Home / fanfics / cap159

cap159

CAPITULO 159

TE ESPERARE

Candy no dejaba de contar los minutos para salir de hospital, los últimos días Terry la esperaba a las afueras con un ramo de flores, sus compañeras de trabajo la envidiaban, no podían creer que ella fuese la novia del famoso actor de Broadway, para Candy era como un sueño hecho realidad, solo un día faltaba para que Terry pidiera su mano, eso la hacía sentir dichosa aunque no dejaba de entristecerle el hecho de que él tuviera que marcharse para preparar su próxima obra, Isaac casi no hablaba con ella de asunto, solo se limitaba a mirar como su madre y hermana hacían los preparativos, Candy salía de la sala de enfermería cuando miro a Isaac.

Candy – Isaac – le hablo, él volteo rápidamente –
Isaac – Que pasa – dijo con indiferencia –
Candy – Ya estás por salir – le pregunto –
Isaac – Me falta una hora – miro su reloj – pero veo que tu ya te vas – enarco una ceja como señal de molestia –
Candy – Si Terry vendrá por mí – Isaac torció el gesto –
Isaac – Tengo que revisar unos pacientes – se dio la vuelta –
Candy – Veras a Ane – no le gustaba que el modo en que él tomaba distancie –
Isaac – Si quiere que la acompañe a hacer unas compras – le explico –
Candy – Te veré en casa – dijo ante la mirada fría de Isaac –
Isaac – Adiós –se dio la vuelta y se fue –
Eugénie – Hola Candy – le dijo al verla parada –
Candy – Hola – le sonrío –
Eugénie – Lista para mañana –le recordó –
Candy – Creo que si – río nerviosamente – espero que vayas – le recordó –
Eugénie – Claro que si – abrió la puerta de la sala de enfermeras – mañana no tengo guardia –
Candy – Que bien, Albert me pregunto mucho por ti el día de la boda de Stear y Paty – le hizo saber, Eugénie se sonrojo –
Eugénie – Fue una lástima que tuviera guardia esa noche – se encogió de hombros – será mejor que te vayas no querrás hacer espera a tu novio – le recordó –
Candy – Es verdad Terry debe estar esperando – movió su mano para despedirse y se marcho rápidamente, su corazón no dejaba de latir de solo pensar que Terry aguardaba por ella, cuando salió del hospital Terry ya estaba esperando bajo un árbol – Terry – corrió para abrazarlo, él la recibió con gusto entre sus brazos –
Terry – Hola Candy – rodeo su cintura mientras ella rodeaba su cuello – porque tardaste pecas – le dijo al oído –
Candy – Me entretuve un poco – dijo entre risas como queriéndose disculpar –
Terry – Te extrañe – la miro a los ojos –
Candy – Yo también – se seguían abrazando mientras se miraban tiernamente –
Terry – Te quiero Candy – le dijo mientras sus rostros se acercaban suavemente buscando sus labios hasta que los encontraron y se besaron tiernamente, una madre pasaba con su hija cerca de ellos –
Niña – Oye mami – se dirigió a la dama –
Madre – Dime hijita – se detuvieron enfrente de ellos –
Niña – Por que se besan ellos – los señalo con el dedo, Candy y Terry se sonrojaron al escuchar eso y se dejaron de besar –
Madre – Por que se quieren – sintió pena con los chicos y también se sonrojo – lo siento – se disculpo –
Niña – Mami cuando sea grande quiero un besarme con un muchacho guapo como él – la dama se volvía a sonrojar –
Madre – Deja de decir esas cosas – se llevo a la niña de la mano –
Terry – Candy debes de cuidarme bien – la chica lo miro – o me vas a perder – se río como burlándose –
Candy – Terry deja de ser tan pretencioso – dijo molesta mientras Terry se seguía riendo, él chico abrazo a Candy con ternura mientras ella seguía reclamándole que fuese tan pretencioso –
Terry – A donde quieres ir – le dijo mientras la abrazaba –
Candy – No lo sé – se encogió de hombros –
Terry – Ya comiste – le pregunto mientras miraba lo hermosa que se veía –
Candy – No – Terry la tomo de la mano –
Terry – Entonces vamos a comer – se fueron caminando tomados de la mano, algunas personas los miraban extrañados como recriminándoles su comportamiento pero a ellos no les importaba lo que la gente dijera, las chicas miraban con envidia a Candy cuando se daban cuenta de que su acompañante y evidente novio era Terry Grandchester –
Candy – Es un lindo lugar – le dijo en cuanto entraron al restaurante –
Terry – Me alegro que te guste – se sentaron – Candy como te sientes – le pregunto en cuanto se el mesero se fue –
Candy – Sentir de que – lo miro interrogante –
Terry – No estás nerviosa – la miro inquietante –
Candy – Porque habría de estarlo – un mesero se acerco a tomar la orden, ambos pidieron lo mismo de comer, se volvieron a quedar solos –
Terry – Volviendo a lo que hablábamos – su voz sonó raposa – no te pone nerviosa la cena de mañana – fue directo Candy lo miro –
Candy – La verdad es que un poco – apenas se dibujo una sonrisa en sus labios – y a ti – le cuestiono –
Terry – Tu qué crees – tomo la mano de ella – lo que he deseado por tanto tiempo al fin se está cumpliendo – su voz estaba cargada de emoción –
Candy – No quisiera que llegara mañana – bajo la mirada tristemente –
Terry – Porque dices eso – cuestiono curiosa al ver la reacción de ella –
Candy – Porque al día siguiente te irás – suspiro –
Terry – Candy no quisiera apártame de ti – dijo melancólicamente –
Candy – Yo tan poco – se miraron dulcemente –
Terry – Pero ya serás mi prometida –le recordó –
Candy – Si – dijo emocionada, el mesero llego con su comida, ambos pasaron una tarde agradable mientras planeaban algunas cosas sobre lo que sería su matrimonio, una de ella era el lugar donde se realizaría la boda y Candy era la que había decidido eso y esperaba su madre aceptara lo que ella deseaba, después de pasear un rato Terry llevo a Candy a su casa, ambos eran independientes en sus decisiones, pero si querían evitar problemas con Laureen e Isaac tenían que respetar los horarios establecidos, así que ella no podía llegar tarde a casa, luego llevarla y despedirse de ella como todo un caballero Terry se fue al hotel a descansar ya que el día siguiente sería uno de los más importantes de su vida –

Cuando Candy bajo las escaleras miro como Emily se apresuraba a limpiar la sala de la casa, otra chica acomodaba en unos jarrones ramos de flores, Candy se quedo pensativa, no pensó que se tenía que armar tanto alboroto para una cena, la cocinera de los Andley ya estaba en la casa para comenzar a preparar lo que se daría en la cena, Laureen estaba junto con Emily dándole unas instrucciones.

Laureen – Este jarrón quiero que vaya aquí – le señalo una mesita abandonada en un rincón –
Candy – Buenos días – saludo a las apuradas mujeres –
Laureen – Hola hija – le sonrío –
Emily – Las demás donde irán – le cuestiono a su patrona –
Laureen – Unas a la entrada de la casa –
Candy – Que esto todo esto – le cuestiono curiosa –
Laureen – Acaso ya se te olvido que hoy pedirán tu mano – le recordó con una dulce sonrisa –
Candy – Pensé que sería algo más sencillo – dijo mientras miraba la apuración de Emily –
Laureen – Eres mi hija y este acontecimiento no puede pasar a la ligera – veía que todo fuera perfecto – contratare a otra chica – le explico, Candy puso cara de sorpresa –
Candy – Lo crees necesario – sentía que no era para tanto –
Laureen – Emily nos ayudara con los preparativos para la boda, claro que es necesario – miro la expresión angustiada de Candy –
Candy – Y cuando será eso – sentía un poco de incomodidad –
Laureen – Tiene poco que se acaba de ir, solo arreglara unos asuntos personales – Candy no dejaba de observar a su madre – ella llegara mañana después del medio día – acomodaba las flores de un jarrón –
Candy – Si crees que hace falta está bien – dijo sin mucho ánimo –
Laureen – Claro que hará falta – le sonrío –
Candy – Luego regreso – le dijo a su madre que la miro interrogante –
Laureen – A donde iras – le cuestiono –
Candy – Voy a casa de Ane – le explico –
Laureen – No tardes tienes que arreglarte – le dijo Candy apretó sus labios –
Candy – Isaac donde esta – le pregunto para cambiar el tema –
Laureen –En su habitación – puso cara de preocupación – sabes que no está de acuerdo – se encogió de hombros –
Candy – Si y eso me duele – se dio la vuelta – vendré en un rato – no dijo más y salió de su casa, mientras que en su habitación Isaac escribía una carta lleno de coraje, Candy se dirigió a casa de Ane, estaba demasiado nerviosa como para quedarse encerrada en su casa, más sabiendo que Isaac estaba ahí molesto por el hecho de que esa noche se comprometería con Terry, no supo en qué momento llego a la casa, cuando reacciono estaba parada frente a la puerta, toco el picaporte, una chica salió y le abrió la puerta –
Candy – Se encuentra Ane – le pregunto –
Mucama – Si, pase usted – la paso a la estancia – espere un momento enseguida le aviso – Candy miro a la chica subir por las escaleras, Ane apareció casi de inmediato –
Ane – Hola Candy – dijo mientras bajaba las escaleras –
Candy – Hola Ane – sonrío –
Ane – Acaso no deberías estar en tu casa – le dijo cuando llego a donde ella –
Candy – Es que no podía estar en mi casa – le explicaba mientras se dirigían a los sillones – estoy tan nerviosa y de solo ver el alboroto que hay en casa – se dejo caer al sillón –
Ane – Candy no es para menos – también se veía emocionada –
Candy – A caso no podemos casarnos y ya – dijo en un suspiro –
Ane – Candy como puedes decir eso – puso cara de susto – tienen que casarse como Dios manda – le señalo con un dedo –
Candy – Pues Dios no será el que pida mi mano esta noche – Ane la miro sorprendida –
Ane – Candy no cambias – se rio suavemente –
Candy – Ane Isaac no te ha comentado nada –intento averiguar sobre la actitud de su hermano –
Ane – El ha estado algo extraño – no le mentiría a su amiga –
Candy – Si apenas y me habla – se llevo las manos a la cabeza –
Ane – Es difícil para él aceptar que tu ames a Terry – su semblante cambio –
Candy – El hubiese preferido que fuese Richard – dijo melancólicamente –
Ane – Y no lo extrañas –se refería a Richard, Candy cerró los ojos – lo siento Candy – se disculpo al ver el rostro de su amiga –
Candy – No lo sé – suspiro – la verdad es que Terry ha ocupado toda mi mente –
Ane – Terry se va mañana verdad – dijo como afirmación –
Candy – Si – puso cara de tristeza – no quiero separarme de él – se notaba que le dolía –
Ane – Pero después de hoy ya nadie los separara, solo tendrán que esperar unos meses para que el venga a casarse – Candy la miro y apretó su labio inferior –
Candy – De hecho Ane… – se detuvo Ane la miraba interrogante – queremos casarnos en Nueva York – le hizo saber –
Ane – ¿Cómo? – casi lo grito –
Candy –Es una decisión que ya tomamos – dijo sin mayor reparo –
Ane – Pero serán un caos los preparativos – se veía angustiada –
Candy – Nos pondremos de acuerdo no te angusties – se puso de pie –
Ane – Te vas – le dijo cuando miro la acción de su amiga –
Candy – Si me duele un poco la cabeza – se llevo la mano a la sien –
Ane – Sera lo mejor tienes que lucir hermosa esta noche – intento sonreír –
Candy – Te veré en la noche – se despido y salió de casa, lo que Candy deseaba era no saber por un momento de la cena, sentía que era demasiada formalidad todo eso, pero evidentemente al lugar que fuera el tema de conversación seria el mismo, así que decidió regresar a su casa para descansar un rato al menos hasta que llegara la hora de arreglarse para su pedida de mano, no pudo evitar que su corazón se acelerara de solo pensar que en unos meses se convertiría en la esposa de Terry –

Continuacion del capitulo 159

Comentarios

comentarios

Check Also

LA PROMESA DEL OCÉANO… CAPITULO 3

CAPITULO 3 Voces lejos, muy lejos apenas perceptibles gritando con desesperación, unos brazos fuertes que …