Home / fanfics / El amor de la rosa eterna – Cap 120

El amor de la rosa eterna – Cap 120

Cap 120 – Reconciliación
por Astareth

Terry mantuvo su postura, aquel hombre ya no le intimidaba, ahora se sentía fuerte, capaz de no bajar la cabeza, su orgullo era como una gran muralla y no estaba dispuesto a que nadie la derribara.

Terry – Ya no me intimidas – dijo acercando su rostro y cuerpo erguidos, era evidente que en este tiempo su complexión y su estatura habían cambiado –

Duque G – Yo nunca quise que me tuvieras miedo, sino respeto.

Terry – no cree usted Duque que eso se gana – dijo secamente dando a entender que no bajaría la guardia –

Eleonor – Terry deberías tranquilizarte – quiso calmarlo –

Terry – Muy linda sorpresa Eleonor me has alegrado el día – eso era un reproche –

Eleonor – Terry hijo yo solo quería…

Duque G – No tienes por qué disculparte – decía mientras se sentaba junto a ella, Terry lo miro sorprendido cuando tomo la mano de su madre quien también se sorprendió ante aquella caricia-

Eleonor – Que es lo que haces – quiso retirar su mano pero él no lo permitió –

Duque G – Recuerda el motivo de esta reunión.

Terry – Me pueden explicar que es todo esto o mejor me retiro para que sigan con sus coqueteos – sus palabras tan directas hicieron reaccionar a sus padres –

Duque G – Siéntate Terry – había sonado como una orden, una orden que Terry no estaba dispuesto a tolerar así que no hizo caso y se quedo de pie–

Terry – Ya no puedes ordenarme, si no lo recuerdas estoy por cumplir la mayoría de edad.

Duque G – Precisamente porque se supone – dijo remarcando ese “se supone” – que ya eres un hombre es que queremos hablar contigo.

Terry – Así ¿de qué?, de cómo hacer que un hijo deteste a sus padres, de cómo no me ayudaste a evitar que echaran a Candy del colegio o de que no merezco tu titulo de Duque.

Duque G – Déjate de sarcasmos quieres.

Terry – Sabes que los errores que ustedes cometieron pesan sobre mí.

Duque G – Precisamente porque sabemos que nuestras malas decisiones te afectaron es que estamos ambos aquí, Terry entiende no queremos que cometas los mismos errores que nosotros, se lo que sufres por la separación con Candy – Terry miro a su madre sabia que ella entero al Duque de todo –

Terry – ¿Cómo pudiste madre?

Duque G – Lo hizo porque te quiere y se preocupa por ti.

Terry – Si claro, como lo estuvo durante casi once años que no me vio.

Duque G – Durante esos años tu madre siempre estuvo al pendiente de ti, solo que nunca te dije nada, ella escribía frecuentemente para saber de ti – Terry se sorprendió por lo que estaba escuchando – en la habitación principal encontraras las pruebas de lo que te digo.

Terry – Claro – sonrío irónicamente – también me dirás que tu escribías para saber de mi – no dejaba de ser sarcástico –

Eleonor – Así es Terry tu padre siempre ha estado al pendiente de ti, el me escribía para saber cómo estabas, todo estaba bien hasta el invierno pasado – Invierno pasado había dicho ella, una fuerte punzada en el estomago hizo que tomara asiento, el solo recordar aquellos lamentables sucesos le alteraban el pulso –

Duque G –Terry se lo de Candy y también lo de Susana.

Terry – Que más da, tu nunca aprobaste mi relación con Candy, solo por ser una huérfana.

Eleonor – Sabes porque tu padre ya no te busco cuando dejaste el colegio – miro confundido a sus padres, se veía más sereno aunque con más dudas –

Duque G – Bien te diré que una dulce, encantadora y he de agregar perseverante jovencita me convenció en dejarte hacer tu vida.

Terry – ¡Candy! Conociste a Candy ¿pero cómo?

Duque G – Cuando me entere de que había dejado el colegio me moleste con la hermana Grey, pensé en retirar todo mi apoyo, pero Candy fue muy perseverante, tanto que corrió tras el carruaje y se trepo en él para poder hablar conmigo.

Eleonor – En una carta que recibí de tu padre me hablo de ella, se sorprendió cuando supo que había escapado del colegio, se fue sin dinero, no imaginamos como llego al país, fue poco después de que te fuiste, evidentemente detrás de ti.

Terry – Yo no sabía eso nunca le pregunte como fue que regreso, creí que la había hecho con su familia –

Duque G – Parece que pudo mas su amor por ti –

Terry – A que viene todo esto – Eleonor se levanto del sofá era dejar solos a padre e hijo –

Eleonor – Te traigo algo – se dirigió al duque – Terry habla con tu padre, todo esto es porque no queremos que sufras –

Duque – Un coñac está bien – le dijo –

El ambiente era más sereno, aunque seguía estando lleno de dudas, Terry dirigió su mirada a su padre, se veía diferente desde la última vez que lo vio, el silencio se prolongaba ambos hablaron al mismo tiempo.

Terry – Que…

Duque G- Solo…

Ambos hablaron al mismo tiempo y se rieron de ello.

Terry – No te entiendo, pensé que yo no te importaba –

Duque G – Más de lo que te imaginas, es por ello que estoy aquí. Yo cometí un gran error al dejarla – se refería a su madre – no sabes cuánto me ha costado ese error, no era tan valiente como tu – Terry escuchaba con atención a su padre – no tuve la agallas para enfrentar a mi padre como tú lo hiciste conmigo, me alegro de que no me hayas escuchado –

Terry – ¿Por qué te separaste de ella?

Duque G – por la misma razón que tuviste para separarte de Candy, el deber, un deber con mi familia, el mantener el honor, no era bien visto que un Duque se viera enredado con una actriz, además tu abuelo supo envenenar mi alma –

Terry – ¿La amaste? –era algo que siempre quiso saber –

Duque G- No Terry – dijo en un suspiro –

Terry – Lo dices a si tan tranquilo –interrumpió a su padre –

Duque G- Me dejas terminar – lo callo – no la ame, la sigo amando – esa última frase la remarco –
El sonido que hizo la copa de cristal al chocar con el piso llamo la atención de los caballeros ahí presentes, Eleonor quedo pasmada con lo que escucho –

Eleonor – No diga tonterías – su voz temblaba de nervios –

Duque G – Eleonor sabes que no son tonterías – se acerco seductoramente a la dama, Terry supo de donde había heredado esa actitud tan galante – bien sabes cuánto te amo y yo sé que ese amor es correspondido – ahora su mano acariciaba la mejilla de Eleonor que estaba tan sorprendida como ruborizada –

Terry dejo salir una le ve tos de su garganta, no era muy común ver a sus padres en pleno romance, reaccionaron ante el sonido, fueron solo unos segundos pero para ellos una eternidad que tanto deseaban.

Eleonor – Creo que nos estamos desviando del tema – quiso retroceder pero el duque no lo permitió –

Duque G – Tienes razón esto lo arreglaremos después –

Terry – Bien me pueden explicar de qué se trata todo esta farsa – Su madre se quiso retirar pero el duque lo impidió y les pidió tomar asiento, esta sería una plática familiar –

Duque G – Terry cuando yo conocí a tu madre era igual de joven que tu, la amaba demasiado, pero el miedo de enfrentar a mi padre termino por destruir la relación, se que en un principio no estaba de acuerdo en tu relación con Candy, pero me doy cuenta de que me equivoque otra vez – la expresión en su rostro reflejaba culpa – Terry sé que no he sido un buen padre, no quiero el día que tenga hijos cometas los mismos errores que yo. Tú te diste cuenta de que nunca fui feliz con Rebeca, no sabes la cantidad de veces que discutí con ella por el modo de insultarlos a ti y tu madre – Terry observo como su padre apretaba la mano de Eleonor tal vez si estaba arrepentido –

Terry – Es una pena lo que le sucedió, sobre todo por tus hijos.

Duque G – Ellos están bien, no es fácil asimilar la perdida.

Terry – Ojala que a ellos no les haga lo mismo que a mí – dijo en tono agresivo –

Duque – Porque no podemos tener una conversación seria Terry –

Terry – No estoy para estupideces di lo que tenga que decir, para que me pueda largar de aquí –

Duque G – Tu no iras a ningún lado – le grito –

Terry – No puedes mandar sobre mí – también grito –

Duque G- Claro que puedo, hasta donde se te faltan algunos meses para cumplir la mayoría de edad, eso quiere decir que eres menor y estas bajo mi tutela – ironías de la vida, Terry lo observo receloso, sabía que lo tenía en sus manos, eso le molestaba pero no podía hacer mucho, finalmente tuvo que aceptar la derrota –

Terry – ¿Qué es lo que quieres? – dijo dándole la espalda, pensando en cómo le complicaban la vida, acaso no tenían idea de lo que estaba pasando –

Duque – Primero quiero que te calmes – Terry puso cara de fastidio – deja de ser tan arrogante solo te queremos ayudar –

Terry – Ayudar y como, porque si no mal recuerdo la última vez que te vi me negaste tu ayuda – el duque lo miro severamente, no respondió a la agresión, no caería mas en el juego de Terry a que prosiguió –

Duque G- Me pregunto una cosa Terry, si tanto te duele la separación ¿Por qué no la buscas? Tu siempre has sido muy decidido no veo porque ahora actúas como un cobarde – la expresión del rostro de Terry cambio por completo cuando su padre toco el tema, no dijo nada y bajo la mirada – me lo imaginaba, solo evadías el tema con tu juego de sarcasmos –

Eleonor – Terry nos duele verte sufrir de esa manera, yo le pedí a tu padre que hablara contigo, creí que tal vez el te haría reaccionar, desde su rompimiento has cambiado tanto, me da miedo que algún día llegues a cometer una locura – ella no pudo mas, comenzó a llorar, Terry veía en aquel hermoso y maduro rostro plasmada la preocupación –

El duque abrazo tiernamente a Eleonor, un gesto nunca antes visto por Terry, al menos hasta ese momento no recordaba alguno, ni si quiera a su desaparecida esposa le había regalado ese detalle. Terry comenzó a escavar en los recuerdos de su infancia, por su mente paso vagamente aquel picnic que tuvo con sus padres, vio como su madre gritaba, su padre corrió a levantarlo cuando el cayo del árbol, lo abrazaban asustados pues no paraba de llorar, sus rostros llenos de preocupación en aquel entonces eran los mismos que ahora, el recuerdo del cálido abrazo de los dos seres que mas lo amaban y el amaba lo invadió hasta lo más profundo de su ser, sus ojos se cerraron al sentir que las lagrimas nacerían de ellos, aun así no pudo evitar que salieran, inclinándose, sujetando su cabeza casi al ras de las rodillas apretándola con sus manos, los sollozos se escaparon de su pecho, sabía que no podía ocultar el dolor, añoraba el abrazo cálido, protector de sus padres, pero como pedirlo si sentía que ya nada los unía, en ese instante algo sucedió, el calor de un par de manos se postraron sobre su espalda, por instinto levanto el rostro, eran sus padres, todo fue silencio no había necesidad de palabras, los hechos hablaban por si mismos, la reconciliación se había dado, de forma inesperada, aun titubeante Terry miro a su padre, algo había en sus ojos acaso está llorando, pensó Terry, sin dudarlo más el duque abrazo a su hijo que le correspondió, su madre se les unió sabia que esa ruptura familiar se había terminado.
Siguiente capítulo
Todos los capítulos de este fanfic

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …