Home / fanfics / Cena de compromiso

Cena de compromiso

CAPITULO 147
CENA DE COMPROMISO

Candy miraba la fachada de la casa, nunca imagino que fuese el hogar de Terry si lo hubiera sabido el día que estuvo con Paty no habría dudado en tocar para decirle al chico cuanto lo amaba, pero las cosas fueron tan diferentes, Candy tomo aire necesitaba valor pero no dudo más y toco el picaporte de la casa, casi de inmediato abrieron era la Sra. Rose.
Sra. Rose – Que se le ofrece Srita. – Dijo amablemente –
Candy – Vengo a ver a Terry Grandchester – la Sra. Rose se le quedo observando –
Sra. Rose – A quien anuncio – pregunto mientras abría paso a Candy –
Candy – Soy Candy White – Candy miro la casa quedando asombrada por su extraña belleza –
Sra. Rose – Un segundo por favor – se encamino al despacho para anunciarla, no tardo mucho en regresar, su rostro mostraba confusión – Srita. La espera en el despacho – Candy volvía a tomar aire, sentía que sus piernas temblaban –
Candy – Gracias – le dijo con una sonrisa a la Sra. Candy siguió a la empleada hasta llegar a una gran puerta de madera, la Sra. Rose abrió la puerta, Candy entro con la mirada al piso pero cuando la levanto miro que aquel lugar parecía estaba siendo remodelado – Hola – dijo en un hilo de voz, la Sra. Rose cerró la puerta –
Terry – Que haces aquí – estaba sentado frente al escritorio –
Candy – Necesito que hablemos – le dijo ella estaba por sentarse –
Terry – Se breve – la miraba con recelo –
Candy – Terry por favor se que estas molesto – se quedo de pie –
Terry – No Candy no estoy molesto – se levanto y dejo un libro sobre el escritorio –
Candy – Entonces – pregunto ansiosa –
Terry – Me siento decepcionado – apretó los labios –
Candy – Pero porqué – lo miro interrogante –
Terry – Haz cambiado tanto – lo dijo de modo decepcionante –
Candy – Terry que es lo que te pasa – estaba muy nerviosa, Terry la volteo a ver fríamente –
Terry – Candy será mejor que te vayas – dijo con gran indiferencia –
Candy -¿Qué? – sintió como si le hubieran echado un balde de agua fría –
Terry – Las cosas no han funcionado bien entre nosotros, siempre hay algo o alguien que interfiere entre nosotros – Candy no podía creer lo que Terry le estaba diciendo –
Candy – Pero… – Lucia entre en ese momento –
Lucia – Lo siento – dijo cuando miro a los dos chicos – pensé que no había nadie – se disculpo –
Terry – Que quiere – se notaba enojado –
Lucia – Vine a poner esto aquí – llevaba un arreglo de flores blancas, lo dejo en una mesita y salió de lugar no sin antes mirar de arriba abajo a Candy –
Candy – Veo que tendrás una reunión – Candy había notado que los empleados estaban arreglando la casa –
Terry – Veo que lo notaste – tomo aire –
Candy – Trabaje como empleada de servicio – parecía que las cosas no saldrían bien –
Terry – Es una cena muy importante para mí – se veía determinante – hoy pediré la mano de Susana – Candy sintió que las piernas le temblaron cuando escucho eso –
Candy – ¿Qué? – su corazón se partió en mil pedazos –
Terry – Lo que oíste, ella ha sido incondicional creo que es lo menos que se merece, me ha esperado tanto tiempo – parecía una recriminación –
Candy – Terry no me hagas esto – cerró los ojos para que las lagrimas no salieran –
Terry – Y lo que tú me hiciste – grito –
Candy – Hablemos por favor – dijo en modo suplicante –
Terry – No hay nada que hablar Candy – se sentía ofendido y su orgullo no lo dejaba pensar claramente – tu decidiste ir tras Richard – le reclamo – pues bien haremos una linda familia – comenzó a ser sarcástico – de novios pasaremos a ser concuños – se rio burlándose – cuando tengas hijos puedes decirles, mira el esposo de tu tía Susana pudo haber sido tu padre – Candy lo miro molesta, la estaba ofendiendo – podríamos salir juntos a divertirnos los cuatro, es más si quieres yo puedo pagarles el viaje de bodas – Candy no soporto más –
Candy – Basta Terry –le grito, estaba roja de coraje – si lo que quieres es que me vaya lo hare – una lagrima se derramo de sus ojos verdes rodando por su mejilla –
Terry – Te dejo en la que algún día pudo ser “tu casa” – remarco la última frase, luego de eso se encamino a la salida, tomo la perilla de la puerta y la cerró con gran fuerza, Candy se quedo llorando, sentía que todo eso era su culpa, solo estuvo unos momento más tragándose su tristeza para que los empleados del chico no la vieran llorar, luego de unos minutos salió del despacho, llevaba los brazos cruzados como queriendo aprisionar su dolor –
Sra. Rose – Se siente bien Srita. – le pregunto al verla tan pálida –
Candy – Si gracias – apenas se alcanzo a escuchar, Lucia miraba desde las escaleras, Candy camino lentamente, salió de la casa de Terry con el corazón destrozado por las cosas que él le dijo y la forma en que la trato, ni siquiera la había dejado explicarle que Richard la había dejado libre para que fuese feliz con él, Candy cruzo la avenida mientras que unos ojos azul – verdoso la miraban tristemente a través de una ventana –

Candy llego al hotel sintiéndose la mujer más infeliz del mundo, subió las escaleras parecía como si su mente estuviese en otro lugar, choco con una dama que le reclamo pero ella ni siquiera la escucho, siguió su camino hasta llegar a la puerta de su cuarto, quería encerrarse nuevamente a llorar, saco la llave de su habitación, abrió la puerta y se adentro, cerro suavemente y suspiro.

Isaac – ¿Dónde estabas? – Candy volteo de inmediato –
Candy – ¿Cómo entraste a mi cuarto? – sus ojos estaban hinchados –
Isaac – Te hice una pregunta – se notaba molesto, estaba parado junto a una mesa –
Candy – Eso no te interesa – camino hacia la cama y coloco su bolso sobre esta –
Isaac – Te desapareces todo el día y ahora dices que no me interesa –
Candy – Quiero estar sola – evito mirarlo, pero difícil engañar a Isaac el noto que Candy había estado llorando –
Isaac – ¿Por qué has estado llorando? – le cuestiono –
Candy – Deja de interrogarme –le grito la chica –
Isaac – Es por él verdad – sus ojos estaban llenos de ira – que te hizo el maldito – Candy pensó que Isaac se refería a Richard – te juro que si lo veo le romperé la cara –
Candy – Richard no me hizo nada – estaba tan confundida –
Isaac – Eso lo sé, Richard sería incapaz de hacerte algo – Candy lo miro confundida – me refiero a este imbécil – le mostro unas hojas de papel que tenía en la mano, Candy entendió entonces a quien se refería Isaac –
Candy – Porque leíste eso – le recrimino – no tenías derecho – intento arrebatarle lo que Eleonor le dejo que no eran más que las cartas que Richard le escribió a Terry hablándole sobre la mujer que amaba –
Isaac – Cuando conociste a Grandchester – apretaba los labios de coraje –
Candy – Eso no te importa y no quiero que te expreses así de él – sus ojos comenzaba a llorar –
Isaac – Estas llorando por ese tipo – le reprocho – no lo puedo creer Candy – sentía tanto coraje, en ese momento tocaron la puerta insistentemente, Isaac fue abrirla mientras Candy se recargaba en la mesa –
Laureen – Hija que tienes – la miro tan mal –
Isaac – Esta así por ese… – Laureen lo cayo –
Laureen – Basta Isaac – le grito y lo miro desafiante –
Isaac – Tu lo sabías – se dio cuenta de ello – porque no me dijiste nada – le reclamo –
Laureen – Isaac ve a preparar tus cosas – le hablo fuertemente –
Candy – ¿Cómo? – miro a su madre –
Isaac – Nos vamos a chicago – le dijo a su hermana – pero solo mi madre y yo ya que me imagino que tú tienes planes con Grandches… –
Laureen – Isaac haz lo que te digo – le ordeno, el chico aventó las cartas sobre la cama y dejo a su madre sola con Candy – hija que tienes – la chica comenzó a desfallecer –
Candy – No me dejes sola – Candy se dejo caer de rodillas ante la mirada atónita de su madre –
Laureen – Me dijiste que te quedarías con Terry, es por eso que decidí partir esta noche a Chicago con Isaac – pero que paso hija –
Candy – Richard donde esta Richard – comenzó a temblar –
Laureen – El se irá a Boston – le hizo saber, luego la abrazo mientras que la chica seguía llorando, intentando calmarla –
Candy – Quiero irme con ustedes – se aferro al abrazo maternal –
Laureen – Claro hija – comenzó a arrullarla entre sus brazos, mientras esta descargaba su dolor –
Eran cerca de las ocho de la noche cuando Karen y Harry llegaron a la casa de Terry, casi enseguida llego el Sr. Hathaway y minutos después llego Susana con su madre parecía una cena intima, ella lucia radiante era una cena muy importante así que a pesar de su discapacidad lucía hermosa, llevaba el cabello sujeto en un chongo, un vestido azul cielo, pero sus ojos reflejaban tristeza.

Lucia – Buenas noches Srita. – Sonrío a Susana – deme su abrigo –
Susana – Y Terry donde esta – le pregunto en cuanto se quedaron solas –
Lucia – Aun no baja, pero tengo algo que contarle – le susurro –
Susana – Tal vez después – no se notaba con muchos ánimos, apretó su bolso con sus manos –
Lucia – Es muy importante – se notaba desesperada, en ese momento llego la Sra. Rose –
Sra. Rose – Buenas noches Srita. Marlowe – Lucia torció el gesto – deme su bolso lo guardare –
Susana – No prefiero quedármelo – lo sujeto con más fuerza, como si protegiera algo importante –
Sra. Rose – Como guste – miro a Lucia – y tú qué esperas para ir a la cocina – Lucia la miro desafiante –
Lucia – Ahora voy – quería contarle a Susana sobre la persona que visito a Terry –
Sra. Rose – Estoy esperando – cruzo los brazos – hoy tu lugar es en la cocina – le hizo saber nuevamente, Lucia apretó los labios y se fue a la cocina molesta –
Susana – Terry aun no baja – ahora le pregunto a la Sra. Rose –
Sra. Rose – Mire hay viene – le señalo con la mirada, Susana quedo impresionada de ver a Terry no sabía a qué se debía pero el lucía increíblemente hermoso –
Terry – Buenas noches –Saludo a Robert, luego se dirigió a los demás invitados, hasta llegar con Susana – hola – le sonrío –
Susana – Hola – le dio la mano y Terry respondió basándola, Susana se sorprendió ya que Terry no era de esos detalles –
Sra. Rose – Gusta un aperitivo – le ofreció al Sr. Hathaway –
Terry – Gracias – también tomo una copa, Susana noto a Terry diferente y extraño – Te pasa algo – dijo ya que la chica no le quitaba la vista de encima –
Susana – No nada – bajo la mirada –

Continuación de este capítulo

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… (POR QUE HAY AMORES PARA LA ETERNIDAD)

LA PROMESA DEL OCEANO… (POR QUE HAY AMORES PARA LA ETERNIDAD) Prefacio. ¿Existe el amor …