Home / Fan trabajos / Capitulo 163

Capitulo 163

CAPITULO 163

SEPTIEMBRE… RECOPILACION DE RECUERDOS

“Lo siento Candy, perdóname”, fue lo único que dijo Richard antes de salir corriendo de la sala de enfermeras dejando a una Candy con los ojos llenos de lágrimas, ella se quedo ahí recargada en la pared, inmóvil, con la mente en blanco, se dejo caer al suelo de rodillas, luego se llevo las manos al rostro, Candy no dejaba de pensar en ese momento mucho menos que la piel se le erizara de solo pensarlo, Isaac la miraba mientras manejaba de regreso a casa, la notaba extraña, quería preguntarle que le pasaba pero no se atrevió apenas se acaban de reconciliar como para hacerla enojar, Candy bajo la mirada una lágrima silenciosa se resbalo por su rostro, Isaac se puso tenso solo de pensar que era por Terry que ella lloraba pero “ya no mas peleas” se dijo así mismo.

Isaac – Toma – le dio un pañuelo, Candy lo miro –
Candy – Gracias – de inmediato miro a otro lado –
Isaac – No me gusta verte triste – le explico, Candy no dijo nada solo lanzo un suspiro lleno de melancolía, Isaac ayudo a Candy a bajar, se veía más tranquila, saco las llaves de la casa abrió la puerta, Candy camino directo a la habitación mientras Isaac colgaba su saco en el perchero, entonces algo paso que hizo que Candy reaccionara –
Terry – No piensas saludarme – estaba parado junto a un sillón, Candy volteo de inmediato –
Candy -¡Terry! – casi lo grito, dejo caer lo que tenía en las manos y corrió para abrazarlo –
Terry – Te he extrañado pecosa – también la abrazo –
Candy – Pensé que no vendrías – lo miro dulcemente –
Terry – Logré convencer a Robert – tenía ganas de besarla pero ahí estaba Isaac parado con cara de molestia – hola Isaac – le saludo –
Laureen – Le dije que no tardarían – llevaba en las manos una caja –
Isaac – Me voy a descansar – le dijo a su madre mientras le daba un beso en la mejilla, se dio la vuelta y subió las escaleras –
Terry – Tu hermano no me soporta –le dijo al oído a la chica –
Candy – Ese es su problema –
Laureen – Candy – dijo algo incomoda, Candy la miro y supo lo que ella quería decirle entonces ambos se dejaron de abrazar – nos sentamos – le sugirió –
Terry – Después de usted – le dio el paso a las damas –
Laureen – Y dígame como van los preparativos – le cuestiono en cuanto se sentaron –
Terry – Muy bien – le aseguro –
Laureen – Me alegro – sonrió –
Terry – De hecho mi madre vendrá más tarde – le dijo Candy lo miro –
Candy – Vienes con tu madre – le pareció sorprenderse –
Terry – Si ella se fue al hotel, yo vine directo ya que tenía muchas ganas de verte –
Laureen – Candy me supongo que querrás descansar – Terry y Candy la miraron –
Candy – Bueno yo… – no quería descansar lo que en verdad deseaba era estar con Terry – tal vez después – le dijo sonriente a su madre –
Laureen – No tarden demasiado – dejo la caja en la mesa de centro –
Candy – Que es eso – le cuestiono –
Laureen – Son las invitaciones de la boda – Terry y Candy se miraron – hija no tardes para que descanses un rato – le sugirió –
Candy –No madre – se puso de pie al igual que Terry –
Terry – Regresaremos pronto – le dio el brazo a Candy muy caballerosamente, ella sentía que su corazón latía frenéticamente, salieron de la casa y caminaron rumbo a un parque no muy lejos de ahí, en cuanto Terry noto se habían alejado lo suficiente, se detuvo bajo un árbol –
Candy – Terry pasa algo – le cuestiono confusa, él se puso frente a ella, rodeo su cintura y sin dudar la beso apasionadamente, ella puso sus delgados brazos en su espalda y se aferro a él, cerró sus ojos para disfrutar el beso, pero un amargo recuerdo invadió sus pensamientos –
Terry – Pasa algo Candy – le dijo al ver la reacción de ella – creí que tenias ganas de que te besara – acarició su rostro –
Candy – No es nada – lo volvía abrazar – quisiera irme contigo – le dijo parecía que la voz se le quebraba –
Terry – Candy ya no hay nada que pueda separarnos – acaricio su cabello – hay algo que te preocupa – notaba rara a su novia –
Candy – Terry te necesito junto a mí – le dijo y lo miro –
Terry – Pronto así será – le aseguro, en ese momento una hermosa chica de ojos verdes se acerco a ellos –
Chica – Disculpe usted es Terry Grandchester – se dirigió a él –
Terry – Así es – le regalo una sonrisa –
Chica – Puede firmarme esto – le dio una foto de él –
Terry – Claro – soltó a Candy –
Chica – Yo lo admiro mucho, fui a Broadway a verlo como Romeo – le sonrió coquetamente –
Terry – Listo – le dio la fotografía –
Chica – Mi nombre es Marietta – la chica se humedeció los labios – tal vez lo vaya a ver pronto en a su próxima obra – Terry sonrió – espero que podamos vernos pronto – dijo con voz sensual –
Terry – Lo tendré presente – seguía sonriendo mientras Candy lo miraba molesta, la chica se fue algo altiva, Terry miro a su novia – ¿Qué? – le dijo al ver el rostro de ella –
Candy – Porque le dijiste eso – le reclamo, tenía los brazos cruzados –
Terry – Acaso crees que la volveré a ver – le dijo sorprendido – no me digas que estas celosa – la abrazo –
Candy – Claro que no – intento mostrar indiferencia –
Terry – Sabes que a la única que quiero es a ti – dijo tiernamente, tomo su rostro, la miro y se acerco lentamente estaba por besarla cuando Candy se volteo evitando el beso – veo que estas molesta – apretó los labios, siguieron caminando aun que ella ya no tomaba su brazo, hasta que llegaron al parque se sentaron un una banca, todo fue silencio entre ellos – Candy que es lo que te pasa – le pregunto –
Candy – Terry perdóname – apretó la falda de su vestido con sus puños, sus ojos se llenaron de lágrimas –
Terry – Candy no es para tanto – le dijo desconcertado al ver la actitud de su novia –
Candy – Te amo Terry eres al único que he amado – se le fue a los brazos –
Terry – Candy no tienes que decirlo eso lo sé de sobra – sonrió sin imaginar siquiera que esas palabras se las decía ella misma como queriendo convencerse de eso – Candy no vine aquí para que lloraras – le dijo al ver el rostro de sufrimiento –
Candy – Lo siento – limpio sus ojos –
Terry – Estaré una semana en Chicago que te gustaría hacer – la seguía abrazando –
Candy – Una semana – lo miro –
Terry – No te agrada la idea – le dijo al ver el rostro de Candy –
Candy – Es que pensaba ir al hogar de Pony – hasta ese momento se acordó –
Terry – Y cuando será eso – le pregunto –
Candy – Mañana, pedí unos días – le explico –
Terry – Así que te irás – torció los labios –
Candy – Porque no vienes conmigo – le sugirió – me gustaría tanto que lo visitáramos juntos – tomo la mano de Terry –
Terry – Crees que te den permiso – lo miro preocupado –
Candy – Mi madre ya sabía que me voy – le dijo despreocupada –
Terry – Si pero no sabe que yo iré – se miraron –
Candy – Se que lo solucionaremos – le sonrió –

Terry tenía cara de pocos amigos, Candy se sentó junto a él, la miro con ojos de recriminación, ella sonrió, el regreso su mirada a la ventana, Candy se mordió los labios y miro a la chica que tenía frente así, ambas se miraron en complicidad, Ane miro a Isaac su rostro también era de molestia, no podía creer que Candy le hiciera, Terry cerró los ojos y comenzó a recordar cómo fue que termino metido en esta situación.

Laureen – Como que quieren ir al hogar de Pony – dijo sorprendida –
Candy – Ya te lo había mencionado – le recordó –
Laureen – Lo que nunca mencionaste es que irías con Terry – le recrimino –
Terry – No tiene nada de qué preocuparse yo soy un caballero – sabía lo que Laureen pensaba, en ese instante Isaac entraba a la sala –
Isaac – Aun no se va – dijo entre dientes Terry lo miro –
Candy – Nos quedaremos en casa de los Andley – le dijo a su madre –
Laureen – ¿Qué? – dijo sobresaltada –
Candy – Porqué no terminas de sorprenderte – se encogió de hombros –
Isaac – Que es lo que pasa – cuestiono mientras se sentaba junto a su madre –
Laureen – Candy irá al hogar de Pony – le recordó – tomo un bocadillo de la charola que estaba en la mesita –
Isaac – Eso ya lo sabías – dijo desenfada mente –
Laureen – Si pero resulta que Terry ira con ella – Isaac comenzó a toser, Terry sonrió burlonamente –
Isaac – Candy esto es una broma – dijo mientras intentaba controlar la tos –
Candy – No – dijo tranquilamente –
Isaac – No creo que sea buena idea – miro a Terry con recriminación, Laureen postro sus ojos grises en su hijo –
Laureen – Esta bien – dijo para no discutir más –
Candy – En verdad que bien – se emociono –
Laureen – Si pero no irán solos – les dijo, Candy y Terry pusieron cara de confusión –
Terry – Sera como usted quiera – intento sonar sumiso, se imaginaba que enviarían a alguna chica del servicio, Laureen se puso de pie –
Laureen – Isaac – su hijo la miro – prepara tus maletas porque iras con ellos – se dio la vuelta –
Isaac – ¿Qué? – casi lo grito y se un salto de puso de pie – no madre no puedes hacerme esto – parecía un ruego –
Candy – Pero madre por favor – también se puso de pie sabía que no era una buena idea –
Laureen – Ustedes deciden, lo toma o lo dejan – regreso la mirada a ellos –
Terry – Candy no contradigas a tu madre, dije que será como ella quiera – apretó los labios –
Laureen – Gracias – fue lo único que dijo y se fue dejando a los tres chicos, Terry e Isaac se miraron desafiante, Isaac se puso de pie y se fue molesto a su habitación –
Terry – Candy deberías invitar a Ane – Candy lo miro, Terry abrió los ojos nuevamente, para ese momento el tren ya había partido, Isaac leía un libro de medicina, Candy lo miro y lo tomo de la mano –
Candy – Te encuentras bien – le susurro al oído –
Terry – Si – le sonrió y acaricio su rostro dulcemente –

Continuacion del capítulo 163

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …