Home / Fan trabajos / Dos almas, un corazón – Capítulo 40

Dos almas, un corazón – Capítulo 40

SIGUIENDO MI VIDA

“No cambiaría un minuto de ayer contigo por cien años de vida sin ti. Anónimo”

Candy – gracias mi amor –dijo deshaciendo el abrazo- bien que te parece si te enseño lo que preparamos.
Terry – tu cocinaste.
Candy – bueno la señora Katherine y Mark me ayudaron, tu sabes que no soy muy buena en la cocina.
Terry – si que lo se –dijo sonriendo.
Candy – muy gracioso.
Terry – pero como yo no puede hacer todo esto –dijo abriendo sus brazos- te compre un obsequio –dijo sacando de su bolsillo una pequeña caja aterciopelada azul- toma esto es para ti –dijo dándole un beso.
Candy – gracias –dijo recibiéndola- que es.
Terry – ábrelo y verás.
Candy – está bien –dijo abriendo la caja, la cual contenía unos pendientes de diamante con un zafiro azul en el medio decorado con pequeños diamantes a los lados- oohhh por Dios son hermosos –dijo sorprendida- esto es muy caro…no hubieras gastado tanto.
Terry – no importa lo que cuesten si te gustan-dijo sonriendo- pontelos.
Candy – pero.
Terry – combinan con tu vestido –dijo tomando los pendientes para colocárselos el mismo, delicadamente movio algunos mechones del cabello de su esposa para colocarlos suavemente, dándole al final un beso en el cuello, el cual fue bajando hasta llegar a su pecho.
Candy – Terry –dijo en forma de susurro.
Terry – que lastima que no pueda hacerte mia en este momento –dijo siguiendo con el camino de besos.
Candy – por favor no sigas –dijo disfrutando las caricias de su esposo.
Terry – cuanto tiempo tendré que aguantarme –dijo separándose levemente de ella, para luego acariciar su rostro.
Candy – no será mucho –dijo sonriendo coquetamente.
Terry – cuando sea el día no voy a dejar que salgas de la cama por mucho tiempo –dijo sonriendo.
Candy – espero lo cumplas –dijo fijando su mirada en el.
Terry – a caso duda de mi palabra señora Grandchester.
Candy – claro que no, que te parece si vamos a comer.
Terry – está bien como tú digas.
Chicago
Annie – buenos días, bienvenidos a mi casa –dijo saludando a sus visitas.
Karen – buen día –dijo sonriendo- vaya que linda casa tienes.
Annie – gracias, esta a tus ordenes.
Archie – que tal Albert –dijo dándole la mano.
Albert – bien y tu.
Archie – de maravilla.
Annie – ya estamos listos.
Karen – está bien, pero es buen médico.
Annie – claro que si.
Karen – me hubiera gustado que Edward estuviera aquí, tu sabes le tengo más confianza a el.
Albert – recuerda que ahora esta cuidando de Candy.
Karen – lo se.
Archie – no creo que se oponga si le dices que venga.
Albert – puede ser luego.
Annie – no te preocupes, el doctor Smith es de confianza.
Karen – está bien, pero cuando vayamos a New York quiero que Edward me examine.
Albert – está bien.
Archie – bueno entonces nos vamos.
Annie – está bien.
Escocia
Stear – claro, no se preocupe llamaré más tarde muchas gracias –dijo colgando el auricular.
Patty – con quien hablabas –dijo detrás de el.
Stear – necesito hablar con Albert.
Patty – asi porque.
Stear – es sobre la propuesta que me ofrecio para trabajar con ellos.
Patty – entiendo.
Stear – no te importaría que nos quedaramos en Chicago cuando nos casemos.
Patty – claro que no, iré a donde tu vayas.
Stear – sabes me gustaría hablar con Candy, hace mucho que no se de ella; que dices si la llamamos.
Patty – buena idea.
Eliza – hola que hacen –dijo acercándose a ellos.
Patty – íbamos a hablar con Candy.
Eliza – aahh era eso.
Mucama – señorita me llamo.
Eliza – si, que por favor lleven está carta al correo lo más pronto posible.
Mucama – está bien, el joven Nickolas está esperándola en la sala.
Eliza – que hace aquí.
Mucama – no lo se señorita.
Eliza – está bien hablaré con el –dijo levantando la ceja.
Stear – vas a salir de nuevo con el.
Patty – Stear –dijo retadoramente- es decisión de Eliza dejala.
Stear – lo invitaste.
Eliza – no, pero voy a atenderlo…los veo luego.
Patty – creo que le será difícil decidirse –dijo en forma de susurro.
Stear – dijiste algo.
Patty – no, solo que ansio mucho hablar con Candy; la llamamos.
Stear – si.
New York
Candy – que hermoso día –dijo asomándose a la ventana.
Terry – cierto –dijo abrazándola por detrás.
Candy – llévame al parque a caminar –dijo sonriendo, para luego darse la vuelta quedando frente a el.
Terry – claro que no, recuerda que debes guardar reposo –dijo dándole un beso en la nariz.
Candy – si lo se –dijo jugando con los botones de la camisa de su esposo- te prometo que lo haré…solo será un momento.
Terry – pero está nevando y hace mucho frío –dijo levantando la ceja.
Candy – me abrigaré bien…por favor llévame si –dijo haciendo pucheros.
Terry – no pongas esa cara –dijo sonriendo.
Candy – solo será media hora, complaceme.
Terry – siempre lo hago –dijo suspirando- está bien, pero tienes que abrigarte bien y solo será un momento.
Candy – te lo prometo –dijo sonriendo al mismo tiempo que le daba un beso para luego deshacer el abrazo.
Terry – ayy pecosa estas haciendo que me convierta en un consentidor –dijo sonriendo de lado.
Candy – aquí está tu abrigo, tu bufanda y tus guantes.
Terry – gracias, y tu.
Candy – ya me abrigue bien tal y como me dijiste –dijo sonriendo.
Terry – bien, vamos entonces –dijo tomando de la mano a su esposa, para salir de la habitación.
Candy – entonces vas a llamar a tu madre.
Terry – si, quiero saber como están el problema es que no tengo el número de la casa nueva; creo que tendré que llamar a mi hermano primero, no quiero encontrarme con esa mujer cara de.
Candy – Terry –dijo retadoramente.
Terry – la odio, todo lo que nos hizo es imperdonable.
Candy – pero tienes que hacerlo –dijo mientras bajaban las gradas.
Señora Katherine – van a salir los señores.
Candy – si.
Terry – por favor pídale a Charles que saque mi automóvil por favor.
Señora Katherine – como ordene –dijo saliendo del lugar.
Candy – vaya pensé que no terminaríamos de bajar.
Terry – no son muchas.
Candy – yo creo que si.
Terry – te sientes bien.
Candy – si, casi lo olvido…esperame aquí.
Terry – pero que…bueno está bien aquí te espero; solo espero que Edward no me rete por sacarte de paseo –dijo para si mismo, para luego escuchar que tocaban la puerta.
Candy – alguien viene.
Terry – yo abro –dijo acercándose a la puerta, abriéndola quedando sorprendido en ver a las figuras delante de el- mamá, papá.
Escocia
Nickolas – hola Eliza –dijo acercándose a ella, para darle un beso el cual fue esquivado por ella.
Eliza – hola buenos días.
Nickolas – se que es algo temprano pero necesitaba hablar contigo.
Eliza – siéntate por favor –dijo señalándole el lugar.
Nickolas – primero las damas.
Eliza – gracias –dijo sentándose en el sillón- y bien de que quieres hablarme.
Nickolas – de lo que paso ayer, discúlpame no fue correcto mi comportamiento contigo.
Eliza – está bien, disculpas aceptadas pero no quisiera que se repitiera.
Nickolas – sabes me gustas tanto que no pude resistirme a la idea de darte un beso.
Eliza – que cosas dices –dijo sonrojándose.
Nickolas – solo te digo la verdad –dijo acercándose a ella- lo que siente mi corazón.
Eliza – yo no se que decirte.
Nickolas – se que no te soy indiferente –dijo sentándose a su lado- o me equivoco.
Eliza – bueno yo.
Nickolas – siente el latir de mi corazón –dijo tomando la mano de ella para ponerla en su pecho- es amor verdadero lo que yo te ofrezco si tu me aceptas.
Eliza – Nickolas yo –dijo fijando su mirada en el- no estoy segura de sentir algo por ti…hasta hace poco yo.
Nickolas – estabas con el –dijo interrumpiéndola- pero te dejo, creo que no te merece.
Eliza – no puedes hablar de él, no lo conoces.
Nickolas – puede ser que no lo conozco, pero a una dama no se le hacen esas cosas…dejemos de hablar de eso.
Eliza – está bien –dijo cabizbaja.
Nickolas – además vine a pedirte que aceptes ser mi novia –dijo tomándola de ambas manos- te prometo que seré leal contigo, no te fallaré.
Eliza – no me esperaba que dijeras eso –dijo sorprendida- creo que es muy pronto para que seamos novios, aun no nos conocemos bien.
Nickolas – piénsalo…prométeme que lo harás por favor.
Eliza – está bien lo haré –dijo suspirando.
Nickolas – no sabes lo feliz que me haces –dijo abranzadola- espero que a mi regreso ya puedas tener una respuesta.
Eliza – regreso –dijo deshaciendo el abrazo.
Nickolas – si, salgo de viaje unos días pero regresaré pronto con la esperanza que aceptes mi propuesta.
Eliza – bueno te deseo que tengas buen viaje.
Nickolas – gracias –dijo dándole un beso en la mejilla- cuídate te veré pronto.
Eliza – si, te acompaño a la puerta.
Nickolas – será todo un honor –dijo sonriendo.
Eliza – bueno yo.
Nickolas – hasta pronto y recuerda lo que me dijiste.
Eliza – si, lo tendré presente.
Nickolas – hasta luego –dijo saliendo de la casa.
Eliza – adiós –dijo recostándose en la puerta.
Lisbeth – vaya que es buen mozo y todo un caballero tu amigo.
Eliza – si que lo es tía –dijo suspirando, al mismo tiempo que se acercaba a ella.
Lisbeth – que pasa acaso no te agrada.
Eliza – bueno si pero.
Lisbeth – pero –dijo fijando su mirada en ella- puedes contarme si quieres te prometo que guardaré el secreto.
Eliza – está bien –dijo tomándola del brazo para caminar juntas.
New York
Candy – ya estoy lista –dijo quedándose en silencio un momento.
Eleanor – hola Candy.
Candy – Eleanor, Richard pero que hacen aquí –dijo extrañada por la presencia de sus suegros, para luego saludar a cada uno.
Richard – venimos de visita.
Terry – pasen por favor –dijo señalando el lugar.
Eleanor – esperamos no seamos inoportunos…van de salida.
Candy – bueno.
Terry – ya no –dijo cerrando la puerta- que les parece si vamos a la biblioteca.
Richard – si.
Candy – que pasa.
Terry – amor dejaremos para otro dia el paseo –dijo tomándola de la mano.
Candy – está bien.
Señora Katherine – duque –dijo haciendo una reverencia- señora es un placer verlos de nuevo.
Eleanor – gracias Katherine.
Richard – es un gusto verla de nuevo.
Candy – llevenos un poco de te a la biblioteca por favor.
Señora Katherine – como diga.
Terry – no esperaba verlos tan pronto –dijo abriendo la puerta de la biblioteca- pensé que te quedarías más tiempo.
Candy – se siente bien, como va el embarazo.
Eleanor – no te preocupes estoy bien, estamos bien –dijo sonriendo, para luego sentarse en el sillón.
Richard – solo hemos venido a visitarlos y hablar con ustedes.
Eleanor – y tu como has estado.
Candy – muy bien, ya estoy ansiosa falta muy poco para que nazca nuestro bebe –dijo sentándose frente a ella.
Eleanor – yo estoy ansiosa por conocerlo, a quien se parecerá.
Candy – pues creo que a Terry –dijo mirando a su esposo- verdad amor, Terry…Terry me escuchas –dijo viendo el semblante de su esposo.
Terry – si, discúlpame –dijo sentándose al lado de su esposa.
Candy – porque estas tan serio.
Terry – no es nada, no te preocupes.
Richard – supongo que imaginas porque estamos aquí.
Terry – lo sé, pero no se si será favorable o no para mi –dijo mirando fijamente a su padre.
Eleanor – hijo.
Candy – que pasa –dijo mirando a su esposo.
Terry – recuerdas lo que te conté acerca de.
Candy – si lo recuerdo –dijo sorprendida- entonces usted está aquí porque.
Richard – asi es, ya tenemos una respuesta a tu petición.
Terry – supongo que debe ser muy importante para que hayas venido hasta aquí solo para decírmelo.
Richard – quise hacerlo personalmente.
Terry – lo imagine…dime de una vez no me hagas esperar más.
Eleanor – hijo yo, bueno nosotros.
Terry – la rechazaron cierto.
Richard – asi es, hice todo lo que estuvo a mi alcance pero la reina ya había autorizado tu solicitud antes de que nosotros presentaramos la anulación.
Terry – y supongo que a la reina no podré decirle que no.
Richard – por supuesto que no, en unos días recibiras la notificación formal y la fecha que tendrás que estar en Londres.
Candy – oohh por Dios –dijo sorprendida- eso quiere decir que.
Terry – estas viendo al nuevo Duque de Grandchester.
Chicago
Doctor Smith – pues les informo a las dos que están muy bien, los bebes crecen normalmente.
Karen – gracias por atenderme doctor.
Doctor Smith – es un placer señora Andrey.
Annie – bueno entonces podemos irnos.
Archie – eso significa que mi esposa está bien.
Doctor Smith – bueno si.
Annie – que quiere decir.
Doctor Smith – nada de preocuparse, solo que el bebe está creciendo muy rápido.
Archie – y eso es normal.
Doctor Smith – si lo es.
Annie – ya me había preocupado.
Albert – bueno entonces las dos están bien.
Doctor Smith – claro que si.
Karen – bueno entonces nos vamos.
Albert – muchas gracias por todo –dijo saliendo del lugar.
Karen – ayy algo que no me gusta.
Albert – no digas eso, talvez porque te acostumbraste a tu medico.
Karen – puede ser.
Archie – estas bien.
Annie – si, en verdad no me había dado cuenta que estoy engordando rápidamente.
Archie – no te preocupes, recuerda lo que el dijo que es normal y estas bien, es lo importante ahora.
Annie – creo que me veo más gorda que Karen.
Archie – claro que no.
Albert – estoy feliz, dentro de poco tendre a nuestro hijo en mis brazos.
Karen – recuerda que será niña.
Albert – y si es un varoncito tan guapo como su papá, lo querras igual.
Karen – que pregunta es esa, claro que lo amaré…pero mi intuición me dice que será niña.
Archie – no me digas que crees en eso.
Karen – claro que si, desde antes de saber que estaba embarazada ya soñaba a mi bebe.
Annie – que maravilloso.
Albert – si mucho.
Karen – y ya pensaste que nombre le pondrás al bebe.
Annie – aun no lo hemos pensado –dijo mirando a su esposo.
Archie – si es niño se llamará como su padre –dijo orgullosamente.
Albert – no seas orgulloso.
Karen – estas igual que Terry.
Archie – claro que no.
Annie – yo creo que si amor –dijo sonriendo.
Albert – si es niño me gustaría llamarlo Anthony como mi sobrino…pero como Karen dice que será niña, ya eligio el nombre.
Annie – como le pondrás.
Karen – Nina…no te parece lindo significa protectora.
Annie – si es un lindo nombre, yo lei en un libro el nombre de Ava que significa la que da vida.
Karen – es muy hermoso.
Annie – y si es niño Archie se encargará.
Albert – asi que empieza ya a buscar nombre a tu hijo.
Archie – no hay porque buscar ya se los dije.
Annie – mejor vamos a casa, los invito a almorzar.
Karen – esta bien, me muero de hambre.
Archie – ya estas igual que Candy – dijo sonriendo.
Karen – muy gracioso.
Escocia
Lisbeth – te entiendo hija, los hombres son difíciles –dijo sonriendo.
Eliza – lo cree.
Lisbeth – claro que si, puedo decirte algo sin ser metiche.
Eliza – claro.
Lisbeth – primero debes aclarar tus sentimientos, y no por el recuerdo de alguien más vas a decidirte…sino por lo que realmente dicta tu corazón.
Eliza – gracias tía.
Lisbeth – de nada querida, voy con la tía Elroy…nos vemos luego –dijo saliendo del lugar.
Eliza – tiene razón, no debo dejarme llevar por el recuerdo de Anthony sino porque quien realmente es.

Patty – hola puedo pasar –dijo asomándose por la puerta.
Eliza – si claro –dijo sonriendo.
Patty – vengo a pedirte algo.
Eliza – de que se trata.
Patty – se que no fuimos amigas desde el principio…aunque me hubiera gustado serlo, eres una buena persona.
Eliza – gracias pero que quieres decir con todo esto.
Patty – quiero que seas una de mis madrinas en mi boda.
Eliza – en serio –dijo sonriendo.
Patty – claro que si…espero que aceptes.
Eliza – por supuesto, nunca me lo habían pedido –dijo sonriendo- ahora puedo reconocer lo equivocada que estuve de ti, de Annie y Candy…siempre envidie su amistad porque eran felices, pero ahora que soy otra estoy feliz de que me hagas parte de esto que es importante para tu vida.
Patty – claro, ahora te considero una amiga más y pronto seremos primas oficialmente
Eliza – si
Stear – que hacen chicas –dijo ingresando al lugar.
Patty – acaba de aceptar ser mi madrina.
Stear – que bien, entonces ya solo falta hablar con Archie,Annie,Terry, Candy,Albert,Karen y Bobby.
Eliza – woow aun son muchos.
Stear – si que lo serán.
Patty – será muy divertido cuando llegue el día.
Stear – eso espero –dijo dándole un abrazo a su novia- bueno vine porque quiero llevarte de paseo.
Patty – está bien, te veo luego Eliza.
Eliza – está bien –dijo moviendo la mano en forma de despedida- Robert –dijo acercándose a la ventana- porque no puedo olvidarte, será que en verdad te amo o solo eres el fantasma del recuerdo de Anthony.
New York
Candy – iré contigo a donde tu vayas por toda la eternidad –dijo apretando la mano de su esposo.
Terry – no sabes cuanto significa lo que me dices –dijo dándole un beso.
Richard – siento mucho no haber podido hacer algo más.
Terry – está bien no hay problema, yo fui quien acepte serlo.
Eleanor – soy testigo de todo lo que hizo tu padre para que.
Terry – lo se y te lo agradezco –dijo interrumpiéndola- solo espero que me den tiempo suficiente para cuando nazca mi hijo.
Richard – lo harán, se los dije.
Terry – está bien.
Candy – entonces nos tendremos que mudar en cuanto ellos lo digan.
Richard – asi es.
Candy – significa que deberé empezar a prepararme.
Terry – aun no hay prisa –dijo tomando la mano de su esposa- todo a su tiempo.
Candy – pero si ellos.
Terry – no lo harán, déjame encargarme de todo si.
Candy – está bien.
Richard – necesitaras ir a la universidad.
Terry – si lo se, pero ahora no quiero hablar de eso…como vas con tu divorcio con.
Richard – sigue en trámite, espero que para mi regreso ya haya firmado.
Candy – Eleanor puedo hablarle en privado.
Eleanor – claro.
Terry – si quieren las podemos dejar aquí.
Candy – no, vamos a subir a la habitación del bebé quiero enseñarle algo –dijo guiñándole el ojo.
Eleanor – está bien, por mi no hay problema.
Terry – de paso te quedas a descansar recuerda que me prometiste hacerlo.
Candy – pero no me llevaste de paseo.
Terry – y no lo haré –dijo dándole un beso- asi que ve.
Candy – está bien –dijo levantándose de su lugar.
Eleanor – estás bien.
Candy – si, es solo que me mandaron hacer reposo hasta que nazca el bebé –dijo mientras salía del lugar- pero  no se cuanto podré aguantar… a veces me aburro estár encerrada.
Eleanor – pero es por el bien del bebé –dijo mientras subían las gradas.
Candy – cuénteme como está usted.
Eleanor – muy bien, feliz.
Candy – como reacciono el Duque cuando se lo dijo.
Eleanor – muy bien no esperaba sinceramente que pasará así…hasta pensé darle un obsequio pero…ahora que recuerdo tengo que preguntarte algo.
Candy – de que se trata.
Eleanor – Candy tu sabes algo sobre lo que dejaron en mi casa, solo me dijeron que era tuya.
Candy – lo había olvidado –dijo abriendo los ojos como platos- deje explicarle por favor.
Varios días han pasado ya, todo estaba preparado para celebrar la navidad, el árbol los obsequios, la cena ya estaba lista solo para degustar.
“Una  explosión de sensaciones trae este época del año, el paisaje y los sonidos son diferentes, ver la nieve caer una noche más ya pronto llegará el día en que debes a mi lado estar”.
Chicago
Karen – mamá, papá –dijo abranzandolos.
Señora Klaise – hija –dijo recibiéndola gustosamente- mírate estas hermosa –dijo deshaciendo el abrazo.
Albert – es la esposa más hermosa del mundo –dijo detrás de ella.
Señor Klaise – si que lo es –dijo dándole un beso en la mejilla a su hija- que tal William –dijo dándole la mano.
Albert – bienvenidos.
Señora Klaise – gracias –dijo sonriendo.
Señor Klaise – como han estado.
Albert – muy bien.
Karen – de maravilla –dijo acariciando su vientre.
Señor Klaise – estas más hermosa que nunca.
Karen – gracias…está creciendo muy rápido.
Señora Klaise – que felicidad, ya falta poco para que sea abuela.
Karen – asi es.
Albert – por favor pasen –dijo señalando al lugar.
Señor Klaise – gracias por habernos invitado.
Albert – no hay porque.
Beth – señores bienvenidos –dijo haciendo una reverencia.
Señora Klaise – que tal Elizabeth, como has estado.
Beth – bien señora gracias.
Señor Klaise – cuidas bien de mi niña.
Beth – claro que si –dijo sonriendo.
Karen – papá por favor ya no soy una niña.
Señor Klaise – claro que lo eres, bueno siempre lo serás para mi…Beth espero que estes cuidando que no haga travesuras.
Beth – claro que si señor.
Albert – no podrá hacerlas –dijo sonriendo.
Karen – William –dijo levantando la ceja.
Albert – les ofrezco algo.
Señora Klaise – no se preocupe estoy muy bien, gracias.
Albert – un whisky James.
Señor Klaise – si claro te acompaño.
Albert – muy bien.
Karen – puedes traernos un poco de té nana –dijo sentándose en uno de los  sillones.
Beth – claro lo que tu digas.
Señora Klaise – y dime como te has sentido –dijo sentándose frente a ella.
Karen – muy bien, estoy feliz.
Señora Klaise – es una linda casa.
Karen – si mucho.
Señora Klaise – me gustaría saludar a la señora Elroy.
Karen – está de viaje.
Señora Klaise – que lastima.
Albert – y como han estado –dijo mientras le servia el vaso de whisky a su suegro.
Señor Klaise – bien gracias, yo estaba ansioso en ver a mi hija…desde la boda quede al pendiente de ella.
Albert – pueden venir cuando quieran.
Señor Klaise – gracias, pues me gustaría regresar para cuando nazca el bebe…es un evento del que no quiero perderme –dijo golpeando su hombro.
Albert – nadie querrá perdérselo –dijo sonriendo- ya solo faltan dos meses.
New York
Mark – Candy…Candy –dijo corriendo dentro de la casa.
Señora Katherine – Mark que haces, no puedes andar haciendo ruido en la casa, y menos corriendo.
Mark – ya esta aquí, ya la trajeron.
Señora Katherine – pero no es forma de avisarle asi a la señora.
Candy – no vaya a retarlo –dijo mientras baja las gradas.
Señora Katherine – no lo haré, solo por favor no le de mucha confianza.
Candy – no se preocupe, usted sabe lo mucho que lo queremos –dijo sonriendo.
Mark – ya está aquí.
Candy – está bien –dijo alborotando su cabello.
Mark – oye, haces lo mismo que Terry.
Candy – no lo sabia –dijo haciendo la mueca que la caracterizaba.
Mark – ya quiero ver la cara de Terry cuando la miré.
Candy – sshh no grites tanto, o te escuchará.
Mark – oohh –dijo poniendo sus manos en la boca- lo siento.
Señora Katherine – pronto estará lista la cena.
Candy – gracias.
Eleanor – buenas tardes Candy –dijo ingresando al lugar.
Candy – que tal Eleanor.
Richard – buenas tardes.
Candy – adelante por favor…bienvenidos.
Richard – gracias.
Señora Katherine – señores –dijo haciendo una reverencia.
Mark – buenas tardes –dijo imitándola.
Richard – mírate ya eres todo un hombre –dijo dándole la mano.
Mark – gracias.
Eleanor – tienes razón querido, ya estas muy grande.
Mark – algo –dijo guiñando el ojo.
Eleanor – te portas bien con tu madre.
Mark – claro que si.
Richard – me alegra escucharlo, tienes que cuidar de ella y estudiar mucho para ser alguien de bien.
Mark – claro que si, se lo prometí.
Señora Katherine – y yo estoy muy orgullosa de el, además muy agradecida con los señores por darle la oportunidad de ir a la escuela.
Candy – es algo que todo niño debe hacer.
Señora Katherine – gustan un poco de té.
Eleanor – si gracias.
Señora Katherine – en seguida lo traigo –dijo retirándose del lugar.
Mark – con permiso voy a ayudar a mamá.
Richard – vaya que chico, me recuerda a Terry cuando hacia sus travesuras –dijo sonriendo.
Eleanor – hablando de Terry, donde está.
Candy – tomando la ducha, entonces ya la trajeron –dijo sonriendo.
Richard – si, pedimos a Charles que la guardará en el garage…estoy seguro que le encantará.
Candy – eso espero.
Eleanor – creo que no fue buena idea.
Candy – porque lo dice.
Eleanor – tu sabes como es el.
Richard – tiene el mismo espíritu aventurero que cuando yo tenia su edad –dijo interrumpiéndola- no te preocupes querida no le pasará nada, el es muy prudente.
Eleanor – pero el no sabe usar esas cosas.
Candy – oohh no lo había pensado –dijo abriendo los ojos como platos.
Eleanor – nunca se ha subido a una, y si le pasa algo.
Candy – no me asuste Eleanor.
Richard – no le pasará nada, ya lo verán.
Terry – a quien no le pasará nada –dijo mientras bajaba las gradas.
Candy – eehh bueno.
Richard – como estas hijo.
Terry – bien –dijo levantando la ceja.
Eleanor – cariño –dijo dándole un abrazo.
Terry – de quien hablaban –dijo deshaciendo el abrazo.
Candy – bueno.
Richard – de Mark, es que le compramos una bicicleta.
Terry – era eso.
Eleanor – si cariño, porque.
Terry – no nada, cambiando de tema no los esperaba tan temprano.
Candy – Terry –dijo en forma retadora- no le hagan caso por favor vamos a sentarnos a la sala –dijo señalando el lugar.
Richard – gracias, vamos querida –dijo tomando la mano de su amada.
Candy – cuando cambiarás.
Terry – no dije nada malo…te recuerdo que no te puedes alterar.
Candy – y yo te recuerdo que no hagas que lo haga.
Terry – está bien lo siento.
Escocia
Lisbeth – ya todo está listo –dijo sonriendo.
Eliza – será una cena fabulosa.
Lisbeth – claro que si.
Eliza – me alegro mucho ver a la tía cocinando.
Lisbeth – hace muchos años que no lo hacia, recuerdo mucho su tarta –dijo sonriendo.
Eliza – nunca la he probado.
Lisbeth – ya lo harás.
Patty – ya está lista la mesa –dijo acercándose a ellas.
Lisbeth – bien veamos –dijo saliendo del lugar.
Eliza – donde está Stear.
Patty – fue con George por unos encargos de la señora Elroy…porque lo preguntas –dijo mientras salía del lugar.
.
Eliza – no por nada –dijo sonriendo de lado, al mismo tiempo que la seguía.
Lisbeth – vaya que maravilla –dijo admirando la decoración- serás una buena esposa, sabes llevar muy bien las cosas de la casa.
Patty – gracias señora.
Eliza – donde aprendiste.
Patty – en ningún lado –dijo sonriendo.
Eliza – como? Siempre pensé que en el San Pablo nos enseñarían se supone que para eso íbamos no.
Patty – si, pero es algo que puedes aprender tu misma.
Eliza – puede ser, bueno mamá nunca me dejo entrar a la cocina.
Lisbeth – Sarah ha hecho mal en no dejarte hacer lo que quieras…pero no te preocupes nosotras te enseñaremos verdad Patty.
Patty – claro que si –dijo sonriendo.
Eliza – gracias.
Lisbeth – bueno como ya todo está listo, subieré a cambiarme y ustedes deben de hacer lo mismo.
Eliza – si tia.
Patty – si señora.
Lisbeth – las veo luego, y te felicito Patty quedo muy bien –dijo saliendo del lugar.
Eliza – bueno entonces subamos.
Patty – si.
Mucama – señorita Eliza.
Eliza – que pasa.
Mucama – el señor Blanchard está aquí.
Eliza – está bien en un momento voy.
Patty – ya decidiste.
Eliza – creo que si, me merezco una oportunidad no crees.
Patty – si pero.
Eliza – iré a hablar con el, y le notificaré cual fue mi decisión.
Patty – está bien, suerte…te veo luego.
Eliza – gracias –dijo seriamente.
Patty – puedo decirte algo, no quiero ser metiche.
Eliza – claro que no, de que se trata.
Patty – recuerda que un clavo no saca otro clavo, espero no lo hagas solo por olvidar sino porque realmente lo deseas.
Eliza – gracias Patty, lo tomaré en cuenta –dijo respirando profundamente, dirigiéndose a la sala- porque estoy tan nerviosa –dijo asi misma, para luego gritar- aahh.
Stear – lo siento Eliza –dijo topándose con ella- estas bien.
Eliza – si, es que solo me asustaste.
Stear – te buscaba.
Eliza – a mi –dijo frunciendo el ceño.
Stear – si –dijo tomándola de la mano- ven tengo algo para ti.
Eliza – tiene que se ahora.
Stear – si.
Eliza – a donde me llevas –dijo sin poder soltarse de el.
Stear – a la habitación blanca –dijo llevándola rápidamente.
Eliza – a caso es una broma.
Stear – claro que no, como crees.
Eliza – pero Nickolas espera por mi, no puedo dejarlo ahí solo.
Stear – no te preocupes por el, que espere.
Eliza – pero.
Stear – yo lo atiendo mientras –dijo interrumpiéndola.
Eliza – pero.
Stear – llegamos –dijo abriendo la puerta.
Eliza – que haces.
Stear – entra –dijo sonriendo.
Eliza – porque todo está en obscuras –dijo mirando alrededor.
Stear – no tengas miedo -dijo para luego soltarse de ella- te veo luego –dijo corriendo saliendo del lugar, cerrando la puerta tras de si.
Eliza – Stear que pasa –dijo volteando su mirada hacia atrás, para luego empezar a escuchar una hermosa melodía en el piano- que es todo esto –dijo poniendo sus manos en la cintura- quien está ahí –dijo sin poder ver- a caso es otra de tus bromas Stear –dijo caminando hacia donde se encontraba el piano mirando la silueta de un hombre al que no pudo identificar- quien está ahí –dijo acercándose más pero con temor, mientras que la melodía seguía sonando- quien es –dijo deteniendo su paso.
Bobby – hola Eliza –dijo deteniéndose al mismo tiempo que encendia una pequeña lámpara de gas, iluminando su rostro mostrando una sonrisa.
Eliza – Bobby –dijo sorprendida, abriendo los ojos como platos.
Bobby – no te alegra verme –dijo levantándose del banco, acercándose a ella.
Eliza – bueno no espera que.
Bobby – no sabes cuanto te extrañe –dijo abrazándola sorpresivamente- no tuve porque dejarte ir asi.
Eliza – Robert –dijo sorprendida aun más por las palabras dichas por el.
Bobby – perdóname por favor.
Eliza – yo, no se que decirte –dijo correspondiendo al abrazo.
Bobby – vine por ti.
Eliza – lo dices en serio.
Bobby – claro que si, a caso no me extrañaste –dijo tomando el rostro de ella entre sus manos.
Eliza – yo –dijo fijando su mirada en la azulada de el- si…si te extrañe y mucho; oohh Robert no sabes cuanto deseaba oírte decirme eso –dijo abrazandolo nuevamente- no me dejes por favor.
Bobby – no lo haré te lo prometo –dijo separándose de ella- entonces me darás otra oportunidad
Eliza – bueno yo.
Bobby – dime que si.
Eliza – déjame pensarlo.
Bobby – a caso ya no me quieres.
Eliza – si aun te quiero –dijo sonriendo ampliamente- pero eso lo hago…porque te quiero, trate de olvidarme de ti pero.
Bobby – eso no importa ahora –dijo interrumpiéndola, para luego sorprenderla aun más dándole un beso que ella no esperaba, de nuevo Eliza sintió volar en los brazos del hombre que ama impregnándose de su calor al escuchar el latir de su corazón
New York
Terry – te pasa algo, te noto nerviosa; te sientes bien
Candy – si, pero creo que no puedo esperar más –dijo levantándose de su lugar.
Eleanor – Candy –dijo sorprendida- discúlpame pero creo que no es una buena idea.
Candy – no se preocupe señora.
Terry – de que hablan –dijo frunciendo el ceño.
Candy – ha llegado la hora.
Terry – la hora –dijo mirando a su madre- no me digas que el bebé –dijo abriendo los ojos como platos.
Candy – no aun no mi amor –dijo sonriendo.
Terry – pero entonces no entiendo.
Richard – vamos afuera –dijo haciendo una seña.
Candy – si –dijo caminando hacia la puerta.
Terry – un momento –dijo levantándose abruptamente de su lugar al mismo tiempo que abria sus brazos- me pueden explicar que está pasando –dijo mirando a todos.
Eleanor – no pasa nada.
Terry – como que no pasa nada, Candy está nerviosa por un momento pensé que el bebé ya venia en camino, luego tú dices que no es buena idea y luego papá dice que vayamos afuera; puede alguien decirme que pasa –dijo seriamente.
Candy – amor –dijo acariciando el rostro de su esposo- no pasa nada –dijo fijando su miranda en la de el- yo estoy bien…estamos bien, es solo que quiero que veas algo y me des tu opinión.
Terry – estás segura que solo es eso.
Candy – si.
Terry – y para eso tenemos que salir.
Candy – si, a caso no confias en mi.
Terry – claro que si, está bien –dijo frunciendo el ceño- vamos afuera.
Candy – ves que es fácil –dijo tomándolo de la mano.
Richard – vaya que poder de convencimiento el de Candy.
Eleanor – a el siempre le ha gustado que ella lo trate como un niño mimado.
Terry – te escuche mamá –dijo volteando su mirada.
Eleanor – es verdad…o me vas a decir que no, los mimos de Candy son tus favoritos.
Terry – bueno –dijo sonrojándose- ahora eso no viene al caso.
Richard – vaya no pensé verte asi –dijo mientras sonreía divertido.
Candy – claro que le gustan verdad mi amor –dijo dándole un beso.
Terry – por favor pueden hablar de otra cosa.
Richard – está bien –dijo sonriendo.
Candy – ponte tu abrigo mi amor –dijo tomando en sus manos.
Terry – a donde vamos –dijo mientras se lo colocaba- en verdad vamos a salir hoy  a está hora.
Eleanor – no comas ansias ya verás.
Terry – bueno –dijo mientras ayudaba a su esposa a ponerse su abrigo.
Richard – solo será un momento.
Candy – bueno vamos –dijo abriendo la puerta.
Terry – ten cuidado –dijo tomándola de la mano, caminando hacia el garage.
Eleanor – no dejo de pensar que puede pasarle algo.
Richard – claro que no, estoy seguro que no será así.
Eleanor – bueno si tu lo dices.
Candy – quiero enseñarte algo.
Terry – en el garage.
Candy – si –dijo sonriendo.
Terry – no me digas que le paso algo a mi automóvil.
Candy – claro que no –dijo deteniendo su paso frente a la puerta.
Richard – yo abro.
Candy – gracias.
Richard – bueno estas listo –dijo abriendo lentamente la puerta del garage.
Terry – no se que esperar pero adelante –dijo haciendo una señal con la mano de aprobación, poco a poco se abrió la puerta dejando ver una linda y nueva motocicleta *Harley, en color negro con asiento de cuero y todas sus piezas cromadas siendo una de las primeras que se construyeron en la época- pero que es esto –dijo sorprendido.
Candy – es tu obsequio…feliz navidad amor –dijo abrazandolo.
Terry – como dices –dijo abriendo los ojos como platos, al mismo tiempo que recibia el abrazo- me compraste una motocicleta –dijo mirando a su esposa aun sorprendido.
Candy – si, espero que te guste –dijo sonriendo- anda ve a verla más de cerca –dijo soltando su mano.
Terry – como es posible –dijo mirando a sus padres.
Richard – no lo se, a mi no me mires –dijo sonriendo de lado.
Candy – vamos ve –dijo deshaciendo el abrazo.
Terry – no puedo creerlo –dijo acercándose al lugar donde estaba la motocicleta- pero.
Candy – pensé que podría gustarte tener una –dijo sonriendo.
Terry – que si me gustaría –dijo sonriendo, al mismo tiempo que se agachaba para observarla fijamente- claro que me gusta mucho.
Eleanor – pero tu no sabes usarla cariño…nunca has montado una.
Terry – claro que su usarla y si he montado una vez –dijo sonriendo, sin quitarle la vista de encima- pero tendré que aprender más.
Eleanor – como.
Candy – a caso ya habias usado una.
Terry – si, una vez; un amigo de la compañía tenia una y me dejo montarla varias veces.
Richard – entiendo.
Candy – anda sube, quiero ver como te ves en ella –dijo acercándose a el.
Terry – claro que me subiré –dijo emocionado, sentándose en el comodo sillón de cuero hecho a la medida- que tal luzco –dijo sonriendo.
Richard – muy bien, pero debes usar esto –dijo poniéndole un casco de seguridad- ahora si ya estas listo.
Terry – gracias papá.
Candy – es perfecta para ti, pareciera ser que fue echa a tu medida.
Terry – creo que si, ella y yo vamos a congeniar muy bien…solo espero no te pongas celosa pecosa.
Candy – claro que no –dijo sonriendo- tendrás que llevarme algún día.
Terry – claro que lo hare mi amor te lo prometo.
Eleanor – como tu te subirás.
Candy – si porque no, no lo hago ahora porque no puedo pero ganas no me hacen falta.
Richard – porque no vas a dar una vuelta.
Terry – buena idea pero creo que le falta algo –dijo buscando- pecosa a caso no se te olvida algo.
Candy – o si, lo siento –dijo haciendo la mueca que la caracterizaba- aquí está –dijo sacando de la bolsa de su vestido una pequeña llave, para luego entregársela.
Terry – gracias mi amor -dijo abrazándola- gracias por pensar en mi…en este rebelde y cumplirle algunos de sus caprichos.
Candy – quise darte un nuevo juguete con que puedas divertirte –dijo deshaciendo el abrazo- pero prométeme que tendrás cuidado.
Terry – te lo prometo.
Eleanor – ojala y asi sea.
Richard – lo hará no te preocupes –dijo dándole un beso en la frente- no creo que le prometa algo a Candy y no lo cumpla.
Eleanor – tienes razón.
Terry – bueno aquí vamos –dijo introduciendo la llave enciendo la motocicleta- hazte a un lado pecosa –dijo quitándole el seguro.
Candy – si, pero ve despacio.
Terry – si –dijo acercándose a ella dándole un beso- voy a dar una vuelta en el vecindario.
Eleanor – pero.
Terry – los veo luego –dijo sonriendo al mismo tiempo que emprendía su viaje en el obsequio de su pecosa.
Chicago
Señora Klaise – la cena estuvo espectacular.
Beth – el menú lo escogió mi niña –dijo sonriendo.
Señor Klaise – excelente elección –dijo levantando su copa.
Karen – gracias papá.
Albert – lo hiciste muy bien princesa –dijo dándole un beso en la frente.
Señor Klaise – creo que es hora de retirarnos –dijo levantándose de su lugar.
Señora Klaise – creo que tienes razón ha sido un día muy largo.
Beth – si mucho.
Albert – están seguros que no quieren quedarse un rato más –dijo levantándose de su lugar.
Señor Klaise – no William gracias pero necesitamos descansar –dijo dándole la mano.
Señora Klaise – buenas noches querida –dijo acercándose a su hija, para luego darle un beso en la mejilla.
Karen – que descanses mamá.
Señor Klaise – buenas noches, con permiso –dijo haciendo una reverencia- hasta mañana hija.
Karen – hasta mañana –dijo levantándose de su lugar.
Beth – yo me encargo de levantar los platos.
Karen – gracias…que te parece si vamos a la sala un momento.
Albert – está bien como tu quieras –dijo tomándola de la mano.
Karen – te pasa algo –dijo notando el semblante de su esposo.
Albert – no nada –dijo sonriendo- que te parece si nos sentamos un rato frente a la chimenea.
Karen – me parece bien –dijo mientras ingresaban al lugar.
Albert – pediré que nos traigan algo.
Karen – estoy bien, gracias –dijo sentándose.
Albert – bueno, entonces yo tomaré una copa…claro si no te molesta.
Karen – claro que no, adelante –dijo haciendo una seña con la mano.
Albert – gracias –dijo caminando hacia el lugar donde se encontraba el bar.
Karen – sabes me gustaría que me leyeras uno de tus libros.
Albert – lo dices en serio –dijo mientras servia su whisky
Karen – claro a caso lo dudas
Albert – se de buena fuente que prefieres los libros de teatro –dijo acercándose a ella
Karen – si, pero esta vez quiero escuchar algo diferente
Albert – está bien será como tu digas.
Escocia
Nickolas – te esperaba –dijo volteándose hacia la puerta quedándose sorprendido por quien se encontraba en el lugar.
Stear – lo siento mucho pero Eliza no podrá atenderte.
Nickolas – le pasa algo –dijo alertado.
Stear – nada que te incumba, asi que por favor te pido que te retires de esta casa.
Nickolas – como dices?
Stear – lo que escuchaste, asi que si me permites –dijo señalando la puerta.
Nickolas – no me iré hasta verla…ella es la única que me puede decir eso.
Stear – pues ya te dije que.
Eliza – Nickolas –dijo entrando al lugar.
Nickolas – Stear – Eliza!!! –dijeron al unisonido.
Stear – pensé que tu.
Eliza – gracias por tus atenciones, yo me quedo un rato más acompañándolo –dijo sentándose en el sillón.
Stear – pero…pero.
Patty – vamos Stear –dijo tomándolo de la mano.
Stear – como puedes hacerle esto a mi amigo.
Patty – por favor Stear vámonos –dijo jalándolo sacándolo del lugar.
Nickolas – que fue eso –dijo frunciendo el ceño.
Eliza – no te preocupes, siéntate por favor…y discúlpame por haberte hecho esperar.
Nickolas – claro que no, esa espera valio la pena –dijo dándole un beso en la mejilla, para luego sentarse frente a ella.
Eliza – bueno yo.
Nickolas – dime que pasa, tu primo me dijo que no podrías atenderme…tuvo el cinismo de echarme, me dijo que no volviera a verte…porque lo dijo no entiendo.
Eliza – bueno –dijo fijando su mirada en la de el- es que Robert está aquí.
Nickolas – a caso es.
Eliza – si.
Nickolas – como es posible –dijo parándose de su lugar.
Eliza – vino a pedirme disculpas.
Nickolas – y le creiste.
Eliza – como dices.
Nickolas – piensas creerle lo que te dijo…a caso se te olvida que el te dejo.
Eliza – no nos dejamos solo nos íbamos a tomarmos un tiempo para pensar mejor las cosas.
Nickolas – asi que eso significa que tu ya lo pensaste bien…no aceptas mi propuesta.
Eliza – lo siento, pero no puedo.
Nickolas – entiendo –dijo dejándose caer en el sillón- entonces lo perdonaste.
Eliza – no.
Nickolas – queeeee –dijo mirándola fijamente.
Eliza – aun no se que debo hacer, asi que.
Nickolas – entonces tengo una esperanza –dijo sonriendo de lado.
Eliza – no quiero darte falsas ilusiones.
Nickolas – claro que no lo harás –dijo acercándose a ella para luego tomarla de las manos.
Eliza – no se que hacer, asi que por favor no me presiones.
Nickolas – está bien no lo haré…sabré ganarme tu cariño –dijo dándole un beso en el dorso de ambas manos- ya lo verás.
Bobby – buenas tardes –dijo ingresando al lugar.
Nickolas – buenas tardes –dijo fijando su mirada en el.
Bobby – los demás nos esperan –dijo seriamente.
Eliza – si –dijo levantándose de su lugar.
Nickolas – a donde vas.
Eliza – bueno.
Bobby – no tienes porque darle explicaciones a el –dijo acercándose a ella.
Nickolas – quien te crees que eres.
Bobby – soy su novio…Robert Brower –dijo dándole la mano.
Nickolas – asi que tú eres Robert –dijo aceptándola, estrechándola fuertemente- mucho gusto Nickolas Blanchard.
Bobby – asi que tu eres quien anda pretendiendo a mi novia –dijo fijando su mirada, al mismo tiempo que seguía estrechando la mano de el fuertemente.
Nickolas – tengo entendido que Eliza no tiene novio.
Eliza – Bobby…Nickolas –dijo mirando a los dos.
Bobby – claro que lo tiene, asi que quiero dejarte en claro que no te le acerques más.
Eliza – ya basta –dijo gritando furiosamente- quieren soltarse –dijo tratando de zafar las manos de estos.
Nickolas – haré lo que me pidas –dijo soltándose de Bobby- me retiro te veo pronto –dijo dándole un beso en la mejilla.
Bobby – no te permito –dijo tomándolo de la camisa.
Eliza – he dicho que basta…no quiero una pelea aquí –dijo separándolos
Nickolas – me voy –dijo zafándose bruscamente- bueno pero antes debo darte esto –dijo sancando una pequeña cajita de su saco-  feliz navidad este obsequio es para ti –dijo dándole un beso en la frente.
Eliza – gracias pero no debiste molestarte.
Nickolas – no es ninguna molestía –dijo sonriendo- hasta luego –dijo caminando hacia la puerta.
Eliza – hasta luego.
Bobby – no debiste aceptarlo.
Eliza – no tienes porque decirme que debo o no hacer.
Bobby – pero pensé que.
Eliza – te dije que lo pensaría…asi que no me presiones, tu crees que es tan fácil que olvide lo que me dijiste, que aun quieres a Candy.
Bobby – eso no es asi, ya te explique a caso no confias en mi.
Eliza – debería –dijo dándole la espalda saliendo del lugar furiosamente.
Stear – que pasa, porque Eliza salio enojada.
Bobby – me evadio amigo –dijo golpeando su hombro.
Stear – pero.
Bobby – hice todo lo que pude, pero creo que ya no siente nada por mi.
Stear – no es así, yo se que te quiere la observe muchas veces en el balcón pronunciar tu nombre.
Bobby – lo dices en serio.
Stear – si, ya olvídalo vamos a divertirnos…podrás pasar más tiempo con ella en la cena.
Bobby – bien.
New York
Candy – creo que Terry ya se tardo –dijo levantando la cortina de la ventana que daba hacia la calle.
Eleanor – tienes razón –dijo uniendo sus manos.
Richard – no se preocupen no le pasará nada.
Candy – creo que tenían razón no fue buena idea darle ese obsequio.
Richard – no digas eso.
Candy – pero me preocupa que no haya regresado aun.
Eleanor – deberías ir a buscarlo Richard.
Richard – no es necesario…mira –dijo señalando hacia afuera.
Candy – Terry –dijo sonriendo, al mismo tiempo que caminaba hacia la puerta principal.
Terry – pecosa –dijo abrazándola.
Candy – estaba preocupada por ti, estas bien –dijo refujiandose en el calido pecho de su esposo.
Terry – claro que si, siento mucho haberme tardado…solo quería disfrutar del paseo.
Eleanor – y como te fue cariño.
Terry – bien mamá no te preocupes.
Richard – bueno entonces creo ahora si podremos ir a dormir.
Terry – feliz noche.
Candy – buenas noches –dijo deshaciendo el abrazo.
Richard – vamos querida –dijo tomando la mano de su amada.
Eleanor – si, que descansen.
Terry – gracias –dijo dándole un beso a su esposa.
Candy – me alegro que te haya gustado tu obsequio.
Terry – pero no es solo por eso –dijo acariciando el rostro de ella.
Candy – a no –dijo subiendo su mirada perdiéndose en esos ojos azul zafiro que tanta paz le daba.
Terry – no…soy tan feliz –dijo sonriendo- tu y mi hijo son mi mejor obsequio…y por todo lo que hemos compartido en nuestro primer año de casados ha complementado mi vida, mi mayor sueño se ha cumplido.
Candy – tu sueño.
Terry – si, de una vida a la que llamo perfecta –dijo acariciando el vientre de su esposa- tengo a mis amigos, a mis padres y ahora una hermosa familia porque la lucharé por toda mi vida…gracias por todas las cosas hermosas que me has dado te amo tanto que no tienes idea hasta donde volaríamos juntos.
Candy – Terry –dijo abrazandolo- eres lo más maravilloso que nunca pensé encontrar…yo también te amo tanto.
Terry – pecosa –dijo tomando con su mano la barbilla de ella para mirarla de frente- eres como una diosa, un angel que llego a mi vida en el momento indicado –dijo dándole un beso, el cual pronto fue interrumpido por algo inesperado- Candy –dijo alertado sosteniéndola en sus brazos.
Candy – estoy bien –dijo poniendo la mano en su cabeza.
Terry – creo que no fue buena idea que salieras, ven vamos a descansar.
Continuará…

Leer siguiente capítulo

Leer capítulo anterior

Leer todos los capítulos

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …

One comment

  1. Me gusta todo este trabajo q has hecho felicitaciones

Leave a Reply

Your email address will not be published.