Home / fanfics / El amor de la rosa eterna – CAPITULO 139

El amor de la rosa eterna – CAPITULO 139

CAPITULO 139

HORAS DE ANGUSTIA

La oscuridad estaba en todos lados, no había ni un solo rastro de vida en aquel lugar a lo lejos unos pasos se escucharon, el volteo rápidamente y se levanto del suelo, su brazo dolía, pero no le importo con tal de encontrarse con ella, la miro ahí parada, con su gabardina blanca, sostenía las rosas, se veía muy contenta, le sonría, sus rizos parecían resplandecer ante esa oscuridad, de pronto ella extendió los brazos y las rosas cayeron lentamente, él pánico se apodero de su rostro, se detuvo ante lo que estaba mirando, en sus ojos verdes pudo apreciar el dolor que ella sentía, poco a poco Candy se desvanecía, él quiso sostenerla para que no se golpeara en el suelo pero inexplicablemente ella desapareció, los ojos de Richard se abrieron lentamente, comenzó a parpadear, las luces de aquel sitio los cegaron un poco, sentía la garganta seca, estaba algo confundió, no entendía donde se encontraba, solo se escuchaba un gran alboroto, lentamente volteo a mirar a un lado, ahí estaba ella, sentada en esa silla tan incómoda, cuando miro que Richard despertaba, llamo de en un grito a Isaac.

Nicole – Isaac está despertando – sus ojos se llenaron de lagrimas, Isaac llego corriendo hasta el lugar –

Isaac – Gracias a dios – dijo en un suspiro, sentía un gran alivio –

Richard – Donde estoy – pregunto apenas en un hilo de voz, luego humedeció sus labios –

Isaac – Nicole consigue un poco de agua – ella obedeció rápidamente –

Nicole – No tarde, me alegra que estés bien – le dijo y le dio un beso en la frente a Richard, Isaac no pudo dejar de sentirse incomodo ante el mimo de Nicole – ella los dejos solos –

Isaac – Estas en el hospital, tuviste mucha suerte Richard – dijo mientras lo revisaba –

Richard – ¿Qué me paso? – pregunto angustiado –

Isaac – Te hirieron – Richard cerró los ojos como para recordar – un soldado te disparo – entonces Richard recordó todo a detalle, abrió los ojos exaltado –

Richard – Candy – intento moverse, un gesto de dolor salió de su rostro –

Isaac – No te muevas aun estas débil, estuviste bajo la lluvia mucho tiempo de milagro alguien detuvo la hemorragia –
comenzó a revisarlo –

Richard – Candy donde esta – pregunto ansioso –

Isaac – No debes exaltarte – evito mirarlo y Richard lo noto –

Richard – Con un demonio donde esta ella – dijo molesto con la mano buena lo jalo de la bata –

Isaac – Richard… – se detuvo, entonces Richard supo que las cosas estaban peor de lo que se imaginaba – no lo sabemos – le contesto, Richard lo soltó inmediatamente – después de lo sucedido fui a buscarte, sabía que te encontrarías con Candy en aquel parque, rogaba a dios con que no hubiesen estado ahí, pero cuando llegue ahí…- enmudeció, le daba la espalda Richard, apretaba sus puños con gran frustración – te encontré tirado, bañado en sangre, tenias fiebre, a una corta distancia estaban unas rosas bañadas en sangre – su voz se quebró –

Richard – No fue un sueño – sus ojos se llenaron de lagrimas –

Isaac – No sabemos donde esta, cuando te encontré estabas solo – ahora lo miraba –

Richard – Esto no puede ser cierto – aventó las sabanas que lo cubrían e intento levantarse – me largo, tengo que
encontrarla – Isaac lo detuvo –

Isaac – Richard has tenido fiebre, estás herido de bala, estas muy débil – le explicaba pero Richard parecía no entender razones –

Richard – Tengo que encontrarla – decía una y otra vez, comenzó a temblar – déjame Isaac – le dijo cuando este lo detuvo –

Isaac – No te dejare salir así – toco a Richard, la fiebre empezaba a subir –

Richard – Isaac por favor – comenzó a llorar – tu sabes que ella es mi vida, si le pasa algo yo no me lo perdonare jamás – entonces abrazo a su amigo – la amo, tu mejor que nadie sabe cuánto la amo – el sonido que hizo el vaso al caer al suelo hizo reaccionar a Isaac , Nicole estaba parada en el marco de la puerta, había escuchado todo lo dicho por los labios de Richard, sus ojos se llenaron de lagrimas y se fue corriendo de aquel lugar, pensado en por qué Richard se había enamorado de esa chica, Isaac quiso salir corriendo de tras de ella para consolarla pero en esos momentos no podía dejar abandonado a su amigo –

Isaac – Tienes que descansar un poco, al menos deja que se vaya la fiebre, por lo pronto te prometo que yo la buscare – le decía mientras inyectaba algo para que su amigo no tuviera tanto dolor físico por qué sabía que el de su alma solo cesaría al encontrar a Candy –

Richard no pudo dormir de solo pensar en ella, los nervios, la angustia y la desesperación de no poder hacer nada lo estaban matando, miraba a su alrededor, una señora lloraba mientras cubrían el cuerpo de su esposo, un niño no dejaba de llamar a su madre entre el llanto, mientras un joven se llevaba las manos al rostro cuando le dijeron que su novia acababa de morir, Richard no pudo dejar de pensar en Candy, solo recordaba el rostro de ese miserable soldado que le había destrozado el corazón haciéndole daño a su amada, se sintió algo mejor con el transcurso del tiempo, así que se pudo de pie, en la silla estaba su pantalón, su saco y su camisa llena de sangre, solo se puso encima el saco, luego batallo para ponerse el pantalón, caminaba descalzo por el pasillo del hospital, cuando Isaac le grito –

Isaac – Richard eres tan necio – le dijo molesto, Richard lo miro desafiante –

Richard – No intentes detenerme – se notaba decidido a salir de ese lugar –

Isaac – He estado investigando en otros hospitales pero nada – le comento amargamente –

Richard – Maldición – se llevo la mano al hombro lastimado e hizo gesto de dolor –

Isaac – Espera un momento – le dijo – tengo que hablar con alguien –

Richard – Si yo te espero – se recargo en la pared, mientras analizaba todo lo sucedido horas atrás, como un rayo fugaz paso por su mente una voz que le decía “te pondrás bien, es ella la que me preocupa”, entonces recordó que un hombre se la llevo de aquel sitio –

Isaac – Doctora necesito hablar con usted – detuvo a una joven doctora de cabello castaño – me alegra haberla encontrado –

Dra. Kelly – Isaac hace mucho que no te veo – en su rostro se notaba la preocupación –

Isaac – Es una lástima que tenga que ser en esta situación, dime una cosa como sigue aquel chico – pregunto curioso –

Dra. Kelly – No ha mejorado mucho desde la última vez que lo viste – le explico –

Isaac – Es una pena – bajo la cabeza –

Dra. Kelly – Si es una lástima – apretó sus labios, a lo lejos Richard buscaba a Isaac para contarle sobre aquel hombre que se
había llevado a Candy, entonces sus ojos azules se abrieron mas, camino hacia donde estaba su amigo –

Richard – Donde la tienes – le grito a la doctora mientras la jalaba del brazo –

Isaac – Richard que te pasa – lo detuvo, estaba desconcertado con la reacción de Richard – retírate por favor – le suplico, la
Dra. Kelly quiso aventar la mano del chico pero cuando vio que estaba herido supo que sería mejor ignorarlo –

Richard – Me largo – se dio la vuelta y se alejo –

Dra. Kelly – Isaac creo que deberías ir con tu amigo no se ve muy bien – suspiro – me tengo que ir cuídate mucho –

Isaac – Dra. Kelly se nota preocupada – ella bajo la cabeza –

Dra. Kelly – Si tengo un paciente en la clínica, está muy mal ha perdido sangre y al parecer necesita de un tipo especial – le explico con dejo de tristeza –

Isaac – Cuanto lo siento, es por eso que vino al hospital – lo dijo como afirmación –

Dra. Kelly – Si pero con todo lo que paso, solo resta esperar – puso la mano en el hombro de Isaac – no te entretengo mas ve con tu amigo – luego ella siguió caminando por el pasillo perdiéndose entre todo la gente, Isaac corrió para alcanzar a Richard, cuando lo encontró este se notaba molesto –

Isaac – Que te sucede Richard – le reclamo ante la forma en que trato a la Dra. –

Richard – Pasa que estoy desesperado por no saber donde esta Candy – le dijo, hubiera preferido gritarlo pero si lo hacia el dolor en el brazo se volvería más insoportable – recuerdo que alguien se la llevo – le explico – un hombre blanco de cabello largo y castaño se la llevo – lo decía muy seguro –

Isaac – Tal vez lo imaginaste – se tallo la cara con las manos se miraba cansado –

Richard – Tu amiga – se refería a la Dra. – Se parecía tanto a ese tipo – entonces Isaac comprendió por qué Richard la había tratado así –

Isaac – Te prometí que te ayudaría a buscarla – se quito la bata –

Richard – Gracias pero no quiero que te metas en problemas por mi culpa – sabía que Isaac dejaba su trabajo –

Isaac – No solo lo hago por ti sino también por ella, ven te prestare una camisa – no solo le preocupaba Candy por ser la mujer que su amigo amaba, sino también porque tal vez ella podría ser su hermana –

Ambos chicos abandonaron el hospital, luego se dirigieron a muchos otros para buscar a Candy, la frustración invadía sus rostros al ir descartando uno a uno los hospitales, las pequeñas clínicas, el tiempo estaba contra ellos, si ella estaba mal herida tal vez para cuando la encontraran sería tarde, los ojos de Richard no dejaban de cristalizarse cada vez que por su mente pasaban aquella crueles imágenes, “yo debí de morir” se repetía una y otra vez, veía las cosas como si fuese un pesadilla, esperando despertar en cualquier momento y que lo primero que viera fuese el dulce rostro de Candy, oír su sonrisa tan graciosa, mirar sus verdes ojos llenos de vida, una lagrima se derramaba por su mejilla mientras miraba por la ventanilla del auto los estragos de aquel mortal ataque a la ciudad.

La noticia corría por todos los diarios del país, la ciudad de París había sido a tacada sin piedad alguna, la cantidad de personas que habían perdido la vida, de desaparecidos y de heridos era interminable, Robert Hathaway anuncio a todos los actores sobre la cancelación de la gira en Europa, no pondría en riesgo a su grupo.

Robert – Ahora que todos están informados pueden retirarse – le dijo a los presentes en el teatro – Terry necesito hablar
contigo – Terry se noto distante –

Terry – Si como digas – Robert miro la preocupación en el rostro de Terry –

Robert – Acompáñame a la oficina – caminaron juntos por los pasillos del teatro en silencio, ya estando solos Robert lo
cuestiono – ¿Terry qué es lo que te pasa? – Terry se sentó frente al escritorio de Robert –

Terry – Nada – dijo en voz baja –

Robert – Si no te conociera te lo creería pero… – se quedo callada, Terry lo miro –

Terry – Todo esto que ha pasado en París me tiene desconcertado –

Robert – Si a mí también, no puedo imaginar en qué mente cabe hacerle daño a tantos inocentes – Robert era un hombre muy humano y la preocupación en su rostro se notaba –

Terry – Mi novia está en la guerra – Robert miro a Terry con desconcierto –

Robert – Haber Terry explícame eso – no salía de su asombro ya que para él la novio oficial de Terry era Susana Marlowe –

Terry – Es una larga historia – dijo con la voz desquebrajada –

Robert – Tenemos tiempo – Robert le ofreció un trago y Terry lo acepto, luego comenzó a narrar como había conocido a
Candy, todo lo vivido en Londres, la dolorosa separación, como fue que supo que ella estaba en Chicago, el triste recuentro que habían cuando se estreno la obra, como fue que terminaron esa relación y también los últimos sucesos, Robert se quedo pasmado al saber toda la historia y comprendía la preocupación de Terry – lo lamento tanto Terry –

Terry – Se que no es una excusa pero por eso he estado así – le explico –

Robert – Todo estará bien Terry – no pudo encontrar más palabras de consuelo para él –

Terry – Me tengo que ir Robert – se levanto y le dio la mano a Robert – hasta luego – salió de aquel lugar caminando tan pensativo, como si solo lo hiciera por inercia, de sus pensamientos no podía alejar a Candy mientras su corazón presentía que algo estaba pasando –

En casa de los Andley se había hecho un alboroto, Archie no paraba de gritarle a Albert que había sido una estúpida idea haber mandado a París a Candy, la noticia del ataque había corrido por rápidamente, sus ojos estaban cargados de recelo hacia Albert.

Archie – Te dije que era una mala idea – le gritaba en la sala de la casa –

Albert – No es momento para reclamos – le hablo duramente –

Archie – Te juro que si algo le pasa no responderé de lo que haga – lo amenazo mientras lo señalaba con el dedo –

Continuación de este capítulo
Todos los capítulos de este fanfic

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …