Home / Fan trabajos / Detrás de una bella sonrisa hay una gran mentira Capitulo 2

Detrás de una bella sonrisa hay una gran mentira Capitulo 2

‘‘Capitulo 2’’

Llegue tan rápido como pude; estacione mi auto y antes de entrar a la casa limpie mi rostro con un pañuelo para que no se notara que había estado llorando. Saque la llave para abrir la puerta y escuche las alegres risas detrás de la puerta, abrí la puerta y ahí estaban, Noah y Jared jugando, corriendo uno detrás de otro; cuando se dieron cuenta de mi llegada corrieron hacia mi, los abrace con todas mis fuerzas.

–       mama andy – me dijo Noah con una sonrisa en su rostro  –

–       soy tu tía, t-i-a – por mas que se los repetía ellos nunca me dijeron tía, desde que comenzaron a hablar nunca escuche esa pequeña palabra – Noah, Jared ¿Dónde esta Ekaterina? – se miraron uno al otro y tiraron de mi hasta llegar al jardín –

–       ¡mama ahí eta! – se soltaron de mi y siguieron corriendo –

–       Veo que llegas temprano ahora – menciono algo disgustada –

–       Ah… – suspire – hoy no tuve un buen día – me serví un poco de agua – ¿aun no saben nada de el?

–       No, pero hay una posibilidad de que este en este momento en España – se quito sus lentes – pero no te hagas esperanzas, sabes bien que cuando creemos que lo tenemos ¡desaparece como si tuviera un radar! – me reí ante su comentario –

–       Por cierto – agregué  – pasado mañana tenemos la cita con el pediatra –

–       ¿Todavía te preocupa eso? Dale tiempo, el hablara cuando quiera –

Decidí no contradecirla. La verdad me preocupaba mucho que Jared no hablara, debes en cuando me decía mami, pero ahora, ni eso, se la dedica tirando de mi ropa – se me olvidaba decirte, este fin de semana tendremos una junta muy importante con empresarios de Francia ¿Cómo era que se llamaba?

–       El sr. Wickham –

–       ¡Si ese! –

–       Entonces quiere decir que…

–       Si, así es, necesito otra de esas.

–       No te preocupes – menciono muy segura – ya pedí 2 mas, así que no te preocupes, Candy ¿quieres comer aquí o en el comedor?– pregunto –

–       Aquí – exclame – sirve de que los vigilo antes de bañarlos –

–       Esta bien – se levanto de su asiento y desapareció detrás de la puerta –

Voltee a ver donde estaban y jugaban con el tintín; tintín era un perro pastor alemán que me había regalado mi padre cuando cumplí 17 años y siempre fue muy protector con los niños,, así que nunca tuve problemas con eso. En eso Ekaterina entro con la comida – aquí tienes –

–       Gracias –

–       Es verdad – exclamo – dentro de 2 semanas, tu padre mandara alguien para ayudarnos aquí en la casa, ya que es bastante grande y no podemos nosotras solas, espero y no te moleste –

Pues claro, ya no me quedaba de otra – por eso te dije que compráramos el departamento – exclame con disgusto y era la verdad aunque tenia un jardín pequeño pero era los bastante seguro para Noah y Jared – pero a veces no me arrepiento de haber comprado esta casa –

–       ¿Casa? ¡yo diría mansión! – exclamo con sarcasmo – bueno me voy a descansar – tomo su laptop – acuérdate que te toca hacer la cena – le sonreí y ella se fue – no se que aria sin ella – murmure para mi – Ekaterina, era secretaria personal de mi padre, su habilidad para manejar los negocios, no tengo palabras para describirlo, mi padre la asigno para que asistiera a Albert en lo que se ofreciera pero, ese maldito no se donde demonios se ha metido y ahora yo estoy metida en un lio mucho mas grande del que ya estaba; comencé a comer antes de que se e enfriara. Cuando termine de comer me dirigí con los niños a jugar un rato, por que la verdad hace mucho que no disfrutaba tener un día ‘‘tranquilo’’ como este y al lado de ellos – Noah, Jared ¿tienen sed?

–       ¡Sed! ¡Mami! ¡Sed! – como siempre Noah era tan imperativo, pero nunca me desobedecía, Jared tomo unos de mis dedos y fuimos a la cocina por agua; me agache para estar a su altura – ¿de que quieren agua? Transparente, roja o amarilla – Jared me apunto la roja – ¿quieres agua roja? – y apenas escuche un leve si, se me hacía tan tierno, no me pude resistir y lo bese en la mejilla – esta bien –

–       Yo tiero, de tolor ananino…

Serví el agua y también le serví agua a tintín – aquí tienen – mientras bebían su agua yo los observaba, Noah y Jared eran exactamente la copia de Albert, su cabellera era rubia, sus ojos azules, aunque habían heredado las pecas al igual que yo cuando era mas pequeña, su nariz respingada, siempre me he preguntado quien puede ser la madre de estos 2 pequeños, nunca le conocí ninguna novia a Albert y nunca supe por donde buscar y eso me desesperaba por que me sentía y aun me siento impotente; pero hasta que no vuelva Albert, tendré muchas dudas.

–       Ya eta – me entregaron sus vasos y los deje en el fregadero –

–       Bueno ahora vamos a bañarlos, por que ya mero les toca su siesta –

–       Mama eta ben – tomaron mi mano y fuimos a su cuarto en el segundo piso. Entramos a su recamara y se soltaron de mi y fueron directamente al closet

–       ¿Qué piyama se quieren poner? – Jared tomo la de spiderman y Noah la de toy strory – muy bien ahora vamos al baño – tome las toallas y los lleve al baño contiguo a su recamara – bien ahora esperen poquito – abrí la llave para que se templara el agua y comencé a desvestirlos; los metí a la bañera que había mandado a hacer especialmente para ellos, para no correr riesgos de que se golpearan o algo por el estilo – ¿esta calientita? – siempre he pensado que su parte favorita de todos los días es la hora del baño, siempre me he preguntado ¿Por qué Albert no cuido de ellos? Yo podría haberle ayudado nunca se lo negaría ¡ES MI HERMANO! A la mejor tenia sus motivos, se que algún día vendrá y la verdad no se que hacer, lo que mas me preocupa en este momento es ser descubierta por mi padre.

–       ¡mami! – voltee a verlo y tenia el shampoo en sus manitas –

–       ¿quieres que te lo ponga?

–       ¡Si! – comencé a tallarlos y no pusieron pretextos. Después de quitarle los residuos de jabón les llenaba la bañera con agua, claro a una altura considerable y ahí los dejaba por unos 10 minutos como mucho. En eso sonó mi celular, me seque las manos rápidamente y respondí – hola –

–       ¿Con las Srta. Candy?

–       Si, ella habla –

–       Soy George –

–       Ah, hola George ¿Qué sucede? Es muy raro que me llames, siempre le llamas a Ekaterina – la verdad es que si me sorprendía –

–       Lamento interrumpirla –

–       ¡no! Claro que no dime ¿Qué sucede?

–       Llame a la Srta. Ekaterina pero no me contesto –

–       Lo que sucede es que ayer por la noche nos quedamos bastante tarde y la verdad casi no hemos dormido nada –

–       Solamente llamaba para saber si todo iba bien.

–       Así es todo va bien – por ahora – dime una cosa George ¿aun no se ha dado cuenta verdad?

–       No, pero últimamente ha estado mencionando que quiere visitarlos y la verdad no se que tanto pueda contenerlo – escuche su voz un poco preocupada –

–       No te preocupes, por ahora haz todo lo posible por mantenerlo en Rusia y si las cosas no salen como planeamos no dudes en avisarme.

–       Si Srta. Candy no se preocupe, are todo lo que tenga a mi alcance.

–       Muchas gracias – colgué y la verdad me sentí muy aliviada de tener de mi lado a George, me a ayudado en tantas cosas que no se como agradecerle – bueno, es hora de salir –

–       No, mas – dijo Noah algo molesto –

–       Pero te estas convirtiendo en una pasa – tome su manita y toque sus deditos – ¡vez! – Jared me extendió sus brazos y lo saque de la bañera, le puse la bata y lo envolví en otra toalla – Noah, es hora, acuérdate que hoy les are la avena que tanto les gusta así que sal – se que lo estaba chantajeando, pero no quería que se convirtiera en una adorable pasita; lo saque de la bañera le puse su bata y lo envolví con una toalla al igual que Jared. Los abrace y los lleve a la cama, para eso ya tenia la crema preparada, coloque un poco de crema en las palmas de sus manos – ahora, embárrenla en su cuerpo así – tome un poco y la frote en mi brazo y ellos hicieron lo mismo – ¡muy bien! – después los vestí y me acompañaron a la cocina, partí una manzana y les di un pedacito a cada quien – ahora vallan y jueguen en la sala. Mientras que yo hacia la cena ellos jugaron, después de terminar con la cena me acerque a ellos – ahorita vengo voy a ir por Ekaterina – subí rápido la escalera y toque la puerta –

–       Adelante –

–       Estas despierta, es hora de cenar te esperamos ¡no demores!

Después lleve a los niños y a la cocina en donde teníamos un pequeño comedor ya que el comedor principal nunca lo habíamos utilizado, después de todo ahí era mas cómodo compartir la hora de comer, al poco rato bajo Ekaterina y cenamos aunque solo éramos 4 siempre teníamos de que hablar, siempre interactuábamos al ahora de sentarnos al desayuna, comer y cenar.

–       Candy, estaré este fin de semana ausente por que viajare a Boston, hay un asunto que no puedo dejar inconcluso ¿estarás bien?–

–       De acuerdo, si estaré bien, no te preocupes por mi –

–       ¿Y la junta con el sr. Wickham?

–       No te preocupes por mi yo me las arreglare, así que vete sin pendiente –

–       Esta bien, entonces me retiro a mi recamara, por que mañana me voy a primera ahora –

–       Si esta bien – se levanto de su asiento y beso en la frente a los niños y se fue – ya terminaron –

–       ¡Si! – los ayude a bajar de la silla y nos fuimos a dormir, entramos a su recamara y los arrope, me levante y Noah me llamo – ¡mami! – me regrese –

–       ¿Qué sucede?

–       Tiano –

–       ¿tiano? Quieres que toque el piano – y el asintió con su cabeza – esta bien – me acerque al piano que había en el rincón de la habitación de los niños y comencé a tocar, siempre tenia la rutina de tocarlo a la hora de dormir, pero hace ¿Cuánto había dejado de hacerlo? Después de terminar la melodía, me acerque a ellos y ya estaban dormidos; me dirigí a mi habitación ya que su habitación y mi habitación estaban contiguas y por las noches siempre la dejaba abierta ya que a veces se levantaban en la noche y se iban a mi cama. Suspira y comencé a cambiarme y prepararme para dormir, levante la protección de lado de mi cama como todas la noches y acerque una pequeña escalera al pie de mi cama, me acosté y mire fijamente el techo, cerré lentamente mis ojos y comencé a ver todos lo recuerdos des que llegue aquí, no lograba conciliar el sueño voltee hacia la puerta y vi dos pequeñas sombras tomadas de las manos, se acercaron y subieron a mi cama gire y levante el edredón y ellos se acurrucaron pase mis dedos entre su cabellera rubia y al poco tiempo se quedaron dormidos, en silencio, admiraba su rostros, de pronto una lagrima rodo por mi mejilla y la limpie rápidamente, la verdad me dolía mucho la situación, había tanto camino por delante y yo quería que Albert estuviera aquí con ellos en este momento, compartiendo la felicidad que yo estoy sintiendo, empecé a sentir mis parpados pesados así que cerré mis ojos y recordé aquel sorpresivo otoño donde todo comenzó…

Continuara…

Gracias a las chicas que me leyeron, efectivamente es un Terrific.

Aclarando, perdón por haberme equivocado pero es del siglo XXI.

Nos vemos en el siguiente cap!!!

 

Leer Siguiente Capitulo

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

4 comments

  1. Un buen comienzo, se ve muy bien tu fic, espero no tardes tanto en subir tus capitulos ya que los esperaré con ansias 🙂 x cierto q se me hacia raro ver pijamas de toy story en el siglo XVI gracias x la aclaracion

  2. Hola Celly estaba leyendo tu Fic y si veo lo que nos narras es el siglo XXl por la modernidad de la actualidad y gracias por decirnos que es un TerryFic eso es perfecto solo no tardes mucho en actualizar o no lo dejes inconcluso porfa y sigue así seguiremos leyendo tus capitulos 🙂

  3. hola!!!
    este esq como que tienes olvidada en fanfiction.net cuando actualizas?

  4. ¡¡HOLA!!
    Esta re lindo el capitulo me hubiera gustado q sean los hijos de candy y no de albert Jajajajaja sigue escribiendo q lo haces muy bien

Leave a Reply

Your email address will not be published.