Home / fanfics / Decisión de un amor – Capítulo 3

Decisión de un amor – Capítulo 3

Poco después de que Archie se marchó Terry llegó a su casa y fue recibido por Susana.

-Hola amor, cómo te fue en el teatro? – preguntó Susana
-Me fue bien, gracias por preguntar – le contestó Terry dándole la espalda.
-Terry, no imaginas qué hago aquí? – volvió a preguntar a Terry
-No.
-No te gustaría saber?
-Susana estoy muy cansado hablaremos en otra ocasión, pediré que te lleven a tu casa.
-Terry yo vine a darte de comer …
-Dije que estoy cansado no lo entiendes Susana?
-Pero… – dijo Susana algo asustada.
-Después te voy a ver, ahora déjame quieres? – fue la última palabra de Terry hacia Susana y ordenó que la llevaran a su casa.

Susana fue llevada a su casa y al llegar se encerró en su cuarto y al recordar la forma en que Terry la trató, se puso a llorar y el sufrimiento aumentó al no poder dejar de oír a Archie en su mente.

Mientras tanto en la casa de Terry reinaba el silencio. Terry salió de su estudio y se dirigió a la sala para leer el libro que tenía que estudiar, cuando en uno de los sillones, algo llamó su atención.

-Qué es esto? – dijo al tomar el objeto – estoy seguro de que lo he visto antes, pero dónde? – Dijo encogiendo los hombros – bueno tal vez después recuerde en dónde lo vi. – dijo al dejar el objeto sobre la mesa de la sala y después se dispuso a seguir aprendiendo sus líneas. Después de una hora de leer sus líneas para memorizarlas, volteo hacia la mesa y volvió a tratar de recordar dónde había visto un objeto igual, hasta que…

-Ya lo tengo, sí, lo he visto antes pero, que hace este objeto aquí?, de dónde salió? – Recordó un poco – creo que sería bueno averiguar de quién es y qué hace aquí, después de todo sería bueno jugar un poco al detective.

Después de decir esto, se dispuso a recorrer las calles en su auto cuando una fachada llamó su atención.

-Entraré a preguntar.
Terry entró en un banco y se dirigió a uno de los empleados.
-Buenas tardes – dijo Terry
-Buenas tardes, señor…
-Grandchester, Terrence Grandchester – aclaró Terry
-En que puedo servirle señor Grandchester?
-Me podría decir a qué persona pertenece este banco?
-Ya veo, este banco pertenece a la familia Andrew.
-A los Andrew?
-Sí.
-Gracias – dijo Terry para después salir corriendo hacia el auto.

Al subir a su auto se dirigió a casa de Susana

-Candy estuvo en mi casa? – Se preguntaba – Susana estaba en la casa, ella debe saber, pero porqué no me lo dijo? No seas tonto Terry, cómo te lo iba a decir si es tan posesiva – esos eran los pensamientos de Terry. Cuando llegó a casa de Susana estacionó su auto y tocó a la puerta. La puerta fue abierta por la Sra. Marlowe

-Hola Terry, que bueno que viniste, Susana apenas llegó se encerró en su cuarto y creo que está muy deprimida.
-Necesito verla Sra. – fueron las palabras de Terry sin dar importancia a lo que la Sra. Marlowe había dicho.
-Claro, pasa a verla.
Terry tocó la puerta de la habitación de Susana.
-Susana necesito hablar contigo – dijo Terry desde afuera.
-Es Terry, seguramente viene a disculparse, que alegría si me ama – pensó Susana
-Pasa Terry – le contestó Susana
Terry entró y lo primero que hizo fue preguntar
-Susana no tienes nada que decirme? – preguntó Terry esperando que Susana fuera honesta y le dijera lo que quería escuchar sin tener que preguntarle.
-No se a que te refieres Terry, pensé que venías a decirme algota a mi – le contestó Susana.
Fue entonces cuando Terry perdió la cordura y tomando a Susana por los hombros le preguntó.
-Susana, quién estuvo en mi casa antes de que yo llegara? – preguntó Terry enojado
-No se de que me hablas únicamente estuve yo – dijo Susana suavemente con un poco de miedo
-Entonces me puedes decir de donde salió este medallón? – preguntó Terry mostrándole el objeto
-Es… es… Es mío – dijo Susana con más temor que antes
-Y desde cuándo perteneces a la familia Andrew?
-Yo… no sé…
-Basta Susana, quiero la verdad. Este medallón es el emblema de la familia Andrew, a la cual pertenece Candy, así que de una vez por todas dime quien estuvo en mi casa – dijo Terry habiendo perdido completamente la cordura Susana lo miró con ojos de terror pues había visto a Terry enojado pero no tanto como esta vez.

-Está bien Terry, te contaré lo que sucedió.

Siguiente capítulo
Todos los capítulos

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …