Home / Fan trabajos / Capitulo153

Capitulo153

CAPITULO 153

COMPRANDO RECUERDOS

Candy se sujetaba el cabello con un listo rojo, se miro en el espejo, sus verdes ojos aun estaban hinchados de haber llorado tanto, dejo su peine sobre el mueble, no pudo evitar mirar esa caja negra que había dejado Terry, la tomo entre sus manos, recordó como la quiso abrir la noche anterior no pudo mirar el contenido de esa caja, Candy seguía curiosa por mirar cual era el regalo de Terry, en eso estaba cuando llamaron a la puerta –

Emily – Srita Candy – Candy guardo la cajita en un cajón –
Candy – Adelante – intento controlar los nervios –
Emily – Esta servido el desayuno – le dijo cuando entro –
Candy – Gracias, en un momento bajo – sonrío, Emily se retiro, Candy se miro nuevamente en el espejo, estaba pensando en que le diría a Isaac, como pudo tomo valor y bajo hasta el comedor – Buenos días – le dijo a su madre que ya la esperaba en la mesa –
Laureen – Buenos días hija – Candy se acerco a darle un beso – como dormiste –
Candy – Isaac aun no baja – no pudo evitar preguntar, Laureen la miro – seguramente se quedo dormido – intento disimular su nerviosismo –
Laureen – El no está – Candy la miro confundida –
Candy – Pero hoy es nuestro día de descanso – parecía hablarse a si misma –
Laureen – Se levanto muy temprano y se fue – le explicaba, Candy bajo la cabeza mortificada y Laureen se dio cuenta – sucede algo – le pregunto –
Candy – No – evito mirarla a los ojos, Emily llego con dos platos de fruta, los coloco enfrente de cada una – gracias –
Laureen – Estuviste llorando – Candy la miro y apretó sus labios –
Candy – Es que yo… – tomo el tenedor y lo clavo en un pedazo se fruta –
Laureen – No me tienes confianza – dijo cariñosamente –
Candy – Yo… – comenzó a jugar con la comida –
Laureen – Si no quieres decirlo no hay problema – no querías fastidiarla con tantas preguntas –
Candy – Discutí con Isaac – Laureen la miro – anoche nos peleamos le dije cosas que lo lastimaron mucho – se le llenaron sus ojos de lagrimas –
Laureen – Candy – la chica pensó que la retaría por eso – los hermanos siempre se pelean – tomo la mano de la chica – lo solucionaran –
Candy – A donde fue – le pregunto curiosa –
Laureen – Dijo que iría al hospital – se llevo un pedazo de fruta a la boca –
Candy – Lo voy a buscar – dejo el tenedor –
Laureen – Candy no vayas – Candy la miro confusa – no se veía muy bien, creo que ambos tienen el mismo semblante – se rio – deja que piense mejor las cosas –
Candy – Pero… – Laureen parecía menos preocupada –
Laureen – Por qué mejor no me platicas sobre ese chico – Candy puso cara de confusión – como conociste a Terry Grandchester – fue directa –
Candy – ¿Qué? – palideció ante la pregunta –
Laureen – Entenderé si no quieres contarme – intento sonreír, Candy la miro –
Candy – Lo conocí en el colegio San Pablo – Laureen puso atención – fuimos compañero del colegio por algunos meses – seguía sin probar bocado –
Laureen – Es un chico muy atractivo – Candy no pudo evitar el sonrojo – estuvieron juntos en Escocia – Candy se mordió el labio –
Candy – Si – dijo a secas –
Laureen – ¿Por qué saliste del colegio? – tomo desprevenida a Candy con esa pregunta, Candy no respondía, su madre la miro interrogante –
Candy – Nos encontraron juntos a horas no permitidas – Laureen se quedo boquiabierta –
Laureen – ¿Cómo? – pregunto nerviosa –
Candy – No pusieron una trampa, una chica – le explico – hizo que no encontráramos a solas por la noche – Laureen no salía del asombro – las monjas nos encontraron y por eso… – se quedo callada ante la mirada de su madre –
Laureen – Te expulsaron – dijo afirmándolo, algo molesta –
Candy – Si – dijo despreocupada –
Laureen – Y él no hizo nada – sin pensarlo apretaba con sus manos la servilleta –
Candy – Te equivocas mamá – Laureen enarco una ceja interrogante – Terry dejo el colegio para yo pudiera quedarme – Candy cerró los ojos como queriendo recordar – renuncio a su vida y se vino a vivir a América – Laureen estaba sorprendida – luego yo decidí regresarme y me escape del colegio – sonrío al recordarlo –
Laureen – No hiciste eso por él – le cuestiono asombrada –
Candy – No – contesto intentado sonar convincente –
Laureen – Y fueron novios – Candy sintió que el alma se salía del cuerpo al oír esa pregunta, tardo unos segundos para responder –
Candy – Si – dijo apretando los labios –
Laureen – ¡Ah! – no supo que más decir – y cómo fue que terminaron – Candy sintió un golpe en el pecho con esa pregunta –
Candy – No quiero hablar de eso – no quería abrir esa herida –
Laureen – Esta bien – no quiso insistir – Sabes Candy me alegro que no tengamos que emparentar con esa familia – Candy la miro confundida –
Candy -¿Cuál familia? – le cuestiono curiosa –
Laureen – Los Grandchester – dijo con indiferencia –
Candy – ¿Qué es lo que me quieres decir? – ahora ella era la que lanzaba las preguntas –
Laureen – Por qué cuando naciste tus abuelos arreglaron junto con los padres de un duque que acababa de tener un hijo varón un compromiso de matrimonio – Candy estaba por llevarse un pedazo de fruta a la boca pero al escuchar eso se le cayó al plato – ellos querían conservar el linaje al igual que tus abuelos – claro que el compromiso termino el día que tu desapareciste – Candy seguía muda –
Candy – El compromiso era con Terry – seguía sin creerlo –
Laureen – Pero no debes de preocuparte por eso, ese tonto y absurdo compromiso ya está roto, ahora solo debes de pensar en Richard –
Candy – No lo puedo creer – susurro, Candy sentía que se acababa de estrellar contra ella misma, al saber que Terry desde nacer estaba destinado en su vida, pero todo ahora se complicaba –
Laureen – Candy no has probado nada – se limpio sutilmente alrededor de los labios con la servilleta –
Candy – No tengo mucha hambre – le explico, Emily llego para retirar los platos –
Laureen – No es por lo que acabo de contarte – la miro como queriendo adivinar sus pensamientos, en ese momento llamaron a la puerta, Emily fue a abrir rápidamente, Candy dio un sorbo al vaso de jugo que tenía enfrente –
Emily – Srita. Candy – Candy volteo a verla – la buscan –
Candy – ¿Quién? – no esperaba a nadie –
Emily – Son la Srita. Britter y la Sra. Cornwall – Candy se puso de pie –
Laureen – Hagas pasar aquí – miro a Candy – hija termina al menos tu jugo –
Candy – Lo siento – le guiño el ojo –
Ane – Buenos días – saludo amablemente –
Paty – Buenos días – también saludo –
Laureen – Como están – sonrío –
Candy – No las esperaba – Ane buscaba desesperadamente con la mirada – él no está – le dijo Ane se sonrojo –
Paty – Candy queremos ir de compras – Candy la miro –
Ane – Es que Paty quiere iniciar los preparativos de la boda – le explico –
Candy – En verdad – dijo con alegría –
Ane – Claro si no tienes nada que hacer – miro a Laureen –
Laureen – Por mí no se preocupen – miro a su hija –
Candy – Gracias – se puso de pie –
Laureen – Candy – la chica la observo, se río al ver que su madre señalaba el vaso de jugo –
Candy – Claro – tomo el vaso y bebió rápidamente el contenido – listo – rápidamente se despido dándole un beso a su madre –
Laureen – Que les vaya bien – se quedo mirando cómo se marchaban –
Candy – Solo voy por mi bolso – subió las escaleras rápidamente, después de unos minutos bajo para reunirse con sus amigas, un auto ya las esperaba –
Paty – Que fiesta tuviste Candy – le dijo en cuanto salieron de la casa –
Ane – Jamás pensé que Terry vendría – parecía no creerlo todavía –
Paty – Yo solo estaba esperando el momento en que se agarraran a golpes – se refería a Terry y Richard –
Ane – Se sentía tanta tención – el chofer les abrió la puerta – fue una noche llena de sorpresas – suspiro melancólica –
Candy – Isaac esta en el hospital – le dijo a la chica – no está con ella – quiso calmarla –
Ane – Crees que la vea – dijo preocupada –
Candy – No lo creo – se metieron al coche –
Paty – Tu no veras a Richard – pregunto curiosa –
Candy – Tiene mucho trabajo – le aseguro –
Paty – Que bien – miro como en complicidad a Ane –
Candy – A dónde iremos le cuestiono –
Paty – Al centro – Candy miraba por la ventana mientras se alejaba de su casa, no dejaba de pensar en la charla que había tenido con su madre, pero lo que más la tenía aturdida era la visita de Terry a su habitación – Que te pasa – le pregunto –
Ane – Me imagino que todavía no digieres la impresión de que Terry llegara con Elisa – Candy la miro –
Candy – Terry estuvo en mi cuarto anoche – las chicas se quedaron boquiabiertas al oír eso –
Paty – Pero como – se llevo las manos al pecho –
Ane – Terry es un atrevido – dijo desconcertada –
Candy – Tenía que decirme algo importante – aseguro –
Paty – En verdad que lo era mira que meterse así a tu casa y a tu cuarto – parpadeo al imaginarlo –
Ane – No se dieron cuenta de que estaba ahí – sabia que Isaac no soportaba a Terry –
Candy – Solo me dijo lo que quería y se fue – le explico, nuevamente dirigió su rostro a la ventana, Ane la miro sabia que algo más le pasaba pero ya no quiso interrogarla, lo que resto de camino casi fue silencia para Candy mientras Paty no dejaba de hablar de su próxima boda –
Chofer – Llegamos –se detuvo enfrente de un gran edificio –
Paty – Puede retirarse – el chofer la miro confundido – tardaremos mucho así que será mejor que se vaya – le explico –
Ane – Que hermoso planear una boda – sus ojos se llenaron de ilusión, el chofer abrió la puerta –
Candy – Gracias – fue la última en salir, el chofer se fue del lugar –
Paty – Mira los vestidos – dijo al ver el aparador –
Ane – Son hermosos – estaban tan emocionadas –
Paty – Entremos – se encaminaron hacia la entrada pero Candy se quedo parada –
Ane – No vienes Candy – le hablo –
Paty – Si tienen que buscar su vestido ya que serán mis madrinas – les hizo saber –
Ane – Gracias Paty – la abrazo –
Candy – Entren enseguida voy – les dijo sin mirarla, sus verdes ojos se quedaron fijos en los vestidos de novia, por un largo rato Candy se quedo observando, imaginando y deseando, bajo la cabeza, cerró los ojos y lanzo un suspiro –
Terry – Si tu quisieras podrías usarlo el día de nuestra boda – le dijo al oído, Candy volteo como reacción para mirar de donde provenía la voz sin imaginar que su rostro quedaría a centímetros del de Terry –
Candy – ¡Terry! – no podía creer que estuviera ahí –
Terry – Dime cual te gusta y te lo compro – dijo entre una sonrisa –
Candy – Eres un pretensioso – se alejo de él –
Terry – Creo que ese te quedaría muy bien – miro el vestido y luego a Candy –
Candy – Nunca te he dicho que me molesta que me espíen – le reclamo –
Terry – Nunca te he dicho que me gusta espiarte – le guiño el ojo –
Candy – Grosero – hizo una mueca –
Terry – Ja, ja, ja, – Candy torció el gesto –
Candy – De que te ríes – le reclamo –
Terry – Sigues haciendo las mismas muecas – no podía parar de sonreír –
Candy – Acaso quieres que me cambie la cara – se cruzo de brazos –
Terry – Jamás – Candy lo miro – por qué fue de ese rostro tan hermoso del que me enamore – se acerco a ella –
Candy – Deja de jugar – intento evadirlo – por qué no dejas de seguirme – se volteo –

Continuacion de este capítulo

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …