Home / fanfics / El sol parte 2

El sol parte 2

Richard – En un momento bajamos – se acerco a la chica, tuvo que contener sus ganas de besarla –
Candy – Sucede algo – Richard llevaba una caja roja en sus manos –
Richard – Esto es para ti – le extendió la caja, ella la tomo – ábrela, espero que te guste –
Candy – Gracias – abrió la cajita algo temerosa por el contenido, sus ojos verdes se quedaron maravillados cuando vio lo que había dentro – Richard es precioso – sus ojos se llenaron de lagrimas –
Richard – Combinara con tu vestido – tomo el brazalete y lo coloco en su mano derechas sobre su guante blanco – listo –
Candy – No debiste molestarte – le dijo entrecortadamente –
Richard – La mujer que amo se merece eso y más –Candy no pudo evitar abrazar al chico –
Candy – Eres tan bueno – se aferro Richard – creo que no merezco tanto – su voz delataba que estaba a punto de llorar –
Richard – Claro que lo mereces – beso el pelo de la chica – nos vamos – Candy lo soltó y él le dio el brazo, caminaron juntos por el pasillo, decidieron bajar por las escaleras, Isaac los esperaba en el vestíbulo, luego abordaron el auto que ya los esperaba para llevarlos al salón donde seria la fiesta, estarían muchos abogados de prestigio, Candy sonreía mientras Richard platicaba con Isaac, repentinamente dieron vuelta en una calle donde había muchas luces, ella volteo a mirar y reconoció el lugar, en una marquesina de un teatro estaba anunciada la obra de Romeo y Julieta, se veía abarrotada de gente, Candy sintió que el corazón se le salía del pecho – sucede algo Candy –
Candy – No – bajo la cabeza – Richard volvía a entablar conversación con Isaac, mientras que Candy pensaba en Terry en lo cerca que estaba de él, ella no volvo hablar durante el trayecto, llegaron aún gran edificio, bajaron del auto, se dirigieron a la entrada, Richard entrego un invitación a el encargado de la entrada, luego se adentraron, subieron por un elevador hasta llegar al quinto piso del edificio, caminaron por un pasillo una alfombra roja señalaba el camino a la entrada del salón, arreglos de flores color durazno adornaban los corredores, la puerta estaba pintada en dorado, ella tomo aire sabía que Richard la presentaría como su novia ante la gente, cuando entraron al salón, las miradas se postraron en los tres, sobre todo en la chica de vestido color purpura –
Isaac – Todos la miran – le susurro a Richard –
Richard – Es por lo hermosa que se ve – se sentí argulloso –
Henry – Hola Richard – se acerco a ellos un hombre de cabello rojizo algo atractivo –
Richard – Hola – le dio la mano –
Henry – No me presentas – no dejaba de mirar a Candy –
Richard – Claro – no le gusto el modo en que él tipo miro a su novia – ella es Candy White Andley mi novia – Candy le dio la mano, el chico la beso mientras la miraba –
Henry – Un placer – le sonrío atrevidamente –
Richard – Umm – apretó los labios – el es Isaac Veruck, hermano de Candy –
Henry – Mucho gusto – le dio la mano a Isaac que la apretó fuertemente –
Isaac – El gusto es mío – le dijo Henry intento soltarlo pero por la fuerza con la que Isaac lo sostenía no lo logro –
Richard – Si me permites – Isaac por fin lo soltó, Richard camino con su novia del brazo, durante un rato le presento a Candy algunos de sus conocidos, aunque él vivía en Nueva York, el saber que era el abogado del Sr. Andley le había dado prestigio a pesar de su poca experiencia, todos quedaron encantados con la belleza y gracia de Candy, incluyendo algunos de los más jóvenes abogados entre ellos Henry –
Candy – Me siento algo extraña – le susurro al oído –
Richard – Eso porque – dijo en voz baja –
Candy – Todo me miran – observaba su entorno –
Richard – Es que te ves hermosa – le dijo como cumplido –
Federic – Richard podemos hablar un momento – los interrumpió –
Richard – Claro en un momento estoy con ustedes – Federic se alejo de donde estaban – Candy tengo que dejarte sola –
Candy – No hay problema – le sonrío – ve que te esperan –
Isaac – Yo me quedo con ella – le dijo a Richard –
Richard – Gracias – se fue del lugar –
Isaac – Te noto preocupada – le dijo cuando se quedaron solos –
Candy – A mí – dijo intentado ocultar dicha preocupación –
Isaac – Desde que decidiste aceptar a Richard te noto distante – le hizo saber, parecía que la empezaba a conocer –
Candy – Es absurdo – puso cara de fastidio –
Isaac – Candy dime que es lo que… – alguien lo interrumpió –
Gustav – Isaac – este volteo a mirarlo – es un gusto encontrarte aquí –
Isaac – Gustav – dijo emocionado – el gusto es mío, jamás pensé que te vería en este lugar-
Gustav – Vine a trabajar aquí – le explico, Gustav había instruido a Isaac en la escuela – no me presentas a la dama –
Isaac – Claro lo siento –sacudió la cabeza suavemente –ella es Candy mi hermana – Candy le extendió la mano y el medicó también la besaba –
Gustav – No sabía que tenias una hermana – le sonrío –
Isaac – Una larga historia – también sonrío –
Candy – Isaac porque no vas con tu amigo por mí no hay problema – le dijo no quería incomodar la conversación –
Isaac – No quiero dejarte sola – le explico –
Candy – Voy a salir al balcón a tomar un poco de aire – le explico, Richard se había perdido entre la gente –
Isaac – Esta bien – Candy se alejo del lugar dirigiéndose al balcón, la entrada estaba adornada con unas grandes cortinas rojas de terciopelo, estaba algo oscuro, la luz de la luna era la única que alumbraba ese solitario lugar, Candy se recargo en él barandal de mármol, suspirando melancólicamente, en el interior del lugar un hombre llegaba algo retrasado, llevaba puesto un traje negro, con una camisa blanca, su castaña cabellera lo hacía parecer algo informal, sus ojos azul – verdoso comenzaron a buscar con la mirada, hasta que encontró a quien lo había invitado –
Terry – Hola Richard – se acerco a donde él chico –
Richard – Terry te animaste a venir – sonreía gustoso – me alegro –
Terry – Si aunque realmente no se qué hago aquí – parecía dudar –
Federic – Podemos seguir hablando – por el modo en que lo dijo parecía algo importante –
Richard – Pero es que… – Terry lo interrumpió –
Terry – No te preocupes por mi – puso la mano en el hombro del chico –
Richard – Pero no te vayas, te tengo que presentar a mi novia – le dijo emocionado –
Terry – Esta bien – se quedo solo, buscaba con la mirada intentando saber cual de todas esa damas era la novia de su amigo, unos hombres hablaban cerca de donde él, “que suerte tiene Brower” dijo uno, “es un desgraciado” dijo otro, “si pero con mucha suerte su novia es preciosa” replico otro chico, eso escuchaba cuando sus ojos grises encontraron con algo no muy agradable para él, en un apartado lugar se encontraba Isaac Veruck, platicando gustosamente con otra persona, Terry sintió irritación al verlo, tan pequeño es el mundo que me lo vengo a encontrar precisamente aquí pensaba Terry, junto a él se encontraba una chica de cabello negro, probablemente era la hermana, se dijo así mismo, pensó en retirarse del lugar no quería un enfrentamiento menos delante de Richard, pero también quedo en esperarlo y cumpliría su palabra, así que busco un lugar en donde poder estar, miro que del lado izquierdo unas cortinas rojas adornaban lo que parecía un balcón – es un buen lugar – se dijo en voz baja y se dirigió a ese sitio – miro las cortinas se parecían mucho al telón del teatro, luego salió al balcón a tomar un poco de aire fresco, una traviesas nueves había cubierto la luna, así que la visibilidad era muy poca, suspiro pensando en Candy, comenzó a observar su entorno, entonces se dio cuenta que no estaba solo una fina silueta se dibujaba en el lugar, se puso nervioso, pensó que era inoportuno así que decidió salir de ahí, pero un sollozo llamo su atención, se acerco un poco para ver si podía ayudar en algo, entonces las traviesas nubes que había cubierto la luna se dispersaron dejando mostrar su luz, una luz que comenzó a iluminar lentamente el solitario lugar, los ojos de Terry se quedaron fríos cuando miro a quien pertenecía esa silueta, su corazón salto de golpe, sus piernas temblaban y su vida parecía que había encontrado su rumbo, su razón de vivir, la chica se llevo la mano al rostro limpiándolo, entonces decidió que era momento de regresar al salón, cuando volteo se llevo una gran sorpresa –
Candy – ¡Terry! – dijo sorprendida, mientras se llevaba las manos al pecho –
Terry – ¡Candy! – dijo entrecortadamente –
Candy – Que haces aquí – su puso nerviosa –
Terry – Candy – casi corrió para abrazarla – porque te fuiste – Candy sintió una descarga eléctrica cuando Terry la abrazo –
Candy – Terry yo… – se quedo callada –
Terry – No digas nada pecosa mía – estaba muy emocionado – porque no me buscaste –
Candy – Suéltame Terry – se soltó de los brazos del chico –
Terry – Que pasa Candy – pregunto desconcertado –
Candy – Tengo que irme – se encamino hacia la entrada al salón, debía evitar que Richard la viera con Terry, pero este la tomo del brazo –
Terry – A donde crees que vas – le dijo algo molesto – tú me debes una explicación –
Candy – Yo no te debo nada – intento zafarse pero fue inútil –
Terry – Que es lo que tienes, porque me huyes – la jalo contra sí, sujetándola de la cintura, adentro del salón Richard se acercaba a Isaac para preguntar sobre su novia –
Richard – Isaac dónde está Candy – cuestiono a su amigo –
Isaac – Me dijo que estaría en el balcón – señalo el lugar –
Richard – Gracias – dijo con una gran sonrisa encaminándose al lugar, mientras que allí dos jóvenes se rencontraban –
Candy – Déjame Terry – quería salir corriendo de ahí –
Terry – A que le tienes miedo – se comenzaba desesperar pero no soltaba a la chica –
Candy – Por favor Terry – parecía sucumbir ante él –
Terry – No hasta que me des una explicación – le exigía –
Candy – Basta Terry… – Terry no podía creer lo hermosa que se veía con ese vestido, con un peinado diferente, ella era hermosa, no pudo mas contener sus ganas de besarla y casi como la primera vez le volvía a robar un beso, los ojos de Candy se abrieron ante lo acontecido sintiendo como si flotara en el aire, entonces sus manos se aferraron a los brazos de Terry aprisionándolos y respondiendo el beso, un beso tan deseado por ambos, un rencuentro que esperaban, pero no imaginaban que sería tan doloroso para ambos, Candy reacciono y empujo a Terry – dije que basta – Terry la miro desconcertado por su actitud tan evasiva, unos pasos se escucharon en el lugar –
Richard – Así que ya se conocen – dijo el chico su voz estaba cargada de confusión, Candy y Terry voltearon a mirarlo y ambos dijeron al unisonido “Richard”, entonces se voltearon a ver confundidos y aterrorizados – y yo que los quería presentar personalmente – se encogió de hombros y se acerco a la chica, Terry sacudió la cabeza para suavizar sus ideas, algo andaba mal, Candy temblaba atemorizada – Terry quiero presentarte a Candy White Andley, la chica de la que tanto te he hablado, la mujer que me robo el corazón, mi vida y la cual espero pronto acepte ser mi esposa, Terry la miro asombrado, no podía creer lo que estaba escuchando, entonces miro con detalle a Candy, vio que en su mano se encontraba puesto el mismo brazalete que había comprado Richard ese día, miles de cuchillos filosos atravesaron el corazón de Terry, que saco fuerzas quien sabe de dónde para no llorar por las circunstancias del momento, por la desesperación de saber que la mujer que amaba era la misma de la cual su amigo estaba enamorado, el destino parecía burlarse en su cara con gran cinismo esa noche de luna llena –

Siguiente capítulo

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …