Home / fanfics / El Amor de la Rosa Eterna capítulo 172

El Amor de la Rosa Eterna capítulo 172

CAPITULO 172
   
EN MANOS DEL ENEMIGO

   Isaac llego su hotel, en la entrada estaba Candy, se  notaba molesta, Isaac se pregunto qué quería su hermana, acaso no era su primer día de casada, encogió los hombros, Candy estaba cruzada de brazos y no dejaba de mover la punta del pie, parecía una chiquilla esperando regañar al hermano menor, solo le faltaba señalarlo con un dedo, Isaac no pudo evitar reírse.

Candy – que te parece tan gracioso, dijo molesta cuando Isaac se acerco a ella –
Isaac – Tu postura – le dijo sonriente –
Candy – No vine aquí para que te rieras de mi – Isaac la miro en verdad estaba molesta –
Isaac – Pensé que estarías con tu esposo – se puso serio – quieres pasar – le pregunto –
Candy – Si – dijo a secas –
Isaac – Acaso Terry ya te abandono el primer día – dijo mientras pedía la llave –
Candy – Terry tuvo cosas que hacer – le explico –
Isaac – A que debo el honor de tu visita – dijo con sarcasmo mientras se dirigían a la habitación –
Candy – Cuando estemos solos te lo diere – una pareja bajaba las escaleras –
Isaac – Acaso me regañaras – puso cara de fastidio –
Candy – Algo así – llegaron al pasillo, la habitación de Isaac estaba cerca, caminaron, el abrió la puerta y se adentraron a la habitación – que es lo que te pasa – le dijo a Isaac en cuanto este cerro  la puerta –
Isaac – De que hablas Candy – puso cara de confusión –
Candy – Sabes bien de lo que te hablo – frunció el seño – por qué tienes que venirte a vivir aquí – Isaac comprendió de que se trataba –
Isaac – Por qué te lo dijo –movió la cabeza en forma negativa – le dije que no era tiempo de que lo supieras – se molesto – sabía que te pondrías a sí –
Candy – Por qué Isaac – le pregunto –
Isaac – Porqué es un gran oportunidad – le explico –
Candy – Te quedas por qué piensas que Terry no cuidara de mi verdad – lo afirmo –
Isaac – De donde sacas esa tontería – se quedo pasmado –
Candy – Me lo dijo Ane – Candy cerró la boca, le había prometido que no  diría que fue ella –
Isaac – ¿Qué? – no podía creerlo – no fue mi madre – dijo sorprendido –
Candy – No – no tuvo que más decir – Ane me fue a buscar a casa y me lo conto –
Isaac – Candy déjame decirte que no eres el centro de nuestras vidas – dijo fríamente –
Candy – ¿Cómo? – puso cara de sorpresa –
Isaac – El hecho de que vivas en esta ciudad no es lo que me hace cambiar de residencia – clavo su fría mirada en Candy –
Candy – Eres un arrogante – se dirigió a la puerta –
Isaac – No te creas tan importante Candy – le dijo antes de que ella abandonara la habitación muy enojada, Candy azoto la puerta – Por qué hiciste eso Ane – dijo en voz alta y se notaba molesto, Candy bajo las escaleras y se topo con Lucia –
Lucia – Buenos días – le dijo, Candy la miro algo extrañada – soy yo Srita. – Candy la miro – perdón Sra.  – hizo una reverencia –
Candy – ¡Lucia! – dijo con asombro –
Lucia – Si Sra. Vengo de con el Sr. Cédric – le explico –
Candy – Pero que te paso – le dijo al verla tan cambiada, su pelo ahora era negro azabache, usaba anteojos, su peinado era diferente, su expresión era más fresca –
Lucia – Cédric me dijo que usted le ordeno que me ayudara a cambiar mi aspecto – le recordó –
Candy – Pero no pensé que sería de esta manera – estaba boquiabierta –
Lucia – Y bien cuando me presento a trabajar – le pregunto –
Candy – Yo creo que en estos días – se tallo los ojos – yo te aviso –
Lucia – Estaré esperando su llamado – le dijo sumisamente –
Candy – Te veré después – siguió su camino –
Lucia – Que tenga buena tarde Sra. – le dijo, Candy dio la vuelta en ese momento la expresión del rostro de Lucia cambio – ilusa – dijo entre dientes, en ese momento Laureen subía las escaleras –
Laureen – Hija por qué no estás con tu esposo – le cuestiono –
Candy – Está trabajando – dijo algo sorprendida de ver a su madre –
Laureen – Ven vamos a mi habitación  – la tomo de la mano y se la llevo ya que quería platicar con ella –

   Richard no dejaba de dar de vueltas en su habitación, tenía que tomar una decisión, si no aceptaba el trato ella diría a Terry lo que paso en la boda, no deseaba meterla en problemas sabía que había cometido muchas estupideces, pero estaba seguro de que esta sería la última, Richard pidió que lo comunicaran al hotel donde se encontraba Elisa, se pondría en manos del enemigo, pero sería por el bien de Candy.

Richard – Bueno – dijo cuando le contestaron el teléfono – soy Richard Brower – dijo – es sobre lo que hablamos en la mañana – dijo mientras apretaba los labios – no me deja opción – cerraba el puño de su mano – pero le advierto que si la mete en problemas… – se quedo callado – tómelo como quiera, ya tiene lo que quería ahora déjela en paz – fue lo último que dijo y colgó bruscamente el teléfono – es una maldita – sujetaba con fuerza la bocina – Richard se sentó en el borde de la cama, se llevo las manos a la cabeza ya que le comenzaba a doler, miles de ideas pasaban por su cabeza, pero había una en especial que no lo dejaba en paz, como es que Candy tenía las cartas que él le mando a Terry, más aun por qué las conservaba, pero como es que Elisa las tenía en su poder. Elisa se hospedaba cerca de donde estaba la familia de Candy, estaba tan contenta, todo le estaba saliendo bien, Richard había aceptado el trato no tendría necesidad de meter las manos para que la relación de Terry y Candy se viniera abajo ya que estaba segura de que con Richard en la misma ciudad él se encargaría de eso ya que estaba sabía que no podría resistirse a  buscarla, se miraba al espejo vanidosamente cuando alguien llamo a la puerta –

Elisa – Un momento – se acomodo el cabello era evidente que esperaba a alguien – pasa – dijo en cuanto abrió la puerta – te vez tan diferente – le dijo en cuanto la miro – cierra la puerta – se dio la vuelta con aires de grandeza – y bien que novedades me tienes – pregunto a su acompañante –
Lucia – La Sra. Me dijo que en estos días mandara por mí – le explico –
Elisa – Crees que Terry no se dé cuenta – la observo detalladamente –
Lucia – Usted juzgue – se puso los lentes –
Elisa – Si creo que lo engañaras, además me imagino que Terry ni siquiera está en su casa – se cruzo de brazos –
Lucia – En eso usted tiene razón – le aseguro –
Elisa – Debo agradecer que hayas llegado a casa de ellos – se acaricio la ceja con el dedo meñique– debo agradecerte que me hayas dado las cartas – miro el sobre que había sobre la cama –
Lucia – Me alegra saber que le sirvió de mucho – dijo con cinismo –
Elisa – Si fueron de mucha ayuda – sonrió maliciosamente –
Lucia – no creo que le sirvieran de nada al joven Isaac – Lucia había tomado las cartas de la habitación de Isaac era él quien en verdad las conservaba, solo que Elisa le había hecho creer a Richard que era Candy quien las guardaba –
Elisa – Toma – le dio un sobre – es por tus servicios – Lucia lo tomo –
Lucia – Cuando guste – la ambición se noto en sus ojos –
Elisa – Ya sabes que hacer – parecía una orden –
Lucia – Puedo hacerle una pregunta – Elisa la miro con reprobación, como se atrevía a cuestionarla, pero Lucia era un gran aliado así que no fracturaría esa alianza –
Elisa – Claro – torció el labio –
Lucia – Por que la odia tanto – Elisa enarco una ceja molesta –
Elisa – Porqué el simple hecho de haber aparecido en nuestras vidas – dijo fríamente – ahora vete no quiero que te vean por aquí – dijo para correrla, Lucia se dio la vuelta –
Lucia – Con su permiso – abrió la puerta y se fue, Elisa espero a que pasaran unos minutos, luego tomo su bolso, estaba en Nueva York no dejaría escapar la oportunidad de derrochar su dinero en valiosas joyas, salía del hotel, cuando se cruzo alguien en su camino –
Elisa – Ya te dejaron sola – dijo con sarcasmo, Candy la volteo a ver –
Candy – Hola Elisa como te va – la saludo amablemente y le regalo una sonrisa sabía que Elisa no toleraba eso –
Elisa – Ríe mientras puedas – Candy la observo – recuerda que el que ríe al último ríe mejor – estaba seria –
Candy – Pues mi vida solo es felicidad – seguía sonriendo –
Elisa – Si claro tanto que te paseas sola – la sonrisa se borro del rostro de la chica –
Candy – Terry está trabajando – le dijo molesta –
Elisa – Si puedo imaginarlo – dijo burlonamente – espero que resista el ritmo de vida que lleva Terry – su intriga afloraba – te apuesto que en menos de un mes ya tendrán problemas – se notaba tan segura –
Candy – Eso no pasara – también le aseguro – así que tendrás que esperar sentada – volvió a sonreír –
Elisa – Ya veremos quién tiene la razón – no dejaba de molestar – a Terry lo asedian las mujeres, espero puedas soportar eso – dijo finalmente, Candy se quedo callada y no supo que contestar – adiós – su voz sonaba burlona, Candy se quedo parada, mirando como Elisa se subía a un auto, siguió caminando se dirigía a su casa ya que Terry mandaría por ella –
Candy – Elisa se equivoca Terry no es así – se llevo la mano al pecho por un segundo sintió angustia, mientras esto pasaba Isaac se encontraba con Ane en un café –
Ane – Hola – dijo sonriente, quiso darle un beso en la mejilla pero Isaac volteo la cara –
Isaac – Me puedes explicar por qué le dijiste a Candy que voy a trabajar aquí – fue directo al reclamo –
Ane – Es que yo… – bajo la mirada –
Isaac – En que estabas pensando – se notaba la molestia en su mirada –
Ane – De todas formas se enteraría – dijo para escudarse –
Isaac – Si, pero sabes que piensa – Ane lo miro – ella cree que vengo a trabajar aquí para cuidarla – apretaba los puños de las manos –
Ane – Y no es verdad eso – Isaac la miro – acaso no es esa la razón principal de tu decisión, pero que no te das cuenta de que ahora quien tiene que cuidar de ella es Terry – Isaac apretó los labios –
Isaac – Que es lo que te preocupa – le dijo al ver su actitud –
Ane – Isaac  ya no te podre ver y tengo miedo de perderte – al fin le dijo lo que sentía, sus ojos se llenaron de lágrimas –
Isaac – Ane  no hay nada de qué preocuparte – ella lo miro a los ojos –
Ane – Isaac  tu ya no regresaras a chicago – dijo tristemente –
Isaac – Quédate conmigo – tomo la mano de ella –

Ane – Eso es imposible – sabía que sus padres no lo permitirían ya que ni siquiera estaban comprometidos –
Isaac – Y si les dices que te quedaras a planear la boda – Ane lo miro confundida –
Ane – ¿Boda? – Pregunto curiosa – ¿De quién? – dijo confundida –
Isaac – De nosotros – con la otra mano saco del bolso de su saco una caja – ábrela – le dijo mientras la ponía en su mano – Ane temblaba, poco a poco abrió la caja, sus ojos se sorprendieron de ver la joya que había ahí – te quieres casar conmigo – le pregunto, Ane lo miro, se le echo en brazos sin importar que se derramara el café que había pedido su novio, la gente se les quedo mirando –
Ane – Si, si, si, – dijo emocionada – si quiero ser tu esposa – casi lo grito y sin importar lo que diría la gente le dio un beso a su novio –
Isaac – Debo hablar con tus padre – le dijo cuando ella lo dejo de besar –
Ane – Lo que tu digas – su corazón latía frenéticamente, Isaac tomo el anillo y lo puso en el dedo de Ane – tenemos que decirle a Candy – no lo podía creer –
Isaac – Si pero no será ahora – parecía pedirlo – ella se acaba de casar al menos deja que pasen unos días – le pido –
Ane – Perdóname pero estaba tan desesperada – sabía había cometido un error al contarle a Candy sobre sus planes –
Isaac – Solo por qué aceptaste ser mi esposa – dijo tiernamente – que te parece si se lo decimos a mi madre – Ane afirmo con la cabeza, Isaac saco unos billetes de su cartera, los dejo en la mesa, tomo de la mano a su novia y se dirigieron al hotel, mientras Candy estaba llegando al teatro, cuando llego a su casa Daniel ya la esperaba, ya ni siquiera entro a su casa, entro al teatro, se sentó en las butacas, ahí estaba Terry con Karen ensayando sus diálogos, guardo silencio, solo había pasado una hora y ella ya estaba bostezando, se recargo en el respaldo de la butaca, los ojos se le cerraban, esperaba que pronto terminara el ensayo, poco a poco fue cayendo en un profundo sueño, en su sueño un hombre la miraba maravillado, al verlo a los ojos supo que era su amado Terry, ella le sonreía estaban en un una casa nunca antes vista, en el fondo una mujer de mirada intrigante, en el costado izquierdo un hombre les daba la espalda entonces, la mujer se acerco a Terry y le susurro algo al oído, Terry volteo a ver a aquel hombre, sus ojos se llenaron de furia, se dirigió a él y le dio la vuelta, los ojos de la chica se abrieron como platos al ver que se trataba de Richard, el sostenía un pañuelo, repentinamente la mujer toma una daga y ataca a Richard hiriéndolo de muerte, ella corre a ver a su amigo pero Terry se lo impide, le reclama que la haya engañado con él, a lo cual ella responde que es una mentira, entonces el toma la daga con la que fue herido el chico, su rostro está lleno de rabia, su corazón lleno de celos, entonces sin pensarlo más le clava la daga en el corazón –
Candy – ¡No! – grito aterrorizada, los presentes la voltearon a ver, su corazón y pulso estaban acelerados, sus manos temblaban –
Terry – Que pasa Candy – bajo del escenario de un brinco y corrió a ver a su esposa – ella temblaba, una gota de sudor bajo de por su sien –
Candy – Terry – lo abrazo con fuerza, tenía una inmensas ganas de llorar –
Robert – Se acabo el ensayo – les dijo al grupo de actores – nos vemos mañana – se puso de pie – se siente bien Sra. – le dijo en cuanto se acerco a ellos –
Candy – Lo siento – se disculpo, no dejaba de abrazar a Terry –
Robert – No se preocupes estábamos por terminar – le dijo – te veo mañana Terry – se despidió de él –
Terry – Si aquí estaré – intento sonreír – ¿Qué paso Candy? –
Candy – ¡Oh Terry! , fue horrible – se aferraba al abrazo protector de su esposo –
Terry – Te dormiste, fue un mal sueño – Candy lo miro –
Candy – ¿Me dormí? – dijo sorprendida –
Terry – Si cariño como una hora – le aseguro y se río – eres tan dormilona – acaricio su nariz con la de ella –
Candy – Es no es verdad – le recrimino y se soltó de el –
Terry – Sabes que digo la verdad – seguía riéndose –
Candy – Ya deja de burlarte – se limpio las lagrimas –
Terry – Y que soñaste –le pregunto, el rostro de Candy cambio de semblante, Terry enarco una ceja interrogante –
Candy – Pues fue algo extraño – no le diría lo que soñó  ya que se imaginaba la reacción que tendría al saber que Richard había a parecido en sus sueños, Candy se estremeció al recordar el sueño – solo abrázame – se volvía a echar en sus brazos –
Terry – Eres como una niña – la abrazo amorosamente –
Candy – Terry yo te amo – lo miro – nunca lo olvides – él la miro tiernamente –
Terry – Hace mucho que no lo decías – le dijo su corazón se emociono ante las palabras de ella –
Candy – Pero tú sabes que es así – el acaricio su cabello –
Terry – De vez en cuando me gustaría oírlo – acerco sus labios a los de ella –
Candy – Te Amo – lo volvía a repetir, Terry le dio un suave beso –
Terry – No vamos a casa – le dijo al romper el beso –
Candy – Si tengo que preparar la cena – tomo su abrigo –
Terry – Yo no quiero cenar – le susurro al oído, Candy se sonrojo – quiero estar contigo – Candy sintió un nudo en el estomago –
Candy – Terry que cosas dices – el sonrojo seguía –
Terry – Daniel nos espera – la tomo de la mano –
Candy – Si es un hombre muy responsable – le dijo, ambos salieron tomados de la mano del teatro, se notaban contentos, aunque Candy se preguntaba por qué había soñado eso –
Terry – Hice reservaciones en un restaurante – le dijo Candy lo miro –
Candy – Pensé que cenaríamos en casa – le dijo algo confundida –
Terry – Te debo la luna de miel – le dijo mientras la tomada de la mano – lamento tanto que el estreno se cruzara con la fecha de la boda – se disculpo –
Candy – No importa mientras estemos juntos – recargo su cabeza en el hombro de  él, Terry extendió el brazo lo paso por la espalda de ella, Candy miro el guion que Terry llevaba junto así – Otelo – dijo curiosa –
Terry -¡Eh! – miro a donde ella clava sus ojos verdes – si es la obra que montaremos – tomo el guion con la otra mano – ya te lo había dicho no –
Candy – Y de que trata – le pregunto –
Terry – Es sobre un hombre  noble es moro,  que se casa con la hija de un senador – Candy escuchaba atentamente –  ella es Desdémona ella en verdad lo ama, tiene un sirviente que se llama Yago, el llena de intrigas a Otelo, le hace creer que su esposa lo engaña con Casio, aun que realmente la ama es Rodrigo, así que Otelo cegado por los celos mata a su esposa – Candy lo mira desconcertada – luego se entera de que todo era mentira y arrepentido por haber asesinado a su esposa se mata – Candy se quedo boquiabierta – Candy no me mires así es solo un personaje –
Candy – Que drama – dijo sorprendida –
Terry – Ja, Ja, Ja, así es Candy es una obra dramática –
Candy – Hasta la piel se me erizo – le mostro su brazo –
Terry – Lo bueno que no soy un hombre celoso  – le dijo al oído –
Candy – Ja, Ja, eso ni tú te lo crees – le llevo la contraria –
Terry – Lo sería si hubiera motivo – le replico, Candy sintió que la sangre se le helaba – pero como sé que nunca los tendré – le dio un beso en la mejilla –
Candy – Claro que no – fingió un sonrisa, Candy se quedo callada mientras Terry le hablaba sobre el estreno, parecía que escuchaba pero sus pensamientos estaban en otro lado, pensaba en decirle esa noche lo que había pasado con Richard el día de la boda, pero después de lo que había platicado pensó que no sería un buena idea, “no creo que se entere”, se dijo pasara sus adentros, se puso a pensar en lo que había soñado tal vez el estar en el ensayo lo había provocado,  miro a su esposo, se imagino una familia feliz, esperaba que pronto dios los bendijera con la dicha de poder ser padres, mientras disfrutaría de su matrimonio y nada ni nadie impediría que fuera así, ni siquiera los malos deceso de Elisa se cumplirían.

CONTINUARA….

La fama de Terry  crece con su nuevo protagónico, aunque esto afecta su recién matrimonio el día de interpreta a OTELO.

Leer siguiente capítulo

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

5 comments

  1. me encantolosultimos capitulo no tardes mucho por fa

  2. Los ultimos capitulos mehan encantado notardes enhacer los otros por favor

  3. esta super genial el capitulo
    por lo que mas quieras no te
    tardes en subir el siguiente
    :):):)

  4. No he escrito comentarios pero no me pierdo los capítulos que subes de esta gran historia, me encanta siempre nos dejas intrigadas jajajajaja pero sabes dale duro con elisa ehhhh saludos desde mex

  5. Me encanta todo lo que escribes

Leave a Reply

Your email address will not be published.