Home / fanfics / Continuacion capitulo 139

Continuacion capitulo 139

Albert – Archie deberías calmarte, estas muy alterado – en el fondo sabia que Archie tenía razón –

Archie – No te lo perdonare – golpeo la mesa que estaba frente a él –

Albert – Y tú crees que yo no estoy preocupado, no hemos sabido nada – se llevo su mano a la frente –

Archie – Ella debe estar bien – se repetía así mismo una y otra vez – Albert tu sabes lo que siento por ella – lo volteo a ver, Albert se quedo frío al ver que Ane estaba parada en el marco de la puerta –

Albert – Archie creo que te buscan – Archie volteo, se dio cuenta de que había sido escuchado –

Ane – Veo que ya estas enterado de lo que paso en París – se dirigió a Albert –

Archie – Ane yo no quise decir… – se quiso disculpar aunque era tarde –

Ane – No te disculpes Archie no dijiste nada que yo no supiera – evito mirarlo a los ojos –

Archie – Ane – se acerco a ella, algo llamo su atención un brillante objeto que colgaba de su cuello – no sabía que te gustaban los claveles – le dijo al ver el costoso collar –

Ane – Tú no sabes mucho de mí – se alejo de él – Albert tenemos que saber cómo esta Candy, los tres se quedaron platicando, preocupados por Candy, Archie no dejaba de observar a Ane, se miraba distinta desde su regreso de París, algo había pasado en ese viaje, algo que no sabía que era, pero que lo tenía muy preocupado –

El peregrinar de los dos chico en los hospitales había sido tedioso y cansado, en ninguno de los lugares estaba ella, parecía que la tierra se la había tragado, la desesperación del chico no se hizo esperar, los minutos eran cruciales para ella, pero quien era aquel hombre que se la había llevado, porque motivo lo hizo, mil preguntas en su mente lo estaban torturando.

Richard – Maldición donde puede estar – comenzaba a transpirar –

Isaac – Sera mejor que te lleve al hospital parece que te quiere dar fiebre nuevamente – lo toco mientras se recargaba en el auto –

Richard – No hasta que la haya encontrado – le empujo la mano a Isaac –

Isaac – Richard creo que es inútil buscarla – parecía haberse dado por vencido –

Richard – Vete tú yo no parare – agarro fuerzas y comenzó a caminar –

Isaac – Esta bien sigamos – suspiro, estaba casi seguro de que su búsqueda seria infructuosa – dime una cosa Richard porque te comportaste así con la Dr. – le volvía a preguntar –

Richard – Ya te dije que se parecía mucho al tipo que se llevo a Candy – puso su mano en la herida ya que comenzaba a doler, entonces Isaac se detuvo, por su mente paso un recuerdo, por los días en que Richard se había marchado a América, tuvo un encuentro con una Dra. en el hospital ella se llamaba Kelly, le había ayudado con un paciente, ella no sabía cómo controlar a ese chico prisionero de guerra, ella le explico que cuando lo encontraron estaba mal herido, pero que cuando se mejoro su comportamiento era de agresión, así que Isaac hablo con él se tranquilizo, pero al parecer seguía hundido en la triste desesperación y soledad, recordó que se encontraba en una cafetería platicando con la Dra. Cuando alguien llego a interrumpirlos un hombre cabello largo y castaño, era el hermano de la Dra. Ella lo había presentado así entonces tuvo una corazonada –

Isaac – Richard – le hablo a su amigo – creo que sé donde puede estar – su rostro se ilumino de esperanza –

Richard – Donde – pregunto ansioso – habla por favor Isaac –

Isaac – Recuerdas a la Dra. – le dijo, Richard asintió con la cabeza – ella me dijo que tenía un paciente herido en su clínica que no podía llevarlo al hospital por lo grave que estaba –

Richard – Que te hace pensar que ese paciente es Candy – dudaba –

Isaac – ella tiene un hermano y se parecen mucho – Richard comenzó a comprender –

Richard – Crees que pueda ser – se noto nervioso – vamos por favor, ¿Dónde queda la clínica? – su corazón comenzó a latir rápidamente –

Isaac – Del otro lado de la ciudad – Richard bufo de coraje – no perdamos más tiempo, subieron nuevamente al auto, ojala no estuviera equivocado porque si no jamás se lo perdonaría, Richard se apretaba los dedos de la desesperación, le hubiese querido que al auto le salieran alas, el trayecto fue tan largo, tenía la esperanza de que Isaac tuviera la razón, que pudieran llegar a tiempo antes de que pasara cualquier otra cosa, se encomendaba adiós pidiendo que si fuera Candy ese paciente, Isaac miraba de reojo el rostro de preocupación de su amigo, jamás lo había visto así, menos lo había visto llorar tan lastimosamente, tan silenciosamente, en también suplicaba que fuera ella la persona de la que le hablo su colega, cuando llegaron a la clínica, el panorama no fue muy distinto a los demás sitios visitados, heridos, gente llorando, niños abrazados a sus madres, Richard bajo rápidamente del auto, transpiraba demasiado, Isaac sabía que tenía fiebre, pero no había logrado convencerlo de que regresara al hospital, entraron a la pequeña clínica, ahí estaba la Dra. Kelly –

Dra. Kelly – Isaac que haces aquí – torció el gesto cuando miro a Richard – espero que tu amigo sepa comportarse – le susurro –

Isaac – Dra. Kelly estamos buscando a alguien – fue directo al punto – mi amigo fue herido por un soldado, con el estaba una chica pero ella desapareció y no lo hemos encontrado – Richard se acerco a ellos –

Dra. Kelly – Como era la chica – pregunto al ver los ojos suplicantes de Richard –

Richard – De piel blanca – no dejo hablar a Isaac – cabello rubio rizado, con pecas en la cara – la Dra. abrió los ojos ante la descripción –

Dra. Kelly – Candy – dijo sorprendida – acaso es ella – se dijo para si –

Richard – Si su nombre es Candy – Un hombre entraba en ese momento, tenía la cara llena de preocupación – usted se la llevo – le dijo al verlo de inmediato se abalanzo a él hombre –

Arturo – ¿Qué está pasando? – pregunto molesto ante la reacción del chico –

Isaac – Cálmate Richard – lo sujeto, en ese instante se dio cuenta de que su amigo estaba peor de lo que se miraba pues ardía en fiebre –

Dra. Kelly – Ustedes están buscando a Candy White Andley – pregunto a Isaac –

Isaac – Si Dra. Dígame por favor que ella está aquí – ella asintió con la cabeza – gracias a dios – suspiro – lo ves Richard ella está aquí, los ojos de Richard se llenaron de lagrimas, solo que cuando Isaac volvió sus ojos a la Dra. Kelly supo que algo andaba mal – ¿Qué es lo que pasa? – su voz temblaba –

Dra. Kelly – Como te lo dije en el hospital ella está muy mal, necesita sangre pero la que hemos utilizado no ha servido de nada, lo siento pero al parecer no hay mucho por hacer – Richard volteo a mirar a Isaac, sintiendo como le hubieran dado otro tiro pero ahora en el corazón –

Richard – Quiero verla – suplico tembloroso – que me dejen verla – les grito lastimosamente –

Arturo – No voy a permitir que le grites a mi hermana – subió el tono de voz, pero Kelly lo detuvo –

Dra. Kelly – El está muy mal – le susurro y con la mirada le señalo el brazo del chico, entonces Arturo comprendió, al mirar bien al chico recordó que fue a quien ayudo la tarde anterior – pasen los llevare con ella, Isaac y Richard siguieron a la Dra. Kelly,
él apenas podía sostenerse Isaac se dio cuenta y lo ayudo, ella se detuvo frente a una puerta blanca, la abrió, Richard temblaba, Isaac no se dio cuenta de que había dejado de respirar hasta que sintió que sus pulmones necesitaba recibir oxigeno, Richard se soltó de Isaac y se encamino hasta el interior del cuarto, Isaac hacia lo mismo, ahí estaba ella tirada en una cama, inconsciente, pálida, con agujas en las venas de las manos, Richard se acerco con desesperación a ella, en el cielo de sus ojos comenzó a llover –

Richard – Candy – se acerco a ella – querida Candy – le decía mientras su mano tomaba la de ella – no me dejes por favor – le hablaba entre el llanto –

Isaac – Richard por favor calmante – puso su mano en el hombro de su amigo, sintiendo como el corazón se le hacía pequeño al ver a Candy en ese estado –

Richard – Quieres que me cálame, mira como esta – dijo con gran dolor – yo soy el que debería de estar ahí no ella – seguía llorando –

Isaac – Te juro que hare lo posible porque ella se ponga bien – quería convencerlo de que descansara un poco – Richard estas muy mal debemos atenderte –

Richard – No pienso moverme de aquí – su voz se notaba agitada, Isaac ya no dijo nada, necesitaba darle antibióticos –

Isaac – Dra. Kelly podría proporcionarme algunos antibióticos – Richard comenzó a desfallecer nuevamente – Richard déjame atenderte– dijo al ver que su amigo tambaleante –

Richard – Si ella necesita sangre yo doy la mía – dijo muy seguro aun que su voz sonaba débil –

Isaac – Richard tú no puedes – la doctora le hizo seña de que quería hablar con él a solas – regreso enseguida – le dijo, Richard parecía no oír a nadie, solo miraba a la mujer que amaba, Isaac siguió a la Dra. Kelly, al salir ella de inmediato le dio su diagnostico que no era muy alentador –

Dra. Kelly – Esto no está nada bien – le dijo muy preocupada –

Isaac – Que podemos hacer – apretaba sus puños de impotencia –

Dra. Kelly – Hemos estado intentando conseguir sangre de su tipo pero nada – le explicaba, si se hubiese tratado de otro paciente la Dra. Kelly tal vez no se involucraría tanto pero con Candy las cosas eran muy distintas – es por eso que fui al hospital esta mañana, mi hermano acaba de llegar pero como te habrás dado cuenta… – se detuvo – creo que ya no queda nada por hacer –

Isaac – Que tipo de sangre necesita – le pregunto nervioso, ella le contesto e Isaac se quedo frío ante la respuesta de la doctora, tanto que ella se asusto al mirar lo pálido que se había puesto – tenemos la misma sangre – dijo entrecortadamente –

Dra. Kelly – ¿Qué dices? – Al parecer había una esperanza –

Isaac – Tengo la misma sangre – de sus grises ojos se resbalo una lagrima, esa frace llevaba otro significado para Isaac –

Dra. Kelly – Estas seguro – le cuestiono – si es así no debemos perder tiempo –

Isaac – Pueden hacerme un favor – le dijo antes de regresar a la habitación –

Dra. Kelly – Sabes que si – en ese momento entro Arturo –

Isaac – Podrían hacerme el favor de ir a esta dirección – saco una pluma y un pedazo de papel del bolso de su saco, escribió
y se la entrego – es mi casa dígale a mi madre que es urgente que venga –

Dra. Kelly – Ve por favor Arturo – le dio el papel – el donara la sangre para Candy –

Arturo – Gracias – le extendió la mano – ella no se merecía lo que le paso –

Dra. Kelly – Isaac acompáñame – Arturo se fue de inmediato, Isaac camino junto a la Dra. ella hablaba pero él no tenía cabeza para nada, sus pensamientos estaban hechos un mar de emociones, quiso llorar, pero se aguanto las ganas, la Dra. Kelly se dio cuentas pero no quiso preguntar, era mucho más importante que ella recibiera la sangre, ya que su estado físico era
delicado –

Isaac apretó los labios cuando sintió el pinchazo de la aguja en la vena de su brazo, ahí estaba el recostado en una
cama junto a ella, muchas cosas pasaron por su mente, por su corazón, recordó el primer día que la vio y comenzó a llorar, ¿Cómo es que fui tan cruel con ella?, soy un imbécil, Candy perdóname todo lo que hice, pero como imaginar que tú eras aquella niña que se perdió esa noche de tormenta, que él seria quien le salvara la vida ahora en estos momentos, el dolor de tantos años, la tortura de tantas noches, todo eso se había acabado ahora, pero ¿Qué dirá mi madre?, se cuestionaba, deseando que ese momento llegara, su corazón no paraba de latir, muchas emociones en tan poco tiempo, pero ¿Qué diría Candy cuando despertara?, eso era lo que más le angustiaba, ella lo aceptaría después de todos los rechazos y desplantes que él le hizo, aceptaría a su madre y acaso sería capaz de renunciar a la familia Andley ahora que su verdadera familia había aparecido.

Siguiente capítulo
Todos los capítulos de este fanfic

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …