Home / fanfics / Cap160

Cap160

CAPITULO 160

JULIO…. AMOR A LA DISTANCIA

CARTA DE TERRY A CANDY

Querida Candy:

Solo ha pasado más de una semana sin verte y ya te extraño, esto es una terrible agonía para mí, me la paso contando los días en el calendario pero se me hace mas eterna la espera, hoy tuve mi primer ensaño, fue algo cansado terminamos demasiado tarde pero no importa ya que es el único modo en que el tiempo pasa rápidamente, hoy está lloviendo es algo raro en esta época del año, sentí nostalgia, estoy loco por tenerte conmigo, pero tu pusiste la fecha de la boda así que no tendremos más remedio que soportar esta breve separación, te amo Candy espero tu pronta respuesta.

CARTA DE CANDY A TERRY

Amado Terry:

Hoy recibí tu carta, no sabes el gusto que medio llegar a mi cuarto y ver sobre mi cama la carta que tanto esperaba, no pude evitar romper el sobre, mi corazón temblaba ante tus palabras, sabes yo también te extraño y hago lo mismo que tu, cuento los días en el calendario, si es larga la espera pero al final estaremos juntos y también te recuerdo que tu estuviste de acuerdo con lo de la fecha de la boda así que no te quejes.

P. D. Te amo y deseo estar contigo.

CARTA DE TERRY A CANDY.

Candy:

Otra semana más, bueno al menos voy restándole los días al calendario, hoy mi madre vino a visitarme y no paro de reclamos por no haberles avisado que tomaría la decisión de casarme, dice que ellos deberían haber estado presentes, también mi padre me escribió, créeme que nunca me imagine que el tomara las cosas de esta manera, dice que cuente con todo su apoyo para la boda, claro que mi madre quiere encargarse de algunas cosas, dice que irá Chicago a platicar con tu madre sobre los preparativos, me pregunto porque un matrimonio tiene que ser tan complicado si lo único que ambos deseamos es estar juntos, si ya sé lo que estas pensando “hay que hacer las cosas como dios manda”, dile a Ane que deje de meter a dios, que el que se va a casar contigo soy yo, un hombre de carne y hueso, imagino la cara que debes estar poniendo ja, ja, ja, no frunzas la nariz o se te verán mas las pecas, bueno hermosa a pesar de la lluvia tengo que ir al ensaño, recibe un beso de mi parte y sabes que Te Amo.

CARTA DE CANDY A TERRY.

Terry:

Primero que todo deja de burlarte de mis pecas sabes que no me gusta que lo hagas, no quiero tener mi primer enojo contigo antes de casarme, ja, ja, ja, no es verdad sabes que te amo y yo nunca podría enojarme contigo, sobre tu madre recibimos una carta de ella, dice que llegara en unos días para ponerse de acuerdo con los preparativos, sabes cariño tienes razón esto de casarse es tan complicado y conste que no estoy metiendo a dios, pero así son las cosas, tengo que despedirme porque hoy tengo guardia nocturna y quiero pasar a dejar la carta en el correo, espero tu respuesta.

Te ama Candy,

CARTA DE TERRY A CANDY.

Candy:

Estoy por ir a dejar a mi madre a la estación del tren, no sabes como quisiera irme con ella para poder abrazarte y mirar tu hermosa sonrisa, poder besar tus cálidos labios, lástima que no quepo en la valija si no me iría a escondidas ja, ja, ja, te mando un obsequio espero te guste, sabes amor tal vez pueda ir en un mes a Chicago, si me sigo portando tan bien como hasta ahora me darán el permiso y si quiero que sea así pues tengo que apresurarme ya que pedí llegar algo tarde para ir a dejar a mi madre, te escribiré pronto.

Te amor con locura.

CARTA DE CANDY A TERRY.

Terry:

Tu madre llego muy bien algo cansada pero bien, no quiso quedarse en casa a mi me hubiera gustado pero no puedo obligarla, en fin, me dio el regalo que mandaste, te diré una cosa Terry el vestido esta precioso pero creo que tienes pésima vista, está bien que no soy la mujer más delgada pero tenías que mandarme un vestido dos veces mi talla, pero bueno eso tiene arreglo, hoy vendrá tu madre a casa para comenzar con los preparativos, también vendrá el diseñador traerá los muestrarios de tela para el vestido de novia, en verdad yo no quiero un vestido tan ostentoso pero que remedio tendré que ponerme en manos de un desconocido para mí pero conocido ante el mundo de la moda, te mando un beso.

P. D. Espero que te den el permiso, añoro verte pronto.

Candy cerró sello el sobre que esa tarde enviaría a Nueva York, se pudo de pie y guardo el sobre en el bolso de su vestido más tarde lo llevaría al correo, salió de su cuarto para dirigirse a la sala a esperar a la madre del Terry y a la persona que se encargaría de diseñar su vestido de novia, cerró la puerta de su cuarto en ese momento Lucia subía con unos sobres en las manos.

Lucia – Buenas Tardes – dijo en cuanto vio a la chica –
Candy – Hola – miro lo que llevaba en las manos – llego la correspondencia – le cuestiono –
Lucia – Si es para su hermano – le explico – con su permiso – se dio la vuelta y toco la puerta de la habitación de Isaac, se escucho la voz del chico – llego su correspondencia – le contesto y luego abrió la puerta, Candy la miro extrañada pero no puso más atención y bajo las escaleras –
Isaac – Gracias – le contesto a Lucia – con quien platicaba – le cuestiono desde su diván –
Lucia – Era su hermana – dijo amablemente –
Isaac – No pregunto de donde venia la correspondencia – Lucia movió la cabeza en señal afirmativa – le voy a pedir un favor – la chica lo miro – si le pregunta de dónde llega mi correo, no se lo diga – Lucia lo miro algo confundía, Isaac sabía que Candy era muy curiosa y que tal vez intentaría averiguar de dónde le llegaban las cartas que había estado recibiendo últimamente – se lo gratificare muy bien – La chica sonrío conforme –
Lucia – Así será joven – acento con la cabeza y salió del cuarto de Isaac, este recargo la cabeza en el respaldo tomo el sobre que le había entregado Lucia, lo rompió y comenzó a leer, mientras en la sala –
Candy – Hola mamá – dijo mientras se acercaba a una mesita y tomaba un bocadillo de una charola –
Laureen – Candy no se hace eso – le recrimino –
Candy – Lo siento – le guiño el ojo –
Laureen – El diseñador no tarda en venir – miro el reloj –
Candy – En verdad tenía que venir desde París – le dijo mientras se sentaba –
Laureen – Claro que si es uno de los más reconocidos – se sentó junto a ella, Lucia bajaba las escaleras – espero que la madre de Terry no tarde tanto ya es para que estuviese aquí – le dijo a su hijo, la mucama se quedo parada cerca de las damas, se puso pálida –
Candy – Te pasa algo – le dijo al verla –
Laureen – Por dios niña que tienes – se acercaron a ella-
Lucia – Un mareo – dijo entrecortadamente, sabía que Candy era prometida de Terry pero no se imagina que Eleonor fuese ir a esa casa, si ella le veía lo más seguro es que les contaría sobre lo que hizo en casa de Terry –
Laureen – Emily – le llamo, mientras lucia se sujetaba del barandal –
Emily – Me llamo Sra. – miro extrañada a Lucia –
Laureen – Por favor ve a avisarle a mi hijo – la chica obedeció y fue a buscarlo, en ese momento llamaron a la puerta –
Candy – Debe de ser la madre de Terry – Lucia sintió un duro golpe en el estomago – voy a abrirle – estaba por dirigirse a la puerta –
Laureen – Mejor acompaña a Lucia a su habitación – le dijo –
Candy – Pero… – se quedo callada –
Laureen – Yo abriré la puerta – Candy sujeto a la chica y la llevo a su cuarto, mientras Laureen abrió la puerta, Eleonor ya esperaba a las afueras de la casa – Pase – le dijo en una amable sonrisa, mientras Isaac bajaba las escaleras –
Eleonor – Lamento la demora – se disculpo –
Laureen – No es tan tarde – se dirigieron a la sala –
Eleonor – Sucede algo – cuestiono al ver que Isaac llevaba su botiquín –
Laureen – Una de las chicas se sintió mal – le explico mientras se sentaban –
Eleonor – Pero todo está bien – dijo algo preocupada –
Laureen – Es lo bueno de tener un medico en la familia – alabo a su hijo –
Eleonor – Si puedo imaginármelo – sonrío, ese instante llego Candy –
Candy – Buenas tardes – saludo cordialmente –
Eleonor – Hola Candy – la saludo de beso –
Laureen – Como esta – le pregunto –
Candy – Parece que fue su presión – contesto tranquilamente – Isaac la está revisando –
Eleonor – Ya tienes una idea de lo que quieres – se refería al vestido de novia –
Laureen – El diseñador no debe de tardar – le explico, Emily apareció –
Emily – Que desea de tomar la Sra. – le cuestiono –
Eleonor – Un poco de agua por favor – Emily se retiraba cuando llamaron a la puerta –
Laureen – Debe ser el diseñador – Emily se dirigió a abrir, un hombre con un traje negro ya esperaba –
Emily – Lo esperan en la sala – le dijo el hombre de inmediato se introdujo en la casa –
Diseñador – Qui prend autant de temps (por qué demoran tanto) – dijo de un modo excéntrico, mientras le daba un maletín a Emily –
Laureen – Cédric Valois – se pudo de pie al verlo –
Cédric – Ma belle dame (Mi adorada dama) – la saludo extasiado besándole ambas mejillas –
Laureen – Quel a été le voyage (Que tal el viaje) – El hombre puso los ojos en blanco –
Cédric –Je ne peux me plaindre clase voyage premier n´est pas si mal (No puedo quejarme viajar en primera clase no están malo) – miro a Eleonor – Regarde qui est lá comme un tout Eleonor Backer la réincarnation de la déesse grecque Aphrodite (Mira quien tenemos aquí Eleonor Becker como toda una diosa griega la reencarnación de la diosa Afrodita) – Eleonor sonrío –
Eleonor – Merci beaucoup (Muchas gracias) – se sonrojo –
Cédric – Oú est l´heureuse épouse (dónde está la feliz novia) – pregunto –
Laureen – Est- elle – señalo a Candy –
Cédric –Mais la fille si belle, ne doute pas que votre fille est (Pero que chica tan bella no cabe duda que es tu hija) – Candy sonrío algo confundida –
Laureen –Ma fille parle couramment le fancais (Mi hija no habla muy bien el francés) – le explico –
Cédric – En ese caso – le dijo en un acento muy peculiar –
Laureen – El es Cédric Valois el mejor diseñador que hay – el hombre sonrío altivo –
Candy – Hola – contesto amigablemente –
Eleonor – Sus diseños son muy exclusivos – lo alabo –
Cédric – Espero que me haga el honor de algún día poder diseñarle a usted – también alabo a la actriz –
Emily – Que hago con esto – le pregunto al hombre –
Cédric – Niña cuidado con eso, son los muestrarios de tela para el vestido de la Srita – se acerco a Emily esta le entrego el portafolios – por favor damas permítanme mostrarles – las damas se sentaron para observar las finas telas –
Candy – Que bonitas – abrió los ojos al ver la muestras – esto que es – tomo un pedazo de seda –
Cédric – Srita. Debe tener cuidado con las telas – le dijo al ver el modo en que Candy la tomaba – como les gustaría el vestido – les pregunto, Laureen y Eleonor miraron a Candy –
Candy – Pues algo sencillo – Cédric puso cara de susto –
Cédric – No, no, no – dijo mientras se llevaba la mano a la cabeza – mi hermosa niña tienes que ser generosa con tu vestido ya que serás el centro de las miradas el día de tu boda – le explicaba mientras Candy lo miraba algo confundida –
Candy – Pero solo lo usare un rato – el hombre se sentó junto a ella –
Cédric – Se que puede parecer irónico o exagerado ya que solo lo usaras por breve tiempo – tomo la mano de Candy – pero recuerda que es el día más importante de tu vida – Candy frunció el seño – tú debes de lucir no como una princesa, sino como una reina, una diosa del Olimpo y para eso debes escoger los mejores materiales – Candy pareció entender –
Laureen – Que te parece si nos explicas mientras nos muestras la telas – le sugirió –
Cédric –Sera lo más conveniente – tomo la tela que Candy tenía en las manos – este es un brocado está hecho con hilos de oro o también en plata – Candy abrió la boca – este es un satén charmeusse – tomo otro pedazo de tele – es satén de seda da una buena caída – este es un crepe es una tela muy suave y su brillo como verán parece tan natural – Candy seguía mirando – este es un Dupión de seda, esta tela es muy rebelde pero en eso radica su elegancia – las damas siguieron observando el desfile de pequeños pedazos de tela, Candy se sentía emocionada pero también algo confundida por todo lo que aquel hombre le decía, llego un momento en que dejo de escuchar ya que se dio cuenta de que Isaac no había regresado de con Lucia – Se ha cansado Srita. – dijo molesto cuando vio la distracción de Candy –
Candy – ¡Eh! – Reacciono – es que son tantas telas – se disculpo en un sonrisa –
Cédric – Estamos por acabar – le dijo – solo falta mostrarles los encajes – saco un muestrario más pequeño, en ese momento Isaac apareció –
Isaac – Buenas tardes – saludo amablemente –
Laureen – Me había olvidado de Lu… – Isaac la interrumpió –
Isaac – Ella está bien – le dijo mientras miraba con indiferencia a Eleonor – madre voy a salir – le dijo Candy lo miro – no sé a qué hora regresare –
Cédric – Niña pon atención – le volvía a decir a Candy – los encajes son importantes para la lencería – Isaac miro a las damas algo apenada y se sonrojo –
Isaac – Con permiso – dijo y retiro a su habitación –
Candy – Y no llevara perlas – les dijo al ver la cantidad de cosas que llevaba un vestido de novia –
Cédric – Pero mi belle dame como puede pedir perlas, eso ni siquiera se piensa – Candy lo miro confundida – las perlas son de mala suerte para una novia ya que simbolizan lágrimas es por eso que no se usan en un boda – le explico – son muchos los detalles que tenemos que ver por lo pronto necesito que decidas que telas te gustan – Isaac bajaba las escaleras, sin decir ni una sola palabra salió de la casa, mientras Candy se preguntaba a donde iba su hermano con tanta prisa ya que últimamente estaba lleno de secretos y misterios –

El lugar estaba a media luz, el sonido de una tecla de un piano se escucho resonando entre las paredes, unas delgadas y finas manos comenzaron a tocar una tierna melodía, moviéndose tan naturalmente como si no le costara ningún esfuerzo, las notas estaban cargadas de un extraño sentimiento de amargura y soledad, conforme avanzaba la música las notas parecían tomar más fuerza y coraje hasta llegar a la cúspide del dolido corazón de un joven, Richard tocaba con éxtasis como si quisiera que su dolor aflorara para que las aguas de su vida pudieran regresar a su causé, al terminar la melodía los ojos de Richard están llenos de lágrimas, no pudo evitar que salieran, es estruendo que hizo el piano llamo la atención de los presentes en el Restaurant, Richard puso sus brazos sobre las teclas mientras se recargaba en ellos para llorar su pena una mano se puso sobre su hombro.

Isaac – Se que te duele – le dijo a su amigo – pero tu decidiste que las cosas fueran así –
Richard – No puedo sacarla de mi corazón – seguía llorando –
Isaac – Olvídala amigo es lo mejor – le dolía ver a Richard en ese estado –
Richard – Porque nunca pudo enamorarse de mí – se reprocho –
Isaac – No es tu culpa – Richard lo miro – ven vamos a la mesa – le señalo una mesa en un apartado rincón –Richard se tambaleo al ponerse de pie, nuevamente hizo un molesto ruido al poner su mano en las teclas – has bebido – lo dijo en modo de afirmación –
Richard – No lo suficiente – se rio como burlándose de el mismo –
Isaac – Aun así tocas maravillosamente el piano – admitió – sujétate de mí – Richard se apoyo en su amigo – un café por favor – le dijo aún mesero que pasaba por ahí –
Richard – Una botella de Whisky – Isaac lo miro – tengo que desahogar mi pena – Isaac miro al mesero y asintió con la cabeza, se sentaron en cuanto llegaron Isaac ayudo a su amigo –
Isaac – Se suponía que venias por asuntos de trabajo no – le recordó –
Richard – Así es, pero tengo la tarde libre – se disculpo –
Isaac – Como te ha ido en Boston – le pregunto –
Richard – Acaso no es evidente – llego el mesero, Richard de inmediato tomo el vaso, la botella y se lo lleno para tomarlo de un sorbo –
Isaac – Tranquilo – le quito el vaso – tú no eres así – le recordó – deja este tipo de actos a Grandchester – dijo a modo de burla –
Richard – Que maldita suerte tiene – dijo entre una risa –
Isaac – Richard tranquilízate – le dijo –
Richard – Como quieres que me calme, pensé que la olvidaría fácilmente y mírame no soy más que un perdedor – su voz comenzaba a quebrarse –
Isaac – Creo que lo mejor será llevarte al hotel – pidió al mesero la cuenta –
Richard – Déjame solo – le suplico –
Isaac – Soy tu amigo y no pienso hacer eso –en ese momento una fina silueta se acerco a ellos –
Mujer – Buenas tardes – le dijo a ambos chicos, Richard puso cara de molestia –
Isaac – Podemos ayudarla en algo – no podía apartar la mirada de esos hermosos ojos azules –
Mujer – Yo soy quien… – Isaac adivino lo que le quería decir –
Isaac – En verdad – se puso de pie –
Mujer – Creo que debería de llevarlo a su hotel – le sugirió –
Richard – Porque no me dejan en paz – se volvía a servir otro trago –
Isaac – Ya basta de lamentaciones – le quito el vaso –
Mujer – Un auto espera afuera – le dijo y se fue a la salida –
Isaac – Vámonos – saco unos billetes de su cartera y sujeto a su amigo –
Richard – Quiero verla – le dijo al oído –
Isaac – No es conveniente para ti – torció el gesto –
Richard – Yo la amo – dijo entre lágrimas mientras su corazón seguía doliendo, por un momento pudo imaginar lo que sentía Terry cuando lo veía tragarse su sufrimiento, la amargura que le provocaba el amor de una mujer, Richard recordó el día que lo vio llorando en el despacho, alcoholizado y un pensamiento paso por su cabeza, el día que yo llore quiero que sea por una mujer, más nunca imagino que esa mujer sería la misma que le causaba ese dolor a Terry –

Siguiente capítulo

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …