Home / Fan trabajos / Capitulo150

Capitulo150

CAPITULO 150

FELIZ CUMPLEAÑOS CANDY

Candy cepillaba su cabello mientras se miraba en el espejo, no podía creer todo lo que paso desde su cumpleaños pasado, tantos recuerdos llenos de alegría pero también muchos llenos de tristeza, pero no podía dar marcha atrás, las cosas ya estaban hechas, ella era novia de Richard y seguramente Terry estaba próximo a casarse con Susana, Candy sintió un gran dolor en su pecho, la única forma en que sentía se desvanecía ese dolor era con Richard pero él no estaba ahí, así que decidió ir a la habitación de su madre, estaba por entrar cuando escucho que Isaac estaba ahí.

Isaac – No puede enterarse – le decía molesto a su madre –

Laureen – Creo que quieres tapar el sol con un dedo – parecía más resignada –

Isaac – Lo he visto afuera del hospital – Laureen lo miro asustada –

Laureen – Pero… – trago saliva –

Isaac – No tienes por qué preocuparte yo no dejare que se le acerque – lo dijo muy seguro –
Laureen – Por lo pronto que no se entere de nada – se notaba angustiada –
Isaac – Ya no te preocupes madre – se sentó junto a ella – todo estará bien – le dijo, mientras Candy escuchaba detrás de la puerta, queriendo entender de que hablaban Isaac y su madre, se fue a su recamara, se recostó intento dormir pero fue difícil era más de media noche cuando por fin pudo conciliar el sueño, aunque no pudo dejar de pensar en la palabras de su madre y hermano, Candy despertó cuando sintió como los rayos del sol acariciaron su rostro, abrió los ojos lentamente sus verdes ojos, quito un mechón de su cabello que estaba sobre su rostro, en ese instante tocaron la puerta –
Candy – Esta abierto – se sentó en la cama –
Laureen – Buenos días hija – llevaba una charola en las manos – traigo tu desayuno – se veía muy contenta –
Candy – Gracias – Sentía una gran alegría por estar cerca de su familia – se ve delicioso – sonrío cuando Laureen puso la charola en su regazo –
Isaac – Hola pecas – estaba parado en el marco de la puerta – Feliz cumpleaños Candy – se acerco a ellas –
Laureen – Felicidades cariño – se sentó en el borde de la cama –
Candy – Gracias – sus ojos se llenaron de lágrimas –
Laureen – No llores hija – también sintió ganas de llorar –
Candy – Soy tan feliz – los miro conmovida – nunca creí que llegaría este día, estar con mi familia – se limpio las lagrimas –
Isaac –Pero aquí estamos juntos los tres – se acerco a ella –
Laureen – Sabes hija te organice una cena para esta noche – Candy la miro –
Candy – Pero mamá – no supo que decir –
Laureen – Sera algo íntimo – le explico – solo gente allegada a ti –
Isaac – Por favor Candy no te negaras – sabia que entre los invitados estaba Ane –
Candy – De acuerdo mamá – contesto –
Laureen – Desayuna mientras preparo tu baño – Candy la miro –
Candy – Yo puedo hacerlo – dijo para detenerla –
Laureen – Deja que te consienta – la chica yo no dijo nada –
Isaac – Voy a arreglarme – estaba por salir –
Candy – Isaac espero que no haya problemas con Archie – el chico puso cara de fastidio –
Isaac – No te preocupes – dijo molesto –
Candy – Gracias hermano – dijo dulcemente, Isaac y Laureen la dejaron sola, Candy saco el uniforme lo puso en la cama, lo miro no podía creer todavía que estuviese cumpliendo años y que fuera junto a su verdadera familia, todo parecía perfecto pero en su interior sabia que algo le faltaba, el día transcurrió normalmente para Candy e Isaac, Richard había quedado de pasar por ella después de la comida, solo faltaba una hora para salir, cuando llego un paciente Isaac era quine lo asistiría –
Isaac – Más trabajo – dijo cuando le avisaron que tenía otra consulta –
Eugénie – No piensa comer – le dijo la chica –
Isaac – Eso pensaba pero… – tomo unos papeles – los pacientes son lo primero –
Eugénie – Así ese joven – miro el rostro agotado del médico –
Isaac – Hágalo pasar – Eugénie abrió la puerta, en ese momento pasaba otro medico –
Fred – Hola Isaac – entro al consultorio –
Isaac – Hola – se llevo las manos al rostro –
Fred – Te vez cansado – se quedo pensativo –
Isaac – El trabajo – se encogió de hombros –
Eugénie – Creo que mínimo debería de comer algo – el otro médico miro a Isaac –
Fred – No has comido – cruzo los brazo y movió la cabeza como reproche –
Isaac – No he tenido tiempo – le contesto –
Fred – Ve a comer yo veré al paciente – se acerco a Isaac –
Isaac – Sabes que no puedo – Fred tomo los papeles y leyó –
Fred – No es tan grave yo lo asistiré –
Isaac – Perro… – el médico lo levanto de la silla –
Fred – Nada, nada ve a comer – Isaac salió algo desconcertado del consultorio – Eugénie haga pasar al paciente –
Eugénie – Si Dr. – salió del consultorio, luego de unos minutos llego con el paciente – tome asiento –
Fred – Eugénie haga el favor de traer esto – le entro una hoja –
Eugénie –Claro que si Dr. salió del lugar, se dirigió hasta la el almacén por material de curación, caminaba de regreso al consultorio por un pasillo cuando alguien le hablo –
Candy – Hola Eugénie – se acerco a ella –
Eugénie – Hola Candy – sonrío caminaron juntas por pasillo –
Candy – Con mucho trabajo – pregunto –
Eugénie – Si, el Dr. no había salido a comer – explico –
Candy – Isaac nunca entenderá – torció el gesto –
Eugénie – Si no fuese por el Dr. Benatar que lo remplazo seguiría sin comer – dijo para que Candy no se preocupara –
Candy – Me alegro – le guiño el ojo – Eugénie que harás esta noche – pregunto –
Eugénie – Nada en especial – estaban por llegar al consultorio de Isaac –
Candy – Que bien – Eugénie miro confundida a la chica – mi mamá organizo una reunión por mi cumpleaños, me gustaría que fueras –
Eugénie – En verdad Candy – casi grito – por cierto muchas felicidades –
Candy – Gracias – sonrío –
Eugénie – Vi las flores que te llegaron – Candy la volteo a ver –
Candy – Si no se qué hare con tantas – entonces recordó cuando entro a la sala de enfermeras, estaba llena de arreglos de flores, una margaritas por parte de Paty y Stear, unas rosas de Ane, Albert hizo lo mismo, al igual que Archie, incluso Nial, no podían faltar los claves de Isaac y Laureen, como tampoco las rosas rojas de Richard, pero hubo uno que llamo su atención uno hecho únicamente con orquídeas, inevitablemente le recordó a alguien –
Eugénie – Candy me escuchaste – la movió para que reaccionara –
Candy – Perdón que me decías – reacciono –
Eugénie – Que si hay que ir de etiqueta – sabía que la familia de Candy era de clase –
Candy – No es algo poco formal – le confirmo, en ese momento el D. Fred salía rápidamente del consultorio –
Eugénie – Que pasa – pregunto cuando vio el rostro de preocupación del Dr. –
Fred – Eugénie acompáñeme, llegaron varios heridos es urgente – apretó los labios –
Eugénie – Pero el paciente – pregunto –
Fred – Solo requiere una curación, Srita Candy – ella lo volteo a ver – puede hacerlo por nosotros por favor – ella movió su cabeza en señal afirmativa –
Eugénie – Gracias – le entrego el material de curación y se fue junto con el médico, Candy hubiese querido ir con ellos, pero no podía dejar al paciente así que entro al consultorio de su hermano, cerró la puerta miro la cortina que dividía el espacio entre el escritorio y la cama donde atendían a los pacientes, llevaba un recipiente con agua en una mano con otra jalo la cortina para descubrir quién era ese paciente, soltó el recipiente, este golpeo el piso fuertemente –
Candy – ¿Qué haces aquí? – casi grito –
Terry – Tenía que verte – no podía creer que por fin estaba frente a ella – lo he intentado durante días pero tu hermano nunca te deja sola – torció el gesto –

Continuación capítulo 150

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …