Home / Fan trabajos / El amor de la rosa eterna – Cap 156 continua

El amor de la rosa eterna – Cap 156 continua

Ane – Candy yo solo quiero que seas feliz – dijo en un susurro, Candy parecía no entender – se que Isaac se molestara conmigo por esto – torció el gesto – Terry vendrá por ti dentro de una hora – le soltó de golpe –
Candy – ¿Cómo? – no lo podía creer –
Ane – Terry se muere por verte, ya no sabe como acercase a ti – le explico – dice que necesita hablar contigo, pero como era de imaginarse Richard no ha dejado que él se acerque – se sentó en la cama –
Candy – Y tú estás jugando a Cupido – parecía un reclamo –
Ane – Candy, Terry me dijo que necesita hablar contigo antes de marcharse, dice que se irá pasado mañana – Candy entristeció al saberlo – solo te pide esta noche – miro a su amiga –
Candy – Ane puedes dejarme hacer una llamada – le dijo cabizbaja –
Ane – Claro – Candy fue a la sala, hablo a su casa – para qué quieres que venga Emily – le pregunto camino a la habitación –
Candy – Necesitaba que me trajera algo – suspiro –
Ane – Vamos te ayudare a cambiarte – Ane arreglo a su amiga, le puso un vestido color blanco con detalles en morado, recogió el pelo en un chongo, maquillo sus hermosos ojos verdes, puso un poco de color lila a los labios de ella, unos aretes que hacían juego con los adornos en el pelo – que bien te ves – le dijo al verla –
Candy – Gracias – le dijo algo sonrojada –
Ane – Terry se morirá cuando te vea – decía alguien llamo a la puerta –
Mucama – Srita Britter puedo pasar – dijo la chica –
Ane – Claro – la chica entro –
Mucama – Vinieron a dejar esto a la Srita. Andley – entrego un bolso –
Candy – Muchas gracias – le dijo mientras se seguía mirando al espejo –
Ane – Puede retirarse – la chica obedeció – toma Candy –
Candy – Gracias Ane – bajo la mirada –
Ane – Que pasa – le cuestiono al ver su semblante, Candy saco un estuche del bolso para abrirlo – que bonita es – le dijo en cuanto vio la pulsera –
Candy – Es un regalo de Richard – le dijo tristemente –
Ane – Lo llevaras a tu cita con Terry – le cuestiono confundida –
Candy – Si – se coloco la pulsera –
Ane – Pero por qué – No entendía a su amiga –
Candy – Por qué necesito algo que me haga recordar que tengo una relación – se miro al espejo –
Ane – ¡Candy! – Dijo con asombro – que es lo que hay en esa cajita negra – le cuestiono –
Candy – Este es un regalo que Terry me dio – tomo la cajita entre sus manos –
Ane – ¿Qué es? – pregunto aun que por el tamaño de la caja se lo imagino –
Candy – No lo sé – se encogió de hombros – nunca lo he abierto – puso la caja negra en el bolso que llevaría esa noche –
Ane – Que es lo que harás –seguía con él interrogatorio –
Candy – Se lo devolveré – dijo firmemente –
Ane – Candy estás loca – no podía creer lo que escuchaba –
Candy – Ane ya te lo explique – dijo algo molesta – yo tengo un compromiso con Richard – dijo llena de amargura –
Ane – Le romperás el corazón – sabía que Candy estaba cometiendo un error –
Candy – Tu arreglaste la cita – le reprocho – o es que piensas detenerme – Ane la miro –
Mucama – Srita la espera – le dijo a ambas –
Ane – Candy por favor piensa bien las cosas – la tomo de la mano –
Candy – No hay nada que pensar – se encamino a la puerta, bajo las escaleras, Terry ya la esperaba en la estancia – Hola – dijo en cuanto llego abajo –
Terry – Hola Candy – le dijo boquiabierto al verla – gracias Ane – le dijo a la chica que estaba parada atrás de Candy –
Ane – Diviértanse mucho – sonrío nerviosamente –
Candy – Gracias Ane – la miro tristemente – vendré luego a cambiarme – le hizo saber –
Ane – Suerte – le deseo a ambos –
Terry – Vamos Candy – le dio el brazo ella lo tomo – te ves hermosa – le dijo mientras caminaban hacia el auto –
Candy – Gracias – miraba el piso, quería decirle lo buen mozo que se veía con ese traje gris que llevaba puesto, el abrió la puerta del auto, ella se metió algo sonrojada ya que Terry la ponía demasiado nerviosa, el subió y arranco –
Terry – Candy lamento tanto todo lo que paso – se disculpo –
Candy – Y tuviste que esperar tanto tiempo para decirlo – le reprocho sin mirarlo –
Terry – Quise acercarme pero… – se detuvo –
Candy – Fueron cuatro semanas en las que te desapareciste – apretaba los puños de sus manos –
Terry – Lo sé y no sabes cuánto lo lamento – apretó con fuerza el volante, ya que sabía que Richard se había adelantado –
Candy – Se que te vas – le dijo miraba por la ventana –
Terry – Tengo que regresar por el trabajo – le explicaba – solo me dieron un mes de vacaciones – le explicaba, Ane se meterá en problemas con su novio – se rio, Candy lo miro – no me veas con esa cara, se bien que se le declaro a Isaac – Candy puso cara de molestia – no te enojes, tu deberías de hacer lo mismo conmigo – dijo traviesamente –
Candy – Que te hace pensar que yo haría una cosa como esa – frunció la nariz –
Terry – Por qué sé bien lo mucho que me amas – Candy se puso nerviosa – llegamos – le dijo mientras señalaba un restaurante muy elegante – espero te guste el lugar – dijo en cuanto estaciono su auto, salió, dio la vuelta para abrirle la puerta a ella – mi hermosa dama puede hacerme el honor – le dijo en cuanto abrió y le dio la mano, Candy puso su mano sobre la de Terry, el noto lo que ella llevaba puesto, Terry puso cara de fastidio – no era necesario – le reprocho –
Candy – Que cosa – le cuestiono al ver su rostro –
Terry – Que te pusieras eso – le señalo la pulsera con la mirada – acaso es un recordatorio – apretó los labios –
Candy – Tal vez – susurro, Terry no dijo más ella tomo su brazo y se encaminaron al restaurante, Terry hablo con un mesero, luego los dirigieron hasta un balcón, era una noche fresca, la mesa estaba adornada con orquídeas y velas blancas, un vino tinto ya se estaba enfriando, era la única mesa que estaba ahí, lo único que iluminaba ese pequeño balcón era la media luz de las velas –
Terry – Te gusta – le dijo al ver el rostro de ella –
Candy – Es tan lindo – no podía creerlo, lo que más deseaba era estar así con el hombre que amaba, pero había algo que no dejaba que lo disfrutara –
Terry – Sabía que te gustaría – le ayudo a sentarse –
Candy – Terry por qué tardaste tanto en buscarme – le dijo mientras él se sentaba –
Mesero – Algún aperitivo – le dijo a Terry –
Terry – Un Coñac – le dijo y miro a Candy –
Candy – Lo mismo – Terry la miro sorprendido, el mesero se retiro –
Terry – Candy que pasa – le dijo al ver la tristeza de ella en su rostro –
Candy – Terry si me hubieses buscado antes yo habría renunciado a todo – sus ojos se llenaron de lágrimas –
Terry – Candy perdóname, se que fui un tonto pero ya no sé como acercarme a ti – le dijo al ver sus hermosos ojos verdes llenos de amargura –
Candy – Pero ya es tarde – Terry la miro confundido –
Terry – Candy todavía podemos – en ese momento llego el mesero, dejo sus bebidas sobre la mesa y se retiro –
Candy – No Terry ya no – lo miro fijamente –
Terry – Que es lo que quieres decir – le cuestiono nervioso –
Candy – Me dijiste que si esto es un recordatorio – le mostro la pulsera en su mano – pues sí, es un recordatorio de que yo tengo un compromiso con Richard – la respiración de Terry comenzó a agitarse – lo siento – abrió su bolso y saco una cajita negra –
Terry – ¿Qué haces? – le dijo al ver la caja que le regalo –
Candy – No puedo aceptarlo – puso la caja en la mesa – nunca pude abrirla caja – le explico mientras empujaba la caja a donde Terry – perdóname –
Terry – Así que no sabes lo que es – se veía molesto –
Candy – Puedo imaginarlo – bajo la mirada –
Terry – ¿Por qué? – dijo apretando los labios –
Candy – Por qué yo no puedo pagarle de esta manera a alguien que ha sido tan bueno conmigo – le dijo, su voz estuvo a casi nada de quebrarse – Terry perdóname – se derramo una lágrima de sus ojos verdes –
Terry – Perdí mi oportunidad – parecía lamentarse –
Candy – La perdimos hace mucho – se limpio las lágrimas –
Terry – Aun así disfrutemos de esta noche – intento calmarse –
Candy – ¡Terry! – miro el rostro desencajado de él –
Terry – Sera nuestra despedida – tomo la copa de coñac – salud por eso – alzo la copa y dijo con ironía –
Candy – Terry yo… – miro la tranquilidad del rostro de Terry –
Terry – Candy creo que mi destino es estar solo – se rio de sí mismo – una suave música comenzó a tocar – pecas quieres bailar conmigo – le sonrío y se puso de pie –
Candy – Terry no me trates como si no pasara nada – le reclamo – no quiero sentirme peor de lo que ya me siento –
Terry – Candy por favor seamos felices aun que sea esta noche – puso su rostro a la altura del de ella, tomo su barbilla y la miro tiernamente, Candy se puso de pie, cerca de la mesa comenzaron a bailar, Candy quiso comprender la tranquilidad de Terry, ella no pudo más y rodeo su cuello y lo abrazo amorosamente, le dolía tanto que las cosas no fueran como ambos deseaban, Terry se trago las lágrimas de frustración por saber que la había perdido por su indecisión, la perdió el día en que ella se fue del hospital, el día que la dejo partir, Terry se aferro a su cintura y la abrazo con todo el amor que podía, ambos se miraron queriéndose besar, pero ninguno propicio el beso, Candy recargo su cabeza en el pecho de Terry que besaba su pelo con amor, con dulzura, con tristeza, una lágrima que salía de los ojos de él cayó en el pelo de ella, mientras unos ojos expectantes los observaban a la distancia –

Siguiente capítulo

Comentarios

comentarios

Check Also

Caminos del destino Capítulo 33

CAMINOS DEL DESTINO POR SHELSY Capitulo 33   Rencor La luz del sol iluminaba la …