Home / Fan trabajos / El amor de la rosa eterna – Cap 148

El amor de la rosa eterna – Cap 148

CAPITULO 148

BRIZA DE PRIMAVERA

Candy miraba el camino que la llevaba hasta el hogar de Pony, sentía una inmensa nostalgia por los recuerdos vividos, siempre pensó que estaría en ese lugar, nunca imagino que el día que lo dejo para ir a París cambiaria por completo su vida, una nueva página se escribió en ese momento, ahora volvía al lugar que la vio crecer, suspiro mientras el suave viento alborotaba sus cabello, el tren se alejaba lentamente.
Laureen – Muchos recuerdos – puso una de sus manos en su hombro –
Candy – Si – sonrío –
Isaac – Se ve un lugar muy tranquilo –puntualizo –
Candy – Esperen un rato voy a buscar quien venga a recogerlos – dejo una pequeña maleta –
Isaac – Podemos ir caminando – se veía contento –
Candy – Dudo mucho que quieras caminar tanto – le hizo saber –
Isaac – Pones en duda mi condición física – le reclamo, Candy se echo a correr e Isaac fue a atraparla –
Laureen – Van a comenzar, parecen niños – se río delicadamente –
Richard – Tenían que ser hermanos – Se notaba feliz –
Laureen – Nunca me imagine ver a Isaac de esta forma – sus ojos brillaban –
Richard – Ni yo – se noto melancólico –
Laureen – Ella te quiere – le dijo con seguridad –
Richard – Pero al que ama es a otro – suspiro –
Laureen – Se le pasara – no le gustaba nada la idea de que Candy estuviese con Terry –
Richard – Que pequeño es el mundo – no dejaba de mirar a la chica –
Laureen – Deja de preocuparte – le dijo, Candy llego hasta ellos, Isaac llego jadeando –
Candy – Te lo dije – se burlo, alguien la llamo a lo lejos –
Tom – Hey Candy – la saludaba mientras se acercaba –
Candy – ¡Tom! – corrió de alegría hasta donde el chico detuvo la carreta –
Tom – Candy me alegra verte – bajo de un brinco –
Candy – Tom que alegría – sus ojos se llenaron de lágrimas, lo abrazo –
Tom – Veo que no vienes sola – le señalo con la mirada, a lo lejos la miraban extrañados sus acompañantes –
Candy – Ven quiero presentarte – se encamino hasta donde estaban – Mamá – Tom la volteo a ver – mira el es Tom un amigo de la infancia crecimos juntos en el hogar de Pony – Tom la saludo –
Laureen – Mucho gusto – dijo amablemente –
Candy – El es mi hermano Isaac – Isaac lo miro indiferente –
Isaac – Un plasair pour (mucho gusto) – Tom puso cara de confusión, Candy miro a Isaac algo molesta –
Tom – Que dijo – le susurro al oído –
Laureen – Mucho gusto – le dijo al chico –
Candy – El es Richard – se quedo callada ya que no supo como presentarlo –
Richard – Hola – saludo amablemente – soy un amigo de Candy – Tom se quedo boquiabierto al ver el parecido de chico con Anthony –
Tom – Vas al hogar – Candy lo miro – obvio verdad – se rio – quieres que los lleve – le señalo la carreta –
Candy – Lo harías – dijo gustosa – pero es que ellos no están acostumbrados – se desanimo –
Richard – Por mí no hay problema – por Candy haría lo que fuera –
Laureen – Por nosotros tampoco – hablo por ella e Isaac a quien no le hizo gracia la idea –
Candy – Entonces subamos – Tom les ayudo con el poco equipaje que llevaban, Laureen subió a la parte de enfrente junto con Tom, mientras que Candy, Isaac y Richard subieron a la parte trasera –
Tom – A la Srita. Pony le dará mucho gusto saber que estas de regreso – comenzó a platicar –
Candy – Sera una gran sorpresa – sonrío –
Tom – Para todos lo es Candy, después de que supimos lo que paso en París todos se preocuparon, rezamos mucho porque estuvieses bien – Candy se llevo la mano al costado donde fue herida, Richard hizo lo mismo instintivamente, ambos se miraron – Niel Legan vino en varias ocasiones para saber de ti – Richard e Isaac la miraron –
Candy – No cambia – se rio mientras miraba el verde paisaje –
Tom – También en una ocasión vino alguien a buscarte – Candy puso cara de extrañada – yo estaba en el hogar había llevado alguno víveres, me encontraba con la Hermana María cuando repentinamente alguien golpeo la puerta – Candy se puso nerviosa – era un hombre muy arrogante, elegante pero muy poco educado, le exigía a la Srita. Pony que le dijera dónde estabas, yo me moleste con él cuando oí el modo en que le hablaba, no dude en defenderla, se veía muy desesperado casi me agarro a golpes con él – dijo apretando los dientes al recordar el momento – si no hubiese sido por la Hermana María le hubiera desfigurado su bien cuidado rostro – Candy cayó en cuentas de quien hablaba su amigo – ellas me pidieron que las dejara solas con él, luego de un largo rato se fue decepcionado – le explico – luego recordé donde había visto su rostro y supe quien era – Candy apretó los labios como si quisiera que Tom no dijera su nombre –
Isaac – N´etait certainement cet idiot (seguramente fue ese idiota) – dijo molesto –
Tom – Que fue lo que dijo – pregunto –
Laureen – Isaac – lo miro retándolo, todos se quedaron callados, Candy bajo la mirada, Isaac torció el gesto, Laureen siguió viendo el paisaje y Richard adivinaba los pensamientos de Candy con solo mirarla –
Tom – Ya casi llegamos – le señalo el hogar –
Candy – Por fin – su rostro volvía a sonreír –
Laureen – Ese es el hogar de Pony – pregunto cuando vio lo humilde del lugar –
Candy – Si – sus ojos se iluminaron – todo sigue igual – se llevo las manos al pecho – Srita Pony – dio un gran salto de la carreta cuando Tom se detuvo –
Tom – No cambia – se encogió de hombros, el chico bajo de la carreta, en seguida Isaac y Richard hicieron lo mismo –
Isaac – Ven madre – la ayudo a bajar –
Cáterin – Es Candy – grito mientras corría a abrazar a la chica –
Laureen – Se nota que la quieren mucho – suspiro –
Tom – Todos quieren a Candy – contesto – es una chica sencilla, amble con todos, se preocupa mucho por el bienestar de los demás – explicaba mientras miraba como los demás niños del hogar salían corriendo a recibirla –
Laureen – Podemos pasar – dijo amablemente, en ese momento salieron la Srita Pony y la Hermana María –
Hermana María – Que es este escándalo – se estremeció cuando vio que los niños rodeaban a Candy – ¡Candy! – grito de alegría –
Candy – Hermana María – sus ojos se llenaron de lágrimas –
Srita. Pony – Has vuelto – se llevo las manos al pecho –
Candy – Srita. Pony – los niños abrieron paso para que Candy llegase a donde la esperaban –
Hermana María – Candy cuanto tiempo ha pasado – abrazo a la chica–
Candy – Las extrañe tanto – no podía dejar de llorar –
Srita. Pony – Candy luces tan linda – Candy soltó a la hermana para abrazar a la Srita. –
Candy – Gracias Srita – la Srita Pony limpio las lagrimas de la chica –
Hermana María – Candy quiénes son tus acompañantes – le cuestiono, a unos metros Laureen, Isaac y Richard los miraban –
Candy – Lo siento – las llevo hasta donde estaban – ella es… – se detuvo – mi madre – la Srita. Pony y la Hermana María se miraron interrogantes – una larga historia –
Laureen – Mucho gusto – sonrío –
Candy – El es mi hermano Isaac – seguían teniendo una cara de asombro –
Isaac – Mucho gusto – le dio la mano, Cáterin se acerco a él –
Cáterin – En verdad es tu hermano – Isaac se agacho –
Isaac – Así es pequeña – le sonrío –
Cáterin – No se parecen – acaricio el rostro del chico –
Isaac – Porque lo dices – seguía sonriendo –
Cáterin – El no tiene pecas – señalo, Candy puso cara de vergüenza –
Isaac – Eso es verdad – se burlo –
Candy – Deja de burlarte – apretó los dientes, todos comenzaron a reír – el es Richard Brower – el chico saludo amablemente mientras sonreía –
Richard – Soy un amigo de Candy – la chica lo miro extrañada –
Hermana María – Pero no se queden ahí pasen por favor – señalo la entrada de la casa –
Candy – Es verdad deben estar cansados – se disculpo –
Srita Pony – No cambias Candy – Todos se adentraron a hogar, eran seguidos por los niños, Cáterin no dejaba de mirar a Isaac, este no dejaba de observar el gran árbol que estaba enfrente el hogar, Candy conto a la Hermana María y a la Srita. Pony cómo fue que encontró a su familia, las cosas que habían vivido –
Hermana María – Y cómo fue que supo que Candy era su hija – pregunto a Laureen mientras servía un agua en un vaso –
Candy – Por un retrato de papá – dijo antes de que Laureen contestara – me parezco tanto a él – sonrío – recuerdan la muñeca con la que me encontraron –
Srita. Pony – Te refieres a esta – se dirigió a un pequeño estante de madera, al abrirlo la puerta rechino, saco una cajita en ella estaba envuelta la muñeca –
Candy – Si – dijo con gran emoción se dirigió hasta donde la Srita. Pony –
Laureen – Puedo verla – tembló su voz –
Candy – Mira – se la mostro –
Laureen – Es la misma – sus ojos se llenaron de lágrimas – yo misma borde el nombre – se estremeció –
Candy – Pero ahora ya estoy con ustedes – la abrazo, era un momento muy emotivo pero aun así Isaac salió silenciosamente del lugar, se paro en el marco de la puerta de entrada, miro su entorno, era un bello y tranquilo lugar, se dirigió hasta ese gran árbol sentándose bajo su sombra recargando su espalda, cerro su ojos, suspiro y comenzó a imaginar cómo es que eran Candy y Ane cuando niñas, su rostro dibujo una sonrisa –
Isaac – Ane Britter – dijo en voz baja y recordó los bellos momento que vivo en París con ella, luego el fugaz recuentro que tuvieron en Nueva York –
Ane – Me alegra verte – Isaac se encontraba en el restauran del hotel –
Isaac – No tanto como a mí – se levanto, tomo la mano de la chica y beso – siéntate – le acomodo la silla –
Ane – Gracias – se ruborizo – nunca pensé en que vendrías a los Estado Unidos – se acerco un mesero –
Mesero – Gustan tomar algo – les ofreció –
Ane – Un jugo por favor – pidió amablemente –
Isaac – Lo mismo – el mesero se retiro – te ves hermosa – no pudo evitar decirlo –
Ane – Gracias – se sorprendió –
Isaac – Me alegra tanto que vinieras – sentía que su corazón saltaba –
Ane – Nunca me imagine que fueras el hermano de Candy – miraba hacia la mesa – me alegro tanto que haya encontrado a su familia – suspiro –
Isaac – Como cambian las cosas – sonrío –
Ane – Y que harás ahora – llego el mesero con los jugos –
Isaac – Buscare trabajo en Chicago – le explico – gracias – le dijo al mesero –
Ane – ¡En chicago! – dijo sorprendida –
Isaac – Haya es donde vive Candy – puntualizo –
Ane – Creí que regresarían a París – no digería la noticia –
Isaac – Ane me fue muy difícil tomar esta decisión, Candy es mi hermana y la quiero pero no solo vine hasta aquí por ella – le hizo saber, Ane lo miro a los ojos –
Ane – ¿Cómo? – Isaac tomo la mano de Ane –
Isaac – Veo que todavía conservas mi regalo – miro el dije, Ane tomo el dije con la otra mano –
Ane – Isaac – desvió la mirada –
Isaac – Ane me gustas – por fin lo dijo, Ane no supo que decir –
Ane – Isaac yo… – titubeo –
Isaac – Mírame Ane – tomo la barbilla de la chica, ella clavo su azul mirada en el gris de la de él, alguien rompió la magia del momento –
Archie – Interrumpo algo – dijo molesto –
Ane – Archie – quito su mano de la de Isaac –
Isaac – El joven Cornwall – dijo con ironía –
Archie – Te hago saber que Ane es mi novia – le aseguro –
Ane – Archie tu sabes que eso no es verdad – contesto molesta –
Isaac – Ane creo que será mejor que me vaya – ignoro al chico –
Archie – Valiente – se burlo –

Continuacion de este capítulo

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …