Home / Fan trabajos / Enamorados

Enamorados

Capitulo VIII: “Enamorados.”
por Floryaiza

Eliza estaba realmente contenta al saber, que había conseguido alejar a Adrian de Candy, y aunque le pareció sumamente parecido a Anthony, no creyó que fuera el, ya que había muerto el día de la cacería del zorro, aun así, si a Candy le interesaba ese chico, ella haría todo lo posible porque no estuvieran juntos, es mas sabía que le haría mas daño si conseguía ser su novia. Realmente quería ver sufrir a Candy mas que nunca, ella le robó a Anthony y después a Terry, ¿qué se creía esa huérfana?, nunca sería mas que una pobretona con aires de grandeza, mientras que ella era toda una dama.

-Hay que nacer en buena cuna para ser una dama, y yo lo hice en la mejor, me merezco el mejor hombre. No como esa pobretona de Candy…- pensaba Eliza, además había perdido el favor de la tía abuela Elroy , y ella creía firmemente que era por culpa de Candy, -todo lo malo que me ha sucedido es por culpa de esa estúpida …-, seguía diciendo Eliza, -lo bueno es que tendré una cita con Adrian y cuando lo tenga en mis redes, haré todo lo posible por restregárselo por la cara a esa tonta, jajajajaja-. La carcajada de Eliza sonó aterradora.

Mientras tanto, Albert había decidido visitar a Candy, ya que estaba por asuntos de negocios en Chicago, habían quedado para verse al día siguiente, ya que ambos estaban ocupados y Candy había pedido el día siguiente libre, también acudirían Annie , Patty y Archie.

Albert se disponía a salir del hotel donde se hospedaba, cuando de pronto un lindo perro de raza collie, saltó sobre el tirándolo al suelo. El animal no paraba de lamerlo y de jugar con el, Albert, aunque al principio no se lo esperaba, comenzó a reírse y a jugar con el. Acto seguido una bella joven se acercó llamando al perro: “Duna, Duna, por favor estate quieta, molestarás al señor….”, la chica era bellísima, su cabello cobrizo estaba recogido en una hermosa trenza que le caía por delante, y sus profundos ojos verdes se clavaron en los maravillosos ojos azules de Albert. –“Perdóneme señor, ¿le hizo daño mi perrita?- dijo la chica toda sonrosada y bajando la mirada, Albert contestó: “Para nada señorita, yo amo a los animales, y para mi nunca son una molestia, además su perrita es un amor”-. La chica en ese momento agarró a la perra colocándole una correa, ya que no podía llevarla suelta en el hotel, en el cual solo permitían animales a los clientes que eran muy especiales, y ella obviamente lo era.

Albert se presentó, y luego le preguntó su nombre a la chica, ella le dijo que se llamaba Annabel Buchannan. Cómo el iba con algo de prisa, le dijo que por favor aceptara que la invitara a comer mas tarde, ella aceptó encantada. Después se despidieron, y quedaron en el mismo restaurante del hotel.

El corazón de Annabel comenzó a latir de manera descontrolada, y pensó para si, -“ es un hombre realmente atractivo…., aun así me parece que lo he visto anteriormente, ¡me recuerda a alguien, su rostro es tremendamente familiar!,”- después de eso sacudió la cabeza y pensó que no podía ser, ¡era la primera vez que veía a ese hombre en su vida, pero realmente le impactó, y tenía que averiguar porqué, ya que ella era una joven que no se dedicaba a fijarse fácilmente en ningún hombre. Estaba demasiado dedicada a su trabajo y obras benéficas, ya que al estar bien situada económicamente, dedicaba gran parte de su tiempo a trabajar en clínicas benéficas, para personas que estaban mal económicamente.

Albert, se fue pensando, que era una chica muy hermosa, y que además le gustaban los animales, “un punto a su favor” pensó mientras sonreía. Será interesante conocerla, de eso estoy seguro.

Mas tarde Albert se encontraba sentado dentro del restaurante del hotel, esperando a Annabel, y a la hora convenida apareció ella, Albert la siguió con la mirada todo el recorrido desde la entrada hasta su llegada a la mesa, estaba totalmente embelesado con su belleza, ella llevaba unas ropas sencillas pero finísimas, que mostraban el buen gusto y la elegancia de la joven, además pudo observar las miradas de admiración de otros caballeros fijadas en ella, la verdad es que resultaba muy difícil dejar de mirarla, era demasiado bella como para ser real, mas bien parecía un sueño de mujer, hermosa, delicada y elegante.

Albert se levantó de su silla, en cuanto la vio aparecer, y le retiró el asiento a ella para que se sentara.

El camarero tomó nota de sus pedidos, y mientras tanto estuvieron hablando y conociéndose, conectaron muy fácilmente, ya que ambos eran personas muy sencillas.

A Annabel le sorprendió gratamente saber que a el le gustaban los animales, ella no pensó que fuera tan sencillo y que le gustaran tanto, ya que era un hombre de negocios que pertenecía a una familia importante. Ella se había enterado ya que le comentó a sus padres que había conocido a alguien muy interesante y al decirle su nombre y apellido ellos lo reconocieron al instante, sobre todo el señor Buchannan, ya que había tenido negocios con Albert.

Los padres de Annabel, confiaban en el criterio de su hija, y estaban deseosos de que ella fijara sus ojos en algún joven que se la mereciera, y cual no fue su sorpresa al ver que le había agradado William Albert Andrew, ¡wow, fue toda una sorpresa, y muy grata!, a sus padres no le interesaba que ella se casara con un hombre rico, si su hija no estaba enamorada, ya que no eran partidarios del matrimonio sin amor, y ante todo querían su felicidad. Pero claro está, si el joven que le agradaba, además de ser un buen hombre era capaz, inteligente, y con clase, ¡pues mejor!, ¿quién no querría algo así para su hija?.

Albert no podía apartar su mirada de Annabel, ¡era tan hermosa !, pero lo que mas le gustó de ella fue su forma de ser, como hablaba, y se expresaba, con qué pasión hablaba de su trabajo y de su amor por los animales, sobretodo los perros, ya que ella había crecido rodeada de campo, y era algo que le nació desde que tenía uso de razón, “su amor por la naturaleza”…, se podía ver claramente que era un espíritu libre, bondadosa y capaz de amar sin fronteras.

-“¡Oh, Dios mio!, me enamoré sin remedio. ¿Cómo pudo pasar tan rapidamente?, ¡la conozco de unas horas no más!”- pensó Albert, al instante apareció una bellísima sonrisa en su cara y ella al verla se sonrojó, ya que pensó: -“ ¡Es el!, no hay duda alguna, no se como estoy tan segura, pero mi corazón parece que se sale de mi pecho”, – . En ese momento a ella se le cayó su pequeño bolsito al suelo, los dos hicieron por recogerlo y ¡de pronto sus manos se rozaron!, volviendo a caer el bolsito de nuevo ya que al notar el contacto, separaron sus manos, como si hubieran notado un impulso eléctrico, pero que no fue nada molesto, si no todo lo contrario. Ella no podía mirarlo a los ojos, y notaba su mirara penetrante sobre ella, casi no podía articular una sola palabra, el no podía apartar sus ojos de ella, pero tampoco salía por su boca palabra alguna. Estuvieron en silencio unos instantes, un camarero que vio el bolso en el suelo, se apresuró a tomarlo y devolverlo a la dama. Ella apenas consiguió agradecer el gesto del muchacho, y cuando finalmente tomó algo de aire, vio que Albert comenzó a reir, y entonces ella también se rió y el dijo: “¡vaya, estamos sincronizados!, jajajajajaja,”- y desvió el tema haciendo la atmósfera mas agradable y quitando la tensión que se había producido por un simple roce de sus manos.

Ninguno de ellos estaba mal, ella solo sintió un poco de timidez y nerviosismo al igual que el, pero para nada fue un sentimiento desagradable, sino todo lo contrario, fue algo hermoso….

Cuando finalizaron su cita, quedaron para verse otro día, ya que Albert le dijo que el estaría allí por varios días, porque había venido a ver a unos familiares.

Mientras tanto la tía abuela Elroy, que hacía un tiempo se había vuelto a ver con el detective, el cual le había dado algunas noticias sobre el paradero de Anthony, le dijo que había unos vagabundos que lo habían visto ya hacía mucho tiempo en un tren, rumbo a New York, al parecer le comentó todo esto uno de las personas que iban en el tren cuando Anthony y un vagabundo llamado Tim estaban conversando y además dijo que el chico había dicho que se llamaba Adrian, recordaba muy bien su nombre porque era el mismo que el de un familiar, después de eso no sabía mas. La señora supo al menos que su sobrino estaba bien. Pero no hacía mas que pensar en donde se encontraría ahora, y si estaba bien de salud. El detective dijo que contactaría con ella en cuanto tuviera mas noticias.

Candy se reunió con Albert y los chicos como habían previsto, pasaron un día estupendo, y ¡cuál no fue su sorpresa!, cuando vieron que Albert estaba muy pensativo y Archie le dijo: “¿Acaso estás pensando en tu amada?” y luego se echó a reír. Pero cuando todos vieron que Albert se sorprendió y vieron que sus ojos de pronto se abrieron como platos e incluso no sabía para donde mirar, todos se quedaron boquiabiertos, ¡no esperaban que Albert estuviera enamorado!, no es que fuera algo imposible, si no como estaba tan ocupado últimamente, no sabían ni cuando había podido conocer a alguien, que fuera digna de su interés. Ya que Albert no era alguien que tuviera enamoramientos, sino que por el contrario era un hombre muy serio en esas cuestiones y además tenía un corazón tremendamente sensible y bondadoso.
Todos decidieron entonces no incomodarlo con preguntas, ya que sabían que cuando el lo viera necesario, les contaría sobre esa dama que ocupaba su corazoncito. Decidieron ser pacientes y esperar, además tenían que respetar su discreción.

Pasaron unos días estupendos, y luego Albert volvió a marcharse, pero antes quedó con Annabel en que se escribirían. Y que por supuesto volverían a verse de nuevo. El se había estado viendo además de con sus amigos y familiares con Annabel, haciendo crecer mas los sentimientos que en ellos habían surgido.

Adrian todo ese tiempo había estado trabajando sin parar, estaba haciendo un proyecto a parte de su trabajo, consistía en un hermosa casa que siempre veía en sus sueños, y en la cual había un bello jardín repleto de rosas, y sobre todo rosas blancas. El no sabía si era su imaginación o si realmente era algo que ya conocía, así que decidió hacer cambios en la casa pero el jardín lo dejaría exactamente igual, porque lo sentía como si fuera suyo.

Después de un tiempo, ya tenía el trabajo finalizado y decidió guardarlo, porque pensó que cuando el pudiera tener una casa y un jardín como el que el había diseñado, entonces lo llevaría a cabo, ya que sería el lugar donde el viviría y se casaría.

Ahora solo le quedaba buscar el lugar perfecto, para que pudiera realizarse su sueño, lo buscaría poco a poco, e intentaría hacer todo lo posible, para conseguir su meta.

Mientras tanto, April estaba haciendo unos trabajos en el jardín, cuando al subirse a una escalera, para arreglar unas enredaderas, cayó al suelo quedando inconsciente, Adrian que estaba en la oficina del señor Buchannan haciendo unos ajustes a unos planos que se encontraban allí, pudo ver por la ventana que daba al jardín que la chica estaba en el suelo, y entonces corrió velozmente hacia ella, mientras pedía socorro para que lo ayudasen.

El mayordomo vio lo que sucedía y avisó al chofer, Adrian cargó a la chica en brazos, y la colocó delicadamente sobre el asiento de atrás del auto, y se dirigieron al hospital. Cuando estaban de camino, vieron que había una clínica, y entonces decidieron entrar.

Al ver la situación de la muchacha, la atendieron de inmediato, y mientras tanto el chofer fue a avisar a los familiares de la chica.

Pasado una hora ya se encontraban allí, Annabel, su padre y su madre, además de Adrian.

Annabel entró a preguntar, y a ver si podía ayudar en algo. Al rato salió, y ya le habían hecho las pruebas pertinentes, comprobando que no era nada serio, pero aun así debía quedarse en observación, unos días, además se había torcido el tobillo y no podría caminar en un tiempo.

El señor Buchannan se comunicó con los padres de April y le contó que solo había sido una torcedura de tobillo, y que pronto se recuperaría, aun así ellos le contestaron que estarían allí lo mas pronto posible.

Adrian pidió al señor Buchannan si podía quedarse con April para que no pasara la noche sola, y accedió porque sabía lo buenos amigos que eran, además, también se quedaría una de las doncellas y por supuesto le dio el día siguiente libre para que cuando le hicieran el relevo pudiera descansar. Annabel, quería quedarse pero al ver la insistencia del chico aceptó, con la condición que ella iría por la mañana y el descansaría.

Annabel se quedó mirando a Adrian, y pensó: “yo he visto a alguien parecido a este chico, pero…..¿dónde?”, sacudió la cabeza y decidió que sería imaginaciones suyas.

Al llegar la noche, April estaba dormida, y Adrian fue a preguntar a la enfermera si ya le tocaba la medicación a su amiga, ya que temía que se le pasara la hora, no quería arriesgarse a quedarse sin querer dormido, y quería decirle a la enfermera, que por favor le avisara cuando llegara la hora. Aunque el procuraría no dormirse, pero por si acaso…

Cuando llegó al control donde estaba la enfermera de guardia, al subir la mirada, de pronto notó que su corazón dio un vuelco al ver que la enfermera de guardia era Candy…

Siguiente capítulo
Leer desde el principio

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

24 comments

  1. ES MUY EMOCIONANTE ME ENCANTA SOLO ESPERO ANCIOSA SEGUIR LEYENDO ME ENCANTA LA IDEA EN QUE ALBERT TENGA UN FINAL FELIZ FELICITO ALA ESCRITORA, YA QUE PIENSA EN TODO Y ME ENCANTA ESTO YA QUE E LEIDO Y EN ALGUNOS FINALES SOLO PIENSAN EN CANDY, CLARO ESTA QUE ELLA ES EL CENTRO DE ATENCION PEROHAY QUE PENSAR EN EL RESTO.

  2. noooooo por que meases esto me dejas sumamente emosionada no tardes con la continuacion te agradesco por este fic esta super bueno

  3. ke paso esta super bien pero plis ya terminalo no me tengas con la duda ke no vez ke me muero por saber lo ke sucede

  4. Hola esta padre tu historia!!!!, pero por favor no te tardes mucho con la continuacion que me tienes en suspenso????!!!!!

  5. me encanta candy candy y quiero ser parte de este grupo por que puedo conversar y compartir el mismo sentimiento que tegno por candy.

  6. ME ENCANTA TU HISTORIA Q BIEN Q ALBET SE ENAMORE YA ERA HORA Y Q LA TIA ABUELA PERDONE A CANDY Y DINE TERRY NO APARECE ACA?SI NO ESA SI Q IMPORTA CANDY Y ANTHONY MERECEN UNA SEGUNDA OPROTUNIDA NO?FELICIDADES X ESTO

  7. hola, me encanta tu fic. solo espero que no tardes en actualizar me muero de ganas de saber que mas pasa

    Saludos 🙂

  8. Gracias por leer mi fic, no os preocupeis que estoy en ello. Saludos.

  9. Hola:
    Me encanta tu historia pf sigue con la trama es genial ¡¡¡

  10. Gracias Lizzy. Y a todos por leer mi fic, saludos.

  11. Espero con mucha emoción el siguiente capìtulo

  12. Gracias Yaro, saludos.

  13. TIENES TALENTO FLORYAIZA M ENCANTA T FIC ¿CUANDO PONES L CONTINUACION? LA ESPERO ANSIOSA SALUDOS

  14. ME ENCANTA ESTA SERIE ANIMADA¡¡¡¡ QUE LA SIGAN PRESENTANDO EN SUS PAISES POR QUE ACA EN MI PAIS YA NO LA PRESENTAN,QUE TERRIBLE.

  15. Gracias Carmen, muy pronto, ya le estoy dando los ultimos toques. Saludos.

  16. hola flor espero que estes muy bien ya sabes que me encanta tu fic y ojala y pronto puedas subir el proximo, adios amiga

  17. holaaaa aqui esperando la con tinuacion por fa no tardes estoy ansiosa

  18. K pazo jijiji ztoy ezperando la continuacion jijiji zta zuper tu hiztoria
    bueno zpero la terminez pronto
    bye besos echale muxaz ganaz va
    bye

  19. Gracias por vuestros comentarios, saludos.

  20. AYYYYY NOOOOOO NO NOSSS DEJES CON LA EMOCIONNN YA TERMINALA Y HAZLE UN FINAL FELIZ A CANDY Y A ANTHONY Y QUE ELIZA SUFRAAAA HAHAHAHAHA BUENO EN FIN NO TARDESSS TODOS ESTAMOS ANCIOSOS POR LA CONTINUACION

  21. esta super mega recontra buena

    tu historia, te felicito

    erez una gran escritora

    espero q ya salga el

    proximo capitulo

    pronto¡¡¡¡

    kuidate mucho

  22. Gracias por vuestros comentarios, vanessa y flower, por cierto ya envie el capitulo 9 y os adelanto que se llama, “Un encuentro inesperado”, asi que imagínense que puede pasar…. no os digo nada jajajaja, saludos.

  23. Patricia de Donis

    wowwwwwwwwwwwwwwwwww realmente emocionante
    gracias por compartirlo

  24. Gracias Patricia de Donis.

Leave a Reply

Your email address will not be published.