Home / fanfics / El amor de la rosa eterna – Cap 122

El amor de la rosa eterna – Cap 122

Cap 122 – BURLA DEL DESTINO

Era de mañana cuando el tren en que viajaba Candy llego a su destino, cuando el silbato sonó ella despertó, el paisaje era distinto, no hacia frio ni nevaba, los deslumbrantes rayos del sol se filtraban por la ventana, ella tomo aire, luego exhalo, su corazón latía rápidamente sus manos temblaban y sus ojos se nublaban con lagrimas que caían como copos de nieve. El frio invierno se había marchado, pero la tristeza en su corazón guardaba el doloroso recuerdo de un amor interrumpido.

Candy – Tienes que ser fuerte – se repetía mientras liberaba sus ojos de las lagrimas –

Paty – Lo harás bien – el tren se detuvo –

Candy – Me encerrare en el hotel hasta el día que partamos –

Paty – Ese es tu plan Candy no seas absurda por favor –

Candy – Paty si tú supieras – suspiro –

Albert – Bajemos –dijo cuando se aproximo a ellas – tenemos que ir al hotel, deben estar cansadas –

Candy – Viajar en primera clase no es cansado Albert – le sonrió queriendo ocultar sus lagrimas –

Albert – Lo sé pero para Paty debía ser incomodo –

Paty – No para nada, viajamos bien – dijo emocionada –

Cuando bajaron del tren Candy recordó su llegada aquel invierno, la estación le pareció muy familiar, recordó cuando confundió a Terry con aquel hombre, ¿Por qué todo me recuerda a Terry?, se dijo para sí, estaba inundada en sus recuerdos cuando alguien le hablo, le puso la mano en el hombro por detrás y le dijo – hola Candy – ella se sobresalto – se quedo fría, pues nadie la conocía en Nueva York, bueno solo una persona, entre el bullicio de tanta gente ella no reconoció la voz, aun dudando se giro para darle la cara quien le hablo.

Candy – Hola – puso cara de sorpresa –

Michael – No me recuerdas – le pregunto –

Candy – Claro, nunca olvido un rostro – pudo respirar – ¿Qué haces aquí?

Michael – Me da gusto verte – le extendió la mano –

Candy – Si claro lo mismo digo – dijo algo agitado – me tomaste por sorpresa –

Michael – Me di, cuenta me sorprende encontrarte aquí –

Candy – Lo mismo digo, pensé que estabas en Francia –

Michael – Mis padres decidieron viajar aquí, la situación está muy mal haya – mostro amargura en su rostro – estoy trabajando en un hospital aquí desde hace dos meses y que haces aquí –

Candy – Me trasladan al Hospital de la Patie – Salpetriere en Paris – el la miro con asombro, la guerra era muy cruel porque aceptaría ella ese traslado –

Michael – Un muy buen hospital – solo atino a decir eso no salía del asombro –

Candy – Si eso es lo que dicen – fingió una sonrisa –

Michael – El panorama haya no es alentador –

Candy – Lo sé, pero es algo que quiero hacer – le aclaro ya que su mirada era interrogante –

Michael – Supe lo de Astear, lo siento – Como siempre Albert apareció de la nada y llamo a Candy –

Albert – Candy se hace tarde – se sorprendió cuando la vio muy bien acompañada – no me presentas – le dijo curioso de saber con quién estaba – no me presentas a tu amigo –

Candy – Claro, Michael él es Albert Andley, Albert te presento al Doctor Michael Perier – ambos se dieron la mano – bueno fue un gusto verte – se despido y se alejo junto con Albert –

Michael – Sr Andley – dirigiéndose al Albert –

Albert – Si digame – se acerco Paty –

Michael – Me preguntaba – titubeo – si estarán en Nueva York unos días – Albert asintió con la cabeza – bueno quisiera invitar a Candy a salir, tal vez esta noche – Candy miro a Albert –

Albert –Porque no se lo pregunta a ella – la señalo con la mirada –

Candy – Bueno yo – dudo en contestar –

Paty – No tienes planes para esta noche, sería bueno que aprovecharas nuestra estancia aquí – Candy la miro en forma de reclamo – creo que estará encantada – ignoro a Candy –

Candy – Claro, será un placer – que remedio pensó ella –

Albert – No tarden – les dijo a Candy y Paty – doctor Perier estaremos hospedados en el hotel Wellintong – se alejo –

Michael – Te parece bien que pase por ti a la seis –

Candy – Si – fue lo único que se le ocurrió decir –

Michael – Te gusta el teatro – ella se puso nerviosa –

Paty – Sabe que él un grupo ruso de ballet se presenta – salió a su rescate – soy Patricia O´Braian – se presentó –

Michael – Mucho gusto, dicen que es muy bueno –

Paty – Si un espectáculo maravilloso –

Michael – Si se que presentan una obra llamada El lago de los Cisnes, te parece que vayamos a verlo Candy –

Candy – Si perfecto – no sabía de lo que hablaban –

Paty – Sucede algo Candy – la vio pensativa –

Candy – Me quiero imaginar a un grupo de gente bailando en medio de un lago con cisnes –

Michael – Que buen sentido del humor tienes Candy – se rio – no te entretengo mas paso por ti en la tarde – se despidieron ellas se dirigieron a la salida de la estación mientras caminaban Paty le dijo –

Paty – Que cosas dices Candy –

Candy – ¿Por qué? – encogió los hombros –

Paty – El lago de los cisnes es una obra de Tchaikousky es danza solo se llama así la historia –

Candy – ¡Ah! – se sonrojo –

Paty – Después de instalarnos iremos de compras –

Candy – De compras y para que – pregunto –

Paty – necesitas un vestido para esta noche, te dije que trajeras uno pero eres tan necia –Candy puso los ojos en blanco y resoplo en su fleco, luego sonrió –

Candy – Si tu lo dices, aunque creo que este es muy lindo, tal vez deje que pagues ya que fuiste tú la que me metió en este lio – dijo riéndose, Albert las esperaba en el auto para dirigirse al hotel –

Albert – Entren por favor – le abrió la puerta –

Paty – Lo hice por tu bien – le dijo a Candy, Albert no sabía de que hablaban –

Candy – Sabias que no quería salir del hotel – un hombre se dirigió a Albert que ya se encontraba en el interior del auto –

Maletero – Disculpe señor a donde mando su equipaje –

Albert – Al hotel Wellintong –

Chofer – No pongas esa cara, está entre la séptima y la cincuenta y cinco –

Maletero – Si ya recordé cerca del distrito de los teatros –

Candy volteo a ver a Albert con reproche, como pudo hospedarse tan cerca de los teatros, acaso era un prueba, guardo su coraje y no dijo nada, sabía que Terry no vivía cerca de ahí, al menos eso era lo que ella creía –

Mientras en una gran mansión en de la quina avenida, un joven con aspecto cansado, preocupante, atravesaba la puerta de madera de dicha mansión, alguien lo espera en el interior.

Richard – ¿Cómo te fue? – Dijo en cuanto lo vio entrar –

Terry – El Sr Wathaway me invito a cenar quiere que hablemos más tranquilos, estaba muy ocupado – tocio sus labios con molestia –

Richard – Todo saldrá bien – lo quiso animar –

Terry – Pues este de acuerdo o no, me voy mañana –

Richard – Estas muy desesperado, mejor siéntate a desayunar te fuiste muy temprano –

Terry – Si y de nada me sirvió – prendió un cigarrillo, ambos se dirigieron al comedor y se sentaron, Lucia estaba a punto de entrar al comedor cuando Terry dijo –

Terry – Le pediré matrimonio –

Richard – En verdad – lo tomo por sorpresa – te felicito pero ella aceptara – bromeo –

Terry – Claro que si, ella me ama – parecía muy seguro, la comisura de sus labios se curvearon dibujando un picara sonrisa –

Richard – Necesitaras una sortija –

Terry – Ya la tengo – contesto inmediatamente –

Richard – Hombre precavido vale por dos – se rio – estas muy seguro de su amor –

Terry – Por supuesto lo puedo ver en sus ojos – cerro sus ojos para recordar algo –

Richard – Pero tú le has dicho que la mas –

Terry – No pero ella lo sabe no necesito decirlo – abrió los ojos –

Richard – A las mujeres les gusta que se lo digan hay que hacérselo saber –

Terry – Ella no es diferente – jugueteaba con un cubierto – como tardan iré a ver qué pasa ya se me abrió el apetito –

Lucia – Aquí está el desayuno señor- entro al comedor, lo había oído todo, pensó que esa era la oportunidad para ganarse a
Susana, solo que no sabía de quien hablaban ellos –

Sra. Rose – Joven iremos a traer la despensa, se le ofrece algo – dijo al entrar al comedor –

Terry – Creo que no, si me ofrece luego le digo –

Richard – Compre algo de despensa para mi madre – saco dinero de su billetera – hágame el favor de llevárselo.

Terry – Si pregunta quien lo manda diga que yo – ordeno –

Sra. Rose – Apúrate Lucia ya oíste iremos a casa de la srita Marlowe .

Lucia – Si, con su permiso – parecía que todo estaba saliendo bien, tendría la oportunidad de hablar con Susana – ambas mujeres se retiraron a la cocina –

Terry – Toma – le extendió un sobre – se que te gusta la música –

Richard – Y esto – decía mientras sacaba un boleto – muchas gracias Terry –

Terry – Gracias a ti por la compañía –

Richard – Me encanta Tchaikovski – le sonrió –

Terry tenía planeado ir a buscar a Candy, le pediría que fuese su esposa, pero parecía que el destino le preparaba otra sorpresa. En el hotel Albert discutía con el encargado de la recepción tenían problemas con una habitación.

Albert – Como es esto posible, tenia reservaciones hechas – estaba molesto –

Recepcionista – Lo siento pero ya está ocupada –

Albert – Pero quien es el responsable de esto –

Gerente – Pasa algo Sr. Andley – pregunto –

Albert – Tenía reservadas 3 suites y ahora resulta que una ya está ocupada –

Gerente – Permítame ver los registros – busco en unos libros – efectivamente ya está ocupada por la Srita Andley – le afirmo –

Albert – No puede ser, ella es la Srita. Andley – señalo a Candy con la mirada –

Candy – Albert no te preocupes yo puedo dormir con Paty –

Albert – No Candy, lo arreglare –

Gerente – Es usted la Srita… –

Albert – Si ella es la Srita Candy White Andley – lo interrumpió –

Gerente – La persona que ocupa la habitación es la Srita Elisa Legan Andley – todos se sorprendieron –

Albert – Me va tener que escuchar – dijo molesto –

Candy – Albert no te enojes, no le demos gusto suficiente es con tenerla aquí en el mismo hotel – lo quiso calmar, hasta en estos momentos Elisa tenía que fastidiarles la vida –

Gerente – Tenemos una suites disponible, en el sexto piso – esperando la aceptaran, su rostro se notaba preocupado –

Candy – Lo ves Albert, asunto arreglado – le sonrió –

Albert – Esta bien Candy, pero Elisa me tendrá que dar una explicación – tenía el ceño fruncido –

Gerente – Se la doy Sr. Andley – le repitió –

Albert – Si, espero que sean más responsables – intento calmarse –

Gerente –Sr Andley – titubeo – es una suites nupcial – Albert enarco una ceja y miro a Candy que parecía no importarle –

Candy – Dije que no hay problema – le guiño el ojo a Albert que resoplo en su melena –

Los botones llevaron las maletas a la suites, luego de instalarse bajaron al restaurante del hotel a desayunar, a
Candy parecía que el corazón se le saldría del pecho, nunca imagino volver a lugar donde Terry hacia su vida, una vida atado a una mujer que él no quería, ¿Cómo estará? ¿Vivirá en el mismo lugar? ¿Ya se habrán comprometido?, tantas preguntas tenia y no había quien se las respondiera, esa rara sensación que tenia no desaparecía.

Paty – Candy nos vamos – dijo limpiándose los labios con una servilleta –

Candy – Si Paty, aunque sigo insistiendo que este es lindo – señalo su vestido, más bien no quería salir a la calle, tenía un gran temor de encontrarse con Terry, peor aún, encontrarse con Terry y Susana, no lo soportaría –

Paty – Candy casi no probaste bocado – le señalo el plato con fruta, que casi estaba lleno –

Candy – No tengo mucha hambre – le indico –

Albert – Debes de comer Candy, se que quieres verte linda para esta noche pero un poco de comida no te hará daño – le dijo de broma –

Candy – No es eso Albert, además solo iré a mira a unos cisnes danzar – se río –

Paty – Candy como representante de los Andley, tienes que ser toda una dama de sociedad –

Candy – Tu que harás Albert – le pregunto mientras tomaba su bolso y su sombrilla –

Albert – Tengo una cita con alguien, recuerdas del abogado que te hable – ella asintió con la cabeza – está aquí en Nueva York me entrevistare con él –

Candy – Suerte con tu cita – dijo mientras se retiraban, agito la mano para despedirse – a dónde iremos Paty –

Paty – A los Almacenes B. Altman, están en la quinta avenida – salió del hotel y siguió caminando –

Candy – No iremos en auto – ella movió su dedo índice negativamente – no te cansaras –

Paty – Esto nos hace bien – sonrió –

El trayecto fue largo, caminaron durante un buen rato, platicaban de lo que dirán a los padres de Paty en cuanto llegaran a Londres, Candy no quería tocar el tema de Terry, ya estaba demasiado nerviosa, sus planes de quedarse en el hotel encerrada habían cambiado gracias a que se encontró con Michael, caminaban por una gran avenida pasaron la catedral de San Patricio, Candy la miro con asombro era muy bonita, por su mente paso una visión fugaz, se miraba saliendo del brazo de Terry ella enfundada en un vestido de novia, el tan guapo y elegante con un frac negro, un largo suspiro salido de sus labios, son puras ilusiones Candy se dijo a sí misma, continuaron caminando las mansiones eran impresionantes con una gran arquitectura, pero hubo una en especial que llamo su atención.

Paty – Sucede algo Candy – le dijo cuando esta se paro frente a una mansión y se quedo observándola –

Candy – Esta me gusta, tiene algo que me agrada – dijo señalando la casa –

Paty – Es arquitectura neo – gótica – también miro la casa –

Candy – Me pregunto quién vivirá ahí – no dejaba de observar –

Paty – Debe de ser de algún millonario excéntrico – ella se dio la vuelta –

Candy – Y si tocamos, podemos pedir que nos dejen verla por dentro – le guiño el ojo –

Paty – Que cosas dices Candy –

Candy subió la pequeña escalinata, se paro frente al portón de madera, su mano lo acaricio suavemente, sin imaginar siquiera que el destino se estaba burlando de ella de la peor manera, frente a esa misma puerta, por dentro ya hacía de pie frente a ella el amor de su vida Terry, que estaba a punto de abrir la puerta, solo eso los separaba un ridículo pedazo de madera.
Siguiente capítulo
Todos los capítulos de este fanfic

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

9 comments

  1. hola!! que tal por favor podrias completar los episodios es que los lei todos y quede con ganas de ver como termina todo! por favooooooooooooooooooooorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr…..
    te agradezco que si puedes cuando hagas otros capitulos me avises a mi correo… porfa es que me encanta candy candy y que sea un final feliz con terry despues de richard y todos ellos……. que al final todos sean amigos y que susana se muera y todos sus rivales, qu candy quede con richard y terry…, claro richard su enamorado y para siempre amigo y terry su esposo… porfa avisame.”!!!

  2. olazzzzzz

    aki seguimos
    leyendo

    besissss

    ke andes genial

    ♥Elisa♥

  3. ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh que abran la puerta !!!! por dios

  4. Dios! estoy que me como las uñas! que hara candy cuando tery habra la puerta! deox! musica de miedoo: tan tan tannnnnn XD

  5. que bueno yo tambien me muero del suspenso

  6. WOAO que pasara……

  7. O_O!!!! ooooooohhh que abra la puerta por dios!!!!! que angustia!!!! XD

  8. Jessica Adriana Olguin Alcantara

    Hola que bonita historia de candy una pregunta puedes escribir que es lo que paso en el capitulo 122 si abrió terry la puerta si se vieron o no gracias

  9. Ola está historia me encanta pues he visto desde el cap 1 bueno puedes escribir más ojalá sean amigos todos y Susana encuentre un amor y deje a terry y terry se case con candi y q se convierta en una dama y viva feliz por forever 🙂 porfavor has más capítulos puedes puedes puedes 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published.