ella no estaba feliz.

 Al –En que piensas Candy??

 Ca –En donde había visto al señor Whitman antes, pero no importa. –dijo mientras aspiraba el perfume que las rosas esparcían al soplar ese ligero viento.

 Al mismo tiempo una lágrima corrió por su mejilla. 

 LEER EL SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …

15 comments

  1. oraleeeeeeeee k chidoooooooo me gusto felicidadessss

  2. me gusto mucho el principio de tu historia, y me muerdo de ganas por leer la continuacion.FELICIDADES

  3. Hola,
    Está muy entretenida la historia e interesante, ojalá no tardes en subir continuaciones, felicidades lo haces muy bien.

  4. Que.lindo.esta,aunque.es
    un.albertfic.

    Terry.es.my.number.one.

  5. QUE LINDO FIC, PERO A JUSGAR POR LOS PENSAMIENTOS DE GEORGE ES UN ALBERT FIC O NO? BUENO DEBO DECIR QUE AUNQUE QUIERO MUCHO A ALBERT MI IDEAL PARA CANDY ES TERRY, ALBERT ES COMO SU PAPA O HERMANO MAYOR ELLA MISMA LO DICE JEEE. BUENO ME GUSTA TU FIC 🙂 NO TARDES PON PRONTO LA CONTI..
    C@taa!

  6. Hola Chicas,

    Gracias por escribirme tan padres comentarios, la verdad me alegra que el inicio de la historia les guste, y no sean mala onda con Albert, denle chance, también se merece ser feliz o no?, Terry tuvo su oportunidad y la perdió, ahora le toca una oportunidad a Albert, a demás les cuento que en un capitulo muy adelante leerán una frase que dice “Candy se ha ido con Terry a Londres”, así que no se… tal vez… o puede que no. pero créanme que mi visión de Albert es la de un hombre maravilloso y solo 7 años mayor que Candy.

    Gracias por sus comentarios, y espero que al igual que este les gusten los siguientes capítulos. Saludos a todas. Cali.

  7. siii por favor la continuacion!! no nos dejes asi, deberias asociarte con un dibujante y sacar el manga, o comic, se venderia muy bien, yo sin pensarlo pagaria por el!

  8. WOW!!! Si q nos dejast con la curiosidad del siguient capitulo. La idea de ilustrarla esta padre, aunq a mi me encanta hechar a volar la imagibación y con tu relato es super fácil!!!
    Wnhorabuena!!!

  9. cali me tienes picadisima con la historia y no dejo de decirte como todos los días en el trabajo.. eres malvada¡¡¡¡¡¡ me dejas en lo mejor y siempre quiero leer mas. gracias por todo lo que aportas y por las carcajeas que me haces dar con tus ocurrencias en la historia. pilla

  10. Que hermosa manera de retomar la historia, maravillosamente descrita, me imagine a los personajes en todo momento, mil gracias por retomar una historia que en la infancia me hizo soñar!!!!!!!

  11. A MI SI ME ENCANTA ALBERT, ES MI PERSONAJE FAVORITO,,,, SIIIII SIGAN HACIENDO MAS HISTORIAS DE ALBERT Y CANDY, QUE ROMAAANTICO,,,, TAMBIEN ME GUSTA TERRY CALRO, PERO A 1000 PREFIERO ALBERT, BELLO,

  12. PATRICIA CAMPOS GARCIA

    SALUDOS CHICAS, LAS FELICITO POR TODO LO QUE HAN ESCRITO HASTA AHORA, LES COMENTO QUE TUVE QUE CAMBIAR MI CUENTA YA QUE ME LA HAKEARON.

    CUIDENSE Y FELICIDADES.

  13. PATRICIA CAMPOS GARCIA

    FELICIDADES POR SU CREATIVIDAD.

  14. HOLA ACABO DE DESCUBRIR TU TRABAJO Y ESTA MUY LINDO SOLO ESPERO PODER SEGUIR LEYENDOTE Y QUE TODOS LOS CAPITULOS ESTEN COMPLETOS PORQUE NO SE SI YA TIENE UN FINAL ESTA HISTORIA, SERIA MUY TRISTE QUE NO LA HUBIERAS TERMINADO.

  15. Esta historia me encanta la e leido como 5 veses

Leave a Reply

Your email address will not be published.