Home / Fan trabajos / Dos almas, un corazón – Capítulo 39

Dos almas, un corazón – Capítulo 39

ACLARANDO SENTIMIENTOS
Escocia

Señora Elroy – bueno creo que después de escuchar todas tus aventuras, vas a decirme ahora porque vinieron.

George – verá señora Elroy.

Lisbeth – yo se lo diré George –dijo interrumpiendolo.

Señora Elroy – de que hablas –dijo frunciendo el ceño.

Lisbeth – es algo maravilloso lo que voy a decirle tia –dijo sonriendo ampliamente- pero por favor prométame que estará tranquila.

Señora Elroy – no puedo estarlo si tu no me dices de que se trata todo esto –dijo mirándola seriamente.

Lisbeth – si tienes razón –dijo mirando a su esposo, haciendo una señal- hazlos pasar.

Señora Elroy – acaso tenemos visitas –dijo seriamente.

Sean – así es –dijo abriendo la puerta- adelante por favor –dijo haciendo una señal.

Patty – buenos días señora Elroy –dijo haciendo una reverencia.

Señora Elroy – Patricia, pero que haces aquí –dijo sorprendida.

Patty – pues verá.

Stear – buenos días tía Elroy –dijo ingresando al lugar para luego acercándose a ella lentamente.

Señora Elroy – buenos días –dijo frunciendo el ceño- y tú eres.

Stear – tan pronto se olvidó de mi tía –dijo dándole un beso en el dorso de la mano- soy su sobrino favorito –dijo sonriendo.

Señora Elroy – no tengo sobrinos favoritos.

Stear – claro que sí, recuerda que me lo dijo aquella vez que hacia experimentos en el granero –dijo fijando su mirada en ella.

Señora Elroy – no puede ser –dijo abriendo los ojos como platos- Alistear…mi pequeño Stear –dijo con lágrimas en los ojos- pero pensé que tu…nos dijeron que.

Stear – no tía, tóqueme…sienta mi corazón latir –dijo tomando la mano de ella para colocarla sobre su pecho- estoy vivo, más vivo que nunca –dijo sonriendo.

Señora Elroy – oohh hijo –dijo abrazándolo- que alegría, esto es un milagro –dijo deshaciendo el abrazo- déjame verte –dijo tomando el rostro de el entre sus manos- esos ojos, ese cabello alborotado –dijo sollozando- eres tu…no puedo creerlo pareces otro tu apariencia no es la misma pero tu sonrisa me dice que eres tú.

Stear – créalo tía…soy yo –dijo deshaciendo el abrazo.

Señora Elroy – ven acá –dijo abrazándolo de nuevo- como fue que paso –dijo deshaciendo el abrazo- como llegaste…cuando, quien más lo sabe.

Lisbeth – se siente bien tía.

Señora Elroy – si, ahora quiero escuchar todo lo que tiene que decirme este jovencito.

Stear – voy a contarle todo lo que paso –dijo sentándose a su lado, para luego iniciar su narración.

Mientras que en otro lugar de la villa.

Eliza – que paso, en donde estoy –dijo abriendo los ojos lentamente.

Nickolas – estás en tu habitación, como te sientes.

Eliza – bien –dijo sentándose- tu qué haces aquí –dijo frunciendo el ceño.

Nickolas – venía a conversar contigo, cuando te encontré afuera con tus familiares; luego te desmayaste.

Eliza – ya recuerdo –dijo abriendo los ojos como platos- entonces no era un sueño…era Stear, está vivo no lo puedo creer.

Nickolas – de quien hablas.

Eliza – de mi primo.

Mucama – con permiso.

Eliza – adelante.

Mucama – como se siente señorita.

Eliza – mejor gracias.

Mucama – le traje este te…tómelo por favor –dijo entregándoselo.

Eliza – está bien –dijo tomando la taza en sus manos- espera.

Mucama – si señorita.

Eliza – quienes están abajo.

Mucama – el señor George, los señores Cornwell y.

Eliza – y –dijo nerviosamente.

Mucama – una señorita, la misma que estuvo en la boda del señor William.

Eliza – Patty.

Mucama – si, ella.

Eliza – quien más.

Mucama – pues también un joven que no había visto antes, la verdad no se quién es; pero todos entraron a la sala a conversar con la señora Elroy.

Eliza – está bien gracias…puedes retirarte.

Mucama – con su permiso –dijo haciendo una reverencia.

Nickolas – que te pasa, te noto nerviosa.

Eliza – entonces es verdad, Stear está vivo –dijo sorprendida por sus palabras.

Nickolas – Eliza me escuchas.

Eliza – eehh –dijo titubeando- si disculpa creo que hablaba en voz alta.

Nickolas – no te preocupes –dijo sonriendo- me contaras que fue lo que paso, porque te desmayaste.

Eliza – porque lo vi a el, pensé que estaba en un sueño pero me di cuenta que me equivoque.

Nickolas – no entiendo.

Eliza – es que se supone que estaba muerto, eso es lo que nos hicieron creer.

Nickolas – sigo sin entender –dijo frunciendo el ceño.

Eliza – mi primo fue a la guerra, y nos informaron que había muerto en el campo de batalla piloteaba un avión cuando sucedió; según recuerdo no se recuperó ninguna de sus pertenencias…a excepción de una carta.

Nickolas – entonces.

Eliza – no lo sé, no lo sé.

Patty – toc, toc.

Eliza – adelante.

Patty – hola Eliza –dijo asomándose a la puerta.

Eliza – Patty, adelante…pasa –dijo moviendo su mano.

Patty – como te sientes –dijo ingresando al lugar.

Eliza – mejor gracias, que bueno que sea tu quien viene a verme…me podrás decir si lo que vi.

Patty – era real –dijo sonriendo- puedes creerlo está vivo.

Nickolas – ejem…ejem –dijo tratando de llamar lo siento.

Eliza – lo siento, Patty quiero presentarte a Nickolas un amigo, ella es una amiga del colegio Patricia O’brien.

Patty – mucho gusto.

Nickolas – el placer es todo mío –dijo haciendo una reverencia.

Eliza – ahora si puedes contarme cómo fue que lo encontraron…nos habían dicho que él.

Nickolas – creo que las dejaré solas, vendré a verte más tarde –dijo dándole un beso en la frente.

Eliza – gracias por tus atenciones.

Nickolas – no tienes porque, mucho gusto Patty; hasta luego –dijo saliendo del lugar.

Patty – hasta luego –dijo frunciendo el ceño- no me digas que el.

Eliza – no, ahora cuéntame.

Patty – todo fue como un milagro; estos años estuvo perdido en Francia y una familia lo ayudo a venir a América…bueno aunque por el accidente perdió la memoria.

Eliza – como dices –dijo sorprendida.

Patty – pero ya recuerda más.

Eliza – cuando lo vi, el actuó como si me conociera…por eso no dude en ningún momento.

Patty – si ya lo creo, tú sabes como es.

Eliza – bueno si, tendré que disculparme con él por todo lo que paso.

Patty – lo harás a su tiempo.

Eliza – sígueme contando.
Patty – bueno pues –dijo iniciando su narración.

New York

Terry – buenas tardes.

Señora Katherine – que bueno que vino señor.

Terry – pasa algo –dijo quitándose el abrigo.

Señora Katherine – la señora aún no se ha levantado.

Terry – pero como –dijo sorprendido- antes de salir estaba despierta- ya son casi las 12.

Señora Katherine – ya le hable al médico.

Terry – está bien, iré a ver qué pasa –dijo subiendo las gradas de dos en dos, para poder llegar lo más pronto posible a la habitación donde ella se encontraba- pecosa –dijo abriendo la puerta lentamente- Candy estas despierta –dijo caminando hacia ella- parece que duerme –dijo mirándola detenidamente, luego se acercó a darle un beso- tiene fiebre –dijo alertado- está hablando dormida…nunca lo había hecho –dijo sentándose a su lado, tomando su mano al mismo tiempo que acariciaba su rostro.

Candy – Quiero que sepas que bien estarás –decia en forma de susurro, cantaba sin parar haciendo cada vez mas profundo su sueño- quisiera poder quedarme a tu lado, me gustaría tanto verte reir –decia cantando escuchando al fondo una sonrisa que no distinguia- y disfrutar bajo el sol tu compañía sin condición, yo volveré ya lo verás por ti vendre. Una y mil veces suena en mi mente esa canción viene de una voz tan dulce y tan angelical, me encuentro en lugar que nunca había estado, todo esta tan lleno de paz y tranquilidad el aroma de las dulce candy se impregna en el lugar…camino sin rumbo fijo y pronto de nuevo vuelvo a escuchar aquella melodiosa voz que me hace suspirar, poco a poco me acerco al lugar de donde proviene, luego veo a una hermosa mujer de cabello castaño rizado y de ojos verdes como los míos, canta sin parar luego se detiene y fija su mirada en mi y la escucho decir “me alegra que hayas venido cariño” dijo sonriendo al mismo tiempo que acariciaba mi rostro “no sabes cuanto te he extrañado” dijo de nuevo sin dejar de sonreir, su calida voz me transporta a un lugar inimaginable de ensueño donde todo puede hacerse realidad; que es lo que estas cantando pregunto sin titubear “tu canción favorita” me responde de nuevo con una sonrisa…y yo simplemente me quedo sin entender lo que trata de decirme “tendrás que cantársela a tu bebe” dijo poniendo su mano en mi vientre; podrás enseñármela digo sin dudar, y de nuevo su dulce voz empieza a entonar aquellas dulces palabras que me hacen suspirar…”eso ha sido todo por hoy” me dice acariciando de nuevo mi rostro, “no te vayas” le digo como si en verdad me importara o la extrañara, “nunca me he ido de tu lado, simplemente nunca me has visto” respondió sonriendo “eres mi gran tesoro al igual que tu hermano quien siempre te necesitará” mi hermano respondí extrañada de lo que decía, “adiós querida mía” dijo alejándose de mi…”a dónde vas le pregunto con insistencia, “a un lugar al cual aún no debes entrar” dijo sonriendo para luego desvanecerse en el mismo lugar, dejándome en silencio y soledad.

Terry – amor…estas bien –dijo acariciando su rostro- que pasará nunca la había visto asi –dijo acariciando su rostro- Candy me escuchas.

Candy – quiero que sepas que bien estarás –dijo moviéndose lentamente.

Terry – ahora canta -dijo frunciendo el ceño- puede ser por la fiebre…Candy me escuchas.

Candy – mmm que pasa –dijo moviéndose.

Terry – mi amor estas bien –dijo acariciándole el rostro.

Candy – si –dijo abriendo los ojos- que pasa.

Terry – eso es lo que quiero preguntarte a ti…porque no te has levantando de la cama.

Candy – solo estoy un poco cansada.

Terry – pero hablabas dormida y cantabas algo que.

Candy – yo cantar, y hablar mmm no lo creo.

Terry – además que tienes fiebre.

Candy – aahh eso –dijo sentándose en la cama, limpiándose el rostro.

Terry – como que aahh eso –dijo imitándola- ya Edward viene para acá.

Candy – solo es un resfrió, no debiste molestarlo.

Terry – es mejor que el te revise que no sea nada grave.

Candy – esta bien, sabes tuve un sueño muy extraño.

Terry – sueño…extraño.

Candy – si, te contaré.

Terry – talvez solo estabas delirando.

Candy – no lo se, pero fue tan real…y ella me dijo.

Terry – ella.

Candy – la mujer de mi sueño me dijo que yo tengo un.

Edward – con permiso –dijo ingresando al lugar.

Terry – que bueno que hayas venido –dijo levantándose de su lugar.

Edward – hola Candy como te sientes.

Candy – bien.

Terry – no mientas –dijo levantando la ceja- por favor revisala –dijo dándole la mano.

Edward – ahora lo haré –dijo acercándose a ella, para luego darle un beso en la frente- bien veamos que pasa ahora contigo.

Candy – nada, es solo que pesque un resfriado.

Edward – déjame chequearte –dijo sentándose al lado de ella.

Candy – está bien.

Terry – la escuche hablar y cantar…y nunca lo hace.

Edward – puede ser por la fiebre.

Candy – sabes es que tuve un sueño donde.

Edward – tienes razón es solo un resfriado…tendrás que tomar mucho té sabes que en tu estado no puedo darte medicamentos.

Candy – lo sé.

Edward – quiero que te abrigues bien, debes estar en reposo por lo menos hasta que nazca el bebé.

Candy – como dices? Pero si falta mucho…que haré aquí encerrada.

Edward – recuerda que es por tu salud y la del bebé.

Candy – si pero.

Edward – en cuanto a que harás, puedes estudiar.

Candy – estudiar.

Edward – si –dijo mirando de reojo a Terry.

Candy – no entiendo.

Edward – supongo que no se lo has dicho.

Terry – no.

Candy – de que hablan.

Edward – sabes Terry me ofreció un puesto de trabajo en Londres.

Candy – si lo se…y que has decidido.

Edward – pues he aceptado pero con una condición.

Candy – asi.

Terry – si, es algo que ya tenia pensado hacer; pero que aun no me atrevia a decirte.

Candy – tiene que ver conmigo.

Edward – totalmente.

Terry – ahora entiendo cuan difícil fue para ti dejar el hospital cuando te lo pedi, se que amas tu profesióni…por eso quiero pedirte disculpas por haber sido tan egoísta en pensar solo en mí, y no en lo que te gusta hacer asi que…te gustaría volver a trabajar de enfermera.

Candy – como –dijo abriendo los ojos como platos.

Edward – esa es mi condición para aceptar el trabajo, que tu seas mi asistente…y dentro de poco mi colega.

Candy – es en serio.

Terry – muy en serio pecosa –dijo sonriendo de lado.

Candy – me encantaría –dijo sonriendo ampliamente- pero.

Edward – pero –dijo fijando su mirada en ella.

Terry – pero…pasa algo.

Candy – se que amo mi carrera y ayudar a los demás…pero ahora tengo el trabajo más importante de mi vida, el cuidar de nuestro hijo –dijo acariciando su vientre.

Terry – pero siempre estaremos juntos.

Candy – lo se, pero no quisiera separarme de el por ningún momento de mi vida…quiero pasar todo mi tiempo con el –dijo sonriendo- gracias Edward por tomarme en cuenta para esto pero creo que ahora no podrás contar conmigo.

Edward – está bien, te entiendo –dijo sonriendo- pero creo que Pamela será una buena asistente.

Candy – claro que si.

Terry – en serio no quieres volver a trabajar –dijo aun sorprendido.

Candy – nunca más…prefiero quedarme con nuestro hijo en casa.

Terry – está bien, lo que tu digas.

Candy – gracias Terry.

Terry – porque me agradeces.

Candy – por apoyarme –dijo dándole un abrazo- no sabes lo que significa para mi.

Terry – más eres tu y nuestro hijo lo que significan en mi vida –dijo dándole un beso.

Edward – ya par de tortolos –dijo levantándose de la cama- los dejo tengo que regresar al hospital.

Terry – gracias por haber venido –dijo dándole la mano.

Edward – no tienes porque…y recuerda Candy que.

Candy – si lo haré.

Edward – le pediré a Pamela que venga a verte seguido, asi no te aburriras.

Candy – está bien.

Edward – nos vemos luego –dijo moviendo la mano en forma de despedida.

Terry – hasta pronto y de nuevo muchas gracias.

Candy – pero.

Terry – pero que.

Candy – no le conté de mi sueño.

Terry – ya se lo contarás en otro momento…ahora cuéntamelo.

Chicago

Albert – a estas horas ya le abrán contado a la tía.

Karen – George dijo que te enviaría un telegrama cuando eso sucediera.

Albert – si, lo se.

Karen – te preocupa algo cierto.

Albert – si, la salud de la tía…a su edad una impresión muy fuerte puede hacerla enfermar.

Karen – no le pasará nada, ya verás –dijo abrazandolo por detrás.

Albert – eso espero.

Archie – hola familia –dijo ingresando al lugar tomado de la mano de su esposa.

Annie – buenas tardes.

Albert – que tal Archie –dijo dándole la mano.

Karen – hola Annie –dijo separándose de su esposo.

Annie – como has estado.

Karen – como ves –dijo acariciando su vientre.

Archie – viene a verte porque como no llegaste a la oficina…está todo bien.

Albert – si, gracias.

Archie – tu crees que ya se lo dijeron a la tía.

Albert – creo que si…solo espero no le pase nada.

Archie – recuerda que dicen que las malas noticias son las primeras en saberse, si hubiera pasado algo George ya te hubiera llamado.

Albert – tienes razón, no debo preocuparme.

Archie – recibi un telegrama de Bobby.

Albert – que dice.

Archie – apenas llego a Wisconsi, que solo hará el negocio y que se irá a New York a hacer la entrega.

Albert – bien.

Archie – estará aquí antes de las fiestas.

Albert – a quien dejaste a cargo.

Archie – solo le pedi a tu secretaria que cancelara la reunión de hoy, que mañana la atenderíamos…supuse que querias descansar.

Albert – si gracias.

Karen – que les parece si vamos a tomar un poco de té.

Annie – buena idea.

Karen – eso te hara sentirte mejor mi amor –dijo abranzando a su esposo.

Albert – tu me haces sentir mejor –dijo dándole un beso.

Archie – ejem…ejem.
Annie – Archie!!! –dijo en forma retadora.

Albert – lo siento, pasamos al comedor por favor.

Escocia

Eliza – con permiso –dijo ingresando al lugar.

Patty – ya estamos de regreso.

Señora Elroy – como te sientes.

Eliza – mejor tía gracias.

George – si me disculpan tengo que enviarle el telegrama al señor William…con su permiso.

Sean – te acompaño.

George – como diga señor Cornwell.

Sean – te veo luego querida.

Lisbeth – si, tengan cuidado.

Stear – hola de nuevo Eliza –dijo sonriendo.

Eliza – hola Stear.

Señora Elroy – estoy feliz por tenerte de vuelta en la familia, casi estamos reunidos como antes…solo el único que no volverá es Anthony –dijo cabizbaja.

Stear – no se ponga triste tía, se que el siempre está con nostros…lo vi en mi sueño pero no sabia que se trataba de el.

Señora Elroy – lo dices en serio.

Stear – si.

Señora Elroy – y como lo viste.

Stear – muy feliz –dijo sonriendo.

Lisbeth – ya que está Patty aquí, hay algo más que queremos decirle tía.

Señora Elroy – dime de que se trata.

Stear – bueno –dijo mirando a su madre- Patty y yo vamos a casarnos –dijo sonriendo.

Señora Elroy – como dices.

Lisbeth – ya tenemos el consentimiento de sus padres, así que en unos meses será la boda.

Señora Elroy – pues me alegra saberlo…bienvenida a la familia Patricia.

Patty – gracias señora Elroy.

Eliza – felicidades a los dos –dijo sonriendo de lado.

Lisbeth – creo que ahora si seremos muy felices.

Eliza – si, muy felices –dijo suspirando.

Señora Elroy – y bien cuéntenme que tienen planeado hacer.

Patty – bueno pues algo sencillo no queremos mucha gente.

Señora Elroy – sencillo…no querida eso no, para el hijo mayor de los Cornwell debe de ser una gran gala.

Stear – bueno habíamos pensado que.

Señora Elroy – no te preocupes, déjalo en nuestras manos…recuerden que organice la boda de Candice y William.

Lisbeth – si cariño no te preocupes, nosotros nos haremos cargo.

Señora Elroy – entonces deberemos regresar a América.

Lisbeth – lo haremos después de la navidad.

Señora Elroy – está bien…me encantará tenerlos aquí unos días.

Stear – debemos hacerlo antes, prometimos a Candy estar de regreso para cuando nazca el bebé.

Eliza – pero aun hay tiempo, por lo pronto ya que piensan quedarse que les parece si vamos por un árbol para decorar.

Señora Elroy – buena idea hija.

Lisbeth – sabes tía quiero que la boda de Stear sea glamorosa y.

Señora Elroy – elegante.

Stear – creo que ese tema de la boda no las va a callar un momento –dijo sonriendo.

Patty – dejalas, aportan ideas juntas –dijo en forma de susurro.

Eliza – pero que ideas serán –dijo sonriendo- mejor vamos afuera.

Stear – si, quiero salir de aquí cuanto antes –dijo susurrando.

Eliza – vamos a estar afuera un momento.

Lisbeth – vayan, les avisaremos cuando esté lista la comida.

Stear – está bien –dijo saliendo del lugar.
Despues de la llegada a Escocia han pasado unos días, George le notifico a Albert que todo había salido muy bien y que la señora Elroy tenia planes de regresar A américa con ellos después de las fiestas. Bobby se había encaminado a lo que llamo misión imposible, aun estaba en busca de lo que Candy le había pedido. Mientras que en Chicago Archie y Albert trabajaban arduamente en las empresas, entre reuniones y reuniones se la han pasado muy ocupados pero han sabido manejar muy bien los asuntos de los contratos dejando a Archie en la toma de decisiones de algunos de los negocios, los cuales han sido una maravilla. Mientras tanto Candy sigue en reposo como se lo ordeno Edward, cada dia es visitada por su amiga Pamela, mientras que Terry todos los días se encuentra con Robert Hathaway a ver los asuntos del teatro y de algunas puestas en escena que tiene pensado hacer, asi como una gran gira por todo el país para mas adelante llevar a toda la compañía a Europa. Todo esta listo para celebrar la navidad, la época mas emotiva del año, las familias ya están ansiando la llegada de ese día.

New York

Mark – Candy…Candy –dijo corriendo por la casa- mamá donde está Candy.

Señora Katherine – está en su habitación, pero olvidaste llamarla señora Candy.

Mark – no mamá –dijo subiendo las escaleras a toda prisa.

Charles – creo que está muy emocionado.

Señora Katherine – creo que si –dijo sonriendo- el señor y la señora le tienen mucho cariño…sin ellos no estuviéramos aquí, y Mark no hubiera logrado entrar a la escuela.

Charles – los patrones son unas personas muy buenas.

Señora Katherine – si que lo son.

Mark – Candy puedo pasar –dijo tocando la puerta.

Candy – adelante…porque estas tan agitado.

Mark – ya está aquí…tienes que verlo es enorme –dijo abriendo sus brazos.

Candy – tan pronto.

Mark – si, vamos tienes que bajar a verlo.

Candy – si enseguida –dijo poniéndose la bata.

Mark – puedes hacerlo tu sola.

Candy – si no te preocupes –dijo sonriendo- que lastima que Terry tuviera que salir.

Mark – me dejaran ayudarles.

Candy – claro que si, vamos –dijo tomando su mano, para salir del lugar.

Mark – sabes estoy muy feliz de haber venido a América…más porque estoy con mamá y ustedes.

Candy – me alegra que te guste, como vas en la escuela –dijo mientras bajaban.

Mark – muy bien.

Candy – me alegra…estamos orgullosos de ti.

Señora Katherine – señora en donde lo colocan.

Candy – mmm déjeme ver –dijo acercándose a ella- creo que se veria bien en la sala, cerca de la ventana.

Señora Katherine – si señora como diga…pueden ponerlo aquí por favor –dijo señalando.

Acomodador – si señora –dijo ingresando al lugar llevando consigo un enorme árbol.

Candy – vaya que si es enorme –dijo abriendo sus ojos como platos.

Mark – es que Terry lo escogio.

Candy – si me lo imagino…creo que tendremos que comprar muchas cosas para decorarlo.

Acomodador – listo señora.

Candy – gracias –dijo sacando de su bolsillo algunas monedas dándoselas al señor.

Acomodador – gracias…con permiso –dijo saliendo del lugar.

Mark – lo ves te lo dije.

Candy – si ahora lo veo.

Mark – vamos a decorarlo.

Señora Katherine – Mark por favor no molestes a la señora Candy.

Candy – déjelo no me molesta…es solo que está más emocionado que yo –dijo sonriendo- y si vamos a decorarlo pero tendremos que esperar a Terry.
Mark – está bien iré a fuera a ver si ya viene.

Candy – está bien –dijo sonriendo, para luego sentarse en la sala cerca de la chimenea.

Señora Katherine – gusta que le traiga algo de té caliente.

Candy – si gracias.

Señora Katherine – en un momento vuelvo.

Candy – vaya creo que me vuelto más inglesa que Terry por tanto té –dijo mirando hacia la chimenea, donde se encontraban sus fotografías y la vieja muñeca que le entrego la Señorita Pony- te gustaría hacerme compañía –dijo acercándose tomándola en su manos, para luego abrazarla contra su pecho y sentarse de nuevo, pronto empezó a caer en un sueño profundo del que ella no comprendía.

Chicago

Secretaria – trajeron estos telegramas para usted señor Andrey.

Albert – gracias –dijo recibiéndolos.

Secretaria – con permiso –dijo saliendo del lugar.

Albert – bien veamos…este es de George –dijo abriendo el sobre- William: la presentación a sido todo un éxito, madam Elroy muy feliz y bien de salud.Seguire en contacto.Atentamente, George J.- vaya esa si ha sido una buena noticia –dijo sonriendo- ahora veamos esté -dijo abriendo el sobre- es de Bobby –dijo sorprendido- que habrá pasado. Albert:Estoy a New York.Pronto me comunicaré contigo.Atentamente, Robert B.

Archie – puedo pasar –dijo asomándose por la puerta.

Albert – claro que si.

Archie – gracias –dijo ingresando al lugar- vengo en mal momento.

Albert – no…solo leia los telegramas, George me confirmo que todo salió bien y la tía está feliz y bien de salud.

Archie – me alegro mucho –dijo sentándose frente a el- dijiste telegramas.

Albert – si, también recibi uno de Bobby, dice que ya está en New York.

Archie – espero no tenga problemas con Grandchester.

Albert – no lo creo.

Archie – esperemos que sea así, bueno vine a preguntarte si necesitas que me quede en la tarde.

Albert – no lo creo, quiero ir a casa temprano…porque pasa algo.

Archie – Annie me acaba de avisar que llevaron el árbol y quiere que lo adornemos juntos; como comprenderás será nuestra primera navidad juntos y queremos hacer algo especial.

Albert – te entiendo…puedes irte a casa, yo haré lo mismo –dijo levantándose de su escritorio.

Archie – gracias, te veo mañana.

Albert – si, yo también tengo que ir a decorar mi propio árbol –dijo sonriendo de lado- ahora me quedo más tranquilo el saber que los demás están bien.

Escocia

Patty – vaya que es enorme –dijo mirándolo el enorme árbol que tenia frente a ella.

Eliza – así lo pidió la tía.

Stear – será un gran trabajo decorarlo.

Lisbeth – yo puedo ayudarles –dijo acercándose a ella.

Patty – gracias.

Stear – y papa.

Lisbeth – está conversando con la tía y George en la biblioteca.

Stear – oohh bueno creo que será luego.

Lisbeth – pasa algo.

Stear – necesito hablarle pero le diré luego.

Lisbeth – como tu digas.

Eliza – creo que iré por las cajas.

Patty – te acompaño.

Lisbeth – es una chica espectacular.

Stear – si que lo es –dijo sonriendo.

Lisbeth – hiciste una buena elección.

Stear – la mejor de mi vida.

Lisbeth – dime sinceramente, alguna vez pensaste en que quedarte con esa chica.

Stear – Kristin.

Lisbeth – si.

Stear – al principio lo estuve, ella es una buena persona al igual que su madre.

Lisbeth – ya lo creo.

Nickolas – buenas tardes –dijo ingresando al lugar.

Lisbeth – buenas tardes.

Stear – que tal –dijo dándole la mano.

Nickolas – vengo a buscar a Eliza.

Stear – está ocupada.

Lisbeth – voy por ella –dijo saliendo del lugar.

Nickolas – gracias –dijo mirando alrededor- lindo árbol.

Stear – gracias –dijo mirándolo seriamente- que intenciones tienes con Eliza –dijo sin titubear.

Nickolas – las mejores, y si ella me lo permite quiero cortejarla con la autorización de la familia…y ser algo más que su amigo.

Stear – sabes que ella tiene novio, es amigo de la familia.

Nickolas – pero ella me dijo que se habían separado…asi que no hay ningún problema que la corteje o si –dijo levantando la ceja.

Stear – yo creo que.

Eliza – hola Nickolas –dijo ingresando al lugar, acercándose a el.

Nickolas – que tal como estas –dijo dándole un beso en la mejilla.

Eliza – bien, ahora vamos a adornar el árbol.

Nickolas – he venido a invitarte a dar un paseo.

Eliza – bueno yo.

Stear – creo que no es conveniente que salgas.

Patty – Stear –dijo en forma retadora- no le hagas caso Eliza, si quieres ir de paseo puedes hacerlo.

Nickolas – por favor ven conmigo –dijo tomándola de la mano.

Eliza – acepto tu invitación, solo déjame avisarle a la tía –dijo saliendo del lugar.

Nickolas – está bien.

Eliza – me esperas un momento.

Nickolas – tomate el tiempo que tu quieras.

Stear – no me agrada nada este tipo –dijo frunciendo el ceño.

Patty – no digas eso –dijo en forma de susurro- dejala que se divierta.

Stear – pero se supone que ella y Bobby son novios.

Patty – pero ahora se dieron un tiempo.

Stear – ojala y Eliza sepa pensar que es lo que quiere hacer…y se decida por Bobby.

New York

El llanto de un bebé retumba en mi mente, quien será…en donde estoy miro alrededor pero no logro saber de quien es esta casa, aun escucho el llanto del bebé…luego una dulce voz se escucho cantando aquella canción que apareció en su sueño anterior, con curiosidad me acerco para ver de donde proviene tan melodiosa voz…y ahí estaba la misma mujer de sus sueños, era más hermosa de lo que pensaba; pronto esa mirada verde esmeralda se fijo en la mia pude verme reflejada en ella, luego sonrio mostrando calidez me ofrecio su mano, no dude en acercarme a ella, estire mi brazo para alcanzar su mano pero sin entender todo se desvanecio ante mi sin comprender que era lo que había pasado.

Bobby – Candy…Candy me escuchas.

Candy – eehh –dijo mirando a su amigo.

Bobby – estas bien –dijo dándole la mano.

Candy – si –dijo levantándose.

Bobby – que hacias sentada en el suelo.

Candy – como dices…bueno yo –dijo extrañada de su actitud- no lo sé –dijo abrazando fuertemente la muñeca.

Bobby – lo importante es que estas bien.

Candy – y tu que haces aquí.

Bobby – recuerda que te dije que vendría.

Candy – si ya recuerdo –dijo sonriendo.

Bobby – vaya sigues siendo muy distraída.

Candy – muy gracioso –dijo sentándose en el sillón- no me digas que la conseguiste.

Bobby – si, pero tuve que escogerla por ti.

Candy – confio en tu buen criterio.

Bobby – quieres verla…la deje en el garaje.

Candy – me encantaría, hagamoslo antes que venga Terry.

Bobby – no está en casa.

Candy – no, pero no tarda en regresar, creo que tendré que buscar otro lugar donde pueda guardarla…no quiero que se de cuenta aun.

Bobby – está bien como tu digas…ven tomate de mi brazo.

Candy – gracias –dijo caminando hacia la salida- como están todos.

Bobby – muy bien, mas tarde hablaré con Albert a ver si ya sabe del asunto de Stear.

Candy – cierto…se iba a presentar ante la tía abuela, espero no le haya pasado nada.

Bobby – no lo creo, ya lo supiéramos no te parece –dijo abriendo la puerta del garaje.

Candy – tienes razón.

Bobby – y bien que te parece –dijo señalándola.

Candy – woow me gusta –dijo sonriendo acercándose al lugar- es tal y como la imagine.

Bobby – me alegro que te guste…y se que a el le encantará.

Candy – eso espero –dijo tocando la motocicleta- muchas gracias Bobby no lo hubiera logrado sin tu ayuda –dijo dándole un abrazo.

Bobby – no tienes porque –dijo deshaciendo el abrazo.

Candy – tenemos que sacarla de aquí.

Bobby – pero a donde podremos llevarla.

Candy – déjame pensar –dijo haciendo la mueca que la caracterizaba- ya se…a casa de Eleanor ahí no la encontrará.

Bobby – buena idea, dame la dirección yo me encargo de llevarla.

Candy – si –dijo sonriendo- creo que será más rápido si Mark va contigo, le diré –dijo mientras regresaba a la casa- ahh solo una cosa más.

Bobby – dime.

Candy – si Mark te pregunta algo…dile que es tuya o invéntale algo, es un chico muy curioso y.

Bobby – lo se no te preocupes –dijo interrumpiéndola.

Mientras que en otro lugar de la ciudad.

Robert H. – te aseguro que no te arrepentiras –dijo dándole la mano.

Terry – lo se, por eso lo hice…invertir en la compañía de teatro será lo mejor que he hecho.

Robert H. – estaré siempre en comunicación contigo, estaré informándote de las finanzas y.

Terry – ahora no te preocupes por eso –dijo interrumpiéndolo- lo primero será llevarla obra a todas las ciudades del país.

Robert H. – es lo que más deseo…no me digas que al fin te irás a Londres.

Terry – aun no lo se, no he recibido noticias de mi padre.

Robert H. – ya lo sabe Candy.

Terry – si.

Robert H. – y que te dijo.

Terry – que dejaría todo lo que tiene aquí en América para ir conmigo –dijo sonriendo de lado.

Robert H. – vaya es una mujer excepcional.

Terry – si, la admiro mucho por eso y más.

Robert H. – bien –dijo mirando su reloj- se hace tarde debes regresar a casa –dijo golpeando su hombro.

Terry – si, tengo un aniversario que celebrar.

Chicago

Albert – princesa ya estoy aquí –dijo ingresando a su habitación.

Karen – como te fue –dijo acercándose a el, al mismo tiempo que le daba un beso.

Albert – bien.

Karen – vas a quedarte.

Albert – si, no creas que se me olvidaba que decoraríamos juntos nuestro primer árbol de navidad.

Karen – claro que no –dijo abrazandolo, al mismo tiempo que sonreía.

Albert – de que te ríes.

Karen – que el año pasado no pensaba que iria a casarme…sino que seguiría siendo la eterna soltera –dijo sonriendo de lado.

Albert – yo tampoco lo imaginaba…no pensé que conocería a alguien como tu –dijo sonriendo- pero estos meses a tu lado han sido maravillosos…por eso no dude en preguntártelo.

Karen – y porque no pudiste resistirte a mis encantos.

Albert – claro que no señora Andrey.

Beth – toc, toc.

Karen – adelante –dijo separándose de su esposo.

Beth – disculpen que los interrumpa, pero el señor tiene una llamada.

Albert – quien es?

Beth – el señor Brower.

Albert – voy en seguida.

Karen – te acompaño –dijo tomándolo de la mano.

Albert – está bien, vamos.

Escocia

Mucama – señorita Patty, el señor Robert Brower pregunta por la señorita Eliza, que le digo.

Patty – deja yo atiendo la llamada.

Mucama – está bien como diga.

Stear – que llamada –dijo ingresando al lugar.

Patty – de Bobby –dijo acercándose a donde se encontraba el teléfono- hola Bobby habla Patty…bien gracias y tu, en serio…me alegra saberlo, pues Eliza –dijo mirando a su novio- no está en casa quieres dejarle algún mensaje; pues salio un momento…bueno pues.

Stear – hola Bobby –dijo quitándole el auricular a su novia- como estás…me alegro, dale mis saludos por favor.

Patty – Stear –dijo frunciendo el ceño.

Stear – lo siento mi amor –dijo tapando la bocina del teléfono- como está todo por allá, que bien…pues no hubieron novedades la tía está muy bien hasta feliz, aja ya lo creo pero dile que todo salio bien; dime que tienes que hacer ahora.

Patty – Stear –dijo en forma retadora.

Stear – mi amor no me dejas escuchar.

Patty – que estás haciendo –dijo frunciendo el ceño.

Stear – entiendo, entonces porque no vienes a Escocia; claro que no es ninguna molestía talvez así podrás reconciliarte con Eliza que te parece…bueno si tu quieres, pues ella está bien pero se fue de paseo con un tipo que no me agrada su nombre es Nickolas Blanchard, por eso creo que sería buena idea que tu vinieras…aja bien hecho entonces te esperamos, no se lo diré no te preocupes…claro que si, y dale mis saludos a todos y dile a Candy que estaremos de regreso a tiempo…si, cuídate amigo hasta pronto –dijo colgando el auricular.

Patty – porque le dijiste eso –dijo cruzando los brazos.

Stear – porque es cierto, ese tipo no me agrada.

Patty – pero esa no es tu decisión, es la de Eliza.

Stear – lo se, pero solo quiero ayudarlos un poquito para que sean felices como nosotros –dijo abrazándola- no te enojes conmigo.

Patty – pero.

Stear – no crees que se lo merence.

Patty – bueno si.

Stear – solo que no debemos decirle que vendrá, quiere que sea una sorpresa.

Patty – hay Stear.

Stear – prométeme que no se lo dirás –dijo dándole un beso.

Patty – está bien –dijo suspirando- que poder de persuación tienes conmigo.

Stear – claro que lo tengo –dijo sonriendo.

Patty – Stear –dijo sin terminar de decir, ya que el la silencio con un fuerte abrazo y un beso apasionado.

New York

Señora Katherine – ya todo está listo señora, tal y como lo pidió.

Candy – aahh –dijo emocionada viendo el banquete preparado y la sorpresa que le tenia preparada a Terry por su primer aniversario de casados- creo que le va a encantar.

Señora Katherine – claro que si.

Candy – bueno entonces por favor súbanlo todo a mi habitación…que ya no tarda en venir.

Señora Katherine – si señora.

Bobby – cambio de planes Candy –dijo ingresando a la cocina.

Candy – porque que pasa.

Bobby – me voy a Escocia.

Candy – queee –dijo alertada- la tía esta bien.

Bobby – si, muy bien…Stear te manda cariños.

Candy – gracias, pero entonces porque te vas…pensé que te quedarías con Albert y los otros.

Bobby – no solo me han invitado a pasar las fiestas con ellos…y no me pude negar.

Candy – es por Eliza cierto.

Bobby – en parte si, quiero hablar con ella y ver si podremos arreglar lo nuestro.

Candy – eso sería maravilloso –dijo sonriendo- pero para eso deberás darle un obsequio.

Bobby – si, ya lo había pensado…bueno iré a hablar con Albert para contarle mis planes.

Candy – está bien, siento no poder acompañarte pero.

Bobby – si ya escuche, hoy es tu aniversario de bodas cierto.

Candy – si.

Bobby – felicitaciones de nuevo Candy –dijo dándole un corto abrazo.

Candy – gracias.

Bobby – bueno voy a hacer la llamada.

Candy – si.

Señora Katherine – ya subimos la mesa señora.

Candy – bien, yo me encargo de decorarla –dijo caminando hacia su habitación.

Chicago

Albert – está bien no te preocupes, puedes ir…no hay problema igual te debo tus vacaciones, espero que todo salga bien; como dices Nickolas Blanchard –dijo frunciendo- si creo que si…es el hermano del esposo de Emily pero no entiendo porque me preguntas quien te hablo de el; asi Stear –dijo mirando a su esposa.

Karen – que pasa.

Albert – que te dijo Stear…aja entiendo, bueno pues no me queda desearte lo mejor y que tengas suerte…está a mi lado, claro se doy tus saludos; hasta pronto –dijo colgando el auricular.

Karen – que paso.

Albert – Bobby se va a Escocia.

Karen – pero porque.

Albert – quiere ir a recuperar el cariño de Eliza antes que Nickolas Blanchard lo haga.

Karen – entiendo pero se supone que se dieron un tiempo no.

Albert – si pero al parecer está dispuesto a conquistarla de nuevo.

Karen – entonces quien quita que acaba esto en matrimonio también.

Albert – puede ser…puede ser –dijo pensativo.

New York

Carlisle – no puede ser que tenga una igual –dijo tomando el pequeño muñeco de trapo- tu madre los hizo son únicos.

Edward – puede ser que no sean iguales pero se parece mucho, es como ella…además prometi enseñárselo la próxima vez que la visitara.

Carlisle – me gustaría ver la muñeca de ella.

Edward – puedes ir conmigo, mañana iré a verla.

Carlisle – está bien, solo espero no incomodar.

Edward – claro que no.

Carlisle – cambiando de tema, aceptaste la propuesta del señor Grandchester.

Edward – si, es una buena oportunidad no lo crees.

Carlisle – si pero te iras muy lejos y no podré verte.

Edward – no digas eso, podrás ir cuando quieras; además aun no sabemos cuando será.

Carlisle – entonces vas a adelantar la boda.

Edward – creo que si…de todas formas ya habíamos pensado hacer una ceremonia privada solo con familiares y amigos.

Esme – como que vas a adelantar la boda –dijo ingresando al lugar- pero porque.

Carlisle – recuerda lo que nos contó.

Esme – entonces ya se lo has dicho a Pamela.

Edward – aun no, pero lo haré mañana.

Esme – será lo mejor.

Edward – bueno me voy, hoy tengo guardia los veo mañana –dijo saliendo del lugar.

Mientras que en otro lugar de la ciudad.

Bobby – bueno entonces no tengo nada más que hacer aquí…parto en el barco que sale en la madrugada.

Candy – que tengas un buen viaje –dijo dándole un abrazo.

Bobby – gracias, que pases lindas fiestas.

Candy – si que lo serán –dijo deshaciendo el abrazo.

Bobby – con tremendo regalo quien no lo diría –dijo sonriendo.

Candy – si ya lo creo, muchas gracias de nuevo por tu ayuda.

Bobby – fue un placer, pero creo que me compraré una son realmente una maravilla de máquina.

Candy – pídele a Stear que te construya una.

Bobby – no, prefiero comprarla ya hecha –dijo sonriendo- olvidaba decirte que Stear dijo que estarían de regreso a tiempo.

Candy – los estaré esperando con ansías.

Bobby – bueno me voy –dijo dándole un beso en el dorso de la mano- quiero que veas el obsequio que le llevo a Eliza –dijo sacando de su saco una pequeña caja, abriéndola ante ella.

Candy – son hermosos –dijo fijando su mirada en el.

Terry – que significa esto –dijo frunciendo el ceño.

Escocia

Eliza – gracias por el paseo, me divertí mucho.

Nickolas – me alegro que te haya gustado –dijo tomando su mano- me gustaría que me dieras una oportunidad para demostrarte mis sentimientos.

Eliza – bueno yo.

Nickolas – anda dime que si –dijo acercando su rostro al de ella.

Eliza – déjame pensarlo te parece.

Nickolas – si es lo que deseas –dijo acercándose mas al rostro de ella, quedando a milímetros de distancia de sus labios- me gustas Eliza –dijo cerrando los ojos para darle un beso sorpresivo, pero la sorpresa se la llevo el al sentir la mejilla de ella sobre sus labios; para luego alejarse.

Eliza – esto no es correcto –dijo haciendo un paso para atrás.

Nickolas – se que te gusto, solo déjame.

Eliza – tengo que entrar, nos vemos luego –dijo soltándose de el, para luego entrar y cerrar la puerta tras de sí- que haces Eliza –dijo recostándose en la puerta- deja de actuar como una tonta –dijo asi misma.

Patty – no me di cuenta que ya habias llegado –dijo acercándose a ella.

Eliza – acabo de hacerlo –dijo nerviosamente.

Patty – pasa algo.

Eliza – bueno es que –dijo suspirando- Nickolas estuvo a punto de besarme.

Patty – queee –dijo sorprendida- pero que paso.

Eliza – vamos a mi habitación allá te contaré –dijo tomándola del brazo, para poder subir juntas.

Stear – que tal el paseo Eliza –dijo topándose con ella.

Eliza – bien –dijo sonriendo.

Stear – sabes te llamo Bobby.

Eliza – como.

Stear – tuve que mentirle para no decirle que andabas con ese.

Patty – Stear por favor.

Eliza – lo siento, pero que dijo.

Stear – que desea tanto escucharte y que te extraña.

Eliza – en serio dijo eso –dijo sonriendo.

Stear – asi es.

Eliza – Patty.

Patty – yo fui quien hable con el, pero pensaba decírtelo después.

Eliza – está bien…bueno entonces que esperamos –dijo mientras seguían subiendo.

Patty – te veo luego, tendremos un momento solo de chicas.

Stear – está bien, nos vemos mas tarde; recuerden que la tía quiere que decoremos juntos el árbol.

Eliza – Patty – si –dijeron al unisonido.

New York

Candy – Terry –dijo sorprendida.

Terry – hice una pregunta.

Bobby – buenas tardes, solo vine a despedirme de Candy…regreso a Escocia Eliza me espera.

Terry – asi que Eliza…entiendo –dijo seriamente- amor tu deberías estar en cama.

Bobby – discúlpame fue mi culpa –dijo dándole la mano- me despido hasta pronto.

Terry – que tengas buen viaje.

Bobby- gracias –dijo sonriendo- que tengan felices fiestas.

Candy – tu también, espero que todo salga bien con Eliza.

Bobby – yo también…adiós –dijo saliendo del lugar.

Candy – que bueno que ya regresaste –dijo abrazandolo- pensé que tardarías más.

Terry – claro que no…mucho menos el día de hoy.

Candy – pensé que lo habias olvidado.

Terry – claro que no lo haría…esto me hace recordarlo cada día –dijo enlazando su mano izquierda con la ella, misma donde están esos hermosos anillos de boda que se colocaron un año atrás.

Candy – todo ha pasado tan rápido…que a veces no lo creo.

Terry – si, lo se yo me siento igual…imagínate como estaremos en cincuenta años –dijo sonriendo.

Candy – si ya lo creo –dijo cerrando los ojos imaginando como será su vida al lado de su amor para toda la vida.

Chicago

Karen – está quedando muy bien.

Albert – si –dijo sonriendo mientras recordaba.

Karen – donde crees que se veré bien este angel –dijo volteando a ver a su esposo- William…William me escuchas.

Albert – si lo siento –dijo tocándose la sien.

Karen – te sientes bien.

Albert – si, es solo que recordaba que hace mucho no hacia esto.

Karen – que quieres decir.

Albert – desde que murieron mis padres, este era el trabajo de la servidumbre y cada vez que venia de visita ya estaba todo listo…no le puse importancia nunca.

Karen – ya lo creo, tu lo hacias con tus padres.

Albert – solo recuerdo que una vez lo hice, aun era muy pequeño.

Karen – pero recuerda que ahora somos una familia –dijo abrazandolo- y lo haremos todos los años con nuestros hijos.

Albert – lo se –dijo sonriendo- gracias por darme una familia –dijo acariciando el vientre de su esposa- un lugar al que ahora puedo llamar hogar, y sobre todo por el amor que me das.

Karen – siempre te lo daré eso no lo dudes –dijo guiñándole el ojo.

Albert – me encanta que hagas eso –dijo dándole un beso.

Beth – disculpen que los interrumpa, pero tienes una llamada hija.

Karen – quien será –dijo deshaciendo el abrazo.

Beth – tus padres.

Karen – gracias, enseguida voy…me acompañas.

Albert – está bien.

Escocia

Patty – pero eso quiere decir que te gusta.

Eliza – creo que si, pero.

Patty – sigues pensando en Bobby.

Eliza – si, pero no puedo sacarme de la mente que sigue enamorado de Candy.

Patty – no digas eso, el a quien quiere es a ti.

Eliza – no lo creo, eso no fue lo que me dijo cuando –dijo suspirando- me pidió tiempo.

Patty – todas las parejas necesitan su tiempo para pensar mejor las cosas.

Eliza – pero tu, Stear, Archie, Annie, Terry y Candy no tuvieron ese tiempo…porque yo tendría que tenerlo –dijo cabizbaja.

Patty – mira esto es como una prueba.

Eliza – prueba.

Patty – si, solo asi podrán darse cuenta si realmente se aman.

Eliza – tu crees.

Patty – si, por ejemplo Candy y Terry estuvieron separados mucho tiempo, bueno tu sabes todo lo que paso entre ellos…pero ahora están felices y juntos de nuevo nada ni nadie los pudo separar; esa fue la prueba para ellos para saber si en verdad estaban destinados estar juntos o no.

Eliza – creo que tienes razón.

Patty – que le dirás a Bobby cuando venga, le diras lo que paso con Nickolas.

Eliza – no lo se, es solo que.

Patty – creo que el viene decidido a reconquistarte…a caso no le darías otra oportunidad.

Eliza – viene, no entiendo.

Patty – digo que…aun lo quieres cierto.

Eliza – con toda mi alma, aunque me prometi olvidarme de el…no he podido hacerlo, esto que siento por el es mucho más fuerte de lo que pensaba.

Patty – entonces.

Eliza – esperare entonces veré que podré hacer.

Lisbeth – queridas niñas –dijo ingresando al lugar.

Eliza – hola tía.

Patty – señora.

Lisbeth – ya te dije que no me digas señora que puedes llamarme por mi nombre; mas ahora que vamos a ser familia –dijo sonriendo.

Patty – si.

Lisbeth – bueno vengo a decirles que ya estamos listos, todos están abajo nos acompañan.

Patty – claro que si.

Eliza – vamos entonces.

New York

Mucama – señora bienvenida –dijo haciendo una reverencia.

Eleanor – gracias.

Mucama – duque –dijo haciendo una reverencia.

Richard – buenas tardes.

Mucama – no la esperaba tan pronto, el joven Terry nos dijo que.

Eleanor – no te preocupes, por favor puedes arreglar mi recamara.

Mucama – si señora.

Richard – vaya que estuvo largo el viaje –dijo dejándose caer en el sillón.

Eleanor – si, estoy tan cansada –dijo sentándose a su lado- cuando pensarás decirle a Terry.

Richard – creo que lo dejaremos para mañana, si mal no recuerdo hoy es su aniversario de bodas.

Eleanor – tienes razón, lo había olvidado.

Richard – no quiero arruinarle la celebración.

Eleanor – si ya lo creo, un año…han pasado tantas cosas.

Richard – hace un año no me imaginaba estar contigo de nuevo.

Eleanor – y yo menos…y embarazada muchísimo menos.

Richard – te ves hermosa –dijo dándole un beso.

Eleanor – y tu no dejas de ser tan galante como siempre.

Richard – bueno iré a llamar a Richard –dijo levantándose de su lugar- tengo que avisarle que ya estamos aquí.

Eleanor – está bien, yo pediré que nos preparen un poco de té –dijo caminando hacia la cocina.

Mientras que en otro lugar de la ciudad.

Edward – te vas.

Pamela – si, termino mi turno –dijo sentándose frente a el- pero si quieres puedo quedarme en lugar de Charlotte.

Edward – claro que no, ve a descansar –dijo tomándola de la mano.

Pamela – está bien.

Edward – antes de que te vayas quiero contarte algo.

Pamela – esta bien tu madre.

Edward – si, bueno sigue con el tratamiento y pronto regresaran a Boston.

Pamela – no pasaran las festividades juntos.

Edward – eso pensaba, pero creo que tu me ayudaras a convencerlos de quedarse hasta ese dia.

Pamela – está bien yo me encargo –dijo sonriendo- pero supongo que no era de eso que querias hablarme.

Edward – no, es sobre una propuesta que me hizo Terry, por eso quería consultarla contigo.

Pamela – asi de que se trata.

Edward – es posible que acepte el trabajo de director en un hospital.

Pamela – en serio –dijo sonriendo- felicitaciones.

Edward – crees que debería aceptarla.

Pamela – claro que si, seria una buena oportunidad para ti.

Edward – pero aun no sabes en donde es.

Pamela – o sea que.

Edward – es un hospital de Londres.

Pamela – como dices –dijo sorprendida- Londres.

Edward – si, asi es…pero quería contarte primero y saber tu opinión sobre esto.

Pamela – bueno pues yo creo que sería una buena oportunidad para ti, entonces tendremos que posponer la boda.

Edward – no, al contrario tendríamos que realizarla lo más pronto posible pero no se que opinas.

Pamela – adelantarla –dijo pensativamente.

Edward – se que quieres que tu tia este ahí, pero.

Pamela – lo se, pero haría lo que sea para estar contigo –dijo sonriendo- acepta el trabajo que te ofrece Terry.

Edward – entonces estas de acuerdo.

Pamela – si, claro que si.

Edward – y hay algo más.

Pamela – más…de que se trata.

Edward – también habrá un puesto para ti –dijo sonriendo- asi que seguiras haciendo lo que te gusta.

Pamela – un puesto para mi.

Edward – si, bueno si tu quieres seguir trabajando.

Pamela – claro que lo haré.

Edward – está bien…puedes trabajar el tiempo que querias.

Pamela – cuando tienes que darle la respuesta a Terry.

Edward – no me dijo, pero creo que tiene que ser pronto…el me dirá.

Pamela – que te parece si vamos mañana a visitar a Candy y le dices a Terry de una vez tu respuesta.

Edward – ya lo había pensado, entonces iremos mañana.

Londres

Margareth – que significa esto –dijo furiosamente, al mismo tiempo que tira unos documentos sobre la mesa.

Detective Conrad – lo siento Madam pero solo cumplo ordenes…asi que tendrá que acompañarme por favor.

Margareth – no iré a ninguna parte.

Abogado – por favor madam, solo acompáñelo le aseguro que.

Margareth – usted no me asegure nada, no ha hecho nada de lo que le pedi.

Detective Conrad – madam no tenemos mucho tiempo, por favor acompáñeme a la estación.

Margareth – le dije que no lo haré.

Detective Conrad – tenemos una orden de arresto sobre su persona por ser la culpable de lo que paso con el Duque y sus hijos…no se haga la difícil.

Margareth – yo no hice nada, solo me defendía.

Detective Conrad – soy testigo de lo que usted hizo asi que no puede mentir ante la autoridad.

Margareth – pero.

Ricky – que pasa aquí –dijo ingresando al lugar.

Margareth – hijo –dijo corriendo hacia donde el se encontraba, cubriéndose con la espalda de el- quieren llevarme a la cárcel.

Ricky – a caso ya olvidaste lo que hiciste –dijo en forma de susurro al mismo tiempo que fruncia el ceño.

Margareth – pero…ayúdame solo te tengo a ti hijo querido.

Ricky – lo siento pero creo que no podré.

Margareth – a caso no piensas hacer nada –dijo nerviosamente- no puedo volver a la cárcel.

Ricky – tienes que asumir las consecuencias de tus actos, se te olvida que casi matas a papa, a Terry y a mi.

Margareth – noo –dijo poniendo las manos en su boca- lo que te paso fue un accidente, yo no quise que tu.

Ricky – sea como sea, paso y me hiciste daño nunca pensé que lo harías.

Margareth – por favor perdóname hijo –dijo hincándose- ayúdame…no puedes dejar que me lleven.

Ricky – lo siento pero no podré hacer nada –dijo levantándola del suelo- a menos que –dijo levantando la ceja.

Margareth – a menos que.

Ricky – creo saber quien puede ayudarte.

New York

Señora Katherine – ya todo está listo señora Candy.

Candy – gracias, no se cuanto tiempo más podre entretenerlo en la biblioteca.

Terry – pasa algo –dijo acercándose a ella.

Candy – que ya está listo tu obsequio de aniversario –dijo sonriendo al mismo tiempo que lo tomaba de la mano.

Terry – tienes un obsequio para mi.

Candy – claro que si –dijo mientras empezaban a subir las gradas.

Terry – pero deje mi whisky.

Candy – luego te lo tomaras.

Señora Katherine – se le ofrece algo más señora Candy.

Candy – no puedes retirarte.

Terry – a mi si se me ofrece algo –dijo detiendo su paso.

Señora Katherine – si señor.

Terry – que no nos interrumpan por favor, sea quien sea.

Señora Katherine – como ordene –dijo sonriendo de lado.

Candy – Terry –dijo sonrojándose.

Terry – quiero pasar el resto del dia solo con mi esposa…me lo merezco no.

Candy – si, pero no tenias que decirlo tan fuerte.

Terry – pero si solo le pedi que.

Candy – sshh –dijo poniendo el dedo en los labios de su esposo- caya –dijo mientras seguían subiando al fin que llegaron a su dormitorio- no sabia que podría comprarte asi que se me ocurrio hacer esto para ti –dijo abriendo la puerta.

Terry – hiciste todo esto para mi –dijo observando el lugar, notando que se encontraban muchas velas iluminando la habitación, una mesa cerca de la ventana finamente decorada y con la comida favorita de Terry, muchas flores y petalos por doquier, un aroma a canela que se impregnaba en todo el lugar- es…es espectacular.

Candy – me alegra que te haya gustado –dijo cerrando la puerta tras de si.

Terry – claro que me gusta –dijo abrazándola- es un detalle maravilloso.

Candy – se que tienes muchas cosas y la verdad no supe que comprarte.

Terry – esto es perfecto –dijo dándole un beso- tu eres mi mejor regalo –dijo sonriendo.
Continuará…

Leer siguiente capítulo

Leer capítulo anterior

Leer todos los capítulos

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

One comment

  1. Me encantó. Por favor no dejes de subir los siguientes capítulos ^~^

Leave a Reply

Your email address will not be published.