Home / Fan trabajos / cap163conti

cap163conti

Ane – Tú estás bien – también le susurraba al oído –
Isaac – Si – torció el gesto, Ane le quito el libro de las manos tiernamente, Isaac sabía lo que Ane quería así que la abrazo con dulzura, Terry los miro de reojo entonces el hizo lo mismo con Candy, Isaac lo miro recriminatoriamente, el viaje fue así, tenso entre ellos hasta que llegaron a la estación del tren que los llevaría hasta el hogar –
Terry – Aun recuerdo esta estación – le dijo a Candy –
Candy – Si te hubieses quedado un rato más nos habríamos encontrado – Terry la miro – ese día nevaba recuerdo que a lo lejos iba una carreta grite para que me llevaran pero no se tuvieron, tuve que caminar por un largo rato entre la nieve, no dejaba de pensar en ti y cuando llegue me dijeron que casi te acabas de ir a la colina – bajo la mirada – corrí como nunca para poder alcanzarte pero ya no estabas – unos cálidos brazos rodearon su cuerpo –
Terry – Pero eso ya paso – dijo amorosamente, Isaac hizo un sonido con la garganta Candy reacciono y Terry puso cara de fastidio –
Isaac – Nos vamos – llevaba la maleta de Ane y la suya –
Candy – Si Albert dijo que un auto nos esperara – se dirigió al otro lado de la estación pero no había nada –
Terry – Segura que Albert dijo eso – dijo a modo de burla –
Candy – No estoy loca si es lo que quieres decir – le reclamo, entonces Isaac la miro no era al único que le respondía de esa manera –
Ane – Caminemos hacia el hogar – todos la miraron –
Isaac – Es demasiado lejos – se quejo –
Terry – Caminar no hará bien – dijo para contradecirlo –
Candy – Entonces vayamos – dijo entusiasmada –
Terry – Candy que traes en la maleta – dijo al cargarla –
Isaac – Se me olvido decirte que mi hermana siempre carga con mucho equipaje – se burlo de Terry y se fue caminando con Ane –
Terry – Idiota – dijo entre dientes, mientras se agachaba para recoger su maleta –
Candy – A quien le llamas idiota – puso su rostro a la altura de él –
Terry – No vas a defenderlo – apretó sus labios –
Candy – Si quieres te puedo ayudar – dijo riéndose –
Terry – No yo puedo solo – tomo las maletas y se fue caminado –
Candy – Extraño tanto a Clin – decía mientras caminaba – recuerdo cuando Ane y yo éramos niñas Clin siempre nos acompaña –
Terry – Como fue que se quedo con ustedes – le pregunto –
Candy – Ane fue quien lo encontró – dijo con tristeza – mataron a su madre y Ane y yo lo cuidamos desde bebe, bueno en realidad yo fui quien insistió mucho en que se quedara en el hogar, la hermana María y la Srita Pony se reusaban pero Clin es tan dulce –
Terry – Debí suponerlo – puso los ojos en blanco – tienes la costumbre de adoptar mascotas – Candy lo miro – lo digo porque el perro que encontramos aun esta mi casa –
Candy – En verdad – no podía creerlo, sin pensar se le fue hecho en brazos ambos cayeron al suelo, Terry la miro y se comenzaron a reír, a lo lejos Isaac y Ane los observaban ella no pudo evitar sonreír –
Isaac – Que te parece tan gracioso – le pregunto mientras seguían caminando –
Ane – Candy no cambia – Isaac la miraba embelesado –
Isaac – Si parece una chiquilla – también se río –
Ane – Que bellos recuerdos tengo de este lugar – miro su alrededor –
Isaac – Eras tan traviesa como Candy – le pregunto –
Ane – No – se sonrojo – Candy siempre ha sido alegre y muy extrovertida, en cambio yo era débil y demasiado tímida – bajo la mirada –
Isaac – Tan dulce como ahora – Ane lo miro –
Ane – Isaac que cosas dices – se sonrojo más, Isaac se detuvo – pasa algo –
Isaac – No – dejo las maletas en el suelo – solo que tengo ganas de besarte – se acerco a ella –
Ane – Pero Candy y Terry – le hizo saber, él le abrazo –
Isaac – Ellos ni siquiera nos miran – le señalo con la mirada a donde estaban – Candy seguía junto a Terry tirados en el suelo, abrazados, besándose amorosamente, Ane regreso sus azules ojos a los grises de Isaac, él tiernamente acerco sus labios a los de ella para fundirse en uno mismo. Después de un rato llegaron al camino que los conduciría al hogar, Isaac y Ane les llevaban varios metros de distancia a Candy y Terry gracias a la pesada maleta de ella, Ane miro la copa del padre árbol –
Ane – Por fin llegamos – tenía ganas de correr hacia el hogar, Cáterin estaba bajo el árbol – mira esta una niña del hogar, tomo del brazo a Isaac y apresuro su marcha hasta llegar a la niña – hola – la niña la miro –
Cáterin – Hola – dijo con su tierna vocecita – eres Ane verdad – le pregunto –
Ane – Así es – le sonrió tiernamente –
Cáterin – La Srita. Pony se pondrá muy contenta – sonrió –
Ane – Que bonita muñeca – le dijo al ver que la niña jugaba con ella –
Cáterin – su novio de Candy me la regalo – Isaac y Ane se miraron extrañados –
Ane – Que genero es Terry mira que pasar al hogar a dejar juguetes a los niños – Isaac se encogió de hombros –
Isaac – Acaso te lo dio un hombre horrible y feo – se burlo, Ane lo miro recriminatoriamente –
Cáterin – No – acaricio el pelo de su muñeca – me lo dio el chico que esta haya – señalo el hogar, Ane e Isaac se miraron confundidos –
Isaac – Cómo dices – se agacho – cual hombre –
Cáterin – Richard el chico que vino con Candy la última vez – Ane puso cara de horror –
Ane – No puede ser – se llevo las manos al pecho, cerca de ellos se escucho la risa de Candy –
Isaac – Esto no está bien – se quedo pensando, sabía que eso traería problemas – Ane por favor has que Candy se lleve a Terry a otro lado – casi le suplico – Cáterin te puedo pedir un favor – la niña lo miro – no vayas a decir que Richard esta aquí – la niña asintió con la cabeza – gracias – se puso de pie y se dirigió a la casa rápidamente –
Candy – Ane a donde va Isaac – le dijo al verlo alejarse –
Ane – Candy hay un problema – Candy se asusto –
Candy – Le paso algo a lo niños – puso cara de angustia –
Ane – Candy no es eso – Candy la miro interrogante – Richard esta en el hogar – Candy sintió como si le callera un balde de agua fría – debes alejar a Terry de aquí – le susurro en ese momento llego Terry –
Terry – Le reclamare a Albert por esto – dijo agotado – pasa algo – les pregunto al ver sus rostros pálidos –
Candy – No – se río nerviosamente –
Terry – Y tu hermano – pregunto mientras se recargaba en el árbol –
Ane – Tuvo una urgencia – fue lo único que se le ocurrió decir –
Candy – Terry vayamos a la colina de Pony – tomo su mano pero Terry no se movió –
Terry – Candy necesito descansar, primero dejemos todo esto, además me dijiste que lo primero que harías sería saludar a la Srita. Pony y a la hermana María – Ane se puso más nerviosa –
Candy – Cambio de planes quiero mostrarte la colina – lo tomo de la mano juguetonamente y se lo llevo casi a la fuerza – Ane me avisas como sigue Isaac – se miraron en complicidad –
Ane – Si – Candy se llevo a Terry de ahí, mientras por la ventana casi escondido Richard miraba la escena, Isaac, la Srita. Pony y la hermana María miraban el nostálgico rostro del chico y se dieron cuenta de su dolor –
Isaac – Tienes que irte pronto – le dijo y lo tomo del hombro –
Richard – Déjame – Tomo sus cosas – veo que te llevas bien con él – parecía reclamo –
Isaac – Richard tu bien sabes que él no es mi amigo – Richard empujo la mano de Isaac –
Srita. Pony – Si baja por este lado – le señalo un prado – ellos no lo verán –
Richard – Gracias – no dijo mas y salió del lugar sintiéndose tan miserable, como si fue un maldito delincuente que tiene que salir por la puerta chica y todo por Terry, en ese momento sintió por primera vez un extraño sentimiento llamado Odio –
Terry – Candy espera – se notaba agitado –
Candy – No tienes buena condición – se río –
Terry – Estoy exhausto – se dejo caer en el pasto –
Candy – Lo siento – le dijo para disculparse intentado no hacer sospechar a Terry –
Terry – No cambias Candy – ella se sentó junto a él –
Candy – Pensaras que soy una chiquilla – se recargo en el hombro de él, una ya conocido sonido llamo la atención de ambos, voltearon hacia atrás – ¡Clin! – grito Candy mientras que su pequeño amigo corría a los brazos de ella – como te he extrañado – lo abrazo, el animalito la miro –
Terry – Hola Clin – lo acaricio, pero el pequeño salto –
Candy – Clin ven aquí – se puso de pie y lo comenzó a corretear, hasta que llego al otro extremo de la colina – te tengo – se lanzo con él y se río solo que algo hizo que callara, a lo lejos alguien se alejaba, supo quien era al ver su rubia cabellera y no pudo dejar de sentirse culpable –
Terry – Candy ven aquí – le hablo ella volteó a verlo –
Candy – Claro – intento sonreír, soltó a Clin, se puso de pie y se dirigió a donde Terry, se sentó a su lado él la abrazo, Clin se acostó a un lado de ellos –
Terry – Candy eres feliz – le pregunto amorosamente –
Candy – Si – tomo sus manos de Terry –
Terry – Candy como era tu infancia – le pregunto –
Candy – Yo era muy feliz – dijo melancólicamente – recuerdo cuando jugaba con Ane, la Hermana María siempre me retaba porque me trepaba a los árboles – se río, cerró los ojos y las imágenes comenzaron a pasar por su mente – con Tom peleaba mucho porque era muy tosco con Ane – suspiro – los días de nieve eran divertidos, como extraño esos días donde no había preocupaciones ni nada, todo era jugar, reír y ser feliz – Terry la abrazo con más fuerza –
Terry – Por eso me enamore de ti – susurro tiernamente – porque a pesar de haber vivido en un lugar tan humilde como este siempre sonreías, yo tuve todo, menos una familia – dijo nostálgico –
Candy – ¡Terry! – lo miro, los ojos del chico reflejaban tristeza, ella tomo el rostro de él – no pensemos en cosas tristes – Terry la miro –
Terry – Te amo Candy – le dijo antes de besarla, ambos se quedaron disfrutando el beso mientras la briza de los últimos días de verano acariciaba su rostro, ondeando su cabello, mientras el sol brillaba para ellos, la noche embargaba el corazón de Richard, para él el sol ya no saldría, una hoja seca cayó a sus pies como si le recordara que así era como se encontraba su corazón –

Capítulo 164

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …