Home / Fan trabajos / El Amor de la Rosa Eterna Capítulo 179

El Amor de la Rosa Eterna Capítulo 179

HOLA CHICAS LO PROMETIDO ES DEUDA AQUI LES DEJO EL SIG CAP HABER QUE OPINAN

CAPITULO 179

AMIGO INCONDICIONAL   

   Richard cubrió a Candy con una cobija al fin se había dormido después de haber llorado tanto tiempo, hizo a un lado los papeles y se sentó en la mesa de centro frente a ella, puso sus codos en sus rodillas y su barbilla en los puños de sus manos, recordó el día que la conoció en el barco, ella lloraba bajo la tormenta, abrazaba su cuerpo como buscando un refugio él se acerco para ver en que podía ayudarla sin imaginar que lo único que lograría sería quedar prendando de ella para toda la vida, esa ocasión la reacción de Candy había sido otra, pero ahora ella era quien lo había buscado, la había dejado llorar hasta cansarse, una lágrima salió de sus hermosos ojos azules no soportaba verla de esa manera, por un momento sintió coraje contra Terry ya que era más que evidente que la causa del llanto de Candy era él, un suave golpe en la puerta lo hizo reaccionar, se puso de pie, se limpio las lágrimas y fue a abrir la puerta.

Richard – Hola – dijo en cuanto abrió, pero no dejo que su visitante pasara –
Isaac – ¿Qué es lo que pasa? – le pregunto al verlo – ¿Dónde está Candy? – se notaba nervioso –
Richard – Ella está dormida – salió del apartamento y medio cerró la puerta –
Isaac – Me preocupaste con tu llamada – le reclamo –
Richard – Lo siento pero es que ella estaba muy mal – dijo en voz baja –
Isaac – Y te dijo que le paso – pregunto, Richard lo miro y puso cara de fastidio –
Richard – Como si no supieras quien es el causante de que ella este así – se recargo en la pared –
Isaac – Terry – dijo afirmándolo entre dientes – ella te lo dijo – Richard lo miro –
Richard – Obvio que no pero no es difícil de adivinar – se mordió el labio –
Isaac – Pero por qué no fue a mi casa – se pregunto –
Richard – Ella sabe muy bien que si te contaba lo primero que harías en cuanto vieras a Terry sería írtele a los golpes – Isaac lo miro –
Isaac – Y tu no harías lo mismo, por qué no me negaras que tu también tienes ganas de romperle la cara – apretó los puños de sus manos –
Richard – Isaac yo te llame por qué te la tienes que llevar de aquí – Isaac lo miro desconcertado –
Isaac – ¿Qué? – dijo con sorpresa –
Richard – No es bueno que este aquí – dijo mientras miraba el piso –
Isaac – Ella busca tu ayuda y tu no la quieres aquí – dijo molesto –
Richard – No es lo que piensas – se defendió –
Isaac – Entonces de que se trata – enarco una ceja interrogante –
Richard – Isaac ella es una mujer casada – le recordó – si alguien la vio entrar o la ve salir de mi departamento y la reconoce sabes que pasara – le explico – no es por qué la presencia de ella me moleste pero no quiero que tenga problemas – suspiro –
Isaac – No los tendría si hubieses sido tu el que se casará con ella – le recrimino –
Richard – Isaac deja de decir tonterías – torció la boca – ella no puede quedarse aquí – le repitió – no sería algo correcto – Isaac miro a Richard algo nostálgico –
Isaac – Se que eres un caballero y piensas en ella pero no podemos dejarla sola, ella no quiere que “yo me entere” – remarco esa frase –
Richard – Quieres que pase la noche aquí – dijo sorprendido –
Isaac – Si no te conociera y supiera que no eres un caballero créeme no dejaría que se quedara – parecía suplicarle –
Richard – Isaac por favor no me hagas esto – se notaba tan confundido –
Isaac – Si ella te busco es por algo – Richard lo miro – por favor no la dejes sola te lo suplico – ahora si le rogaba – son casi las nueve de la noche – miro el su reloj – si despierta antes de las once llévala a mi casa – le dijo – yo me hare el que no sabe nada y te prometo no interrogarla ni pelear con ella – Richard volvía a suspirar –
Richard – Y si no despierta a esa hora que hago – le cuestiono –
Isaac – Pues… – ya no supo que responder –
Richard – Vete tranquilo – se dio por vencido – no la dejare sola – le dio una palmada en el hombro –
Isaac – Gracias eres un gran amigo – le respondió con un abrazo, Richard abrió la puerta para que Isaac pudiera verla antes de irse ella dormía, Isaac sabía que ella estaba en buenas manos – te veré luego – se despidió y se fue, Richard cerró la puerta, se sentó en un sofá y miro a Candy, a pesar de la tristeza ella lucia hermosa, siempre soñó con verla dormir así, imaginaba que ella lo estaría esperando después de una jornada de trabajo, Richard sonrió era un sueño que nunca se llegaría a cumplir, tomo los papeles que había en la mesa y comenzó a leerlos –

   Terry se encontraba en su camerino terminando de quitarse el maquillaje, se lavo la cara y se la limpio, no dejaba de pensar en Candy, en que tal vez estaría sola en casa su sentimiento de culpa no lo dejaba, en verdad extrañaba a su esposa, suspiro melancólico, Terry imagino a Candy dormir en su cama, tal vez para cuando regresara ambos estarían mas tranquilos y podrían arreglar las cosas no se imaginaba que Candy estaba en casa de Richard, Terry reacciono cuando escucho que tocaron la puerta.

Terry – Adelante – siguió limpiándose la cara –
Felicia – Hola hermoso – dijo al entrar Terry puso cara de indiferencia –
Terry – Hola – dijo a secas –
Felicia – Estuviste estupendo – se acerco a donde él –
Terry – Gracias – dejo la toalla sobre el mueble –
Felicia – Me preguntaba si te gustaría ir a cenar conmigo – dijo coqueta –
Terry – Estoy demasiado cansado – se puso de pie – además tengo que escribirle una carta a mi esposa – resalto la última palabra – con su permiso – se puso de pie, tomo su chaqueta y salió del camerino dejando a Felicia con la palabra en la boca –
Felicia – Se que caerás a mis pies – dijo entre dientes y muy molesta –
Frank – ¿Y Felicia? – le pregunto –
Terry – No lo sé ni me interesa – caminaba por el pasillo –
Frank – No iras a cenar con ella – Terry lo miro desafiante –
Terry – Que pretendes – lo sujeto de la camisa y lo empujo contra la pared –
Frank – Que te pasa – quiso soltarse –
Terry – Para que la invitaste – le pregunto –
Frank – Ella iba a venir de todos modos – al fin se soltó – eres un mal agradecido todavía de que te hago un favor – le dijo molesto –
Terry – Un favor – dijo sorprendido –
Frank – Es chica quiere algo contigo – le afirmo –
Terry – Te recuerdo que estoy casado – tenía ganas de golpearlo –
Frank – Pues no lo parece – Terry lo miro fijamente – si mucho te quisiera estaría aquí contigo – se dio la vuelta y se fue, Terry ya no dijo nada claro que Candy lo amaba eso no lo dudaría nunca, aun que para ser honesto Felicia era una mujer muy atractiva –

   Richard seguía revisando papeles, ahora estaba en la mesa del comedor tomaba un taza de café, eran casi las once de la noche cuando Candy comenzó  a despertar, abrió los ojos poco a poco, una suave luz apenas se veía, estaba tapada con una frazada color azul, se sentó y miro que Richard estaba en la mesa con una vela encendida, tenía unos lentes puestos.

Candy – No sabía que usabas lentes – dijo delicadamente, el chico reacciono –
Richard – Candy como te sientes – dejo lo que hacía y fue a donde ella, aun traía su chaleco gris del traje –
Candy – Lamento haberte molestado – bajo la mirada –
Richard – Candy tu nunca me molestaras – se sentó junto a ella –
Candy – No sabía a quién recurrir – su voz comenzó a quebrarse –
Richard – No llores – quería abrazarla pero no se atrevía –
Candy – Lo siento – Richard le dio un pañuelo –
Richard – Quieres un té – le pregunto –
Candy – No gracias – lo miro,  con aquella tenue luz Candy lucia hermosa – no me preguntaras que me tiene así – no supo que decir –
Richard – Candy no creo que sea algo que me importe – se mordió el labio –
Candy – En verdad ya no te importo – le pregunto Richard se quedo frío al oír eso –
Richard – No es lo que piensa – sonrío – me refiero a que no puedo inmiscuirme en tus asuntos – le explico –
Candy – Necesito decirlo a alguien por qué si esto me matara – se llevo las manos al pecho, Richard sintió un golpe en el pecho al ver el dolor de Candy –
Richard – Supongo que es por Terry – bajo la mirada –
Candy – Ya no se qué pensar – sentía ganas de llorar –
Richard – Que es lo que paso – le pregunto al fin –
Candy – Es que… – intento contener la lágrimas – hace unos días fue el cumpleaños de Terry – comenzó a contarle – yo le prepare una cena y el nunca llego, no me dio una explicación, yo había hablado con Isaac sobre el trabajo y pensaba decirle que no, pero con lo que paso esa noche tome la decisión de firmar el contrato – tomo aire – luego el me dijo que iría de gira y que quería que lo acompañara pero yo ya no podía ir – su voz comenzó a quebrarse – él se molesto mucho y ya no tuvimos oportunidad de hablar las cosas – Richard escuchaba atentamente – he llegado incluso a no dormir en nuestra recamara porque me duele su ausencia, hoy por la tarde cuando desperté fui a la cocina y encontré a mi empleada leyendo un papel – comenzó a llorar –
Richard – Y eso que tiene que ver contigo – le pregunto Candy se llevo las manos al rostro –
Candy – Me dijo que lo encontró en el cesto de basura la mañana siguiente del cumpleaños de Terry – Candy abrazo a Richard que se sorprendió de eso, con temor el rodeo con sus brazos el cuerpo de ella – Terry paso su cumpleaños con otra mujer – dejo salir, el chico puso cara de sorpresa no podía creer lo que escuchaba –
Richard – No puedo creerlo Candy – ella se aferro a él – Terry no sería capaz de hacer algo así – no salía de la sorpresa –
Candy – Pues así parece que fue – comenzó a sollozar –
Richard – Candy creo que estas confundiendo las cosas – ella lo miro – necesitas hablar primero con él – Candy lo soltó –
Candy – Lo defiendes – dijo molesta y con los ojos llenos de lágrimas –
Richard – No confundas las cosas – intento calmarla –
Candy – Claro entre hombres se defienden – apretó los puños de sus manos, se puso de pie, tomo su abrió y bolso – creo que fue un error haber venido aquí – se dirigió a la puerta –
Richard – Candy espera no te vayas – fue tras ella, Candy abrió la puerta y salió corriendo del departamento, Richard fue tras ella no podía dejarla ir en ese estado, ella bajo las escaleras sin imaginar que él la alcanzaría, unas finas manos la sujetaron por la cintura, Richard estaba detrás de ella –  Candy perdóname – le dijo mientras hundía su rostro en el pelo de ella – no quiero que te vayas –le susurro, luego la soltó y le dio la mano –
Candy – Richard  yo… – él la cayó poniendo el dedo índice en sus labios –
Richard – No digas nada solo quiero que estés tranquila – ella le dio la mano y regresaron al departamento, por un rato Richard intento hacerle ver las cosas a Candy, ella no debía de prejuzgar sin antes conocer a detalles lo sucedido –
Candy – Ya no se qué pensar – le dio un sorbo a la taza de té –
Richard – Es normal que te sientas dolida con Terry – se notaba cansado –
Candy – No me lo menciones – dejo la taza – creo que ya es hora de irme – suspiro mas aliviada –
Richard – No me gustaría que estuvieras sola esta noche – ella lo volteo a ver algo desconcertada – Candy no es lo que estas pensando – le aclaro al ver el modo en que lo miraba – Yo no me aprovecharía de las circunstancias – le aclaro –
Candy – Lo sé – miraba fijamente la taza –
Richard – Por qué no vas con Isaac – le propuso, Candy se quedo pensativa – se que no quieres que él se entere, puedes decirle que te sentías sola y que no querías estar en tu casa – Candy seguía sin mirarlo – no quiero que estés sola pero entiende que no puedes quedarte aquí, no sería lo correcto – Richard sabía que por bien de ella las cosas debían de ser así –
Candy – Pero Lucia debe estar preocupada – le dijo –
Richard – Puedes llamarle y decirle que te quedaras con Isaac – se tallo los ojos –
Candy – Soy una molestia verdad – dijo tristemente –
Richard – Claro que no Candy – él tomo el rostro de ella – tu puedes venir aquí cuando tú quieras, si necesitas un hombro para llorar aquí está el mío – ella lo miro – si necesitas un amigo con quien hablar aquí estoy yo, lo único que deseo en la vida es verte feliz –  sonrío –
Candy – Gracias – Richard era un hombre muy bueno y ella lo sabía, era un gran ser humano, un caballero el cual nunca le pediría nada a cambio, un amigo incondicional – me dejas avisarle a Lucia que no dormiré en casa – apenas y sonrío –  y luego me llevas con Isaac – le pidió –
Richard – Claro que si pecas – sin querer acerco su rostro a el de ella para acariciar su nariz con la de ella – lo siento – bajo la mira, Candy se puso de pie algo desconcertada por lo que había hecho el chico, se dirigió al teléfono y hablo a su casa –
Candy – Lucia buenas noches – dijo cuando le contestaron – no tiene por qué estarlo – intento sonar tranquila – me quedare en casa de mi hermano – explico – si estoy en casa de él – miro a Richard, se ponía su saco – no se preocupe por mi llegare mañana, gracias – dijo finalmente y colgó –
Richard – Tu abrigó – le ayudo a ponérselo, Candy toco la mano del chico –
Candy – Gracias Richard – le dio un beso en la mejilla luego se dirigió a la puerta, Richard sintió como si tocara el cielo nuevamente, pero sabía que era solo una ilusión que se desvanecería a la mañana siguiente, Richard llevo a Candy, las calles ya estaban vacías, pidió al portero que le llevara su auto, no dejaba de mirar a Candy, intento verse sereno pero la verdad era que ella lo hacía perder la razón, estaba molesto con Terry por hacerla sufrir de esa manera pero aun así Richard abogo por él, no por qué lo apreciara sino por Candy ya que lo último que deseaba en la vida era verla llorar, pero como dijo Isaac si lo tuviera enfrente le partiría la cara y haría que le pidiera perdón a Candy de rodillas, las palabras ya no hicieron falta entre ellos dos, Richard ya no dijo nada, solo el silencio era lo único que se escuchaba, Candy se notaba un poco más tranquila –
Richard – Me siento más tranquilo dejándote con Isaac – al fin hablo –
Candy – Que le diremos – pregunto, Richard se quedo pensativo –
Richard – Que le diremos a quien – respondió con otra pregunta –
Candy – A Isaac, como le explicaremos que llegamos juntos – Richard no había pensado en eso –
Richard – Le diremos que nos encontramos – fue lo único que se le ocurrió –
Candy – No podre engañarlo – puso cara de preocupación –
Richard – No tienes por qué darle explicaciones – Candy lo volteo a ver – solo dile que no querías estar sola –
Candy – Pero como explicarle que estaba contigo – se cruzo de brazos ya que tenía frio –
Richard – No le digas que estabas conmigo – Candy lo miro interrogante – solo dile que tomaste un taxi y ya – le sonrío –
Candy – Richard como podré agradecerte – Candy  pensó que él era un ser tan noble –
Richard – Verte feliz es lo único que quiero –  se pararon frente a la casa de Isaac, la luz estaba encendida – Candy solo quiero pedirte un favor – ella lo miro – dame la hoja – Candy puso cara de desconcierto – la hoja que delata a Terry – estiro la mano –
Candy – Para que la quieres tú – le pregunto mientras sujetaba su bolso –
Richard – No debes de tenerla, por qué cada que la leas te harás daño – la miro tiernamente – te prometo que la romperé – dijo seguro de sí mismo, Candy saco la hoja, algo dudosa se la entrego a Richard –
Candy – En verdad la romperás – le pregunto –
Richard – No pienso atentar contra Terry si es lo que te preocupa – le afirmo –
Candy – Se que no lo harás por qué eres una gran persona – sujeto la mano de Richard – en verdad muchas gracias por todo – llevo la mano a su rostro –
Richard – Isaac te espera – le recordó, Candy bajo del auto, Emily le abrió la puerta, Richard miro que ella entrara, Richard tomo la hoja de papel y la leyó, su rostro se lleno de preocupación al leerla – demonios – golpeo el volante molesto – esto es increíble – se recargo en el respaldo y cerró los ojos para tranquilizarse, leyó nuevamente la hoja luego la doblo y la rompió como se lo había prometido a Candy, arranco su auto y se fue, no podía creer que siendo el mundo tan grande viniera precisamente a encontrar a Felicia Shaperd en esta ciudad, Richard comenzó a recordó sus tiempos de escuela en la Sorbona en París, Felicia era hija de un empresario inglés, su madre había muerto cuando ella apenas tenía diez años, su padre al no poder con la carga de su hija la mando a vivir con una tía a París, la ausencia de él la recompensaba complaciéndole todos su caprichos, cuando Richard llego a París, la conoció ella lo asediaba día y noche, incluso tuvo problemas con Nicole por él, pero como lo único que a Richard le importaba era no desaprovechar la oportunidad que la vida le había brindado nunca le hizo caso a pesar de sus coqueteos, un día un maestro de piano llego a la escuela en ese momento Felicia dejo de asediar a Richard, el maestro Arthur Corbusier era un excelente profesor de piano, tenía un gran futuro en la música era envida de muchos por su talento y su solida familia, Alice era su esposa una mujer hermosa que le había dado tres hermosos hijos, las cosas cambiaron un día para otro, repentinamente el profesor Corbusier dejo la Sorbona, su esposa lo abandono para luego pedirle el divorcio no permitiéndole ver a sus hijos, su futuro en la música se había derrumbado y él cayo a las sombras gracias a una niña caprichosa que deshizo su matrimonio, Felicia Shepard era una mujer muy peligrosa pues con su encanto y su belleza había vuelto loco a Arthur haciéndolo perder la cabeza, Richard pensó que si era la misma Felicia a la que conocía las cosas no estarían bien para Candy ya que Felicia no pararía hasta conseguir lo que se proponía o con lo que se encaprichaba –

   Isaac  no pregunto nada a Candy sabía que ella no deseaba que el supiera lo que le pasaba, pero aun así no se dejo de preocupar, puesto que si se notaba mal, le dio una pastilla y casi de inmediato ella se quedo dormida, Isaac estaba sumamente agradecido por lo que había hecho por Candy aun sabiendo que el saldría lastimado nuevamente, Isaac le dio un beso a su hermana antes de ir a dormir, ya tendría tiempo de hablar con ella sobre lo que le pasaba, se fue a dormir esperando que Candy amaneciera mejor. Richard llego a su departamento se recostó en un sillón había sido un tarde difícil para él, nunca imagino que ella lo buscaría, menos que tendría que servir de consuelo para ella, todo era tan difícil aunque intento mantenerse fuerte, no pudo evitar llorar al recordarla, se veía tan mal, tan indefensa como la primera vez que la vio en el barco, “Si yo tuviera la fortuna de que ella fuera mi esposa no la haría llorar”, pensó mientras se llevaba el brazo al rostro para limpiar el agua salda que corría sobre sus mejillas.

Richard – Bueno – dijo en cuanto contesto, se estaba terminando de abotonar la camisa, se había quedado dormido y se le hacía tarde para ir a la oficina – como esta Candy – fue lo primero que pregunto – me alegro – sonrío – solo tienen problemas como cualquier pareja – dijo intentando sonar sereno – Isaac no la presiones – miro su reloj – se me hace tarde te parece si te invito a comer – torció el gesto – está bien, te veré en tu casa a las dos, cuídate y no la presiones por  lo que más quieras – pareció suplicar – gracias – colgó el teléfono, se apresuro a cambiarse, miro el sofá en que Candy había estado dormida, un pañuelo estaba ahí junto a la boina de ella, Richard se acerco y lo sujeto en sus manos – No sabes cuánto te quiero Candy – apretó la prenda contra su pecho – te la entregare después – fue a su habitación y la guardo en un cajón –

   Terry no había salido de su habitación no tenía ánimos de nada, su única preocupación era Candy la soñó por la noche, ella se encontraba bajo la lluvia esperándolo en la estación del tren, se notaba extraña, pensativa, como si tuviera algo muy importante que decirle, el bajo del tren estaba feliz de verla, sentía que su corazón latía fuertemente no dudo en correr para abrasarla, sorteaba a la gente para no chocar, no sabía por qué pero parecía que no avanzaba, ella comenzó a caminar hacia él lentamente, miraba al piso, luego levanto la vista y sonrío pero paso junto a él como si no existiera, Terry volteo a ver a donde se dirigía su esposa, sus ojos azules se llenaron de miedo al ver que ella abrazaba a otro hombre, Richard rodeaba su diminuta cintura, ella acaricio su rostro, él respondió con un tierno beso, Terry se había despertado de golpe, transpiraba y su pulso se acelero, “’¿Por qué soñé esto?”, era la pregunta que se hacia una y otra vez.

Felicia – Terry puedo pasar – dijo al golpear la puerta Terry reacciono –
Terry – ¡No! – dijo groseramente – será mejor que se vaya y deje de molestarme – Felicia puso cara de molestia –
Frank – No lo acose – le dijo estaba recargado en la pared –
Felicia – Siempre es así – se acerco al chico –
Frank – Si es un tipo muy extraño – movió la cabeza –
Felicia – Me gustan los retos – enarco una ceja –
Frank – Pues creo que esta ocasión saldrá perdiendo – le aseguro –
Felicia – Yo consigo lo que quiero acosta de lo que sea – dijo firmemente mientras miraba la puerta de la habitación de Terry –
Frank – Eso lo tengo que ver – le sonrío, Terry no podía sacarse de la cabeza esa imagen, deseaba tanto saber como estaba, se preguntaba “por qué es que Candy no había escrito ni mandado un telegrama ya que él le había dejado una hoja con sus disculpas y su itinerario, Terry sentía un gran vació ya que una parte de él estaba a kilómetros de distancia en la ciudad de Nueva York –
Robert – Terry necesito hablar contigo – toco la puerta, Terry no respondió, nuevamente lo llamo, se puso de pie y abrió la puerta – Terry esta bebiendo – le dijo al verlo –
Terry – No he podido dormir – se dio la vuelta Robert, se adentro dejo la puerta entre abierta –
Robert – Por qué no arreglas las cosas con tu esposa – le sugirió –
Terry – Es que ella ni siquiera ha mandado un telegrama – dijo molesto –
Robert – Y tú no puedes mandarle uno – Terry lo miro – acaso tu orgullo puede más que tu amor – ya se estaba cansando de la actitud de Terry – lo único que estás haciendo es alejarla – le hablo fuertemente – y si sigues así lo único que harás es alejarla de ti – ni Terry ni Robert se imaginaban que unos hermosos ojos felinos husmeaban detrás de la puerta –
Terry – Ella es la orgullosa – le dijo molesto ante su actitud –
Robert – Es imposible hablar contigo – se dio la vuelta, Felicia se alejo de ahí – y deja de beber no quiero un Otelo ebrio – salió de la habitación, Terry se quedo pensando en lo que Robert le dijo, tal vez tenía razón, su orgullo era lo que no lo dejaba escribirle a Candy, pero aun era tiempo, Terry se metió a bañar no esperaría a que su orgullo se antepusiera ante el amor que sentía por Candy, lo que no imaginaba que Felicia haría hasta lo imposible por qué el cayera en sus manos, Candy seguía en casa de Isaac estaba preparando la comida ya que Richard iría a comer con ellos, al menos la compañía de él la había hecho sentir mejor aun así no dejaba de pensar en Terry, en lo que él estaría haciendo, si al menos pensaba en ella o si estaría con… – Candy sacudió la cabeza para sacar esos malos pensamientos, tal vez la chica esa ni siquiera era una mujer atractiva estaba tan segura de que Terry no la voltearía a ver, no dudaría en el amor que él le tenía tal vez las cosas eran como Richard le dijo, “malos entendidos” y todo se aclararía cuando Terry volviera, tal vez para ese momento el ya no estaría disgustado de que ella trabajara, Candy se lavo las manos y se las limpio en el mandil la comida estaba casi lista, fue al comedor para ver que las cosas estuvieran en su lugar, se dirigió a la escalera para subir a cambiarse de ropa, no quería que ni su hermano ni su amigo la encontraran así, paso junto a la mesa que estaba ahí, miro las flores parecían estar mal acomodadas, las arreglo para que el florero no cayera, un periódico estaba junto al florero lo tomo y comenzó a leerlo, unas hojas se salieron de él –
Candy – ¡Eh! – dijo verlas en el piso, se agacho para recogerlas, las comenzó leer, sintió un duro golpe en el estomago –
Isaac – Pasa algo Candy – dijo al verla, estaba junto con Richard, Candy no supo en qué momento llegaron y cuanto es que tenían ahí – Candy estas pálida – le dijo al verla –
Richard – Te sientes bien – se acerco a ella al verla titubear –
Candy – Si – apenas alcanzo a decir, dejo las hojas en la mesa – bajare en un momento – subió las escaleras como pudo –
Isaac – Ahora que le pasa – se dijo a sí mismo y se acerco a la mesa, tomo las hojas y comenzó a leer – vaya, vaya, mira quien está aquí – se dirigió a su amigo –
Richard – ¡eh! – parecía no prestarle mucha atención –
Isaac – Felicia Shaperd – puso cara de fastidio – aun recuerdo a esa chica, por ella el maestro Corbusier perdió todo lo que tenía – dejo las hojas, Richard miro bien el periódico una foto de Felicia estaba en publicada, Richard sabía que era lo que Candy tenía, ahora conocía a la chica con la que Terry estuvo, Felicia era mujer demasiado bella, tanto que dolía verla, con un gran porte y unos ojos hermosos que seducían a cualquiera –

LEER EL SIGUIENTE CAPÍTULO

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …

15 comments

  1. QUE HERMOSO APENAS ENTRE A LA PAGINA HOY ME DI CUENTA QUE YA ESTABA LOS DEMAS CAPITULOS, QUE BIEN GRACIAS POR PONERLOS Y COMPARTIRLOS CON TODAS NOSOTRAS NO SABES, LO MUCHO QUE LOS ESTABA ESPERANDO GRACIAS.

  2. por fin.¡¡¡¡ yupiii ¡¡¡¡ por fin pusiste la continuacion y aunque todavia no la leo me alegra ser de las primeras en publicar que me da mucho gusto que sigas escribiendo….bueno ahora si voy a leer por que ya no tenia uñas que comerme…gracias anticipadas Astareth y estoy segura que no nos defraudaras. saludos cordiales

  3. HOLA ASTARETH MUCHAS GRACIAS POR SE GUIR CON ESEDON QUE TIENES PARA ESCRIBIR. PARA ASERNO SONAR REIR, MIRA QUE YA TENGO LOS NERBIOS DE TODO LO QUE BA ASUSEDER CON CANDY Y TERRY NUEBAMENTE TEDOY LAS GRASIAS POR NO ABANDONAR, ATODAS TUS FANS TEDESEO LO MEJOR DEL MUNDO Y BUENA BIBRA QUE SIGA FLULLENDO ESAS IDEAS , PERDON POR LA FALTA DE ORTOGRAFIA, BAAAAAYYYYYYYYYYYYYYY

  4. Pilar Andrea Burgos Charry

    Me encanta la historia, me gusta Terry……..

  5. HOLA.
    gracias por actualizar. constantemente revisaba la pagina para ver si habia novedades y hoy fue una sorpresa encontrar los nuevos capitulos.
    solo he leido el primero, pero me apuro con los demás, no importa que se tarde.
    Esta vez Richard se porto como un verdadero amigo.
    espero las cosas entre Terry y Candy vayan mejorando.
    saludos EARDEN

  6. Holaaa Que buena onda que ya hay nuevos capítulos esta historia cada vez se pone mejor, en verdad tienes talento para escribir, estoy muy contenta de leer los capítulos muchas gracias por hacernos tan felices con tu historia.

  7. WUAW
    ERES GENIAL AMIGA SABES HE APRENDIDO A DIBUJAR Y ESTABA PENSANDO EN TALVES PODIACONTINUAR LA HISTORIA DESDE “CARTAS Y SECRETOS” CON DIBUJOS PUES YO EN MI PINION PERSONAL CREO QUE ERES UNA GRAN ESCRITORA Y AUNQUE NO TENGO EDAD PARA CONOCER A CANDY YA QUE SOLO TENGO 14 AÑOS ME HA ROBADO EL CORAZON SU HISTORIA Y CREO QUE LA CONTINUACION QUE TU LE HAS DADO ES MERECEDORA DEL LUGAR OFICIAL PARA CONTINUAR ESTA HISTORIA CREO QUE DEBERIAN DE REHACERLA CON PERSONAS HUMANAS Y MAS APARTE AGREGAR TU HISTORIA
    GRASIAS POR CONTINUAL CON ESTA MARAVILLOSA HISTORIA
    ATTE:ETNI SARAI

  8. Allll fiiinnn!!!! graciasssss por tan bella continuacionnn!! soy nadeshko soyyyyy super admiradoraaa de candyyy gracias por poner la continuacion!!!!!!!!! superr

  9. carolin alicia romero nilo

    oooooo me encanto ese capitulo ……….. me encanto esta pagina aaaaaa me encanto ¡¡¡¡¡¡¡¡¡ todooooooo!!!!!!!!!!!

  10. Hola! muchas felicidades me encanta esta narracion de las aventuras de candy candy lo haces muy bien. Yo mire estas series cuando estaba chica, me acuerdo que nos reuniamos varias amigas a mirarlas, como llorabamos y todas enamoradas de Terry, Nunca estuvimos contentas con el final que tubo. Grasias por brindarnos lo que todas queriamos que pasara realmente, tu nos has brindado ir mas alla de la historia, leo la narracion y siento como si estoy mirando realmente las series tal como eran. Por favor sigue escribiendo hasta el final. Y no hagas que que se separen Candy y Terry, Tienen que arreglarse entre ellos, El amor todo lo puede y un amor como el de ellos que han pasado por tanto sufrimiento y malas jugadas del destino merecen una segunda oportunidad y por que no tercera. total todos los matrimonios tenemos nuestras altas y bajas, no es asi. no nos vallas a causar el dolor, de separarlos otra vez. que terminen juntos y tres hijos. para que asi Candy y nosotros seamos realmente felices. No me gusta Richard. Terry es ese hombre que muchas de nosotros deceariamos encontrar, tan apuesto, arrogante,dulce,apacionado y ademas rico y Duke. Por favor no tardes en escribir, no seas malita, Grasias………….. Terry y Candy 4 ever

  11. en verdad que la historia me atrapo desde el primer dia que la comence a leer pero pienso que no me cuadran tantas casualidades y todas son malas, no me gusta ver a candy y terry peleados, richard por su parte es muy bueno y me encantaria que el quedara con una buenaa chica, perooo lo que no me gusta es que digan tanto que la tal felicia esa sea hermosa, y la belleza de candy que?? Se supone q candy es mas bella, ya que la felicia tendra cara se seductora pero es un bicha, en cambio candy tiene cara de angel y en verdad es un angel, ojala que terry siga ebadiendo a esa felicia, y no caiga en su juego, porque no quiero q el amor de candy y terry se vea arruinado por algo asi…. De todos modos tengo que felicitar a la escritora y darle mil gracias por subir esta historia

  12. astareth te kiero hacer una pregunta,a kien es q candy ama a richar o a terry,porque ella dice estar sufriendo y pensando en terry,pero mientras tanto se refugia en los brazos de richar y aun mas ella le pregunta que si ella ya no le importa,de q se trata todo esto porke por un lado muestras a una candy que solo piensa y extraña a terry y por otro lado muestas a una candy totalmente ajena a terry y demostrandole afecto a richar como si en verdad ella siempre lo a amado porke haces q candy lleve este doble juego no entiendo.

  13. TERESITA V G d B y C

    Hola!!! Es la primera vez k te escribo… primero kiero felicitarte x TU historia estos nuevos personajes estan super, especialmente Rihard creaste un encanto de hombre ,tan comprensivo,amoroso,incondicional tan caballero, tan guapo,… pero de tanto
    amor aveces lo hace ver tan testarudo. En mi opinon kis.iera k NO LE KITES SU “ESENCIA” A CANDYY A TERRY NO LO AGAS TAN IRRACIONAL. El es orgulloso poro no un testarudo ellos siempre sufrieron en el anime por las sircunstancias danos un buen sabor de boca despues del trago amargo k tuvimos con el final original, sino es mucho pedir. TAMBIEN NO TE OLVIDES DE LOS PERSONAJES PRINCIPALES TODAS ESAS PERSONAS K ESTUVIERON CON ELLA EN LAS BUENAS Y EN LAS MALAS LA SRITA PONY LA HERMANA MARIA Y PRINCIPALMENTE “”ALBERTH”” bueno no tiene mucho k empece a leer este fanfic y no se k sorpresas alla mas adelante pero no le kites la esencia al anime, esta historia k nos hacia sonar de chikitas no seas cruel con nosotras, me gustaria saber k a pasado con el elegante de ARCHY, y ya k riviviste aSTEAR escribe algo relevante para el por k a el lo keremos mucho tambien , me ubiese gustado mas saber k a la tia abuela le daba el soponcio de la imprecion de saber k CANDY ES UNA DUQUESA. Bueno voy a seguir leyendo este fanfic por k ya me atrapaste con tu historia. Ah, por ultimo ANNY ya la pusiste mas fuerte de caracter esta bien pero se supone k ya son mas grandes y a CANDY LA VOLVISTE UNA CHILLONA ,DEBIL E INSEGURA eso no me agrado. ….NOOOOO KIERO A TARSAN PECOSA DE REGRESOOOOO …… PORFIS SI 😛

  14. Dejame decirte k eres una mujer increible estoy admirada de tanta creatividad me la paso dia y noche leyendo no se como me alcanza el tiempo de ir al instituto terminar con los trabajos y ponermea leer casi todo el dia yo soy de esas k se deprimieron con el final y gracias a esta historia nos as traido alegria me encantaria k esta historia sea la k continue elfinal de candy realmente se la merece continuare leyendo y mi corazon siga vibrando cn la historia te lo agradesco mucho astered

  15. Te felicito muy lindo fic

Leave a Reply

Your email address will not be published.