Home / Fan trabajos / Cap164conti

Cap164conti

Isaac – Disculpe me pude decir de quien era esta habitación – la chica lo miro desconcertada, ya que Terry le había hecho la misma pregunta –
Dorothy – Claro esta habitación era del joven Archie – Isaac torció el gesto – algo más – le cuestiono –
Isaac – No gracias – se adentro a la habitación y cerró la puerta, Dorothy se encogió de hombros ante la extraña actitud de ambos chicos, Candy se quedo en la habitación con Ane, Terry saco un cigarrillo y salió al balcón, no podía creer que estuviera en la recamara que fue de ese chico que alguna vez quiso Candy, prendió el cigarrillo, en ese momento volteo a su derecha, puso cara de extrañado al ver que en el otro balcón estaba Isaac haciendo exactamente lo mismo que él, Isaac también lo miro e intento ignorarlo –
Terry – No sabía que fumabas – se recargo en el barandal –
Isaac – Tengo que darte explicaciones – contesto groseramente –
Terry – Acaso te quedaras en la habitación de Archie – se burlo – supongo que ese es el motivo de tu mal genio – Isaac lo miro molesto, apago el cigarrillo y se adentro a la habitación y cerro la ventana, Terry se quedo ahí fumando su cigarro pensando en que tal vez no había sido buena idea haber ido a ese lugar, Dorothy fue como a las siete de la noche a avisar que la cena estaba lista, las chicas bajaron primero que los chicos –
Candy – Que bien huele – se saboreo la cena –
Dorothy – No cambias Candy – se rio –
Candy – Déjame ayudarte – le dijo al ver el semblante de cansancio de la chica –
Dorothy – Estoy bien – la detuvo –
Ane – Para cuando nacerá tu bebe – le pregunto –
Dorothy – En dos o tres semanas – su rostro se ilumino –
Candy – Y tu esposo – le cuestiono al verla sola –
Dorothy – El no está tuvo que ir a Chicago para entregarle unos papeles que le urgían al Sr. Andley – le explico –
Candy – No puedo creer que te dejara sola – puso cara de molestia – y más sabiendo que estar por dar a luz –
Dorothy – Así es el trabajo – no parecía molesta – además el bebe no nacerá mañana – se rio –
Ane – Y si eso pasara nosotros estamos aquí – dijo para tranquilizar a Candy –
Isaac – Buenas noches – saludo a las chicas, casi enseguida Terry hizo acto de presencia –
Terry – Buenas noches – dijo poco animado –
Dorothy – En seguida les sirvo – se dirigió a la cocina –
Candy – Voy a ayudarle – se puso de pie y se dirigió a la cocina, la cena fue tranquila, Terry platicaba con Candy y Ane hacia lo mismo con Isaac, eran como las diez de la noche cuando se dirigieron a las habitaciones para descansar, ya que el día siguiente irían a montar, cuando Terry bajo las escaleras nadie estaba en la sala, se sentía un poco tenso, esperaba que esa salida a montar lo ayudara, Albert parecía tener todo preparado ya que hasta había ordenado unos trajes de montar como si lo hubiese adivinado, Terry se dirigió al despacho de Albert, esperaba tuviera de menos un coñac, en verdad sentía que lo necesitaba, abrió la puerta, cuál fue su sorpresa al descubrir que Isaac estaba ahí tomándose una copa de coñac –
Terry – Es algo temprano para beber no te parece – le dijo para burlarse –
Isaac – Quieres uno – Terry se quedo sorprendido – supongo que era a lo que venias – se río –
Terry – Si pero veo que me robaste la idea – le replico, Isaac no respondió tomo una copa y sirvió el coñac y lo entrego a Terry –
Isaac – Veo que no dormiste bien – le dijo al ver las ojeras que enmarcaban su mirada–
Terry – Si pase tan mala noche al igual que tu – Isaac lo miro, las cortinas aun no eran abiertas así que no se podía apreciar bien aquel lugar, en ese momento entro Dorothy –
Dorothy – Lo siento no pensé que estuviesen aquí – se disculpo –
Terry – No tiene por que disculparse – dejo la copa en una mesa –
Dorothy – Si me permiten abriré las cortinas – los chicos asintieron afirmativamente, la chica se dirigió a la ventana, jalo las cortinas y las amarro con unos cordones, estaba por dirigirse a la puerta –
Isaac – Si que tiene buen gusto Albert – dijo al apreciar mejor el lugar con las cortinas abiertas, Terry se quedo frío ante la mirada de un cuadro que estaba justo detrás del escritorio donde estaba Isaac – acaso viste un fantasma – dijo burlándose pero Terry no respondió así que volteo a ver el cuadro, se pudo de pie casi de inmediato – no pude ser – se quedo frío al igual que Terry –
Terry – Esto es imposible – susurro –
Isaac – Disculpe – la chica se detuvo cerca de la puerta –
Dorothy – Dígame – miro el rostro de confusión de ambos chicos –
Isaac – El retrato – titubeo, ella puso cara de desconcierto – la persona que está en el cuadro es el Sr. William – pregunto curioso, Terry se quedo expectante ante la respuesta –
Dorothy – No – dijo muy segura – él era el joven Anthony – ambos pusieron cara de asombro –
Isaac – Gracias – sacudió su cabeza – las Sritas. Tardaran en bajar – le pregunto –
Dorothy – Ellas salieron muy temprano – Terry e Isaac se miraron –
Terry – No dijeron a donde iban – al fin hablo –
Dorothy – La Srita. Candy fue a dejar flores a la tumba del joven Anthony, que en paz descanse – le explico –
Isaac – Puede retirarse – la chica obedeció, Terry apretaba los puños de las manos –
Dorothy – Las Sritas. Llegaron – dijo al escuchar la risa de Candy –
Isaac – Gracias – se dirigió a la salida – vamos Terry – lo jalo del brazo –
Terry – Suéltame – le aventó el brazo –
Isaac – Deja de compórtate como un adolecente celoso – le susurro, Terry tomo aire y salió del lugar –
Candy – Hola dormilones – dijo en broma ya tenían puestos sus trajes de montar –
Isaac – Pensamos que aun estaban durmiendo – dijo molesto –
Ane – Tuvimos algo que hacer – dijo con una tierna sonrisa –
Candy – Tom espera afuera – les dijo mientras se acercaba a Terry –
Terry – Pues vayamos a cabalgar – la tomo de la mano, se notaba molesto –
Candy – Que pasa Terry – le dijo al ver el semblante del chico –
Terry – Nada que no sepa ya – salió de la casa –
Ane – Que le sucede – le cuestiono a Isaac –
Isaac – Te platico después – aun no salía de la sorpresa de saber que su amigo Richard era exactamente igual a Anthony –
Isaac – Este me gusta – le dice a Tom al ver a un caballo negro –
Tom – El se llama Turco – Isaac lo monta – esa yegua es para Ane, la traje porque es muy tranquila no les dará problemas – sabia que a Ane le daba miedo montar –
Terry – Yo montare este – un hermoso caballo blanco le había gustado –
Tom – Su nombre es Titan – Candy lo mira –
Candy – Ese no es nombre para un caballo – le dice a su amigo –
Tom –Si pero este era un chico rudo – lo acaricio – un pura sangre que encontramos lastimado cuando potrillo, mi padre lo cuido, deben tener cuidado con el ya que su instinto es salvaje –
Terry – Pues bien Titan vayamos a cabalgar – lo acaricio el potro se notaba tranquilo –
Tom – Mi Candy este es para ti –le mostro un caballo color marrón – él se llama Romeo – Terry se le quedo mirando, Isaac se rio – que es lo que le pareció tan gracioso – puso cara de confusión –
Candy – Nada Tom – suspiro y miro a Terry, este le ayudo a subir al caballo, luego el subió a suyo, Ane e Isaac ya estaban sobre sus caballos –
Isaac – Pues vámonos – jalo la riendo y el caballo reparo, Terry no se quedo a tras e hizo lo mismo, Candy y Ane se miraron –
Candy – Parece que están compitiendo – se encogió de hombros –
Ane – Candy tu sabes que no me gusta mucho montar a caballo – dijo apenada –
Candy – Lo sé – le sonrió – iremos despacio, los caballos comenzaron su caminata, a lo lejos solo se escuchaban los cascos de los otros, Candy deseaba en verdad ver que estaban haciendo ese par pero no podía dejar a Ane, poco a poco se acercaron a un prado ahí estaban Terry e Isaac, el primero se veía algo cansado sin en cambio Isaac se veía rozagante –
Isaac – Sabía que no podrías ganarme – detuvo a su caballo –
Terry – Eres un idiota – dijo agitado –
Isaac – Si pero más rápido que tú – sonrío, Candy y Ane los miraron extrañadas, la yegua en que iba Ane resoplo, fue entonces que se dieron cuenta de la presencia de las chicas –
Candy – No deberías dejar sola a Ane – le reprocho –
Isaac – Lo siento – hizo caminar su caballo hasta donde Ane – quieres que demos un paseo – dijo dulcemente –
Ane – Si claro – se sonrojo al ver lo buen mozo que lucía Isaac con su traje de montar y con un aspecto más desaliñado –
Isaac – Pasa algo – le pregunto al ver el modo en que ella lo miraba –
Ane – No – bajo la mirada –
Candy – Es que le gusta mucho como luces con ese atuendo – le hizo saber Ane la miro recriminatoriamente – eso fue lo que me venias diciendo –
Ane – No hay problemas si nos vamos – les cuestiono a Terry y Candy –
Isaac – No lo creo, además ya confirme algo – miro desafiante a Terry, este respondió con una mirada igual, Isaac sonrío burlonamente, golpeo el costado del caballo para que caminara, Ane hizo lo mismo pero más cuidadosamente y se alejaron del lugar –
Candy – Terry nos vamos – lo miro, el semblante del chico era de molestia – que pasa – le cuestiono –
Terry – Nada – sujeto la rienda del caballo y lo hizo correr –
Candy – Terry espera – hizo lo mismo con su caballo hasta alcanzarlo – que tienes – puso su caballo frente el de Terry para que se detuviera –
Terry – Creo que fue una mala idea haber venido – dijo mientras apretaba los labios –
Candy – Porque dices eso – dijo algo confundida –
Terry – Porque no me dijiste que le llevarías flores – fue lo primero que le reprocho –
Candy – No creí necesario hacerlo – le explico – hace mucho que no visitaba su tumba y no creí cometer un delito – dijo molesta ante la actitud de Terry –
Terry – Sabes que tuve que “dormir” en su habitación – segundo reproche –
Candy – Por eso estás enojado – frunció el ceño –
Terry – Estoy molesto por todo e intentado acercarme a Isaac – apretó los labios, se notaba la tención en su mirada –
Candy – Terry se supone que veníamos a divertirnos – Terry la miro –
Terry – Pues yo no le veo nada de divertido – resoplo en su castaña cabellera –
Candy – Terry por favor yo no quiero verte así – dijo tiernamente, Terry la miro – Tu me lo dijiste un día Anthony esta muerto – dijo con algo de nostalgia – y no va regresar – Terry la miro y vio la nostalgia en su rostro –
Terry – Pues parece que si regreso – dijo con enojo Candy lo miro – ahora sé porque te… gusto Richard – dijo entre dientes haciendo ver su enojo –
Candy – No tienes porque venir a mencionarlo ahora – contesto intentado no molestarse –
Terry – Se que Richard es el vivo retrato de tu adorado Anthony – Candy puso cara de sorpresa – veo que no me equivoco –
Candy – Terry las cosas no son como las piensas – ahora si estaba molesta –
Terry – Que quieres que piense – se llevo la mano a la cabeza – si me doy cuenta porque te gusta tanto ese idiota – le grito –
Candy –No lo ofendas – también grito –
Terry – Pues no lo defiendas – la miro fríamente – o es que acaso si sientes algo por él – Candy lo reto con la mirada – no me mires de esa forma, si tanto te duele ve a buscarlo – fue lo último que dijo, jalo la rienda golpeo bruscamente los costados del caballo, este se sobresalto, se puso en dos patas para luego echarse a correr –
Candy –Terry espera – intento detenerlo, pero este no la escucho, Candy bajo la cabeza, sus ojos se llenaron de lágrimas, nunca pensó que este viaje sería tan tenso para Terry, jalo aire, pensó que sería buena idea dejarlo solo, estaba por regresar a la casa pero se detuvo, “es un sangre pura y su instinto es salvaje”, era lo que había dicho Tom y si Terry perdía el control del caballo y le pasaba lo mismo que a… – Candy dio la vuelta, hizo galopar a su caballo para alcanzar a Terry, Romeo era un caballo joven y fuerte así que no le fue difícil alcanzar a Titan – Terry por favor espera – le grito a unos metros de distancia, pero el chico no se detenía – Terry detente – ya casi lo alcanzaba –
Terry – Déjame solo – grito mientras apresuraba el paso del caballo –
Candy – Terry no hagas una tontería – Terry jalo aire detuvo abruptamente el caballo y miro a Candy, la chica venia todo lo que daba su caballo, en ese momento una serpiente se le atravesó en el camino, el caballo se puso en dos patas asustado, los ojos de Terry se quedaron helados al ver cómo caía al suelo su amada novia –
Terry – ¡Candy! – grito desesperadamente, tanto que Isaac y Ane los escucharon, el bajo del caballo y corrió a donde la chica – Candy estás bien – la tomo entre sus brazos, en cuestión de segundo Isaac y Ane llegaron al lugar –
Isaac – Que pasa – miro la escena – Candy – grito asustado –
Terry – Se cayó del caballo – Isaac bajo del caballo al igual que Ane –
Isaac – Que le hiciste – le grito al chico –
Ane – ¡Candy! – se notaba la angustia en su rostro al ver inconsciente a su amiga –
Isaac – Quítate – empujo a Terry y tomo en brazos a la chica – seguramente es tu culpa – grito, en ese momento Candy comenzó a reaccionar – Candy – acaricio su rostro y comenzó a tomar sus signos –
Terry – Perdóname Candy – se hinco junto a la chica que estaba tendida en el pasto –
Candy – ¡hay! – grito mientras su rostro reflejaba dolor –
Terry – Que tiene – le pregunto a Isaac mientras el tocaba su hombro –
Isaac – Se disloco el hombro – tenía ganas de golpear a Terry –
Candy – Que paso – dijo frágilmente –
Terry – Te caíste del caballo – se notaba la preocupación –
Ane – Es grave – le pregunto a Isaac –
Isaac – Tengo que acomodar el brazo – Terry y Ane lo miraron –
Terry – Le dolerá – le cuestiono –
Isaac – Claro que le dolerá idiota – lo miraba desafiante –
Ane – No quiero escuchar – se tapo los oídos ya que se imaginaba lo que Isaac estaba por hacer –
Candy – Has lo que tengas que hacer – sus ojos se llenaron de lagrimas por el dolor –
Isaac – Lo siento Candy – recargo la cabeza de ella en el suelo – Terry ponte sobre ella que tus piernas no dejen que se muevan las suyas y son tus manos sujetas las de ella – Terry obedeció, Ane se alejo lo más posible – perdón pecosa – la miro, un grito aterrador invadió el lugar, algunas aves asustadas salieron de entre los árboles, para Candy todo fue silencio y oscuridad, Terry fue a la casa de los Andley esperaba el vaquero estuviese ahí necesitaban un carreta para llevar a Candy hasta la casa para suerte de él Tom aun se encontraba ahí, rápidamente fueron por la chica, la subieron con mucho cuidado, ella estaba inconsciente, varias horas pasaron hasta que cayó la noche, Ane e Isaac estaban con ella mientras Terry esperaba afuera –
Ane – Ve a descansar – acaricio la espalda de su novio –
Isaac – Estoy bien gracias – tomo la mano de ella –
Ane – Porque tarda tanto en despertar – se veía preocupada –
Isaac – El dolor que sintió fue demasiado eso le provoco que se desmayara – se puso de pie, en ese momento Terry abrió la puerta –
Terry – Como esta – pregunto –
Isaac – Vete de aquí – dijo molesto –
Ane – No creo que deban de discutir aquí – intento calmarlo –
Isaac – Creo que tienes razón – se dirigió a la puerta y saco a Terry – así es como la cuidas – le recrimino – que confianza podemos tener de que ella estará bien contigo – lo empujo contra la pared, Terry no respondió ya que sabía que esta ocasión Isaac tenía razón –
Terry – Lo siento – se disculpo –
Isaac – Eso no basta – le grito – que tal si le pasa algo peor – lo soltó bruscamente –
Terry – Quiero verla – se encamino a la habitación –
Isaac – No voy a permitirlo – lo detuvo, Terry respondió con un golpe –
Terry – Basta ya no voy a tolerar esto – Isaac también se le fue encima –
Isaac – Porque tenías que ser tu el hombre que ella ama – comenzaron a forcejear, en ese momento el estruendoso sonido que hizo un recipiente de metal que cayó al piso llamo su atención – que pasa – se soltaron al ver que Dorothy se recargaba en una pared que estaba junto a la escalera –
Terry – Que tiene – se acerco a ella, la chica agarro su abultado vientre, entonces miraron que en el suelo había un extraño liquido –
Isaac – Esta por nacer su hijo – sabía bien lo que estaba pasando –
Terry – ¿Qué? – no lo podía creer –
Ane – Que es lo que pasa – al fin salió del cuarto cuando escucho tanto ruido –
Isaac – Terry llévala a una de las habitaciones – le ordeno –
Dorothy – Pueden ir por la partera del pueblo – dijo con un gesto de dolor –
Isaac – Ya no hay tiempo – miro a Terry este la llevo a una de las recamaras – Ane necesito agua caliente y sabanas limpias – la chica estaba confundida –
Ane – Tu le ayudaras – no salida del asombro – acaso no es algo que debe hacer una partera – le costaba trabajo asimilar el hecho –
Isaac – Ane soy médico que no se te olvide – la miro dulcemente – haz lo que te pido – la chica asintió con la cabeza y bajo las escaleras mientras su novio iba a la habitación con la futura madre – Terry sal de aquí – le ordeno al chico que estaba tan confundido con la situación, Dorothy gritaba con desesperación, Terry no dudo en salir de la habitación, Terry fue a ayudar a Ane con el agua mientras ella buscaba las sabanas, los gritos de la chica se escuchaban en toda la casa, Terry entro con el recipiente de agua y Ane llevaba las sabanas – Ane necesitare que me ayudes – la chica lo miro algo atemorizada – Candy lo hubiera hecho pero no puede – lanzo a Terry una mirada para culparlo –
Ane – Acaso eso es sangre – fue todo lo que dijo, se desvaneció, Terry alcanzo a sujetarla –
Terry – Que bien ahora tu novia se desmaya – refunfuño –
Isaac – Terry creo que tendrás que ayudarme – Terry puso cara de susto –
Terry – No Isaac yo no puedo – dijo aterrado –
Isaac – Solo necesito que cortes unos pedazos de sabana y me los pases – parecía suplicar –
Terry – Esta bien – dijo apretando los labios, sentó a Ane en un sofá, Terry corto los pedazos de tela, nunca imagino que se vería envuelto en una situación como esta y mucho menos con Isaac, su corazón saltaba cada que la chica gritaba ya que cada vez lo hacía con más intensidad –
Ane – Necesito salir de aquí – empezó a reaccionar –
Terry – Isaac ya no puedo con esto – sentía que el estomago se le revolvía –
Isaac – No hubieras sido un buen médico – sonrío al ver el rostro de Terry, voltearon a donde Ane pero la chica ya no estaba, un hombre llegaba a la casa, apresuro su paso al escuchar que una mujer gritaba –
Esteban – Dorothy – grito angustiado al escuchar a su esposa – donde estas – le hablo desde la cocina, un grito se escucho el chico salió disparado a las habitaciones, subió las escaleras ahí estaba parada Ane – mi esposa donde esta – le cuestiono a la pálida chica –
Ane – La están atendiendo ya que va a tener a su bebe – el chico se puso más nervioso –
Esteban – Llamaron a la partera del pueblo – pregunto –
Ane – No, un médico la está asistiendo – el hombre puso cara de disgusto –
Esteban – Un hombre esta con mi esposa – se encamino a la habitación –
Ane – El es mi novio y le aseguro que su esposa está en buenas manos – lo detuvo del brazo, en ese momento Terry salió del cuarto con un recipiente vacio –
Terry – Ane se necesita agua limpia… – no alcanzo a terminar la frase cuando sintió un golpe en el rostro –
Esteban – Este es el infeliz que esta con mi esposa – Terry cayo de sentón al suelo y el recipiente hizo un escandaloso ruido –
Ane – No el solo le ayuda – le explico –
Esteban – Entonces son dos los hombres que están con mi mujer – se molesto más, alguien más hablo –
Candy – Ellos son muy respetuosos – dijo parada desde la puerta, sujetaba su brazo lastimado –
Esteban – Ella quien es – pregunto –
Ane – Ella es enfermera y es la hermana del médico – le explico –
Terry –El agua por favor – se puso de pie y se dirigió a Candy – Candy amor mío – la abrazo suavemente –
Candy – Terry que pasa – le cuestiono –
Terry – Tu amiga esta por tener a su bebe – le explico –
Candy – En serio – comenzó a caminar hacia la habitación –
Terry – Candy debes descansar – casi le ordeno –
Esteban – Que alguien me explique qué pasa – se llevo las manos a la cabeza –
Candy – Se tranquilizaría si yo estuviera ahí – le dijo al joven, este asintió con la cabeza, Ane llego con más agua – quiere entrar –le pregunto –
Esteban – No – contesto nervioso, Candy y Terry se dirigieron a la habitación junto con Isaac, luego de un rato un último grito se escucho, fue algo desgarrador, luego un frágil llanto se escucho – es mi hijo verdad – le pregunto a Ane y se acerco a la puerta aguardando el momento en que lo dejaran entrar, la puerta se abrió –
Candy – Aquí esta su hijo, es un varón – el rostro del orgulloso padre se ilumino, Candy lo cargaba con el brazo bueno, el hombre lo sujeto temeroso y lo miro tiernamente, Terry salió casi de inmediato – gracias yo le ayudare con lo que falta – le dio beso tierno en la mejilla –
Terry – Candy te amo – dijo para disculparse por todo lo dicho –
Candy – Yo igual – ahora salimos, Candy se quedo con Isaac en el cuarto ayudándolo en lo que pudiera, limpiaron la habitación para que el orgulloso padre pudiera entrar a ver a su esposa, la cual no dejaba de preguntar por su hijo – ya pude pasar – le dijo al chico –
Esteban – Gracias – se metió de inmediato se acerco a su esposa, esta extendió los brazos para cargar a su bebe – gracias doctor – Isaac sonrío, Candy y Ane bajaron para preparar algo de cenar, aunque Candy solo sirvió de compañía a Ane ya que esta no le permitió hacer nada, mientras Isaac salía de la casa, se sentó en las escaleras y miro el jardín saco un cigarro y lo encendió –
Terry – Me regalas uno – Isaac volteo sobresaltado, Terry estaba recargado en una columna de la entrada –
Isaac – Toma – le aventó la cajetilla –
Terry – Gracias – se encamino y se sentó junto a él – eres un gran médico – encendió el cigarro –
Isaac – Gracias – saco el humo de su boca – tu no lo heces mal – se rió –
Terry – Eso crees – también se rio – so patético no – dijo como afirmación –
Isaac – Si – se río un mechón de su negra cabellera se resbalo por su rostro – sabes que empecé a fumar después de que dejaste de ser mi amigo – Terry lo miro – claro no lo hago tan seguido como tú – le afirmo –
Terry – Si eres mucho más cuidadoso que yo – miro la noche estrellada –
Isaac – Una tregua – Terry volteo a verlo –
Terry – ¿Tregua? – cuestiono curioso –
Isaac – Terry me guste o no mi hermana te ama – miraba al suelo – no creo que sea buena idea seguir peleando por cosas del pasado – Terry sintió un extraño sentimiento que golpeo su pecho –
Terry – Crees que podamos ser amigos – regreso su mirada al cielo –
Isaac – Solo el tiempo lo dirá – también miro el cielo –

Terry – Me gustaba fastidiarte – se río –
Isaac – A mi igual – extendió su mano, Terry lo miro – hagamos esto por la pecas – le sonrío a Terry, este respondió de la misma manera –
Terry – Si por la pecas – le dio la mano a Isaac, Candy miro la escena detrás de la puerta, su corazón sintió un gran alivio al ver que Terry e Isaac hacían las paces después de muchos años de distanciamiento, las cosas tomaban un rumbo fijo, ellos se perdonaban solo faltaba una cosa por hacer y sabía que pronto le tocaría a ella perdonar.

Capítulo 165

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …