Home / Fan trabajos / Después de un Tiempo

Después de un Tiempo

 

 

Este es un Minific, donde Terry y Candy quedan felizmente juntos. Espero que les guste.

 

Los personajes de Candy Candy no me pertenecen; sin embargo, esta historia es completamente mía.

 

DESPUÉS DE UN TIEMPO

POR: IVANA ALBA

Candice White Andley curaba  a una pequeña que se había caído al correr mientras jugaba. Al terminar, le regaló una sonrisa:

 

–       Listo, Katie. Ya puedes volver con tus amigos, pero ten más cuidado. ¿Si?- preguntó cariñosamente

 

– Claro, Candy, gracias.- Y bajó de la silla para luego irse.

 

La enfermera se levantó  y se dirigió a la ventana. Contempló desde allí a la chiquilla que se reunía con sus demás compañeros del Hogar de Pony:

 

¿Cómo sería tener un hijo?- pensó ella con un gesto radiante

 

Ladeó la cabeza para recargar su mejilla sobre su mano:

 

–       Debe ser la cosa más maravillosa del mundo.- dijo para sí

 

Pasó un largo rato viendo a los pequeños, y el hermoso atardecer azul con nubes rojizas. Luego fue a la cocina con Patty.

 

 

Doce de la noche

 

 

La rubia comenzó a moverse en el lecho mientras dormía, pues estaba teniendo un sueño…, un sueño que no era más que un triste recuerdo. En su subconsciente todo se oscureció en ese momento, y oyó las siguientes palabras:

 

<<Candy, prométeme que serás feliz>>…

 

 

Abrió los ojos y dejó que las lágrimas  emergieran:

 

Terry… ¿Por qué me dejaste ir? Nos amábamos- pensó con tristeza

 

Habían transcurrido dos años desde aquel doloroso instante, y de la última vez que lo vio en el pequeño teatro de mala muerte donde   actuó embriagado. Se quedó tranquila cuando leyó en los periódicos que había vuelto a Broadway  después de su temporal desaparición; si bien, se sentía desolada, pues todavía  existía dentro de su ser un gran amor hacia él, y no podrían reencontrarse, por Susana, por supuesto. Lo único que alejaba las memorias del pasado de su mente era estar en el Hogar con sus madres, y compartir momentos con Albert, su confidente, Patricia, Annie, Archie y los niños.

 

Se levantó del lecho y fue hacia la lumbrera donde entraba la luz de la luna:

 

Terry…, yo en verdad te quería…

 

 

Las reminiscencias no se hicieron esperar: recordó los días cuando estuvieron juntos en el colegio San Pablo, cuando se reencontraron luego de unos largos meses sin verse…, el momento en que se separaron…

 

Se arrodilló en el suelo, y recargó sus brazos y su cabeza en el poyo de la ventana para posteriormente romper en llanto.

 

– ¡Oh, Terry!

 

 

 

A la mañana siguiente, hizo el desayuno, y luego se fue a jugar con los chiquillos. Unas horas más tarde, vio desde la colina de Pony un automóvil negro que se detuvo enfrente del orfanato, del cual salió un hombre de cabellera larga y rubia para luego entrar a la casa. Se percató en ese instante de que era su mejor amigo.

 

Cuando entró a la estancia, ella corrió hacia éste para abrazarlo con gran fuerza. Albert correspondió afectuosamente.

 

Unos minutos después, la Hermana María y la señorita Pony los dejaron solos para ir a la cocina. Ellos comenzaron a hablar:

 

–       Dime, ¿cómo has estado?

 

–       Bien, y ahora más porque tú estás aquí.- contestó ella  con una radiante sonrisa

 

–       A mi también me alegra verte, y mucho. Hace dos semanas que no nos veíamos.- dijo él con un gesto tierno en sus labios

 

Candice borró su sonrisa y suspiró:

 

–       Ay, Albert, no lo sé…, pero tengo que contarle a alguien una cosa que me está volviendo loca.

 

–       ¿Qué?

 

–       Desde hace dos años no he hecho más que en pesar en Terry…, y me he sentido muy triste…Quiero…quiero verlo…- profirió con la voz quebrada-,  pero no puedo, porque está Susana y…

 

–        Susana Marlowe murió.

 

La chica se quedó atónita, y su faz palideció en ese segundo:

 

–       ¿Cu…cuándo…?

 

–       Ayer. Lo anunciaron en los periódicos

 

–       Pero…la última vez que yo la vi.…

 

–       Eso ocurrió hace un par de años, Candy. Supongo que luego de quedar inválida debió haberse debilitado poco a poco.

 

–       Terry…Terry debe estar devastado…- se limitó a decir con los ojos humedecidos

 

–       Si quieres estar con él…, yo podría…

 

–       No puedo aprovecharme de su ausencia, Albert

 

–       Terry te necesita, pequeña, y tú también. Mañana mandaré a comprarte un boleto de ida a Nueva York. Sé donde puedes encontrarlo

 

–       Pero…

 

–       Hazlo por mí. ¿Quieres? Siempre dices que estás bien; pero puede verse en tu mirada que no lo estás, y eso no me gusta. Ahora sé la razón. Si ver a Terry te hará feliz, con mucho gusto te ayudaré a que vuelvas con él

 

Aunque tenga que sacrificar mi amor por ti…- pensó entristecido

 

–       ¿Y Susana?

 

–       Candy, por primera vez piensa en ti.

 

Ella desvió la mirada:

 

–       Está bien. Lo haré….- accedió

 

 

En Manhattan, la enfermera buscó a Terrence en el lugar donde anteriormente vivía, como le había sugerido su amigo. Afortunadamente, cuando preguntó por él a la casera del pequeño edificio, ésta le indicó que en efecto, su amado aún residía allí, y que estaba en su apartamento.

 

Ella al subir las escaleras y al alcanzar la puerta de su morada, tocó el timbre. Trascurrieron unos segundos y volvió a tocar. Como no respondió golpeó la tabla de madera:

 

–       ¡Terry, soy Candy! ¡Abre la puerta, por favor!

 

 

Grandchester se levantó en ese momento de la silla de su mesa:

 

¿Candy?

 

Se acercó, tomó el picaporte, y abrió el portón para después quedarse pasmado por ver al amor de su vida parada allí, delante de él:

 

–       Terry…

 

–       Candy…- susurró

 

Ambos no hicieron más que apreciarse, sin reaccionar; no obstante, él volvió en sí y le cedió el paso:

 

–       Adelante.

 

Ella asintió con la cabeza y entró a la casa. El actor cerró la puerta y cuando giró su cuerpo la contempló de pie, mirándolo. No pudo evitar expresar lo que sentía:

 

–       Oh, Candy…,-se avecinó- me…me alegra tanto verte- Y la estrechó entre sus brazos

 

–  Terry…, yo…

 

–       Mi amor, te extrañé…te extrañé mucho. No sé porqué viniste, pero te aseguro que no te dejaré ir de nuevo.

 

–       Supe lo de Susana, ¿no estás entristecido?- cuestionó la joven mientras él la ceñía

 

–       Sí, lo estaba, pero ahora tú estás aquí.

 

–       No sé si debamos estar juntos en estos momentos, acaba de fallecer y…

 

El hombre se separó de ella:

–       Candy, me amas todavía. ¿Verdad?

 

–       Sí, pero…

 

–       Entonces te haré mi esposa -interrumpió-. Estaremos juntos, y te compensaré todo el tiempo perdido

 

–       Terry…- Y desvió la mirada

 

Él tomó el mentón de la rubia  para que lo viera:

 

–       Candy…-acarició sus labios con su pulgar-, te haré la mujer más feliz, tendremos hijos, seremos la familia que ambos deseábamos…- Aproximó su anhelante boca- Así que…, por favor, olvida a Susana y sólo piensa en nosotros

 

La besó apasionadamente, y ella no opuso resistencia. Lo quería demasiado…, y no deseaba alejarse de él nuevamente.

 

Terrence la amaba y la deseaba, ambicionaba pasar el resto de su vida con  ella… Se negaba a dejarla ir y cometer el mismo error.

 

Al pasar unos instantes, él se apartó lentamente, y le dio otro pequeño beso mientras lo hacía:

 

–       Te amo, pecas

 

–       Oh, Terry, yo también

 

–       ¿Te casarás conmigo?

 

–       Sí, sí me casaré contigo

 

–       ¿Te quedarás en Nueva York?

 

–       Sí.

 

Le  sonrió cariñosamente y él correspondió con otra intensa unión de sus labios.

 

Pasaron tres meses, y finalmente se convirtieron en marido y mujer, para luego ser realmente dichosos uno al lado del otro.

 

FIN

 

Terminado el 12 de noviembre del 2013.

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …

14 comments

  1. Aww que bonito!

  2. Me encanto ellos siempre deberían estar juntos se lo merecían

  3. Hola, Barbara y Alondra:

    Gracias por comentar 🙂

  4. Simplemente hermoso! Gracias

  5. Hola Ivana, bonito mini fic y sobre todo te puedo decir que has mejorado mucho en tu narración, te felicito,ojalá y sigas escribiendo pero ahora un fic largo y emocionante.
    Saludos

  6. Hola Carmen y Martha:

    Gracias por comentar 😉

  7. q bien al cap q le falto al anime

  8. Este es el final ke debi ser…. Gracias

  9. Muy corto pero muy bonito y efectivamente así debería de terminar la historia gracias y felicidades

  10. Cortito pero me encanto este era el final q yo esperaba ver en el anime te felicito ivana me isiste suspirar eh imaginar grasias por tu tiempo y dedicacion abrazos

  11. Lindo… como debieron haber sido las cosas

  12. Muy Bonito!! =)

  13. Quedo muy bien y cortijo…FELICIDADES

  14. A pesar del tiempo transcurrido, aprovecho para agradecerles a todas sus amables comentarios. Me parece maravilloso que les haya gustado este pequeño fic de mi autoría.

    Gracias nuevamente.
    Saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.