Home / fanfics / El amor de la rosa eterna Capítulo 176

El amor de la rosa eterna Capítulo 176

CAPITULO 176

PUNTO DE RUPTURA

   Candy abrió las ventanas de la habitación, en ese instante Terry abrió los ojos se los tapo con  una de sus manos ya que la luz lo deslumbro, miro a Candy con algo de reprobación ya que no quería despertar tan temprano, pero ella le regalo una sonrisa traviesa y le guiño el ojo, cosa que a Terry le gustaba, miro la mesita de madera, una charola con comida estaba ahí, pero eso no fue lo que llamo su atención, una rosa roja la adornaba.

Candy – Buenos días dormilón – tomo la charola y la llevo hasta él –
Terry –Candy que haces – la notaba diferente esa mañana –
Candy – Feliz cumpleaños cariño – puso la charola en el regado de él – espero te guste lo prepare yo misma –
Terry – Gracias – sonrío y miro la charola – se nota que te esforzaste mucho –
Candy – Es tu primer cumpleaños que pasamos juntos – le recordó –
Terry – Pero tú no vas a desayunar – le pregunto –
Candy – De hecho ya lo hice – Terry la miro con reproche – que hora crees que es – le dijo para escudarse, Terry miro el reloj que había en el buro –
Terry – Es casi medio día – dijo sorprendido –
Candy – No quise despertarte tan temprano anoche nos develamos – se sonrojo al recordar el motivo por el cual se habían dormido tan tarde –
Terry – Tengo que estar en una hora con Robert – le dijo y empezó a comer –
Candy – Por qué no me lo dijiste cuando fui por ti al teatro – se puso de pie y se fue a mirar al espejo –
Terry – Sabes que me gusta que vayas por mi todos los días – la admiro, le gustaba verla coqueta – Candy por qué te arreglas tanto – le pregunto –
Candy – Acaso ya olvidaste que tengo que ir a casa de mamá – Terry puso cara de confusión – veo que si lo olvidaste – se puso sería –
Terry – Así ya lo recordé – torció la boca –
Candy – No pongas esa cara – le dijo ya que lo había visto por el espejo – mi madre se irá con Ane a chicago un mes y quiero estar un rato con ella, además no los veo desde la cena de compromiso de mi hermano – se acomodaba el listón que sujetaba su cabello –
Terry – Te quedo rico el desayuno – cambio el tema –
Candy – Me apena mucho dejarte amor – se acerco a él y se sentó en el borde de la cama –
Terry – No te preocupes – le regalo una sonrisa –
Candy – Y que quiere el Sr. Hathaway – le pregunto –
Terry – No lo sé – se encogió de hombros y se llevo otro bocado a los labios – pero tengo que darme prisa –
Candy – El baño ya está listo – tomo su bolso – te veré por la noche – le mando un beso y se fue, Terry se quedo mirándola, pensativo para ser honesto esperaba más que el desayuno en la cama, Terry se apresuro, luego se metió a bañar, se arreglo y se fue al teatro, se llevo su abrió ya que sabía no regresaría hasta después de la función, mientras Candy llegaba a casa de su madre –
Candy – Bueno días – le dijo al entrar a la casa – mi madre dónde está – le pregunto a una Emily algo demacrada – te pasa algo – le cuestiono –
Emily – No Srita. – Candy la miro – lo siento es la costumbre – apenas y sonreía –
Candy – Nial Legan no vale la pena – le recordó – ya encontraras a alguien más –
Laureen – Hija te estado esperando – bajaba las escaleras –
Candy – Hola madre – se acerco a las escaleras –
Laureen – Me tienes muy olvidada – le reprocho –
Candy – Madre lo siento – su madre llego hasta ella y la saludo –
Laureen – Te entiendo hija eres una mujer recién casada – Candy la miro y sonrío – Emily mi hijo está por bajar vaya sirviendo el desayuno – la chica obedeció y se fue a la cocina – esta niña esta extraña – se quedo pensativa –
Candy – Deberías de decirle a Isaac que la revise – se encaminaron a la cocina – así que apenas va desayunar –
Laureen – Tuvo guardia nocturna – le explico – quieres desayunar – le pregunto –
Candy – No madre – se sentaron en el comedor –
Laureen – Hija cuando me darás la noticia de que seré abuela – Candy la miro desconcertada –
Isaac – No la presiones – dijo desde el marco de la puerta – hola Candy – la saludo, ella se puso de pie y lo abrazo –
Candy – Hola como estas – le pregunto gustosa –
Isaac – Ya extrañaba esa alegría – sonrío –
Laureen – Nos llevara a la estación en un rato – Candy e Isaac se fueron a sentar –
Candy – Te voy a extrañar – le dijo a su madre –
Isaac – Por qué no habías venido – le cuestiono  mientras acomodaba la servilleta –
Laureen – Tu hermana también  tiene cosas que hacer – en ese momento sonó el timbre del teléfono, Emily fue a contestar –
Isaac – Candy hay algo importante que quiero decirte – Laureen tomaba un vaso de jugo –
Emily – Sra. Es para usted – le dijo desde la entrada del comedor –
Laureen – Con su permiso – se puso de pie y se fue –
Candy – Que es lo que quieres decirme – le pregunto –
Isaac – Mira Candy mi madre no está muy de acuerdo con lo que tengo que pedirte – la miro seriamente – hay una vacante de enfermera –fue directo al punto – y pensé que te gustaría –
Candy – Me estás dando trabajo – dijo sorprendida –
Isaac – Candy no te aburres de estar sola – le dijo, Candy lo miro como sabía él que muchas veces la soledad era su única compañera – Candy la vida de Terry no es muy diferente de la mía – le dijo mientras bajaba la mirada – nos dedicamos a distintas cosas pero a ambas tenemos que dedicarles mucho tiempo, cuando  hay una emergencia tengo que quedarme más tiempo en el hospital – Candy lo escuchaba a detalle – lo mismo pasa con Terry solo que él en lugar de una atender una cirugía tiene que ir a una fiesta – sonrío melancólicamente – tu mejor que nadie sabe que la profesión de un medico es demandante, esa es la razón por la cual dude mucho en comprometerme con Ane – Candy bajo la mirada – Candy casi estoy seguro que extrañas el trabajo, es por eso que pensé en ti – esperaba convencerla –
Candy – Isaac  yo te lo agradezco pero creo que… – Isaac la interrumpió –
Isaac – No estarás pensando en tener hijos ahora – dijo fríamente, Candy no respondió –
Candy – Los hijos llegan cuando dios dispone – apretaba los labios –
Isaac – Candy, tu y yo sabemos que hay formas de evitarlo – ya no hablaba como hermano si no como médico –
Candy – Isaac te agradezco tu ofrecimiento pero no – se puso de pie –
Isaac – Candy al menos piénsalo – parecía suplicar –
Candy – Tengo que hablarlo con mi esposo – Isaac apretó los puños de las manos –
Isaac – Acaso tienes que pedirle permiso – dijo molesto –
Candy – Es mi esposo y… – Isaac volvía a interrumpirla –
Isaac – El te pide permiso para trasnocharse – le replico – Terry es un hombre que se manda solo y él día menos pensado te darás cuenta – Candy lo desafío con la mirada –
Candy – Mira Isaac no te respondo como te lo mereces por mi madre – se acerco a él –
Laureen – Que pasa – le pregunto al verlos tan tensos –
Candy – Nada mamá – intento sonreír – solo le decía que si no hace feliz a Ane le irá muy mal –  Laureen sonrío pero noto que Candy llevaba su bolso en sus manos –
Laureen – Ya te vas – le pregunto –
Candy – Si, es que hoy es cumpleaños de Terry y pienso prepararle una cena – le explico, Isaac se sentó y se quedo callado –
Laureen – Pero aún es temprano – miro el reloj –
Candy – Es que todavía tengo que hacer unas compras – se acerco a su madre y le dio un beso – que tengas un buen viaje mamá – le deseo –
Laureen – Gracias cariño y que todo salga bien en la cena – le dio un fuerte abrazo a su hija –
Candy – Adiós – dijo secamente a Isaac –
Isaac – Espero pienses las cosas tengo que resolverlo mañana mismo – Candy ni siquiera respondió, mucho menos lo miro, camino hacia la salido y se fue –
Laureen – Le dijiste lo del trabajo – lo afirmo –
Isaac – Dice que lo hablara con… Terry – puso cara de fastidio –
Laureen – Es su esposo y así debe de ser – entendía a su hija –
Isaac – Sabes que le dirá el idiota ese – Laureen lo miro con recriminación por hablar de ese modo en la mesa – que no tiene necesidad –
Laureen – Pues eso no es una mentira – dijo duramente –
Isaac – Madre no lo hago por que piense que le falta de dinero – se puso de pie – lo hago por falta de compañía – Laureen enarco una ceja – no entiendes que lo hago para que no esté sola – dejo  la servilleta en la mesa y se fue, Laureen se quedo pensando en las palabras de su hijo –
   
   Candy caminaba por las calles de Manhattan le había dicho a su madre que iría a comprar cosas para la cena pero eso no era verdad, la verdad era que todo estaba listo, Lucia se ha había hecho cargo de eso, pero se fue de la casa por qué no quería discutir con Isaac ya que en algo él tenía razón muchas de las veces ella estaba sola, la última semana había ido por Terry al teatro ya que la soledad que sentía era tan grande que llenaba su mansión, Candy miro un vestido en un aparador, como extrañaba poder comprarse algo con su dinero ganado por su trabajo, bajo la cabeza, cerró los ojos y suspiro, creyó que era hora de regresar a su casa así que decidió tomar un taxi, hizo la parada a uno pero iba ocupado, miro la acera de enfrente sus verdes ojos se enfocaron en un edificio muy elegante, un hombre con uniforme estaba en la entrada, las puertas eran de cristal, estas se abrieron un joven de traje salió de ahí, Candy se sorprendió ver que se trataba de Richard, la ciudad era tan grande y tenía que venir a encontrárselo ahí.

Chofer – Srita la llevo – dijo un taxista –
Candy – Si – abrió la puerta y se metió apresuradamente, Richard en ese instante levanto la mirada, una joven y hermosa mujer estaba abordando un auto, su corazón palideció al ver que era Candy –  a la quinta avenida – no pudo evitar mirar el edificio nuevamente, sus mirada se cruzo con la de Richard –
Chofer – Lindo edificio – le dijo a ella –
Candy -¿Perdón? – parecía no entender –
Chofer – Acaso no miraba el edificio – le pregunto –
Candy – Así – sonrío traviesamente – es muy lindo –
Chofer – Es casi nuevo – le explico – son departamentos muy lujosos, dicen que pertenecen a la familia Legan – Candy se quedo sorprendida –
Candy – Los Legan de Chicago – pregunto

Chofer – Si esos mismos – siguió manejando, Candy se quedo callada, se pregunto ¿Qué hacia Richard en una propiedad de los Legan?, ella llego a su casa Terry ya no estaba, le había dejado una nota diciendo que la vería en la noche, Lucia estaba preparando las cosas para la cena, Candy se puso un mandil para ayudarle, con mucho cariño, entusiasmo se dispuso a prepara la cena para cuando Terry llegara, ella misma preparo el pastel, acomodo la mesa, saco la vajilla de porcelana que le había regalado su madre, los cubiertos de plata que le regalo Isaac, orquídeas blancas en el centro de mesa –
Lucia – Listo Sra. –Dijo al terminar de adornar la mesa –
Candy – Crees que le guste – le pregunto –   
Lucia – Si – dijo a secas –
Candy – ya es tarde  y Terry no tardara en llegar – se limpio la frente – me voy a bañar – se quito el mandil –
Lucia – El Sr. Se pondrá muy contento – Candy sonrío –
Candy – Solo espero que le guste el regalo – parecía satisfecha – sabes le compre un regalo, es una chaqueta, me dijeron que es italiana – le comento – solo espero que a nadie se le ocurra venir este día – esperaba no recibir visitas –
Lucia – Esperemos que no – se dio la vuelta para regresar a la cocina –
Candy – Lucia si vienen a buscarme diles que no estoy – era mejor asegurar que nadie llegara a interrumpir –  es más si alguien llegara a llamar dile que estoy durmiendo por qué no me siento bien –
Lucia – No importa quién sea – le pregunto –
Candy – No importa – se fue a su habitación – Lucia afinaba detalles para qué su patrón quedara satisfecho, mientras Candy sacaba el camisón de seda que su madre le había regalado, se metió a bañar al agua, había pedido a lucia pusiera esencias de orquídeas al agua, Lucia acomodo las servilletas en ese momento sonó el teléfono –
Lucia – Ahora qué – dijo molesta y fue a contestar – diga, bueno, bueno – dijo algo sería – no le escucho, hable más fuerte – puso cara de fastidio – la Sra. – dijo mientras miraba las escaleras, ella había dicho que dijera que estaba dormida – la Sra. Esta dormida ya que no se siente bien – contesto cortante – quien la busca – pregunto – que grosero – dijo al notar que habían colgado, sin imaginar que quien había hablado era Terry –
Iván – Hola Terry – lo saludo, Terry colgó la bocina del teléfono –
Terry – Hola – dijo con poco animó –
Frank – Muchas felicidades – le dio un abrazo –
Terry – Gracias – parecía desconcertado –
Iván – Es verdad olvide que es tu cumpleaños – también lo felicito –
Frank – Hoy no vino tu esposa – le pregunto al no verla con él como todas las noches –
Terry – Está un poco indispuesta – intento sonreír –
Iván – Entonces eres libre esta noche – dijo malévolamente –
Frank – Si, por qué no vamos a tomarnos un trago – propuso –
Terry – Tengo que llegar a casa chicos – intento evadirlos –
Frank – Tu esposa ya ha de estar durmiendo – le dijo –
Iván – Anda Terry solo un rato – lo animó –
Terry – Pero solo un rato – hacía mucho que no iba a algún bar a tomarse un trago, pensaba invitar a Candy a cenar pero ella no se sentía bien, era su cumpleaños y creía merecerse una pequeña distracción al fin Candy no notaría su ausencia, Terry se fue con ellos a un bar cerca del teatro, se sentaron frente a donde el pianista y pidieron una botella, comenzaron a beber la música era exquisita, una dama los miraba con insistencia –
Frank – Esa chica no te quita la vista de encima – le dijo a Terry que fumaba un cigarrillo –
Iván – Esta exquisita – le dijo libidinosamente –
Terry – Soy un hombre casado – les recordó –
Frank – Eso no significa que dejes de admirar mujeres como esa – sonrío –
Iván – Viene para acá – se acomodo el saco –
Frank – Buenas noches – se puso de pie ante la dama –
Iván – En que podemos servirle – intento que su voz sonara seductora pero el vino comenzaba a hacer estragos en él, la chica miro a Terry él la ignoraba –
Frank – Y con quien tenemos el gusto – dijo para que ella dijera su nombre –
Felicia – Mi nombre es Felicia Shepard – extendió la mano, los chicos la saludaron dándole un beso en la mano cada uno – y su amigo es mudo – pregunto mientras lo miraba seductoramente –
Iván – Es algo tímido – lo disculpo –
Frank – Terry que no piensas saludar – le lanzo una mirada recriminatoria –
Terry – Buenas noches – dijo fríamente, Terry miro a la chica en verdad era hermosa, de cabello rubio y ojos verdes, grandes expresivos y felinos, sus labios eran delgados, era como la Venus de Milo, casi perfecta –
Felicia – Puedo sentarme con ustedes – dijo sin importar dejar a sus acompañantes –
Iván – Claro – le acomodo la silla –
Frank – Que quiere tomar – le pregunto –
Felicia – Un whisky – no le quitaba la vista a Terry – me das fuego – le dijo a Terry en cuanto saco un cigarrillo, los acompañantes de Terry notaron el doble significado de esas palabras –
Terry – Claro – su comportamiento era frío ante la chica, encendió el cigarro de la chica –
Felicia – Es usted el actor que interpreto a Romeo verdad – intentaba seducirlo con la mirada –
Terry – Si – se acomodo el cabello, en ese momento la chica miro la argolla de matrimonio –
Felicia – Que lastima – dijo mientras miraba la copa de Terry –
Terry – Que lastima ¿Qué? – le pregunto –
Felicia – Es usted casado –  sonrío coqueta –
Terry – Así es – miro la argolla en su mano –
Frank – Terry puedo hablar contigo un momento – le dijo, Terry se puso de pie y se fue al baño con su amigo – estás loco – le dijo algo molesto –
Terry – Que te pasa – le contesto del mismo modo –
Frank – La tienes en charola de plata – le dijo al ver el modo en que la chica lo miraba –
Terry – Te recuerdo que soy un hombre casado – se puso tenso –
Frank – Terry no por eso debes de tener votos de castidad – quería entenderlo –
Terry – Amo a mi esposa – dijo con firmeza –
Frank – Y ella te ama igual – le cuestiono – mira lo que hizo, es tu cumpleaños y ella está en casa dormida – le recordó – vamos Terry no te pido que te la lleves a la cama – Terry miro a su amigo – solo se amable con ella –
Terry – Será mejor que me vaya – intento calmarse –
Frank – Por favor Terry – le suplico –
Terry – Se nota que es una chica fácil – le replico –
Frank – Pero a ella le gustaste tú – Terry puso cara de fastidio – solo un rato más – le pidió –
Terry – Esta bien, se recargo en la pared, su amigo salió del baño, Terry quedo mirando en el espejo, sin imaginar que su esposa hacía lo mismo mientras se arreglaba para él –
Lucia – Sra. La cena ya está caliente – le dijo desde afuera –
Candy – Ahora voy – se puso los aretes y se miro nuevamente en el espejo, Candy bajo la cena ya estaba lista, encendió las velas –
Lucia – Se ve muy linda – por increíble que pareciera Lucia comenzaba a apreciar a Candy –
Candy – Gracias – su rostro demostraba la felicidad que sentía – ya no debe de tardar el Sr. – le dijo a la chica – por favor vete a descansar – miraba que todo estuviera bien en la mesa –
Lucia – No quiere que le ayude – pregunto –
Candy – Esta noche no – la miro algo ruborizada –
Lucia – Como usted ordene – hizo una reverencia – con su permiso, que tenga una excelente velada – dio la vuelta y se fue a sus habitaciones, Candy miro el reloj Terry se había retrasado por lo regular llegaba más temprano, se dirigió a la ventana, levanto la cortina, la gente caminaba aun por la calle, los autos aún pasaban por la avenida, mientras el frío comenzaba a arreciar, poco a poco la gente dejo de pasar por ahí, la nieve comenzó a inundar las calles solitarias, Candy seguía mirando por la ventana, su rostro lo decía todo, soltó la cortina una lágrima rodo por su mejilla, se dirigió al comedor, la cena se había enfriado, la velas se habían terminado, las flores parecía secarse, Candy se sentó recargo sus brazos en la mesa y se echo a llorar, como podía Terry hacerle esto en este día tan especial para ella ya que era el primer cumpleaños de él que pasarían juntos, por un largo rato Candy lloro hasta que sintió que la tristeza dio paso al coraje , se  limpio las lágrimas, se puso de pie, tomo las charolas y las llevo a la cocina, abrió el contenedor de basura y tiro la cena incluyendo el pastel, luego apago lo poco que quedaba de las velas y también las luces, subió a su habitación, se puso su pijama dejando en el diván el provocativo camisón, como si quisiera que Terry lo viera, mientras en el bar –
Frank – Es usted encantadora – le dijo Felicia –
Felicia – Gracias – no apartaba su verde mirada de Terry –
Terry – Es tarde – miro su reloj – me tengo que retirar – se puso de pie, Terry no había bebido más que dos copas de Whisky –
Felicia – Tan temprano – se puso de pie –
Terry – No pienso llegar al amanecer a mi casa – dijo incomodo –
Felicia – Permítame un momento – le hablo a un mesero y le pido una hoja de papel y una pluma – aquí está mi dirección – le sonrío coqueta, Terry tomo la hoja –
Terry – Gracias – se acomodo el saco – que pasen buena noche – dijo finalmente y se marcho del lugar, Felicia lo miro alejarse y prometiéndose a sí misma conquistarlo –

   Terry subió a su auto, Daniel se encontraba de vacaciones así que por el momento no tenía chofer, se dirigió a casa, esperaba que Candy se sintiera mejor, suspiro, noto que olía a alcohol, luego recordó a Felicia era una mujer muy interesante pero demasiado fácil del seducir, además  el no andaba buscando una aventura ya que en Candy tenía todo lo que deseaba, bueno casi todo, sabía que era demasiado pronto para qué ella le diera la sorpresa de que sería papá pero no estaba casi seguro que pronto lo haría, Terry se puso a pensar en que tal vez por eso no fue al teatro, recordó que vería a Isaac, el era medico, tal vez Candy lo había ido a ver para… Terry sonrío, se apresuro a llegar a su casa, metió el auto en el garaje, luego se adentro a la casa por la puerta de servicio, así que entro por la cocina, no quería que Candy se diera cuenta de que había bebido, prendió la luz, fue por un vaso, se sirvió agua y la bebió, dejo el vaso y metió la mano en el bolso de su saco, sintió un papel, lo saco y miro era la hoja que le había dado esa chica, la hizo bolita y fue al cesto de basura para tirarla, sus ojos se abrieron al notar que ahí había restos de comida y un pastel –

Terry -¿Qué es esto? – observo a detalle – no puede ser – se llevo las manos al rostro, tiro el papel en el cesto, apago la luz de la cocina  y encendió la del comedor – sintió un duro golpe en el pecho al ver la mesa puesta, con flores, la vajilla y los cubiertos de plata – se sentó, donde antes estuvo Candy – puso los codos sobre la mesa y se llevo la cabeza a las manos – maldición – golpeo la mesa bruscamente, se recargo por unos minutos en el respaldo de la silla, luego se armo de valor para subir a la habitación, había cometido un error, sabía había cometido un grave error, pero nunca se imagino que Candy le prepararía una cena, Terry subió las escaleras lentamente como si una pesada cadena de remordimientos se arrastrara a sus pies, camino lentamente por el pasillo hasta que llego a la habitación, sujeto la perilla temeroso por la incertidumbre de no saber que encontraría ahí adentro –

CONTINUARA…

Leer siguiente capítulo

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …

7 comments

  1. me encanta el amor de la rosa eterna, pero por favor, quien seas, sube los capitulos que siguen, es decir el 179 y siguientes.
    claro, habra que ver si despues de todas las veces que esta linda pareja ha hecho el amor ya es justo que tengan hijos ¿no crees?

    Felicidades es un bue trabajo

  2. kiero k vuelvan a dar a candy otra vez son mis muñekitos favorito de toda mi vida

  3. la verdad me parece un poco cochino no tuvo k dar tantos detalles
    y k alla separado a archie y a annie NO! tambien que candy encontro
    asu familia tampoco!! yo queria que albert y ella se kedaran como
    verdaderos hermanos pero lo demas esta perfecto!!!!

  4. LA SUPER TONTA CANDY, POR NO QUEDARSE CON TERRY, QUE ERA EL HOMBRE AL QUE ELLA AMABA.

  5. !!!brabo,brabo eres una exelente escritora k imaginacion d v erdad mis respetos es un a exelente continuacion,esa persona k dijo k es algo cochino el amor esta ekibocada,si el amor k existe entre ellos es d lo mas puro te felicito,x tu exelente trabajo solo t pido k no los separes ellos meresen kedar juntos no es justo k la primera ves kedaron separados y k tu tambien los separes no se bale,continua con ese grande amor y unelos mas sin dudas ni entrometidos bueno esa es mi sujerencia grasias x tu historia dios t bendiga

  6. esto es muy precioso es una exelente escritora

  7. Maria del Pilar Franco Orellana

    porque se parece Richard a Anthony

Leave a Reply

Your email address will not be published.