Home / Fan trabajos / El Amor de la Rosa Eterna Capítulo 180

El Amor de la Rosa Eterna Capítulo 180

CAPITULO 180

NOSTALGIA DE DOS

   Terry fue a la estación de telégrafos, necesitaba mandar urgentemente un mensaje a Candy, necesitaba decirle que la amaba, que lo perdonara por lo sucedido ya que no había sido su intención lastimarla, escribo algo en un papel y lo dio al empleado, pago por el servicio y se fue, esperaba que pronto llegara el telegrama, Terry salió del lugar y se fue caminando en dirección contraria a los autos, sin imaginar que una hermosa chica llegaría al lugar.

Felicia – Buenas tardes – le dijo al chico –
Empleado – Buenas tardes – se quedo boquiabierto al ver al chica – en que puedo ayudarle – puso cara de tonto –
Felicia – Le puedo hacer una pregunta – dijo con una voz seductora, el empleado movió la cabeza afirmativamente – a que vino el joven que acaba de salir hace un momento – cuestiono –
Empleado – Supongo que mandar un telegrama ya que esta es la oficina de telégrafos – dijo como burlándose de la pregunta de ella –
Felicia – Creo que no me explique – apretó los labios de coraje – la pregunta era a quien le mando el telegrama – fue directa, el empleado la miro confuso –
Empleado – Srita. Esa información es confidencial –dijo incomodo ante la pregunta –
Felicia – No cree usted que puede desaparecer ese telegrama – no se andaba con rodeos –
Empleado – Tengo principios – dijo muy serio –
Felicia – Y sus principios no tendrán algún precio – el chico la miro desconcertado – si me entrega ese papel que el joven le acaba de dar tendrá una buena recompensa – el chico se quedo pasmado ante la oferta de ella –
Empleado – Me está sobornando – susurro –
Felicia – Yo más bien le diría que es una gratificación por ser un buen empleado – saco un fajo de billetes – si lo piensa mucho perderá todo este dinero – sonrío maliciosamente –
Empleado – No se la puedo entregar – susurro –  si lo saben me costara mi empleo – estaba tentado –
Felicia – Puede traspapelarse – enarco una ceja –
Empleado – Tal vez eso si pueda ocurrir – tomo discretamente el dinero –
Felicia – Gracias por tiempo – le sonrío en ese momento se acerco otro empleado –
Empleado –Un placer poder ayudarle – se dio la vuelta, Felicia puso cara de satisfacción se dio la vuelta sin imaginar que ahí estaba Terry –
Felicia – Terry que hace usted aquí – dijo al verlo detrás su yo, su rostro reflejaba seriedad y molestia –
Terry – A caso no es obvio – Se dirigió al empleado que estaba ahí, Felicia puso cara de asustada pensado que Terry la había escuchado – regrese por qué mande un telegrama a Nueva York y quiero modificarlo – le dijo al empleado –
Empleado – Lo siento Sr. Pero el mensaje está siendo enviado – supuso que su compañero se había marchado a eso –
Terry – ¡Rayos! – el empleado lo miro sorprendido por su lenguaje –
Empleado – Quiere que vaya a ver – le pregunto –
Terry – No gracias – trato de calmarse –
Felicia – Algún problema – le pregunto, Terry se había olvidado por completo de ella –
Terry – Nada que pueda interesarle – dijo descortésmente –
Felicia – En verdad le caigo tan mal – puso cara de tristeza, Terry la miro desconcertado –
Terry – No es solo que… – no sabía que contestar –
Felicia – Yo solo quiero ser amable – bajo la mirada – a nadie le caigo bien – suspiro –
Terry – No diga eso – le pareció que en verdad se sentía sola –
Felicia – No quiero ser inoportuna – se dio la vuelta –
Terry – No vino a mandar un telegrama – le pregunto –
Felicia – Pensaba escribirle a mi padre – dijo melancólicamente – pero la verdad no creo que le importe mucho – apretó los labios y salió corriendo, Terry la miro alejarse, por un momento Felicia le había causado un extraño sentimiento de ternura –

   Isaac miraba como Candy jugaba con la comida, miro a Richard este no la dejaba de observarla con adoración aun que también con tristeza, deseaba en verdad  preguntarle qué es lo que había pasado con Terry para que estuviera de manera, se preguntaba donde había quedado esa chica fuerte, decidida e independiente que conoció en París, si se suponía que se casaba para ser feliz con el hombre que amaba por qué corrió a los brazos de Richard al primer titubeo en su relación, sobre todo el que le sorprendía era Richard por qué permitió entrar a Candy nuevamente en su vida aun sabiendo las consecuencias que esto traería para él cuando Terry regresara.

Richard – Y que tal el trabajo – rompió el hielo –
Isaac – Bien – dijo a secas – Candy te sientes bien – le pregunto –
Candy – No tengo mucha hambre – retiro el plato empujándolo suavemente –
Isaac – Candy  por qué no me dices que es lo que pasa – le pregunto, Candy no respondió – para que pregunto quién es el responsable de que estés así si ya se la respuesta – dijo con fastidio – y según tu serías feliz – Candy lo miro con reproche –
Candy – Claro que soy feliz – le afirmo alzando la voz –
Isaac – Si claro – dijo burlonamente –
Candy – Lo dudas – frunció el ceño –
Isaac – No solo lo dudo, estoy seguro de que no eres feliz – Richard solo era un mudo espectador – te dije muchas  veces que no serías feliz con él por el estilo de vida que lleva, no me digas acaso ya te diste cuenta de que te engaña con otra – Candy apretó los labios de coraje, se puso de pie y salió corriendo de ahí, Isaac se quedo callado supo que no estaba muy equivocado – le voy a romper la cara a ese imbécil – golpeo la mesa, los platos se sacudieron ante la acción –
Richard – No creo que Terry este haciendo eso – le dijo para calmarlo –
Isaac – Lo defiendes – lo miro con recriminación –
Richard – Isaac si así fueran las cosas tú no puedes hacer nada – Isaac lo miro – es cosa de ellos – dijo tristemente –
Isaac – Y tu eres un idiota – Richard le lanzo una mirada fulminante, luego miro a otro lado intento serenarse – no debiste dejarla entrar nuevamente en tu vida por qué al final el único que saldrá perdiendo eres tú – Richard se puso de pie –
Richard – No tengo nada que perder por qué no hay nada que ganar – dijo tristemente – gracias por la invitación a comer – se dio la vuelta, salió del comedor y se dirigió a la salida –
Isaac – Richard lo lamento – lo alcanzo –
Richard – No te preocupes – le dijo y salió de casa, Isaac se lamento por lo que le había dicho a su amigo ya que estaba seguro que el único que saldría perjudicado con todo esto era él, camino hacia la sala, al pasar por las escaleras noto que Candy bajaba de ellas llevaba su abrigo en las manos –
Isaac – Te vas – dijo algo confundió –
Candy – Tengo que cambiarme de ropa – le explico sin mirarlo –
Isaac – Si quieres te llevo – se ofreció –
Candy – No gracias puedo irme sola – se dirigió a la puerta –
Isaac – ¿Dónde quedo tu esencia? – pregunto, Candy lo volteo a ver – aquella chica que no dejaba que nada, ni nadie le arrebatara la felicidad – la volteo a ver la mirada de ella parecía confundida – que es lo que ha cambiado – cuestiono, Candy no supo que responder tomo la perilla de la puerta y salió de la casa, Candy camino entre la gente, pensando en lo que le había dicho Isaac, que es lo que había cambiado en ella, por qué no era una chica feliz si tenía todo lo que deseaba, la familia que siempre deseo, sobre todo estaba casada con el hombre que ama –

   Los siguientes días fueron estresantes para Candy, la incertidumbre de no saber qué pasaría con Terry, las preguntas que Isaac le hizo removieron la más escondidas fibras de su ser, por algunos instantes quiso salir corriendo de su casa ya que la amarga soledad la estaba matando, el trabajo le ayudaba un poco para distraerse, comenzó a poner más atención en lo que hacía ya que no un error de su parte podría ser perjudicial, pero en cuanto llegaba a casa las cosas cambiaban, todos los días revisaba el correo para ver si Terry le escribía pero parecía que el orgullo de él era más fuerte, por más que ella deseaba no dejar que esto la afectara no podía evitar sentir tristeza, no había buscado a Richard ya que escucho lo que Isaac le dijo a este sobre que el  más perjudicado al final sería él, Candy decidió salir a caminar ya que sentía que se el aire se le acababa dentro de su mansión, los días ya no eran tan fríos estaban a poco más de un mes de que entrara la primavera, Terry miraba las butacas del teatro detrás del telón, se notaba ansioso, se preguntaba por qué Candy nunca respondió al telegrama que le mando hacía más de una semana, sus mirada se cruzo con unos hermosos ojos verdes, Felicia asistía a cada presentación de él.
Terry – Deberías se tu quien estuvieras aquí – dijo pensando en Candy –
Frank – Me dijiste algo – le pregunto –
Terry – No, nada – dejo de mirar al público –
Frank – Felicia no deja de asistir a ninguna de tus presentaciones – Terry lo miro confundido – por qué no te das una oportunidad de conocerla –
Terry – ¡Ah! – no supo que más responder – ya te dije que soy un hombre casado – apretó los puños –
Frank – ¿Y dónde está tu esposa? – le pregunto, Terry apretó los labios –
Terry – Eres insoportable – paso junto a él y lo empujo con el hombro, Terry se dirigió a su camerino, en verdad le dolía tanto la actitud de Candy, sabía que Candy era orgullosa pero nunca imagino que a tal grado, en el camino se encontró con Robert –
Robert – El teatro está lleno – le dijo con gusto –
Terry – Como siempre – dijo con poco ánimo –
Robert – Terry mañana después de la función quiero que me acompañes a la fiesta – Terry torció el gesto –
Terry – Robert no estoy para fiestas – suspiro –
Robert – Terry mañana es cumpleaños de Felicia – le comento –
Terry – Pues qué bien por ella – dijo desenfadadamente –
Robert – Ella espera que vayas – Sonó como una orden –

Terry – No gracias – se dio la vuelta y se metió al camerino a esperar a que la función comenzara, intento relajarse y no pensar en ella pero era algo imposible, se miro en el espejo – Que estarás haciendo pecosa mía – suspiro melancólico, Candy camino por la ciudad hasta que llego a un parque, era de noche miro las luces de la ciudad, la briza del rio Hudson golpeaba su rostro suavemente mientras el viento alborotaba su ondulado cabello, Candy miro pasar a una pareja tomados de la mano, los siguió con la mirada hasta que se perdieron en la oscuridad, sus verdes ojos se postraron en una banca, un solitario hombre estaba ahí, tenía sus codos recargados en sus piernas, estaba cabizbajo al parecer estaba llorando –
Candy – Hola – lo saludo –
Richard – ¡Candy! – evito mirarla –
Candy – Que tienes – le pregunto y se sentó junto a él –
Richard – ¿Qué haces aquí? – le pregunto mientras intento disimular  para limpiar sus ojos –
Candy – Pues caminaba y llegue hasta aquí – le explico, era extraño pero Richard aliviaba un poco su dolor – pero no respondiste mi pregunta – le recordó –
Richard – Los ojos me arden – fue la única explicación que pudo darle –
Candy – Y por eso llorabas – Richard la miro –
Richard – Yo no lloraba – sonrío –
Candy – Si claro – se burlo –
Richard – Tu cómo has estado – le pregunto, la sonrisa de Candy se desdibujo –
Candy – Mejor – susurro –
Richard – Ya sabes algo de él – se refería a Terry –
Candy – Nada – se llevo las manos al rostro y comenzó a llorar – esa chica es muy hermosa tanto o más que Susana – Richard se quedo frío al oír su nombre –
Richard – Candy no creo que debas preocuparte tanto por ella – deseaba abrazarla para consolarla pero se contuvo –
Candy – Si al menos tuviera noticias de él – intento calmarse, miro que en la banca había unos papeles con el apellido de los Legan – ¿Qué es esto? – estaba por agarrarlos –
Richard – Nada – casi se los arrebato –
Candy – Si no es nada por qué te pones así – le cuestiono – que tienes que ver tu con los Legan – Richard se quedo callado – que pasa Richard acaso ya no me tienes confianza – la miro –
Richard – Candy es que yo…. – titubeo ya que no sabía cómo reaccionaría si le contaba lo que estaba pasando, la dulce mirada de ella lo ánimo a decirle lo que pasaba – Candy yo trabajo para los Legan – al fin lo dejo salir –
Candy – ¿Qué? – dijo con asombro – ¿Pero cómo? – no podía creerlo – ¿Por qué? – su rostro reflejaba el desconcierto – acaso ya no trabajas para Albert – pregunto –
Richard – Es una larga historia – se humedeció los labios ya que los sentía secos –
Candy – Richard tú no eres capaz de traicionar a Albert – tomo la mano de él – por favor cuéntame lo que pasa – Richard no podía negarle nada a ella – no importa que tan larga sea esa historia tenemos tiempo – le sonrío – quieres caminar un rato – se puso de pie, Richard la miro tiernamente, se puso de pie, tomo los papeles y comenzaron a caminar –
Richard – Candy todo esto es solo consecuencia de mis actos – ella lo miro desconcertada – cometí mucho errores y ella se aprovecho de eso – sonrío con ironía – el día de tu boda tuve la grandiosa idea de tocar la melodía que te compuse en París – Candy se estremeció al recordarlo – ella supo que era yo quien toco esa melodía, estaba enterada de cómo había sido nuestra relación en París – Candy lo miro sorprendida – supongo que fue gracias a Nicole, después de mucho analizarlo llegue a esa conclusión – se encogió de hombros – ella me dijo que si no aceptaba hablar con ella le diría en ese instante a Terry que yo estaba ahí – parecía recordar – yo no quería arruinar tu fiesta pero creo que aún así lo hice – recordó lo que le dijo Elisa – ella quería que trabajara para su familia para aumentar su fortuna – Candy detuvo su andar – me dijo que si no aceptaba tu matrimonio se acabaría por qué le contaría a Terry todo lo que sabe – no se había percatado que Candy se había quedado unos pasos atrás – ¿Pasa algo? – le dijo al mirarla –
Candy – Elisa te chantajeo – le pregunto –
Richard – Si algo así – no supo que más responder –
Candy – No debiste aceptar – dijo molesta, apretaba la falda de su vestido –
Richard – Candy si no lo hacía ella… – Candy lo interrumpió –
Candy – Tal vez hubiera sido mejor que hablara para así acabar con todo – su voz parecía quebrarse – no debiste sacrificarte por mi – una lágrima resbalo por su mejillas –
Richard – Candy yo había hasta lo imposible por qué fueras feliz – se acerco a ella –
Candy – Richard no merezco que me quieras tanto – se dejo caer de rodillas al piso sintiéndose miserable, no podía creer lo que él había sido capaz de hacer por su bienestar –
Richard – No tienes por qué sentirte así – la ayudo a incorporarse –
Candy – No entiendo por qué a pesar del tiempo Elisa me sigue odiando – recargo su cabeza en el pecho de Richard –
Richard – Tal vez por qué nunca será tan encantadora como tú – rodo el cuero de ella con sus brazos, Candy lo volteo a ver sus miradas se cruzaron bajo la luz de la luna y el cielo estrellado, una suave briza alboroto el cabello de ambos –
Candy – Por qué llorabas – se soltó de él –
Richard – Tengo tantas presiones – intento reponerse después del breve momento –
Candy – Mándala al demonio – Richard la volteo a ver sorprendido –
Richard – Que drástica eres – sonrío – si fuera tan fácil ya lo habría hecho –
Candy – Por mí no te preocupes – sonrío tristemente – no creo que las cosas puedan estar peor – se recargo en el barandal que estaba junto al río –
Richard – No has sabido nada de Terry – también se recargo junto a ella –
Candy – Creo que su orgullo lo rebasa – suspiro – la verdad es que salí de casa para no sentirme sola – Richard la observaba perplejo – tendré que esperar hasta que regrese – cerró los ojos – aun que la incertidumbre me está matando – se llevo las manos al pecho –
Richard – Candy sabes por qué lloraba –ella lo volteo a ver – por qué te extrañaba – Candy puso cara de sorpresa ante la confesión – yo también estoy solo como tú – evito verla a los ojos así que intento perder la mirada a la distancia, Candy miro a Richard, en ese momento supo que ella no estaba tan sola como lo estaba él –
Candy – Richard gracias por todo – ella se acerco a él, suavemente le dio un beso en la mejilla, Richard abrió los ojos de golpe al sentir los suaves labios de Candy sobre su piel, sintiendo que su corazón saltaba frenéticamente – me tengo que ir – él no se podía ni mover – y por favor ya no te sacrifiques mas por mi – se alejo de él – Elisa no lograra romper mi relación con Terry – le aseguro, se dio la vuelta y se fue corriendo del lugar, Richard quiso ir tras ella pero contuvo las ganas – “No puedes romper algo que ya está roto” – se decía Candy mientras se alejaba –

   La ovación para Terry era impresionante los demás actores lo envidiaban, llevaba en las venas la sangre de su madre, las criticas era muy buenas, Terry se dirigió al camerino deseaba cambiarse e irse a dormir al hotel, la incertidumbre de que pasaba con Candy lo tenía de mal humor, por largo rato estuvo encerrado ahí, ya estaban casi a la mitad de la gira solo unas semanas más y podría ir a hablar con Candy a pedirle perdón de rodillas si eso fuese necesario, se puso el saco, tomo su billetera, la cabeza empezaba a dolerle, se acomodo el cabello y dio la vuelta dejando el anillo bodas sobre el mueble de madera, Terry salió del camerino, algunos de los actores ya se habían retirado pero como todas las noches alguien lo esperaba.

Felicia – Hola Terry – se acerco a él – estuvo estupendo como todas las noches – le sonrío, esa noche Felicia llevaba un vestido color vino, con un escote algo pronunciado dejando sus hombros al descubierto –
Terry – Gracias – dijo secamente –
Felicia – Le molesta si lo acompaño – Terry siguió su camino – pienso que si vamos al mismo hotel podemos ir juntos – sujeto el brazo de Terry –
Terry – Es bien – los ojos de la chica se iluminaron, Terry lo hizo para que dejara de fastidiarlo –
Felicia – Pues vamos – dijo airosa, ambos salieron por la puerta trasera del teatro sin imaginar que un tumulto de gente los esperaba, algunas eufóricas chicas gritaban el nombre de Terry, algunos se quedaron sorprendidos al ver a Terry con Felicia mientras que ella presumía de ser la acompañante de él, Felicia recargo su cabeza en el hombro de él y  tomo su mano, una deslúmbrate luz fue lanzada contra ellos –
Terry – Es un idiota – dijo al ver al fotógrafo ya que lo había deslumbrado – sube al auto – le dijo a la chica, el auto arranco dejando a la gente a tras – que tipo – dijo molesto mientras se tallaba los ojos –
Felicia – No te enojes – dijo con voz seductora –
Terry – Así que eres de Inglaterra – quiso cambiar el tema –
Felicia – Si, pero mucho tiempo viví en París – le hizo saber, Terry torció el gesto – tienes algún problema con esa ciudad – pregunto curiosa al ver la reacción de Terry –
Terry – Si algo así – puso cara de fastidio –
Felicia – Yo estudie en la Sorbona – Terry la volteo a ver – gran escuela aun que me pregunto cómo es que admiten a cualquier pelagatos –dijo despectivamente –
Terry – Tuviste algún problema con alguien – cuestiono al notar la molestia de ella –
Felicia – Si, un chico acosador – enarco una ceja –
Terry – En serio – dijo como dudando ya que al parecer la acosadora era otra –
Felicia – Yo nunca le hice caso a Richard – la expresión de Terry fue de sorpresa –
Terry – ¿Cómo? – tal vez había escuchado mal –
Felicia – Si se llama Richard Brower – Terry sintió que la sangre se le helaba – era un chico muy apuesto, pero como nunca le hice caso comenzó a intrigar sobre mí – parecía muy segura de lo que decía – incluso corrieron a un profesor por su culpa dijo que yo era la amante de ese profesor cuando el que destruyo ese matrimonio fue él ya que andaba con la esposa del profesor – Terry se quedo boquiabierto –
Terry – No… pue…do… creerlo – estaba asombrado –
Felicia – Y con su amigo Isaac lograron que yo saliera de la escuela – fingió tristeza –
Terry – De lo que se entera uno – susurro –
Felicia – Dijiste algo – le pregunto, Terry movió la cabeza en señal negativa – lo último que supe de él era que estaba trabajando en Nueva York – la sonrisa se le borro a Terry de los labios – un primo mío que es abogado de mi papá me lo confirmo, me parece que está trabajando para los Legan o algo así – Terry se quedo pensativo – solo espero que no se enamore de una mujer casada por qué estoy segura que destruiría ese matrimonio – se notaba que le tenía mucho coraje –
Terry – Estas segura – le temblaba la mandíbula –
Felicia – Por supuesto – dijo convencida – hay algún problema – dijo al ver la tención en Terry, tanto que las venas del cuello se marcaban –
Terry – No, en ese momento miro su mano – torció el gesto –
Felicia – ¿Qué pasa? – insistió –
Terry – Maldición – golpeo su pierna con su puño – olvide mi sortija en el teatro –
Felicia – Que pena – sonrío maliciosamente –
Terry – Creo que regresare por ella – estaba por decirle al chofer que regresara –
Felicia – Tal vez ya cerraron el teatro – estaban por llegar al hotel – puede mandar a alguien a recogerla – le sugirió –
Terry – Creo que lo hare yo mismo – no pondría algo tan valioso en manos de un desconocido, Terry miro que Felicia hacia un gesto de dolor – que tienes – dijo al ver que la chica se llevaba la mano al estomago –
Felicia – Desde la mañana tengo un dolor – puso cara de sufrimiento –
Terry – Por qué no fuiste al médico – pregunto –
Felicia – Por favor me puedes llevar – dijo suplicante –
Terry – Pero es que yo… – la chica se doblo – por favor lléveme a algún hospital – le dijo al chofer Felicia se recargo en Terry, este pensó que en verdad ella se sentía mal, así que sujeto la mano de ella tal vez así pasaría más rápido el dolor, lo que en Terry no sabía era que Felicia sabía fingir muy bien muchas veces a su padre lo chantajeo de esa forma, no dejaría de desaprovechar la oportunidad de que Terry se estaba portando amable con ella, sobre todo de que el haya olvidado la sortija de matrimonio en el teatro, tal vez no llevándola puesta se le olvidaría que estaba casado. Candy sintió que la nostalgia la invadía, se puso de pie, se asomo por la ventana, la calle estaba vacía, miro la cajita que Lucia le había llevado de su otra habitación, saco de ella varias alhajas hasta que finalmente encontró la que buscaba, un hermoso brazalete de brillantes y amatistas, Candy suspiro, se quedo pensativa luego fue a ver el calendario comenzó a buscar la fecha al parecer se había acordado de algo, Candy dejo el brazalete sobre el buro junto a una lámpara y la foto de Terry, puso su cabeza en la almohada intentando sacarse ese sentimiento de que la había invadido –

LEER EL SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …

11 comments

  1. realmente me decepcionas estas poniendo a candy y a terry como a dos seres debiluchos y tontos incapaces de ser merecedores de ese gran amor que se tienen vencieron a la egoista de susana creo que estas muy lejos candy jamas se beasaria con otro y a terry lo pones nuevamente como en la misma situacion con susana realmente me estas decepcionando . que te paso

  2. Bueno a mi me encanto la continuacion, esto le da un giro inesperado, muchas gracias por escribirlos, y espero que sigas escribiendo. gracias

  3. MIRA QUE TU SISABES PONER LOS NEBIOS DE PUNTA ESTOI HASTA TENBLANDO DE NERBIOS ERES GENIAL EN ESTO DE LA ESCRITURA QUE SIGAN FLULLENDO LAS IDEAS MIL GRASIAS POR NO DEJARNOS TE FELISITO DE BERDAD AS LOGRADO QUE MICORAZON ESTE CONTENTO YO CREO QUE TODAS TUS FANS SIENTAN LO MISMO ES ALGO QUE NOSE COMO ESPLICARLO NUEBA MENTE GRASIAS , PERDON POR MI FALTA DE ORTOGRAFIA, BAAAAAAAAAAYYYYYYYYYYYYY

  4. La historia esta realmente buenisima…….

  5. hola tienes un talento grandioso soy una candy FAN Y LEO TODOS LOS QUE ENCUENTRO Y ESTE ME DEJA UN POQUITO ANGUSTIADA ,DE VER QUE NUETROS PERSONAJES HAN LUCHADO TANTO POR SU AMOR Y LO ESTAN PONIENDO EN UN PRECIPICIO A PUNTO DE CAER,Y SUS CARACTERES HAN CAMBIADO TANTO,EN FIN ES MEJOR EL SUSPENSO. ESPERO QUE ESTE TENGA MEJOR FINAL,QUE EL LIBRO QUE MISUKI ACABA DE PUBLICAR EL 1 NOV.CON EL FINAL QUE POR MAS DE 30 ANOS ESPERE ,SE RUMOREA QUE SUSANA MUERE PERO QUE CANDY NO SE QUEDA NI ALBERT NI TERRY AUNQUE ES SOLO UN RUMOR LA PENA AUN NO SE ME PASA.GRACIAS Y ESPERANDO ANCIOSA OTRO CAPITULO Y MUCHA SUERTE

  6. BUENO CREO QUE COMO EN TODA NOVELA NADIE SABE LO QUE VA A PASAR ASI QUE CREO QUE NO IMPORTA MIENTRAS NO PASE DE 1 BESO Y MUCHO DRAMA CLARO SIN EXAGERAR TODO ESTA BIEN
    ATT:ETNI SARAI

  7. Felicidades por la trama y continuacion de CANDY, desde que era nina he sido nmuy fans, nunca crei que le dieran una contiacion, y ahora que he leido los nuevos capitulos me tiene super emodionada, ansiosa por la espera de continuar leyendo lo emosionante de tus ideas.

    Agradeciendo tus inspiraciones para seguir con lo emosionante de la historia y suplicandote no te demores en escrinir nuevos capitulos.

    Se despide de ti, una super fans

  8. Voy de acuerdo con Etni.

  9. Me parece genial y en realidad no estoy de acuerdo con ety para mi las continuacioness son maravillosas y no importa lo que este pasando como dijo etni es como una novela no se sabe lo que pasara hasta verlo con tus propios ojos. Besitos y abrazos astareth!

  10. Asta se que quieres alargar un poco la historia pero mejor no .. no escribas cosas que no me emocionan que lo que hacen es entristecerme recuerda que candy es alegre .. ademas no es muy orgullosa ella es tan buena que siempre cede ahora terry si es malcriado e insoportablemente bello jajaja.. pero weno saludos y besitos smuackkkk <3<3<3<3<3<3<3

  11. isacc ahora si es bueno proteger a candy verdad,pero donde estabas tu en el pasado para protegerla cuando candy sufrio tanto,no kreo q tu resentimiento hacia terry te de el derecho de entrometerte de esa manera en la relacion de candy y terry,y esta tipa resbalosa q no se le despega a terry q es lo q pretende astareth estas haciendo kon este fic una verdadera tormenta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.