Home / fanfics / conti158

conti158

Stear – Se que tu también serás feliz – en verdad lo deseaba para su amiga –
Ane – Tienes que dejarla decidir – le dijo a Isaac mientras veía a su hermana –
Isaac – Por qué tenía que ser él – parecía lamentarse –
Albert – Te agradezco tu presencia – se dirigió al chico –
Isaac – Gracias por la invitación – le dio la mano –
Albert – Déjala volar – le dijo tranquilamente, Isaac lo miro confundido –
Laureen – No retiramos – se dio la vuelta solo para descubrir que Terry estaba parado detrás de ellos, Isaac torció el gesto –
Terry – Buenas noches – se despidió caballerosamente aunque de quien en verdad quería despedirse era de Candy –
Isaac – Con permiso – se encamino a la salida, iba acompañado de Ane –
Ane – Te acompaño por tu el auto – se alejaron –
Laureen – Joven Grandchester – le dijo secamente, Terry la miro al igual que Candy – lo espero mañana en mi casa – lo miro indiferente – después del medio día –
Terry – Ahí estaré – le dijo serenamente, sonrío sabía que había triunfado –
Candy – Te veré mañana – le dijo algo emocionada, quería abrazarlo pero sabía que no era el mejor momento tenía que esperar algunas horas más, Isaac ya las esperaba en él auto, durante el camino a casa todo fue silencio, solo las miradas interrogantes de Laureen e Isaac era lo único que parecía reinar, pero a Candy eso ya no le importaba pues estaba libre para hacer su vida con el hombre que amaba –

En cuanto llegaron a casa Isaac quiso invadir de preguntas recriminatorias a Candy, pero Laureen como toda sabía madre lo tranquilizo, les dijo que sería mejor irse a dormir para despejar la mente ya que no quería, ni pleitos ni discusiones, Candy se encerró en su cuarto, se arrojo en la cama feliz, sus ojos se llenaron de lágrimas de alegría de saber que Terry la amaba y que ahora podrían hacer una vida juntos, si su madre y hermano se opusieran ella ya había tomado un decisión, en caso de que ellos no lo entendieran ella se iría con Terry. Candy despertó cuando Emily abrió las cortinas de su cuarto, se quedo dormida con el vestido, abrazando la almohada y soñando con su futuro.

Emily – Buenos días Srita – le dijo en cuanto Candy despertó –
Candy – Hola Emily – dijo con una gran sonrisa –
Emily – Se quedo dormida con todo y vestido – le sonrío –
Candy – Llegue tan cansada que ni cuenta me di – se puso de pie –
Emily – El baño está listo – le dijo mientras le ayudaba a quitarse el vestido –
Candy – Mi madre ya se levanto – pregunto –
Emily – Si desde muy temprano, dice que tendremos un invitado esta tarde –
Candy – Y mi hermano – le cuestiono curiosa –
Emily – El joven salió muy temprano – Candy se quedo pensando –
Candy – No dijo a donde iba – pregunto aun que ya se imaginaba a donde había ido –
Emily – Hoy su semblante es diferente – le dijo a Candy – se ve más contenta – Candy irradiaba felicidad por los poros, aunque no dejaba de dolerle el sufrimiento de Richard –
Isaac – ¿En que estabas pensando? – le dijo mientras golpeaba el escritorio con fuerza –
Richard – En su felicidad – contesto sin mayor ánimo –
Isaac – No puedo creer que te dieras por vencido tan fácilmente –
Richard – Ambos sabemos a quién ama – estaba guardando unos papeles en una caja –
Isaac – Que haces – le cuestiono molesto ante la indiferencia de Richard –
Richard – Me voy – Isaac lo miro confundido –
Isaac – ¿Cómo? – no creía lo que escuchaba –
Richard – No tengo nada que hacer aquí – siguió guardando papeles –
Isaac – A donde iras – le dolía que Richard se marchara pues era su único amigo –
Richard – El Sr. William tiene unos negocios en Boston – le explico – voy hacerme cargo de ellos –
Isaac – Que paso – le dijo interrogante – por qué nos hiciste esto – se llevo las manos a la cabeza –
Richard – Isaac deja de ser tan trágico – Isaac lo miro – solo tendrás a Terry como cuñado – dijo con sarcasmos, Isaac se molesto, lo tomo del saco y lo jalo contra si, Richard ni siquiera hizo el intento de zafarse –
Isaac – Lo siento – lo soltó –
Richard – También yo – bajo la mirada –
Isaac – ¿Por qué? – tenía tantos sentimientos encontrados –
Richard – Porque llegamos tarde – Isaac lo miro – ella ya tenía una vida cuando el destino se empeño en ponerla frente a nosotros – dijo melancólicamente, termino de guardar sus cosas y cerro la caja – Adiós Isaac – le dio la mano, Isaac no pudo evitar abrazar a su amigo, por instantes todos los recuerdos lo embargaron, una lágrima se derramo de esos grises ojos – respeta lo que decida – le dijo a su amigo mientras las lágrimas también lo hacían su presa, los buenos años, los buenos momento y el futuro que meses atrás se habían imaginado ahora se desvanecía entre sus manos. Candy bajo las escaleras, se había puesto un vestido color durazno, estaba algo nerviosa, se dirigía a la cocina cuando su madre le hablo –

Laureen – Candy quiero hablar contigo – le dijo desde el sillón –
Candy – Claro – sabía que tenía que enfrentar su decisión –
Laureen – Siéntate – le señalo para que sentara junto a ella –
Candy – Se que quieres que hablemos sobre lo que paso anoche – se detuvo al mirar a los ojos a su madre – no pienso cambiar de opinión, con o sin su apoyo – incluyo a Isaac – voy a estar con Terry y si no están de acuerdo yo me… – Laureen la cayo –
Laureen – Candy me permites hablar – Candy se quedo mirándola – no pienso preguntarte más qué fue lo que paso – Candy se quedo boquiabierta – si Richard te dejo libre es por qué sabía que tu corazón ya estaba ocupado por otro – tomo la mano de Candy – Terry no es de mi agrado por las diferencia que tuvo con Isaac y las que yo tuve con su padre – le explico – pero si crees que él es tu felicidad por mi está bien – dijo mientras apretaba los labios y bajaba la mirada –
Candy – En verdad aprobaras mi relación con Terry – no podía creerlo – pero Isaac – le cuestiono –
Laureen – El tiene que entenderlo y vivir con el hecho de que Terry formara parte de la familia – sonrío –
Candy – Gracias – la abrazo como solo ella sabía hacerlo tan espontáneamente –
Laureen – Piensan casarse – le pregunto Candy la miro sorprendida –
Candy – No hemos hablado de eso – dijo mientras se sonrojaba, en ese momento entro Isaac a la casa, Candy lo miro algo angustiada – Hola – le dijo mientras intentaba adivinar sus expresiones –
Isaac – Hola – dijo secamente –
Laureen – Porque no vas a ver cómo van las cosas para cuando Terry llegue – Isaac torció el gesto y frunció el seño –
Candy – Claro – dijo nerviosamente y se fue –
Laureen – Hablaste con Richard – le cuestiono en cuanto se quedaron solos –
Isaac – El se va – le explicaba mientras se sentaba junto a ella –
Laureen – Es lo más natural – acaricio el pelo de su hijo, sin imaginar que Candy los escuchaba detrás de una pared – a donde se irá – le pregunto –
Isaac – Me dijo que a Boston – se notaba triste – porqué paso esto – se lamentaba –
Laureen – Tienes que aceptarlo aun que te duela – Isaac la miro –
Isaac – Como es que tu estas tan tranquila – la miro con reproche –
Laureen – Tú sabes bien que Terry no es de mi agrado – dijo con indiferencia – pero estoy segura que si nos oponemos a esa relación lo único que conseguiremos es que ella se vaya con él – Isaac la miro – es lo que quieres que pase – Isaac movió la cabeza negativamente –
Isaac – Se va a ir de todos modos – recargo su cabeza en el respaldo del sillón –
Laureen – Pero lo hará como toda una dama – le explico, Candy se alejo del lugar, sabía que de algún modo contaba con el apoyo de su madre –

Candy no dejaba de mirar el reloj, las manecillas parecían moverse lentamente, deseaba tanto ver a Terry, saber que lo que sucedió por la noche no fue un sueño, sino una realidad que había añorado por tanto tiempo, Isaac había subido a su habitación al parecer le dolía la cabeza, Candy esperaba que no se agarrara a golpes con Terry, no dejaba de mirar por la ventana para ver el momento en que llegara su amado, en eso estaba cuando su madre hablo.

Laureen – No seas impaciente – le dijo, Candy volteo –
Candy – Lo siento – se rio traviesamente –
Laureen – Se que te encuentras nerviosa – Candy dejo de mirar por la ventana – a mi me paso algo parecido el día que tu padre pidió mi mano – Candy la miro confundida –
Candy -¿Pedir mi mano? – casi lo grito –
Laureen – A caso no es ese el motivo de su visita – tomo de la mano a la chica y la llevo a la sala –
Candy – Bueno pues… – titubeo, en ese momento llamaron a la puerta, Candy se sobresalto –
Laureen – Tranquila – Emily salió para recibir a la visita, al abrir no pudo evitar apreciar el hermoso rostro de Terry –
Emily – Buenas tardes – le sonrío – la Sra. lo espera – le dijo mientras le indicaba el camino –
Terry – Gracias – dijo nervioso, en las manos llevaba una botella de vino francés de la mejor cosecha, adornada con un moño rojo – buenas tardes – saludo mientras miraba a su novia –
Laureen – Pase – se puso de pie, Candy quería correr para abrazarlo pero se detuvo –
Candy – Hola – sonrío –
Laureen – Tome asiento por favor – le dijo a Terry – Emily avísele a mi hijo que baje – le dijo mientras Terry sentía un gran nerviosismo, Terry se sentó frente a donde estaban Candy y su madre – ve con él – le susurro a Candy, ella sin pensarlo dos veces se sentó junto a Terry –
Candy – Estas nervioso – le dijo al ver que no dejaba de mover su pie y que sus manos transpiraban – se río mientras se sonrojaba –
Laureen – Candy ya me explico algunas cosas, pero quiero escucharlo ahora a usted – le dijo, en ese instante Isaac entro a la sala –
Isaac – Buenas tardes – apretó los labios –
Laureen – Ven hijo – le extendió la mano –
Isaac – Hola – dijo secamente sin mirar a Terry, se sentó mostrando una gran indiferencia –
Laureen – Lo escucho – Terry la miro, tomo aire –
Terry – Sra. yo quiero a su hija – fue lo primero que dijo, Isaac lo miro enarcando una ceja fríamente – se que usted tiene una mala impresión de mi – dijo firmemente no se dejaría intimidar por Isaac – yo me enamore de Candy desde que la conocí, no solo por su belleza, sino por la maravillosa persona que es – Candy se sonrojo – y se que nunca podre querer a otra persona como a ella, por circunstancias que no estuvieron en nuestras manos tuvimos que separarnos pero ahora que todo se ha aclarado no pienso separarme de ella – se veía seguro de su decisión, Isaac sonrío maliciosamente –
Laureen – Piensan casarse – fue directa al punto –
Terry – Si – Isaac torció el gesto –
Laureen – En cuanto tiempo – le cuestiono al chico –
Terry – No lo hemos hablado aun – miro a Candy – pero podemos casarnos esta misma semana – Candy lo miro interrogante al igual que Isaac y Laureen – lo que sucede es que yo tengo que regresar a Nueva York – Candy lo miro algo entristecida – el trabajo – le explico a Laureen –
Isaac – Lo sabía – dijo con sarcasmo –
Candy – No me habías dicho nada – dijo a modo de reclamo –

Continuacion capitulo 158

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …