Home / fanfics / Decision de un amor – Capítulo 4

Decision de un amor – Capítulo 4

Terry soltó a Susana y se sentó en la cama para escuchar lo que Susana tenía que decirle.

-Bueno, te escucho Susana – dijo Terry en un suspiro tratando de calmarse.

-Yo llegué después de que te fuiste, y como pude me puse a cocinar porque quería darte de comer, cuando acabé me fui a la sala, pero tocaron a la puerta y al abrir me encontré a un joven que dijo llamarse Archibald Cornwell Andrew
-Archie? – preguntó Terry
-Supongo que con ese nombre le conoces
-Y qué pasó?
-Él me dijo que quería hablar contigo pues Candy le había pedido que te diera un mensaje – Susana se detuvo un momento para pensar en que era lo que iba a decir y luego continuó – yo le dije que te esperara pero como tenía prisa me dio el mensaje de Candy a mi.
-Y porqué no me lo dijiste? – preguntó con desesperación
-No te lo dije porque no quería que te entristecieras, él me dijo que Candy era muy feliz y que le habría gustado hacer un viaje a Broadway para venir a verme pero que ahora se encuentra muy ocupada
-Vamos Susana, tu puedes inventar algo mejor que eso – dijo Terry riendo
-Pero es verdad – dijo Susana
-Mira Susana te voy a decir porque eso no puede ser verdad – dijo Terry
-En primera, Candy no enviaría a Archie para darme un mensaje tan ridículo, y en segunda, Archie no se prestaría para eso – terminó Terry poniéndose de pie.
-Bueno además ese joven me confesó algo que tal vez te interese.
-Y que es lo que te “confesó”? – preguntó Terry
-Él está enamorado de Candy, y a decir verdad él es un chico apuesto, elegante, y bien educado y no dudaría que Candy gustaría de él – dijo Susana
-Él está comprometido con una joven llamada Annie
-Ya no más, acaba de terminar su relación con ella
-Susana si lo que crees es que no sabía de los sentimientos de Archie por Candy, estás muy equivocada debido a ese amor él llego a odiarme. Lógico no? – dijo Terry
-Pero…
-Susana no pienso seguir perdiendo mi tiempo escuchando tus mentiras – dijo Terry caminando hacia la puerta – cuando estés dispuesta a decirme la verdad, ve a verme al teatro por favor – entonces Terry abrió la puerta y antes de salir volteó y le dijo a Susana con tristeza en el rostro
-Sabes Susana, creí que eras diferente – enseguida salió y se fue a su casa.
Susana se quedó petrificada al ver la reacción de Terry
-Lo siento Terry pero yo sin ti moriría – entonces Susana se dirigió a la ventana y perdió su vista en el cielo oscuro.
-Pero que estoy haciendo? – después de decir estas palabras las lágrimas empezaron a salir nuevamente pero esta vez sus bellos ojos le ardían.

Terry llegó a su casa y fue directo a su recámara, se recostó y empezó a tocar la armónica. Estaba confundido y tratando de ordenar sus pensamientos se quedó dormido. A la mañana siguiente Terry despertó, tomó un café y salió directo al teatro para su ensayo.
Justo antes de acabar, una luz lo cegó. Las luces en contacto con el metal de la silla de ruedas de Susana lo había deslumbrado.
La madre de Susana se había quedado afuera esperándola. Cuando el ensayo acabó Susana se acercó al escenario.
-Terry necesito hablar contigo, por favor baja – dijo ella
-Está bien – dijo Terry y enseguida bajó del escenario y se sentó en una butaca – te escucho
-Terry, yo lamento mentir, no me gusta hacerlo, pero yo te amo y sin ti yo no podría vivir, yo me siento con ganas de vivir cuando tu estas a mi lado si tu me dieras la oportunidad – dijo Susana antes de ser interrumpida por Terry
-Susana ya te di seis años y ya no puedo más. Susana, te quiero, y mucho pero te quiero más por deber que por un verdadero cariño. Cuándo lo entenderás? – dijo Terry con un tono compasivo
-Terry, es que tú nunca has tratado de verme como mujer, sino como una responsabilidad – reclamó Susana – eres cobarde, le tienes miedo a un futuro con una mujer impedida – continuó llorando pero esta vez sus lágrimas eran de coraje – quiero la verdad Terry, te exijo la verdad, verdad a cambio de verdad me parece bien
-Aún amas a Candy?
-Sí, nunca pude olvidarla
-Qué es lo que ella te dio y que yo no para que la amaras de ese modo?
-Mi vida estaba en la más completa oscuridad, hasta que en un barco, en la inmensa niebla empezó a iluminar mi vida, ella logró que saliera del encierro de odio que tenía hacia mi madre. Todo lo que ella me ha dado son ilusiones, esperanzas, todo lo bueno y hermoso que tuve en la vida me lo dio ella. Quieres más razones? Porque tengo miles de ellas – Terminó Terry
-Comprendo – dijo Susana apretando los labios para no dejar salir su dolor – en ese caso sólo hay una solución – Terry… eres libre – dijo Susana volteando su silla de ruedas para darle la espalda
-Susana… No…
-Vete! Vete antes de que me arrepienta de la decisión que he tomado! Busca a Candy y sé feliz.
-Susana, qué fue lo que te dijo Archie?
-Me pidió que te dejara en libertad porque Candy no es feliz.
-Susana, algún día encontrarás a alguien que te valore. Si esto te hace sentir mejor, eres hermosa. Adiós Susana

Terry salió corriendo del teatro mientras Susana lloraba por haber dejado libre al amor de su vida.
-Terry, sé feliz, yo ya no te haré sufrir – entonces se acercó la madre de Susana .
-Qué pasó hija? Por qué Terry salió corriendo del teatro? – preguntó su madre.
-Mamá, el no volverá a mi lado.
-Qué?
-Le di su libertad.
-Hija mía, ojala no te arrepientas de tu decisión dijo la Sra. Marlowe mientras movía negativamente la cabeza.
-No mamá, es la única decisión de la cual me puedo sentir orgullosa, hice lo que debía. Ahora quiero descansar, vamos a casa mamá.

De ese modo, una madre amorosa, desapareció entre las calles junto con su hija y con el atardecer.
Pero esta vez Susana era una mujer triste pero a la vez feliz, porque Terry encontraría la felicidad finalmente, porque regresaría con la mujer que nunca debió dejar.

Gran final
Todos los capítulos

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …